En este grupo En todos

Grupo de Política latinoamericana



TERRORISMO DE ESTADO EN LATINOAMERICA

Abraham Oscar
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 29/12/2010

TERRORISMO DE ESTADO EN LATINOAMÉRICA:

Un Concepto clave para pensar la realidad Argentina y latinoamericana, es el de “terrorismo de estado”. A partir de los años 60 y 70, las Fuerzas Armadas en América Latina, en general, adoptaron la denominada “Doctrina de la Seguridad Nacional”, difundida por los Estados Unidos desde mediados de los 60. Según ella, el enemigo principal de los países latinoamericanos no era externo sino interno. Los enemigos eran los opositores, a los que se comenzó a llamar “subversivos”. Esta “Doctrina” proponía la aniquilación de toda oposición que obstaculizara la implantación de los cambios económicos y sociales que se necesitaban.

En esta etapa, el sistema capitalista mundial sufría un profunda crisis –crisis del petróleo- por la cual los sectores del capital debían recuperar ganancias, reacomodando las relaciones entre capital y trabajo.

Mientras en los países centrales, este reacomodamiento, se tradujo en un ajuste de las cuentas fiscales y la negociación de nuevas condiciones laborales con los sindicatos. En los países periféricos, como los latinoamericanos, la reestructuración apuntó a la aplicación de severos planes de ajuste -con una importante caída del salario real- y programas económicos claramente antipopulares que requerían para su aplicación el aumento del control de la población y la decidida represión a todo intento de modificar o cuestionar las bases del sistema.

El “terrorismo de estado” comienza cuando el propio Estado utiliza a sus Fuerzas armadas en contra de los ciudadanos, violando sus derechos fundamentales y recurriendo sistemáticamente al asesinato de muchos de ellos. Cuando esto ocurre, se quiebra un principio básico del Estado de derecho, que consiste en que los ciudadanos aceptan que el Estado es el único que puede utilizar la fuerza y las armas para garantizar la vigencia de los derechos individuales de las personas. El “terrorismo de estado”, por el contrario, utiliza las fuerzas de las armas para anular los derechos de los ciudadanos, incluso el derecho a la vida.

El Estado se convierte en “terrorista” cuando hace uso de la tortura, oculta información, crea un clima de miedo e inseguridad, margina al Poder Judicial, produce incertidumbre en la familias y conduce deliberadamente a la opinión pública.

Frente al “terrorismo de Estado”, los ciudadanos se sienten y realmente están, totalmente indefensos y sujetos a la voluntad autoritaria de quienes se apropiaron ilegalmente de la autoridad.

En muchos países latinoamericanos, a través de este “estado terrorista”, se instaló una verdadera maquinaria de exterminio que contó con el aval de los sectores empresariales y terratenientes más poderosos, principales beneficiarios de la nueva situación. Esta alianza entre militares y civiles se propuso disciplinar por completo a la sociedad. Por eso se dispusieron a organizar este tipo de Estado, que de manera sistemática aplicó un plan para aterrorizar al conjunto de la sociedad. La aplicación de esta violencia terrorista les pareció el camino más efectivo para eliminar físicamente a los opositores más tenaces -a los que llamaron “delincuentes subversivos”- y para inmovilizar por el miedo al resto de la población.

El plan “terrorista” consistió en utilizar el uso de la violencia, tanto desde las instituciones públicas como desde estructuras clandestinas, creadas por el propio Estado, para hacer más eficiente la “lucha antisubversiva”. Desde este Estado “semiclandestino” se implementó un plan de tortura y la desaparición forzada de personas. También, en este período, se produjo la prohibición y persecución explícita de toda actividad política, sindical y cultural que a juicio de los dictadores, cuestionara los valores clásicos del sistema. El terror y el miedo lo impregnó todo. La sociedad en su conjunto fue vigilada y reorganizada en su vínculos sociales y privados. El objetivo del “terrorismos de estado” fue reestablecer los valores culturales de autoridad y obediencia trastocados por lo que denominaban “subversión”. Para los militares latinoamericanos, la “subversión” era un término muy amplio y abarcador. Además de los integrantes de las organizaciones políticas opositoras, comprendía a todos aquellos que se oponían a la cultura oficial. De esta manera, eran incluidos dentro del calificativo “subversivo”, todos aquellos que provenían del movimiento beat , el rock, la literatura, el feminismo, etc. Esto funcionaba como un estigma que marginaba a una persona, haciéndole peligrar su puesto de trabajo, profesión y hasta corría peligro su propia vida.

A partir de 1973 Chile y Uruguay comenzaron a sufrir regímenes militares. Mientras en Brasil se consolidaba la dictadura, en Argentina, en marzo de 1976, asumía el control pleno del gobierno una Junta Militar presidida por Jorge Rafael Videla. En Paraguay continuaba la dictadura de Stroessner, que había comenzado en 1954. En Perú fue desalojado del poder el General Velazco Alvarado, por una coalición de sectores conservadores y militares.

En definitiva, casi sincrónicamente, todo el sur del continente se encontraba comandado por Fuerzas Militares antipopulares y con un marcado sesgo dictatorial, antidemocrático y conservador. Esta sincronía, se manifestó claramente en lo que se dio por llamar “ plan cóndor ”. Era un común acuerdo entre las dictaduras del sur del continente para pasarse información y evitar que las personas que eran perseguidas por el régimen de un determinado país pudieran exiliarse en un país vecino.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 29/12/2010

El terrorismo en América Latina

por Rosendo Fraga

En América Latina el terrorismo tiene múltiples manifestaciones. Se encuentra la versión clásica, originada en el marxismo de los años sesenta e impulsada por la Revolución Cubana. Las FARC y el ELN en Colombia son los exponentes más importantes. También se encuentra el narco-terrorismo, que tiene en el proceso mexicano la faz más evidente. Por último, se encuentra la vertiente local del terrorismo fundamentalista internacional, que ha tenido en los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA en Argentina sus acciones más resonantes, y tiene como factores de impulso la presencia de grupos de apoyo en la región de la Triple Frontera -un posible foco de propagación- entre este país, Brasil y Paraguay, y la influencia de Irán. Estas manifestaciones coexisten, a veces se relacionan -con la guerrilla clásica y el narcotráfico en Colombia- y hasta podrían enfrentarse por el control de algún área o sector.

Cada una de las tres vertientes es muy diferente. La guerrilla clásica está en retroceso sin lugar a dudas, con la excepción de Colombia y su extensión a otros países de la región o su reactivación en Perú, que es muy limitada. Su ideología ha perdido fuerza y consenso y donde alcanza mayor peso es donde se combina con el narcotráfico como en Colombia. En cambio, el narcoterrorismo está en ascenso. Su ventaja, por el contrario, es la falta de ideología, que le permite negociar con cualquier tipo de poder, a diferencia de lo que sucede con la guerrilla. Tiene además a su favor un flujo de fondos muy importante que le permite aprovechar y aumentar su influencia y poder dentro y fuera de los estados. En cuanto al terrorismo fundamentalista, no tiene en la región la base social que tiene en los países de Medio Oriente y en los países musulmanes de África. Además, los países latinoamericanos no tienen un rol importante en el conflicto de Medio Oriente, por lo cual tienen menos riesgos de ser blanco de este tipo de ataques. Pero cualquier embajada occidental puede serlo e incluso también cualquier país, como lo pusieron en evidencia los atentados en Buenos Aires de 1992 y 1994. La causa el estado argentino contra funcionarios y ex funcionarios iraníes por el segundo de estos atentados, muestra que la creciente influencia de Irán en la región puede transformarse en un factor que potencie el accionar de esta vertiente.

La mejor forma de combatir las tres vertientes con que actúa el terrorismo en América Latina es fortalecer el estado en todas sus dimensiones. Ante todo, una mejor calidad de la educación y la salud pública da el marco social adeudado para el combate eficaz contra el terrorismo. El instrumento fundamental de una lucha eficaz contra el terrorismo es tener una justicia, policía y servicios de inteligencia eficaces. La cooperación con otros estados y el uso de la capacidad de las Fuerzas Armadas cuando lo sea necesario, son otras condiciones necesarias para el éxito de la lucha contra el terrorismo en el mundo y en la región.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 29/12/2010

Murió Massera: Un símbolo del terrorismo de Estado

09/11/10 Ideólogo y ejecutor de los crímenes de la última dictadura, fue condenado en 1985. Tenía 85 años. Nunca se recuperó de un derrame cerebral que sufrió en 2002.

Por GUIDO BRASLAVSKY - LUCIO FERNÁNDEZ MOORES

A los 85 años murió ayer el ex jefe de la Armada, Emilio Eduardo Massera. Integrante de la Junta Militar que asaltó el poder el 24 de marzo de 1976 y uno de los máximos responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura que se extendió hasta 1983, como jefe naval Massera acumuló un poder excepcional y fue dueño de la vida y de la muerte durante el terrorismo de Estado.

Su fallecimiento se produjo por un “paro cardiorrespiratorio no traumático” a las cuatro de la tarde en la habitación 602 del Hospital Naval, situado frente al Parque Centenario, donde había sido internado el 19 de abril a causa de un nuevo accidente cerebrovascular. Massera había tenido un derrame cerebral que lo dejó al borde de la muerte en diciembre de 2002, en momentos en que cumplía prisión domiciliaria con tres prisiones preventivas en sendas causas por robo de bebés y de bienes de desaparecidos.

Nunca se recuperó y quedó postrado , a punto que aún habiendo sido anuladas las leyes de perdón y declarado inconstitucional el indulto con que lo benefició el ex presidente Carlos Menem en 1990, la Justicia declaró a Massera insano, incapaz de afrontar un juicio penal. Las causas en su contra fueron suspendidas.

Massera estaba en sala común en un ala del sexto piso , que está reservada para atender a los marinos condenados y procesados por crímenes aberrantes que tuvieron epicentro en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el centro clandestino montado bajo su supervisión y por donde pasaron cientos de desaparecidos, muchos de ellos, arrojados adormecidos al mar en los “vuelos de la muerte”.

Ese sector del hospital tiene custodia del Servicio Penintenciario Federal, que regula y habilita las visitas. Allí han estado por temas médicos represores como Jorge “Tigre” Acosta o Alfredo Astiz; ayer estaban internados entre otros dos marinos imputados en la causa ESMA, Alberto González y Pablo García Velasco.

Un testigo presencial relató a Clarín que “a eso de las cuatro hubo un revuelo en el piso y el Servicio Penitenciario hizo desalojarlo. Supimos que se acababa de morir Massera”. Según contó, “hace un mes tuvo otro ACV y después de media hora lograron sacarlo. Estaba ya muy debilitado y el desenlace no sorprendió a los médicos”.

Un rato más tarde el jefe de Clínica Médica del Hospital, capitán de navío médico Rubén Venerus, confirmó la muerte y explicó que Massera había sufrido “varios episodios”cerebrovasculares, el último en abril que determinó su internación. A esa hora el cuerpo seguía en la habitación. Poco después la Justicia habilitó a los dos hijos a que dispusieran de los restos.

Un vocero de la Armada explicó a Clarín que la fuerza no iba a tener ninguna intervención en el funeral ya que Massera era un ex almirante -no un marino retirado- tras haber sido destituido en la sentencia del Juicio a las Juntas en 1985. Ocasión en que recibió la pena de reclusión perpetua. Voceros del Ministerio de Defensa igualmente consultados dijeron que no tenían “nada para decir”.

Massera fue designado jefe naval por Juan Perón en 1974. El golpe de 1976 traía implícita la decisión de exterminio, con los métodos del terrorismo de Estado, de los restos de la guerrilla y de lo que se interpusiera con el rumbo económico que iba a trazar el ministro José Martínez de Hoz. La Armada de Massera disputó el poder dictatorial al Ejército, que por primera vez en los golpes del siglo aceptó el reparto del 33 por ciento, para atenuar las responsabilidades en el baño de sangre que se avecinaba. Aunque se retiró en 1978, el ex almirante dejó por lustros su impronta en la Armada.

Su ambición política lo llevó a fundar un partido con el que soñaba ser electo con votos de un sector del peronismo. En ese proyecto hizo trabajar de esclavos a prisioneros de la ESMA que lograrían sobrevivir.

“Un personaje florentino” , lo definió el fallecido periodista Claudio Uriarte, autor de la biografía “Comandante Cero”. El nombre “de guerra” que adoptó Massera cuando encabezó “operativos” y mandaba en los centros de la muerte.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 29/12/2010

TERRORISMO DE ESTADO EN COLOMBIA. El caso de los falsos positivos por Carlos Wladimir Gómez Cárdenas

Octubre 9, 2010 por colombiadesdeafuera

Colombia es un país que sufre complejos fenómenos políticos, sociales y económicos que han venido confeccionando un contexto cada vez más distante de lo que puede llegar a ser una sociedad democrática. Dentro de los fenómenos políticos relacionados con el conflicto armado en la última década llama poderosamente la atención el fenómeno de los falsos positivos.

Como se sabe se denomina falsos positivos (ejecuciones extrajudiciales) a las operaciones militares que entregan como resultado bajas de supuestos guerrilleros o paramilitares muertos en combate. Falsos en la medida en qué las bajas no son personas que hacen parte de algún grupo al margen de la ley sino campesinos, habitantes de la calle, trabajadores informales, entre otros.Y positivos ya que ésta es la terminología que utiliza las Fuerzas Armadas de Colombia para referirse a un éxito operacional.

Aunque esta problemática se profundiza con la política de seguridad democrática del último gobierno, tiene sus inicios en gobiernos precedentes, deslegitimando el accionar de la Fuerza Pública y convirtiéndose en una práctica sistemática de terrorismo de Estado en Colombia.

El terrorismo de estado como categoría conceptual

La historia del Estado Nación ha sido la historia del terrorismo de Estado contra la Nación. Un Estado cuyos atributos de modernidad se relacionan con una territorialidad y un uso del poder exclusivo o monopólico de la violencia física sobre una población en particular.

Las diversas visiones liberales sobre el Estado conciben como elemento central de los actuales ordenamientos políticos dicho uso exclusivo de la coerción física. El monopolio de los medios de coerción es un atributo sin el cual no podríamos hablar de orden político en la modernidad.

Precisamente las diversas prácticas y consecuencias del uso discrecional de la fuerza física nos permite ubicar al terrorismo de Estado como categoría conceptual útil para entender lo ilegitimo e ilegal del manejo de los medios de coerción a través de la historia del Estado contra la Nación.

En estos términos, el terrorismo de Estado debe ser entendido como el empleo sistemático y masivo de métodos violentos físicos o simbólicos, ilegítimos, ilegales y antihumanistas por parte de un gobierno con el propósito de inducir el miedo dentro de una población civil determinada para alcanzar objetivos sociales, políticos, económicos o militares. (Bayer, Borón y Gambina, 2010)

Dichos métodos son el uso de la violencia o coerción física, la coacción o persecución ilegítima, el secuestro, la tortura, la amenaza, la extorsión, las chuzadas telefónicas (escuchas ilegales), las estigmas dirigidas, las detenciones arbitrarias, los montajes judiciales, los atentados, los allanamientos, la desaparición forzada, el desplazamiento forzado, el genocidio y el asesinato o ejecución extrajudicial (falso positivo) por parte de miembros de fuerzas estatales tales como las policiales, las militares o incluso paraestatales como las paramilitares.

Definido de esta manera el terrorismo de Estado aparece como una categoría conceptual y analítica útil para comprender en tanto describir y explicar las diversas prácticas del ejercicio del poder público en los actuales ordenamientos políticos. Dicho ejercicio en muchas ocasiones raya con la legitimidad y legalidad de un régimen definido hoy por hoy normativamente como democrático. Para entender entonces por qué el ejercicio del poder público tiende a perseguir intereses minoritarios muchas veces en contra de la propia integridad física, personal y moral de los miembros de una comunidad política se hace necesario emplear esta categoría como orientadora de los debates alrededor del uso o mejor abuso del poder público en las actuales democracias .

El terrorismo de Estado en Colombia

Durante su historia reciente Colombia ha sufrido la peor de las tragedias humanitarias: la guerra. Como consecuencia de dicha tragedia se ha instaurado el terrorismo como política de Estado. La violación sistemática de derechos humanos en nuestro país se inscribe dentro de dicha política de terrorismo de Estado. En este marco el alcance y la profundidad de las violaciones de los derechos humanos en Colombia exceden de lejos cualquier experiencia de dictadura militar en América latina.

Evidencia de este complejo marco son los más de 50. 000 desaparecidos; 10% de su población desplazada; más de 150. 000 homicidios y una gran destrucción de las comunidades (18 pueblos indígenas al borde del exterminio; sectores populares como campesinos, movimientos sociales, sindicalistas y defensores de derechos humanos son víctimas de crímenes continuos) como panorama general de degradación de los derechos humanos en el marco de una política de terrorismo de Estado en Colombia durante las últimas décadas. (Rivas, Sánchez y Cepeda, 2009)

La infraestructura del terror totalitario instaurada en Colombia con el apoyo de las grandes potencias mundiales se encuentra configurada bajo un andamiaje de gobierno por decreto presidencial que suspende todas las garantías constitucionales; una red de policía secreta a escala nacional; 1,6 millones de confidentes o informantes; miles de campesinos reclutados a la fuerza y obligados a actuar como colaboradores militares locales (Programa Soldados de Mi Pueblo) en 500 de los 1. 096 municipios de Colombia; 30. 000 miembros de los escuadrones de la muerte formados y armados por el propio Ejército Nacional; 300. 000 miembros activos del ejército, el DAS (Departamento Administrativo de Seguridad); milicias privadas de terratenientes, banqueros y directivos empresariales que incluyen agencias privadas de seguridad que superan el número de 150. 000 pistoleros. (Calvo Ospina, 2007: 295 y ss.)

