En este grupo En todos

Grupo de Religión

Juan Vera Alva
Madrid, España
Escrito por Juan Vera Alva
el 5 de Julio

SUPLANTANDO A DIOS, ANAND DILVAR HA CONTINUADO DICIENDO : Deja de complicarte las cosas y de repetir como un loro lo que te han enseñado acerca de mí.

MI COMENTARIO.- ¿Debo cumplir tu mandato de no complicarme la vida contigo mismo, Anand Dilvar?

Entonces, en pura lógica, si hago caso a tu dios, Anand Dilvar, entonces también debo dejar de complicarme las cosas contigo y no repetir como un loro lo que tú enseñas sobre tu dios barato que eres tú mismo disfrazado de dios.

La lógica no es tu fuerte.

Juan Vera Alva
Madrid, España
Escrito por Juan Vera Alva
el 5 de Julio

ANAND DILVAR HA DICHO QUE SU DIOS DICE : Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas. ¿Para qué necesitas más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?

MI COMENTARIO. - El dios que imaginas no tiene nada que ver con Dios. Ese dios tuyo es ridículo. Un disminuido dios inmanentista, porque tú has decidido, sin ninguna razón, cambiarlo por un mundo perecedero y hacerlo inútil. Tu dios no puede hacer nada extraordinario.

Por el contrario, el mundo es un pálido reflejo de Dios. El mundo tiene muchas maravillas, pero ellas no son milagros. Lo natural no es milagroso. Los milagros verdaderos son señales de que Dios puede hacer, en este mundo suyo, maravillas que no son naturales.

El dios que te has imaginado no puede hacer milagros; es un dios que tiene las mismas características de cualquier mortal; un dios que no necesita ser explicado porque puede ser sustituido por cualquier ser humano. Un dios promotor de ignorancia.


A ti te parecerá que todos los días se ve muertos que resucitan corporalmente, como resucitó Jesucristo, al que muchos vieron con sus ojos. ¡Bah, eso es normal y natural! , dirás. Por eso no necesitas milagros, claro. Tú sí que “supones milagros inútiles”, “imaginas dioses de pacotilla”, “inventas fantasías espiritualoides”,… (irony off)

¡Qué miserable idea tienes del único Dios que existe!

Juan Vera Alva
Madrid, España
Escrito por Juan Vera Alva
el 5 de Julio

ANAND DILVAR HA DICHO QUE SU DIOS DICE : No me busques afuera, no me encontrarás. Búscame dentro… ahí estoy, latiendo en ti”.

MI COMENTARIO. - Anand Dilvar dice que tiene un dios latiendo dentro. Un dios que él se ha inventado y que él ha domesticado hasta obligarle a hablar de acuerdo con sus devaneos pseudoespiritualistas. ¡Se ha inventado un ídolo que haga propaganda de su egolatría!

No. De ninguna manera es admisible que Dios sea y hable como Anand Dilvar se imagina.
Dios es independiente, no se confunde con nadie como para estar latiendo en ti, Anand Dilvar. Él no necesita tus latidos interiores. Eres tú el que lates en Él, si todavía eres digno de Él y dejas de mentir. Dios está donde quiere, fuera de ti y dentro de ti. Dios está presente en su amada creación total. En Él vives, eres algo y te mueves sin ser Él.

Esto lo sabemos por lo que comunicó el inspirado apóstol Pablo de Tarso a los atenienses en el Areópago de Atenas:

«El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en santuarios [paganos] fabricados por mano de hombres; ni es servido por manos humanas, como si de algo estuviera necesitado Él, que a todos da la vida, el aliento y demás cosas.

Él creó, de un solo principio, todo el linaje humano, para que habitase sobre toda la tierra, y fijó los tiempos determinados y los límites del lugar donde habían de habitar, con el fin de que buscasen a la divinidad, para ver si a tientas la buscaban y la hallaban. Pero no pensemos que se encuentra lejos de cada uno de nosotros, pues EN ÉL VIVIMOS, NOS MOVEMOS Y EXISTIMOS, como han dicho algunos de vosotros: ‘Porque somos también de su linaje. ’ (Hech 17, 24-28)

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 30 de Agosto

Saludos señor Jorge

En primer lugar , confieso que no he leído todas las opiniones, (ruego me perdonen)

Usted nos hace esta pregunta: “Ser Cristiano y Ser Católico... ¿Es lo mismo? ”

El término griego latinizado Kjri·sti·a·nós, que tan solo aparece en tres ocasiones en las Escrituras Griegas Cristianas, designa a los seguidores de Cristo Jesús, es decir, los defensores del cristianismo. (Hch 11:26; 26:28; 1Pe 4:16.)

