En este grupo En todos

Grupo de Literatura

Jorge Gómez
Licenciatura en educación (lengua cast...
Escrito por Jorge Gómez
el 01/09/2010

¡Hola, queridos contertulios!

... Pero esa forma de hablar de Jesus de Nazaret en parábolas, no podría asemejarse con la de los fabuladores griegos tipo Esopo, Obviamente, no desconozco que también en el Oriente se estilaba esta forma de hablar con alusiones, perífrasis y alegorías. No es sino leer el hermoso "Calila y Dimna".

Claro está también que la Palestina era un maravilloso "cruce de caminos" donde, parodiando a los romanos, les llegaba la luz de todas partes.

En fin, no sé si estoy forzando demasiado el debate.


Un abrazo cordial.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 01/09/2010

Hola a todos: tienes razón Jorge y nos vamos acercando a una pregunta fundamental: será que podemos hablar de una cultura griega propia, autóctona, que no estableció lazos con otras culturas mediterráneas, que no tomó elementos prestados de antiguas civilizaciones que la precedieron?

Jorge Gómez
Licenciatura en educación (lengua cast...
Escrito por Jorge Gómez
el 01/09/2010

Hola, estimados contertulios.


¡Ay, Jaime Alfonso! Ahí sí, como decimos en Antioquia, me la tiraste bailando.


Recuerda que los griegos se consideraban autóctonos de la Hélade, cada uno allá en su porcioncita de tierra de las distintas tribus. Luego, a través del mito, se enteraron que tenían un antepasado común. Se decía, pues, que “una vez que Pandora destapó su prodigiosa caja, los hombres se volvieron tan malos que Zeus decidió destruirlos con un diluvio (cualquier parecido con otras religiones, ¿Será mera coincidencia? ) y sólo una pareja constituida por Eucalión y Pirra logró sobrevivir… de esta pareja nacieron muchos hijos y uno de ellos, Helen, fue el antepasado legendario de esas tribus”. Los descendientes de Helen: Aqueo, Ion, Eolo y Doros, explican por esta genealogía legendaria las divisiones de las tribus griegas que, entre otras cosas, se llamaban a sí mismos helenos y no griegos. El nombre de griegos se los dieron después los romanos.


Ahora sabemos por la Historia y sus auxiliares la antropología y la arqueología, que los aqueos, eolios, jonios y dorios fueron tribus nómadas que vagaron por el este de Europa hasta que llegaron al Peloponeso, posiblemente en el transcurso del II milenio hasta que alcanzaron Creta. Esta isla ha sido considerada tradicionalmente la cuna o el hogar de la civilización griega.


Antes de la llegada de los Aqueos, primero, y de los dorios, después, los cretenses poseían una rica y fastuosa cultura conocida como minoica que, por su dinámico comercio marítimo, estuvo muy cerca de la influencia de Egipto y Mesopotamia. De Egipto, por ejemplo, le llegó el conocimiento de los jeroglíficos ─aunque os cretenses usaron otro tipo de escritura─ y la construcción de los caños de desagüe, fundamental para evacuación de los deshechos. Por otra parte, de Mesopotamia conocieron la escritura cuneiforme y la rueda del alfarero, básica para la construcción de grandes ánforas donde se almacenaban alimentos y bebidas, básicas para la alimentación y la subsistencia.


Sin embargo, la llegada de los aqueos perturbó severamente el estado de cosas existente. Los enfrentamientos fueron terribles, tanto que las soberbias ciudades cretenses como Knossos y Faestos fueron arrasadas por el fuego. Nuevas ciudades fundadas por los invasores en las costas del Egeo y en Asia Menor recogieron la herencia del poderío cretense. Las principales fueron Micenas, Tirinto y Troya, la cual, como ya sabemos, no fue un mero “cuento” inventado por Homero.


Bien, compañero Jaime Alfonso, ahora te cedo la palabra, o a cualquiera otro que desee terciar en el debate, aunque ya adivinarás que mi personal respuesta a tu planteamiento comienza a ser negativa. Hablando de griegos, los únicos que se crían autóctonos eran ellos mismos.