Esta infraestructura del terror usa la violencia física, la coacción ilegítima, el secuestro, la tortura, la amenaza, la extorsión, las chuzadas telefónicas, las estigmas dirigidas, las detenciones arbitrarias, los montajes judiciales, los atentados, los allanamientos, la desaparición forzada, el desplazamiento forzado, el genocidio y el asesinato o ejecución extrajudicial como prácticas sistemáticas en contra de la población civil en Colombia.

En relación a esta última práctica de ejecución extrajudicial ha existido una enorme preocupación durante los últimos años por parte de Organizaciones defensoras de Derechos Humanos y de la propia ONU. A septiembre de 2009, la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía General de la Nación había asumido la investigación de 1. 273 casos, con un total de 2. 077 víctimas (122 de ellas mujeres y 59 menores de edad) en 29 departamentos. Estas cifras confirman que las ejecuciones extrajudiciales no corresponden a hechos aislados. (ONU, 2010: 10)

Evidenciando la magnitud de la problemática aparecen las cifras publicadas por el Observatorio de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos. Durante el último gobierno (2002 – 2008), 1. 190 personas fueron víctimas de violaciones al derecho a la vida a manos de agentes estatales (235 por desaparición forzada y 955 por ejecuciones extrajudiciales). (OO.DD.HH. Y DH, 2007 y 2008)

Sin embargo, habría que advertir que esta lesiva práctica no fue utilizada únicamente por el último gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Durante los años 1997 – 2002 (Gobierno Pastrana) se registraron 635 violaciones al derecho a la vida cometidas por agentes estatales (58 desapariciones forzadas y 577 ejecuciones extrajudiciales), lo cual deja en claro una sistematicidad en la práctica violatoria del derecho a la vida perpetradas directamente por agentes del Estado. (OO.DD.HH. Y DH, 2007)

Los “falsos positivos” como práctica de terrorismo de Estado

Los falsos positivos generaron en el año 2008 un escándalo mediático de alcance internacional que causó la expulsión de 27 oficiales del ejército (entre ellos tres generales) y la dimisión del propio Comandante del ejército, General Mario Montoya, quien había sido relacionado con violaciones de derechos humanos. En la actualidad la Fiscalía General de la Nación está investigando unas 2. 000 ejecuciones extrajudiciales que al parecer fueron cometidas directamente por miembros de las fuerzas de seguridad del Estado Colombiano. (AI, 2010)

Dentro del gobierno Uribe los meses más críticos en materia de ejecuciones extrajudiciales fueron los 18 meses transcurridos entre el 1 de Enero de 2007 y el 30 de Junio de 2008. Según los registros de las organizaciones que conforman la Mesa de Ejecuciones Extrajudiciales de la CCEEU, durante este periodo 535 personas perdieron la vida a causa de ejecuciones extrajudiciales directamente atribuibles a la Fuerza Pública. (OO.DD.HH. Y DH, 2008).

Frente a esta cruda realidad ha imperado la impunidad en materia judicial. De los 535 casos registrados en el periodo comprendido entre Enero de 2007 y Junio de 2008, en tan sólo 117 se realizó algún tipo de seguimiento jurídico (judicial o disciplinario) por parte de las organizaciones que conforman la CCEEU (21,9% de los casos). El resto (78,1% de los casos) no existe posibilidad alguna de saber hasta qué punto hayan sido objeto de algún procedimiento de seguimiento judicial o si permanecen en completo olvido de instancias judiciales encargadas de su investigación y esclarecimiento. (OO.DD.HH. Y DH, 2007 y 2008).

¿Por qué ha reinado la impunidad en los casos de falsos positivos? . Las razones aportadas por el Informe MIOEEIC (2008) son contundentes: a) las investigaciones no son asumidas por un tribunal competente e imparcial; b) la competencia judicial para la investigación de las ejecuciones extrajudiciales se inicia desde el primer momento por la jurisdicción penal militar; c) la justicia ordinaria no formula conflicto positivo de competencia, hay situaciones de pasividad y dilaciones indebidas en la tramitación de los procedimientos; d) falta de minuciosidad y de la debida diligencia en las investigaciones; e) habitualmente el levantamiento de los cuerpos es realizado por las mismas unidades militares implicadas en la comisión de las ejecuciones extrajudiciales; f) no se preserva la escena del crimen ni las evidencias o pruebas existentes; g) en la mayoría de los casos no se llevan a cabo necropsias. En los casos en los cuales se realizan, son superficiales e incompletas; h) no se recaudan los testimonios de los testigos, de los familiares y otras personas que puedan contribuir a esclarecer las muertes; i) no se garantiza el acceso a la justicia a los familiares de las víctimas; j) los familiares de las víctimas y los testigos son amenazados para que se abstengan de denunciar o para que desistan de las acciones penales; k) los miembros de la Fuerza Pública implicados en casos de ejecuciones extrajudiciales permanecen en servicio activo. En los casos en los cuales se inician investigaciones no se aplica la medida provisional de suspensión del servicio. (MIOEEIC, 2008)

Por último, en cuanto a la responsabilidad de los hechos, además de los evidenciados vínculos entre grupos emergentes y fuerza pública tras las ejecuciones extrajudiciales se podría vincular un tercer actor externo a la problemática: los Estados Unidos.

El financiamiento militar de los Estados Unidos a Colombia advierte la existencia de vínculos alarmantes entre las unidades militares colombianas que reciben asistencia de los Estados Unidos y las ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte del Ejército colombiano. (FOR, 2010)

Fuente: FOR, 2010.

Según la ONG norteamericana existe una asociación entre el aumento de ayuda militar y el aumento de homicidios denunciados en nuestro país. Los datos aportados en su investigación así lo corrobora (Figura 2 y 4 del Informe FOR, 2010). En este sentido se sugiere revisar vis a vis las dos tablas del Anexo I de su informe: i) Ejecuciones denunciadas por jurisdicción de brigada tras el aumento de la ayuda de los Estados Unidos (EJEs: Ejecuciones Extrajudiciales); versus ii) Ejecuciones denunciadas por jurisdicción de brigada tras la reducción de la ayuda de los Estados Unidos. (FOR, 2010).

Fuente: FOR, 2010.

Bajo este panorama de guerra, muerte, y desolación, propiciado por las propias fuerzas del orden, queda muy difícil pensar en democracia en Colombia. La democracia implica principalmente ejercicio de libertades. Vivir en democracia y estar satisfecho con la misma implica la materialización en su conjunto de todas las libertades humanas. Libertades que en la sociedad colombiana estas siendo agobiadas, maltratadas y con una tendencia proclive a la desaparición de las mismas.

Alejandro Siles Martinez
Ingeniero industrial universidad catol...
Escrito por Alejandro Siles Martinez
el 29/12/2010

Estimado Abraham

Muchas gracias por la invitación, he leido detenidamente tus publicaciones y en verdad es increíble la presión que tienen que soportar nuestros pueblos.
Podemos gastar hojas relatando casos indignantes, de autocratas, que no saben vivir en democracia, no respetan a los pueblos y se creen dueños de la verdad. Estos están en las dos trincheras, que tradicionalmente vienen enfrentándose, preocupados de intereses secundarios, sin importarles que entre los dos fuegos hay un pueblo que no le interesa ser representado por las partes enfrentadas, ajeno a discusiones doctrinarias y haciendo malabares para subsistir, tanto ellos como su entorno cultural.
Es difícil, poner en una balanza, para definir cual de las dos partes es la peor. La que quiere destruir el sistema, argumentando ser dueños de la verdad o los que juegan al sistema para usufructuar, indebidamente de la maquinaria del mismo. Nos estamos acostumbrando a escoger los males menores, a conformarnos, peor aun a no considerarnos parte del sistema.
Ejemplo de lo que comento lo apreciamos en el Perú, en el que la base sobrepasa a las diligencias, las primeras tomas de carreteras no fueron convocadas por las clases políticas, la insurgencia civil es la mayor protesta de los pueblos, lamentablemente en estos casos se pierde el sentido de la protesta y profesionales en el manipuleo de masas, aprovechan la confusion para intereses propios y no del pueblo.
El terrorismo de la indiferencia de la clase profesional, es mas dañino y mas dificil de combatir que el terrorismo de estado o el de los "terroristas" , ambos grupos amantes de la violencia tratan de imponer sus ideas y son combatibles, sus trincheras se pueden identificar, pero el tercer tipo de violencia, el dado por la indiferencia es el mas dañino y esta bien camuflado.

En mis viajes, de trabajo, al interior del país, veo cada vez mas frecuentemente la participación de los pobladores, de municipios secundarios, en temas de desarrollo local. En alianza con sus autoridades locales, programan su desarrollo y proyectan la posible solución a la satisfacción, por ahora de sus necesidades básicas, el pueblo no qiere asistencialismo ni limosna, quiere la oportunidad de hacer conocer y poner a valor, tanto su produccion, como sus usos y costumbres. Esto lo lograremos reforzando la institucionalidad en nuestros paises.

El refuerzo y puesta a valor de la institucionalidad, tanto publico como privada, en el interior del pais, nos va a asegurar un pueblo fortalecido, asociativamente, por sus instituciones, tanto comunnales, distritales, regionales y por ultimo nacionales. Debemos reconstruir desde los cimientos a las institucioenes, tan caidas a menos, en base a la recuperacion del orgullo de los territorios, que junto con el los demas pueblos, forman el orgullo nacional. Las instituciones tienen el valor que los pueblos les quieran dar y han estado socabadas por la indiferencia y la violencia.

Muchas gracias


Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 29/12/2010

Hola Alejandro; como conocedor de las inquietudes de los provincianos dentro de nuestro país, no se acepta ya la intervención de partidos políticos para efectuar reclamos sobre normas y leyes que afectan a poblaciones andinas y de la selva, vemos el caso de Bagua por ejemplo, que se dieron muertes insulsas, por la negativa del gobierno de comunicar anteladamente sobre proyectos de inversión en sus territorios, error o desinterés, cualesquiera que fuera el caso, hubo muertos, Mercedes Cabanillas como Ministra del Interior no asume responsabilidad política sobre estos hechos, lo mismo que no asumen responsabilidades los generales Hidalgo y otros; al Gnral. Hidalgo incluso estando investigado por Inspectoría de la PNP, le otorgan el cargo de Ministro del Interior, los favores políticos se ven descaradamente, así cómo la pérdida de los Petro-Audios ¿Cómo queda Jorge del Castillo en este juicio?

Terrorismo de Estado, con el APRA no es de llamar la atención.

Gracias por tu comentario amigo, espero que continúes plasmando tus ideas.

Un abrazo.

Rene
Escrito por Rene
el 01/01/2011

Hablando de terrorismo miren los ancianitos mimado y protegidos por el gobierno de los EE. UU.

Posada Carriles pide permiso a EEUU para levantar prohibición que le impide montar aviones

28 Diciembre 2010
Orlando Bosch y Luis Posada Carriles celebran en Miami la publicación del libro de "memorias" de Bosch. Ambos son los autores intelectuales de la voladora de una avión civil cubano que cost

Orlando Bosch y Luis Posada Carriles celebran en Miami la publicación del libro de "memorias" de Bosch. Ambos son los autores intelectuales de la voladura de una avión civil cubano que costó la vida a 73 personas en 1976.

Colaboradores del terrorista Luis Posada Carriles están solicitando dinero para alquilar un avión en el que trasladarlo con su equipo legal a El Paso, donde tendrá lugar un juicio en su contra por perjurio, si el gobierno de los Estados Unidos le autoriza a volar, afirma hoy un blog en Miami .

Luis Posada Carriles no puede subirse a un avión en los Estados Unidos. Su nombre está incluido en la “ No Fly List “, una lista creada por el Centro de Detección de Terroristas (Terrorist Screening Center, TSC) que incluye a personas “sospechosas de atentar contra una aeronave”.

La abogada Rhonda Anderson -del equipo legal de Posada Carriles- confirmó al New York Times el 10 de mayo de 2007 que Posada Carriles integra la “ No Fly List “.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 03/01/2011

La memoria y el olvido

Por Elías Padilla Ballesteros

El Terrorismo de Estado


1. Algunas definiciones del concepto de Terrorismo de Estado

Existen pocas definiciones de este concepto, sin embargo, en los últimos años, a partir de las sistemáticas violaciones de derechos humanos ocurridas en diversos países del mundo y en especial en América Latina bajo dictaduras militares, dicho concepto ha comenzado a definirse en el campo de los derechos humanos.

También es cierto que el terror utilizado por parte del Estado no es algo nuevo en la historia de la humanidad, ya que éste ha sido aplicado desde los orígenes por dicha institución. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, surge la idea de que los horrores y el holocausto cometidos por la máquina del Estado nazi, nunca más volverían a repetirse.

Toda la humanidad parecía haber comprendido las lecciones de la última gran guerra, más aún cuando un gran número de naciones de todos los continentes, había firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas en el año1948. Entonces, resulta sorprendente que el Estado, que por principio debe velar por la seguridad de las personas de la nación, nuevamente se convierta en una máquina de terror. Eso es lo que ha pasado en algunos países de América Latina, a partir de la instauración de dictaduras militares, que bajo la ideología de la Doctrina de la Seguridad Nacional, fueron aplicando, en la práctica, diversas formas de terror.

Así, la desaparición forzada de personas corresponde a la expresión más perfecta y siniestra del terrorismo de Estado, constituyendo a la vez la violación de derechos humanos más flagrante y global que se conozca.

Aunque los estudios sobre el tema en la actualidad han suscitado bastante interés por parte de investigadores de diversos campos, dichos trabajos se han circunscrito fundamentalmente a las acciones de grupos o individuos. En efecto, el terrorismo ha sido considerado como un fenómeno clásico, utilizado muchas veces en la historia y considerado como la forma más violenta de guerra sicológica, pero se le ha examinado más a nivel de acciones individuales o de grupos que a nivel de acciones de Estado.

Recientemente, desde el campo de los derechos humanos, ha surgido interés en el estudio del fenómeno del terrorismo de Estado principalmente por las consecuencias nefastas, en vidas humanas, que éste ha ocasionado en diversas naciones, en especial en países del Tercer Mundo. Entre los investigadores figuran personalidades como Noam Chomsky, lingüista norteamericano, quién ha señalado que generalmente

"se considera al problema del terrorismo internacional como uno de los más serios en la actualidad, razón por la cual debe ser abordado de manera urgente por los Estados civilizados ". (39)

Noam Chomsky plantea que no existe desacuerdo en cuanto a la definición de "terrorismo". El término se refiere a la amenaza o al uso de la violencia:

  • Por lo general con fines políticos,

  • En contra de civiles no-combatientes.

Para una definición más precisa podemos aceptar el Código Penal de Estados Unidos, que define el "acto de terrorismo" como una actividad que:

"a. Abarca un acto violento o un acto peligroso para la vida humana que constituye una violación de las leyes criminales de Estados Unidos o cualquier Estado, o que hubiera sido una violación criminal si hubiese sido cometida dentro de la jurisdicción de Estados Unidos o cualquier Estado;

b. Parece tener el propósito de:

  1. Intimidar o ejercer coerción sobre la población civil;

  2. Influir la política de un gobierno por medio de la intimidación o la coerción; o

  3. Afectar la conducta de un gobierno por medio del asesinato o el secuestro." (40)

Según Noam Chomsky existen diferentes variedades de terrorismo:

  • El terrorismo internacional, cuando el acto o las actividades de apoyo implican cruzar fronteras nacionales.

  • El terrorismo a gran escala (wholesale terrorism), dirigido contra grupos grandes.

  • El terrorismo a pequeña escala (retail terrorism), enfocado hacia los individuos.

  • Terrorismo de Estado.

  • Terrorismo individual.

Los dos últimos, el terrorismo de Estado y terrorismo individual dependen de la fuente de planeación y operación; o puede ser una combinación de ambos, cuando el terrorismo individual opera bajo las órdenes del Estado o bajo su dirección y apoyo. El autor considera que en torno al tema del terrorismo, la preocupación principal la constituyen los casos más serios: "el terrorismo a gran escala, dirigido generalmente por Estados o sus agentes, dentro de sus propias fronteras o fuera de ellas ". (41)

William Schulz, investigador en sociología, señala que "si bien el terrorismo de Estado es tan viejo como la sociedad de clases misma, y pese a que constituye uno de los principales modos de operación de muchos Estados nacionales contemporáneos, no ha sido bien analizado. Muchos de los aspectos y legalidades de este siniestro fenómeno están por investigarse o requieren de un estudio más profundo ". (42)

Este autor señala que una investigación histórica sobre las diferentes formas del terror de Estado sería de gran interés.

