En este grupo En todos

Grupo de Filosofía latinoamericana



Régimen alimentario de los pueblos indígenas

saul
Bolívar, Venezuela
Escrito por Saul Rivas
el 16/11/2010
El día en que todo había sido devaluado

Un día llegaron ellos, los conquistadores. Tratando de quitarnos todo buscando El Dorado.

-Para quitarnos todo, debían cambiarnos todo. ------Entonces decidieron que hablábamos no en un idioma, sino en un “dialecto” incomprensible, en un balbuceo de dragones o de “salvajes”. Además, la papa daba lepra, el maíz era un cereal inferior, el tigre y el león eran especies degeneradas, según la racista y medieval visión europea. Iban cambiando los nombres de todo: “La Española”, “Boca de dragos”, “Boca de la Serpiente”, “Paraíso Terrenal”, “Tierra de Gracia”, para desgracia de sus pueblos originarios. La idea de paraíso y de tierra de gracia, contrastaba con la inferioridad que se le atribuye a los hombres y mujeres, los animales y las plantas. Solo hay animales exóticos y paisajes pintorescos. Dicho en otras palabras, tierras vírgenes (nunca pisadas por el hombre hasta ese momento). Dicho de otro modo, no había hombres, ni mujeres, sólo hasta la llegada del hombre blanco. (1)

-Sobre los hombros de los conquistadores buscadores del Dorado, venían los misioneros. Para cambiar nuestra visión del mundo y sembrar el terror, en nombre de un Cristo al que negaban en su práctica diaria, salvo algunas excepciones como Montesinos o Fray Bartolomé de Las Casas, entre otros. Todavía execrados y en el exilio de la globalización neoliberal.

Cambiarnos el calendario o el tiempo de cosecha

Pretendían cambiarnos el sentido del tiempo y del espacio para imponernos su propio calendario, al margen de nuestro tiempo de caza, de pesca, de recolección, de siembra y de cosecha. Pero este tiempo y espacio sujeto al mantenimiento humano, fue siempre el más difícil de cambiar: porque no es nada fácil quitarle el régimen alimenticio propio a un pueblo dominado, a riesgo de perecer los propios conquistadores en tierras desconocidas. Eran los pueblos indígenas los portadores de etnociencias y tecnologías de convivencia adaptadas milenariamente a aquellas ecologías diversas y complejas. : selvas, sabanas, páramos, semidesiertos, costas, serpientes de agua o espejo de mar, que de alguna manera marcaban el carácter de su régimen alimenticio, pero no del todo determinada por cada ecosistema, dada su capacidad de adaptación a distintos medios geográficos de la región y con posibilidades reales y potencialidades de movilización interna y de intercambio cultural.

EL TRIGO ERA DIOS MISMO

Nuestras danzas de retribución a la Madre Naturaleza fueron tildadas de paganas, pero rito y danza eran inseparables del régimen alimenticio de cada pueblo indígena. En cambio, los conquistadores se creían coronados por Dios con las espigas del trigo dorado iluminado ahora por el sol de trópico. El trigo era para ellos el único cereal completo y divino, que representaba el cuerpo de Cristo y el vino su sangre.

Los hijos del maíz y de la yuca

En cambio, nosotros, éramos los hijos del maíz y de la yuca, de la piña y del amaranto, del moriche y de la papa, según la visión del mundo de cada uno de nuestros pueblos en relación con sus potencialidades alimenticias y la convivencia con los diferentes ecosistemas.

Como no podían suprimir nuestros ricos y variados regímenes alimenticios, la sociedad colonial a lo largo de tres siglos, para formar una sociedad de castas, jerarquizó también sus propias costumbres alimenticias donde el trigo debía representar la cumbre de los cielos, mientras el maíz y nuestra chicha representarían lo mundano y lo terrenal como base del trabajo esclavo y servil. Aquel alimento que era Dios mismo, el trigo, en Europa estaba limitado a las clases altas y las clases bajas tenían que complementar su dieta con avena y centeno. El cuerpo de Cristo, de esta manera, no llegaba a los pobres de Europa. Era una comunión restringida a las clases dominantes. La hostia cósmica, pretendidamente universal a la medida del mensaje cristiano, era de estirpe clasista y real, mientras en América iba a tener connotaciones étnicas, racistas y de casta. (2)

