En este grupo En todos

Grupo de Filosofía

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 06/01/2012

Jesús es crucificado entre dos ladrones

CLXX 1. Y lo llevaron al sitio llamado Gólgota, que significa lugar de la calavera.
2. Y le dieron a beber vino mezclado con mirra, mas no lo tomó.
3. Y decía Jesús: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.
4. Y, no bien lo crucificaron, los soldados se repartieron sus ropas y echaron a suertes sobre su túnica.
5. Para que se cumpliese la Escritura: Repartiéronse mis vestidos y sobre mi ropa echaron suertes.
6. Y Pilatos hizo poner un cartel sobre su cabeza, que decía: Este es Jesús Nazareno, rey de los judíos.
7. Y muchos judíos vinieron de la ciudad, y leyendo el letrero, que estaba en hebreo, y en griego, y en latín, dijeron a Pilatos: No pongas que es rey de los judíos. Mas Pilatos contestó: Lo escrito escrito está.
8. Y lo crucificaron entre dos ladrones.
9. Y los que estaban allí blasfemaban de él, diciendo: Pues que ibas a reedificar el templo en tres días, sálvate a ti mismo y desciende de la cruz.
10. Y los príncipes de los sacerdotes decían: Salva a todos y no puede salvarse a sí mismo.
11. Si eres rey de Israel, desciende de la cruz y creeremos en ti.
12. Y uno de los ladrones blasfemaba, diciendo: Si eres el Cristo, sálvate y sálvanos.
13. Mas el otro le increpó, diciendo: ¿Ni aun en el suplicio temes a Dios?
14. Porque nosotros con justicia sufrimos. Mas éste no hizo nada.
15. Y dijo a Jesús: Señor, acuérdate de mí cuando estés en tu reino.
16. Y Jesús dijo: En verdad te digo que hoy serás conmigo en el Paraíso.
17. Y junto a la cruz de Jesús estaban su madre, y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena.
18. Y viendo Jesús a su madre y a un discípulo a quien amaba, dijo: Mujer, he ahí a tu hijo. Y le dijo a él: He ahí a tu madre.
19. Y el discípulo la recibió consigo.
20. Y a la hora de sexta hiciéronse tinieblas sobre toda la tierra, hasta la hora de nona.
21. Y cerca de la hora nona, Jesús dio una gran voz, diciendo: Eli, Eli, ¿Lama sabacthani?
22. Que quiere decir: ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?
23. Y los que lo escucharon, decían: A Elías llama.
24. Y viendo Jesús que ya todo se consumaba, y que se cumplia la Escritura, dijo: Tengo sed.
25. Y mojaron una esponja en vinagre, y se la dieron a beber.
26. Y cuando probó el vinagre, dijo Jesús: Todo se ha consumado.
27. Y le decían: Veamos si viene Elías a libertarte.
28. Mas Jesús, dando una gran voz, dijo: ¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!
29. E inclinando la cabeza, rindió el alma.
30. Y he aquí que el velo del templo se rasgó de arriba abajo.
31. Y la tierra tembló, y las piedras se hendieron, y se abrieron los sepulcros, y muchos resucitaron, y vinieron a la ciudad, y se aparecieron a muchos.
32. Y el centurión y los que allí estaban temieron y glorificaron a Dios, diciendo: En verdad que este hombre era el Hijo de Dios.
33. Y los que estaban allí, viendo aquello, se golpeaban el pecho.
34. Y había allí mujeres mirando de lejos, y estaban María Magdalena, y María, madre de Jacobo, y Salomé, madre de los hijos de Zebedeo, que habían venido con él de Galilea.
35. Y siendo víspera de Pascua, porque los cuerpos no quedasen en la cruz el sábado, pidieron ios judíos a Pilatos que les quebrasen las piernas y los quitasen.
36. Y viniendo los soldados, quebraron las piernas a los que habían sido crucificados con Jesús, mas no a él, porque ya estaba muerto.
37. Mas un soldado le hirió el costado con una lanza, y salió sangre y agua.
38. Y el que lo vio da testimonio verdadero, para que todos creáis.
39. Porque esto fue para que se cumpliese la Escritura: No quebrantaréis sus huesos.
40. Y otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

