En este grupo En todos

Foro de Formación de formadores

Marfil Mary Fil
Santa Fe, Argentina
Escrito por Marfil Mary Fil
el 27/09/2010

Los grupos con abordaje de técnica de grupos operativos, tienen algo de lo sorprendente, de lo mágico, de soltar ataduras ligadas a aprendizajes de "modelos de sentencia" y abrirse a lka imaginación, a las propias vivencias, sensaciones, concptos o ideas previas, lentamente perder los miedos y asociar, es placentero aprender así

Perla Tristan
Lic. en psicologia universidad autónom...
Escrito por Perla Tristan
el 30/09/2010

La teoría de grupo operativo

Alrededor de 1960, Enrique Pichón-Riviére dirigió la primera experiencia con grupos operativos en la ciudad de Rosario, Argentina. Con una sólida formación psicoanalítica y habiendo sido fundador de la Asociación Psicoanalítica Argentina, estaba además muy interesado en la aplicación del psicoanálisis a la problemática social. Creía, al igual de S. Freud, que el psicoanálisis podría tener un papel más significativo si fuera utilizado en un marco más amplio que el de la clínica individual y trabajó para producir una teoría y una práctica que pudiese introducir cambios en la vida cotidiana con lo que se aunaba un doble interés por el aprendizaje de lo social, con un objetivo en el terreno de la salud mental. Su teoría reúne aspectos de las ideas psicosociológicas de K. Lewin, del psicodrama moreniano y de la lectura psicoanalítica de los discursos, entre las aportaciones más significativas.

De manera muy sucinta, sus ideas básicas pueden resumirse en los siguientes puntos.

1. La tarea define al grupo. Existe grupo cuando un conjunto de personas se reúne para hacer algo, con un motivo, para realizar un trabajo. Si cambiamos la tarea se obtiene otro grupo a pesar de que los integrantes sigan siendo los mismos, ya que la tarea es el desafío al grupo, es la que le propone obstáculos que debe resolver y para ello el grupo se organiza y dinamiza. Una tarea diferente genera una estructura grupal distinta. La tarea es el centro del grupo, define su vida, su razón de ser.

2. El grupo evoluciona en base al conflicto generado entre lo sabido y conocido (la historia) y lo nuevo, a información desconocida (el presente) que plantea una situación extraña. De algún modo el grupo debe poder incorporar lo nuevo, adecuarse a la nueva realidad, pero para ello debe desechar material viejo, inútil, o redefinirlo, verlo desde otro ángulo, como si fuera nuevo. Si el grupo se mantiene estereotipado, repite la historia y resulta desajustado a la realidad cambiante. Por tanto, no puede producir soluciones a los obstáculos que se va enfrentando. Allí aparecen, según Pichón, ansiedades: de pérdida de lo viejo (depresiva) y persecutoria frente a lo nuevo (paranoide), es decir, el duelo frente a las cosas que se pierden y la vulnerabilidad ante lo nuevo que aún no se puede entender bien, controlar, ni incorporar.

3. El aprendizaje es, entonces, un proceso en el cual el grupo se va enfrentando a los temores y va proponiendo soluciones a los obstáculos que la tarea le presenta. El trabajo define el campo de la psicohigiene porque el grupo aprende a resolver problemas y sobre todo a enfrentarse a problemas diferentes por lo cual aprende a visualizar, analizar y elaborar las ansiedades presentes. Por ello el aprendizaje es vivencial en tanto los participantes viven el grupo, sus contradicciones, sus dificultades y por ello internalizan las formas de abordaje, metodologías de análisis, lo cual hace que puedan aplicar lo aprendido en situaciones de la vida cotidiana. El aprendizaje no tiene nada que ver con memorización cor repetición mecánica de modelos. El aprendizaje se define a partir de la internalización de nuevas relaciones.

4. El aprendizaje en el grupo se realiza mejor si los integrantes presentan diferentes características. Pichón-Riviére formaba grupos con participantes muy variados ya que decía que la heterogeneidad ayudaba a que el grupo se enriqueciera y entonces se lograba una mayor homogeneidad en el desarrollo de la tarea.

