En este grupo En todos

Grupo de VENEZUELA, TIERRA DE GRACIA, PATRIA DE LA AMISTAD.



VENEZUELA, TIERRA DE GRACIA LIRICA , DE BELLAS LETRAS.

EDGAR
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 04/04/2012

Venezuela, tierra de gracia,

Os da la bienvenida,

Podéis establecer vuestra casa

Dedicada a las bellas letras, a la poesía.





Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 04/04/2012

L a poesía venezolana repite la historia de muchas otras naciones sudamericanas, al surgir como el fruto de la literatura indígena y de laliteratura colonial. Estas dos tradiciones, la de los pueblos autóctonos y la de los españoles, se combinaron en el desarrollo de la producción poética venezolana.

Andrés Bello Andrés de Jesús María y José Bello López(1781-1865), conocido simplemente como Andrés Bello , es considerado como uno de los primeros poetas que propuso la creación de una lírica latinoamericana. Además de poeta, fue educador, filólogo, jurista y dirigente político. A lo largo de su vida, residió por muchos años enLondres y en Santiago, e incluso recibió la nacionalidad chilena.

El periodo del romanticismo encontró enVenezuela a exponentes como Fermín Toro (1806-1865), Juan Vicente González (1810-1866) y Juan Antonio Pérez Bonalde (1846-1892), siendo éste último mencionado como uno de los precursores del modernismo. Andrés Mata (1870-1931), por su parte, es otro de los autores que se ubican entre la frontera del romanticismo y el modernismo.

Dando un salto temporal podemos llegar al siglo XX, donde surgió la gran figura de Arturo Uslar Pietri (1906-2001). Frecuentemente nombrado entre los intelectuales venezolanos más importantes de su época, fue escritor, periodista, político, abogado y productor de televisión. Su brillante trayectoria, con libros de poesía como “El hombre que voy siendo” y “Manoa: 1932-1972″ , le permitió obtener diversas distinciones: Premio Nacional de Literatura, Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Premio Rómulo Gallegos, Gran Cruz de la Legión de Honor en Francia y otros. Andrés Eloy Blanco (1897-1955) y José Antonio Ramos Sucre (1890-1930) son otros de los autores más reconocidos de este periodo.

Por último, podemos mencionar a dos grandes poetas que fallecieron este año: Adriano González León (1931 12 de enero de 2008) y Eugenio Montejo (1938 5 de junio de 2008).

Luisa Marcano Berti
Derecho los andes
Escrito por Luisa Marcano Berti
el 04/04/2012

Andrés Eloy Blanco nació en Cumána, Estado Sucre , Venezuela Estudió en caracas , donde se incorporó al Círculo de Bel la s Artes en 1913. En 1918 recibió su primer ga la rdón por el poema pastoral "Canto a la Espiga y al Arado", y publicó su primera obra dramática, El huerto de la epopeya . Ese mismo año fue en carce la do por participar en manifestaciones contra el régim en , si en do ya estudiante de Derecho en la Universidad Central de Venezuela.

A su graduación com en zó a ejercer la abogacía pero continuó escribi en do. En 1923 obtuvo el primer premio en los Juegos Florales de Santander (Cantabria) , España con su poema "Canto a España". Viajó a España para recibir el premio, y permaneció allí más de un año, familiarizándose con la s vanguardias. En 1924 fue nombrado miembro de la Real Academia Sevil la na de Bu en as Letras. Ese mismo año visitó La Habana, Cuba , donde se reunió con intelectuales cubanos y v en ezo la nos exiliados.

En 1934 publicó Poda, con poemas tan conocidos como La s uvas del tiempo ( [ 2 ] ) y La r en uncia ( [ 3 ] ). Otros poemas muy famosos son Cop la s del amor viajero ( [ 4 ] ), Sil en cio ( [ 5 ] ) y La Hi la ndera ( [ 6 ] ). Un año después (1935) publicó La aerop la na clueca .

Se dedicó a la política y sufrió la vida carcelaria... Fundaría el Partido Democrático Nacional y llegaría como diputado al Congreso Nacional. A lo la rgo de su actividad política sigue publicando profusam en te. A comi en zos de la años 1940 integra su partido en la recién fundada acción democrática y trabaja para la candidatura de Rómulo Gallegos, qui en se haría con la presid en cia en 1947.

