En este grupo En todos

Foro de Autismo



Se puede integrar un alumnp con asperger en un aula ordinaria?

Elena
Málaga, España
Escrito por Elena Fernández Salcedo
el 12/12/2006

Hola estoy preparando una programacion didactica para mis oposiciones de educacion especial. La estoy haciendo para un alumno con este sindrome pero lo he integrado en un aula ordinaria. Que me aconseja? Siento mucha curiosidad por este sindrome pero no quiero hacer mi programacion de un aula especifica. Puedo meter la pata si lo hago asi? Por favor aconsejame. Gracias.

Escrito por Javier Garza Fdz.
el 12/12/2006

Para tener el diagnóstico de asperger es porque el niño tiene un C.I. Normal o superior, por lo que en cuanto la parte cognitiva no existe problema alguno.

Lo que hace que estos niños en algunas ocasiones vayan atrasados es porque no se estableció en su momento una comunicación funcional y eficiente, lo que dió por resultado una "falta de aprendizaje".

Además, tenemos también la situación que no enfocan su atención (esto no significa estar atentos al entorno, sino atender hacia aquello que se le indique), no obedecen órdenes y a veces no imitan.    Muy raras veces tienen también problemas de discriminación o capacidad para relacionar pares.

Para integrarlo, primero deben de verificar que esas tres áreas sean totalmente funcionales y de no ser así, hacer una intervención conductual mediante ABA (por ser esta la mas eficaz).

También en su escolarización, sería necesario desarrollar su habilidad para generalizar rápidamente, esto es, que el conocimiento adquirido pueda extrapolarlo fuera del salón de clases y ante cualquier situación.

Existe una página que te será de utilidad y te recomiendo la leas:

https://chicolisto. Com

Espero haberte sido de utilidad,

Saludos,


Ana Luisa Molina Galvez
Entrenadora de atletas especiales ipd/...
Escrito por Ana Luisa Molina Galvez
el 12/12/2006
Integración

3.1.Historia y conceptos ideológicos centrales.

Aunque la idea viene de más antiguo, la integración de niños con necesidades especiales tomó importancia hace 20-25 años y fue el resultado de una confrontación entre la postura predominante en aquellos tiempos de separar a las personas con necesidades especiales para que fueran cuidadas por el Estado y las nuevas ideas sobre el derecho de todos a una educación y participación en la sociedad.

Actualmente, nos encontramos en un periodo que podríamos denominar como de "una escuela para todos". La idea básica de la nueva ley sobre educación pública, en lo que se refiere a los niños minusválidos, es la de una apoyo especial dentro del marco de una educación ordinaria adaptada. La palabra clave es diferenciación educativa.

En este contexto, es interesante destacar una nueva tendencia, que es que los padres no piden automáticamente incluir a sus hijos en el colegio más próximo, sino que piden cada vez más una mayor calidad en la educación y en los servicios!

Se establecieron hace ya tiempo los siguientes principios, que deben guiar cualquier intervención, colocación, educación, etc. De las personas con minusvalías:
1. Proximidad, 2. Tan poca intervención como sea posible, 3. Integración y 4. Eficiencia
Más tarde se añadieron motivación y derecho a elegir.

En 1980, se revocaron las antiguas leyes especiales sobre el cuidado de personas minusválidas. Desde entonces, se ha ido introduciendo el tema de las necesidades especiales en las leyes cuando era necesario. Una persona con un diagnóstico de minusvalía tiene legalmente todos los derechos civiles de cualquier ciudadano.

En la ley de educación y en la ley de asistencia social, existen secciones especiales dedicadas a necesidades especiales, pero no existe una ley sobre minusvalías específicas y cuidados específicos. Las decisiones para establecer una educación especial, etc. Están basadas en las necesidades individuales y no en el diagnóstico.

Los conceptos clave que han estado detrás de este desarrollo han sido los de normalización, descentralización e integración.



3.2.Discusión actual.

Hoy en día, no se considera que la normalización en sí misma sea solamente un factor positivo. Nadie se muestra en desacuerdo con sus fines. Todo el mundo (incluidas las personas minusválidas) tienen el derecho de participar en la vida social normal, en la medida en la que le sea posible. Pero, ¿Significa esto que tenga sentido que cualquier persona con minusvalía sea integrada? Y si no es así, ¿Cuál es la alternativa?

Si hubiéramos pedido a nuestros inmigrantes tanta normalización como al que se le ha pedido a las personas con minusvalías en los últimos años, seguramente hubiéramos tenido problemas con los derechos humanos. La normalización puede tener también un lado intolerante. ¿Qué ocurre con el derecho a ser diferente?

Hoy en día, está de moda la idea burocrática y política de dejar que sean las autoridades locales las que se ocupen de todo. Tanto en Dinamarca como en otros países de la Unión Europea, existe una tendencia a continuar con el proceso de descentralización hasta el nivel local mínimo, incluidos los servicios para personas con minusvalías.