Un saludo cordial

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 02/09/2010

Hola a todos, especialmente a tí, Jorge: Has hablado bien y, como decía Homero, tu boca expresa "palabras aladas", con las que has dado un vistazo panorámico al origen de la civilización griega.

No todos los griegos se creyeron el cuento de que eran "autóctonos". Si lees con atención a Heródoto encontrará que quedó maravillado de las cosas que vió y conoció en su viaje a Egipto. Heródoto nos habla de los grandes conocimientos astronómicos que poseía el pueblo egipcio, de sus monumentales construcciones que maravillaban al extranjero, incluso, de la especialización de su medicina, desconocida todavía en su patria, por sólo mencionar algunos de los tópicos tratados por él.

Decía que los dioses egipcios fueron adoptados por los griegos y que en ellos estaría el origen de la religión griega. Afirmaba que "los nombres de casi todos los dioses han venido a Grecia procedentes también de Egipto".

Sabemos que el alfabeto griego hunde sus raíces en los antiguos alfabetos sumerio y fenicio. Francisco R Adrados - en su interesante obra "Historia de la Lengua Griega" - afirma que "... El dialecto indoeuropeo del que surgió luego el griego, entre otras lenguas, es decir, el que luego llamaremos Indoeuropeo III, se habló al norte del mar Negro y al sur de los Cárpatos en torno al año 3000 a. De C.".

Tales de Mileto, el primer matemático y filósofo cuyo nombre pervivió hasta nuestros tiempos, adquirió buena parte de sus conocimientos en sus viajes a Egipto.

Hoy día, en los ambientes académicos ingleses y franceses se valoriza más que antes la influencia ejercida por los pueblos africanos y asiáticos en la cultura griega.

El investigador Martín Bernal, quien trabaja en la Universidad de Cornell como profesor de sinología, ha dicho que las expansiones de las tribus guerreras en movimiento por lo general no transmiten su propia cultura sinó siempre la cultura dominante de aquellas tierras y regiones que habrían conocido en sus expediciones de conquista, como sucedió con las invasiones de las hordas bárbaras (los hunos) y con los normandos del duque Guillermo que transmitieron a Inglaterra la cultura francesa y no la suya propia.

El punto cardinal de la teoría expuesta por Bernal radica en que deduce - por analogía - que la invasión de los hicsos a Egipto simplemente habría acelerado la transmisión de la cultura egipto-semítica mediterránea a Creta y Grecia, debido a las migraciones que expandieron sus saberes por toda la cuenca del Mediterráneo.

La tesis de que Grecia es la cuna de la civilización occidental recibió un impulso extraordinario cuando se luchaba por liberarla de la opresión turca (1821). Poetas como Byron y Shelley hicieron mucho por difundir la lucha y por hacer ver el conflicto como el antagonismo que se libraba entre la cultura y la barbarie, entre Occidente y Asia. Crearon así un estereotipo que ha perdurado hasta nuestros días. Nada más alejado de la verdad y de los hechos.

Jorge Gómez
Licenciatura en educación (lengua cast...
Escrito por Jorge Gómez
el 05/09/2010

¡Hola a todos!


Ah, mi teleamigo Jaime Alfonso. Estamos de acuerdo. Mi admiración por los griegos no me puede llevar a sostener que la civilización helénica fuese un civilización impoluta, libre de cualquier ascendiente foráneo.


Quizás a Lord Byron, a Shelley y a todos los románticos ingleses se les olvidó que las mismas leyendas griegas mantuvieron vivo el recuerdo de la influencia que las civilizaciones orientales ejercieron en las comarcas del Egeo. Sólo algunos ejemplos:


Los atenienses contaban que la ciudadela de Atenas había sido construida por el egipcio Cecrops, quien además enseñó a los atenienses los fundamentos de la civilización .


Los tebanos tenían una leyenda parecida. Un fenicio llamado Cadmo, después de matar un dragón que asolaba la región, construyó la fortaleza de la ciudad de Tebas, que conservó, en su recuerdo, el nombre de Cadmea. A Cadmo atribuian tambien los griegos la introduccion del alfabeto en su país. (Ah, Tebas, "la de las siete puertas", tan hermosamente recordada e inmortalizada por Esquilo en su tragedia Los siete contra Tebas. Perdóname la digresión, pero no puedo evitar y compartir las evocaciones literarias.)