José y Nicodemo sepultan a Jesús

CLXXI 1. Y un hombre noble llamado José de Arimatea, ciudad de Judea, y que era justo y esperaba el reino de Dios en secreto, por temor a los judíos, y no dio su voto en el consejo, vino a Pilatos y le pidió el cuerpo de Jesús.
2. Y Pilatos se admiró de que hubiese ya muerto y, enterado el centurión, le dio el cuerpo.
3. Y José y Nicodemo, que fue el que vino a Jesús en la noche, tomaron el cuerpo, y le pusieron cien libras de mirra y áloe y lo enterraron en un lienzo con aromas, según uso de los judíos.
4. Y allí donde había sido crucificado había un huerto con un sepulcro nuevo y lo pusieron allí, y José colocó una piedra en la puerta.
5. Y María Magdalena y la otra María miraban dónde era puesto.
6. Y compraron drogas perfumadas para venir a ungirlo en pasando el sábado.

Los judíos sellan el sepulcro

CLXXII 1. Y al otro día llegaron a Pilatos los fariseos y los príncipes de los sacerdotes.
2. Y le dijeron: Como ha dicho que resucitará al tercer día, pon guardias en el sepulcro, para que no roben el cuerpo los discípulos.
3. Porque dirían que resucitó y habría un más grave error en el pueblo.
4. Y dijo Pilatos: Ponedle una guardia.
5. Y ellos sellaron la piedra, con la guardia.

Resurrección de Jesús

CLXXIII 1. Y al otro día del sábado, llegaron María Magdalena, y la otra María, y Salomé, siendo aún de noche, al sepulcro, con perfumes.
2. Y según salía el sol, iban diciendo: ¿Quién nos quitará la piedra del sepulcro?
3. Y he aquí que sobrevino un gran terremoto y llegaron ángeles del cielo y removieron la lápida.
4. Y llegando vieron movida la lápida y al ángel del Señor sentado sobre ella.
5. Y su aspecto era como un relámpago y blanco su vestido como la nieve.
6. Y de temor, los guardias quedaron como muertos.
7. Y dijo el ángel a las mujeres: No temáis.
8. Porque Jesús ha resucitado de entre los muertos. Ved el lugar en que fue puesto el Señor.
9. Y he aquí que dos varones con fulgentes vestiduras se aparecieron.
10. Y ellas, temiendo, bajaban el rostro a tierra. Y ellos dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?
11. Porque ha resucitado, según os habló en Galilea.
12. Es menester que el Hijo del hombre sea entregado en manos pecadoras, y crucificado, y que resucite al día tercero.
13. Id a decir a los discípulos que ha resucitado y que va ante ellos a Galilea.
14. Y saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, lo fueron a decir a los discípulos.
15. Y llegando a Pedro y al otro discípulo a quien amaba Jesús, dijeron: Han quitado al Señor del sepulcro y no sabemos dónde está.
16. Y los dos corrieron al sepulcro, mas el otro corría más y llegó primero.
17. Y llegando, vio echado los lienzos, mas no entró.
18. Y llegó Simón Pedro, y entré, y vio los lienzos echados, y el sudario aparte.
19. Y entrando el otro discípulo, vio y creyó.
20. Porque aún no sabían las Escrituras, que había de resucitar de entre los muertos.
21. Y volvieron a los demás, mas María Magdalena, de quien expulsó él siete demonios, estaba junto al monumento llorando.
22. Y en esto vio dos ángeles, vestidos de blanco, uno a los pies y otro a la cabecera de donde había estado Jesús.
23. Y le dijeron: Mujer, ¿Por qué lloras?
24. Y contestó: Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.
25. Y volviéndose, vio a Jesús, mas no sabía quién era.
26. Y creyendo que era el hortelano, dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, para que yo lo recoja.
27. Mas dijo Jesús: ¡María! Y ella, volviéndose, dijo: ¡Rabboni!, que significa: Maestro.
28. Y dijo Jesús: No mo toques, porque aún no he ascendido a mi Padre.
29. Mas ve a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.