Se argumenta que, hasta el momento, la descentralización en general ha conducido a mejores dar mejores medios y servicios a la gente con minusvalías, así como a una mejor situación financiera. Pero esto no es tan obvio. La mejora en los servicios puede también deberse al desarrollo general de la sociedad hacia un mejor entendimiento de los derechos de las personas con minusvalías. Decir que la descentralización ha llevado a mejores servicios para las personas minusválidas es lo mismo que decir que el número creciente de bebés se debe al número creciente de cigüeñas.

El nivel estatal está demasiado lejos de los ciudadanos, pero por otro lado, las autoridades locales están algunas veces demasiado cerca, son demasiado pequeñas y en muchos casos inadecuadas para hacer frente a las necesidades de personas con una importante minusvalía. No poseen la experiencia necesaria y no siempre son capaces (están dispuestos? Comprenden lo suficiente? ) de apoyar financieramente estas necesidades.

Observando las diferencias que existen entre los servicios, hemos de concluir que no son debidas a necesidades diferentes. Ciertamente, el proceso de descentralización ha dado lugar hasta el momento a desarrollos muy diferentes en nuestras distintas regiones y resulta difícil explicar estas diferencias, si no es por factores personales, financieros, políticos y/o ideológicos. Por lo tanto, el proceso de descentralización necesita un control.

La integración era un tema muy importante y produjo el impacto suficiente para obtener los derechos civiles de las personas con minusvalías. La Ley, todos los partidos políticos y organizaciones importantes están de acuerdo en que las personas con minusvalías posean todos sus derechos civiles. ¿Dónde está pues el problema? Esta situación podría ser considerada como ideal para muchas personas minusválidas, padres y profesionales en toda Europa y en el resto del mundo.

Las dificultades que tienen las personas con autismo para entender el significado de la comunicación y de la interacción social nos hace plantearnos cuestiones como la de hasta dónde se debería empujar a una persona con autismo hacia situaciones sociales muy complejas, tales como los jardines de infancia, las clases y los grupos de juego. Es difícil imaginar que alguien pueda aprender de algo que le resulta sin sentido.

El principio de proximidad se interpreta a menudo como que el niño debería acudir a una escuela tan cercana a su casa como sea posible. Pero en el caso de cualquier niño, podrían existir muchas razones para escoger otra escuela y la proximidad no significa necesariamente su vecindario local. Por lo tanto, ¿Por qué debería un niño minusválido restringirse a ir a la escuela más próxima?

La eficiencia no significa que cualquier burócrata público local tenga razón, sino que las decisiones han de ser tomadas en base al conocimiento y asesoría profesional, la investigación científica y las necesidades individuales. Deben tomarse medidas para asegurarse de que el niño saca el máximo partido posible de las materias enseñadas en el colegio, desarrollando así su propia habilidad y capacidades hasta donde sea posible.

Por lo tanto, una vez examinados estos conceptos y principios, tenemos que concluir que no significan lo mismo para todo el mundo. Ahora mismo, un número creciente de padres, cuando escogen colegio, no piden el colegio más próximo, sino que quieren conocer la calidad de la educación y quieren ciertamente ejercer su derecho a elegir un colegio (y un colegio especial) que posea los conocimientos suficientes para tratar a su hijo y pueda proporcionarle la educación adecuada, además de otros servicios.

Existe por tanto una tendencia creciente de demanda de especialización, que está siendo atendida ampliamente por los ministros y el gobierno. Al mismo tiempo, distintas asociaciones de personas con minusvalía han desarrollado puntos de vista diferentes sobre la integración. La diferencia de puntos de vista consiste fundamentalmente en utilizar la integración o la no-segregación como un medio y no como un fin.

En este contexto donde debe verse el reciente principio de motivación. Es esencial que la educación especial establecida, y en igual medida el grado de integración empleada, se lleve a cabo de acuerdo con lo que los profesores involucrados y los padres consideren más adecuado para el niño en cuestión.

Es interesante ver cómo la creciente influencia de los padres tiene como resultado una creciente demanda de especialización. Se está produciendo un cambio importante en el desarrollo, reemplazándose la vieja discusión sobre los principios y conceptos que están detrás de la integración por una discusión sobre derechos y calidades.



3.3.El estudio sobre integración elaborado por Aarhus: integración escolar de niños autistas de alto funcionamiento.
Este estudio fue elaborado por dos psicólogos: Anegen Trillingsgaard, del Instituto de Psicología de la Universidad de Aarhus y Ester Ulsted Sorensen, del Hospital Psiquiátrico Infantil de Risskov, Aarhus. Se publicó en la revista "European Child and Adolescent Psychiatry", vol issue 3, julio de 1994.

El objetivo del estudio es describir los factores más importantes para que la integración escolar de niños autistas de alto funcionamiento sea un éxito. El informe presenta una descripción cualitativa de la experiencia de padres y profesores en relación con la integración individual de niños autistas de alto funcionamiento.