“Fue primero en Antioquía [Siria] donde a los discípulos por providencia divina se les llamó cristianos. ” (Hch 11:26.)

Jesús extendió una invitación para que se le siguiera. “Si alguien quiere venir en pos de mí —dijo—, repúdiese a sí mismo y tome su madero de tormento y sígame de continuo. ” (Mt 16:24.)

Los verdaderos cristianos tienen fe absoluta en que Jesucristo es en un sentido especial el Ungido de Dios y su Hijo unigénito, la Descendencia Prometida que sacrificó su vida humana como rescate.

(Mateo 20:28” Eso fue lo que hizo el Hijo del Hombre. Él no vino para que le sirvieran, sino para servir a los demás y para dar su vida como rescate a cambio de muchas personas”.

Lucas 24:46” y les dijo: “Esto es lo que está escrito: que el Cristo sufriría y se levantaría de entre los muertos al tercer día”

Juan 3:16 ”Porque Dios amó tanto al mundo que entregó a su Hijo unigénito para que nadie que demuestre tener fe en él sea destruido, sino que tenga vida eterna”.

Gálatas 3:16” Pues bien, las promesas se las hicieron a Abrahán y a su descendencia. No dice “y a tus descendientes”, como si estuviera refiriéndose a muchos, sino que dice “y a tu descendencia”, refiriéndose a uno solo: Cristo”).

También creen que se le resucitó y ensalzó a la diestra de Jehová, y que recibió autoridad para sojuzgar a sus enemigos y vindicar Su soberanía.

(Filipenses 2:9-11” Por esta razón, Dios lo elevó a un puesto superior y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de todo otro nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doblen todas las rodillas —las de quienes están en el cielo, en la tierra y bajo el suelo— 11 y toda lengua reconozca públicamente que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios el Padre.

Hebreos 10:12, 13” Pero este hombre ofreció un solo sacrificio para siempre por los pecados y se sentó a la derecha de Dios, 13 y desde entonces está esperando a que se ponga a sus enemigos como banquillo para sus pies.

Para los cristianos la Biblia es la Palabra inspirada de Dios, la verdad absoluta, provechosa para enseñar y disciplinar al hombre.

(Juan 17:17” Santifícalos por medio de la verdad; tu palabra es la verdad”.

2 Timoteo 3:16” Toda la Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas y para educar de acuerdo con lo que está bien”,

2 Pedro 1:21” Porque nunca se ha hecho una profecía por voluntad del hombre, sino que los hombres hablaron de parte de Dios impulsados por espíritu santo”).

De los cristianos verdaderos se requiere más que simplemente confesar que tienen fe. Es necesario que la creencia se demuestre por obras.

(Romanos 10:10” Porque con el corazón se demuestra la fe que lleva a la justicia, pero con la boca se hace la declaración pública que lleva a la salvación”.

Santiago 2:17” Del mismo modo, la fe por sí sola, sin obras, está muerta”.

Santiago 2:26” Así es, igual que el cuerpo sin espíritu está muerto, la fe sin obras está muerta”).

Tienen que mantenerse limpios de la fornicación y la idolatría, y no deben comer sangre.

(Hechos 15:20” Más bien, hay que escribirles que se abstengan de cosas contaminadas por los ídolos, de inmoralidad sexual, de animales estrangulados y de sangre”.

Hechos 15:29” que se abstengan de cosas sacrificadas a ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de inmoralidad sexual. Si evitan por completo estas cosas, les irá bien. ¡Que tengan buena salud! ”).

Se desnudan de la vieja personalidad —con sus arrebatos de cólera, habla obscena, mentir, robar, borrachera y “cosas semejantes a estas”— y ponen su vida en armonía con los principios bíblicos.

(Gálatas 5:19-21” Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, y son la inmoralidad sexual, la impureza, la conducta descarada, 20 la idolatría, el espiritismo, las enemistades, las peleas, los celos, los arrebatos de ira, las riñas, las divisiones, la formación de sectas, 21 la envidia, las borracheras, las fiestas descontroladas y cosas como estas. Les aviso, como ya les advertí antes, que los que practican estas cosas no heredarán el Reino de Dios”.