Y, para no alargarme mucho, en la región de Argos se contaba que un egipcio, príncipe emigrado del Delta, llamado Danao, organizó el gobierno del país. Las cincuenta hijas de Danao mataron a sus esposos egipcios y los dioses, para castigar el crimen, condenaron a las danaidas a llenar un barril sin fondo.


Un abrazo y hasta pronto.


Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 06/09/2010

Hola a todos: Entonces, estamos de acuerdo, Jorge, en un primer asunto. Otras civilizaciones dejaron su impronta en Grecia, que se nutrió de sus conocimientos e inventos. Pero, qué hizo grande a Grecia?. Sus habitantes?. Su peculiar forma de gobernarse?. Su contacto con otras civilizaciones mediterráneas?. Su sentido de la proporción y de la justicia?. Qué hace, en otras palabras, que una civilización crezca y se robustezca, mientras otras son absorbidas por culturas más florecientes o, incluso, devastadas por hordas bárbaras?

Jorge, tienes la palabra....

Lety Gradiz
Español universidad nacional autonoma ...
Escrito por Lety Gradiz
el 06/09/2010

Hola Jorge, estoy encantada con este riconcito de los griegos,

Te cuento que me encanta, en especial los mitos y leyendas griegas y normandas. Como le decía una vez a alguien hoy en la actualidad usamos estos cuentos y leyendas para adaptarlos a nuestra vida cotidiana y aprender tan siquiera un poquito de las moralejas o mensajes oculto que trae dicha narración.

Jorge Gómez
Licenciatura en educación (lengua cast...
Escrito por Jorge Gómez
el 10/09/2010

¡Hola! , Lety, Jaime Alfonso y demás queridos contertulios.


¡Qué te parece Lety, con las que nos sale Jaime aAlfonso. ¡Semejantes preguntitas!


Tú sabes, respetado Jaime Alfonso, que tales preguntas sólo se pueden responder (creo yo) dentro del relativismo cultural, o sea, la corriente de pensamiento que postula: "cada cultura debe entenderse sobre sus propios términos subrayando la imposibilidad de establecer un punto de vista único y universal en la interpretación de las culturas."


Así que navegamos en aguas profundas, hay que hacerlo con tiento y lo que se diga no es más que una humilde apreciación.


Sobre la grandeza de los griegos, los romanos -- que por supuesto no los querían mucho-- dijeron:


"Las (hazañas) de los atenienses fueron, según yo entiendo, harto esclarecidas y magníficas, aunque en la realidad no tanto como se ponderan; pero la copia que allí hubo de ingenios grandes que las escribieron, hace que hoy se tengan por las mayores del mundo , y así el valor de los que las hicieron llega en la estimación común al mismo elevado punto de grandeza a que llegaron en su elogio los escritores más ilustres." (Salustio: "La conjuración de Catilina"")


Pero no se trataba sólo de tener buenos narradore sino también buenos "cuentos" que contar. Si algo ha hecho permanente y ,además, popular, la cultura griega son sus narraciones mitológicas. Por otra parte, ¿Quién, con una buena sensibilidad, no se encantaría con las adjetivaciones, metáforas, símiles, hipérboles, personificaciones... De Homero? ¿O con las narraciones histórico-legendarias de Heródoto?


De otra parte, muchos han atribuido la permanencia de los griegos a la percepción que tenían de la Ley


"Por encima de sus diferencias políticas, las polis griegas establecieron un nuevo marco de relaciones entre los individuos y el Estado basado en la ley y cuyo objetivo era sustraer las relaciones humanas a la violencia y la arbitrariedad. Para los griegos un estado libre es aquel en el que la soberanía la tiene la ley y no el gobernante. Esta fórmula se convertiría con el paso del tiempo en el fundamento de todos los sistemas políticos de Occidente.

El ideal de vida de los griegos en la polis se correspondía con el sometimiento de los ciudadanos al imperio de la ley; como afirmaba Píndaro la ley reina sobre todos los seres, lo mismo sobre los mortales que sobre los inmortales.