Ocho parejas de padres, profesores clave y varios de los niños fueron entrevistados utilizando un cuestionario semi-estructurado. La base del análisis cualitativo está constituida por las percepciones de los entrevistados, leídas de transcripciones de las cintas grabadas.

Los resultados se han agrupado alrededor de varios puntos centrales:
? Antecedentes que dieron lugar a la elección de un colegio normal por parte de los padres
? Progreso académico y social en el colegio
? Recursos y métodos utilizados en relación con la integración
? Evaluación de la integración
? Costes de la integración

Este estudio plantea muchas preguntas interesantes y muestra algunos factores que son muy importantes para que la integración de niños autistas constituya un éxito.

Debido a que la muestra del estudio es pequeña, no se pueden generalizar los resultados. A partir de las entrevistas, se puede concluir que la integración se consideró la elección acertada, excepto en el caso de un niño, que fue más adelante trasladado de escuela. A pesar de los resultados positivos, hay algunas cuestiones que han de ser objeto de discusión.

Por ejemplo:
? ¿Son los profesores del aula de clase normal conscientes de las dificultades del niño?
? ¿Es correcto que los profesores luchen sin un apoyo especializado?
? ¿Se encuentran los padres agobiados innecesariamente al tener que funcionar como expertos?
? ¿Obtienen los niños el apoyo que necesitan?

La experiencia de uno de los niños, que fue retirado de la integración, muestra que a veces la integración puede ser un peso excesivo tanto para el niño como para la familia.

La integración implica, en muchos casos, una gran cantidad de trabajo y cargas extras para los profesores. Es sorprendente que los profesores, que se han encontrado bajo tensión, no insistieran en recibir supervisión por parte de expertos en autismo. Es posible que los profesores no pudieran obtener la supervisión necesaria a través de los canales normales e ignoraran dónde podían obtener este apoyo. Quizás los profesores han cargado con una responsabilidad excesiva al tratar de enfrentarse con los problemas que surgían. Han tenido que usar a los padres como expertos, con la consiguiente presión adicional para éstos.

En lo que respecta a los niños, parece que la mayoría de ellos han estado solos y sin apoyo en algunas situaciones sociales difíciles, como el tiempo de recreo. Parece que la mayoría de los niños tienen algunas dificultades en los asuntos prácticos. Los profesores han sido conscientes de estos problemas y han hecho lo que han podido para ayudarlos. La pregunta que se plantea es: ¿Ha sido realmente suficiente? Los autores están convencidos de que, para que estos niños estén en condiciones óptimas para resolver la parte social de la integración, hay momentos en los que es necesario darles un apoyo personal que está más allá de lo que un profesor normal puede asumir de forma razonable.

Los autores hacen mucho hincapié en la importancia de elaborar un plan que sirva de guía y supervisión, tanto para la familia como para el colegio, desde el momento mismo en que empieza el proceso de integración. Recomiendan que todos los proyectos de integración de un niño autista deben contar con profesionales especiales, tales como psicopedagogos, psicólogos y psiquiatras infantiles, con experiencia en autismo, que estén disponibles para ser consultados.

Hallazgos del estudio. Los autores concluyen que las condiciones siguientes son factores importantes para que la integración de los niños autistas en un aula normal de un colegio normal sean beneficiosas para ellos:

1. El niño autista tiene una inteligencia normal y tiene buenas habilidades de lenguaje (un CI global por encima de 100 y un CI verbal superior a 85/90 en WISC o WISC-R).
2. El niño no tiene patrones de conducta muy desviados con respecto a la normalidad
3. La familia está decidida a hacer un esfuerzo especial en términos de cooperación y seguimiento y posee los medios para ello. Puede asumir las presiones que se producen de cuando en cuando.
4. El colegio puede ofrecer al niño el tipo de instrucción bien planificada, estructurada y clara que él necesita, así como una cooperación estrecha entre los padres, los profesionales y el colegio.
5. Antes de que el niño empiece el colegio, han de existir contactos con un equipo de expertos profesionales que supervisen e informen a los profesores y los padres. El equipo de expertos puede proporcionar asesoramiento y supervisión continuados a las partes involucradas, así como participar en encontrar soluciones a problemas agudos.
6. Puede ser una buena idea la posibilidad de contactar con otros padres en la misma situación.
7. El grado de felicidad del niño autista en su vida escolar es un factor muy importante a tener en mente.



3.4.Continuidad de los servicios. Necesidades del futuro.

Cómo mejorar la calidad de los servicios (mejor asesoramiento, mejores clases, mejores talleres de trabajo, mejores condiciones de vida, etc) y  cómo ofrecer a la gente la posibilidad de escoger aquello con lo que están de acuerdo.

Para los niños autistas, la integración/inclusión no es en general el modo de ganar competencias sociales. No necesariamente conlleva una normalización en el desarrollo comunicativo social. A veces, incluso pone las cosas peor.