1 Corintios 6:9-11” ¿O es que no saben que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se engañen. Las personas que son sexualmente inmorales, los idólatras, los adúlteros, los hombres que se someten a actos homosexuales, los hombres que practican la homosexualidad, 10 los ladrones, los codiciosos, los borrachos, los injuriadores y los extorsionadores no heredarán el Reino de Dios. 11 Y, sin embargo, algunos de ustedes eran eso. Pero han sido lavados, han sido santificados, han sido declarados justos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de nuestro Dios”.

Efesios 4:17-24” Por eso les digo y les ruego en el nombre del Señor que no sigan viviendo como la gente de las naciones, que vive en la inutilidad de su mente. 18 Ellos están en oscuridad mental y separados de la vida que le pertenece a Dios debido a la ignorancia que hay en ellos y a la insensibilidad de su corazón. 19 Como han perdido todo sentido moral, se entregan a la conducta descarada y practican toda clase de impureza con avidez. 20 Pero ustedes no aprendieron que el Cristo fuera así, 21 si es que en realidad lo oyeron y fueron enseñados por medio de él de acuerdo con la verdad que está en Jesús. 22 Ustedes aprendieron que deben quitarse la vieja personalidad, que se corresponde con su comportamiento anterior y que se va corrompiendo debido a los deseos engañosos de ella. 23 Deben seguir renovando su forma de pensar 24 y deben ponerse la nueva personalidad que fue creada según la voluntad de Dios, de acuerdo con la justicia y la lealtad verdaderas”.

Colosenses 3:5-10” Por lo tanto, den muerte a los miembros de su cuerpo que están en la tierra en lo que tiene que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, la pasión sexual descontrolada, los malos deseos y la codicia, que es idolatría. 6 Por estas cosas viene la ira de Dios. 7 Así también se comportaban ustedes en su modo de vida anterior. 8 Pero ahora desháganse de todo esto: ira, furia, maldad y palabras hirientes, y que no salga lenguaje obsceno de su boca. 9 No se mientan unos a otros. Quítense la vieja personalidad y sus prácticas, 10 y vístanse con la nueva personalidad, que por medio del conocimiento exacto se va renovando según la imagen del que la creó”).

Que ninguno de ustedes —escribió Pedro a los cristianos— sufra como asesino, o ladrón, o malhechor, o como entremetido en asuntos ajenos. (1Pe 4:15.)

Los cristianos han de ser amables, considerados y de genio apacible, y deben tener gran paciencia y autodominio.

(Gálatas 5:22, 23” Por otra parte, el fruto del espíritu es amor, felicidad, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fe, 23 apacibilidad, autocontrol. No hay ley en contra de esas cosas”.

Colosenses 3:12-14” Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vístanse de tierna compasión, bondad, humildad, apacibilidad y paciencia. 13 Sigan soportándose unos a otros y perdonándose con generosidad incluso si alguno tiene una razón para quejarse de otro. Jehová los perdonó con generosidad a ustedes, así que hagan ustedes igual. 14 Pero, además de todo esto, vístanse de amor, porque es un lazo de unión perfecto”).

Proveen para los suyos y cuidan de ellos, y además aman al prójimo como a sí mismos.

(1 Timoteo 5:8” Porque, si alguien no mantiene a los suyos, y en especial a los miembros de su casa, ha rechazado la fe y es peor que una persona sin fe”.

Gálatas 6:10” Por eso, mientras tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe.

Mateo 22:36-40” “Maestro, ¿Cuál es el mandamiento más importante de la Ley? ”. 37 Él le contestó: “‘Ama a Jehová tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente’. 38 Este es el primero y el más importante de los mandamientos. 39 El segundo, que es parecido, dice: ‘Ama a tu prójimo como te amas a ti mismo’. 40 En estos dos mandamientos se basan toda la Ley y los Profetas” “.

Romanos 13:8-10” No le deban nada a nadie excepto amarse unos a otros; porque el que ama a su prójimo ha cumplido la ley. 9 Porque los mandamientos —“no cometas adulterio, no asesines, no robes, no codicies” y cualquier otro mandamiento que haya— se resumen en estas palabras: “Ama a tu prójimo como te amas a ti mismo”. 10 El amor no le hace nada malo al prójimo. Por lo tanto, el amor es el cumplimiento de la ley”).

