En este grupo En todos

Foro de Educación



Serendipia

David
Coquimbo, Chile
Escrito por David Maturana Céspedes
el 04/04/2010
Casualidades. (Enseñar a ser creativos)
Casualidades o Serendipia (Descubrimientos)
El término en inglés utilizado para designar a los descubrimientos científicos fortuitos es "serendipity" y proviene de la historia de tres príncipes persas que vivían en la Isla Serendip y solucionaban sus problemas de casualidad.
La Real Academia Española no ha incorporado la idea, aunque sí Wikipedia: Serendipia. Que el "azar favorezca a las mentes preparadas" implica tanto un elemento de suerte como un entendimiento previo de lo que es normal.

Realizar un descubrimiento exitoso en astronomía no es comparable a comprar un boleto de lotería y luego esperar sentado, sino que requiere una profunda familiaridad con el cielo, el universo, la física del cosmos y lo mismo sucede con otra ciencia o hechos cotidianos, ya que sin el conocimiento necesario para saber interpretar un fenómeno, no produciría un hallazgo porque no podríamos discernir la novedad.



La Serendipia, ocurre por casualidad y se compone de error, humor, acción, objetivo, estímulo, constancia. Se tienen identificados algunos pasos para encontrar la serendipia, estos son:
Paso 1.
Lo primero para es tener un objetivo. , esto nos ayuda a tener una red de estímulos.
Paso 2.
El segundo paso es llenarnos la cabeza de estímulos, si nos tocan la fibra será algo que experimentaremos de manera consciente. Las personas somos así. Así que si queremos conseguir una buena idea por este método lo mejor será aumentar nuestra curiosidad, al igual que hace un niño.
Paso 3.
Un tercer paso para conseguir las ideas más novedosas nos lo traen los fracasos o errores. ¿Aprendí algo de esto? Si es así, ¿Recuerdo lo que fue? ¿Para qué me sirvió? ¿Fue necesario o se podía haber evitado? ¿Cómo? Aprender de los fracasos es importante pero aquí subimos un poco la dificultad de la tarea. No sólo queremos aprender para no repetirlo, queremos sacarle ventaja.
Darle la vuelta al problema y usarlo en beneficio propio. Vayamos con otra pista para conseguir la idea de nuestra vida. Se trata de algo tan conocido y a la vez tan valioso como el sentido del humor. El humor nos ayudará mucho en el punto anterior, ya que sin humor es difícil quitarle importancia a los errores.
Por otra parte el humor es considerado uno de los ingredientes básicos para la creatividad. Sin humor no hay desinhibición y cuando estamos tensos o inhibidos, no hay buenas ideas.
Paso 4.
Constancia, no tenemos que tener prisa y sobre todo, tenemos que ser constantes.
Paso 5.
Y por fin el último paso para nuestro éxito inesperado. Se trata de la acción. Lo decían en Expediente X, la verdad está ahí fuera. Y es cierto, muchas veces nos encerramos en nuestras casas, en nuestras oficinas, esperando que ocurra algo. Esperando un milagro, pero no sucede. La vida está ahí fuera y normalmente es donde conseguir que el poder de lo inesperado nos encuentre.
Cuentan que Gutenberg andaba bastante perdido en su deseo de inventar la imprenta. Por muchas vueltas que le daba no encontraba una manera de poder hacer libros sin que las manos de los monjes escribanos echaran chispas. Aunque tenía un objetivo y una motivación increíble, el que sería uno de los más grandes inventos de la historia, se negaba a manifestarse tan fácilmente.
Es lo que suele pasar en estos casos, hasta que un día, decidió salir de paseo. Nadie sabe si para tomar el fresco y así oxigenar sus ideas, o bien para estirar un poco las piernas, el caso es que el bloqueado inventor se topó con lo que sería la máxima inspiración para su mayor logro: una prensa para hacer vino. Al observar cómo la prensa hacía su trabajo conectó rápidamente esta idea con el problema que rondaba en su cabeza demasiado tiempo.
Cuando pasan estas cosas siempre nos preguntamos lo mismo: ¿Tendríamos hoy la imprenta si no llega a ser por ese histórico paseo? Date un paseo. Tus ideas lo agradecerán.


Algunas cosas descubiertas por casualidad. Que el "azar favorezca a las mentes preparadas" implica tanto un elemento de suerte como un entendimiento previo de lo que es normal.
1. Coñac.
En la Edad Media había avispados mercaderes que hervían el vino para evaporar el agua y así poder llevar más producto en el mismo espacio, para después volver a añadirla… Hasta que alguien decidió evitar este último paso y crear una nueva bebida.
2. Caucho vulcanizado.
El vulcanizado es un proceso que evita la descomposición del caucho que descubrió Charles Goodyear en 1839 cuando se le cayó una mezcla de la sustancia con azufre sobre una caldera… Quizá por eso siga vendiendo ruedas tantos años después.
3. Papas.
El cocinero George Crum quería satisfacer a un cliente que siempre se quejaba de que hacía las patatas demasiado gruesas, así que las cortó lo más finas que pudo y las frió hasta que quedaran crujientes… 1853 debería ser un año largamente recordado.
4. Edulcorante.
Si la gente supiera que la sacarina se descubrió en 1879 tras tratar brea de carbón quizá dejarían de usarla tan alegremente.
5. Rayos-X.
Menudo susto debió llevarse Wilhelm Röntgen en 1895 cuando vio los huesos de su mano proyectados en la pared tras colocar unos objetos ante la radiación que producía un chorro de electrones chocando contra una placa metálica.
6. Penicilina.
Alexander Fleming no debía ser demasiado limpio, a juzgar por el moho verdoso que se posó sobre una de sus muestras mientras investigaba la gripe en 1928.
7. Microondas.
Originalmente se usaban para los radares aliados en la Segunda Guerra Mundial, hasta que en 1949, con la guerra ya acabada, uno de esos aparatos derritió la barra de caramelo que Percy Spencer, un ingeniero, llevaba en su bolsillo.
Angela Martinez
Profesorado ucc
Escrito por Angela Martinez
el 09/06/2010

David... Muy interesante!... Casualidad o causalidad?... No creo en la primera... Todo tiene un propósito... A veces atraemos estas respuestas y surgen espontáneamente..... Pero creo que el Universo conspira para develarse cuando alguién busca denodadamente... Me encantó! Gracias y saludos.