Para algunos niños de alto funcionamiento, en especial para los del tipo Asperger, el asistir a una clase normal tiene sentido. Pueden con toda seguridad beneficiarse de la educación en sí, aunque no parece que se produzca una diferencia en la calidad del desarrollo comunicativo social. La investigación de Aarhus así lo muestra. Pero este estudio también muestra la necesidad de asesoramiento profesional para hacer de la integración un éxito.

Muchos niños con un diagnóstico de autismo (incluso puede que la mayoría de ellos) necesitan un ambiente segregado y especializado para sacar provecho de la educación. No se benefician al ser enseñados en una clase normal. Con esta sólida base, estamos por supuesto a favor de ofrecer posibilidades de acuerdo con las necesidades individuales de cada niño. En la nueva ley sobre educación pública, se pone énfasis en un continuo de ayuda especial.

Por lo tanto, lo que necesitamos es un continuo de servicios que cubran las necesidades de las personas autistas, basadas en centro que puedan dar un diagnóstico, asesoramiento, educación, servicios sociales, etc. Sobre una base individual. Estos centros debería asimismo ser capaces de ofrecer supervisión, consejo, etc. A las autoridades, personas individuales, familias, etc.

Junto con el creciente número de programas destinados a niños autistas, es además necesario desarrollar más servicios y programas especiales para los adultos.
 



 
 
 
 
   

Rosanna Martinez Sacchi
Psicologia educacional universidad cat...
Escrito por Rosanna Martinez Sacchi
el 13/12/2006
Hola, Elena, te felicito por intentar hacer tu trabajo considerando la inclusión del niño al aula común. Te cuento que nosotros en el colegio donde trabajo tenemos integrados a tres niños con sindrome de asperger, dos en preescolar y uno en primaria, donde yo trabajo. Este niño está cursando normalmente quinto año escolar. Las dificultades primero se centraron en su manejo espacial y psicomotriz, por lo que tuvo ayuda en esa área y las tareas se centraban en ayudarlo a superarlo. Otra cosa que necesitaba era que se le dijeran las cosas por pasos, por ejemplo: vamos a trabajar en el cuaderno de ciencias, abre tu mochila, busca tu cuaderno azul, sacalo, ponlo en la mesa, abrelo en una hoja libre, ahora mira el pizarron y copia lo que hay alli... Etc. Una vez que fue superando sus dificultades psicomotriz e instrumental, pasó a tener ciertas dificultades atencionales y de trabajo en forma independiente, pero de a poco tambien las va superando. Necesitaba algunas repeticiones de las consignas de trabajo y a veces explicaciones especiales. Actualmente trabaja muchas veces con un notebook que lo ayuda a ordenarse y a no perder el tiempo copiando a mano (todavía un poquito le cuesta). Tiene muchos deseos de tener amigos, y como es muy amable, es muy bien aceptado, aunque le cuesta jugar naturalmente con otros. Se integra a los grupos de trabajo muy bien, aporta aspectos positivos. Espero que te vaya muy bien con tu trabajo y que sigas intentando ese camino. Saludos de Rosanna, cualquier cosa, a tus órdenes. 
Joanny
Puerto Rico
Escrito por Joanny
el 23/10/2007

Deseo realizar una investigación sobre "El efecto de la ayuda individualizada en la inclusión del niño con autismo".   Deseo conocer sobre otras investigaciones que se hayan realizado acerca de este tema.   Agradecere me envien devuelta información o material que me sirva para completar o fundamentar dicho estudio.

Gracias

Joanny

Escrito por Marisol
el 08/04/2008
Me podrian informar si se puede integrar un niño con autismo a la escuela normal como es que sucede
Escrito por Montse
el 27/05/2009

<! -- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Arial Unicode MS"; panose-1:2 11 6 4 2 2 2 2 2 4; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1 -369098753 63 0 4129279 0;} @font-face {font-family:"@Arial Unicode MS"; panose-1:2 11 6 4 2 2 2 2 2 4; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1 -369098753 63 0 4129279 0;} /* Style Definitions */ p. MsoNormal, li. MsoNormal, div. MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:. 0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:14. 0pt; mso-bidi-font-size:12. 0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:CA;} a:link, span. MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span. MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {margin-right:0cm; mso-margin-top-alt:auto; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12. 0pt; font-family:"Arial Unicode MS";} @page Section1 {size:612. 0pt 792. 0pt; margin:72. 0pt 90. 0pt 72. 0pt 90. 0pt; mso-header-margin:36. 0pt; mso-footer-margin:36. 0pt; mso-paper-source:0;} div. Section1 {page:Section1;} -->

Sres.

Tenemos un hijo que padece el síndrome de Asperger.
En el caso de nuestro hijo la adaptación a la escuela ordinaria suponía un padecimiento insoportable, ya lo hemos probado, lo hemos sufrido y vemos que no es posible.

Por orientación del organismo EAP del Ripollès, el niño empezó a cursar 1º de ESO en un instituto público, y fue destinado a la aula en que impartían la USEE.