"Las razones por las cuales una élite en el poder decide dar preferencia a determinadas formas de terror sobre otras (por ejemplo, la crucifixión en lugar de la lapidación, la ejecución pública en vez de la no pública, la "desaparición" de personas con mayor frecuencia que el "tradicional asesinato político", el uso de clínicas psiquiátricas en sustitución de las cárceles) conduce a otro aspecto importante del tema, a saber: la psicología política del terrorismo de Estado." (43)

William Schulz plantea que el estudio del terrorismo de Estado merece una investigación más profunda del carácter represivo de un sistema social de clases. Señala que el carácter represivo se ejerce fundamentalmente en tres niveles estructurales, a saber:

El primer nivel pasa por la estructura socioeconómica, mediante las relaciones sociales y económicas imperantes. A dicha forma de violencia estructural o sistémica, se le llama opresión. Algunos ejemplos de esta violencia estructural, según William Schulz, son: la muerte diaria de decenas de miles de niños por desnutrición en los países capitalistas del Tercer Mundo, el analfabetismo, el desempleo, la falta de seguridad social, de vivienda, la violencia machista contra las mujeres, la discriminación racista de minorías étnicas y sociales.

El segundo nivel de ejercicio de la represión sistémica en una sociedad es la represión "ordinaria" del Estado, es decir, la actividad represiva que se requiere para cumplir con determinadas funciones públicas, tanto de carácter clasista como de interés general, y que se ejecuta conforme al derecho nacional e internacional.

El tercer nivel de represión estructural es la violencia que perpetra el Estado en violación de las normas del derecho nacional e internacional. (44)

Este autor plantea que la represión ordinaria y el terrorismo de Estado constituyen un medio económico directo o no de apropiación de riqueza por parte de una minoría dominante. Así, el terrorismo de Estado y la represión ordinaria pueden utilizarse dentro de dos contextos diferentes:

a. Para la defensa de un sistema establecido de producción y apropiación, esto incluye proyectos de reestructuración o modernización de la economía, la instalación de regímenes fascistas, las dictaduras militares, la "desestabilización" de otros países o el uso de la "contrainsurgencia".

b. Para la expansión de determinadas relaciones de producción, o su creación en áreas donde no existían, como sucedió durante el colonialismo o en el proceso de la "acumulación originaria del capital". (45)

De tal manera, según William Schulz, la intensidad con que se utilizan las dos formas de represión sistémica depende de la naturaleza y dimensión de la amenaza a la cual se ve expuesto el sistema clasista establecido.

Obviamente una élite en el poder recurre a métodos terroristas cuando su sistema de represión ordinario y, por supuesto, sus controles hegemónicos, son ineficaces para neutralizar la amenaza. (46) No obstante, es importante subrayar, según William Schulz que:

"... La élite en el poder reacciona ante una amenaza conforme a la percepción que tenga de ella. Esto explica por qué el terrorismo de Estado es usado a veces de manera "excesiva", es decir, por encima de las necesidades o intereses objetivos de las clases dominantes que los emplean; y, así mismo, por qué se aterroriza a grupos sociales, políticos o religiosos que objetivamente no constituyen ninguna amenaza real para el sistema." (47)

Según William Schulz, el terrorismo de Estado puede operar de dos maneras:

  • Directamente, por medio de agencias del Estado mismo;

  • Indirectamente, mediante la utilización de entidades sustitutas (proxy entities) tales como otros Estados o grupos o individuos. (48)

Otro punto de vista y complementario al anterior se encuentra en Miguel Bonasso que define el "terrorismo de Estado" para distinguirlo del "terrorismo" a secas que involucra a grupos o individuos que carecen precisamente del poder represivo del Estado y utilizan la violencia indiscriminada para expresar su oposición a ese poder y tratar de desestabilizarlo." (49)

Miguel Bonasso indica, desarrollando la definición de terrorismo de Estado:

"se usa esta denominación para demarcar un modelo estatal contemporáneo que se ve obligado a transgredir los marcos ideológicos y políticos de la represión "legal" (la consentida por el marco jurídico tradicional) y debe apelar a "métodos no convencionales", a la vez extensivos e intensivos, para aniquilar a la oposición política y la protesta social, sea ésta armada o desarmada." (50)

Según Miguel Bonasso se deducen dos definiciones:

"El terrorismo de Estado es siempre de origen conservador y, por lo tanto antagónico a los intereses históricos de los sectores populares. Aunque alguna vez haya sido perpetrado bajo consignas revolucionarias, como pudo ser en el caso del régimen de Pol Pot en Camboya.

"El terrorismo de Estado es siempre vergonzante, porque siempre está atrapado en la misma contradicción: debe difundir sus practicas más crueles y aberrantes para generalizar el terror y asegurar la dominación pero debe, al mismo tiempo, negar su autoría para no transgredir las normas jurídicas internas e internacionales que aseguran -en teoría- el respeto a los derechos humanos." (51)

Cabe puntualizar de que no es tan cierta la idea de que el terrorismo de Estado es siempre utilizado por regímenes conservadores. El período estalinista en la ex-URSS y en otros países de Europa del Este, demuestra que allí también se utilizó la maquinaria del Estado terrorista no sólo en contra de opositores, sino que también contra disidentes que participaron del proceso revolucionario.

Más adelante, Miguel Bonasso señala también que "aún cuando es aplicado mayoritariamente por dictaduras militares, establecidas precisamente para desplegar el sistema terrorista con mayor eficacia y sin ningún tipo de controles periodísticos o parlamentarios, el "terrorismo de Estado" se presenta como el último bastión del "sistema democrático" y del "mundo libre ". (52)

Los regímenes militares que lo aplican –particularmente en América Latina– tienden a mostrarlo como transitorio, como etapa cruel pero necesaria, que antecede al retorno de la "Constitución y la Democracia." (53)

Ernesto Garzón, jurista español, analiza el

"concepto de terrorismo de Estado" desde el punto de vista de su legitimidad fáctica y de su ilegitimidad ética. Define el concepto de terrorismo de Estado como el ejercicio del poder estatal caracterizado por:

–La afirmación de la existencia de una "guerra vertical" con un enemigo infiltrado en todos los niveles de la sociedad, que suele actuar como agente de una confabulación internacional, cuya finalidad es la eliminación de valores aceptados como absolutos por quienes detentan el poder.

–La delimitación imprecisa de los hechos punibles y eliminación del proceso judicial para la determinación de la comisión de un delito.

–La imposición clandestina de medidas de sanción estatal prohibidas por el orden jurídico oficialmente proclamado (torturas y homicidios, entre otros).

–La aplicación difusa de medidas violentas de privación de la libertad, la propiedad o la vida, prescindiendo en muchos casos, de la identidad del o de los destinatarios de las mismas y de los actos u omisiones de los que pueden ser responsables; la aplicación de la violencia a víctimas inocentes contribuye precisamente a reforzar la "eficacia" del terror.

La conjunción de estas características permite formular la siguiente definición de terrorismo de Estado:

"El terrorismo de Estado es un sistema político cuya regla de reconocimiento permite y/o impone la aplicación clandestina, impredecible y difusa, también a personas manifiestamente inocentes, de medidas coactivas prohibidas por el ordenamiento jurídico proclamado, obstaculiza o anula la actividad judicial y convierte al gobierno en agente activo de la lucha por el poder." (54)

Según Ernesto Garzón, la definición de terrorismo de Estado puede ser completada y explicitada haciendo referencia a sus elementos funcionales más importantes desde el punto de vista institucional. El terrorismo de Estado requiere:

a. Una cierta organización ideológica cuya base es un dogma, una idea que vale como pauta absoluta, incuestionable, y que sirve de excusa o justificación para la destrucción de todo aquello que se oponga a ella. Tal fue el papel de la llamada "Doctrina de Seguridad Nacional".

b. Un equipo eficaz de propaganda que justifique y argumente las medidas aplicadas y contrarreste y estigmatice posiciones contrarias.

c. Disciplina interna de las organizaciones ideológicas: eliminación de la capacidad de autocrítica de los miembros de la organización encargada de aplicar las medidas coactivas a través de algunos mecanismos de "disciplina interna". (55)

Según Ernesto Garzón entre los argumentos que son utilizados para excusar o justificar la aplicación de aquellas medidas que justamente son definitorias de terrorismo de Estado, se cuentan las siguientes:

a. El argumento de la eficacia. La imposición del "terror estatal" es la forma más eficaz para combatir el terrorismo urbano y/o rural.

b. El argumento de la imposibilidad de identificación del "terrorista". Ello exige la aplicación difusa de medidas de coacción.

c. El argumento de la simetría de medios de lucha. La respuesta cabal al "terrorismo indiscriminado" es el reforzamiento del monopolio de la violencia estatal a través de medios equivalentes a los que utiliza el "terrorista urbano y/o rural".

d. El argumento de la distinción entre ética pública y ética privada. En el campo de la política, desde el punto de vista ético, a diferencia de lo que sucede en el ámbito de las acciones privadas, lo decisivo para juzgar el comportamiento de quienes detentan el poder es el resultado alcanzado. Si el resultado logrado por la vía del terrorismo de Estado es la paz, se obtiene así el fundamento necesario para una verdadera "sociedad democrática".

e. El argumento de la inevitabilidad de consecuencias secundarias negativas. El fin que persigue o la imposición de medidas difusas y clandestinas de represión es la paz y la seguridad. Que como efecto secundario ello implique la destrucción de vidas humanas es algo perfectamente justificable si se recuerda la "teoría del doble efecto", sustentada por los escolásticos.

f. El argumento de las "elecciones trágicas". "El terrorismo urbano y/o rural" coloca al Estado frente a una situación que podría ser calificada como de "elección trágica": si no se da respuesta al terrorismo de una manera eficaz, se pone en peligro la existencia misma del Estado; por otra parte, una respuesta eficaz exige la aplicación de medidas al margen de la legalidad.

g. El argumento de la primacía de los valores absolutos. Existen valores político-sociales que tiene una validez absoluta e incondicional. Su realización es condición necesaria para la felicidad y el bienestar de la sociedad. Quienes se oponen a ellos... Se convierten en enemigos irreconciliables del orden social, y, por tanto, su eliminación está justificada. (56)

Finalmente E. Garzón indica que:

"El terrorismo de Estado no puede ser nunca una forma permanente de gobierno. Así lo reconocen también quienes lo propician o practican cuando subrayan el carácter transitorio de este tipo de sistema como etapa preparatoria para una "democracia verdadera". Desde el punto de vista ético, postular el "aullido gubernamental" como vía para el afianzamiento de la democracia es tan inaceptable como propiciar la muerte intencional de inocentes para amedrentar a los culpables reales o probables." (57)


Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 03/01/2011

El terrorismo de Estado en America Latina

Una de las características comunes de la historia contemporánea en América Latina es el hecho de que existen profundas desigualdades e injusticias sociales en grandes sectores de la población. Esta situación ha provocado grandes tensiones y conflictos sociales permanentes. Probablemente, esta constatación, junto al impacto político de la revolución cubana en la región y el contexto internacional de "guerra fría" fueron algunos componentes que configuraron una nueva visión del papel del Estado y de las Fuerzas Armadas en el continente.

El miedo atroz a los cambios sociales, a los movimientos populares, a la "amenaza comunista" fueron creando un clima de inseguridad (en muchos casos artificial y ficticio) en las clases dominantes de América Latina que las condujo a otorgar mayores cuotas de poder a instituciones militares y policiales que aseguraban el mantenimiento del "orden vigente" y el "status quo".

Situaciones de inestabilidad política e institucional, reflejando a veces una crisis del sistema democrático, no son excepcionales en el continente. Se conoce, por ejemplo, la intervención en política de los militares mediante golpes de Estado y cuartelazos desde el inicio del período repúblicano.

La "cultura de la pobreza", la dependencia económica y política de las grandes metrópolis imperialistas, la no resolución de los problemas sociales de los sectores más débiles y marginados de la población, la imposibilidad de cambios sociales, van creando las condiciones del enfrentamiento social y político.

Otra particularidad aparece a finales de la década de los 60 con el desarrollo de poderosos movimientos sociales de carácter popular y reivindicativo que en muchos casos cuestionaban el poder establecido y se presentaban como proyectos políticos alternativos. El caso del gobierno de la Unidad Popular en Chile, del Presidente Allende, es un claro ejemplo.

De tal manera, la irrupción del conflicto social y político en diversos ámbitos de la sociedad lleva a situaciones de polarización de fuerzas. La respuesta de los sectores dominantes no será el diálogo ni la búsqueda de salidas de consenso. La solución será la represión política.

Esta represión tendrá características totalmente diferentes. No será la represión tradicional, salvaje de antaño. La represión debe ser distinta. Primero, porque ya no causa mucho efecto la forma tradicional, y segundo, porque el movimiento popular también responde, en algunos casos, con formas de violencia.

Se requiere un nuevo tipo de represión, nuevos métodos y técnicas, más eficaces y sistemáticos. En definitiva, una nueva concepción de la represión para hacer frente a los conflictos sociales. Así se recurre a la estrategia de la contrainsurgencia y la Doctrina de la Seguridad Nacional como un auxiliar ideológico que justifica teoricamente la necesidad de la "seguridad" y la preparación para la guerra en contra del "enemigo interno".

Para cumplir con estos objetivos, se agregan otros elementos, tales como:

– Estructurar las Fuerzas Armadas de acuerdo con los nuevos principios. En la preparación militar para un eventual conflicto, se dará mayor énfasis a la lucha contra un "enemigo interno" que contra un enemigo externo.

– Las situaciones de conflicto o guerra no serán asumidas exclusivamente en el plano militar. Hay que combatir en todos los frentes y con todas las formas de lucha, ya que la "guerra es total". Aquí, la guerra psicológica y la utilización del terror desempeñan un papel fundamental.

Por consiguiente, con la ineficacia de los tradicionales métodos de represión, con esta nueva visión de neutralizar y reprimir los conflictos sociales, con un nuevo papel para el Estado y las Fuerzas Armadas, con la incorporación de la ideología de la Seguridad Nacional, con la preparación militar para oficiales latinoamericanos en escuelas internacionales de contrainsurgencia, va surgiendo algo nuevo.

De este modo, se han configurado todos los elementos y condiciones para comprender la razón y la lógica, por la cual algunos gobiernos, civiles o militares, han aplicado determinadas formas de terrorismo de Estado, constituyendo la desaparición forzada de personas, la expresión más perfecta y acabada.

Delimitando el concepto de terrorismo de Estado aplicado a las experiencias de gobiernos que utilizaron estos métodos de represión política en América Latina y que tomaron como base la ideología de la Doctrina de Seguridad Nacional, en una investigación sobre el tema, Alvaro Del Barrio Reyna y José León Reyes señalan:

"El terrorismo de Estado constituye el aspecto más notorio de la Doctrina de la Seguridad Nacional, traducido en un total desconocimiento del derecho a la vida y de la libertad personal, en torturas y desaparecimientos cometidos con el alegado motivo de la lucha contra la subversión. La honda ilegitimidad que suponen las distintas características de la ideología de la Seguridad Nacional, conducen a sus adeptos y ejecutores prevalidos del poder total, a una situación de hipocresía y clandestinidad. Adoptan el sigilo, la nocturnidad, el ataque por sorpresa, las prácticas delictivas; la infracción del propio orden jurídico que en las horas de luz dicen defender y que, en todo caso no se atreven a suprimir.

El terrorista estatal es aún más execrable que el terrorista extraestatal, al precaverse del aparato del Estado para delinquir, ocultarse, protegerse o hacerse impune. El tríptico que caracteriza la ideología del terrorismo de Estado es: secreto, clandestinidad e impunidad." (58)



Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 03/01/2011

El terrorismo de Estado en Chile

La utilización de la máquina del Estado para generar represión y terror en Chile comenzó con el advenimiento del régimen militar. Las graves violaciones de los derechos humanos condenadas por Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, Amnistía Internacional y en diversos foros internacionales, demostraron la gravedad de la situación. El campo de violación de los derechos humanos abarcó en Chile. (59) los siguientes elementos:

a. Violaciones del derecho a la vida

  1. Muertes. Diversos tipos de muerte: ejecuciones, con desaparecimiento; por torturas; en supuestos enfrentamientos, homicidios premeditados, por abusos de poder, etc.

  2. Detenidos-desaparecidos

b. Violaciones del derecho a la integridad personal

  1. Torturas. Diversos tipos de tortura: físicas o psíquicas, con aplicación de descargas eléctricas, de tipo sexual, por golpes, aplicación de drogas, quemaduras, inmersiones

  2. Tratos y penas crueles, inhumanas y degradantes

  3. Homicidios frustrados

  4. Heridos y lesionados

c. Violaciones del derecho a la libertad personal

  1. Detenciones arbitrarias. Detenciones individualizadas y selectivas, en manifestaciones, en allanamientos masivos, secuestros

  2. Presos políticos

  3. Relegación (confinamiento en lugares remotos e inhóspitos)

d. Violaciones del derecho a la seguridad personal

  1. Amedrentamiento

  2. Allanamiento

e. Violaciones del derecho a vivir en la patria

  1. Exilio

  2. Refugiados


Considerando que el terrorismo de Estado fue una política de represión utilizada por el régimen militar que provocó la violación de derechos humanos más grave, sistemática y masiva en la historia reciente de Chile, ésta se puede caracterizar por todos aquellos hechos de violencia política que causaron conmoción y alarma pública y que provocaron situaciones de terror hacia la comunidad.