Los cristianos verdaderos imitan el ejemplo de Jesús, el Gran Maestro y Testigo Fiel de Jehová. (Jn 18:37; Rev 1:5; 3:14. ) “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones”, es el mandato de su Caudillo. (Mt 28:19, 20.)

Pablo si nos advirtió:

“Yo sé que después de mi partida entrarán entre ustedes lobos opresivos y no tratarán al rebaño con ternura, y de entre ustedes mismos se levantarán varones y hablarán cosas torcidas para arrastrar a los discípulos tras sí. ”—Hech. 20:29, 30.

Estos lobos o mala hierba , fueron tantos que según una de las ilustraciones de Jesús, la mala hierba no dejaría verse al trigo (los verdaderos cristianos), durante un tiempo – Mateo 13:24-30 , 36-43

Desde que murieron los apóstoles “la buena semilla” los “hijos del Reino”, casi no se veían, pero en los últimos días, tal y como nos dice el versículo 43” En ese tiempo, los justos brillarán en el Reino de su Padre tanto como el sol. El que tenga oídos, que escuche con atención”.

*Con todos mis respetos, pero cuando murió el último de los apóstoles alrededor del año 100 E.C. No habían oído hablar de la religión “Católica”.

*La principal cualidad por la que se ha de identificar a los cristianos verdaderos es el amor sobresaliente que se tienen entre sí”

Juan 13:34, 35 “ Les doy un nuevo mandamiento: que se amen unos a otros; que, así como yo los he amado, ustedes se amen unos a otros. 35 De este modo todos sabrán que ustedes son mis discípulos: si se tienen amor unos a otros”.

Juan 15:12, 13” Este es mi mandamiento: que se amen unos a otros tal como yo los he amado. 13 Nadie tiene amor más grande que quien da su vida por sus amigos”).

¿Por qué es el amor sincero una cualidad esencial del auténtico cristiano?

Juan explica: “Amados, continuemos amándonos unos a otros, porque el amor es de Dios [...]. El que no ama no ha llegado a conocer a Dios, porque Dios es amor”. (1 Juan 4:7, 8.)

Por favor no deseo para nada ofender a nadie, pero ruego que se haga esta pregunta y se respondan con sinceridad.

¿Quiénes han mostrado en nuestro tiempo esta clase de amor, incluso en medio del odio racial, nacional y étnico?

¿Quiénes han superado la máxima prueba, aun hasta la muerte, para que su amor prevalezca?

¿Puede decirse que son los sacerdotes y monjas católicos que reconocidamente comparten la responsabilidad por el genocidio ocurrido en Ruanda en 1994?

¿Son acaso los ortodoxos de Serbia o los católicos de Croacia que han llevado a efecto una “limpieza étnica” y han cometido otros actos contrarios a los principios del cristianismo en la guerra civil de los Balcanes?

¿O son los clérigos católicos o protestantes que durante las pasadas décadas han avivado la llama del odio y el prejuicio en Irlanda del Norte? Ciertamente los que realmente se esfuerzan en ser verdaderos cristianos no se puede acusar de haber participado en ninguno de tales conflictos. Han preferido sufrir en la cárcel y en los campos de concentración, incluso hasta arrostrar la muerte, antes que traicionar el amor cristiano que se profesan.

(Juan 15:17) ”Les ordeno estas cosas para que se amen unos a otros”.

¿Cómo podrían probar ellos mismos ser discípulos suyos si carecían de tal amor?

Así, ¿Qué indica esto?

Que a menudo hay una diferencia entre la etiqueta de la iglesia y el producto. Con otras palabras, es una cosa ser católico y profesar ser cristiano, pero en realidad es algo totalmente diferente el ser cristiano, alguien que despliegue una personalidad como la de Cristo.

Mateo 5:43,44 “ Ustedes oyeron que se dijo: ‘Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo’. 44 Pero yo les digo que amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen”.

¿Puede un cristiano amar a sus enemigos y orar por ellos y al mismo tiempo guerrear contra ellos?

Eso no sería lógico.