Debido a muchos problemas con los maestros, dirección y niños escolarizados, des del 3 de febrero ha estado faltando mucho a clase y desde el 23 de marzo no ha vuelto a la escuela.

El EAP de la zona en ningún momento se puso en contacto ni con el niño ni con la familia, por lo que empezamos a buscar asesoramiento para otra escuela. Hemos visto que lo mejor en estos momentos de grandes dificultades para el niño, lo más adecuado seria una escuela de educación especial donde va a encontrar unos profesionales que le ayuden a aumentar la autoestima y a tener la seguridad que tanto necesita.

Aunque tiene un grado de disminución de un 37%, en la escuela nos indicaron que debíamos tener el dictamen del EAP.

Pues este dictamen es la causa de que el niño lleve 2 meses sin estar escolarizado, con la consiguiente problemática de perdida de aprendizaje y el estado de ansiedad que el niño va incrementando día a día.

Hemos estado dependiendo de una comunicación del EAP del Ripollès, finalmente el 29 de abril la responsable del EAP, sra. Pilar Guardia, manifestó que estarían de acuerdo en una escuela de educación especial, pero debía ser la escuela de educación especial de Ripoll, a la que el niño se niega rotundamente a ir. Al manifestar que creíamos que la escuela en la que estaría mejor atendido era la escuela de educación especial de Vic, en fecha 8 de mayo, nos indicaron que hiciésemos la solicitud a dicha escuela de Vic. Aquí ya vemos una falta de diligencia, porqué si el proceso era éste, se nos podía haber comunicado con mucha más antelación.

Una vez hecha la solicitud con fecha 11 de mayo a dicha escuela, nos comunicaron que l’EAP d’Osona resolvería el caso y que se pondrían en contacto para informarnos.

El 26 de mayo el EAP d’Osona nos comunica que no puede asistir a dicha escuela, debido a los informes que han recibido del EAP del Ripolles. Aquí hay una contradicción, puesto que si puede para una escuela como es posible que no pueda para otra.

Si el EAP del Ripolles ya tenia pensado enviar informes que desconocemos pero que han determinado la negación a la escuela de Vic. Para que tanto juego con los padres?

Si ya tenían pensado que no permitirían que fuese a Vic, porque no lo comunica con 2 meses de antelación?

Esto produce un estado de ansiedad creciente en el niño y un estancamiento en su evolución.

¿Se pueden observar falta de responsabilidad en las actuaciones mencionadas?

¿Qué podemos hacer ante esta pasividad?

Les agradeceríamos la información que nos pudieran enviar. Y si podemos contactar con vosotros por teléfono.

Atentamente.

Martty
Aragua, Venezuela
Escrito por Martty
el 14/06/2009

Hola... Buenisima esta pagina... Yo estoy comenzando a hacer mi tesis y tengo como idea. Trabajar con la integracion de niños autista al aula regular por medio del juego, quisiera que me ayudaran porque no consigo nada referente a juegos que llamen la atencion de niños autista--- gracia.....

María Elena Molina Muñoz
Pedagogía en matemática universidad de...
Escrito por María Elena Molina Muñoz
el 15/06/2009
"
Hola, que interesante y cercana inquietud.
Soy María Elena Molina, madre de un niño con Diágnóstico asperger. Mi hijo tiene ya, casi 7 años, y fue diagnosticado recién el año pasado, él asistió desde los dos años y medio a un jardín normal, manifestó siempre actitudes de falta de sociabilidad, pero en lo intelectual, siempre fue sobresaliente, hasta el dí ade hoy. Mi hijo actualmente está un colegio de alta exigencia y este primer trimestre obtuvo la nota máxima, él tiene un coeficiente normal superior, según test intelectual, por lo que lo más probable es que no manifieste ninguna dificultad en el aspecto intelectual. El debe tomar respiridona, en la mañan y en la noche, lo que le ha ayudado a evitar la ansiedad frente al contacto con la gente, pasó tanto tiempo solo, le asustaba la gente, no le gustaba salir. Gracias al medicamento y a terapias de integración, él ha logrado muchos avances en la integración.
Gracias por permitir expresar mi experiencia, además considere que también yo soy profesora.

Importante ha sido el trabajo que realizó la educadora en el Kinder, ella y yo , comunicamos en reunión de padres el diágnostico de Juan Pablo, lo que permitió que ellos, conversaran con sus hijos, tanto así, que los niños ahora observan, valoran sus talentos y lo integran mucho. Debe ser un trabajo permanente con el profesor a cargo y con la sicopedaga si es posible.

Un abrazo

Mary-Chile

3.1.Historia y conceptos ideológicos centrales.

