En este grupo En todos

Grupo de Patentes y marcas



Reverse Innovation: Mercados maduros adoptan ideas de países en desarrollo

Francisco José
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 21/06/2011


Reverse Innovation: Mercados emergentes toman la batuta de la innovación





Martes, Junio 21, 2011


La globalización está transformando el mundo. No solo está permitiendo que el empresas de paises emergentes como AmBev se hagan con Anhuser Busch e InterBrew o que SAM compre a Miller. También el ingenio y la habilidad para crear productos está haciendo ese camino. Coca-Cola y PepsiCo desarrollan en China o India nuevo sproductos que luego lanzan en otros países.




Éste es el planteamiento de la idea de innovación a la inversa —"reverse innovation"—, que se refiere a cualquier innovación que se adoptó por primera vez en el mundo en desarrollo y que luego migra con éxito hacia los mercados maduros.


Se trata de una idea que está seduciendo a grandes compañías como General Electric, Procter & Gamble, Levi's y Coca-Cola, que están innovando al introducir en el mercado global nuevos conceptos y productos provenientes del mundo en desarrollo.


Por ejemplo, Coca-Cola desarrolló su marca Minute Maid Pulpy en su centro de investigación y desarrollo de Shangai.


Minute Maid Pulpy fue lanzada en 2005 y además de ser la 14º marca de Coca-Cola cuya facturación supera los US $1. 000 millones, es la primera de ellas que se desarrolla en un mercado emergente.


Actualmente la marca Minute Maid Pulpy se encuentra en 19 países de Asia, África y Sudamérica.


Reverse innovation

Según el profesor Vijay Govindarajan del Tuck School of Business del Dartmouth College, la innovación a la inversa altera la forma de hacer negocios en términos de la transferencia de los recursos, del talento y de la inversión hacia los países pobres y en desarrollo al mismo tiempo que plantea interesantes desafíos en relación con la promoción y la comercialización de los productos.


Entre otras compañías que están innovando en mercados emergentes se encuentran PepsiCo, John Deere, IBM y Cisco.

Govindarajan explica que la innovación a la inversa es el fenómeno exactamente opuesto a cuando un hombre pobre quiere los productos que consume un hombre rico, un cambio que presupone una transformación de la mentalidad y del enfoque tanto del marketing como de la publicidad.


El concepto de innovación a la inversa fue introducido por los profesores Vijay Govindarajan y Chris Trimble en el artículo "How GE is Disrupting Itself" de la Harvard Business Review, que fue escrito en colaboración con Jeffrey Immelt —CEO de General Electric—


El caso de GE en India

El artículo en cuestión parte de una experiencia de Govindarajan como consultor en la aceleración del proceso de crecimiento de GE Healthcare en India.


Durante esta experiencia el profesor Govindarajan incorporó la idea de “glocalización” para introducir elementos locales en los equipos que vendía GE Healthcare en India en lugar de importar desde Estados Unidos los mismos que ofrecía en el resto del mundo.


Como sólo el 10% de la población de India tiene los medios para acceder a los productos de GE Healthcare, a partir del trabajo del profesor Govindarajan la compañía desarrolló una máquina de electrocardiogramas portátil que cuesta US $500 y que responde plenamente a las necesidades de las zonas rurales del país.


Govindarajan espera que otras compañías que están impulsando el desarrollo de la publicidad y de la banca para móviles o del sector farmacéutico también se animen a apostar por la innovación a la inversa.

Francisco José Rodríguez Valero
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 05/10/2011


Cada vez más necesario proteger la información.


KNOW-HOW Know-how


El vertiginoso ritmo que marca la evolución tecnológica, la movilidad y la alta especialización profesional, así como la acusada tendencia al partnering y a la externalización, entre otros factores, hacen cada vez más necesario proteger la información.

21 de julio de 2011

Clarke, Modet & Cº


Con frecuencia recurrimos al término "Know-how" para referirnos genéricamente a toda información o conocimientos técnicos, incluyendo los correspondientes derechos de propiedad industrial e intelectual a que pudieran dar lugar, adquiridos por la empresa en el desarrollo de su actividad y que esencialmente se traducen en una capacidad técnica singular para desarrollar un determinado producto u ofrecer un determinado servicio en el mercado.