Un saludo

NOTA

¿Que tal está en estos momentos difíciles, debido al covid 19?

Espero que bien, todo lo bien que puede estar.

Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 2 de Septiembre

Saludos



“Ser Cristiano y Ser Católico... ¿Es lo mismo? ”

¿Qué dijo Jesús a sus discípulos?

“Y las buenas noticias del Reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin”. Mateo 24:14

Muchos grupos religiosos están convencidos de que predican el evangelio o buenas nuevas. Sin embargo, su labor suele limitarse a dar testimonios personales, ofrecer servicios religiosos en sus iglesias o emitir programas por televisión o en Internet. Otros dicen que sus obras benéficas o la labor que llevan a cabo en hospitales y centros educativos son también formas de predicar. Pero ¿De verdad cumplen el mandato que Jesús dio a sus discípulos quienes hacen estas cosas?

“Y las buenas noticias del Reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin”. Mateo 24:14

¿Debían adoptar los discípulos de Jesús una actitud pasiva y esperar a que la gente se les acercara?

Por supuesto que no. Después de resucitar, se dirigió a cientos de sus seguidores y les dijo: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos [... ], enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado” (Mat. 28:19, 20)

Jesús dijo: “Vayan”. Un biblista comentó al respecto: “El mandato ‘vayan’ es algo que debe hacer cada creyente, sea que para ello tenga que cruzar la calle o un océano” (Mat. 10:7; Luc. 10:3).

¿QUÉ MENSAJE DEBE PREDICARSE?

Lucas 4:43” Pero él les dijo: “También tengo que anunciarles las buenas noticias del Reino de Dios a otras ciudades, porque para eso fui enviado”.

Al principio mandó a sus discípulos a predicar esas buenas nuevas en ciudades y pueblos cercanos, pero más tarde les dijo: “Serán testigos de mí [... ] hasta la parte más distante de la tierra” (Hechos 1:8; Lucas 10:1).

Los discípulos de Jesús se pusieron de inmediato manos a la obra. En Hechos 5:42 se narra: “Todos los días en el templo, y de casa en casa, continuaban sin cesar enseñando y declarando las buenas nuevas acerca del Cristo”

Esta labor no la realizaba un grupo selecto, sino todos y cada uno de ellos. Según el historiador August Neander, “Celso, uno de los primeros críticos del cristianismo, se burla[ba] de que cardadores de lana, zapateros, bataneros, personas de la mayor ignorancia y desprovistas de toda educación fueran celosos evangelizadores”. Jean Bernardi, autor del libro Les premiers siècles de L’Église (Los primeros siglos de la Iglesia), explica que los cristianos debían “hablar en todas partes y a todo el mundo. En los caminos y en las ciudades, en las plazas públicas y en los hogares. En circunstancias favorables o desfavorables”. Como el autor indica más adelante, tenían que llegar “hasta los cabos de la Tierra”.

¿Está predicando ese mensaje en “todas las naciones” la religión Católica?

El clero de la cristiandad no está predicando el Reino de Dios. Cuando hablan del Reino, muchos dicen que es un sentimiento que lleva el cristiano en el corazón (Luc. 17:21). No enseñan a la gente que es un gobierno que está en los cielos en manos de Jesucristo, que traerá la solución a los problemas de la humanidad y que pronto eliminará la maldad de la Tierra (Rev. 19:11-21). Prefieren hablar de Jesús solo en Navidad y en Semana Santa. Parece que desconocen totalmente lo que va a hacer cuando gobierne sobre la Tierra. Y puesto que han perdido de vista el mensaje que deben predicar, no sorprende que tampoco tengan el motivo correcto para llevar a cabo esta obra.

Se les priva a los católicos de la esperanza del reino de Dios. ¡Cielo o infierno! ¡Qué alternativa! No obstante, éstas son las dos perspectivas que se colocan ante millones de católicos, protestantes, judíos y musulmanes. Para los católicos, también hay el purgatorio en camino al cielo. Pero hasta este temor y esta esperanza son tan vagos que muchos creyentes sinceros dudan que sean válidos.

La iglesia Católica Romana y, de hecho, la mayoría de las religiones protestantes grandes y bien reconocidas nunca mencionan a sus feligreses la esperanza del reino de mil años. Hablan con desprecio de esta esperanza, a la que llaman “milenarismo,” y llaman “milenarios” o “milenaristas” a los que la abrigan.