Entre los hechos o prácticas típicas de terrorismo de Estado realizadas entre 1973 y 1990, cabe mencionar las siguientes (60) :

– El bombardeo del Palacio Presidencial de La Moneda el 11 de septiembre de 1973, en el cual se encontraba el Presidente constitucional, Ministros y colaboradores.

– La ejecución de un grupo de arrestados en Curacaví el 17 de septiembre de 1973 por Carabineros de dicho lugar. Del total de 7 personas, cinco son ejecutadas y dos logran sobrevivir. Entre estos últimos, uno de ellos, José Guillermo Barrera, después de haberse asegurado en el Ministerio de Defensa que no era buscado, regresará a Curacaví en marzo de 1974, siendo nuevamente detenido y desaparecido.

– La ejecución de 13 personas en Osorno el 18 de septiembre de 1973 por carabineros y colaboradores civiles de dicha localidad.

– La ejecución de 19 personas de Laja y San Rosendo el 18 de septiembre de 1973 por Carabineros de la Tenencia de Laja. Los detenidos fueron ejecutados en el camino de Los Angeles, entre Yumbel y Laja, y sus cuerpos fueron enterrados clandestinamente.

– La ejecución de 18 campesinos de Paine el 24 de septiembre de 1973 por efectivos del Regimiento de Infantería de San Bernardo.

– La ejecución de cerca de 22 personas en Valdivia en octubre de 1973 por miembros del Ejército.

– La ejecución de 6 detenidos por "ley de fuga" en Pisagua el 30 de septiembre de 1973.

– La ejecución de 4 estudiantes universitarios en Cauquenes el 3 de octubre de 1973 por efectivos militares de esa ciudad.

– La ejecución de 13 campesinos en Mulchén en octubre de 1973 por una patrulla de Carabineros, militares y civiles.

– La ejecución de cerca de 9 dirigentes ferroviarios de la Maestranza de San Bernardo el 10 de octubre de 1973 por militares de la Escuela de Infantería de San Bernardo.

– La ejecución de 10 personas en un Consejo de Guerra en el campamento de detenidos de Pisagua en octubre de 1973 por efectivos militares.

– La ejecución de 23 personas en Paine de los asentamientos campesinos "24 de abril", "Nuevo Sendero" y "El Tránsito" en octubre de 1973 por miembros del Ejército.

– La ejecución de 72 presos políticos entre el 15 y 19 de octubre de 1973 en las ciudades de La Serena, Copiapó, Antofagasta, y Calama, por la llamada "caravana de la muerte", una delegación militar a cargo del general Sergio Arellano Stark.

– La ejecución de 7 detenidos en un "supuesto enfrentamiento" en Cautín, Temuco, el 10 de noviembre de 1973 por miembros del Regimiento Tucapel.

– Instalación del centro clandestino de detención y tortura de la calle Londres 38 en pleno centro de Santiago en marzo de 1974. Posteriormente será reemplazado por otros recintos similares, tales como la casa en "José Domingo Cañas", "La Discoteca" o "Venda sexy", "Villa Grimaldi", todas a cargo de la DINA. Por aquí pasarán gran parte de los detenidos que posteriormente serán desaparecidos.

– Muerte del general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, víctima de las torturas a que fue sometido, el 14 de marzo de 1974. Según la versión oficial, su muerte se produjo por "un ataque al corazón". El general Bachelet participó en un cargo público durante el gobierno de la Unidad Popular.

– Muerte del ex-Ministro del Interior, José Toha, detenido por los militares. Según versión oficial, éste se suicidó en el Hospital Militar, donde estaba hospitalizado.

– Muerte en atentado explosivo del ex-Comandante en Jefe del Ejército de Chile, general Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert en Buenos Aires el 29 de septiembre de 1974. Al llegar a su residencia, un poderoso artefacto explosivo colocado bajo el chasis del automóvil y detonado a distancia por control remoto, hace explosión causando la muerte del general y su esposa. Ellos habían buscado refugio en Argentina después del golpe militar. El general Carlos Prats, militar leal a la Constitución, se negó a participar en el gobierno de la Junta Militar, teniendo que abandonar Chile por razones de seguridad personal. En los días previos al atentado el general Prats hacía gestiones para viajar a Europa, viaje que había sido demorado por las autoridades chilenas. El agente de la DINA, Michel Townley abandonó Buenos Aires el mismo día del atentado.

– Publicación en Argentina y Brasil de una lista de 119 casos de desaparecidos. Se trata de una operación conjunta de la DINA y los servicios de seguridad argentinos que intenta hacer creer a la opinión pública que un grupo de detenidos en Chile por la DINA en 1974 habría muerto a consecuencias de purgas políticas internas y en enfrentamientos con las Fuerzas Armadas de Argentina. Este montaje resulta completamente falso ya que existen innumerables pruebas de testigos y familiares de las víctimas que demuestran que en los 119 casos, todos fueron detenidos y desaparecidos en Chile por la DINA.

– Inicio de las operaciones del "Comando Conjunto", un grupo antisubversivo formado por el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea, Carabineros y ex-militantes del grupo de extrema derecha Patria y Libertad. El Comando Conjunto será el responsable de la represión en contra del Partido Comunista (PC).

– Intento de asesinato en contra del ex-Ministro del Interior y ex Vicepresidente de la República, Bernardo Leighton y su esposa Anita Fresno, en Roma el 6 de octubre de 1975. Leighton fue herido de un disparo en la cabeza en un atentado terrorista al llegar a su casa. Después de varias semanas de debatirse entre la vida y la muerte sobrevivirá. Su esposa que también fue atacada, quedó en estado semi-paralítico. Leighton, fundador del Partido Demócrata Cristiano (PDC), junto con 12 militantes de ese partido emitieron una condena categórica al golpe de Estado, dos días después de producido éste en 1973. La Junta Militar le había prohibido regresar a Chile. Responsable de esta acción fue el grupo de extrema derecha italiano Avanguardia Nazzionale, en conexión con la DINA.

– Asesinato, en 1976, de Carmelo Soria, ciudadano español y funcionario internacional de la CEPAL quien fue secuestrado, torturado y estrangulado por agentes de la DINA. Su cuerpo fue arrojado a un canal para simular un accidente.

– Asesinato en un atentado con explosivos de Orlando Letelier, ex-Ministro de Relaciones Exteriores y ex-Ministro de Defensa Nacional del gobierno de la Unidad Popular, en Washington el 21 de septiembre de 1976. En el ataque muere también la ciudadana norteamericana Ronni Moffitt y queda herido su marido Michael Moffitt. El explosivo fue colocado bajo el automovil y accionado por control remoto mientras Letelier conducía su coche en pleno centro de Washington. Letelier había sido privado de su nacionalidad por la Junta Militar 12 días antes de su muerte por "atentar gravemente contra los intereses del Estado". Michael Towley, involucrado en este atentado, agente de la DINA, utilizando un pasaporte falso había abandonado Washington el día anterior.

– Detención en el lapso de tres semanas de 13 dirigentes del PC en Santiago, entre noviembre y diciembre de 1976. La versión oficial de los militares señala que las víctimas habrían abandonado el país por un paso fronterizo en dirección a Argentina. Los abogados de organismos de derechos humanos logran demostrar que registros de salida del país fueron adulterados y que existen pruebas concretas de que fueron capturados en Chile por los servicios de seguridad.

– Asesinato de Tucapel Jiménez, Presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales de Santiago el 25 de febrero de 1982. Jiménez promovía la posibilidad de la unidad de los trabajadores en contra del régimen. Fue encontrado muerto en su automóvil con dos balazos en el cráneo y tres puñaladas. Había recibido numerosas amenazas de muerte y era habitualmente seguido por desconocidos de civil.

– Muerte de Loreto Castillo en Santiago, el 16 de mayo de 1984. La víctima fallece en la explosión de una poderosa bomba, junto a una torre de alta tensión. En los días siguientes informaciones de prensa dicen que Loreto Castillo es una "terrorista" que ha cometido diversos atentados. Sin embargo, Héctor Muñoz, esposo de la víctima denuncia haber sido detenido con su mujer el día de la explosión por un grupo de civiles. Después de golpearlos hasta dejarlos inconscientes, los desconocidos los colocaron separadamente junto a torres de alta tensión con explosivos a punto de explotar. La bomba de Muñoz no estalló y salvó su vida.

– Muerte a tiros de siete personas a manos de agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI), en la ciudad de Concepción el 23 de agosto de 1984, en "enfrentamientos" que, según testigos, no existieron.

– En un atentado atribuido a izquierdistas, que destruye la iglesia de Fátima de la ciudad de Puntas Arenas, el 6 de octubre de 1984, se encuentra el cadáver del verdadero autor del atentado, el teniente de Ejército Patricio Contreras Martínez, importante miembro de la CNI local.

– Secuestro y posterior degollamiento de tres profesionales del proscrito Partido Comunista: el dirigente de los profesores Manuel Guerrero, el dibujante Santiago Nattino y el sociólogo de la Vicaría de la Solidaridad, José Manuel Parada, en Santiago, el 28 y 29 de marzo de 1985. El juez civil José Cánovas, después de cuatro meses de investigación, acusa a los servicios de seguridad dependiente de Carabineros (DICOMCAR). El Director de Carabineros y miembro de la Junta de Gobierno, general César Mendoza, es obligado a renunciar a los cargos por los restantes mandos de las Fuerzas Armadas.

– Asesinato en Santiago de los hermanos Rafael y Eduardo Vergara por funcionarios de Carabineros, el 29 de marzo de 1985 al tiempo que agentes de la CNI matan a balazos a la joven Paulina Aguirre de 20 años.

– Durante un paro nacional y una jornada de protesta populares callejeras contra la dictadura, el 2 y 3 de julio de 1986, policias y soldados matan a siete personas en Santiago, entre ellas el fotógrafo Rodrigo Rojas, a quien una patrulla encabezada por un teniente quema vivo. Carmen Gloria Quintana, acompañante de Rojas, sufre quemaduras graves y queda desfigurada.

– Secuestro y ametrallamiento de cuatro opositores al régimen militar en Santiago entre el 8 y 9 de septiembre de 1986. Ellos son Felipe Rivera, Gastón Vidaurrázaga, José Carrasco y Abraham Muskablit quienes son asesinados por civiles armados del denominado comando "11 de septiembre", como represalia y venganza por el atentado fallido que sufriera el general Pinochet el día anterior, reivindicado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

– Muerte de 12 personas en la llamada "Operación Albania" entre los días 15 y 16 de junio de 1987, en Santiago, en operativos coordinados por la Central Nacional de Informaciones (CNI).

– Asesinato con doce disparos de Jecar Neghme, dirigente del MIR, cuando caminaba por una calle en el centro de Santiago el 4 de septiembre de 1989.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 03/01/2011

COLOMBIA : Terrorismo de Estado, Narcotráfico e Imperio vs. Pueblo y Guerrilla

Por Miguel Cruz Santos *


Terrorismo de Estado

El Estado oligárquico colombiano ha recurrido, como ningún otro Estado de Nuestra América, ininterrumpidamente desde comienzos del Siglo XX, y con el patrocinio irrestricto del Imperialismo Estadounidense, al uso sistemático e ilimitado de la violencia, la criminalización de la protesta social, el exterminio de los líderes y militantes de las causas democráticas y populares, las masacres en campos y ciudades a plena luz del día por los sicarios de su engendro paramilitar fascista, y la más absoluta impunidad como cobijo de los asesinos. Sobre este asunto destacamos aquí algunos hechos significativos:

1. En la década de 1920, los movimientos sindical, campesino e indígena fueron cruelmente reprimidos, alcanzándose altísimos niveles de exterminio con la masacre ordenada por la United Fruit Company y realizada por el ejército colombiano, asesinando a miles de huelguistas en 1928.

2. El 9 de abril de 1948, Jorge Eliecer Gaitán, candidato a la Presidencia de la República por la facción democrático-popular del Partido Liberal, quien impulsaba medidas progresistas de reforma agraria y reforma laboral, es asesinado por sicarios vinculados al ejército. La movilización general y espontánea de las masas colombianas no se hizo esperar (Bogotazo), poniendo en jaque y haciendo tambalear al régimen político conservador y excluyente, y al orden social en el que se sustentaba. Esta insurrección masiva y espontánea del pueblo trabajador indignado por el vil asesinato de su candidato presidencial, Gaitán, sirvió como pretexto, luego del fracasado levantamiento popular, para que el gobierno conservador de Ospina desatara una intensa ola de terrorismo y asesinatos masivos que alcanzaron la cifra escalofriante de 300,000 víctimas en cinco años (1948-1953).

3. En 1953, el dictador militar Gustavo Rojas Pinilla, en medio de la cruenta guerra civil que sufre Colombia desde el 1948, engaña a los opositores armados del Partido Liberal, asediados por los sicarios al servicio de los terratenientes afiliados tradicionalmente al Partido Conservador, logrando que los liberales gaitanistas que combatían desesperadamente en defensa de sus vidas acepten la amnistía concedida, y decidan su incorporación legal a la vida política del país. Pocos meses después, cientos de los líderes y mandos guerrilleros liberales desmovilizados son asesinados en las calles de Bogotá, Medellín, Cali y otras ciudades. Desde ese momento, el asesinato impune de guerrilleros desarmados y desmovilizados será una constante que acompañará las sucesivas negociaciones guerrilla-gobierno. Para citar algunos ejemplos en 1957 cae asesinado el ex-dirigente guerrillero liberal Guadalupe Salcedo, en 1983 muere asesinado en Bogotá Oscar Calvo, representante del EPL en la Comisión de Negociación y Paz, y en 1990, Carlos Pizarro, dirigente del M-19, muere acribillado por las balas de un sicario. En 1994 los dirigentes de la Corriente de Renovación Socialista (ex ELN), son exterminados impunemente. La oligarquía colombiana (burguesía terrateniente y financiera), y su Estado Terrorista nunca perdonan, aún con la concesión de la "amnistía", el pasado insurgente de los revolucionarios.

4. El Terrorismo de Estado con su más connotada expresión, el paramilitarismo, como arma fundamental del régimen oligárquico colombiano, se ensaña continuamente contra militantes y dirigentes de izquierda. La cacería paramilitar y el genocidio, que aun no cesa, contra la Unión Patriótica (UP) y el Partido Comunista de Colombia (PCC), dejaron entre 1987 y 1992 el macabro saldo de más de 4,500 militantes y dirigentes asesinados, entre ellos, los candidatos presidenciales de la UP, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo.

El número creciente de asesinatos políticos empuja a los revolucionarios a sumarse a las guerrillas. La militancia pública en una organización de izquierda eleva significativamente las probabilidades de ser asesinado. La indefensión es total.

5. Los asesinatos con absoluta impunidad en Colombia no se limitan a los guerrilleros desmovilizados o a connotados dirigentes y militantes de izquierda. La guerra sucia paramilitar asesina selectivamente a dirigentes y cuadros sindicales. En los últimos doce años, sobre 3,000 dirigentes sindicales han sido asesinados sin que alguno de estos crímenes haya sido esclarecido por los organismos pertinentes del Estado.

6. En el campo, los asesinatos selectivos y las matanzas indiscriminadas realizados por el paramilitarismo, (3,000 por año), han generado el desplazamiento forzoso de más de dos millones de personas.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 03/01/2011

La Guerrilla

El origen inmediato de la actual guerrilla colombiana se remonta a los pequeños núcleos de campesinos militantes y simpatizantes del Partido Comunista que se alzaron en armas a partir de 1948 para defender sus vidas ante la matanza generalizada ordenada por el presidente conservador Ospina, luego del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y de la insurrección popular espontánea (Bogotazo). Eran sin duda guerrillas de autodefensa campesina. No constituían un mando central unificado ni seguían un plan estratégico para la toma del poder político por la lucha armada revolucionaria.


"La guerrilla comunista se asienta y se fortalece en zonas que tuvieron en los años treinta papel protagónico en la lucha por la recuperación de la tierra, ubicadas geográficamente en el sur de Tolima y Sumapaz en Cundinamarca. Entonces, por el azar de los acontecimientos, los antiguos líderes de las ligas campesinas se convierten de pronto en avanzados dirigentes guerrilleros. Era una guerrilla, la liberal y la comunista, en su conjunto, de rostro campesino, de objetivos esencialmente agrarios, con una visión militar recortada que no traspasaba los linderos o límites de sus zonas. Pero a pesar de sus dificultades, nunca fueron derrotadas militarmente" . FARC-EP: Esbozo Histórico ; Cap.1


En 1953, mientras las guerrillas liberales se acogían a la amnistía "concedida" por el dictador Gustavo Rojas Pinilla, y se insertaban en la política legal para luego caer acribilladas por balas asesinas, las guerrillas comunistas, nada ingenuas, en lugar de optar por el desarme y la desmovilización, decidieron continuar siendo el brazo armado para la defensa de sus comunidades campesinas.