5. El grupo avanza en una espiral dialéctica y retoma cada sesión los mismos tópicos que le preocupan, claro está, que desde un nuevo lugar cada vez, ya que el aprendizaje anterior brinda un nuevo trampolín para impulsarse en el análisis de la tarea. La espiral es como un cono invertido, cada nueva vuelta incluye más elementos del análisis que construye y reconstruye la tarea de diversas maneras. La idea vulgar de que uno aprende de manera lineal es falsa, en realidad se hace de manera circular. Así, el avance del grupo puede ser evaluado periódicamente por seis categorías.

Afiliación o pertenencia : Indica la relación entre el individuo y el grupo, cómo se siente cada quien integrado o perteneciente al grupo, qué tan sólido es el sentimiento de comunidad grupal. Por ejemplo, si algunos miembros frecuentemente están ausentes de las sesiones se puede deducir que la pertenencia presenta algunas dificultades.

Pertinencia : Significa la relación entre el grupo y la tarea, mostrando el tiempo, la forma, el deseo del grupo de resolver la tarea. Qué tan pertinente es el grupo en el análisis y la resolución de la materia que los convoca. Por ejemplo, si el grupo utiliza mucho tiempo en centrarse en la tarea, se puede pensar que su pertinencia debe ser analizada.

Cooperación : Remite a la relación entre los miembros del grupo para colaborar en la solución de la tarea. Se puede visualizar cuánto interés se pone de manifiesto en ayudarse unos a otros para tratar los asuntos que los convocan. Claro está, a veces el grupo colabora pero.... Para sabotear el desarrollo del proceso, se confabula para no abordar la tarea.

Aprendizaje : Como ya se explicitó tiene que ver con la internalización de un nuevo modelo de relación. El aprendizaje muestra la aptitud del grupo de aplicar el conocimiento a nuevas situaciones. No tiene nada que ver con el concepto conductista de aprendizaje. Integra la posibilidad de observación, de conceptualización y de poner en práctica el material previamente internalizado. Tiene que ver también con la unidad del pensar con el sentir ya que el aprendizaje no es únicamente intelectual sino que incluye el registro de lo afectivo. Cuando en el proceso de análisis grupal surge un ejemplo de la cotidianidad, es un claro indicio de que el análisis “se aplicó” a esa situación con la cual se ejemplifica; muestra un paso en el aprendizaje.

Comunicación : Esta categoría tiene que ver con la teoría de la comunicación: lo que sucede con los mensajes, con los canales, con los códigos, etc. Cómo es que la comunicación es posible en el grupo, qué sucede con el “ruido” y cómo se manejan los “malos entendidos”. La comunicación hace a la manera en cómo se transmite la información, lo que ayuda a la resolución de la tarea o a su vez confunde su ejecución.

Telé: Muestra la relación afectiva entre las personas. La categoría fue tomada del psicodrama moreniano porque permite visualizar el impacto que una persona puede tener en los otros. La Telé puede ser positiva o negativa según el deseo o el rechazo que surge entre integrantes de un grupo para trabajar o no con el otro.

Ahora bien, para Pichón, el grupo funciona a partir de una lectura que se construye donde desde lo explicito es posible detectar determinados elementos que aluden a estructuras no visibles; el registro de lo implícito, que aporta a la comprensión de otros niveles de lo que sucede en el grupo. Este nivel implícito tiene que ver con el interno que hace el grupo de solucionar conflictos más profundos. Este aspecto es tomado del psicoanálisis. El trabajo sobre lo implícito ayuda al grupo a tomar conciencia acerca de una grupalidad existente pero de la cual no tiene clara idea, sobre niveles de determinación que inciden aunque no sea reconocido como tal. En el plano manifiesto, el grupo crea un ECRO (Esquema conceptual, referencial y operativo) que es la manera en cómo el grupo va construyendo la forma de enfrentarse a los obstáculos que la tarea le propone. Es parte del lenguaje en común que tiene que construir para poder avanzar. En el proceso del grupo se recrean los esquemas personales de sus miembros a los efectos de ir logrando un ECRO grupal. Es un Esquema porque autoriza a aproximarse de manera organizada a nuevas situaciones. Es Conceptual porque hace al punto de vista teórico que el grupo desarrolla; es Referencial porque es un nuevo modelo, a partir del cual el grupo puede comparar y enfrentar nuevas situaciones; es Operativo porque indica la posibilidad real de introducir cambios en su realidad. Este concepto operativo tiene alguna similitud con el concepto marxista de praxis en el cual se da una articulación entre teoría y práctica. La gente que ha tenido una experiencia grupal, se coordina más porque ya han creado este ECRO. Como ejemplo Pichón siempre menciona el caso del fútbol: si el equipo está bien compenetrado, es decir ha elaborado un ECRO común, puede jugar sin verse unos a otros; ellos pueden tener in mente la situación total y la ubicación del resto de los compañeros y lanzar la pelota a algún sitio “sabiendo” que habrá allí un compañero para recibirla y continuar la jugada. Así, la dinámica del juego los conduce al objetivo que los convoca: el gol. La internalización del ECRO es la internalización de la estructura del grupo. Como dice Kaës, la producción de un Aparato psíquico grupal.