Aunque la idea viene de más antiguo, la integración de niños con necesidades especiales tomó importancia hace 20-25 años y fue el resultado de una confrontación entre la postura predominante en aquellos tiempos de separar a las personas con necesidades especiales para que fueran cuidadas por el Estado y las nuevas ideas sobre el derecho de todos a una educación y participación en la sociedad. Actualmente, nos encontramos en un periodo que podríamos denominar como de "una escuela para todos". La idea básica de la nueva ley sobre educación pública, en lo que se refiere a los niños minusválidos, es la de una apoyo especial dentro del marco de una educación ordinaria adaptada. La palabra clave es diferenciación educativa.
En este contexto, es interesante destacar una nueva tendencia, que es que los padres no piden automáticamente incluir a sus hijos en el colegio más próximo, sino que piden cada vez más una mayor calidad en la educación y en los servicios!
Se establecieron hace ya tiempo los siguientes principios, que deben guiar cualquier intervención, colocación, educación, etc. De las personas con minusvalías:
1. Proximidad, 2. Tan poca intervención como sea posible, 3. Integración y 4. Eficiencia
Más tarde se añadieron motivación y derecho a elegir.
En 1980, se revocaron las antiguas leyes especiales sobre el cuidado de personas minusválidas. Desde entonces, se ha ido introduciendo el tema de las necesidades especiales en las leyes cuando era necesario. Una persona con un diagnóstico de minusvalía tiene legalmente todos los derechos civiles de cualquier ciudadano.
En la ley de educación y en la ley de asistencia social, existen secciones especiales dedicadas a necesidades especiales, pero no existe una ley sobre minusvalías específicas y cuidados específicos. Las decisiones para establecer una educación especial, etc. Están basadas en las necesidades individuales y no en el diagnóstico.
Los conceptos clave que han estado detrás de este desarrollo han sido los de normalización, descentralización e integración.


3.2.Discusión actual.

Hoy en día, no se considera que la normalización en sí misma sea solamente un factor positivo. Nadie se muestra en desacuerdo con sus fines. Todo el mundo (incluidas las personas minusválidas) tienen el derecho de participar en la vida social normal, en la medida en la que le sea posible. Pero, ¿Significa esto que tenga sentido que cualquier persona con minusvalía sea integrada? Y si no es así, ¿Cuál es la alternativa? Si hubiéramos pedido a nuestros inmigrantes tanta normalización como al que se le ha pedido a las personas con minusvalías en los últimos años, seguramente hubiéramos tenido problemas con los derechos humanos. La normalización puede tener también un lado intolerante. ¿Qué ocurre con el derecho a ser diferente?
Hoy en día, está de moda la idea burocrática y política de dejar que sean las autoridades locales las que se ocupen de todo. Tanto en Dinamarca como en otros países de la Unión Europea, existe una tendencia a continuar con el proceso de descentralización hasta el nivel local mínimo, incluidos los servicios para personas con minusvalías.
Se argumenta que, hasta el momento, la descentralización en general ha conducido a mejores dar mejores medios y servicios a la gente con minusvalías, así como a una mejor situación financiera. Pero esto no es tan obvio. La mejora en los servicios puede también deberse al desarrollo general de la sociedad hacia un mejor entendimiento de los derechos de las personas con minusvalías. Decir que la descentralización ha llevado a mejores servicios para las personas minusválidas es lo mismo que decir que el número creciente de bebés se debe al número creciente de cigüeñas.
El nivel estatal está demasiado lejos de los ciudadanos, pero por otro lado, las autoridades locales están algunas veces demasiado cerca, son demasiado pequeñas y en muchos casos inadecuadas para hacer frente a las necesidades de personas con una importante minusvalía. No poseen la experiencia necesaria y no siempre son capaces (están dispuestos? Comprenden lo suficiente? ) de apoyar financieramente estas necesidades.
Observando las diferencias que existen entre los servicios, hemos de concluir que no son debidas a necesidades diferentes. Ciertamente, el proceso de descentralización ha dado lugar hasta el momento a desarrollos muy diferentes en nuestras distintas regiones y resulta difícil explicar estas diferencias, si no es por factores personales, financieros, políticos y/o ideológicos. Por lo tanto, el proceso de descentralización necesita un control.
La integración era un tema muy importante y produjo el impacto suficiente para obtener los derechos civiles de las personas con minusvalías. La Ley, todos los partidos políticos y organizaciones importantes están de acuerdo en que las personas con minusvalías posean todos sus derechos civiles. ¿Dónde está pues el problema? Esta situación podría ser considerada como ideal para muchas personas minusválidas, padres y profesionales en toda Europa y en el resto del mundo.
Las dificultades que tienen las personas con autismo para entender el significado de la comunicación y de la interacción social nos hace plantearnos cuestiones como la de hasta dónde se debería empujar a una persona con autismo hacia situaciones sociales muy complejas, tales como los jardines de infancia, las clases y los grupos de juego. Es difícil imaginar que alguien pueda aprender de algo que le resulta sin sentido.
El principio de proximidad se interpreta a menudo como que el niño debería acudir a una escuela tan cercana a su casa como sea posible. Pero en el caso de cualquier niño, podrían existir muchas razones para escoger otra escuela y la proximidad no significa necesariamente su vecindario local. Por lo tanto, ¿Por qué debería un niño minusválido restringirse a ir a la escuela más próxima?
La eficiencia no significa que cualquier burócrata público local tenga razón, sino que las decisiones han de ser tomadas en base al conocimiento y asesoría profesional, la investigación científica y las necesidades individuales. Deben tomarse medidas para asegurarse de que el niño saca el máximo partido posible de las materias enseñadas en el colegio, desarrollando así su propia habilidad y capacidades hasta donde sea posible.
Por lo tanto, una vez examinados estos conceptos y principios, tenemos que concluir que no significan lo mismo para todo el mundo. Ahora mismo, un número creciente de padres, cuando escogen colegio, no piden el colegio más próximo, sino que quieren conocer la calidad de la educación y quieren ciertamente ejercer su derecho a elegir un colegio (y un colegio especial) que posea los conocimientos suficientes para tratar a su hijo y pueda proporcionarle la educación adecuada, además de otros servicios.
Existe por tanto una tendencia creciente de demanda de especialización, que está siendo atendida ampliamente por los ministros y el gobierno. Al mismo tiempo, distintas asociaciones de personas con minusvalía han desarrollado puntos de vista diferentes sobre la integración. La diferencia de puntos de vista consiste fundamentalmente en utilizar la integración o la no-segregación como un medio y no como un fin.
En este contexto donde debe verse el reciente principio de motivación. Es esencial que la educación especial establecida, y en igual medida el grado de integración empleada, se lleve a cabo de acuerdo con lo que los profesores involucrados y los padres consideren más adecuado para el niño en cuestión.
Es interesante ver cómo la creciente influencia de los padres tiene como resultado una creciente demanda de especialización. Se está produciendo un cambio importante en el desarrollo, reemplazándose la vieja discusión sobre los principios y conceptos que están detrás de la integración por una discusión sobre derechos y calidades.