El movimiento guerrillero animado por el Partido Comunista Colombiano, tras la relativa tregua de 1953, fue el único decidido a continuar la lucha de forma organizada. Operando luego en condiciones excepcionalmente adversas, la mayoría de los combatientes de esta disciplinada militancia tuvieron que replegarse hacia el sur. En Tolima, guerrilleros como Manuel Marulanda Vélez, actual Comandante en Jefe de las FARC-EP, e Isauro Yosa, desplegaron sus operaciones armadas de autodefensa campesina en la zona de Marquetalia.

En 1964 y luego de que el gobierno del Frente Nacional (liberales y conservadores), presidido por Guillermo León Valencia, declarara "Republicas Independientes" y focos de subversión comunista a las comunidades campesinas de Marquetalia, Villarrica, Río Chiquito, El Pato y El Guayabero, el ejército colombiano lanza contra éstas la más grande operación de exterminio. Era la "Operación Soberanía", también llamada "Operación Marquetalia", enmarcada en el contrainsurgente Plan LASO del presidente estadounidense Johnson, mientras el Imperialismo Yanqui escalaba su guerra de agresión contra el pueblo vietnamita, y se aprestaba a intervenir directamente en Indochina el Estado colombiano lanzó 16,000 soldados contra 48 guerrilleros(as) de Marquetalia. El generalato y sus asesores del Pentágono calculaban que en tres semanas sus 16,000 soldados aerotransportados en helicópteros al nudo de las cordilleras andinas lograrían la victoria militar absoluta. Sin embargo, la historia dio un giro imprevisible. Los(as) 48 guerrilleros comunistas dirigidos por el Comandante Manuel Marulanda Vélez lograron vencer el cerco enemigo y constituirse en ejército guerrillero con un claro proyecto nacional: la toma del poder político por la vía de las armas, para todos los(as) trabajadores(as) explotados(as) de Colombia. Era éste el resultado de la lucha de clases en Colombia. Paradójicamente y para sorpresa de los explotadores de siempre, colombianos y yanquis, la agresión militar oligárquico-imperialista contra las comunas agrarias colombianas abonó significativamente la creación de uno de los movimientos guerrilleros más importantes de Nuestra América. He aquí, con la dialéctica de la historia como partera, el nacimiento de las Fuerzas armadas Revolucionarias de Colombia –Ejercito del Pueblo (FARC-EP), el 27 de mayo de 1964.

"En medio del fragor de la lucha de Marquetalia, el 20 de julio e 1964, una Asamblea General de Guerrilleros proclamó el Programa Agrario de los Guerrilleros, actualizado por las ocho Conferencias Nacionales (de las FARC-EP), y desde entonces, es bandera de lucha del movimiento revolucionario y particularmente, de las guerrillas revolucionarias, en las cuales los combatientes de Marquetalia dejan de ser combatientes con una visión de lucha campesina para pregonar una visión más amplia, con la consigna de la lucha por el poder político para todo el pueblo". Esbozo Histórico de las FARC-EP ; Cap.1.

"Los planes del Gobierno no solo tenían en cuenta a Marquetalia sino que estaban dispuestos a continuarlos en Ríochiquito, El Pato, El Guayabero, Sumapaz, Los Llanos Orientales, Antioquia, y más tarde caerían sobre las organizaciones sindicales con el fin de acabar con el descontento que había con los partidos tradicionales y la cúpula que impedía el ejercicio de otras corrientes distintas al Frente Nacional, como el Partido Comunista, etc.. Además de una serie de medidas de carácter económico que entrabaron el desarrollo de la sociedad.[... ] El accionar por estos días fue bueno, en medio de una situación de crisis, porque era implacable la acción del enemigo, pero la movilidad nos permitió golpear sin ser golpeados. Después de una serie de intercambios entre los dirigentes, resolvimos convocar a la Conferencia Constitutiva de las FARC..." . Ibid.Cap.2.

En el ámbito político-programático de las FARC-EP, adquiere singular relieve desde su fundación el Programa Agrario de los Guerrilleros, principal bandera de lucha de esta organización político-militar. Es en el Programa Agrario de los Guerrilleros, o Programa de Gobierno de los Guerrilleros, documento aprobado el 20 de julio de 1964 en medio de la gesta heroica de Marquetalia; estudiado y actualizado en las ocho Conferencias Nacionales de la organización, y convertido en guía principal de educación, propaganda y organización para el accionar político y militar, que las FARC-EP definen con claridad su concepción ideológica y política en cuanto a sus objetivos a mediano y largo plazos, hasta la conquista del poder político absoluto por las masas trabajadoras que construirán la sociedad socialista en Colombia.

[... ]Luchamos por una Política Agraria que entregue la tierra del latifundio a los campesinos; por eso, desde hoy, 20 de julio de 1064, somos un ejército guerrillero que lucha por el siguiente Programa Agrario* :


PRIMERO : A la Política Agrararia de Mentiras de la Oligarquía, oponemos una efectiva Política Agraria Revolucionaria que cambie de raíz la estructura social del campo colombiano, entregando en forma completamente gratuita la tierra a los campesinos que trabajan o quieran trabajarla, sobre la base de la confiscación de la propiedad latifundista en beneficio de todo el pueblo trabajador.

La Política agraria Revolucionaria entregará a los campesinos favorecidos por ella, la ayuda técnica y de infraestructura, herramientas y animales de labor, para la debida explotación económica de la tierra. La Política Agraria Revolucionaria es condición indispensable para elevar verticalmente el nivel de vida material y cultural de todo el campesinado; librarlo del desempleo, el hambre, el analfabetismo y las enfermedades endémicas que limitan su capacidad de trabajo; para liquidar las trabas del latifundismo y para impulsar el desarrollo de la producción agropecuaria e industrial del país. La Política Agraria Revolucionaria confiscará las tierras ocupadas por compañías imperialistas norteamericanas a cualquier título y cualesquiera que sea la actividad a la cual estén dedicadas.

SEGUNDO : [... ]Se liquidará todo tipo de explotación atrasada de la tierra, los sistemas de aparcería, el arriendo en especie o en dinero.[... ]Se anularán todas las deudas de los campesinos con los usureros, especuladores, instituciones oficiales y semi-oficiales de crédito.

TERCERO : [... ] Las grandes explotaciones agropecuarias, que por razones de orden social y económico deban conservarse, se destinarán al desarrollo planificado de todo el pueblo.

CUARTO : [... ] Se organizarán servicios suficientes de sanidad para la atención completa de los problemas de salud pública en los campos. Se atenderá el problema de la educación campesina, la erradicación total del analfabetismo[... ], se cumplirá un vasto plan de vivienda campesina y la construcción de vías de comunicación de los centros rurales productivos a los centros de consumo.

QUINTO : Se garantizarán precios básicos remunerativos y de sustentación para los productos agropecuarios.

SEXTO : Se protegerán las comunidades indígenas, otorgándoles tierras suficientes para su desarrollo, devolviéndoseles las que les hayan usurpado los latifundistas, [... ] se estabilizará la organización autónoma de las comunidades respetando sus Cabildos, su vida, su cultura, su lengua propia y su organización interna.

SÉPTIMO : La realización de este Programa Agrario Revolucionario dependerá de la alianza obrero-campesina y del Frente Unido, de todos los colombianos en la lucha por el cambio de régimen, única garantía para la destrucción de la vieja estructura latifundista de Colombia. La realización de esta política se apoyará en las más amplias masas campesinas, las que contribuirán decididamente a la destrucción del latifundio. Para tal fin, se organizarán potentes uniones de lucha campesina, fuertes sindicatos, comités de usuarios y juntas comunales.

OCTAVO : Las FARC-EP, en su momento, promulgarán la Primera Ley de la Política Agraria Revolucionaria. Por eso invitamos a los campesinos, obreros, empleados, estudiantes, artesanos, pequeños industriales y comerciantes, a la burguesía nacional que esté dispuesta a combatir contra el Imperialismo,[... ] a la gran lucha revolucionaria y patriótica por una Colombia para los colombianos, por el triunfo de la revolución, por un gobierno democrático de Liberación Nacional.

* Fragmentos tomados del Programa Agrario Revolucionario de los Guerrilleros de las FARC-EP



Poco tiempo después de fundadas las FARC-EP, el 4 de julio de 1964, la Juventud del Movimiento Revolucionario Liberal (JMRL) - escisión del Partido Liberal provocada por la traición de este partido burgués al conformar una alianza antidemocrática y pro-oligárquica (Frente Nacional) con el Partido Conservador-, y la Brigada de Liberación José Antonio Galán, compuesta por jóvenes universitarios entre los que descollaban Fabio Vázquez Castaño, Víctor Medina y Ricardo Lara, junto a miembros del Movimiento de Obreros, Estudiantes y Campesinos (MOEC), fundado por los jóvenes universitarios Antonio Labriola y Federico Arango, todos inspirados en la gesta guerrillera cubana y en los avances de la Revolución Socialista en la mayor de Las Antillas, se fusionan y fundan el Ejército de Liberación Nacional (ELN), una de las tres principales organizaciones guerrilleras de la actualidad.


El ELN inició sus actividades combativas el 7 de enero de 1965. Ese día, una treintena de combatientes elenos ocupó la Villa de Simacota, en el Departamento de Santander, publicando su programa revolucionario y su convocatoria a la lucha de las clases desposeídas, en un histórico documento llamado Manifiesto de Simacota , que aún sigue teniendo vigencia:


"El ELN lucha por la plena realización en nuestra patria del siguiente

Programa :

1. La toma del poder para las clases populares, la instauración de un gobierno democrático y popular que libere a nuestro país de los monopolios internacionales y de la oligarquía criolla, y que garantice la plena igualdad de nuestro pueblo[...]

2. Una auténtica revolución que contemple la eliminación del latifundio, el minifundio y el monocultivo, que realice una distribución técnica y justa de la tierra a los campesinos que la trabajan,[.... ]que asegure la asistencia médica y educacional a los campesinos[...]

Se confiscarán los latifundios de propiedad de los terratenientes y se respetarán las propiedades que beneficien la economía nacional; se fomentará la creación de cooperativas de producción, distribución y consumo, y de granjas estatales[...]

3. Desarrollo económico industrial mediante la producción de la industria nacional,[... ]la confiscación de los intereses imperialistas, y de los oligarcas traidores a su patria[...]

4. Plan de vivienda y reforma urbana que garantice un hogar higiénico y adecuado para los trabajadores del campo y la ciudad y elimine la explotación de los casa-tenientes[...]

5. Creación de un sistema popular de crédito que elimine a los usureros y agiotistas... E impulse el mejoramiento del nivel de vida de los trabajadores.

6. Organización del plan nacional de salud pública que haga posible la atención médico-farmacéutica y hospitalaria a todos los sectores de la población, [... ]eficaz protección a la niñez y a los ancianos"[...] Manifiesto de Simacota

"Con esta acción se anunció al país el surgimiento de una organización político-militar comprometida con los más sentidos intereses del pueblo: Respuesta y rechazo al terrorismo de Estado, a la ausencia de los espacios democráticos, a la injusticia social, la explotación y la privación de los servicios y derechos de las mayorías nacionales en provecho de una minoría de oligarcas nacionales aliados con el capital extranjero" . Historia del ELN : 35 años después... El Simacota continúa vigente .

Tras lograr varios triunfos militares en el departamento de Santander, el ELN potenció de manera extraordinaria el respaldo político del pueblo a su causa cuando, en diciembre de 1965, se incorporó a las filas elenas el sacerdote revolucionario Camilo Torres Restrepo. Camilo Torres entonces emitió su Proclama desde las Montañas , en la que decía :

"El pueblo no cree en las elecciones [... ] Me he unido al Ejército de Liberación Nacional porque he encontrado allí los mismos ideales que en el Frente Unido de Movimientos Populares [... ] Todos los patriotas colombianos deben estar en pie de guerra".


Dos meses después, un comunicado del ELN revelaba una trágica noticia :


"[... ] con profunda tristeza y un odio amargo contra la oligarquía, el Ejército de Liberación Nacional informa al pueblo colombiano y a los revolucionarios del mundo de la muerte del gran líder revolucionario, Padre Camilo Torres Restrepo, acaecida el 15 de febrero de 1966, en un encuentro entre nuestras fuerzas y una expedición punitiva del ejército".


En un merecido homenaje a Camilo Torres y al ELN, las FARC-EP nos dicen:


"Es el comienzo de esta otra historia, la historia del actual movimiento guerrillero colombiano. Surgen por la misma época otros grupos guerrilleros con diferentes formas orgánicas y distintas concepciones ideológicas de lucha; aparece el Ejército de Liberación Nacional, con una influencia directa de la Revolución Cubana. En sus filas muere combatiendo el inolvidable sacerdote Camilo Torres Restrepo. Gestor de un grupo del movimiento de masas, conocido como el Frente Unido, que acosado por las amenazas continuas, y agotadas las condiciones legales de la lucha, optó por vincularse a la guerrilla. En el monte encuentra la muerte, más convencido que nunca, de que la tierra debe ser el paraíso para los hombres". Esbozo Histórico de las FARC-EP ; Cap.1.

La tercera organización guerrillera colombiana, aún hoy activa, tiene su origen en la fundación del Partido Comunista de Colombia (Marxista-Leninista), como producto de la profunda división del Movimiento Comunista Internacional entre pro-soviéticos y pro-chinos (maoístas), ocurrida durante la primera mitad de la década de 1960. El PCC (ML), fundado el 20 de julio de 1965 y dirigido por León Arboleda, Jesús Alzate y Francisco García, da origen el 17 de diciembre de 1967 a su fuerza guerrillera, el Ejército Popular de Liberación (EPL).

"Luego aparecerá el Ejército Popular de Liberación, que deviene como origen en las concepciones de la Revolución China, y tiene su asentamiento principal en antiguas zonas de luchas guerrilleras y agrarias". Ibid; Cap.1


En su primer Manifiesto, el EPL expresa :

"El Ejército Popular de Liberación (EPL), la mano armada del Partido del Proletariado, ha surgido y entra en acción. Es decir, el proletariado ahora cuenta con su propia fuerza, fuente y semilla del poder revolucionario".

Los combates del EPL comenzaron en enero de 1968 cuando una columna de sus guerrilleros aniquiló una patrulla militar en el Departamento de Córdova. Poco después, el EPL (ML) y su brazo armado, el EPL, proclaman su voluntad de construir un Frente Patriótico de Liberación que dirigiera y potenciara una alianza obrero-campesina para tomar y ejercer el poder político revolucionario por la vía de la lucha armada.

En el desarrollo histórico del EPL es muy significativo el balance autocrítico, producto de un profundo análisis de su experiencia combativa, a inicios de la década de 1970. El Sexto Pleno del PCC-ML, en 1972, había decidido :

"[... ] señalar claramente que no se puede seguir trabajando sobre la concentración de fuerza en una sola zona, [... ] planteándose el desarrollo de un movimiento guerrillero policéntrico, es decir, el impulso y la creación de nuevas zonas y frentes guerrilleros en todo el país".

De acuerdo con los nuevos criterios, productos de su análisis autocrítico, el EPL establece en 1973, en Meta y Caquetá, las columnas guerrilleras Guadalupe Salcedo y Ernesto Che Guevara. Al año siguiente, el EPL inaugura el frente urbano Pedro León Arboleda, en homenaje a su principal dirigente recién caído en combate.

En el plano ideológico, el PCC(ML) experimenta su más profunda transformación cuando, en 1974, hace formal su renuncia al maoísmo, luego de intensas discusiones iniciadas en el Sexto Pleno realizado en 1972. En la actualidad, y desde su fundación, el PCC(ML), partido cuya fuerza guerrillera es el EPL, mantiene su identificación ideológica con el marxismo-leninismo. No es menos significativo señalar aquí que actualmente, y a más de diez años de la disolución de la Unión Soviética y del Campo Socialista Europeo, y de la plena hegemonía ideológica, globalización política y económica del capitalismo salvaje (neoliberalismo), las tres organizaciones del movimiento guerrillero colombiano, FARC-EP, ELN y EPL, todas con una vitalidad incuestionable, se declaran abiertamente comunistas y se identifican sin lugar a dudas con el marxismo-leninismo.

"Ellos conocen perfectamente el pensamiento de las FARC-EP. Somos una organización marxista-leninista que encuentra también el pensamiento bolivariano, y esto nunca lo hemos negado [... ] Nosotros proponemos un gobierno de reconciliación y reconstrucción nacional. Este es un proyecto en el que todos debemos participar. Obviamente, más allá de una reconciliación nacional, y como objetivo fundamental, está la construcción del socialismo en Colombia". Entrevista al Comandante Ricardo, Miembro del Estado Mayor de las FARC-EP. Revista Tricontinental; v. 148; 2001.