Este respeto reverencial por la ley estaba basado en la promulgación de buenas leyes, eunomía, inspiradas en la sabiduría y que buscaban conseguir la concordia, homonia y la justicia, diké. La importancia que se da a la ley y la necesidad de su cumplimiento exigía que los ciudadanos tuvieran conocimiento de las mismas. Para facilitarlo, las leyes nuevas se escribían en una estela que se colocaba en algún lugar público para ser accesibles a la población."


Así que, como diría A. Hauser, aunque la democracia del clasicismo no fue tan democrática ni el clasicismo de la democracia fue ten clásico, este fue el modelo ideal de organización que aún, con todas sus variables, se mantiene en occidente.


Estos, pues, la literatura y la democracia, entre otros, serían dos importantes puntales donde podríamos afirmar la permanencia y la grandeza de Grecia.


Un saludo muy especial para todos.



Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 11/09/2010

Hola a todos, hola Lety y Jorge: Perdona, Jorge, mis atrevidas preguntas pero con ellas simplemente pretendo que el debate no se quede estancado en un solo punto, sino que comprenda las diferentes aristas que plantea el delicioso tema de la "vuelta a los griegos".

Dejemos de lado el "relativismo cultural" y centrémonos en el mundo de los griegos. Al referirte - Jorge - a Homero y sus narraciones mitológicas recordé un pasaje de la magnífica obra de Javier Sierra - llamada "La ruta prohibida" - que bajo el título de la "Troya Cósmica" quiero compartir con ustedes. Refiere Javier Sierra que una nortemericana llamada Edna Johnston Leigh, aficionada a la astronomía, comenzó a leer a Homero mientras viajaba de Londres a Bolton, cerca de Manchester, para reunirse con la familia de su esposo, pues corría el año de 1943 y ella había contraido nupcias con un piloto de la RAF que la llevó a vivir a Gran Bretaña.

Mientras viajaba en el tren leyendo a Homero reparó en el libro segundo de la Ilíada en el que el aeda describía de forma pormenorizada los cuarenta y cinco grupos de guerreros griegos que partieron para asediar a Troya. Cualquiera que haya leído este pasaje, convendrá que es demasiado tedioso pues rompe el ritmo del relato. Edna se preguntó, entonces, por qué a Homero le pareció fundamental enumerar pesadamente dichos cuarenta y cinco grupos guerreros. Recordó - de repente - un poema de Aratus, discípulo de Platón, que hacia el 270 a. De C, redactó una obra titulada "Phaenomena", en la que Aratus enumeraba las cuarenta y cinco constelaciones conocidas en el firmamento. Se preguntó si era mera coincidencia que Homero y Aratus hablaran de cuarenta y cinco grupos de guerreros y constelaciones. Habría tropezado - acaso - con un código astronómico oculto?

A partir de aquí, dejaré que sea el mismo Javier Sierra quien cuente la historia: "Edna Johnston determinó que bajo el texto homérico subyacía un código astronómico mucho más complejo. Así, cuando Homero citaba a guerreros por su nombre, en realidad se estaba refiriendo a estrellas destacadas en el firmamento. Bajo esa óptica, Aquiles terminó siendo una metáfora que enmascaraba a Sirio, en la constelación del Can Mayor; Odiseo, la estrella Arturo en la del Boyero; Menelao, el de la cabellera bermeja, se asimilaba a Antares, la estrella roja de Escorpio; o Agamenón, el rey que levantó la célebre puerta de los leones de Micenas, a la estrella Regulo, de Leo. De hecho, cada una de las acciones de esos hombres - desde su irrupción en escena hasta su muerte - podía seguirse a través del movimiento de las estrellas en el firmamento nocturno griego. ¡Y aquello ya no eran meras coincidencias!".

Jorge Gómez
Licenciatura en educación (lengua cast...
Escrito por Jorge Gómez
el 16/09/2010

¡Hola a todos los amables y pacientes lectores! Los invito a que “metan baza en este asunto”, aunque sea enviándonos un saludito. No sean tímidos

Un saludo cordial.


Otra de las esferas de las actividades de los helenos que los hizo muy peculiares fueron sus colonizaciones. A partir del siglo VIII a.C. Aproximadamente, los griegos se dedicaron a colonizar principalmente las tierras alrededor del Mediterráneo. “Espumoso como el vino”, dice Homero en la Odisea , este mar fue el principal escenario de la colonización griega, desde el Estrecho de Gibraltar (las Columnas de Heracles) y el Mar Negro (Ponto Euxino), aunque es sabido que tal colonización no se circunscribió a estas regiones.