El mito del trigo, ligado a su visión del mundo no era nuevo. Venía consolidándose desde la Edad Media europea, pero olvidaba su uso milenario por pueblos asiáticos, árabes y del norte de África, quizás para ocultar de alguna manera su remoto origen “pagano”. Lo que nos interesa destacar es, aparte de la manipulación colonial, que el régimen alimenticio de cada pueblo es indesligable de su visión del mundo y de sus modos de convivencia (cosmovisión y cosmovivencia). De su religiosidad intrínseca, adoptada libremente o impuesta por el colonialismo. Pero que está marcado por un profundo surco de clase en las sociedades de clases.

Pytagores Carlos Silvano Borda
Perito mercantil instituto social mili...
Escrito por Pytagores Carlos Silvano Borda
el 19/12/2010

Hoy ese mismo cambio en la alimentación lo realizan los EEUU con sus cereales transgénicos completamente nocivos para la salud. De ahí su obsecación en cambiar las semillas originarias para que todo el cultivo dependa d su "revolución verde" que resultó un fracaso ecológico total esterilizando las tierras y contaminando los cultivos originarios.

Julie Nemont
Baleares, España
Escrito por Julie Nemont
el 25/12/2011

Buenas tardes


No había visto este panel, y como defensora de cualquier pueblo indigena del mundo desde mi humilde posicion en Survival International , aplaudo la iniciativa de expulsión por parte del gobierno Venezolano de la organización evangelizadora-cristiana "Nuevas Tribus". En espera de que esta decisión se extienda al resto de Latinoamerica y a otras ordenes religiosas sospechosas.


A estas tribus evangelizadas se les denomina “Nuevas Tribus”, una suerte de “secta” que una vez evangelizados seguían difundiendo a su vez esta doctrina a nuevas tribus. Léi una entrevista a dos Yanomamis que defendían a estas misiones y alegaban que habían aprendido a leer y a escribir gracias a ellos (entre muchas otras cosas), que el indígena “natural” no tenía porque permanecer en la historia retratado con arco y flecha y con una conducta aborigen “típica”..... Bien.... , debe ser que lo hacen para que las mujeres indigenas despues acaben cómo prostitutas y los hombres indigenas en la mas absoluta miseria..... , pero el asunto no acaba aquí

“Esta misión proselitista está financiada por los sectores más radicales de derecha de los Estados Unidos y por Multinacionales Europeas. Les enseñan a leer y a escribir a los indios,y básicamente la Biblia en plan lavado de cerebro, haciendoles arrepentirse de su cultura,. Se ha comprobado que sus actividades están financiadas por compañías trasnacionales que están interesadas en las riquezas que se encuentran en las zonas vírgenes de los países en donde actúan. Hidrocarburos, minerales, biodiversidad, en fin, todo lo que les pueda interesar y que sirva de base para los estudios satelitales, los que después confirman la existencia de estas riquezas. Eso es así para para toda América Latina. ” Esperemos que se vigile de cerca a las misiones Evangelizadoras, ya que se está comprobando que su mision es la misma de hace 500 años, pero actualmente resultan ser el brazo armado del neoliberalismo más salvaje. El caso es que el continente Latinoamericano ha claudicado en su totalidad a esta nueva forma de Evangelización ya sean población o indigena o no, y el asunto se ve complicado para que las gentes se den cuenta de lo que está pasando, por que ya no sólo actuan contra los indigenas, si no contra todos los pueblos evangelizando sin nin gún tipo de miramientos,, en una nueva cruzada contra ese maravilloso y mágico continente. Otras Misiones se están investigando tales cómo Pentecostales que están en el punto de mira

Ya aprovecho para denunciar cualquier atisbo de la ideología del antropólogo Napoleon Chagnon, acuñada en los años 60,s, pero recuperada por la Iglesia en su Nueva colonización cómo brazo armado del nuevo neoliberalismo y su atropello contra los pueblos Amazónicos y en general contra todo el continente Latinoamericano


Buenas tardes


.