El trabajo de construcción del ECRO transita por una amplia variedad de aspectos, sobre todo aquellos que tienen que ver con la integración de lo intelectual y lo emocional como aspectos de la personalidad. Recuérdese que en nuestra sociedad se disocia el pensar y el sentir ya que hay espacios claramente definidos para cada uno de ellos. En todo caso, resulta obvio que siempre el sujeto actúa parcialmente, perdiendo una buena parte de sus posibilidades y eficacia. Hay lugares para sentir (la familia, por ejemplo) y otros para pensar (la escuela, el trabajo). Pero la disociación debe mantenerse de todos modos, lo que no deja de producir sus propios costos (insatisfacción, frustración, etc. ) Por ello, Pichón insiste en que la personalidad toda debe ser puesta en funcionamiento en toda situación frente a cualquier problema. Dicha integración, dicho aprendizaje, constituye también un aspecto importante del soporte de salud mental que el grupo operativo ofrece.

Desarrollo técnico

El grupo operativo funciona en un marco, en un encuadre muy similar al de otras técnicas de grupo. Heredera de la psicosociología lewiniana, se sitúa en apariencia con los parámetros de un grupo de discusión. Un equipo coordinador opera inicialmente como monitor de la discusión grupal. El observador registra lo que acontece. El grupo, integrado por 3 a 14 participantes discutirá durante una hora y cuarto la tarea que los reúne. Luego el observador devolverá algunos aspectos de la dinámica transitada a través de los emergentes. Con esta imagen espectacular, el grupo continuará los minutos finales debatiendo acerca de ella.

El emergente es una parte central del discurso grupal. Es un lugar destacado ya que alude a la presencia de ansiedad en el devenir grupal. El coordinador pudiera intervenir para explicitar su sentido: la fantasía inconsciente del grupo en ese momento, en términos de una dificultad concreta que se manifiesta en el grupo para superar el obstáculo al que se enfrenta. También podría decirse que el emergente implica la transferencia sobre el equipo coordinador, pero en ese sentido no se devuelve con sentido regresivo sino que se la vehiculiza en términos de una relación de trabajo. La interpretación busca incorporar aquello disociado y restituir al grupo al trabajo sobre su tarea. lo emergente es un concepto central ya que constituye el material de análisis donde se puede producir un nuevo sentido, una nueva vuelta de la espiral: es donde el inconsciente grupal puede ser abordado.

Lo emergente puede serlo de varias maneras: por medio de conductas grupales o al ser verbalizado por algún miembro del grupo. En este caso estamos en presencia de un emergente verbal (a diferencia de un emergente actuado) por lo que el integrante que lo enuncia es designado como portavoz, vale decir, representa al grupo. El portavoz condensa en sí mismo su historia personal y la historia horizontal del grupo, porque si pudo hablar en un determinado momento fue porque el grupo “lo autorizó”. Tomando nuevamente el ejemplo del fútbol, si un miembro del equipo puede llegar hasta la meta vecina y hacer un gol, es porque hay un importante trabajo de todos, anterior a la culminación, incluso el último pase es la “autorización” y la confianza para que ese jugador pueda convertirlo. El emergente señalado por el portavoz representa a la totalidad o a una parte muy significativa del grupo y es reconocido por los demás en esta representación. Cuando el observador devuelve en la lectura de emergentes finales una lista de los mismos, está resumiendo la sesión utilizando las expresiones más significativas que el grupo ha utilizado para mostrar sus obstáculos, sus ansiedades y el trabajo grupal desarrollado.