Las colonizaciones griegas se caracterizaron porque en sus colonias los griegos conservaron su idioma y sus costumbres y hasta llevaban tierra de sus santuarios de origen para plantarla en sus nuevas residencias. Estas colonizaciones se realizaron porque (1) las tierras del Ática no eran muy fértiles, (2) los grandes propietarios concentraron las tierras productivas en sus manos (nada distinto sucede ahora) y (3) la navegación estaba alcanzando grandes desarrollos.


Sin embargo, en el Mediterráneo los griegos tenían unos grandes contendientes. Ellos eran los avezados fenicios. ¿Y cómo evadir a los fenicios y conservar en secreto las rutas de los marineros griegos?


Bueno. Parte de la respuesta nos la ha dado Jaime Alfonso, en su comentario anterior, cuando nos cita el texto de Javier Sierra y la experiencia de la “astroaficionada” Edna Johnston Leigh. Pues, para agregar un poco más de misterio al asunto, les recuerdo que en 1975, Gilbert Pillot, quien no era ningún charlatán, publicó un brillante y seductor libro titulado El código secreto de la Odisea . Como tesis central de este texto, Pillot sostiene que la Odisea no es más que una especie de bitácora enigmática para que los navegantes griegos pudieran evitar peligros y encuentros con sus competidores, los fenicios.


Por otra parte, para reafirmar la realidad del viaje de Odiseo o Ulises, el notable marino e historiador colombiano Mauricio Obregón repitió la travesía del personaje homérico. De la mano de Obregón descubrimos que el país de los lotófagos está en el Norte de África o que la isla Oggigia (nombre evocador y extraño) puede ser la isla de Chipre o que Citera o Citerea (poético nombre) puede ser la isla de Malta. Llegar a esos lugares ahora, con todo el desarrollo de la navegación y sus ayudas, es muy fácil,… ¡Pero se imaginan ustedes en el siglo IX u VIII antes de Cristo a punta de velas, remos y vientos! En fin, la experiencia de Mauricio Obregón quedó consignada en un texto titulado De los argonautas a los astronautas, la historia de los descubrimientos.


Ya ves, Jaime Alfonso, como estamos cayendo casi en lo esotérico, pero como dirían Louis Pauwels y Jaques Bergier, en El retorno de los brujos : “Hay tiempo hasta para que los tiempos se junten”.


De nuevo, un cordial saludo


(P.D. Les recomiendo el libro de Pillot a todos, pero especialmente a Lety, tan enamorada de las “historias” de los griegos)

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 17/09/2010

Hola a todos: POR QUÉ RAZÓN EMIGRABAN LOS GRIEGOS: Grecia es un territorio pequeño y montañoso. Sus pastos, sus campiñas y sus cursos de agua son escasos; sólo el mar está presente en todas partes. Y sus aguas invitan a navegar, a lanzarse lejos, a buscar nuevas tierras, a conquistar nuevos mercados.

Los siglos VIII y VII a. De C. Constituyeron un período de grandes transformaciones en la historia del pueblo griego. La sociedad griega había desarrollado sus fuerzas productivas y, como resultado, tenían lugar en esa época considerables adelantos en las distintas vertientes de la producción: comenzaron a adquirir importancia la minería, las actividades artesanales, la navegación y la economía rural en general. También en dichos siglos las polis griegas comenzaron a convertirse en verdaderos centros de producción mercantil y de actividades comerciales. Así mismo, la diferenciación social existente empezó a agudizar el conflicto insoluto entre la aristocracia terrateniente de cuna o abolengo y los amplios círculos de la población libre pero dependiente. En el marco de esta tensa lucha social comienza a gestarse - además - la formación de un régimen esclavista. Fue así que en medio de estas circunstancias cobró singular significado la "colonización": una parte importante de los habitantes de las ciudades de Grecia comienzan a abandonarlas y se dirigen a los litorales de otros países, donde hacen a surgir nuevas polis independentes.

