En este grupo En todos

Grupo de Dibujo y pintura



QUE ES EL REALISMO ?

Ana Maria
Pintura casa de la cultura de alcalá ...
Escrito por Ana Maria Ortega Moreno
el 23/11/2010

Con frecuencia observamos que aficionados al arte en general identifican realismo con aquella práctica artística que trata de reproducir el modo en que se aparece a los sentidos un sujeto o substancia dada, y que estiman más acertada cuanto más fielmente reproduce la apariencia de una fotografía. Ambas ideas son falsas.

El verdadero realismo muestra los entes tal y como se aparecen al conjunto formado por los sentidos y el espíritu, y no solamente se preocupa de capturar afanosamente sus cualidades exteriores (materialismo pictórico).

A lgunos artistas auguraron la muerte de la pintura al contemplar las primeras fotografías. Puesto que se había perdido la mentalidad simbólica tradicional aún vigente entre los pintores clásicos, pensaban que lo único que podía distinguir a la pintura de la fotografía era una ruptura completa con el naturalismo tradicional, surgiendo entonces el impresionismo, el fauvismo, y el resto de vanguardias modernas.

Apareció el hiperrealismo, que pretendía sitio propio precisamente imitando servilmente a la fotografía, incluso en sus defectos ópticos. Ambas corrientes, abstraccionismos e impresionismos, y realismos modernos por otro lado, poseen en común el abandono del equilibrio natural entre simbolismo y naturalismo, entre cuerpo y espíritu, que es el signo de distinción del prodigioso arte clásico, unos mediante la presunción de un agotamiento formal que requiere nuevas formas de pintura, el otro, mediante la copia obsesiva, con mejor o peor fortuna, de la apariencia que reproduce la máquina fotográfica.

En el arte clásico el simbolismo es la expresión de un arquetipo o idea universal a través de la interpretación de las formas naturales. Concebían el arte con arreglo a este fin: contemplar el arquetipo o idea divina que se esconde tras la apariencia natural.

Para concluir, contemplemos las siguientes imágenes:

La primera, corresponde al arte renacentista, la segunda a una vanguardia del siglo XX, la tercera al hiperrealismo.

Comparando la primera y tercera imagen, advertiremos que no era la fidelidad obsesiva con lo observado lo que concernía a los pintores clásicos. La primera imagen posee un encanto singular, que proviene del perfecto equilibrio entre simbolismo y naturalismo, entre espíritu y forma. En cambio la tercera imagen, aunque meritoria porque exhibe la destreza manual de su artífice, sigue siendo lo que parece, la reproducción manual de una fotografía, sin trasfondo arquetípico. La primera imagen puede llamarse realista, pero no adolece del materialismo grosero de la tercera, que obviamente debe todo su mérito a la capacidad de su ejecutor para copiar lo aparente.

Por último, la imagen central, pertenece a las vanguardias que surgieron como reacción a la fotografía, con la que no podían competir en espíritu, que hace largos años estaba perdido en el mundo occidental moderno, por lo que escogieron el camino de la innovación material, estilística, formal, y podemos afirmar que carece tanto del trasfondo simbólico basado en las leyes tradicionales platónicas como del encanto naturalista y maestría puramente técnica de la primera imagen.

En arte, el espíritu precede siempre al más leve movimiento del pincel. Es pues menester tratar de pensar como lo hacían estos artistas antes de pretender obtener sus resultados.