Los guardias del sepulcro anuncian a los sacerdotes la resurrección del Cristo

CLXXIV 1. Y los guardias del sepulcro vinieron a la ciudad y anunciaron a los sacerdotes lo que había ocurrido.
2. Y congregándose, ofrecieron dinero a los soldados, diciéndoles: Decid que mientras dormíais, por la noche, lo robaron los discípulos, y os aseguraremos del prefecto.
3. Y aceptaron los soldados, y divulgándolo así, y aun hoy es corriente entre los judíos.

Jesús aparece a las mujeres y las saluda

CLXXV 1. Y he aquí que Jesús apareció a las mujeres y las saludó.
2. Y ellas se le llegaron y adoraron sus pies.
3. Y él dijo: No temáis, mas anunciad a mis hermanos que voy a Galilea, para que me vean.
4. Y ellas lo anunciaron a los once, y a los demás, pero no las creían.
5. Porque les parecían palabras de delirio.

Jesús aparece a dos discípulos en el camino de Emmaús

CLXXVI 1. Y he aquí que dos discípulos iban a un lugar llamado Emmaús, que está a sesenta estadios de Jerusalén.
2. Y mientras caminaban hablando de lo que ocurriera, Jesús se aproximó, e iba con ellos.
3. Mas sus ojos estaban oscurecidos, para que no lo conociesen.
4. Y les dijo: ¿De qué habláis, andando, y por qué estáis tristes?
5. Y respondiendo uno que se llamaba Cleofás, dijo: ¿Eres tú forastero en Jerusalén, que no sabes las cosas que han sucedido?
6. Y él preguntó: ¿De qué? Y dijeron:
7. De Jesús Nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y palabra ante Dios y el pueblo.
8. A quien entregaron los príncipes a pena de muerte, y lo crucificaron.
9. Mas nosotros esperábamos que él redimiese a Israel.
10. Y unas mujeres nos han espantado, porque fueron al sepulcro y vieron que no estaba su cuerpo.
11. Y dicen que vieron ángeles que dijeron que él vive.
12. Y los que fueron al sepulcro hallaron lo que las mujeres decían, mas no lo vieron.
13. Dijo Jesús: ¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer en lo que han dicho los profetas!
14. ¿No era necesario que esto padeciera el Cristo y que entrase en su gloria?
15. Y desde Moisés y los profetas, les declaró cuanto decían de él las Escrituras.
16. Y llegando adonde iban, él hizo como que seguía; mas ellos lo hicieron quedar.
17. Diciéndole: Quédate con nosotros, porque ya es tarde.
18. Y estando sentados a la mesa, tomó el pan, y lo bendijo, y lo partió, y les dio.
19. Y entonces se abrieron sus ojos y lo reconocieron; mas él desapareció de su vista.
20. Y ellos se decían: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros cuando por el camino nos explicaba las Escrituras?
21. Y volviendo a Jerusalén, hallaron reunidos a los once y a los que estaban con ellos.
22. Que decían: El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón.
23. Y ellos contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo conocieron al partir el pan.