A veces, estas "colonias" nacían como simples depósitos de mercaderías. Los comerciantes griegos que se acercaban a vender sus productos a las otras poblaciones asentadas en el Mediterráneo vieron la necesidad de crear en aquellos territorios puertos donde pudieran amarrar sus naves y construir almacenes donde pudieran guardar sus mercancías. Junto a los depósitos se levantaron las viviendas que albergaban a los guardianes, los despachos en los que los representantes de comercio realizaban sus transacciones y las viviendas para sus famlias. A veces, también se construia un campamento destinado a la guarnición de tropas que se hacían necesarias en caso de que algunos pobladores "indígenas" quisieran apoderarse del contenido de los depósitos y almacenes. Esta especie de "factoría" fue el núcleo inicial de numerosas colonias griegas.

También, a menudo, el surgimiento de un nuevo asentamiento podía hallarse en una migración surgida - como ya dijimos - de la lucha de clases que se desarrollaba en las ciudades griegas o en el poblamiento de un determinado lugar para evitar su ocupación por otros pueblos rivales.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 17/09/2010

Hola a todos: la voz "colonia" deriva del latín y de la palabra "colo" (labrar la tierra) y define un establecimiento de latinos o romanos. Este concepto designaba poblaciones agrícolas y militares que, por expreso mandato de las autoridades romanas, se establecían en regiones sometidas al mandato romano. Por tal motivo, al concepto romano de <colonia> le corresponde más bien el concepto griego de <cleruquía>, pero los <clerucos> comenzaron a aparecer principalmente en la época clásica (siglos V y IV a. De C.). Los griegos designaban la colonia de épocas tempranas con la palabra <apoikía>, vinculada al verbo <apoikein>, que significa "vivir lejos" y, en sentido figurado, "mudarse". Por tal razón, <apoikía> significa el establecimiento de los griegos en una región o país ajeno. De otro lado, la ciudad que había visto partir a los colonos seguía siendo para ellos la <metrópolis>, es decir, la ciudad madre.

Las colonias griegas que se erigieron sobre las costas de la Italia meridional y de Sicilia alcanzaron tal grado de prosperidad y de majestuosidad que tomaron el nombre de "Magna Grecia", como para significar que la <gran Grecia> se encontraba allí, sobre las costas de la península itálica. A orillas del mar Jónico surgieron Taras (Tarento), Metaponto, Heraclea, Síbaris (famosa por la riqueza de sus habitantes), Turio, Crotona, Locrios y Regio, entre otras. Sobre el mar Tirreno fueron levantadas Posidonia, Cumas y Neápolis (Nápoles). Igualmente, las colonias surgidas en Sicilia fueron ricas y florecientes: sobre la costa oriental se asentaban Mersana (Mesina), Catania, Naxos y la poderosa Siracusa. Al sur, surgieron Gela, Selino (Selinonte) y la riquísima Acragas (Agrigento); al norte, levantaron sus muros Egesta e Himera.

Prensa Libre
Islandia, Islandia
Escrito por Prensa Libre
el 18/09/2010

Un saludo.

Alguién me puede decir o aclarar.

¿Pero qué de el maestro de todos ellos que es Sócrates? él nunca escribió, y pudo transmitir la verdad de la filosofía a las nuevas generaciones. Demostró que la escuela verdadera era la observación personal. Pienso que la mayoría lees para hacer creer a los demás que sabe. Y en su practica diaria resultan ignorantes.

¿Alguién me explica por favor?

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 19/09/2010

Jorge?

Jaime?


Echaos ese trompo al'uña.


Yo los aburriria.


...

Listo!

Armando León
Las Palmas, Venezuela
Escrito por Armando León
el 19/09/2010

Hola Jorge te felicito por la iniciativa, coincido que el alcance del pensamiento griego antiguo es amplio e incidió en casi todo el ambito de la cultura, quizas un tema complejo lo constituya la guerra y el endiosamiento de los heroes. Existe un area oscura que me atrae y es la transformación de la poesia en filosofía, de acuerdo los griegos parecen una galaxiacon infinitas estrellas.

