En este grupo En todos

Foro de Psiquiatría



Que son las fobias (fobia específica y social) , el toc y el estrés postraumatico

Escrito por Elisa
el 12/08/2009
Fobias especÍficas

Tengo miedo de viajar en avión y por lo tanto ya no lo hago. Es una sensación horrible la que siento cuando se cierra la puerta del avión y me siento metido en una trampa. Mi corazón late fuertemente y sudo la gota gorda. Si alguien comienza a hablarme me pongo tenso y me preocupo. Cuando el avión comienza a ascender no hace otra cosa que reforzar el miedo de que no puedo salir de ahí. Me imagino que estoy perdiendo el control, que mi mente danza como loca, que subo por las paredes, pero por supuesto, nunca lo hago. No me da miedo que el avión se estrelle o que nos toque clima turbulento. Es únicamente esa sensación de estar atrapado. Siempre que he querido cambiar de trabajo tengo que pensar "Iba a ser necesario viajar en avión? " Por el momento solamente voy a lugares a los que pueda ir manejando o por tren.

Muchas personas experimentan fobias específicas, miedos intensos e irracionales a ciertas cosas o situaciones; algunos de los más comunes son: perros, espacios cerrados, alturas, escaleras eléctricas, túneles, manejar en carreteras, agua, volar y heridas que produzcan sangre. Las fobias no son únicamente miedo extremo, son miedo irracional. Usted puede esquiar en las montañas más altas con toda facilidad pero siente pánico de subir al decimo piso de un edificio de oficinas.

Los adultos con fobias comprenden que sus miedos son irracionales pero frecuentemente enfrentarse a los objetos o a las situaciones que las ocasionan o siquiera pensar en enfrentarlos, ocasiona un ataque de pánico o ansiedad severa.

Las fobias espec�ficas atacan a más de una de cada diez personas. Nadie sabe exactamente qué las ocasiona aunque parece que son hereditarias y que son más comunes en las mujeres. Generalmente las fobias aparecen primero en la adolescencia o en la edad adulta. Comienzan repentinamente y tienden a ser más persistentes que las que se inician en la niñez; de las fobias de los adultos unicamente más o menos el 20 por ciento desaparecen solas. Cuando los ni�os tienen fobias espec�ficas, por ejemplo, miedo a los animales, esos miedos por lo general desaparecen con el tiempo aunque pueden extenderse a la edad adulta. Nadie sabe por qué persisten en algunas personas y desaparecen en otras.


Las personas con fobias no sienten la necesidad de recibir tratamiento, si les es fácil evitar lo que les causa miedo. Sin embargo, en ocasiones tendrán que tomar decisiones importantes en su carrera o en lo personal para evitar una situación que les produzca fobia.

Cuando las fobias interfieren con la vida de una persona, el tratamiento puede servir de ayuda. Un tratamiento efectivo generalmente involucra cierto tipo de terapia de conocimiento cognoscitivo llamada insensibilización o terapia de exposición, en la cual los pacientes se exponen gradualmente a lo que los asusta hasta que el miedo comienza a desaparecer. Tres cuartas partes de pacientes se benefician grandemente con este tratamiento. Los ejercicios de relajamiento y respiración también contribuyen a reducir los síntomas de ansiedad.


No existe hasta ahora un tratamiento comprobado a base de medicamentos, para fobias específicas, pero en ocasiones ciertas medicinas pueden recetarse para ayudar a reducir los síntomas de ansiedad antes de que la persona se enfrente a una situación de fobia.

Fobia Social
Yo no podía aceptar invitaciones ni ir a fiestas. Por un tiempo ni siquiera podía ir a mis clases. En mi segundo año de facultad tuve que quedarme en mi casa durante un semestre.
Mi miedo podía presentarse en cualquier situación social. Sentía ansiedad aún antes de salir de mi casa y aumentaba al irme aproximando a mi clase, a la fiesta o adonde quiera que iba. Sentía el estómago descompuesto. Mi corazón latía fuertemente, las palmas de las manos se me llenaban de sudor y ten�a la sensación de estar separada de mi misma y de todos los demás.
Cuando entraba a un salón lleno de gente, me ruborizaba y sentía que todos los ojos estaban puestos en mí. Me daba vergüenza pararme en un rincón yo sola pero no podía pensar en qué decir a nadie. Me sentía tan torpe que me quería ir inmediatamente.