En un sentido más propio, sin embargo, el término Know-how alude, tal como reconoce el Tribunal Supremo en su conocida Sentencia de 21 de octubre de 2005, al "conocimiento o conjunto de conocimientos técnicos que no son de dominio público y que son necesarios para la fabricación o comercialización de un producto, para la prestación de un servicio o para la organización de una unidad o dependencia empresarial, por lo que procuran a quien los domina una ventaja sobre los competidores que se esfuerza en conservar evitando su divulgación".


La propiedad así descrita se configura como un auténtico bien jurídico independiente, distinto de los derechos exclusivos de propiedad industrial y de los derechos de autor típicos, al que nuestra legislación concede una especial protección siempre y cuando concurran las siguientes notas.


  1. Debe tratarse de información o conocimientos cuya valoración por separado o bien en conjunto los haga en general desconocidos o difícilmente accesibles
  2. Que sean además sustanciales en términos de utilidad, en la medida que aporten una ventaja competitiva a quien los posee.
  3. Determinados o determinables con respecto al resto de intangibles de la empresa: patentes, marcas, dominios, Responsabilidad Social Corporativa, capacitación, goodwill, etc.

En cuanto a su pretendido carácter técnico, y a pesar de ser un rasgo inherente según la doctrina jurisprudencial más autorizada, el concepto de know-how no puede entenderse sin más como información o conocimiento técnico no patentable, dado que existe también otro tipo de información de carácter comercial (campañas y proyectos, listado de clientes), organizativo (soportes informáticos, redes de distribución y suministro) o estructural (política financiera, información sobre socios o sociedades del grupo), que por reunir las notas antes descritas – secreto, sustancial, identificado- resulta de indudable valor para la empresa, en el sentido de que le aporta una ventaja competitiva consistente en disponer de cierta información o conocimientos relevantes que a sus competidores les llevaría determinado tiempo y dinero obtener.


Y puesto que representa un valor patrimonial en sí mismo, el know-how puede también ser objeto de negocios jurídicos y de intercambio comercial de un modo independiente.


Por ello, y he aquí el punto clave, cuando el know-how se convierte en objeto del tráfico mercantil, surge la pregunta: ¿Cómo podemos proteger este tipo de activos que no son de por sí susceptibles de generar derechos de propiedad industrial y que tampoco integran derechos de propiedad intelectual?.


La solución es el secreto, una herramienta en realidad sencilla, pero que comporta sin duda cambios esenciales en el funcionamiento de la propia empresa y sobre todo en el modo de relacionarse con su entorno. Y es que el valor del conocimiento así protegido dependerá en gran medida de que dicha información permanezca oculta, y de que la empresa muestre además una clara y demostrable disposición a mantener el secreto, adoptando las medidas razonables para su adecuada preservación.


Medidas tales como la suscripción de contratos de confidencialidad siempre que se maneje información de este tipo, sea con los propios empleados como con becarios en prácticas, socios capitalistas, colaboradores, partners, contratistas y subcontratistas, fabricantes, vendedores, distribuidores, visitas y clientes, en definitiva con todo aquél que por razón de una particular relación con la compañía vaya a tener acceso al know how, sea éste del tipo que sea: técnico, comercial, organizativo, estructural, incluso negativo (como pudiera ser la información sobre líneas de investigación abandonadas).


No obstante, para que esta modalidad de protección sea rentable y efectiva, será necesario que la empresa realice además un esfuerzo por dotarse de una serie de medidas de seguridad.


Entre ellas: implantar un sistema de gestión interna del know-how, restringir el acceso del personal y visitas a determinadas áreas o al propio sistema informático, llevar un control de entradas y salidas, sensibilizar y formar a los empleados, etc. Nada, como vemos, ni demasiado costoso ni demasiado complejo, pero que lleva consigo un cambio de mentalidad muy necesario, en línea con lo mostrado ya en otros países, convencidos de la importancia de proteger no sólo los frutos sino también las raíces que de un modo invisible sostienen a diario sus empresas.