Aplicaciones del grupo operativo

La variedad de campos donde este modelo puede ser aplicado es mucho más amplia que aquellos otros que definen al grupo terapéutico. El gran avance logrado por Pichón es casualmente el haber producido una forma de intervención de un variado espectro ya que el centramiento en una tarea implica dos ventajas fundamentales:

1° La implementación técnica de la transferencia se hace siempre a partir de la situación concreta actual que hay que resolver, lo que disminuye considerablemente la regresión comparativamente con los grupos terapéuticos psicoanalíticos.

2° La tarea como eje central del grupo hace que casi cualquier cosa se pueda constituir en tarea por lo que el grupo operativo puede ser implementado en terrenos variados siempre que se desee analizar lo que sucede en los vínculos interpersonales en situación de trabajo. Así, la psicología educativa, la social, el campo laboral y de las relaciones humanas, la propaganda, la política, en fin, casi cualquier situación que requiera trabajar con el factor humano se abre a las posibilidades de aplicación del grupo operativo.

Conviene agregar que en todas las situaciones mencionadas y por supuesto también en el campo de la clínica, el grupo operativo trabaja sobre situaciones cotidianas produciendo un esclarecimiento acerca de las determinaciones de los obstáculos de la vida de relación. Si bien es cierto que el grupo operativo tiene efectos terapéuticos -ya que analiza los vínculos interpersonales a partir de la conformación del mundo interno de los participantes- el objetivo terapéutico no forma parte de sus planteos (salvo en el terreno de la implementación en la clínica). Pichón prefiere hablar de aprendizaje, de adaptación activa a la realidad más que de psicoterapia. Es por ello, que el grupo operativo trabaja sobre la salud mental porque brinda un espacio periódico para analizar las ansiedades que la vida de relación genera.

Se ilustrará a continuación con ejemplos algunas de las aplicaciones que se han realizado del grupo operativo, en diversos contextos, por parte del autor.


ATTE PERLA :)


ESPERO QUE ESTA INFO LES SIRVA YO TAMBIEN ESTUDIO PSICOLOGIA =) Y UTILIZO GRUPOS OPERATIVOS COMO ESTRATEGIA DE INTERVENCION PREVENTIVA=) SALUDOS!

Perla Tristan
Lic. en psicologia universidad autónom...
Escrito por Perla Tristan
el 30/09/2010

La teoría de grupo operativo

Alrededor de 1960, Enrique Pichón-Riviére dirigió la primera experiencia con grupos operativos en la ciudad de Rosario, Argentina. Con una sólida formación psicoanalítica y habiendo sido fundador de la Asociación Psicoanalítica Argentina, estaba además muy interesado en la aplicación del psicoanálisis a la problemática social. Creía, al igual de S. Freud, que el psicoanálisis podría tener un papel más significativo si fuera utilizado en un marco más amplio que el de la clínica individual y trabajó para producir una teoría y una práctica que pudiese introducir cambios en la vida cotidiana con lo que se aunaba un doble interés por el aprendizaje de lo social, con un objetivo en el terreno de la salud mental. Su teoría reúne aspectos de las ideas psicosociológicas de K. Lewin, del psicodrama moreniano y de la lectura psicoanalítica de los discursos, entre las aportaciones más significativas.

De manera muy sucinta, sus ideas básicas pueden resumirse en los siguientes puntos.

1. La tarea define al grupo. Existe grupo cuando un conjunto de personas se reúne para hacer algo, con un motivo, para realizar un trabajo. Si cambiamos la tarea se obtiene otro grupo a pesar de que los integrantes sigan siendo los mismos, ya que la tarea es el desafío al grupo, es la que le propone obstáculos que debe resolver y para ello el grupo se organiza y dinamiza. Una tarea diferente genera una estructura grupal distinta. La tarea es el centro del grupo, define su vida, su razón de ser.