Por ejemplo, el muy altamente respetado y voluminoso diccionario francés Dictionnaire de Théologie Catholique define el “milenarismo” como sigue: “Creencia falsa que profesaron los que estuvieron esperando un reinado temporal del Mesías, cuya duración algunos de ellos consideraban que sería de mil años.... Desde el quinto siglo, ya no se ha hablado del milenarismo, o lo han hecho muy rara vez unas cuantas sectas chifladas. ”

No obstante, aunque habla desdeñosamente de los que creen en el reinado de 1. 000 años del Mesías, esta autorizada obra católica confiesa que sí se habló del milenarismo antes del siglo quinto. En otras palabras, se perdió de vista la esperanza del milenio durante el siglo quinto. ¿Por qué? ¿Confirma la historia lo que la Biblia misma revela, a saber, que los cristianos primitivos creían en el reinado de 1. 000 años de Cristo?

Si así es, ¿Cómo se privó a millones de católicos y protestantes de la esperanza del milenio?

En respuesta a estas preguntas, veamos lo que revelan obras de consulta y libros de historia dignos de confianza.

Obras de consulta católicas reconocen que muchos de los primeros “padres de la iglesia” creían en el reinado de 1. 000 años de Cristo, o milenio, y enseñaban acerca de éste. The Catholic Encyclopedia declara:

“Posteriormente entre los católicos, el obispo Papías de Hierápolis, discípulo de San Juan [el apóstol], se presento como defensor del ‘milenarismo. ’ Afirmó haber recibido su doctrina de contemporáneos de los Apóstoles, y según la narración de Ireneo otros ‘Presbíteros’ [ancianos], que habían visto y oído al discípulo Juan, aprendieron de él la creencia en el milenarismo como parte de la doctrina del Señor ....

“La mayoría de los comentadores han hallado ideas milenaristas en la Epístola de San Bernabé [a principios del siglo segundo]... Bajo la influencia de los compañeros de San Policarpo, San Ireneo de Lyon, originario de Asia Menor, adoptó las ideas milenaristas, las cuales consideró y defendió en la obra que escribió en contra de los gnósticos... En su diálogo con Trifón (cap. 80-81), San Justino de Roma, el mártir, utiliza la doctrina de un milenio en oposición a los judíos... Un testigo que favoreció el seguir creyendo en el milenarismo en la provincia de Asia fue San Melito, obispo de Sardes durante el siglo segundo....

“... Tertuliano, protagonista del montanismo, expone la doctrina... Según la cual al final del tiempo el gran reino de la promesa, la nueva Jerusalén, se establecería y duraría por espacio de mil años. Todos estos autores milenaristas se apoyan en varios pasajes de los libros proféticos del Antiguo Testamento, en unos cuantos pasajes de las epístolas de San Pablo y en el Apocalipsis de San Juan. ” —Bastardillas son mías.

*Uno de los principales argumentos que presenta la Iglesia Católica Romana para apoyar su superioridad con relación a las iglesias protestantes, y también con relación a los testigos de Jehová, es la afirmación de que ella es la única guardiana de la tradición cristiana tal como ésta se ha transmitido desde el tiempo de los apóstoles. La publicación A Catholic Dictionary dice lo siguiente: “La Iglesia Romana es apostólica, porque su doctrina se compone de la fe que fue revelada una vez a los Apóstoles, la cual fe ella guarda y explica, sin añadirle ni quitarle nada. ”— Bastardillas son mías

Sin embargo, la Iglesia Católica misma reconoce que los hombres que según The Catholic Encyclopedia enseñaron acerca de la esperanza del milenio están entre los primeros “padres de la Iglesia. ” En cuanto a dos de ellos (Policarpo y Papías), se dice que habían visto y oído al apóstol Juan y habían conocido a discípulos que conocían a Cristo mismo y a otros apóstoles. Todos los demás a quienes se cita son “padres” o “doctores” del siglo segundo o de principios del tercero, y todos creían en el reinado de 1. 000 años de Cristo.

