En este grupo En todos

Grupo de Lo que no se puede poner en otros



Relato sobre las palabras que elegimos al comunicarnos y sus consecuencias

- HIGHLANDER - Sergio Eduardo
Tecnico electromecanico industrial ( o...

Que gran verdad Evanthia y Palomo

No causa el mismo efecto al interlocutor que le realicen una pregunta de dos distintas maneras

EJEMPLO

A) ¿Eres sietemesino?

B) ¿Porqué no te vas dos meses a la c..... De tu madre?


Saludos fraternos desde Uruguay

Chuyita
Escrito por Chuyita
el 03/09/2010

Todo depende de la forma como se dicen las cosas. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

Cuán cierto son estas palabras y cuántas veces no pecamos de imprudencia al expresarnos.

Buen relato Evanthia... Gracias por compartirlo y hacernos reflexionar... Un abrazo

Lucho Vivanco
Filosofia universidad del zulia
Escrito por Lucho Vivanco
el 08/09/2010

Bueno, puede haber mucha verdad en eso. Yo en principio trato de ser prudente con el uso de adverbios como "Todo" o "Ningún", porque ¿Qué tanto sabemos como para pontificar de una cosa? A veces ni siquiera de nosotos mismos sabemos bien.

Con respecto a lo planteado en el debate, no diría que " "Todo" depende de la forma como se dicen las cosas". Más bien creo que hay que hacerle espacio al silencio, en el cual se "dicen" cosas, a menudo mejor que con palabras...

Tampoco digo que el silencio es "Todo". Nada es "todo" de algo: hay que saber cuando hablar y cuando callar. Y a veces será error tomar una actitud por otra (especialmente con las mujeres) porque se espera una palabra y se queda uno callado. O se dicen muchas palabras, a veces muy técnicas o a veces con mucha rabia, cuando uno debía quedarse callado (que es lo que muchos varones no sabemos hacer ni queremos hacer). Y en política, ¿Cómo habríamos podido tener tantos dictadores si no hubiésemos aprendido a ser silenciosos? Por eso hay que reconocer que palabra y silencio tienen cada uno su lugar, y hay que saberlos utilizar.