En este grupo En todos

Grupo de Apoyo psicológico y humanitario a usuarios en emergencia



PSICOLOGIA-CUERPO-MENTE.

Mirta
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

MACROBIOTICA.

La macrobiótica es un método que enseña a alimentarse de una manera sana y equilibrada; con el propósito de mantener el bienestar físico, mental y emocional.

Se trata de una dieta natural basada en hidratos de carbono complejos, como los cereales integrales, e incluye la necesidad de realizar ejercicios físicos, de llevar una vida sencilla y de saber disfrutar de la naturaleza, respetando y acompañando sus cambios.

Macrobiótica es un término que propuso George Ohsawa, en la década de 1950, quien se curó de una tuberculosis empleando esta dieta.

Michio Kushi, oriundo de Japón y residente desde los años sesenta en Estados Unidos, fue discípulo de Ohsawa y actualmente se ha convertido en un de los más importantes exponentes a nivel internacional en Macrobiótica.

Él mismo experimentó los resultados de esta dieta, que además de proporcionarle un mayor bienestar físico y mental, mejoró su memoria y su percepción, lo transformó en un ser más sensible a los estímulos del ambiente natural y más comprensivo con la gente; por lo que decidió dedicar su vida a difundirla en Occidente.

Kushi está convencido que la dieta y las características del entorno en que se vive influyen en el carácter, de manera que si estos dos aspectos se controlan, puede cambiar la manera de pensar de la gente y transformar al hombre en un ser más pacífico; porque la alimentación adecuada no sólo cambia el cuerpo sino también la mente y el espíritu.

Para estar en equilibrio, el ser humano debe tener el yin y el yang equilibrados; y este equilibrio se logra con una alimentación adecuada, eligiendo los alimentos necesarios, de acuerdo al entorno.

Yin y yang designan energías opuestas y son términos que tienen una antigüedad de tres mil años en China.

La Macrobiótica se basa en la antigua Medicina tradicional China, con una interpretación levemente distinta de estos dos términos. El yin significa expansión y el yang contracción, mientras que para la Medicina china el yin expresa quietud y el yang movimiento.

Conociendo estos dos procesos, los desequilibrios se pueden tratar con la alimentación. Por ejemplo, para potenciar el yin hay que comer alimentos yin.

Los hidratos de carbono complejos, que son alimentos yin, como las legumbres, los cereales integrales o las verduras, son absorbidos por el cuerpo gradualmente, mientras que los azúcares y productos refinados se queman rápidamente. Esta diferencia influye en el estado de ánimo, porque cuanto más lenta es la absorción, más se calma la mente

Esta dieta incluye por lo tanto, cereales integrales, que son los pilares básicos de la macrobiótica, además, verduras y legumbres, preferentemente orgánicas; y semillas. Las grasas y las proteínas deben ser vegetales y el consumo de carne se debe reducir al mínimo.

Este sistema hace necesario acostumbrarse a comer menos alimentos refinados y más sin procesar y evitar aquellos que han sido tratados químicamente, prefiriendo la comida que se produce localmente durante la temporada; porque el clima hace que las necesidades sean distintas.

Por ejemplo, en climas muy fríos se pueden consumir más alimentos de origen animal, mientras en los templados es mejor que la base de la alimentación sea vegetal, ya que un ser humano tiene menos necesidad de proteína animal.

La dieta macrobiótica se aconseja comenzarla despacio, para ir reemplazando los alimentos de a poco e ir acostumbrándose a ellos; por ejemplo, al principio, reemplazando el pan blanco por pan integral y el arroz blanco por arroz integral. Luego, se pueden ir incorporando semillas, verduras orgánicas y condimentos de buena calidad.

La Macrobiótica enseña a comer para estar más sano y equilibrado emocionalmente y ayuda a prevenir enfermedades; además distingue los hábitos alimenticios que producen una enfermedad o que hacen que ésta se repita.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

Macrobiótica

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

PSICOLOGIA Y ESPIRITUALIDAD.


psicología y espiritualidad

La Psicología puede ayudar a las personas que lo necesitan, por medio de teorías y técnicas; a salir de un bloqueo emocional, a atravesar crisis, a madurar, a crecer, a conocerse más a si mismo, a liberarse de las adicciones, a orientarse, a señalar errores, a elaborar duelos patológicos, a mejorar las relaciones interpersonales y las fallas del carácter.

Sin embargo, los psicólogos, cada vez más, entienden que una psicoterapia puede ahondar mucho más profundo y atreverse a aprovechar, promover y desarrollar el nivel espiritual de sus pacientes, y que puedan utilizar ese soporte indispensable como recurso indispensable para mantener el equilibrio y la salud mental y para ser capaces de enfrentar la incógnita del existir y los avatares de la existencia.

Las técnicas de meditación, de relajación psicofísica y la oración, son prácticas espirituales que tienen el poder de despertar a una nueva vida, más auténtica y genuina, en la que el propósito de vivir trascienda lo material y se pueda centrar principalmente en valores más profundos.