Jorge Gómez
Licenciatura en educación (lengua cast...
Escrito por Jorge Gómez
el 19/09/2010

¡Hola! , a todos!
Un saludo especial para Armando, bievenido a la integración; Manuel, qué bueno sentirte por aquí de nuevo y Prensa Libre quien nos hará dar un gran salto en el hilo que traíamos junto con Jaime Alfonso, a quien también saludamos cordialmente.

Más allá de todas las leyendas y "habladurías" que se han esparcido sobre Sócrates, podemos afirmar que lo importante en el filósofo ateniense es el método que utiliza para descubrir la verdad. Su posición inicial es la de "Sólo sé que nada sé". Para enfrentarse en igualdad de condiciones con su interlocutor era, pues, preciso, llevarlo a este mismo terreno. En esto consiste la primera parte de su método, la ironía socrática. A base de una serie de preguntas hacía comprender, a quien se prestaba a conversar con él, que sus opiniones sobre cualquier materia eran infundadas y que conducían a conclusiones contradictorias. Que no eran verdadera ciencia, sino sólo esto: opiniones. Hacía ver que lo que se consideraba como verdadero conocimiento no era más que repetición de lo que se había oído a otros, pero no una conquista personal en el orden del saber.

En cuanto había conseguido que el enterlocutor reconociera su ignorancia sobre una materia, ambos iniciaban conjuntamente el camino hacia la búsqueda de la verdad. Aquí se inicia el segundo momento de su método, la mayéutica. No consistía ésta en inculcar o transmitir al otro determinadas soluciones, sino en ayudarle a que él mismo descubriera la verdad.

Es un razonamiento generalizado que Sócrates vino a salvar el pensamiento griego gracias a una genial y doble intuición: primero, centrar el interés de la filosofía en el hombre y no en el mundo que le rodea, lo que expresa en el famoso "Conócete a ti mismo". En segundo lugar, su fe en que es posible encontrar una verdad válida para todos, la verdad objetiva, pero con plena conciencia de la dificultad que entraña su búsqueda. Por eso se nos representa a Sócrates como un continuo insatisfecho, ya que la verdad no es algo que se posea, sino algo que hay que buscar y la vida entera del hombre queda justificada por este deseo de descubrir la verdad o parte de ella.

En cuanto a la no-escritura de Sócrates, podríamos, quizás, explicarla por las mismas costumbres griegas. La realidad es que los griegos, sobre todo los atenienses, eran unos grandes aficionados a la conversación y podían emplear horas continuas en esta actividad. Ya que tuvo fieles y persuadidos discípulos como Platón, ellos se encargaron de difundir sus ideas, tal vez porque las consideraron como dignas de ser conocidas por otros.

De nuevo, un saludo fraternal para todos.

Prensa Libre
Islandia, Islandia
Escrito por Prensa Libre
el 19/09/2010

Gracias Jorge, con respeto te saludo.

Pienso, que el método socrático era el camino a seguir. Cuántas vidas se hubieran salvado si se le hubiera respetado sus principios. Cuando Platón, sus escuelas y los otros se encargaron de difundir algunos conocimientos filosóficos a través de la lectura es en ese momento que se pierde el fundamento verdadero de la filosofía que haría libre al hombre. Reconocer verdaderamente que la ignorancia es una virtud, y una necesidad la cual hay que satisfacer por medio de la observación personal. No hay un filósofo actual que se observe y que trascienda en conocimiento, todo lo hacen leyendo y creen que con eso están en la cúspide del conocimiento. La verdadera escuela del conocimiento es la que da como resultado el cubrir las necesidades básicas del humano y hoy vemos cuanta crisis, guerras, hambruna, explotación, miseria, enfermedades, etc. Todas son producto de la falsedad del conocimiento, o sea que hay conocimiento en el mundo que es innecesario, no sirve para cubrir las necesidades verdaderas. Es vanidad, banalidades. Es el mismo caso de Jesús. Él nunca escribió. Fueron los demás los que, ególatras, dispusieron hacerse creer tener el conocimiento y decidieron escribir una ensarta de mentiras que hasta el día de hoy tiene a, la pobre gente sumida en la desgracia y la Miseria integral

¿Me puedes aclarar estos conceptos? Por favor.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 19/09/2010