La fobia social es un miedo intenso de llegar a sentirse humillado en situaciones sociales, especialmente de actuar de tal modo que se coloque uno en una situación vergonzosa frente a las demás personas. Frecuentemente es hereditaria y puede estar acompañada de depresión o de alcoholismo. La fobia social frecuentemente comienza alrededor del principio de la adolescencia o antes.

Si usted sufre de fobia social tiene la idea de que las otras personas son muy competentes en público y que usted no lo es. Pequeños errores que usted cometa pueden parecerle mucho más exagerados de lo que en realidad son. Puede parecerle muy vergonzoso ruborizarse y siente que todas las personas lo están mirando. Puede tener miedo de estar con personas que no sean las más allegadas a usted. O su miedo puede ser más espec�fico, como el sentir ansiedad si tiene que dar un discurso, hablar con un jefe o alguna otra persona con autoridad, o bien aceptar una invitación. La fobia social más común es el miedo de hablar en público.

En ocasiones, la fobia social involucra un miedo general a situaciones sociales tales como fiestas. Menos frecuente es el miedo de usar un baño público, comer fuera de casa, hablar por teléfono o escribir en presencia de otras personas, como por ejemplo, escribir un cheque.


Trastorno obsesivo-compulsivo
No pod�a hacer algo sin un ritual. Estos rituales trascend�an a todos los aspectos de mi vida. Para m�, era muy importante contar. En la noche, cuando pon�a mi despertador, ten�a que hacerlo en un n�mero que no sumara un "mal" n�mero. Si mi hermana ten�a 33 a�os y yo 24, no pod�a dejar la televisi�n en el canal 33 o en el 24. Me echaba champ� tres veces en lugar de una porque tres era un n�mero de suerte y uno no lo era. Me demoraba mucho al leer porque contaba las l�neas de cada p�rrafo. Si estaba escribiendo una tarea para mi examen en la escuela no pod�a tener cierto n�mero de palabras en una l�nea si sumaban un mal n�mero. Siempre estaba preocupada pensando que si no hac�a cierta cosa mis padres iban a morir. O me aflig�a hacer algo que causara da�o a mis padres lo cual era totalmente irracional. No pod�a usar nada que dijera Boston porque mis padres eran de ah�. No pod�a escribir la palabra "muerte" porque me preocupaba que algo malo sucediera.
El vestirme en las ma�anas era muy dif�cil porque yo ten�a una rutina y si me desviaba de ella, ten�a que volverme a vestir.
Yo sab�a que esos rituales no ten�an sentido pero no parec�a que pudiera sobrepasarlas hasta que me somet� a terapia.
El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno caracterizado por presentar pensamientos o rituales de ansiedad que usted siente que no puede controlar. Si usted padece de TOC, como se le conoce, puede estar plagado de pensamientos o im�genes persistentes indeseables o por la necesidad urgente de celebrar ciertos ritos.
Usted puede estar obsesionado con los g�rmenes o la mugre y en ese caso se lava las manos una y otra vez. Puede estar lleno de dudas y sentir la necesidad de reconfirmar las cosas repetidamente. Puede estar preocupado por pensamientos de violencia y teme hacer da�o a las personas que est�n cerca de usted. Puede pasar largos per�odos de tiempo tocando las cosas o contando; puede estar preocupado por el orden y la simetr�a; puede tener pensamientos persistentes de llevar a cabo actos sexuales que le son repugnantes; o puede afligirle tener pensamientos que van contra su religi�n.

Los pensamientos o las im�genes preocupantes se llaman obsesiones y los rituales que se celebran para tratar de prevenirlas o disiparlas se llaman impulsos. No es placentero celebrar estos ritos que se siente obligado a hacer; �nicamente siente descanso temporal de la incomodidad causada por la obsesi�n.

Muchas personas saludables pueden aceptar tener algunos de estos s�ntomas de TOC, tales como revisar la estufa varias veces antes de salir de la casa. Pero se diagnostica el trastorno �nicamente cuando dichas actividades consumen cuando menos una hora al d�a, son muy angustiosas o interfieren con la vida diaria.
Muchos adultos con este problema de salud reconocen que lo que est�n haciendo no tiene sentido pero no pueden evitarlo. Sin embargo, muchas personas, especialmente ni�os con TOC, pueden no comprender que su comportamiento est� fuera de lo normal.