3.3.El estudio sobre integración elaborado por Aarhus: integración escolar de niños autistas de alto funcionamiento.
Este estudio fue elaborado por dos psicólogos: Anegen Trillingsgaard, del Instituto de Psicología de la Universidad de Aarhus y Ester Ulsted Sorensen, del Hospital Psiquiátrico Infantil de Risskov, Aarhus. Se publicó en la revista "European Child and Adolescent Psychiatry", vol issue 3, julio de 1994. El objetivo del estudio es describir los factores más importantes para que la integración escolar de niños autistas de alto funcionamiento sea un éxito. El informe presenta una descripción cualitativa de la experiencia de padres y profesores en relación con la integración individual de niños autistas de alto funcionamiento.
Ocho parejas de padres, profesores clave y varios de los niños fueron entrevistados utilizando un cuestionario semi-estructurado. La base del análisis cualitativo está constituida por las percepciones de los entrevistados, leídas de transcripciones de las cintas grabadas.
Los resultados se han agrupado alrededor de varios puntos centrales:
? Antecedentes que dieron lugar a la elección de un colegio normal por parte de los padres
? Progreso académico y social en el colegio
? Recursos y métodos utilizados en relación con la integración
? Evaluación de la integración
? Costes de la integración
Este estudio plantea muchas preguntas interesantes y muestra algunos factores que son muy importantes para que la integración de niños autistas constituya un éxito.
Debido a que la muestra del estudio es pequeña, no se pueden generalizar los resultados. A partir de las entrevistas, se puede concluir que la integración se consideró la elección acertada, excepto en el caso de un niño, que fue más adelante trasladado de escuela. A pesar de los resultados positivos, hay algunas cuestiones que han de ser objeto de discusión.
Por ejemplo:
? ¿Son los profesores del aula de clase normal conscientes de las dificultades del niño?
? ¿Es correcto que los profesores luchen sin un apoyo especializado?
? ¿Se encuentran los padres agobiados innecesariamente al tener que funcionar como expertos?
? ¿Obtienen los niños el apoyo que necesitan?
La experiencia de uno de los niños, que fue retirado de la integración, muestra que a veces la integración puede ser un peso excesivo tanto para el niño como para la familia.
La integración implica, en muchos casos, una gran cantidad de trabajo y cargas extras para los profesores. Es sorprendente que los profesores, que se han encontrado bajo tensión, no insistieran en recibir supervisión por parte de expertos en autismo. Es posible que los profesores no pudieran obtener la supervisión necesaria a través de los canales normales e ignoraran dónde podían obtener este apoyo. Quizás los profesores han cargado con una responsabilidad excesiva al tratar de enfrentarse con los problemas que surgían. Han tenido que usar a los padres como expertos, con la consiguiente presión adicional para éstos.
En lo que respecta a los niños, parece que la mayoría de ellos han estado solos y sin apoyo en algunas situaciones sociales difíciles, como el tiempo de recreo. Parece que la mayoría de los niños tienen algunas dificultades en los asuntos prácticos. Los profesores han sido conscientes de estos problemas y han hecho lo que han podido para ayudarlos. La pregunta que se plantea es: ¿Ha sido realmente suficiente? Los autores están convencidos de que, para que estos niños estén en condiciones óptimas para resolver la parte social de la integración, hay momentos en los que es necesario darles un apoyo personal que está más allá de lo que un profesor normal puede asumir de forma razonable.
Los autores hacen mucho hincapié en la importancia de elaborar un plan que sirva de guía y supervisión, tanto para la familia como para el colegio, desde el momento mismo en que empieza el proceso de integración. Recomiendan que todos los proyectos de integración de un niño autista deben contar con profesionales especiales, tales como psicopedagogos, psicólogos y psiquiatras infantiles, con experiencia en autismo, que estén disponibles para ser consultados.
Hallazgos del estudio. Los autores concluyen que las condiciones siguientes son factores importantes para que la integración de los niños autistas en un aula normal de un colegio normal sean beneficiosas para ellos:
1. El niño autista tiene una inteligencia normal y tiene buenas habilidades de lenguaje (un CI global por encima de 100 y un CI verbal superior a 85/90 en WISC o WISC-R).
2. El niño no tiene patrones de conducta muy desviados con respecto a la normalidad
3. La familia está decidida a hacer un esfuerzo especial en términos de cooperación y seguimiento y posee los medios para ello. Puede asumir las presiones que se producen de cuando en cuando.
4. El colegio puede ofrecer al niño el tipo de instrucción bien planificada, estructurada y clara que él necesita, así como una cooperación estrecha entre los padres, los profesionales y el colegio.
5. Antes de que el niño empiece el colegio, han de existir contactos con un equipo de expertos profesionales que supervisen e informen a los profesores y los padres. El equipo de expertos puede proporcionar asesoramiento y supervisión continuados a las partes involucradas, así como participar en encontrar soluciones a problemas agudos.
6. Puede ser una buena idea la posibilidad de contactar con otros padres en la misma situación.
7. El grado de felicidad del niño autista en su vida escolar es un factor muy importante a tener en mente.