2. El grupo evoluciona en base al conflicto generado entre lo sabido y conocido (la historia) y lo nuevo, a información desconocida (el presente) que plantea una situación extraña. De algún modo el grupo debe poder incorporar lo nuevo, adecuarse a la nueva realidad, pero para ello debe desechar material viejo, inútil, o redefinirlo, verlo desde otro ángulo, como si fuera nuevo. Si el grupo se mantiene estereotipado, repite la historia y resulta desajustado a la realidad cambiante. Por tanto, no puede producir soluciones a los obstáculos que se va enfrentando. Allí aparecen, según Pichón, ansiedades: de pérdida de lo viejo (depresiva) y persecutoria frente a lo nuevo (paranoide), es decir, el duelo frente a las cosas que se pierden y la vulnerabilidad ante lo nuevo que aún no se puede entender bien, controlar, ni incorporar.

3. El aprendizaje es, entonces, un proceso en el cual el grupo se va enfrentando a los temores y va proponiendo soluciones a los obstáculos que la tarea le presenta. El trabajo define el campo de la psicohigiene porque el grupo aprende a resolver problemas y sobre todo a enfrentarse a problemas diferentes por lo cual aprende a visualizar, analizar y elaborar las ansiedades presentes. Por ello el aprendizaje es vivencial en tanto los participantes viven el grupo, sus contradicciones, sus dificultades y por ello internalizan las formas de abordaje, metodologías de análisis, lo cual hace que puedan aplicar lo aprendido en situaciones de la vida cotidiana. El aprendizaje no tiene nada que ver con memorización cor repetición mecánica de modelos. El aprendizaje se define a partir de la internalización de nuevas relaciones.

4. El aprendizaje en el grupo se realiza mejor si los integrantes presentan diferentes características. Pichón-Riviére formaba grupos con participantes muy variados ya que decía que la heterogeneidad ayudaba a que el grupo se enriqueciera y entonces se lograba una mayor homogeneidad en el desarrollo de la tarea.

5. El grupo avanza en una espiral dialéctica y retoma cada sesión los mismos tópicos que le preocupan, claro está, que desde un nuevo lugar cada vez, ya que el aprendizaje anterior brinda un nuevo trampolín para impulsarse en el análisis de la tarea. La espiral es como un cono invertido, cada nueva vuelta incluye más elementos del análisis que construye y reconstruye la tarea de diversas maneras. La idea vulgar de que uno aprende de manera lineal es falsa, en realidad se hace de manera circular. Así, el avance del grupo puede ser evaluado periódicamente por seis categorías.

Afiliación o pertenencia : Indica la relación entre el individuo y el grupo, cómo se siente cada quien integrado o perteneciente al grupo, qué tan sólido es el sentimiento de comunidad grupal. Por ejemplo, si algunos miembros frecuentemente están ausentes de las sesiones se puede deducir que la pertenencia presenta algunas dificultades.

Pertinencia : Significa la relación entre el grupo y la tarea, mostrando el tiempo, la forma, el deseo del grupo de resolver la tarea. Qué tan pertinente es el grupo en el análisis y la resolución de la materia que los convoca. Por ejemplo, si el grupo utiliza mucho tiempo en centrarse en la tarea, se puede pensar que su pertinencia debe ser analizada.

Cooperación : Remite a la relación entre los miembros del grupo para colaborar en la solución de la tarea. Se puede visualizar cuánto interés se pone de manifiesto en ayudarse unos a otros para tratar los asuntos que los convocan. Claro está, a veces el grupo colabora pero.... Para sabotear el desarrollo del proceso, se confabula para no abordar la tarea.

Aprendizaje : Como ya se explicitó tiene que ver con la internalización de un nuevo modelo de relación. El aprendizaje muestra la aptitud del grupo de aplicar el conocimiento a nuevas situaciones. No tiene nada que ver con el concepto conductista de aprendizaje. Integra la posibilidad de observación, de conceptualización y de poner en práctica el material previamente internalizado. Tiene que ver también con la unidad del pensar con el sentir ya que el aprendizaje no es únicamente intelectual sino que incluye el registro de lo afectivo. Cuando en el proceso de análisis grupal surge un ejemplo de la cotidianidad, es un claro indicio de que el análisis “se aplicó” a esa situación con la cual se ejemplifica; muestra un paso en el aprendizaje.

Comunicación : Esta categoría tiene que ver con la teoría de la comunicación: lo que sucede con los mensajes, con los canales, con los códigos, etc. Cómo es que la comunicación es posible en el grupo, qué sucede con el “ruido” y cómo se manejan los “malos entendidos”. La comunicación hace a la manera en cómo se transmite la información, lo que ayuda a la resolución de la tarea o a su vez confunde su ejecución.