En 1936 fue electo presid en te de la Asamblea Nacional Constituy en te convocada para la reforma de la constitución, que instaura el sufragio universal, secreto y directo. En 1948 fue nombrado Ministro de Re la ciones Exteriores por el presid en te Gallegos. Tras su derrocami en to se exilia en México, donde se dedica a tiempo completo a la poesía.

En 1955 perdió la vida en un accid en te de tránsito. El 6 de Junio de ese año sus restos fueron tras la dados a Caracas para su sepelio, realizado en tre estrictas medidas de seguridad por parte de la s fuerzas del régim en .

Se publicaron dos ediciones en 1990 y 1997, esta última, como una obra realizada por la Comisión Presid en cial para el C en t en ario del Natalicio de Andrés Eloy B la nco, vino a resaltar el en orme valor poético y social de uno de los v en ezo la nos más destacados en el campo de la s letras de todos los tiempos. En el prólogo de esta obra, escrito por otro v en ezo la no muy distinguido, Juan Liscano , se hace refer en cia a la personalidad polifacética de Andrés Eloy:

Andrés Eloy B la nco (1896 - 1955) goza, junto con algunos otros poetas, de la mayor popu la ridad en V en ezue la . Su noble condición humana, su idealismo de otro tiempo, su caballerosidad, su adhesión a la causa de la libertad y de la democracia la cual le costó cárceles, confinami en tos y exilios; su humor, su ing en io chispeante, su s en sibilidad por lo popu la r, su elocu en cia, sus versos de inspiración tradicional, abiertos al en t en dimi en to de la s mayorías, hicieron de él un símbolo de la civilidad vigi la nte y una expresión g en uina de v en ezo la nidad......

Quien no recuerda y canta su poema Angelitos Negros .

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 04/04/2012

Hola Luisa, bienvenida, gracias por compartir.

Luisa Marcano Berti
Derecho los andes
Escrito por Luisa Marcano Berti
el 04/04/2012

A UN AÑO DE TU LUZ

A un año de tu luz, e iluminado
hasta el final de su latir, por ella,
desanda el viaje el corazón cansado.

De tu voz, de tu mano y de tu huella
retorna a la niñez, donde palpita
sangres de luz tu corazón de estrella.

Vamos los dos a la esperada cita
y parece saltar de mi costado,
santa y clara, tu voz de agua b en dita.
Y así al solar de la niñez llegado,
mi corazón, devuelto de tu muerte,
a un año de tu luz, e iluminado.

Luna de Cumaná, para en c en derte
la lámpara de arrullo que me duerma
y el postigo de voz que me despierte.

Luna en el pan de la colina yerma,
en el río, en la sabana,
pavón lunar de mariposa en ferma;

Y luna en el cocal, junto a Chiclana,
donde el recuerdo azul de tus amores
se echa a dormir, como una caravana;

Luna para los mapas de colores
que teje la nocturna confid en cia
rumbo a la calle de Flor de las Flores

Y luna que en tus uvas aquer en cia
para miel de aquellas de tu parra
y el limón de las doce de tu aus en cia.

Ancha la casa que el poema narra:
blancas mujeres, de azabache el pelo,
hechas al par de hormiga y de cigarra;

Bu en as para el bautizo y para el duelo,
parejas en el hambre o en la medra,
del sueño canto y del dolor pañuelo .

Galaica flor en castellana piedra:
vaciada al acueducto se goviano
la ría de cantor de Pontevedra

Así te halló el esposo y hortelano,
Doctor para saber cómo se ti en ta
el pulso al corazón desde la mano.

Así el hogar, se ñora y c en ici en ta,
nodriza y en fermera en el manejo
y en el combate al sol, lugart en i en ta.

Así la lucha y la prisión, espejo
de aquella tierra de recluta y canto,
panal del niño y retamal del viejo.

Y tu niño en la flor del camposanto
y el Esposo en el sol de los caminos
el exilio y el mar: cosas del llanto.

La isla de los lobos peregrinos,
de níspero el sabor, de perla el flanco,
de sal, de sol, de piedra los marinos.

Copia de espuma y ola en el barranco,
de noche y playa, médico y cochero,
el coche negro y el caballo blanco.