Una actividad espiritual no implica solo adherirse a una religión o creencia sino que abarca otras áreas de la realidad que también son ámbito del alma.

Cada persona tiene particular sensibilidad para determinadas actividades y es allí donde hay que incursionar para comenzar la senda del propio camino espiritual.

La belleza de la naturaleza, la música, la pintura y la escultura, la literatura, el conocimiento y cualquier manifestación artística que exija el desarrollo de la creatividad, son los posibles canales para elevarse a un nivel más alto de conciencia y la oportunidad de sentirse parte del todo.

El hombre necesita vivir una vida plena para sentirse bien y puede lograrlo incorporando a su vida un plan regular que incluya alguna de estas actividades para poder acceder al poder más profundo que tiene la mente humana, que no se puede alcanzar con la inteligencia porque es el ámbito del espíritu.

Cada vez más, la gente siente avidez por lo espiritual, tanto, que todas sus manifestaciones ya forman parte de los servicios que ofrece el mercado.

Los libros relacionados con este tema están alcanzando records de ventas, los programas de televisión de índole espiritual obtienen picos altos de rating, los hechos milagrosos, las curas espontáneas, las redes de oración, la relación que se descubre entre la ciencia y las creencias y el poder de la fe, atraen a todo tipo de personas de cualquier nivel social porque le permite acercarse a lo trascendente.

Esta tendencia hacia nuevas formas de acceder a la vida espiritual, como una experiencia personal y propia que no exige participar en oficios religiosos ni formar parte de institución alguna, es nueva y está germinando en el inconsciente colectivo, ayudando a curar las almas y encontrarle un nuevo y verdadero sentido a la existencia.

A la Psicología le costó mucho ser reconocida como ciencia debido a que su objeto, la psique del hombre, no se puede estudiar en un microscopio; hasta que finalmente, con el nacimiento de la Psicología Experimental que tiene como objeto de estudio la conducta, que puede ser mensurable, fue considerada una ciencia más.

Es difícil para un psicólogo recurrir al espíritu para lograr mejores resultados en sus tratamientos; sin embargo, la historia de la Psicología está llena de ejemplos de personas célebres que reconocieron la importancia de la espiritualidad en el hombre y la incorporaron a su trabajo, como William James, Gordon Allport, Erich Fromm, Víctor Frankl, Abraham Maslow, o Rollo May.

Carl Jung se aventuró a terrenos aún menos firmes convencido que la espiritualidad es un aspecto esencial de la cura psicológica. Aunque no todos los psicólogos están dispuestos a incorporar este punto de vista y continúan ignorando la dimensión espiritual del hombre.

La palabra espíritu deriva del latín y significa respirar, y todos sabemos que no se puede vivir sin respirar


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

LAS SENSACIONES.

las sensaciones
Desde el punto de vista fisiológico, la sensación es el resultado de la excitación nerviosa que se produce frente a un estímulo tanto físico como químico a través de los sentidos.

Desde la Psicología, la sensación es la emoción que se registra en el estado de ánimo frente a un acontecimiento, una experiencia o una novedad o noticia significativa en el ambiente. Es la capacidad de captar las características sensibles de los objetos, como los colores, las formas, etc. ; y cuando la sensación es registrada por la conciencia se transforma en percepción.

La Psicología de la Gestalt propone que la conciencia es capaz de percibir el conjunto de sensaciones que le dan forma a una estructura con significado; y que nunca se puede ser afectado en forma aislada.

Algunos consideran que las sensaciones son abstracciones mentales, estructuras que forman percepciones, ya que lo único que se puede analizar es la sensación consciente.

Se distinguen tres características en la sensación: la cualidad, la intensidad y la duración.

La cualidad se refiere a la naturaleza del estímulo, la intensidad es el grado en que afecta la conciencia, y la duración, el tiempo que necesita para ser registrado.

Desde el punto de vista filosófico, la sensación es el conocimiento sensible o percepción externa, incluyendo todos los elementos simples que la componen.

Descartes distingue la sensación de la percepción, considerando a la sensación la señal que proviene de los objetos externos, idea que comparte el empirismo y el sensacionalismo y la percepción un producto del pensamiento.

Kant reacciona ante esta postura y propone que las sensaciones provienen del mundo externo, los sentidos las reciben y las organiza en representaciones objetivas, por las formas “a priori” de la sensibilidad.

Fitche, en su intento por integrar la división que hace Kant, entre sensibilidad, entendimiento y razón, sostiene que la sensación es el principio del conocimiento y que es inconsciente; luego adquiere el contenido mediante un proceso dialéctico para aprehender la realidad.

Las sensaciones son vivencias subjetivas, porque dependen del sujeto y pueden influir significativamente en la sensibilidad al dolor, en los malestares del funcionamiento de los órganos y en la tolerancia a tratamientos y medicamentos; porque es innegable que tanto las sensaciones internas como externas son vividas y percibidas de una manera diferente por cada sujeto.

Una misma enfermedad puede tener distintas formas de manifestación, por esta razón se dice que no hay enfermedades sino enfermos.