"En el transcurso de los 36 años de vida política de las FARC-EP, han ingresado a sus filas mujeres y hombres de los más diversos sectores sociales. Ingresan voluntariamente y por tiempo indefinido; nadie devenga sueldo. Nuestro compromiso es luchar por los derechos del pueblo a la vida, al trabajo, a la educación, a la salud, a la vivienda; por los derechos políticos, por conquistar la igualdad entre mujeres y hombres, y en beneficio de los intereses generales de todos los desposeídos, marginados y excluidos; en síntesis, por la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados, marginados ni excluidos [... ] Cada uno de los combatientes de las FARC-EP hace la lucha de clases en abierta confrontación político-militar contra las políticas de explotación y de violencia despiadada de la burguesía, mediante la combinación acertada de todas las formas de lucha revolucionaria de masas, a mejorar las condiciones de vida del pueblo". Somos Ejército del Pueblo ; Documento de las FARC-EP; mayo/2000.

En el ámbito político-militar, y a partir de 1986, con algunas altas y bajas en sus avatares, luchando contra todos los planes de exterminio dictados por el Imperialismo y ejecutados por el Estado Oligárquico—Guerra Contrainsurgente en el marco de la Doctrina de Seguridad Hemisférica, "Guerra Antinarcóticos", Plan Colombia, "Guerra Antiterrorista"—el movimiento guerrillero experimenta, en el balance de 38 años, un notable ascenso : Las FARC-EP engrosan constantemente sus filas, mejoran su arsenal, extienden su influencia geográfica, y multiplican sus frentes guerrilleros; el ELN aumenta y reorganiza sus efectivos; el EPL se reestructura, crece y eleva su poder de fuego.


Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 03/01/2011

Narcotráfico y Plan Colombia

Desde julio de 2000, el Imperialismo Yanqui pretende con el Plan Colombia destruir la insurgencia colombiana y a sus organizaciones guerrilleras, con el burdo pretexto de combatir el narcotráfico. Hoy, el Plan Colombia , rebautizado por el Presidente George Bush con el Nombre de Iniciativa Regional Andina, intensifica la escalada militarista de los EE. UU. En el Caribe y Latinoamérica, amenazando con la guerra como nunca antes a los pueblos de la región.

Este despliegue militar masivo, sin precedentes en la región, y potenciado desde el 11 de septiembre de 2001 con la actual Guerra Antiterrorista de G. Bush— bases y concentración de efectivos, asesores militares, pertrechos bélicos, aviones de combate, bombarderos, helicópteros e instalaciones de espionaje electrónico en Colombia (Tres Esquinas, Palenquero, Apiay, Barranquilla y San Andrés), Ecuador (Manta y El Coca), Panamá (El Darién), Perú (Iquitos), Curazao, Aruba, Honduras (Palmerola y El Aguacate), El Salvador (Comalapa), y Nicaragua (Managua)—es realmente el brazo armado con el que la burguesía estadounidense pretende a sangre y fuego garantizar el éxito de su estratégica Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), y su corolario, Plan Puebla-Panamá (PPP), en concordancia con el Documento de Santa Fe IV.

"... Por su naturaleza de contrainsurgencia, el Plan Colombia se dirige primordialmente contra la población civil de Colombia y tiene por fin inmediato destruir o neutralizar la resistencia de todo sujeto social opuesto al proyecto de reestructuración neoliberal de la economía colombiana y latinoamericana[... ]El Plan Colombia, en la realidad es un plan militar que involucra a los países de la región—a través de la llamada Iniciativa Andina—y los compromete de diversas maneras a la intervención, y se dirige, sin ninguna duda, al control de la Cuenca Amazónica, afectando la soberanía de los países que la integran[... ]"

Convocatoria al Primer Encuentro de Solidaridad y por la Paz en Colombia, América Latina y el Caribe/ San Salvador; julio de 2001.


Para justificar su intervención en Colombia, el gobierno estadounidense acusa a las guerrillas colombianas de "narcoterroristas". ¿Qué tienen que decirnos las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –Ejercito del Pueblo (FARC-EP) y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) sobre este asunto?

"Nosotros no tenemos relación ni mucho menos negocios con ningún cartel de drogas. Las FARC-EP rechazan el narcotráfico por principio y por ética. En materia financiera, continuaremos con nuestra política de cobrar el Impuesto para la Nueva Colombia a aquellas personas, naturales o jurídicas, enemigas de la democracia, cuyo patrimonio supere los mil millones de pesos, porque nuestra lucha es contra un Estado injusto, y contra los ricos que lo sustentan y lo usufructúan. Y si estos le dan dinero al Estado para que adelante la guerra contra el pueblo, también tienen que dárselo a este para que se defienda de la agresión. Lo demás es la desinformación". Mensaje al Pueblo Colombiano en el Aniversario 31 de las FARC-EP / Manuel Marulanda Velez.

"[... ] Ya el gobierno norteamericano había elevado a la Doctrina de Seguridad Nacional la cuestión del narcotráfico. Al desaparecer el peligro del comunismo, ellos iniciaron una nueva cruzada mundial, y esa nueva cruzada debía ser n fenómeno que afectara a la Humanidad, como el narcotráfico, y que nosotros en las FARC-EP condenamos por principio y por convicción [... ]". Al acuñarse ese término, narcoguerrilla, se preparó al pueblo de los Estados Unidos y a la comunidad internacional, mediante una campaña sicológica, para lo que vendría después. Recuerde que con ese mismo pretexto ellos invaden militarmente a Panamá para buscar al señor Noriega". Entrevista al Comandante Ricardo de las FARC-EP. Revista Tricontinental; v. 148/ 2001.

En todos los documentos en los que las FARC-EP se expresan sobre el tema del narcotráfico, se considera al comercio de drogas ilícitas como un grave problema de Colombia y del mundo; problema del que están conscientes y por el que se ven compelidos moralmente a poner toda su voluntad revolucionaria en función de su solución definitiva. En la Propuesta de las FARC-EP para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional , dedican un punto al tema, que plantea :

"Solución del fenómeno de producción, comercialización y consumo de narcóticos y alucinógenos, entendido como un grave problema social que no puede tratarse por la vía militar, que requiere acuerdos con la participación de la comunidad de naciones e internacional, y el compromiso de las grandes potencias como principales fuentes de la demanda mundial de estupefacientes".

Sobre este asunto adquiere singular relieve por su vigencia, y por presentar una síntesis de la posición de las FARC-EP sobre el narcotráfico, el documento Militarismo, narcotráfico y neoliberalismo , de Raúl Reyes, Comandante del Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP, de julio de 1997 :

"[... ] Es necesario repetir que las FARC-EP no comparten, no negocian, no tienen relación con el narcotráfico y lo rechazamos por principios y por ética, porque es incompatible con la democracia y la convivencia ciudadana y porque genera corrupción, impunidad, criminalidad, descomposición social, entre otras cosas, afectando principalmente a los jóvenes del mundo.

Las afirmaciones contrarias hacen parte a la mayoría de los casos del coro a las calumnias dirigidas a deslegitimar nuestra justa lucha y en otros, los menos, a la gran desinformación producto de la manipulación de la información por parte de los grandes medios impulsores de esa campaña, en defensa lógica de los intereses de sus propietarios. Lo que les incomoda es que no sirvamos de policías rurales para su falsa e hipócrita política antidrogas y que no atropellemos a los cultivadores de productos ilícitos arrasando con ellos y sus escasos bienes. No conciliamos con el doble juego de, so pretexto de la lucha antidrogas, reprimir a los sectores populares, criminalizar su protesta y simultáneamente lucrarse de los inmensos beneficios de ese negocio, financiando sus campanas electorales y promoviendo sus industrias y centros financieros.

Especial preocupación e intereses, merece el tema de los jóvenes, que son los mas afectados, no solo por la posibilidad del consumo y la adicción, sino también por las frustraciones de varias generaciones a las que les han cambiado los valores : se impone el objetivo de hacer dinero rápido y utilizando cualquier medio, se incrementa el consumismo a cualquier precio, se presenta como anticuada la preocupación por los problemas sociales y políticos de sus pueblos, se acentúa el individualismo y el egoísmo propios del capitalismo y la solidaridad es un anacronismo, al igual que la lucha por los derechos fundamentales.

Estamos en absoluta disposición de desarrollar una batalla contra el narcotráfico y sus consecuencias, partiendo de propuestas viables, que pasen por beneficiar a las mayorías nacionales, a los sectores populares; haciendo énfasis en los aspectos sociales, económicos y políticos y no en la represión dirigida a estas mayorías, a estos sectores populares, que están lejos de ser narcotraficantes y solo subsisten de actividades relacionadas con las drogas, obligados por las circunstancias, pues no lo pueden hacer de otra manera; mientras los verdaderos narcotraficantes, los que sacan las millonarias ganancias están tranquilos porque han desarrollado con el poder del dinero—corrupción—sus redes de protección.

Esta disposición parte del convencimiento del mal causado a la humanidad por la droga, no solo por el daño a la salud de los consumidores, sino por las posibilidades de corrupción que presenta, para la manipulación de los destinos de los pueblos, desde los aspectos económicos, políticos y sociales; estamos seguros que con grandes transformaciones en estos campos, cuando se le presente la posibilidad a nuestros pueblos de vivir dignamente de su trabajo, en condiciones de verdadera democracia y soberanía, es posible la solución del problema de las drogas y del trafico de ellas.

Íntimamente ligada al fenómeno del narcotráfico, esta la concentración de miles de hectáreas de tierra que pasan a poder de los nuevos ricos; en Colombia, el 70 % de las tierras cultivables conocidas están ahora en manos de los narcotraficantes y sus testaferros, como producto de su negocio, pero también de la quiebra a la que se han visto abocados numerosos propietarios por la aplicación de las políticas neoliberales; la consecuencia no se ha hecho esperar, Colombia es ahora el primer productor de hoja de coca, porque los campesinos desplazados por esta contrarreforma agraria, se dirigen a las zonas de colonización a sembrar, lo único que les permite subsistir, coca, amapola y marihuana; en zonas donde no hay vías de comunicación, no hay posibilidades, ni políticas de mercadeo, no hay asistencia técnica, ni mucho menos asistencia financiera; es la solución encontrada por los campesinos para no morirse de hambre.

Este es uno de los aspectos. Sin embargo, es necesario mirar otros :

Las drogas, en particular la cocaína, tienen diferentes etapas;

La producción, realizada por campesinos descritos anteriormente, sin olvidar, o mejor, destacando el papel jugado por los productores de los llamados precursores químicos indispensables para volver a la hoja de coca, cocaína, dichos precursores son producidos fundamentalmente en los países desarrollados; Colombia con Perú y Bolivia, son los países sindicados por los organismos antidrogas internacionales, de ser los mayores productores en el mundo. Y el gobierno estadounidense impone a los gobiernos de estos países la obligación de agenciar una política de destrucción de los cultivos, como parte de la supuesta lucha antidrogas, priorizando la fumigación aérea indiscriminada, con defoliantes químicos que acaban con el ecosistema y son una verdadera amenaza contra la vida, no solo actual sino también futura. Otro aspecto negativo es la paulatina pero constante destrucción de la selva amazónica, lugar hacia el cual son desplazados cada día, tumbando la selva y creando fincas para el cultivo de coca, lejos de las zonas de fumigación.

Los campesinos se han organizado en defensa de sus vidas, no en defensa de la coca, la solución planeada a los gobiernos, en particular en el caso colombiano, donde el consumo ancestral, ligado a las culturas indígenas es irrelevante, es la sustitución de cultivos y la posibilidad de explotar otros productos agrícolas, con verdaderas garantías políticas, económicas y de mercadeo para producir en sus regiones distintos bienes de consumos derivados del sector agrario; pasando obligadamente por la construcción de la infraestructura necesaria, que no es extraordinaria, sino la indispensable para la vida de un pueblo.

El narcotráfico, como tal, realizado por quienes obtienen la primera de las grandes ganancias producidas en el negocio, al enviar la cocaína a los centros de consumo, a los países desarrollados, especialmente a los EE. UU. , constituyen los verdaderos carteles de la droga; su enriquecimiento es exorbitante y esta demostrada su relación con los partidos políticos tradicionales, con las cúpulas dominantes de los países, extendiendo su poder de corrupción a todas las actividades de la economía, la política, la sociedad y hasta en la cultura y diversión.

Los distribuidores en esos centros de consumo (con la participación de nacionales de las metrópolis, nunca denunciados y mucho menos perseguidos), quienes se quedan con la segunda de las grandes ganancias, manejan la distribución también del dinero, entre el que envían como pago a los narcotraficantes y el que se queda como su ganancia, ambos movidos por la banca internacional.

Y la legalización o lavado de dineros, hecha en las instituciones bancarias de esos países, siendo la tercera de las grandes ganancias y la mas importante, en la circulación bancaria pasa a convertirse en capital financiero, soporte fundamental del neoliberalismo y mecanismo de dominación actual. En esta etapa también hay algunas ramificaciones o escalas, desde los grandes distribuidores hasta los jíbaros.

Finalmente el consumo realizado por millones y millones de adictos que necesitan urgentemente políticas de sanidad encaminadas a la solución de su problema de adicción, y no a mejorar la distribución de la droga, bajo eufemísticas formas de legalización del consumo, y políticas reales de prevención de la adicción entre la juventud y la niñez.

La supuesta guerra contra el narcotráfico, desarrollada actualmente, está dirigida contra los sectores más débiles, los de menor beneficio económico y con mas perjuicio recibido en sus vidas; los campesinos sembradores de la hoja de coca y los consumidores, solo enfermos.

No hay real interés por resolver este problema, es un tema económico y político. Económicamente, deja grandes dividendos; solo en EE. UU. , el país con una de las mayores deudas externas, se recicla el 80 % del medio trillón de dólares producido como ganancia de las drogas anualmente; esta economía se ve beneficiada realmente por esos dineros; pero no son los únicos. En los países donde se termina la legalización de esos dineros, a través de inversiones, se convierten en la base para mostrar cifras macroeconómicas positivas, pero mentirosas, porque esto no se refleja en la economía nacional, ni en los niveles de vida de la mayoría de la población Nos preguntamos la relación de estos dineros del narcotráfico, circulando vertiginosamente en las respetables instituciones bancarias—algunas de las cuales no acaban de explicar sus relaciones y negocios con el fascismo italiano y alemán, desde la Segunda Guerra Mundial—con el desmesurado incremento del capital financiero; padre, madre y sustento del monstruoso modelo neoliberal responsable del incremento de la miseria en los pueblos del mundo; ni siquiera los de los países desarrollados se escapan de esta situación, aunque pretenden esconderla buscando y señalando otras causas.

Políticamente, el tema es manipulado por los EE. UU. Y los diferentes gobiernos. En el caso colombiano, todo aquel que no está de acuerdo con las políticas oficiales es declarado objetivo militar con la sindicación de terrorista y/o narcotraficante.

El narcotráfico sustituyó al enemigo de los pueblos, según el imperio y su corte, el comunismo internacional, al cual le extendieron certificado de defunción con la caída del campo socialista en Europa del Este, condenando a los pueblos a sufrir el desarrollo del capitalismo sin ninguna posibilidad de lucha; pero estos no se resignan a ese futuro de miseria; saben que esa no es la única posibilidad y siguen sus luchas.

Es con el narcotráfico como se justifican las intervenciones abiertas y descaradas, retrocediendo a formas coloniales supuestamente superadas, que van desde las invasiones—caso de Panamá—hasta las negociaciones de la soberanía, a través de tratados para la lucha contra el narcotráfico, como los hechos por varios países del Caribe, cediendo su mar territorial para que los EE. UU. Los patrullen. Colombia también firmo un acuerdo en similares términos, pasando por las imposiciones hechas por el Imperio en materia de políticas internas, hasta el chantaje, no solo a algunos de los mandatarios de algunos países, sino incluso también a los aspirantes a la presidencia; y en su conocida actuación con doble moral, caben también las incursiones en el negocio de las drogas para su beneficio—abastecimiento de narcóticos a los soldados de su ejercito en el Vietnam—y el escándalo llamado Irán gatee.

Sin embargo, es necesario dejar clara nuestra consideración acerca de temas, los cuales se deben desnarcotizar, como el de la extradición, a la cual somos contrarios por principios; es un tema que tiene relación con la autodeterminación de los pueblos y la soberanía; no creemos necesario ni justo, enjuiciar nacionales de ningún país en otro, si las leyes o la corrupción no permiten juicios o condenas justas, eso es lo que hay que cambiar y no olvidamos que es el sistema el de la crisis, y no los gobiernos de turno. El Imperio se erige como el gran policia del mundo y depositario de la moral, sin ningún pudor ni recato; con el pretexto de la lucha contra las drogas, esto no se puede permitir, ni justificar, como tampoco considerar las protestas contra esto, como hechas por amistad o relación o simpatía con el narcotráfico o los narcotraficantes. Otro ejemplo de esto es el abrogarse el derecho a calificar las políticas de los países con la llamada certificación, bien podría ser un proceso interno, porque como países tienen derecho a entregar sus ayudas a quienes quieran, pero no dejando en la picota pública a aquellos, a quienes descalifican por no cumplir con sus requisitos, porque inmediatamente son considerados países dependientes del narcotráfico, independientemente si los gobernantes de éstos lo son y sus clases dirigentes y/o dominantes mantienen estas relaciones; son los pueblos, los nacionales de cada país, los llamados a juzgar esta actitud, y no el prepotente Imperio.