El muy autoritativo Dictionnaire de Théologie Catholique hasta dice que los contemporáneos de Papías, que eran más “inteligentes” y “astutos” que él, “ creían como él en el reinado de mil años y consideraban que esta creencia era uno de los dogmas esenciales de la fe cristiana . ” Esta misma obra de consulta católica dice acerca de Justino el Mártir que aunque él sabía que algunos de sus contemporáneos no tenían el mismo parecer que él sobre el milenio, con relación a este asunto él se consideraba el “guardián de la doctrina a mayor grado ortodoxa . ” Con referencia a Ireneo, el diccionario declara: “Para él, el milenarismo es parte de las enseñanzas tradicionales .... Parece que San Ireneo creía que no se podía dar una explicación correcta de las Escrituras sin el milenarismo . ”—Tomo X, columnas 1761, 1762 (Bastardillas son mías).

Entonces, ¿Quiénes están más apegados a la verdadera enseñanza y tradición apostólica? ¿La Iglesia Católica Romana, que despectivamente llama ‘secta chiflada’ a los que todavía creen en el reinado de 1. 000 años de Cristo, o los testigos de Jehová, que abrigan la esperanza del milenio?

¿Cómo fue eliminada del dogma católico esta esperanza?

La apostasía que se predijo que ocurriría entre los cristianos

(Hech. 20:29, 30” Sé que cuando me vaya entrarán entre ustedes lobos feroces que no tratarán al rebaño con ternura, 30 y de entre ustedes mismos saldrán hombres que dirán cosas retorcidas para arrastrar a los discípulos y llevárselos detrás de ellos”

2 Tes. 2:3” Que nadie los engañe de ninguna manera, porque ese día no vendrá sin que antes llegue la apostasía y sea revelado el hombre que desafía la ley, el hijo de la destrucción”

1 Juan 2:18, 19” Niñitos, es la última hora. Ustedes oyeron que viene el anticristo. Incluso ahora han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que es la última hora. 19 Ellos salieron de entre nosotros, pero no eran de los nuestros; porque, si hubieran sido de los nuestros, se habrían quedado con nosotros. Pero salieron para que quedara claro que no todos son de los nuestros”)

Tuvo como resultado la tergiversación de la esperanza del milenio.

El erudito judío Hugh J. Schonfield declara: “Los cristianos no se desviaron de la esperanza del reino terrestre de Dios sino hasta el siglo segundo. ” “A pesar de que se les rogó que mostraran constancia, lealtad y perseverancia, muchos otros cristianos se desilusionaron y abandonaron la Iglesia o siguieron a los maestros cuyas interpretaciones de la naturaleza del cristianismo estaban menos orientadas hacia la Tierra. ”

Con relación a esta tendencia a ‘desviarse’ de la esperanza de un paraíso restaurado sobre la Tierra mediante el reino o gobierno mesiánico, T he New International Dictionary of New Testament Theology declara (Tomo 2, bajo “Paradise”) : “Más adelante en el transcurso de la historia eclesiástica llegaron a incorporarse en el concepto del paraíso muchos temas, cuadros e ideas que no provenían de la Biblia.. .. Las especulaciones de la iglesia con relación al paraíso y los conceptos de la religiosidad popular están ligados también al hecho de que la doctrina de la inmortalidad del alma llegó a reemplazar a la escatología del NT [Nuevo Testamento] y su esperanza de la resurrección de los muertos y de una nueva creación (Rev. 21 s. ), de modo que el alma es sometida a juicio después de la muerte y alcanza el paraíso ahora considerado como parte del otro mundo. ”—Bastardillas son mías.

Así, a medida que fue infiltrándose la doctrina griega de la inmortalidad del alma los cristianos apóstatas transfirieron el paraíso de la Tierra al cielo y abandonaron la esperanza milenaria que originalmente habían tenido. The Encyclopœdia Britannica (1977) confirma esto, pues admite: “La influencia del pensamiento griego en la teología cristiana socavó el punto de vista milenarista del mundo. ”

Volvemos hacernos la pregunta de arriba “Ser Cristiano y Ser Católico... ¿Es lo m

Un saludo. Dolores.


Dolores Muriel
Sevilla, España
Escrito por Dolores Muriel
el 2 de Septiembre
Escrito por Dolores Muriel
A las 08:23

Saludos , con su permiso Señor Jorge , permítame compartir esta información.