Nueva aparición de Jesús a sus discípulos

CLXXVII 1. Mas ellos no lo creían. Y he aquí que el primer día de la semana, estando los discípulos congregados, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos, Jesús vino entre ellos, y dijo: Paz a vosotros. Yo soy, no temals.
2. Mas ellos se conturbaban, pensando que era espíritu.
3. Y les dijo: ¿Qué pensamientos suben a vuestros corazones?
4. Ved mis pies y mis manos, y palpadlos.
5. Porque el espíritu no tiene huesos ni carne, como yo.
6. Y les tendía las manos y los pies.
7. Y como no lo creían aún, por lo asombrados que estaban, les dijo: ¿Tenéis algo que comer?
8. Y le dieron miel y un trozo de pescado asado, y lo comió ante ellos, y les dio las sobras.
9. Y les dijo: Esto es lo que os hablé: Que era aún preciso que se cumpliese de mí cuanto está escrito en la Ley, y los profetas, y en los salmos.
10. Y entonces les abrió el sentido, para que comprendiesen las Escrituras.
11. Porque está escrito que el Cristo padezca y al tercer dia resucite de entre los muertos.
12. Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de los pecados a todos los pueblos, empezando en Jerusalén.
13. Y vosotros sois testigos de estas cosas.
14. Y enviaré sobre vosotros la promesa de mi Padre.
15. Y los discípulos gozáronse viendo al Señor.
16. Y él dijo: Paz a vosotros.
17. Porque como me envió mi Padre, así yo os envío.
18. E insufló y dijo: Recibid el Espíritu Santo.
19. A quienes remitáis los pecados les serán remitidos.
20. Mas a quienes se los retengáis les serán retenidos.

Jesús aparece a Tomás

CLXXVIII 1. Y Tomás, llamado el Dídimo, no estaba cuando se apareció Jesús.
2. Y le dijeron los discípulos: Vimos al Señor.
3. Y él dijo: Si en su mano no viese la señal de los clavos, y pusiese mi dedo en el lugar de los clavos, y mi mano en su costado, no creeré.
4. Y ocho días después, estaban los discípulos con Tomás.
5. Y estando las puertas cerradas, apareció Jesús en medio, y dijo: Paz a vosotros.
6. Y dijo a Tomás: Pon tu dedo aquí y ve mis manos, y pon tu mano en mi costado.
7. Y no seas incrédulo, sino fiel.
8. Y Tomás contestó diciendo: ¡Señor mío y Dios mío!
9. Le contestó Jesús: Porque me viste creíste.
10. Bienaventurados los que no vieron y creyeron.
11. Y Jesús hizo otras muchas señales que no están escritas en este libro.
12. Mas éstas fueron escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

Jesús aparece en el mar de Tiberíades

CLXXIX 1. Otra vez se manifestó Jesús en el lago de Tiberíades.
2. Y estaban juntos Simón Pedro y Tomás el Dídimo, y Nataniel, de Canaam de Galilea, y los hijos de Zebedeo, y otros dos discípulos.
3. Porque dijo Simón: Voy a pescar. Y dijeron: Vamos contigo.
4. Y entrando en una barca, no pescaron nada aqueIla noche.
5. Y a la otra mañana, Jesús estaba en la costa, mas no lo conocieron.
6. Y les preguntó: Muchachos, ¿Tenéis algo de comer? Mas ellos dijeron: No.
7. Y les dijo: Echad la red a la derecha y pescaréis.
8. Y echándola, no la podían sacar, por los muchos peces.
9. Y el discípulo a quien amaba Jesús dijo a Pedro: Es el Señor.
10. Y Pedro, que estaba desnudo, creyendo que era el Señor, se ciñó la ropa y se echó al mar.
11. Y los demás vinieron con el barco, porque estaban a doscientos codos de tierra, y traían la red.
12. Y llegando a tierra, vieron ascuas. Puestas y un pez encima y pan.
13. Y les dijo Jesús: Traed los peces que recogisteis.
14. Y Simón Pedro trajo la red a tierra, mas había ciento cincuenta y tres peces grandes, y la red se rompió.
15. Y dijo Jesús: Venid a comer.
16. Y ninguno se atrevía a preguntarle, porque sabían que era el Señor.
17. Y Jesús les dio del pan y del pez.
18. Y ésta fue la tercera vez que Jesús se manifestó a sus discípulos, después que resucitó de entre los muertos.