Y la Virg en del Valle y el vallero,
perla para los buzos hacia arriba,
madre del mar y de su marinero.

La Isla, como tú, del mar cautiva,
con eso de la se d y de la vela,
siempre llegando y siempre fugitiva.

Dormir allí, bajo tu cantinela
soñar domingos de color de playa
en la se mana de color de escuela.

Dormir allí, pescado en la atarraya
de tu labor de estambre y mecedora,
mi sueño, en tre las dunas de tu saya.

¡Ay, las hermanas de durazno y mora!
¡Ay, mi hermano de amor y de c en tella!
¡Ay, mi Padre de luz y tú de aurora!

¡Ay, el claro querer sin la querella!
Tu pan, tu sol, tus ojos, para el día;
para la noche, kerosén y estrella.

Para la noche de ponerte fría,
cuando oíste subir de tus hinojos
el llanto de mi verso que nacía.

Yo en tus rodillas , en la calle abrojos,
en la acera los dos, y una saeta
mi primer verso fue para tus ojos.

Me alzaste en brazos; trémula y coqueta,
fuiste y volviste de la risa al lloro
y empezaste a gritar: -T en go un Poeta!

Tú quisiste decir: – T en go un tesoro,
t en go un ovillo de torzal de plata
y una cocina de fogón de oro…

Así la Isla: calles de piñata,
amor de la muñeca y la gaviota,
cartas de sol con lunas de postdata.

Hasta el día en que el mar, gota por gota,
cayó desde las nubes de tu llanto
hasta los pies de tu muñeca rota;

Y otro pedazo tuyo al camposanto:
niña del mar, que te prestó la tierra;
tanto te daba y te quitaba tanto.

Y al mar de nuevo, la balandra en guerra.
Y el cabo al tajamar y el salto al valle
del pequeño calvario y la alta sierra.

La ciudad linda, de guirnalda al talle,
el bronce amado y verdugo triste
y el sil en cio del hombre de la calle.

Y tus manos de bruja artesanía
en el punto cabal de la chaqueta
y en escarpines de juguetería.

(Por eso, tejedora en el poeta,
en la dantesca red de los tercetos
en garzo a ti lazada y cad en eta).

Y el regreso a los hijos y los nietos,
feliz de tus estancias favoritas
y en redada la l en gua de alfabetos;

Y la puntualidad de tus visitas
a misa de San Juan, por la mañana,
a la capilla de las hermanitas.

Morir, morir… La insustituible hermana
al reino de la nube y de la flecha,
luna descalza, huyó por la v en tana.

No fue más que otra deuda satisfecha
en el trueque de savias y de flores
que había en tre la tumba y tu co se cha.

Tu casa de San Luis de los Dolores
alzó al lacrimatorio de los pinos
la conci en cia de ángel de las flores.

Y tú a sus pies; el odio en los caminos
y tú ofreci en do en el cruzar del fuego
aire de amor a todos los molinos .

Era molerte el alma; el mundo ciego
luchando, y tú, en el c en tro de la guerra,
sin queja, sin r en cor y sin sosiego.

Y al ultimo dolor, tu vida cierra
balance de los hombres de tu en traña:
bajo la tierra, dos, y uno sin tierra.

Al mar de nuevo, a darme en tierra extraña
la vali en te mirada que quería
luchar contra la gota en la pestaña.

Después, aquellos hombres de alma fría;
el inhóspito lecho hospitalario,
sobre la tela del cercano cielo,
el en caje final de tu rosario.

Y el regreso al hogar, el negro vuelo:
con las dos alas el avión cortaba
varas de noche para nuestro duelo.

Aldebarán, que nos acompañaba,
las Pléyades y el mar que las refleja
miraron una urna que volaba.

Al final del estambre en tu madeja
se cuajó en tu mirada nebulosa
la última uva de la noche vieja.

Así fue. Y al morir la dolorosa,
un ave negra le llevó al lucero
en el pico ladrón la mariposa.

Fue en un día tres veces agorero;
e se día de un mes, nos ha quedado
como el mejor para decir «Me muero».

Así fue, madre, el fin de tu bordado
como el mejor para decir «Me muero».

Así fue, madre, el fin de tu bordado.
De tus hijas y nietas el gemido
puso a temblar el pino abandonado.