El TOC afecta a hombres y a mujeres aproximadamente en igual n�mero y aflige a m�s o menos 1 de cada 50 personas. Puede aparecer en la ni�ez, en la adolescencia o en la edad madura pero como promedio se detecta en los j�venes o en los adultos j�venes. Un tercio de los adultos con TOC experimentaron sus primeros s�ntomas en la ni�ez. El curso que sigue la enfermedad es variable; los s�ntomas pueden ir y venir, mitigarse por un tiempo o empeorar progresivamente. La evidencia de que se dispone sugiere que el TOC puede venir de familia.

Los pensamientos o las im�genes preocupantes se llaman obsesiones y los rituales que se celebran para tratar de prevenirlas o disiparlas se llaman impulsos. No es placentero celebrar estos ritos que se siente obligado a hacer; �nicamente siente descanso temporal de la incomodidad causada por la obsesi�n.
La depresi�n u otros trastornos de ansiedad pueden acompa�ar al TOC. Adem�s, algunas personas con TOC sufren de trastornos alimenticios. Tambi�n pueden evitar las situaciones en las cuales tengan que enfrentarse a sus obsesiones. O pueden tratar, sin �xito, de usar alcohol o drogas para calmarse. Si el TOC se agrava seriamente puede interponerse entre una persona y su empleo o evitar que esa persona asuma responsabilidades normales en su casa, pero por lo general no llega a esos extremos.

Trastorno postraum�tico por tensi�n
Fui violada a los 25 a�os. Por mucho tiempo habl� de esa violaci�n a un nivel intelectual como si fuera algo que le hubiera pasado a otra personas. Yo sab�a muy bien que me hab�a pasado a m�, pero sencillamente no exist�a una sensaci�n. Por un tiempo me saqu� el bulto de encima.

Empec� a tener recuerdos retrospectivos. Me llegaban como un golpe de agua.

Estaba aterrorizada. Repentinamente comenc� a revivir la violaci�n. Cada momento era sobrecogedor. Sent�a que mi cabeza se mov�a un poco, sacudi�ndose, pero eso no era verdad. Me sofocaba o se me secaba la boca y mi respiraci�n cambiaba. Estaba como suspendida. No sent�a el coj�n sobre el cual estaba sentada o que mi brazo estaba tocando un mueble. Parec�a estar dentro de una burbuja como si flotara. Era de dar miedo. Tener recuerdos retrospectivos puede causar opresi�n. Lo deja a uno agotado.


La violaci�n tuvo lugar una semana antes de Navidad y me siento como un hombre lobo cerca de esas fechas. El cambio a ansiedad y miedo es incre�ble.
El trastorno postraum�tico por tensi�n (TPT) es una condici�n debilitante que sigue a un evento de terror. Frecuentemente, las personas que sufren de TPT tienen persistentemente memorias y pensamientos espantosos de su experiencia y se sienten emocionalmente paralizadas, especialmente hacia personas que antes estuvieron cerca de ella. El TPT, conocido antes como sobresalto por proyectil o fatiga de batalla, fue tra�da a la atenci�n p�blica por los veteranos de guerra pero puede ser el resultado de varios otros incidentes traum�ticos. Incluyen rapto, graves accidentes como choques de autom�viles o de trenes, desastres naturales como inundaciones o temblores, ataques violentos tales como asaltos, violaciones o tortura, o ser plagiado.

El evento que desata este trastorno puede ser algo que amenace la vida de esa persona o la vida de alguien cercano a ella. O bien, puede ser algo que vio, como por ejemplo la destrucci�n en masa despu�s de la ca�da de un aeroplano.
Cualquiera que sea la raz�n del problema, algunas personas con TPT repetidamente vuelven a vivir el trauma en forma de pesadillas y recuerdos inquietantes durante el d�a. Pueden tambi�n experimentar problemas de sue�o, depresi�n, sensaci�n de indiferencia o de entumecimiento o se sobresaltan f�cilmente. Pueden perder el inter�s en cosas que antes les causaban alegr�a y les cuesta trabajo sentir afecto. Es posible que se sientan irritables, m�s agresivas que antes o hasta violentas.