Telé: Muestra la relación afectiva entre las personas. La categoría fue tomada del psicodrama moreniano porque permite visualizar el impacto que una persona puede tener en los otros. La Telé puede ser positiva o negativa según el deseo o el rechazo que surge entre integrantes de un grupo para trabajar o no con el otro.

Ahora bien, para Pichón, el grupo funciona a partir de una lectura que se construye donde desde lo explicito es posible detectar determinados elementos que aluden a estructuras no visibles; el registro de lo implícito, que aporta a la comprensión de otros niveles de lo que sucede en el grupo. Este nivel implícito tiene que ver con el interno que hace el grupo de solucionar conflictos más profundos. Este aspecto es tomado del psicoanálisis. El trabajo sobre lo implícito ayuda al grupo a tomar conciencia acerca de una grupalidad existente pero de la cual no tiene clara idea, sobre niveles de determinación que inciden aunque no sea reconocido como tal. En el plano manifiesto, el grupo crea un ECRO (Esquema conceptual, referencial y operativo) que es la manera en cómo el grupo va construyendo la forma de enfrentarse a los obstáculos que la tarea le propone. Es parte del lenguaje en común que tiene que construir para poder avanzar. En el proceso del grupo se recrean los esquemas personales de sus miembros a los efectos de ir logrando un ECRO grupal. Es un Esquema porque autoriza a aproximarse de manera organizada a nuevas situaciones. Es Conceptual porque hace al punto de vista teórico que el grupo desarrolla; es Referencial porque es un nuevo modelo, a partir del cual el grupo puede comparar y enfrentar nuevas situaciones; es Operativo porque indica la posibilidad real de introducir cambios en su realidad. Este concepto operativo tiene alguna similitud con el concepto marxista de praxis en el cual se da una articulación entre teoría y práctica. La gente que ha tenido una experiencia grupal, se coordina más porque ya han creado este ECRO. Como ejemplo Pichón siempre menciona el caso del fútbol: si el equipo está bien compenetrado, es decir ha elaborado un ECRO común, puede jugar sin verse unos a otros; ellos pueden tener in mente la situación total y la ubicación del resto de los compañeros y lanzar la pelota a algún sitio “sabiendo” que habrá allí un compañero para recibirla y continuar la jugada. Así, la dinámica del juego los conduce al objetivo que los convoca: el gol. La internalización del ECRO es la internalización de la estructura del grupo. Como dice Kaës, la producción de un Aparato psíquico grupal.

El trabajo de construcción del ECRO transita por una amplia variedad de aspectos, sobre todo aquellos que tienen que ver con la integración de lo intelectual y lo emocional como aspectos de la personalidad. Recuérdese que en nuestra sociedad se disocia el pensar y el sentir ya que hay espacios claramente definidos para cada uno de ellos. En todo caso, resulta obvio que siempre el sujeto actúa parcialmente, perdiendo una buena parte de sus posibilidades y eficacia. Hay lugares para sentir (la familia, por ejemplo) y otros para pensar (la escuela, el trabajo). Pero la disociación debe mantenerse de todos modos, lo que no deja de producir sus propios costos (insatisfacción, frustración, etc. ) Por ello, Pichón insiste en que la personalidad toda debe ser puesta en funcionamiento en toda situación frente a cualquier problema. Dicha integración, dicho aprendizaje, constituye también un aspecto importante del soporte de salud mental que el grupo operativo ofrece.

Desarrollo técnico

El grupo operativo funciona en un marco, en un encuadre muy similar al de otras técnicas de grupo. Heredera de la psicosociología lewiniana, se sitúa en apariencia con los parámetros de un grupo de discusión. Un equipo coordinador opera inicialmente como monitor de la discusión grupal. El observador registra lo que acontece. El grupo, integrado por 3 a 14 participantes discutirá durante una hora y cuarto la tarea que los reúne. Luego el observador devolverá algunos aspectos de la dinámica transitada a través de los emergentes. Con esta imagen espectacular, el grupo continuará los minutos finales debatiendo acerca de ella.