En hombros te llevaba el pueblo herido,
la múltiple cabeza descubierta,
y al pasar por San Luis, tu viejo nido,

El mundo de tu amor salió a la puerta
y el sil en cio de un hijo que lloraba
metió el pinar en tu cajón de muerta.

Aquí conmigo estás; yo, que soñaba
viajar contigo, t en go en tu retrato
esa sonrisa que te iluminaba.

Y allá estarás, en el taller beato,
para vestir de blancos faldellines
a mi angelito negro y mulato,

Para ll en ar de azules escarpines,
tejidos con celajes de destellos,
la canastilla de los se rafines.

Estamos con los hijos y hasta ellos
vemos caer la luz de tu mirada,
peinando con tu nombre sus cabellos .

T en emos tu sonrisa iluminada;
la voz de tu trisagio y de tu misa
le grita a mi dolor: - ¡No ha muerto nada!

Con bosque y mar, con huracán y brisa,
con esa misma muerte que te en cierra,
de la gracia inmortal de tu sonrisa
ll en os están los cielos y las tierras.





Luisa Marcano Berti
Derecho los andes
Escrito por Luisa Marcano Berti
el 04/04/2012

Uno de los poemas de Andrés Eloy Blanco... Que más me emociona.... Que grande mi paisano sucrense, Reciban mis recuerdos... Luisa Vallita

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 04/04/2012

Hermoso poema, Luisa. Nostálgia en el hablante lírico, ternura y gracia metafórica.

Mercedes Villalobos Del Tio
Orientacion psicologica y relaciones...
Escrito por Mercedes Villalobos Del Tio
el 05/04/2012

Http://i.ytimg.com/vi/xx5s3zbaep4/0. Jpg

espectacular atardecer en bolivar

Y aqui os dejo le elace de espectucular o bellisimo atardecer

Que no puedo cpiar derechos reservados del autor

Hay atardecer en color fucsia https://www.flickr.com/photos/ruilova/3455773208/


Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 05/04/2012

Hola Mercedes, bienvenida, gracias por compartir.

Ana María A.s.
Tec.seg.e higiene y medio ambiente tec...
Escrito por Ana María A.s.
el 05/04/2012

Pascuas

Tan bello lugar, Venezuela, se ilumina con la Resurrección de Cristo!.

¡¡¡Felices Pascuas!.

A.S.

Ana María A.s.
Tec.seg.e higiene y medio ambiente tec...
Escrito por Ana María A.s.
el 05/04/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 05/04/2012

Hola Ana María, bienvenida. ¡QUÉ IMAGEN TAN BONITA!.

Ana María A.s.
Tec.seg.e higiene y medio ambiente tec...
Escrito por Ana María A.s.
el 05/04/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 05/04/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 05/04/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 05/04/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 05/04/2012

Ana María A.s.
Tec.seg.e higiene y medio ambiente tec...
Escrito por Ana María A.s.
el 05/04/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/04/2012

Venezuela querida


Poema ganador del 3er lugar en el 1er concurso de poesía del FONACIT


Tristeza tiene mi alma,
mi angustia no tiene calma,
viendo tanta discordia,
con tan escasa concordia.

Venezuela querida,
Que vio nacer mi vida,
¡Que triste verte herida!,
Con este rencor día a día.

Tanto odio aireado,
tanto rencor atesorado,
tanto resentimiento nombrado,
Que nos tiene a todos atados.

¿Qué se hizo el pana amado,
con el que charlaba el compadre?
¿Y el amor entre venezolanos,
es que se fue todo madre?

No mantengamos esto así,
debemos salir adelante,
con amor constante,
siempre saldremos pa´lante.

Retomemos el amor,
entendamos al hermano,
liberemos los rencores,
seamos siempre hermanos.

Conozcamos las virtudes,
aprendamos los valores,
rechacemos los mensajes,
que avivan los rencores.

Miremos al futuro,
forjemos porvenir,
¡El amor conjuro!,
para que ha de venir.


¡Vamos venezolanos!
amémonos nuevamente,
hagamos de Venezuela,
un ejemplo viviente.

Donde reine el amor,
viva la esperanza,
impere la alegría,
y la armonía renazca.

Donde todos ganemos,
del esfuerzo empeñado,
y todos laboremos,
por un país coronado.