Jesús pregunta a Pedro si lo ama

CLXXX 1. Y cuando hubieron comido, dijo Jesús a Simón Pedro:
2. Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas más que éstos?
3. Y él contestó: Señor, ya sabes que te amo. Y dijo Jesús: Apacienta mis corderos.
4. Y díjole segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas? Y él contestó: Sí, Señor. Ya sabes que te amo. Y le dijo Jesús: Apacienta mis ovejas.
5. Y preguntándole por vez tercera: Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas? , se entristeció Pedro, y dijo: Señor, tú sabes que te amo.
6. Porque tú lo sabes todo. Y dijo Jesús: Apacienta mis ovejas.
7. En verdad te digo que cuando eras joven te ceñías e ibas a todas partes.
8. Mas cuando seas viejo, extenderás la mano y te ceñirá otro, y te llevará adonde no quieras.
9. Y dijo esto para significar con qué muerte había de dar gloria a Dios. Y le dijo: Sígueme.
10. Y Pedro, volviéndose, vio al discípulo que amaba Jesús, que en la casa se había recostado sobre su pecho para preguntarle quién lo había de entregar.
11. Y dijo Pedro: ¿Y éste, Señor?
12. Y dijo Jesús: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿Qué te importa? Sígueme tú.
13. Y entonces originóse dicho entre los hermanos de que aquél no moriría, mas Jesús no había dicho: No morirá, sino: Si yo quiero que él quede hasta que yo venga, ¿Qué te importa?
14. Y este discípulo es quien escribió y atestigua estas cosas, y sabemos que su testimonio es verdadero.
15. Y aún hizo otras muchas cosas Jesús, que, de escribirlas, no cabrían en el mundo los libros que las contaran.

Jesús habla por última vez a sus discípulos y sube al cielo

CLXXXI 1. Y los once discípulos fueron a Galilea al monte que Jesús les había ordenado.
2. Y viéndolo, lo adoraron, mas algunos dudaban.
3. Y él censuró su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a quienes lo vieron resucitado.
4. Y les dijo: Toda potestad sobre el cielo y la tierra me ha sido otorgada.
5. Id por todo el orbe y predicad el Evangelio a todas las criaturas.
6. Enseñad a las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
7. Para que guarden cuanto os he mandado.
8. Y estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos.
9. Quien se bautice y crea se salvará. Mas aquel que no crea se condenara.
10. Y estas señales darán los que en mí crean:
11. Hablarán nuevas lenguas y echarán, demonios.
12. Quitarán serpientes y no serán dañados si beben veneno.
13. Y curarán a los enfermos poniendo sobre ellos sus manos.
14. Asentaos en la ciudad hasta que os sea dado poder de lo alto.
15. Y llevándolos a Bethania, extendió las manos y los bendijo.
16. Y bendiciéndolos, subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
17. Y ellos lo adoraron y fueron con gran gozo a Jerusalén. Y estaban siempre en el templo, orando y bendiciendo a Dios.
18. Y con la ayuda de Dios predicaron por todas partes, confirmando sus palabras con los signos que hacían.

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 06/01/2012




"Y con la ayuda de Dios predicaron por todas partes, confirmando sus palabras con los signos que hacían"...:


<< Y este era un gato, con las patas de trapo, y los ojos al reves...; ¿ Quieres que te lo cuente otra vez? >>


<< Este era un gato (...)... >>



Ojala y llegue a la pagina cinco. Si no... : " no creere", sino " sabre " ,,, que este debate a sido secuestrado con artimañas mas y mas posibles en el arte de la "comunicacion".


Gracias Jesus.


Amen.

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 06/01/2012

Pido disculpas, si alguien se sintio ofendido por el procedimiento utilizado para lograr... ¿Brincar? Al no se como nombrarlo pero que contaba con similar particularidad con la que viste la prepotencia.


Ahora si, veamos de que lleva el asunto este de un solo dios y una sola verdad.


Si... En el grupo de Filosofia.


Y como dice don Jacobo. ( savludosky)... " vaya usted a saber "


... "creamos".


Amen.