3.4.Continuidad de los servicios. Necesidades del futuro.

Cómo mejorar la calidad de los servicios (mejor asesoramiento, mejores clases, mejores talleres de trabajo, mejores condiciones de vida, etc) y cómo ofrecer a la gente la posibilidad de escoger aquello con lo que están de acuerdo. Para los niños autistas, la integración/inclusión no es en general el modo de ganar competencias sociales. No necesariamente conlleva una normalización en el desarrollo comunicativo social. A veces, incluso pone las cosas peor.
Para algunos niños de alto funcionamiento, en especial para los del tipo Asperger, el asistir a una clase normal tiene sentido. Pueden con toda seguridad beneficiarse de la educación en sí, aunque no parece que se produzca una diferencia en la calidad del desarrollo comunicativo social. La investigación de Aarhus así lo muestra. Pero este estudio también muestra la necesidad de asesoramiento profesional para hacer de la integración un éxito.
Muchos niños con un diagnóstico de autismo (incluso puede que la mayoría de ellos) necesitan un ambiente segregado y especializado para sacar provecho de la educación. No se benefician al ser enseñados en una clase normal. Con esta sólida base, estamos por supuesto a favor de ofrecer posibilidades de acuerdo con las necesidades individuales de cada niño. En la nueva ley sobre educación pública, se pone énfasis en un continuo de ayuda especial.
Por lo tanto, lo que necesitamos es un continuo de servicios que cubran las necesidades de las personas autistas, basadas en centro que puedan dar un diagnóstico, asesoramiento, educación, servicios sociales, etc. Sobre una base individual. Estos centros debería asimismo ser capaces de ofrecer supervisión, consejo, etc. A las autoridades, personas individuales, familias, etc.
Junto con el creciente número de programas destinados a niños autistas, es además necesario desarrollar más servicios y programas especiales para los adultos.







"

por ANA LUISA MOLINA (Diciembre 2006)





Ficheros adjuntos:
triptico asperger
Rosa Segura
Lima, Perú
Escrito por Rosa Segura
el 17/03/2010
Hola soy maestra de Educación Inicial y tengo a cargo un aula de cuatro años, ha llegado un niño que muestra claras muestras de autismo, al dialogar
Ana Luisa Molina Galvez
Entrenadora de atletas especiales ipd/...
Escrito por Ana Luisa Molina Galvez
el 19/03/2010

Hola Rosa

Gracias por tu interés
Existen muchas guias para alumnado con autismo en internet
Por lo pronto te recomiendo que le sugieras a lso padres una evaluación y los vayas preparando para afrontar con positividad la mejor manera de ayudar a su hijito

Pueden ponerse en contacto conmigo para orientación y tal vez acceder a los programas inclusivos que lo ayudarán mucho a prepararse conductualmente para los requerimientos de la escuela

Áni Molina