El ver cosas que les recuerdan el incidente puede ser molesto, lo que podr�a hacerles evitar ciertos lugares o situaciones que les traigan a la mente esas memorias. Los aniversarios de lo que sucedi� frecuentemente son muy dif�ciles.
Sucesos ordinarios pueden servir de recordatorios del trauma y ocasionar recuerdos inquietantes o im�genes intrusas. Los aniversarios de lo que sucedi� frecuentemente son muy dif�ciles.

El TPT puede presentarse en cualquier edad, incluyendo la ni�ez. El trastorno puede venir acompa�ado de depresi�n, de abuso de substancias qu�micas o de ansiedad. Los s�ntomas pueden ser ligeros o graves; las personas pueden irritarse f�cilmente o tener violentos arranques de c�lera o de mal humor. En casos severos, los afectados pueden tener dificultad para trabajar o para socializar. En general, los s�ntomas pueden ser peores si el evento que los ocasiona fue obra de una persona, como en el caso de violaci�n, a comparaci�n de uno natural como es una inundaci�n.

Los eventos ordinarios pueden traer el trauma a la mente e iniciar recuerdos retrospectivos o im�genes intrusas. Un recuerdo retrospectivo puede hacer que la persona pierda contacto con la realidad y vuelva a vivir el evento durante un per�odo de unos segundos o por horas o, muy raramente, por d�as. Una persona que tiene recuerdos retrospectivos que pueden presentarse en forma de im genes, sonidos, olores o sensaciones, generalmente cree que el evento traum�tico est� volviendo a repetirse.


No todas las personas traumatizadas sufren un verdadero caso de TLT o experimentan TLT en lo absoluto. Se diagnostica TLT �nicamente si los s�ntomas duran m�s de un mes. En aquellas personas que tienen TLT, los s�ntomas generalmente comienzan tres meses despu�s del trauma y el curso de la enfermedad var�a. Hay quienes se recuperan dentro de los siguientes 6 meses; a otros, los s�ntomas les duran mucho m�s tiempo. En algunos casos, la condici�n puede ser cr�nica. Ocasionalmente, la enfermedad no se detecta sino hasta varios a�os despu�s del evento traum�tico.


Los medicamentos antidepresivos y los que se recetan para aminorar la ansiedad, pueden disminuir los s�ntomas de la depresi�n y los problemas de sue�o; y la psicoterapia, incluyendo la terapia de comportamiento cognoscitivo, es una parte integral del tratamiento. En ocasiones el exponerse a lo que el trauma recuerda, como parte de la terapia, por ejemplo, regresar a la escena de una violaci�n, puede ayudar. Adem�s, el apoyo de los familiares y amistades puede agilizar la recuperaci�n.

C�mo recibir ayuda en los casos de trastornos de ansiedad
Si usted o alguna persona a quien usted conoce tiene s�ntomas de ansiedad, lo mejor que puede hacer inicialmente es ver al m�dico familiar. Un m�dico puede ayudarlo a determinar si los s�ntomas son debidos a un trastorno de ansiedad, a alguna otra condici�n m�dica o a ambos. M�s frecuentemente, el siguiente paso para recibir tratamiento en un trastorno de ansiedad es ser recomendado a un profesional de salud mental.
Entre los profesionales que pueden ayudar est�n los psiquiatras, los psic�logos, los trabajadores sociales y los consejeros. Sin embargo, es mejor buscar a un profesional que tenga entrenamiento especializado en terapia de comportamiento cognoscitivo o en terapia de comportamiento y que est� dispuesto a usar medicamentos en caso de que sean necesarios.
Condiciones Coexistentes
Muchas personas padecen de un s�lo tipo de trastorno de ansiedad y nada m�s, pero no es raro que un trastorno de ansiedad venga acompa�ado de otra enfermedad como por ejemplo depresi�n, problemas alimenticios, alcoholismo, abuso de substancias qu�micas u otro trastorno de ansiedad. Frecuentemente quienes padecen de un trastorno de p�nico o fobia social, por ejemplo, tambi�n experimentan la intensa tristeza y desaliento asociado con la depresi�n, o se hacen adictos al alcohol. En esos casos, estos problemas tambi�n necesitar�n atenderse.
A veces los psic�logos, los trabajadores sociales y los consejeros trabajan unidos con un psiquiatra u otro m�dico, quien receta los medicamentos cuando �stos se requieren. Para algunas personas la terapia de grupo o la de grupos de auto-ayuda son una parte �til del tratamiento. A muchas personas les es m�s �til una combinaci�n de estas terapias.
Cuando usted busca a un profesional de cuidado de la salud es importante que pregunte qu� tipos de terapia usa generalmente o si tiene medicamentos disponibles. Es importante que usted se sienta c�modo con la terapia. De no ser �ste el caso, busque ayuda en otro lado. Sin embargo, si usted ha estado tomando medicamentos, es importante no cortar abruptamente el uso de algunos de ellos, sino irlos rebajando bajo la supervisi�n de su m�dico. Aseg�rese de preguntar a su m�dico c�mo dejar de tomar un medicamento.

