En este grupo En todos

Grupo de Literatura

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 06/11/2012

Hola, a todos: Se cuenta que alrededor del año 500 antes de Cristo, en Atenas, en un local mal diseñado para representar en él obras de teatro, se derrumbó una galería de madera provocando heridas a algunos de los espectadores y ocasionando gran pánico en todos los demás.

Los atenienses, entonces, aprovechando el accidente, solicitaron de las autoridades la construcción de un nuevo escenario, que quedó ubicado en un espolón de la Acrópolis, cuyas graderías semicirculares, capaces de albergar unos 1500 espectadores, daban frente al Himeto y al mar. Este nuevo teatro también fue consagrado al dios Dionisos y no tenía techo.

Salvo los asientos de los sacerdotes del dios, que estaban ubicados frente al proscenio que se llamaba orquesta porque servía al grupo de baile para ejecutar sus danzas corales, los asientos de los espectadores no tenían espaldar. Los escenarios eran de madera, fácilmente desmontables y adaptables a la representación que se ejecutaba. La escenografía no era detallada, contentándose los atenienses con representar, a grandes trazos, el interior de un templo o de un palacio, de manera simple. Corresponde a Agatarco de Samos el haber incluido, por primera vez, telones de fondo que dieran al espectador la sensación de profundidad en la escena.

Cuando la intriga lo exigía, elaboraban una tosca plataforma de madera, rodante, que mostraba aquellos sucesos que supuestamente habían ocurrido fuera del escenario.

Como quiera que los episodios de violencia estaban prohibidos por la ley, se acudía a dicha forma de representación para hacerle saber a los espectadores el desenlace violento de la trama.

Ya en el siglo V antes de Cristo, Esquilo añadió en sus representaciones teatrales un segundo actor dramático, convirtiendo a los principales actores en los protagonistas de la obra, recortando - así mismo - el papel del coro, si bien conservó la función de señalar el desenlace de la trama.

Posteriormente, Eurípides perfeccionó una especie de grúa, que tenía como función, cuando la trama parecía haber llegado a un punto en que no se sabía cual sería su desenlace, de hacer descender al dios o al héroe desde las alturas para que resolviera el enredo a través de un milagro.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 30/11/2012

Hola, a todos: En Atenas, era el Estado quien subvencionaba el teatro, que únicamente tenía su temporada durante el festival dedicado al dios Dionisos . Unos meses antes de comenzar la nueva temporada, aquellos autores que querían que sus obras fueran representadas, las enviaban a las autoridades para que estas seleccionaran las que a bien tuvieran. Era también la época de escoger o seleccionar al corego , una especie de empresario, director de la obra y financista de la misma.

Cada una de las diez tribus que componían los ciudadanos de Atenas elegía al corego que le parecía más idóneo, bien por sus facultades de empresario o financista, o ya por su buen gusto. Entre ellos sobresalió uno llamado Nicias , bastante rico, que gustaba de montar coreografías fastuosas, con danzantes ricamente vestidos.

A pesar de la inclusión del personaje , como antagonista del coro , la función de este último no ha desaparecido por completo, siendo considerado, todavía, como el elemento más importante del espectáculo.

El coro estaba compuesto por unas quince personas, todas ellas varones, entre cantores y danzantes, a los que el corego instruía particularmente y para los cuales el propio autor de la obra que se iba a representar componía la música.

El único instrumento musical empleado era la flauta, que sólo servía para acentuar las palabras que eran pronunciadas en la obra, tratando de imitar su tono. Hubo un tal Timoteo de Mileto que quiso innovar la representación teatral dando a la música una mayor participación en la obra, sirviéndose de una lira de once cuerdas, pero su innovación no gustó al público ateniense y, por ello, casi pierde la vida a manos de los descontentos.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 27/02/2015

Hola, a aquel que pase por este grupo: Hoy he sentido la necesidad de volver a buscar este viejo debate, he sentido la necesidad de reencontrarme con aquellos amigos que nutrieron este encuentro: Jorge, Manuel, Amparo, Prensa Libre, Anamaría, Armando y tantos otros…

Volver a los griegos” significa volver a lo conocido, a lo que nos es grato, a lo que nos alegra, y comprender que pasamos una buena época compartiendo y aprendiendo de muchos.


Este grupo de debate está silente y la mayoría de los que compartían, ya han partido. Pero sus comentarios están plasmados en buenos post, que merecen destacarse. Por eso retorno a él, con nostalgia, pero también con la alegría de encontrarme con viejos conocidos cuyas ideas y pensamientos aún perduran como si estuvieran estampados en piedra…

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 30/07/2015

Vaya, quizá no estaría mal asemejarlo literalmente con un deambular fantasmagórico.

Heme aquí Jaime, apenas hoy me asome aquí y como arriba mencionabas… “nostalgia” si – literalmente.


Un fuerte abrazo.