“EL NEOPLATONISMO REEMPLAZA A LA ESPERANZA DEL MILENIO

La esperanza del milenio fue, por lo tanto, víctima de la apostasía. Sus enemigos recurrieron a cuanto pudieron para combatirla. Al enumerar los adversarios del milenarismo, el Dictionnaire de Théologie Catholique dice en cuanto al sacerdote romano Cayo (quien vivió a fines del siglo segundo y a principios del tercero) que “para vencer al milenarismo él negó rotundamente la autenticidad del Apocalipsis y del Evangelio de San Juan. ” Esta misma autoritativa fuente de consulta católica también revela que “San” Dionisio, obispo de Alejandría en el siglo tercero, escribió un tratado en contra del milenarismo y “a fin de que los adeptos de esta opinión no pudieran apoyarse en el Apocalipsis de San Juan como base para su creencia, no vaciló en negar la autenticidad de este libro. ”

Además, este diccionario católico de 15 tomos nos informa que en el siglo tercero Orígenes, “padre de la Iglesia,” condenó a los que creían en las bendiciones terrestres del milenio porque “interpretaban las Escrituras a la manera de los judíos. ” ¿Qué otra razón tenía Orígenes para oponerse al milenarismo? The Catholic Encyclopedia nos informa: “Ya que el neoplatonismo era la base de sus doctrinas... , él [Orígenes] no podía hacerse partidario de los milenaristas. ” Creyendo, como Platón, en la inmortalidad inherente del alma, Orígenes se vio obligado a transferir las bendiciones terrestres del reinado mesiánico de 1. 000 años a la esfera espiritual.

AGUSTÍN DECIDE QUE “NO HABRÁ MILENIO”

Pero indudablemente el hombre que dio el golpe de gracia a la esperanza del milenio entre los católicos y aun entre los protestantes fue “San” Agustín, a quien The Encyclopœdia Britannica describe como “el más grande pensador de la antigüedad cristiana” y “el crisol en el cual la religión del Nuevo Testamento se fundió por completo con la tradición platónica de la filosofía griega. ” Agustín atacó enérgicamente la esperanza original de que el paraíso hubiera de ser restaurado a la Tierra durante el reinado de 1. 000 años de Cristo. The Catholic Encyclopedia dice: “San Agustín finalmente adoptó la convicción de que no habrá milenio.... El gran Doctor... Nos da una explicación alegórica del capítulo 20 de Apocalipsis. Según nos dice él, la primera resurrección que se menciona en este capítulo se refiere al renacimiento espiritual en el bautismo; el sábado de mil años que viene después de los seis mil años de la historia es toda la vida eterna... Sucesivamente los teólogos de Occidente abrazaron esta explicación del ilustre Doctor, y el milenarismo tal como había existido anteriormente ya no recibió apoyo. ”

Así se ha privado, no solo a los católicos, sino también a los protestantes, de la esperanza bíblica del milenio que se abrigaba al principio. La Macropaedia de la Britannica de 1977 revela: “El milenarismo alegórico de Agustín se convirtió en la doctrina oficial de la iglesia, y el apocalipticismo [la expectativa de la destrucción final del mal y el triunfo del bien] desapareció de vista.... Los reformadores protestantes que siguieron las tradiciones luteranas, calvinistas y anglicanas no fueron apocalipticistas, sino que se adhirieron firmemente a las ideas de Agustín. ”

Teólogos católicos y protestantes aplican erróneamente a toda persona justa la esperanza celestial que la Biblia ofrece a un número limitado de cristianos a quienes se llama para que reinen con Cristo como reyes, sacerdotes y jueces. (Rev. 20:4-6; Luc. 22:28-30) Estos teólogos ofrecen a sus “fieles” una esperanza vaga de “felicidad eterna” en el cielo. El propósito de Dios de que su voluntad “sea hecha... Como en el cielo, así también en la tierra” no tiene lugar alguno en las expectativas de ellos. (Mat. 6:10, Versión Valera) No obstante, la Biblia ofrece la maravillosa esperanza de vida eterna, no solo en el cielo para unos cuantos escogidos, sino también en la Tierra para un sinnúmero de otras personas. Esta esperanza de dos aspectos, estrechamente relacionada con el reinado de 1. 000 años de Cristo, o milenio,

“Y vi tronos, y hubo quienes se sentaron sobre ellos, y se les dio poder para juzgar.... Y llegaron a vivir y gobernaron como reyes con el Cristo por mil años. ”—Rev. 20:4.