Recuerde, sin embargo, que cuando usted encuentra a un profesional del cuidado de la salud con el cual se siente satisfecho, ustedes dos est�n trabajando en equipo. Entre los dos podr�n desarrollar un plan para su tratamiento del trastorno de ansiedad que pueda involucrar medicamentos, terapia de comportamiento, o terapia de comportamiento cognoscitivo, que consideren apropiado. Sin embargo, los tratamientos para trastornos de ansiedad no necesariamente dan resultado inmediatamente. Su m�ico o terapista puede pedirle que siga un plan espec�ico de tratamiento por varias semanas para determinar si le est� dando resultado.

El NIMH contin�a su b�squeda de nuevos y mejores tratamientos para las personas con trastornos de ansiedad. El Instituto apoya un programa muy amplio y multifac�tico sobre trastornos de ansiedad; sus causas, diagn�stico, tratamiento y prevenci�n. Esta investigaci�n involucra estudios de trastornos de ansiedad en los humanos as� como investigaciones de la base biol�gica sobre ansiedad y sus fen�menos, en los animales. Es parte de un esfuerzo masivo para vencer a los m�s grandes trastornos mentales; es un esfuerzo que se est� llevando a cabo durante la d�cada de los 90 que el Congreso ha designado como la D�cada del Cerebro.
Para M�s Informaci�n

Anxiety Disorders Association of America Dept. A 6000 Executive Boulevard, Suite 513 Rockville, MD 20852 (301) 231-9350

Freedom from Fear 308 Seaview Avenue Staten Island, NY 10305 (718) 351-1717

National Anxiety Foundation 3135 Custer Drive Lexington, KY 40517-4001 (606) 272-7166

Obsessive Compulsive (OC) Foundation, Inc. PO Box 70 Milford, CT 06460 (203) 878-5669

American Psychiatric Association 1400 K Street, NW Washington, DC 20005 (202) 682-6220

American Psychological Association 750 1st Street, NE Washington, DC 20002-4242 (202) 336-5500

Association for the Advancement of Behavior Therapy 305 7th Avenue New York, NY 10001 (212) 647-1890
Pedro Hernandez Royo
Navarra, España
Escrito por Pedro Hernandez Royo
el 15/08/2009

Podias haber escrito menos te lo hubieran agradecido mis ojos, tenias que haber hecho un resumen, gracias por tu comentario me a servido

Escrito por Elisa
el 15/08/2009

No es mio y era más largo, jajajaj.

Eduardo Silva
La Libertad, Perú
Escrito por Eduardo Silva
el 28/03/2011

Mi correo es koko2202@live. Com eso q tu le llamas toc son demonios q salen con ayuno y oraacion y pidiendole a dios el todo poderoso , yo lo sufri tambien pero ahora soy libre quiza dios permitio q lo sufriese para contarles a uds, q sufren de toc , espero q me agreges para ayudarte y mostrarte la gloria de dios , ningun psicologo ni sikiatra podra con eso ni pastillas ni hombre , nadie solo dios ,yo te ayudare para la gloria de dios trata de comunicarte conmigo espero q lo hagas ahora soy libre y entregvado al señor , se lo q es el toc , e demonio te manda q hagas cosas terribles y cosas tontas , blasfema tu mente , q te laves las manos , en fin muchas cosas te mete en la mente , comunicate yo te ayudare y veras q el señor se glorificara en tu vida lee la biblioa