La lucha contra el narcotráfico como flagelo de la humanidad, que beneficia económicamente y políticamente al Imperio, es una lucha antiimperialista, por la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, pero también es una lucha contra las cúpulas dominantes nacionales por el beneficio de las mayorías nacionales, y hace parte fundamental de la agenda a resolver para garantizar a nuestros pueblos una vida con justicia social, digna en paz, con democracia y soberanía."

Militarismo, narcotráfico y neoliberalismo . Comandante Raúl Reyes, del Secretariado del Estado Mayor Central, FARC-EP/ julio de 1997.


En una entrevista publicada en el numero 7 de la Revista Resistencia de las FARC-EP, el comandante Raúl Reyes abunda aun mas sobre los vínculos estrechos entre capitalismo y narcotráfico, relaciones que solo cesaran con el fin del capitalismo.

" El fenómeno del narcotráfico es consustancial al sistema

Capitalista. Nace de sus entrañas y es parte inseparable de la

Corrupción, el militarismo y la inmoralidad que con la impunidad

Apuntalan las políticas imperiales como el modelo Neoliberal.(...)

En lo que concierne a las FARC-EP, por principio no trafica

Drogas. No es cierto que comercialice, tampoco transporta, no

Siembra, ni le venden favores a los narcotraficantes, porque es

Contrario a nuestra política e ideología. A pesar de esas realidades demostrables, los adversarios políticos mantienen una

Campana deliberada de calumnias, enmarcada en la conocida estrategia contrainsurgente, que cada día tiene menos credibilidad, al punto que el propio embajador gringo Miles Frechette, reiteradamente ha dicho que su gobierno no tiene informes de que la guerrilla colombiana trafique drogas, ni que sea un cartel de narcotraficantes.

(... ) Ciertamente, la administración norteamericana invierte cerca de la mitad de la asignación militar para el hemisferio en Colombia, porque con el cuento de la llamada lucha contra el narcotráfico se equipan las fuerzas militares para la lucha contraguerrillera. Es que su enemigo es la oposición política armada encarnada en la guerrilla, que combate al lado del pueblo por el poder para construir la sociedad socialista, donde no pueden haber explotadores, ni explotados.(... ) Los trabajadores deciden alzarse en lucha contra el mal gobierno, escogiendo el camino digno de la lucha revolucionaria, por una Colombia para todos en igualdad de derechos, en combate abierto contra el sistema capitalista. Los militares colombianos torturan, amenazan, masacran, desaparecen y asesinan indiscriminadamente al pueblo desarmado; unas veces lo hacen vistiendo el uniforme de los agentes de seguridad del Estado y en otras ocasiones bajo la sombrilla del Paramilitarismo.(... )podemos decir que buena parte, lo más corrupto, descompuesto y criminal de las fuerzas de seguridad del Estado, conforman el narcoparamilitarismo, que además financia la industria del crimen con los negocios sucios del narcotráfico.

(... )El calificativo de "narcodemocracia"es responsabilidad expresa de quienes gobiernan con el incontrovertible lucro de los dineros y favores del narcotráfico; presentes en toda la gestión administrativa del Estado, al punto que también existen quienes lo denominan "Narcoestado", debido a que los dineros del narcotráfico están en los latifundios, en la ganadería, en los comerciantes, en la industria, en la banca, en los medios de comunicación, en las fuerzas militares y en los partidos políticos para elegir sus representantes en el congreso y en el poder ejecutivo empezando por el Presidente de la Republica (Samper. )"

(Entrevista al Comandante Raúl Reyes. Revista Resistencia. Núm.7. Julio 1997)


En el documento Narcotráfico, problema de todos publicado en enero de 2001, las FARC-EP proponen serias y concretas soluciones para la supresión del narcotráfico vía sustitución de cultivos ilícitos, propuesta revolucionaria que estuvo siempre presente en la mesa de dialogo gobierno-FARC, en San Vicente del Caguán, hasta que el Presidente Pastrana, siguiendo los dictámenes del Imperialismo y de los sectores más retrógrados, militaristas y corruptos de la oligarquía colombiana, decidiera poner fin al ya agonizante proceso de paz en febrero de 2002.


"(... ) Los gobernantes siempre han permitido el narcotráfico y se han beneficiado de este. Algunos expertos calculan un 2 % de aumento del PIB, gracias a este negocio. Pero aquí valen por igual las leyes del capitalismo, los beneficiados son unos cuantos, mientras ese perverso circulo vicioso y violento tiene a 400,000 compatriotas vinculados al solo cultivo de la coca, quienes como dijo el Pleno del Estado Mayor de las FARC-EP en noviembre de 1997... Son victimas de una situación social injusta pues en su mayoría son desplazados por la violencia en otras áreas del país, a quienes se les niega el derecho al trabajo, a la salud, al techo y a la educación obligándoles a la siembra de ilícitos, como única alternativa de subsistencia. Ellos son parte del campesinado victima del abandono y la explotación estatal.

Y por eso mismo, los jóvenes de las zonas cocaleras no quieren que los confundan con los narcos. Para ellos esta palabra es sinónimo de ladrón, tramposo, asesino y mafioso.

Y por todo eso, la solución a este grave problema social nuestro y de la humanidad, no puede ser mas destrucción ecológica con las fumigaciones y el desplazamiento forzado que lleva a seguir ampliando mas la frontera agrícola y destruyendo los bosques. No es por la vía militar. Y tampoco la solución esta en los países productores solamente. Hay que disminuir de manera sustancial el consumo de los países ricos, controlar decididamente la venta de precursores químicos y perseguir en serio a los narcotraficantes.

En nuestra Plataforma para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional, planteamos que la solución debe ser concertada a nivel internacional entre las comunidades, con respeto a la soberanía de cada país.

La solución en los países productores pasa necesariamente por una radical redistribución de la tierra y demás recursos, y elaborar planes concertados con las comunidades a nivel de las regiones, hacia un desarrollo alternativo, sostenido, sustentable, que permita un adecuado aprovechamiento autónomo de los recursos ambientales, uno de cuyos efectos ha de ser la sustitución de cultivos ilícitos por explotaciones productivas beneficiosas para toda la sociedad.

En esa dirección va la propuesta de despejar el municipio de Cartagena de Chaira, cuya economía depende fundamentalmente de la coca, para que bajo nuestra rectoría, la comunidad elabore y ejecute un plan de desarrollo alternativo, contando con el apoyo financiero de comunidad internacional interesada en soluciones justas.

Esta propuesta se hace con la convicción de que las soluciones urgentes en este problema, no pueden depender de los avances de la mesa de conversaciones, aunque si pueden ser un gran impulso para esta, si se demuestra que hay soluciones que benefician a la comunidad y que realmente empiezan disminuir los cultivos ilícitos, pues todas las personas medianamente informadas saben que las fumigaciones tienen efecto contrario, ya que por cada hectárea de coca destruida, los campesinos siembran una y media mas; ese es un fenómeno socioeconómico apabullante, imparable. Solo se soluciona si a la gente se le brindan otras opciones rentables y dignas.

Estamos abiertos a un debate para que los colombianos vayamos al grano en este importante asunto. En diversos sectores sociales y en la academia se mueven muchas criticas y propuestas que los colombianos debemos abordar en serio.


Para esa discusión nacional hay un buen espacio en la zona del despeje, que para eso es, si el gobierno nacional decide mantenerla, pese a la agresiva campana de los enemigos de la paz, que a través de los grandes medios de comunicación tratan de desvirtuar y desprestigiar todo lo que es ganancia para la sensatez, como el despeje y las propuestas de la gente que pone su inteligencia al servicio de una Nueva Colombia."

(Narcotráfico, problema de todos. FARC-EP. Enero de 2001)


Al igual que las FARC-EP, el ELN tiene su política sobre el narcotráfico, que merece estudiarse si se pretende abordar el tema con objetividad y al margen de los prejuicios y de la desinformación que las transnacionales noticiosas difunden en todo el mundo. En 1989, el ELN hizo publica su política llamada Deslinde Categórico con el Narcotráfico. Es esta la guía oficial del ELN para el tratamiento y conducta de todas las unidades guerrilleras y la militancia en cuanto al comercio de drogas ilícitas se refiere. Este deslinde significa, para los guerrilleros y unidades de combate del ELN, la prohibición absoluta a participar en cualquier eslabón de la cadena del narcotráfico.


" Desde la segunda mitad de la década de 1980 se hizo mas evidente el peso del negocio de la droga en el corazón económico del país, lo que se hizo evidente con la conformación de la narcoburguesia, con presencia directa en las principales decisiones de vida nacional.

Colombia se consolido como un "narcopaís", en el pleno sentido de la palabra. Su economía, su vida social y política quedaron articuladas al negocio de las drogas.

(... ) Poderosos núcleos mafiosos, gracias a sus jugosos capitales y a su vertiginoso proceso de acumulación, presionaron desde mediados de la década de 1980 una recomposición de clase dando lugar a la narcoburguesia como parte integrante de las clases dominantes, propietaria de capital en su sentido estricto, así fuese de origen mafioso, y a una nueva clase propietaria de las mejores tierras y grandes extensiones, dando curso a la más criminal contrarreforma agraria.

Durante la década del 1980 los narcotraficantes progresivamente se abrieron paso en los altos círculos pasando en la década de 1990 de ser parte de las clases dominantes, a ser factor clave en la economía y la vida política e incidir de manera determinante en el Estado y todas sus instituciones.


Los distintos episodios del proceso 8,000 sacaron a la luz publica la injerencia del cartel de Cali en la política, su control del Congreso y sus relaciones con las altas esferas del Estado.(... ) es indudable su relación creciente con las fuerzas armadas , al igual que lo acontecido con el resto de la sociedad y las distintas esferas del poder.

(... ) En el manejo del problema del narcotráfico se hace evidente una vez mas, la doble moral del gobierno de los EE. UU. El Enfasis en las declaraciones de cada uno de sus funcionarios cuando hablan de combatir el problema se queda en mera palabrería al analizar como se financia la política contrainsurgente.

El paramilitarismo, que es la parte determinante de esta estrategia se ha fortalecido con dineros resultantes del negocio de las drogas.

Todos los jefes paramilitares han logrado consolidar en sus feudos emporios de la producción y distribución de narcóticos solo que como sucediera en otros países es innegable la importancia que tienen en la financiación de la Contra. Los carteles de la costa y Los Llanos Orientales y capos como los hermanos Castaño actúan y se lucran con la complicidad no solo de las autoridades nacionales sino de los mismos gringos que los ven como un mal menor.

El ELN reitera su deslinde categórico con este tipo de actividades y manifiesta una vez más la decisión de combatir este negocio teniendo en cuenta que se requiere de un acuerdo global de carácter internacional que tome medidas efectivas de control al consumo y a las mafias que procesan y negocian los narcóticos en los países afectados.

(... ) Para la sustitución de cultivos ilícitos y la erradicación del negocio de la droga se tendrá muy en cuenta la necesidad de elaborar planes de desarrollo que den salidas integrales al problema.. Es necesario implementar alternativas económicas que representen soluciones reales al problema, garantizando ingresos sustitutivos a la población."

(Narcotráfico – Paramilitarismo – Corrupción. Documento del ELN)



El Deslinde Categórico del ELN con el narcotráfico implica :

" (a) Luchar contra el fenómeno global y no solo contra sus

Efectos.

    1. Desestimular la expansión de los cultivos de uso ilícito.
    2. No permitir cultivos en zonas de influencia elena, donde no han existido antes.
    3. Atacar las causas socioeconómicas y exigir al Estado soluciones correspondientes a la naturaleza economica y social mediante planes alternativos, sustitución manual de los cultivos y programas de desarrollo social.
    4. Prohibir el consumo de drogas ilícitas dentro de las comunidades de la base social.
    5. No permitir en las zonas productoras, el mercado interno de la droga.
    6. No exigir impuestos en ninguno de los eslabones de la cadena del negocio del narcotráfico.
    7. Impedir el asentamiento de narcotraficantes en las zonas de influencia elena.
    8. Recurrir a la convicción para que los campesinos cultivadores desistan de los cultivos ilícitos, alternando con otros cultivos y reinvirtiendo parte de los ingresos en el mejoramiento productivo de sus parcelas.
    9. Apoyar las luchas de los campesinos cultivadores en contra de las medidas represivas y por planes de sustitución de cultivos y de desarrollo social.
    10. Luchar por la reforma agraria y un plan de desarrollo rural como base de la política de sustitución de cultivos.

(Postura del ELN sobre el Narcotráfico)


Un aspecto imprescindible para tener una justa perspectiva al abordar el tema del narcotráfico es el de la doble moral de los acusadores imperialistas y oligarcas que con el Plan Colombia declaran su muy publicitada guerra implacable al narcoterrorismo. Doble moral de los negociantes capitalistas estadounidenses que venden tanto los precursores químicos para procesar las drogas, como los químicos para fumigar los cultivos. Es la doble moral del embajador de EE. UU. En Colombia que en 1988 acuno el termino "narcoguerrilla"- aun conociéndose el profundo rechazo de las FARC-EP y del ELN al negocio de las drogas ilícitas-, y poco después fue descubierto financiando a la contra nicaragüense y a los escuadrones de la muerte salvadoreños, con dineros del narcotráfico y con el apoyo logístico del hasta solo pocos días subsecretario de Estado de EE. UU. Para asuntos de América Latina, el terrorista cubano y agente de la CIA, Otto Reich.

No debe olvidarse que en 1998 fue decomisado un cargamento de cocaína hallado en la valija diplomática la embajada estadounidense en Bogota. La valija había sido enviada por la esposa del agregado militar de la embajada, coronel encargado de dirigir la guerra contra el narcotráfico en Colombia. La esposa enviaba la droga y el coronel lavaba el dinero depositándolo en diferentes bancos yanquis.

El más reciente escándalo sobre la implicación de los acusadores estadounidenses en el lucrativo comercio de drogas ilícitas trascendió en agosto de 2001 cuando el diario canadiense The Nation revelo los resultados de sus investigaciones al lograr acceso a los archivos secretos de la DEA. Según The Nation , el 12 de mayo de 2000 la policia antinarcóticos del aeropuerto internacional de Bogota, hallo para su mayor sorpresa un cargamento de heroína pura perteneciente a la empresa Dyncorp. Irónicamente, la Dyncorp es una de las siete "empresas militares" norteamericanas contratadas por el Departamento de Estado de EE. UU. Para su sacrosanta guerra antinarcóticos. Esta narcoempresa tiene un contrato firmado por 600 millones de dólares anuales para operar en Bolivia, Perú y Colombia, y cuenta con mercenarios expertos en combate (fuerzas delta) y pilotos veteranos que participaron en las guerras de agresión del Imperialismo contra los pueblos de Vietnam, Granada, Panamá, Irak, El Salvador y Haití.

Las incursiones aéreas destinadas a la erradicación de la coca, la amapola y la marihuana por medio de fumigación en Colombia son realizadas por Dyncorp, la empresa militar que Oliver North, según lo revelado por el escándalo Irán-Contras, bajo ordenes directas del Pentágono, utilizo para suministrarle armas a la contra nicaragüense y transportar cocaína para el financiamiento de las operaciones terroristas de los mercenarios antisandinistas.

Los aviones y los mercenarios de la Dyncorp que operan en coordinación con la Brigada Aérea del Ejercito Nacional, entran y salen de Colombia sin ningún tipo de control por parte de las autoridades colombianas, situación que se explica por las condiciones impuestas al gobierno colombiano por el Departamento de Estado de EE. UU. El gobierno yanqui condicionó la otorgación de los 1600 millones de dólares del Plan Colombia a que las autoridades colombianas no se inmiscuyeran en los operativos estadounidenses. Por esta razón, no es casualidad que el general de la policia antinarcóticos que dirigió el operativo que resulto en el hallazgo del cargamento de cocaína perteneciente a la Dyncorp en mayo de 2000, y que sometió la evidencia ante la fiscalia 271, fue destituido. Tampoco es casualidad que esta acusación, como otras similares, por narcotráfico contra Dyncorp, no se sostuvo en los tribunales colombianos – en forma misteriosa desaparecen los expedientes acusatorios. La Dyncorp y las otras seis empresas mercenarias yanquis en Colombia, beneficiarias, en esta época de neoliberalismo, de la privatización del negocio de la guerra, solo reciben órdenes de, y son controlados por, la NAS, oficina ubicada en la embajada de EE. UU. En Bogotá.