El emergente es una parte central del discurso grupal. Es un lugar destacado ya que alude a la presencia de ansiedad en el devenir grupal. El coordinador pudiera intervenir para explicitar su sentido: la fantasía inconsciente del grupo en ese momento, en términos de una dificultad concreta que se manifiesta en el grupo para superar el obstáculo al que se enfrenta. También podría decirse que el emergente implica la transferencia sobre el equipo coordinador, pero en ese sentido no se devuelve con sentido regresivo sino que se la vehiculiza en términos de una relación de trabajo. La interpretación busca incorporar aquello disociado y restituir al grupo al trabajo sobre su tarea. lo emergente es un concepto central ya que constituye el material de análisis donde se puede producir un nuevo sentido, una nueva vuelta de la espiral: es donde el inconsciente grupal puede ser abordado.

Lo emergente puede serlo de varias maneras: por medio de conductas grupales o al ser verbalizado por algún miembro del grupo. En este caso estamos en presencia de un emergente verbal (a diferencia de un emergente actuado) por lo que el integrante que lo enuncia es designado como portavoz, vale decir, representa al grupo. El portavoz condensa en sí mismo su historia personal y la historia horizontal del grupo, porque si pudo hablar en un determinado momento fue porque el grupo “lo autorizó”. Tomando nuevamente el ejemplo del fútbol, si un miembro del equipo puede llegar hasta la meta vecina y hacer un gol, es porque hay un importante trabajo de todos, anterior a la culminación, incluso el último pase es la “autorización” y la confianza para que ese jugador pueda convertirlo. El emergente señalado por el portavoz representa a la totalidad o a una parte muy significativa del grupo y es reconocido por los demás en esta representación. Cuando el observador devuelve en la lectura de emergentes finales una lista de los mismos, está resumiendo la sesión utilizando las expresiones más significativas que el grupo ha utilizado para mostrar sus obstáculos, sus ansiedades y el trabajo grupal desarrollado.

Aplicaciones del grupo operativo

La variedad de campos donde este modelo puede ser aplicado es mucho más amplia que aquellos otros que definen al grupo terapéutico. El gran avance logrado por Pichón es casualmente el haber producido una forma de intervención de un variado espectro ya que el centramiento en una tarea implica dos ventajas fundamentales:

1° La implementación técnica de la transferencia se hace siempre a partir de la situación concreta actual que hay que resolver, lo que disminuye considerablemente la regresión comparativamente con los grupos terapéuticos psicoanalíticos.

2° La tarea como eje central del grupo hace que casi cualquier cosa se pueda constituir en tarea por lo que el grupo operativo puede ser implementado en terrenos variados siempre que se desee analizar lo que sucede en los vínculos interpersonales en situación de trabajo. Así, la psicología educativa, la social, el campo laboral y de las relaciones humanas, la propaganda, la política, en fin, casi cualquier situación que requiera trabajar con el factor humano se abre a las posibilidades de aplicación del grupo operativo.

Conviene agregar que en todas las situaciones mencionadas y por supuesto también en el campo de la clínica, el grupo operativo trabaja sobre situaciones cotidianas produciendo un esclarecimiento acerca de las determinaciones de los obstáculos de la vida de relación. Si bien es cierto que el grupo operativo tiene efectos terapéuticos -ya que analiza los vínculos interpersonales a partir de la conformación del mundo interno de los participantes- el objetivo terapéutico no forma parte de sus planteos (salvo en el terreno de la implementación en la clínica). Pichón prefiere hablar de aprendizaje, de adaptación activa a la realidad más que de psicoterapia. Es por ello, que el grupo operativo trabaja sobre la salud mental porque brinda un espacio periódico para analizar las ansiedades que la vida de relación genera.

Se ilustrará a continuación con ejemplos algunas de las aplicaciones que se han realizado del grupo operativo, en diversos contextos, por parte del autor.



espero que les sirva esta informacion :) yo tambien estudio psicologia y utilizo grupos operativos como estrategia de intervencion preventiva! Un gran saludo =)


Maira Lottadori
Licenciada en psicología catolica de l...
Escrito por Maira Lottadori
el 18/12/2010

Hola a todos, todo aporte suma.. Estoy incursionando en el área de Psicología social y dinámica de grupos, tengo poco conocimiento y me encantaría q me sigan aportando...
Leí que Francisco ¿ ? Tiene algunos artículos respecto a este tema.. Me inscribi hace poco a este foro, si alguien me orienta le agradezco.. Maira