Proteger por la vía del secreto es, en resumen, una alternativa ideal para que las pequeñas y medianas empresas que nutren nuestra industria puedan abrirse a la innovación y al intercambio de conocimiento de un modo seguro sin incurrir por ello en costes adicionales, permitiendo que valiosos activos como el know-how, técnico o no, gocen de la necesaria protección por un tiempo ilimitado, tanto como sea capaz la empresa de preservar su confidencialidad.


Así lo demuestran experiencias de gran éxito como la de Stantec, consultora americana cuya gestión, tras más de 55 años, sigue arrojando beneficios ininterrumpidamente, gracias en parte al empleo de esta inusual estrategia de protección.

Francisco José Rodríguez Valero
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 18/03/2012

Ingeniería inversa

El objetivo de la ingeniería inversa es obtener información o un diseño a partir de un producto accesible al público,

Con el fin de determinar de qué está hecho, qué lo hace funcionar y cómo fue fabricado.



Imágenes de Ingenieria inversa



Hoy en día (principios del siglo XXI), los productos más comúnmente sometidos a ingeniería inversa son los programas de computadoras y los componentes electrónicos , pero, en realidad, cualquier producto

Puede ser objeto de un análisis de Ingeniería Inversa.

El método se denomina así porque avanza en dirección opuesta a las tareas habituales de ingeniería , que

Consisten en utilizar datos técnicos para elaborar un producto determinado. En general, si el producto u otro

Material que fue sometido a la ingeniería inversa fue obtenido en forma apropiada, entonces el proceso es

Legítimo y legal. De la misma forma, pueden fabricarse y distribuirse, legalmente, los productos genéricos creados

A partir de la información obtenida de la ingeniería inversa, como es el caso de algunos proyectos de Software libre

Ampliamente conocidos.

El programa Samba es un claro ejemplo de ingeniería inversa, dado que permite a sistemas operativos UNIX compartir

archivos con sistemas Microsoft Windows . El proyecto Samba tuvo que investigar información confidencial (no liberada

Al público en general por Microsoft) sobre los

Aspectos técnicos relacionados con el sistema de archivos Windows . Lo mismo realiza el proyecto WINE para el conjunto

De API de Windows y OpenOffice. Org con los

Formatos propios de Microsoft Office , o se hace para entender la estructura del sistema de archivos NTFS y así poder desarrollar

drivers para la lectura-escritura sobre

El mismo (principalmente para sistemas basados en GNU/Linux ).

La ingeniería inversa es un método de resolución. Aplicar ingeniería inversa a algo supone profundizar en el estudio de

Su funcionamiento, hasta el punto de que podamos llegar a entender, modificar y mejorar dicho modo de funcionamiento.

Pero este término no sólo se aplica al software, sino que también se considera ingeniería inversa el estudio de todo tipo de

Elementos (por ejemplo, equipos electrónicos, microcontroladores, u objeto fabril de cualquier clase). Diríamos, más bien,

Que la ingeniería inversa antecede al nacimiento del software, tratándose de una posibilidad a disposición de las empresas

Para la producción de bienes mediante copiado 1 desde el mismo surgimiento de la ingeniería.

En el caso concreto del software , se conoce por ingeniería inversa a la actividad que se ocupa de descubrir cómo funciona

Un programa, función o característica de cuyo código fuente no se dispone, hasta el punto de poder modificar ese código o

Generar código propio que cumpla las mismas funciones. La gran mayoría del software de pago incluye en su licencia una

Prohibición expresa de aplicar ingeniería inversa a su código, con el intento de evitar que se pueda modificar su código y que

Así los usuarios tengan que pagar si quieren usarlo.

La ingeniería inversa nace en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial , cuando los ejércitos enemigos incautaban insumos

De guerra como aviones u otra maquinaria de guerra para mejorar las suyas mediante un exhaustivo análisis .


Fuente