En este grupo En todos

Foro de Educación



Revolución o sumisión. (Reforma educacional )

David
Coquimbo, Chile
Escrito por David Maturana Céspedes
el 08/12/2010

Se habla de una reforma educacional con un fuerte componente publicitario. Llamar a esto reforma es un error, anunciar que es una revolución es un abuso, sobre todo porque perpetúa las diferencias sociales, por tanto no hay revolución sino sumisión. En cuanto quitar horas, ya paso con Filosofía, Francés, Educación Cívica, hoy con ciencias sociales por más lenguaje y más matemática conlleva a empobrecer el currículum para una cantidad importante de discentes que no tendrá otra posibilidad de conocer nuevas materias, ya que no tiene acceso ninguno a la educación superior, por los costos de la misma. Uno comprende que la decisión tiene una disputa ideológica, son asignaturas que ayudan a la formación ciudadana, desarrolla el pensamiento crítico, se interviene en la sociedad participando, debatiendo sobre la democracia, los derechos laborales y civiles, entre ellos los derechos humanos, la protección ambiental, son temas que incomodan y lo mejor es hacerlos a un lado por decreto. (Quitar horas de historia en este bicentenario es antagónico, tanto como decir que existe autonomía curricular, cuando se tiene establecido por Ley lo que se debe hacer y como. El sistema educacional no esta funcionando bien porque pasó a ser una mercancía y la única reforma ha sido privatizarla, ya no tenemos educación pública y la municipalizada es alcadicia , son los ellos los que desestabilizan comunidades educativa cuando intervienen para controlar de manera directa los colegios, tomando decisiones que son técnicas y pedagógicas, además financieramente están quebrados, especialmente en los municipios pequeños, de ahí que se ha insistido en ponerle fin a este tipo de sostenedor y traspasarle al Estado esa responsabilidad, que es donde debe estar la educación pública, de esto no dice nada. Es importante mencionar que la educación tiene fines limitados y empobrecidos, prepara para las pruebas estandarizadas, la educación se ha instrumentalizado (Enciclopédica) y si al colegio le va mal se espera el cierre, permitiendo la emigración a los privados. Se olvidan que esas pruebas no hacen diferencias de inteligencias, sino de clases, mientras no corrijamos eso y no modifiquemos la estructura de clases sociales, los problemas de la desigualdad seguirán pendientes. (Mayores subsidios y recursos a los que menos tienen). Asistimos a un sistema educativo que preparara para el Simce y enfoca todos los talleres en las asignaturas que se miden en éste y en la enseñanza media se prepara para la PSU, en unos años más no seria raro esperar que los Universidades que forman a los Profesores(as) tengan una asignatura que les prepare para rendir la prueba Inicia. Queda claro que el propósito de la educación es limitado y responde a una lógica de mercado hegemónica, tanto es así que este anuncio fue unilateral, inconsulto a los docentes, familias, alumnos y universidades. El anuncio presidencial prevé más exámenes, más semáforos, algunos incentivos, derogar el Estatuto Docente, becas gratis para estudiar pedagogía (Que no sea Ciencias Sociales) bono de retiro, atribuciones a Directores y liceos de excelencia (Selección). Este c onjunto de medidas mezcladas, se ofrece todo por un solo lote, esto puede traducirse en buenos resultados, pero engañosos, ya que esos resultados nada tienen que ver con el desempeño humano, ni con los fines y propósitos de la educación, esto último tiene que ver con la educación social, la formación para la vida de un hombre y de una mujer virtuosa, las que con sus obras engrandecen la patria y una sociedad sin educación pública terminará deteriorando la vida cívica, cuando esa gran multitud marginada decida otra cosa que no sea ser marginal.

Convengamos que los Tes, miden una dimensión limitada de la inteligencia y que los resultados son a fines con las experiencias vividas, la educación recibida en la familia y donde los factores sociales sobre el devenir de la vida, si pesan, por ello hay que dar más oportunidades a lo que menos tienen.

Escrito por Roberto Oriel Paz Rivera
el 09/12/2010

Me parece un buen punto de vista. Está claro que esta "reforma" es producto de tecnócratas y de profesionales que jamás han puesto un pie en una sala de clases. Por cierto, la perspectiva propuesta me recuerda al eterno debate de Coleman (1966) y el de las escuelas eficaces; cabe hacerse la pregunta: ¿Puede la escuela mejorar lo que hace la familia?. Con estupor se aprecia la pésima calidad de nuestras familias: hay una negligencia parental increíble; los niños se crían con Yingo o Calle 7; para qué hablar del acceso a cultura, es casi incomprensible. Las políticas en ese sentido no han dado resultado porque el sistema está funcionando mal: los sueldos son escuálidos, ambos padres se ven obligados a trabajar; los trabajos posee horarios inflexibles y "negreros" (casi una esclavitud en los mall y supermercados); entre tantos ejemplos. A modo de colofón, en un tiempo más el Estado debería transformar a las escuelas en algo así como "Reformatorios", donde las familias dejen a sus críos el domingo en la noche y los retirarán los viernes en la tarde. Alimentarlos y educarlos. ¿Qué es lo que pretendía la famosa y fracasada JEC? ; y ahora agregar la política ideológica de la derecha al restar horas de historia, la memoria del país. ¿Con qué fin? ¿So pretexto de mejorar lenguaje y matemáticas?. Bueno, gracias por el espacio para opinar.