Cristo Moderno
Santiago, Chile
Escrito por Cristo Moderno
el 10/01/2012

AMigos,

La verdad es una sola, pues es objetiva. El sujeto debe hacer el esfuerzo por lograr tal observacion. Si no lo logra, no es lo suficientemente ser humano, es mas bien animal,etc.

La realidad constructora del universo, NO es DIOS como realidad masculina. ES una realidad divina,ciertamente, pero NO masculina, pues NO hay datos en la realidad objetiva que indiquen que es masculino.

La divindiad es realidad objetiva, lo mismo que la verdad. Son realidades absolutas.

COmo tú muy bien DENOTAS, es una realidad universal.


SABES QUIEN SOY, DE DONDE VENGO Y HACIA DONDE VOY



Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 10/01/2012

Pues si coincido contigo Ronald.


Lo divino es objetivo. Es a saber. Esta a nuestra disposicion.

Solo que parece ser, por solo creer, nos victimizamos (sin percatarnos),

En un sucidio de la razon, la vida, el espiritu, el alma nuestra,

Y de cualquiera a quien podamos alcanzar con nuestras "mentiras piadosas",

Que solo nos confunden y mantienen en la ignorancia...;

En una muerte lenta, de toda la vida.

Y fuera bueno que solo fuera nuestra vida; solo que a nuestros crios tambien los iniciamos en la mentira y sucede lo que segun esto Jesus sugeria:


<< El blasfemar contra el espiritu santo, no sera perdonado en esta vida ni en las otras>>


Y asi es, Si uno no logra, en algun momento de nuestra vida, el poder distinguir entre el bien y el mal, ciertamente que proporcionaremos un legado de muerte a nuestros crios (nuestras otras vidas), y asi, seguira esta condena diabolica de ignorancia y muerte en vida.


Un gran abrazo Ronal.


Manuel.



Cristo Moderno
Santiago, Chile
Escrito por Cristo Moderno
el 10/01/2012

Manuel,

Cada día estás más sabio. Te felicito buen amigo.

La verdad es objetiva, la divinidad tambien. Debemos legar a nuestros hijos, nietos,etc el saber objtivo y la culitvacion de las pasiones o sentimientos constructivos. Así evitamos la esclavitud y la demonizacion de las vidas de las futuras generaciones. De hecho la biblia lo dice claramente cuando nos pide que cultivemos el árbol de la ciencia para el bien. Y nos suplica que hagamos lo que digo, en cap. 2/15.

SABES QUIEN SOY, DE DONDE VENGO Y HACIA DONDE VOY

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 11/01/2012

Hola Ronald.


Perdona...


¿A que libro o texto te refieres en 2/15?


Un cordial saludo.



Cristo Moderno
Santiago, Chile
Escrito por Cristo Moderno
el 11/01/2012

Excusame amigo, el cap. 2/15 se refiere al Genesis.

SABES QUIEN SOY, DE DONDE VENGO Y HACIA DONDE VOY

Frank
Escrito por Frank
el 21/01/2012

Oye manuel, si me puedes decir que Version de la B..... Es esta porque veo unos escritos que no estan en las versiones que yo tengo.

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 22/01/2012

EL EVANGELIO DE TACIANO


Frank
Escrito por Frank
el 28/01/2012

Una pregunta: Si Dios todo lo puede, Podria Dios construir una montaña que el luego no pueda destruir.

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 29/01/2012

Hola Frank.


Escribir sobre el dios (cualquiera de tantos creidos), resulta en un nada.


Ya no le queda mucho tiempo de existencia. (solo en la mente de los creidos).


So lo que preguntaste Frank, fue en vano.


Un cordial saludo.


Manuel.

Manuel Morales
De todo un poco autodidacta 100% y est...
Escrito por Manuel Morales
el 29/01/2012

Por otro lado...


Estos debates (sobre el dios), en este grupo de filosofia, solo lo justifico por una pobre supervicion.

Y no es que la supervision sea para prohibir el "tema" (solo eso es), sino por no afrontarlo y ser parte vital de su mas pronta desintegracion.


Pero que le vamos ahacer... , parece ser: "hay que deja'le".