En este grupo En todos

Grupo de Psicología Forense y Jurídica



Salud mental Infantil

Denisse
Canelones, Uruguay
Escrito por Denisse Motta
el 07/02/2013

Salud mental infantil


La Salud Mental infantil es la etapa en la que se general una parte importante de los problemas mentales que padeceremos en la edad adulta.

La clave para el manejo de los trastornos mentales en la etapa infantil es aprender a reconocer los síntomas y buscar ayuda profesional para aplicar cuanto antes el tratamiento adecuado. Estos trastornos tienen criterios específicos de diagnóstico y tratamientos, y una evaluación completa por un profesional de salud mental puede determinar si un niño necesita ayuda.

Algunos de los trastornos mentales más comunes en la etapa infantil son la depresión y los trastornos de conducta. Ayudar a los niños y jóvenes que han sufrido episodios traumáticos es fundamental para prevenir males mayores. Se estima que uno de cada diez niños entre edades de seis y doce años experimentan sentimientos persistentes de tristeza, que es el síntoma distintivo de la depresión.

Puesto que los niños pueden no ser capaces de expresar o comprender muchos de los síntomas principales que indican depresión , los padres son los que deben observar algunos comportamientos indicativos de que algo no va bien. A si mismo observar los cambios en los patrones de comer o dormir, puede ser una señal de depresión en los niños. Otros indicadores pueden ser

  • Un caída repentina en el rendimiento escolar
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba
  • Arranques de gritos, quejas, irritabilidad inexplicable o llanto
  • Pensamientos de muerte o suicidio
  • Expresiones de miedo o ansiedad
  • Agresividad, la negativa a cooperar, comportamiento antisocial
  • Uso de alcohol u otras drogas
  • Quejas constantes de brazos doloridos, las piernas o el estómago sin causa aparente

El tratamiento por lo general consiste en psicoterapia ya sea sola o en combinación con medicamentos. Durante la psicoterapia, los niños aprenden a expresar sus sentimientos ya desarrollar formas de lidiar con su enfermedad. Algunos niños también responden a los medicamentos antidepresivos, pero el uso de estos medicamentos deben ser vigilados estrechamente.

Los medicamentos psiquiátricos no debe ser la única forma de tratamiento, sino que debe ser parte de un programa integral

Las principales características de la depresión incluyen hiperactividad, impulsividad e incapacidad para mantener la atención o concentración. Estos síntomas se producen a niveles elevados que causan angustia y deterioro significativo. Es más común en niños que en niñas, este trastorno a menudo se desarrolla antes de los siete años, pero generalmente se diagnostica entre las edades de ocho y 10 años. Los niños con depresión tienes algunos rasgos específicos:



-Tiene dificultad para terminar cualquier actividad que requiera concentración

-No parece escuchar nada
-Son excesivamente activos
-Se distraen muy fácilmente
-Hablan sin parar, a menudo impulsivamente
-Tiene dificultad grave esperando su turno en juegos o grupos
-Puede tener discapacidad específica en el aprendizaje.

Entre el 70 y el 80 por ciento de los niños con depresión responden a los medicamentos, lo que les permite la oportunidad de mejorar su capacidad de atención, llevar a cabo mejor las tareas y controlar el comportamiento impulsivo. La psicoterapia permite a los niños hacer frente a su enfermedad y la reacción de los demás ante la misma.

Un componente esencial de la psicoterapia consiste en el trabajo del psiquiatra infantil con el niño y de los padres para desarrollar técnicas de manejo del comportamiento.

Por otro lado los niños con trastorno de conducta presentan un comportamiento que muestra un desprecio persistente de las normas y reglas de la sociedad. El trastorno de conducta es uno de los trastornos mentales más frecuentes observados en los adolescentes.

Dado que los síntomas están estrechamente vinculados con el comportamiento socialmente inaceptable o violento, muchas personas confunden esta enfermedad, ya sea con la delincuencia juvenil o la confusión de la adolescencia propiamente. Sin embargo, los jóvenes con trastorno de conducta a menudo tienen problemas subyacentes que se han sido pasados por alto o ignorados, como el trastorno por déficit de atención, depresión, epilepsia o antecedentes de lesiones cefálicas y faciales.


Los niños que han demostrado al menos tres de los siguientes comportamientos durante al menos seis meses deben ser evaluados por un especialista. Algunos indicadores de esta conducta son :

  • Robo
  • Mentiras constantes
  • Faltar a la escuela
  • Entrar en hogares, oficinas o coches
  • Deliberadamente destruir la propiedad ajena
  • Viendo crueldad física con animales o humanos
  • Obligar a los demás a la actividad sexual A menudo comenzando peleas
  • Uso de armas en las peleas tratamiento adecuado para el trastorno de conducta es esencial.


Dirigido a ayudar a los jóvenes a comprender y entender el efecto que su comportamiento tiene sobre los demás, el tratamiento incluye terapia conductual y psicoterapia, ya sea en sesiones individuales o en grupo.


En conclusión tanto los padres como los educadores han de estar atentos ante cualquier síntoma que pueda indicar alteraciones en la salud mental del niño.