La doble moral de yanquis y oligarcas colombianos ante el problema del narcotráfico y su corolario, el paramilitarismo – los Paramilitares son bandas de sicarios financiadas por acaudalados terratenientes, traficantes de cocaína y corporaciones estadounidenses como la notoria empresa petrolera Harken (que cuenta entre sus principales accionistas nada menos que al célebre Presidente George Bush II), y cínicamente armadas y entrenadas por los ejércitos colombiano y yanqui - alcanzan en la actualidad proporciones grotescas desde las elecciones del 26 de mayo de 2002. En estas elecciones y en medio de un proceso de escalada sin precedentes en la guerra civil colombiana, y de recrudecimiento del terrorismo de Estado, y con un 52 % de abstencionismo, Álvaro Uribe Velez, miembro de la gran burguesía antioqueña, candidato del paramilitarismo y del Departamento de Estado de los EEUU, y de muy conocidos vínculos con el narcotráfico, resultó vencedor, con el apoyo de solo el 25 % de los electores inscritos para votar, en la contienda por ocupar el Palacio de Nariño. Son innegables los vínculos que Uribe mantuvo con el Cartel de Medellín desde que fue alcalde de la capital departamental antioqueña a finales de la década de 1970. Fue en esa época que Pablo Escobar Gaviria, jefe del Cartel de Medellín, logró proyectar una imagen de "ciudadano ilustre y benefactor" por los proyectos comunitarios que financiaba con el aval y la coordinación del entonces alcalde de la ciudad, el actual Presidente de la República. Mientras fue Director de Aeronáutica Civil entre marzo de 1980 y agosto de 1982, época del gran ascenso de los carteles de Medellín y Cali, el hoy Presidente de Colombia concedió, como nadie antes, decenas de licencias para piloto de aviación y permisos para la construcción de aeropuertos al servicio del narcotráfico. Su ayudante en aquel entonces, el Vicedirector de Aeronáutica Civil, Cesar Villegas, fue convicto por cinco años por sus ingentes servicios a favor del Cartel de Medellín. Con los permisos y licencias generosamente otorgados por Uribe y Villegas, los carteles de Cali y Medellín tuvieron la más poderosa flota de aviación privada de América Latina.

Durante los años 90, mientras Uribe era gobernador de Antioquia tuvo como Jefe de Gabinete a Pedro Juan Moreno, quien fuera acusado por la DEA en agosto de 2001 por la compra de 50,000 kilogramos, (50 toneladas), de precursores químicos para el procesamiento de la cocaína, por un valor en la calle de 15,000 millones de dólares. Como si fuera poco, Pedro Juan Moreno fue uno de los encargados de la campaña de Uribe Velez para las elecciones de mayo de 2002.

Si nefasta fue la gobernación de Uribe en el Departamento de Antioquia (eliminación física de decenas de miles de campesinos, legalización de las bandas paramilitares, asesinato de sindicalistas, ejecución selectiva de periodistas, exterminio de militantes de izquierda, impunidad absoluta para los militares responsables de masacres,... ) más aún lo es la aplicación truculenta de su modelo neoliberal-fascista a todo el país. A partir de su toma de posesión de la Presidencia de la República, el 7 de agosto cuando anunciara arrogantemente su guerra total contra el pueblo, mientras los audaces cohetes disparados por las FARC-EP, burlando el formidable aparato de seguridad del Estado, le recibieran cálidamente en pleno Palacio de Nariño, este representante orgánico de la ascendente narcoburguesía pro-yanqui colombiana impone decretos fascistas como el del Estado de Conmoción Nacional e impulsa legislación por la via del fastrack ( ¿Blitzkrieg? ) como la que pretende reclutar un millón de informantes (delatores) armados bajo la férula del Ministerio del Interior y con fuertes vínculos con el paramilitarismo legitimado de facto, y utilizarlos implacablemente contra todo el que cuestione la profundización del nuevo orden neoliberal ya en descrédito . Como si fuera poco, y con el beneplácito de los halcones de la guerra colombianos y yanquis, Uribe impulsa, a la velocidad del rayo y siguiendo el programa de su campaña electoral, la legalización, expansión y financiamiento estatal de las bandas paramilitares siguiendo su tristemente célebre modelo antioqueño de las genocidas Cooperativas Convivir.

Ante la sangrienta y genocida escalada de la guerra imperialista y oligárquica en Colombia que anuncia graves calamidades para todos los pueblos de Nuestra América, incluyendo a Puerto Rico, la solidaridad de todos(as) con el pueblo colombiano y sus organizaciones revolucionarias se hace urgente. La amenaza del binomio fascista Bush-Uribe nos compele, por nosotros(as) y por todos los pueblos del continente y del mundo, a actuar consecuentemente con nuestra conciencia solidaria. En lo concreto nuestra tarea prioritaria implica neutralizar y contrarrestar la creciente campaña que a través de los grandes medios de prensa internacionales al servicio del Imperialismo pretende presentar a la insurgencia como narcoguerrilla y que acusa falsamente a las organizaciones revolucionarias FARC-EP, ELN y EPL de narcoterroristas

Rene
Escrito por Rene
el 08/01/2011

Bueno hablando de terrorismo ¿Que opinion tieneestas noticias al respecto?.

En la Televisión Cubana nuevas revelaciones sobre Luis Posada Carriles (+ Fotos y Video)
7 Enero 2011
Francisco Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Francisco Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

De acuerdo con el sitio Razones de Cuba , la Televisión Cubana presentará un reportaje especial de aproximadamente 40 minutos que aporta nuevas revelaciones sobre las acciones terroristas de Luis Posada Carriles, autor intelectual de la voladura de un avión civil cubano y de la cadena de explosiones en centros turísticos cubanos en 1997.

Luis Posada Carriles no solo reclutó y contrató al salvadoreño Francisco Chávez Abarca, un encargado de ventas del taller Moldtrok, de San Salvador, para cometer atentados en La Habana en 1997, sino que participó personalmente en la preparación del material explosivo que se usó en las acciones terroristas, afirma la nota firmada por Jean-Guy Allard.

Las pruebas las aportó Chávez Abarca en el curso de su reciente juicio en La Habana.

En el proceso judicial de dos días que tuvo lugar en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana, Chávez Abarca reconoció plenamente su culpabilidad al describir las circunstancias de su reclutamiento y de las operaciones que Posada le encargó.

En un momento del interrogatorio de más de 200 preguntas que le hizo la Fiscalía, el acusado cuenta como viajó a Cuba con explosivos escondidos “debajo de la plantilla” de sus zapatos.

“ ¿Y quién le compró estos zapatos? ”, le preguntan. “Posada”, contesta el salvadoreño. En otro fragmento de su testimonio, Chávez Abarca cuenta como Posada intervino para esconder con sus propias manos el C-4 en un televisor que transportaría Raúl Cruz León. Este mismo C-4 que, en el hotel Copacabana, del reparto Miramar, provocó la muerte del joven turista italiano Fabio Di Celmo, el 4 de febrero de 1997.

Lea el reportaje completo en Razones de Cuba .

Giustino di Celmo, a la izquierda, padre de Fabio di Celmo, el turista italiano que murió por la bomba que estalló en el Hotel Copacabana. Foto: Ismael Francisco

Giustino di Celmo, a la izquierda, padre de Fabio di Celmo, el turista italiano que murió por la bomba que estalló en el Hotel Copacabana. Foto: Ismael Francisco

Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Francisco Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Francisco Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Los peritos en el curso del reciente juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco

El terrorista Cruz León (con camisa a cuadros) muestra las botas donde venía el explosivo C-4. Foto: Ismael Francisco

El fiscal del juicio. Foto: Ismael Francisco.

El Presidente del Tribunal. Foto: Ismael Francisco.

Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Chávez Abarca durante el juicio en La Habana. Foto: Ismael Francisco.

Razones de Cuba Video
YouTube Preview Image

Rene
Escrito por Rene
el 08/01/2011

Despues muchos panelista de este forum opinan que el gobierno Cubano no cumple con los DD. HH.



Decide Tribunal sustituir pena de muerte por 30 años de privación de libertad al terrorista Cruz León (+ Video)
3 Diciembre 2010 48 Comentarios
Ernesto Cruz León, terrorista salvadoreño

Raúl Ernesto Cruz León, terrorista salvadoreño.

Este viernes concluyó en La Habana la vista del recurso de apelación de pena de muerte seguida contra Raúl Ernesto Cruz León por el delito de terrorismo de carácter continuado, en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular, de acuerdo con una fuente de esa institución consultada por Cubadebate .

Este órgano anunció la decisión de sustituir la sanción original que se le impuso por la de 30 años de privación de libertad, máxima pena que se le puede imponer dada la legislación aplicable al caso.

Cruz León es el autor de atentados con bombas en centros turísticos de la capital cubana en 1997, y como fue probado en el juicio que tuvo lugar dos años después en Cuba, fue enviado a la Isla para esos fines por la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y Luis Posada Carriles, quienes dirigían la red de terroristas que se organizó y financió en Estados Unidos y se estructuró en Centroamérica para tratar de destruir la Revolución.

Los actos terroristas de Cruz León, cumpliendo órdenes de Posada Carriles, costaron la muerte al turista italiano Fabio di Celmo y cuantiosos daños materiales en hoteles y centros turísticos de La Habana.

Durante el juicio que se le siguió por su participación en actos terroristas, Cruz León reveló que el salvadoreño Francisco Chávez Abarca fue quien lo contrató cuando trabajaba en la agencia de rentar autos “Geo Rent a Car”, en El Salvador, y lo convenció de realizar misiones terroristas en el extranjero, al contarle que él mismo lo había hecho.

Chávez Abarca fue capturado cuando intentaba ingresar a Venezuela y fue extraditado a Cuba en julio de este año.

Rene
Escrito por Rene
el 08/01/2011

ARBOL TERRONOLÓGICO. Se me olvidó el prefigo Gene.


red_terrorismo_completa_web

Rene
Escrito por Rene
el 12/01/2011
“Posada me dio el C-4 para la bomba”, afirma Chávez Abarca (+ Video)
11 Enero 2011 10 Comentarios

Luis Posada Carriles Cuba emitió este lunes en la televisión fragmentos del juicio que condenó en La Habana, por actos de terrorismo en la isla, al salvadoreño Francisco Chávez Abarca, quien afirmó en ese proceso haber sido una “marioneta” del terrorista Luis Posada Carriles.

El reportaje coincide con el proceso que se sigue en EEUU contra Posada Carriles por mentir a funcionarios de Estados Unidos durante los interrogatorios de petición de asilo político y de ciudadanía, después de haber entrado en el país de manera ilegal en 2005.

En el juicio celebrado en Cuba contra Chávez Abarca, éste dijo que Posada Carriles le reclutó para colocar bombas en centros turísticos de la isla en 1997, en fragmentos de su comparecencia ante el tribunal cubano que lo juzgó el 20 y 21 de diciembre pasado y lo sentenció a 30 años de prisión.

El programa, elaborado como parte de la serie emitida por la televisión con el título “Las Razones de Cuba”, comprende además de las declaraciones de Chávez Abarca, intervenciones de peritos y varios testigos cubanos de la fiscalía en el proceso judicial.

Chávez Abarca fue arrestado en Venezuela y extraditado en julio pasado a Cuba, donde era reclamado desde hace años bajo la acusación de ser uno de los principales autores de la ola de atentados en hoteles cubanos en el que falleció un turista italiano.

En las declaraciones del proceso judicial recogidas en el reportaje, el salvadoreño citó a algunos de los terroristas con los que mantuvo contactos y en particular se refirió a Posada Carriles, a quien atribuyó su reclutamiento.

Dijo que Posada le había entregado y enseñado el modo de trasladar oculto en sus zapatos el explosivo del tipo C-4 que se emplearía en los atentados cometidos en Cuba.

También manifestó que había escuchado a Posada Carriles hablar sobre el atentado realizado a un avión cubano en 1976 en Barbados que causó la muerte de 73 personas y que lo invitó a viajar a Panamá con el fin de que participara en un complot para asesinar al líder cubano Fidel Castro durante la Cumbre Iberoamericana que se celebró en 2000 en ese país.

En sus declaraciones ante el tribunal, Chávez Abarca se confesó culpable de los actos de terrorismo que se le imputan y pidió perdón al pueblo de Cuba por los mismos.

La justicia cubana acusa a Posada Carriles de estar vinculado en la planificación de esos y otros hechos de terrorismo ejecutados contra la isla.

Rene
Escrito por Rene
el 12/01/2011


Las Razones de Cuba

YouTube Preview Image

YouTube Preview Image

Rene
Escrito por Rene
el 12/01/2011
El cargo contra Posada Carriles: “mentir”
10 Enero 2011 4 Comentarios

Luis Posada Carriles, acusado de ser el autor intelectual del peor atentado terrorista en América Latina y de varios ataques terroristas contra Cuba, coordinador de acciones bélicas ilegales en Centroamérica y empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), enfrentará un juicio este lunes en El Paso, Texas, Estados Unidos, pero no por ninguno de estos crímenes, sino sólo por mentir.

Posada Carriles enfrentará cargos en un caso que por primera vez en este país incluirá evidencias y testimonios sobre sus actividades clandestinas en atentados terroristas.

Pero a pesar de miles de documentos de evidencia y múltiples testigos sobre sus actividades terroristas, en un país que dice que su enemigo mundial es el terrorismo, Posada Carriles ha gozado la vida como hombre libre, y hasta ha celebrado como héroe, en Miami, durante los últimos años. A pesar de ser prófugo de la ley en otros países, con una solicitud de extradición por Venezuela, buscado por Interpol y haber sido identificado comoterrorista peligroso por algunas autoridades estadunidenses que incluso lo tienen en su lista de personas a las que no se autoriza viajar por avión en este país, Posada Carriles no esta encarcelado ni enfrenta un proceso parecido a otros sospechosos de terrorismo en este país, o en Guantánamo. Más bien, los cargos de perjurio y fraude migratorio que enfrentará en Texas están centrados sobre su ingreso ilegal a este país en 2005 y subsecuentes mentiras a autoridades sobre su papel en algunos casos de terrorismo.

Pero este juicio, según algunos observadores y analistas, marca un giro sin precedente. Sarah Stephens, directora del Center for Democracy in the Americas (en Washington) señaló que éste no es un mero caso de inmigración. Tras años de demora y aparente negación, marca la primera vez que el gobierno estadunidense presentará formalmente pruebas que involucran a Posada en actos de terrorismo dirigidos contra blancos en Cuba.

La juez Kathleen Cardone permitió que se introduzcan algunas pruebas jamás presentadas contra Posada Carriles, incluyendo una controvertida entrevista con una reportera del New York Times en la que parece admitir su papel clave en los atentados terroristas contra blancos turísticos en La Habana, entre ellos un hotel donde murió un turista italiano, Fabio di Celmo, y varios más fueron heridos.

El ex agente de la CIA, cuya relación con la inteligencia estadunidense inicia en los años 60 del siglo pasado, y cuyo historial incluye la voladura del avión cubano en 1976 en donde todos los 73 pasajeros y tripulantes murieron, su arresto en Panamá por intentar detonar bombas en un auditorio repleto de universitarios que escuchaban a Fidel Castro en el año 2000, más operaciones en Centroamérica para las guerras encubiertas de Estados Unidos en los años 80 del siglo pasado, será enfrentado, por primera vez, por su ex patrón, el gobierno de Estados Unidos, en torno a algunos de estos actos.

“De verdad es justicia poética que el mismo gobierno que a principios de los 60 nutrió, capacitó y creó el Frankenstein que hoy conocemos como Luis Posada Carriles, todos estos años después lo esté fiscalizando por mentir sobre los crímenes terroristas que cometió”, afirmó Peter Kornbluh, director del proyecto sobre Cuba de la organización independiente National Security Archive, quien ha obtenido y difundido documentos oficiales del gobierno estadunidense sobre la historia de Posada Carriles. Para el gobierno de Obama, el veredicto conllevará implicaciones significativas para la credibilidad de Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo, como para el futuro de las relaciones Estados Unidos-Cuba, escribió en un artículo sobre el caso en The Nation.

Algunos analistas indican que el caso podría establecer las bases concretas por un cambio en la política estadunidense hacia Cuba. Sin embargo, para familiares de las víctimas y otros críticos, el hecho de que Washington rehúsa responsabilizar a Posada por sus crímenes continúa siendo inaceptable.

El abogado José Pertierra, quien representa al gobierno de Venezuela en su caso de extradición de Posada, explicó a La Jornada que el gobierno de Obama procede pero en parte para evitar cumplir con sus obligaciones. “Estados Unidos no ha querido extraditarlo y tampoco procesarlo por asesinato. Saben que Posada tiene muchos secretos que contar. Secretos que involucran al propio Estados Unidos. Su abogado admitió que todo lo que hizo su cliente lo hizo ‘a nombre de Washington’. Si Posada se siente acorralado, revelaría muchos de los esqueletos que hay escondidos en los armarios de la CIA. Sin embargo, ante tanta presión internacional Estados Unidos no puede simplemente permitir que Posada viva con total impunidad en Miami. Escogieron por eso acusarlo de delitos federales, pero a fin de cuntas, delitos más leves que terrorismo o asesinato. Decidieron procesarlo por mentiroso. Con eso, aparentan ‘hacer algo’ contra Posada, cuando en realidad hacen muy poco”.

Abraham Oscar Guzman Martinez
Economia universidad inca garcilazo de...
Escrito por Abraham Oscar Guzman Martinez
el 12/01/2011

Hola René; muchas gracias por los aportes y los post, me llama la atención que aquellos que defienden mucho a los EE UU no ingresen al debate y den sus opiniones, nadie va ofenderlos, injuriarlos o difamarlos, se aceptan todo tipo de opiniones fundamentadas.

Un abrazo.