Hola a todos, hola Prensa Libre, Manuel, Armando, Jorge: Es de anotar - al hablar de Sócrates - que muchos olvidan que la filosofía griega ya llevaba más de 200 años nutriéndose, antes de que el hijo de Sofronisco y Fenareta, viniera al mundo. Debemos, además, dar a cada quien lo suyo. Debido a las menciones de Jenofonte (especialmente en las Memorables o Recuerdos de Sócrates), de Platon y de Aristóteles, podemos hoy día saber de Sócrates. Si no fuera por estos autores, su vida y sus enseñanzas estarían olvidadas. Ahora bien: dichos autores sí escribieron y por ello pudimos saber de Sócrates. Si ellos hubieran seguido el consejo del ateniense de no escribir nada, su memoria se habrái perdido en la bruma del tiempo. Recordemos también que Aristófanes hizo de él una caricatura en "Las Nubes" en la que le mezclaba con los teóricos de la nueva ciencia y con los sofistas. Vemos pues que existen dos versiones de Sócrates, contrapuestas y no conciliables, circunstancia que se agrava por el hecho de que sus discípulos inmediatos, los llamados "socráticos menores", arguyeron diversidad de tendencias. Así las cosas, si Sócrates era el "gran maestro" por qué sus discípulos -excepto Platón, por supuesto - no siguieron con la línea directriz de su pensamiento?. Debemos decir - además - que el "problema socrático" ha fascinado a los hombres desde la antigüedad hasta nuestros días y que cada época se ha hecho una representación de Sócrates a su propia imagen y semejanza, desde las exaltaciones más notorias (como la de Erasmo de Rotterdam en su "Sancte Socrates, ora pro nobis") hasta las desvalorizaciones más radicales.

De ahí "Prensa Libre" que a cuál verdad de la filosofía te refieres?

Prensa Libre
Islandia, Islandia
Escrito por Prensa Libre
el 20/09/2010

Gracias Jaime, por tu atención a mis letras.

Pero, mi duda, ¿Qué resultados del concepto filosófico platón y compañía tenemos actualmente?, ¿De qué ha servido tanto bla- bla técnico- filosófico, si la verdad sigue oculta en tanto libro que duerme en las librerías y bibliotecas del mundo, convirtiéndose en letras muerta envuelta en un sarcófago de papiro amarillo o pálido. Además mentiroso, aduciendo ser alta filosofía? Por ello pienso, ¿Que tan grande pueden ser estos grandes filósofos? ¿Y en cuánto a Jesús?

Sabes que las filosofías verdaderas han sucumbido ante la vanidad y egolatría de la nueva época. A lo banal de este mundo. ¿No crees que Sócrates fue victima del poderío político y económico de la época y atentó contra el sistema establecido. Y de esa manera seguían embruteciendo a la pobre gente. Igual de la manera que ocurre actualmente.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 20/09/2010

Hola a todos, hola Prensa Libre: Creo que sabes - de sobra - que el método inductivo y la búsqueda de los conceptos a través de la definición son los dos hallazgos de Sócrates, en el campo de la lógica, que más han incidido en la Historia y que perduran hasta nuestros días.

De otro lado, Prensa Libre, estamos en la era del i-pad. Hoy, más que nunca, el hombre tiene que leer, pues el conocimiento se ha acercado a su vida cotidiana y se torna imprescindible el hábito de la lectura. Incluso, en este momento, gracias a esta herramienta, me estás leyendo.

No se a que te refieres con eso del "bla-bla técnico-filosófico" y de "verdades ocultas". El mundo se mueve por medio de ideas y de la difusión de las mismas. Además, creo que sabes que las ideas se reciclan y algunas de ellas que creemos empolvadas en anaqueles se revitalizan y sirven de génesis para otras ideas y conceptos. A través de este mecanismo, surge el progreso. Respeto aquello de "filosofías verdaderas", pero creo que tu percepción debes afinarla ya que no todo en este mundo es "vanidad y egolatría". Aquí, en este mismo grupo, he aprendido a conocer personas valiosas que, para nada, son banales. Considero que no debe confundirse el deseo de algunos en profundizar sus conocimientos en determinados tópicos con la superficialidad. Si puedes aportar tu conocimiento sobre el tema de este debate, bienvenido.