Se ve lo que se desea ver y se percibe lo que se quiere percibir. La idea o pensamiento parece adelantarse a los acontecimientos y deforma los hechos; y es frecuente que cuando la realidad objetiva no se ajusta a la idea, ésta no se vea.

Por ejemplo, si buscamos algo en un placard lleno de cosas con cierta características de forma y color que creemos recordar, si esas características han cambiado o bien son diferentes en algún aspecto, aunque el objeto se encuentre frente a nuestros ojos, no lo vemos.

Cada pensamiento es también una molécula y todo lo que pensamos produce cambios en el funcionamiento del cuerpo.

Si cambiamos de pensamientos e intentamos ver la realidad tal cual es, sin asociarla a una situación emocional o afectiva anterior que la distorsiones, podremos evitar alterar el funcionamiento del cuerpo y lograr la salud perfecta.

Podemos decidir controlar nuestras emociones que son producto de nuestras experiencias que aún permanecen en nuestra memoria; y experimentar cada momento como si fuera único, aprendiendo a vivir en el presente y no continuar siendo esclavo de nuestro pasado.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL BIENESTAR.


el bienestar

Bienestar es estar física y emocionalmente bien. Es tener un estado de ánimo equilibrado y confortable que no depende tanto de los bienes materiales como del valor que les otorga a las cosas simples, que se relacionan más con el mundo interno que con lo externo.

Los afectos, la familia, los amigos, las rutinas de todos los días que nos ayudan a sentirnos bien y saludables, el cuidado de una planta o una mascota para los que están solos, la lectura de un buen libro que nos conmueve, hacer deportes y disfrutar todo lo que nos rodea, nos permite vivir en equilibrio y en paz con nosotros mismos.

La práctica de la meditación se ha difundido por todo el mundo y ya no es algo privativo de una elite sino que se ha convertido en un hábito generalizado que produce bienestar.

En todos los niveles, la gente está aprendiendo a estar consigo misma sin sentirse aislada sino descubriendo la oportunidad de experimentar en forma directa la unión con lo trascendente.

A pesar de ser éste un país caracterizado por su efervescencia social y política, de haber sobrellevado crisis profundas y de la peculiar vocación argentina para la queja; también hemos desarrollado fortaleza para salir adelante, gracias a la riqueza de nuestra tierra y a la inteligencia y creatividad de nuestra gente.

Los golpes ayudan a crecer y cada uno en su ámbito ha sabido encontrar una nueva forma de recuperar el bienestar y no perder las esperanzas.

Aunque el tango nos define como melancólicos, en realidad es una pose que forma parte del folclore, porque no refleja con fidelidad la verdadera capacidad que tenemos para salir airosos frente a los avatares de la existencia.

El bienestar se logra cuando se canaliza la energía para salir de los problemas con creatividad, utilizando recursos genuinos.

Para nuestra gente cultivar la amistad produce bienestar, o sea, la oportunidad de reunirse con personas queridas y vivir un clima de festejo.

El encuentro con otros nos permite comunicarnos, compartir emociones y disfrutar de mutuas experiencias.

El bienestar es la sensación de sentirse incluido, de participar y ser tenido en cuenta como persona individual y única. Es tener la conciencia tranquila, es tener la posibilidad de escuchar y ser escuchado, de formar parte de un núcleo humano que se apoya mutuamente compartiendo aciertos y adversidades.

El bienestar comienza con un buen estado de salud, con el cuidado en la alimentación y el respeto por el cuerpo; y se consolida con el equilibrio psicológico expresando las emociones, aceptando el pasado, estableciendo relaciones afectivas armoniosas, evitando el estrés que genera imponerse metas demasiado ambiciosas, aceptando los límites, evitando los excesos, haciendo lo que a uno le gusta y adoptando la moderación como forma de vida.

El bienestar produce placer pero la búsqueda del placer no alcanza para producir bienestar, porque el bienestar es más que placer, es plenitud, es paz interior, es sentirse bien con uno mismo y también con los otros.

Cualquier expresión artística en todas sus formas reportan bienestar, así como cualquier trabajo fecundo que nos permite sostenernos a nosotros y a nuestras familias.

Bienestar significa la capacidad de buen vivir, rodearse de un ambiente grato y cómodo al que todos tenemos derecho; y va de la mano con la calidad de vida, porque no puede haber bienestar donde las necesidades básicas no están satisfechas.

Es difícil sentir bienestar cuando hay aún personas que no lo conocen, por eso el voluntariado produce regocijo, sensación de estar haciendo algo para remediar esas diferencias.

El bienestar es necesario para estar en condiciones de realizarse plenamente y desarrollar el potencial.

Aspirar al bienestar es necesario y justo.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

ALEXITIMIA.




alexitimia

Desde el punto de vista etimológico, alexitimia significa estados anímicos que no se expresan en palabras, o sea, que consiste en la dificultad de no expresar verbalmente las emociones, cosas internas no dichas que conservamos dentro, a veces sin darnos cuenta, sin entenderlas, que buscan una salida a la superficie por medio del cuerpo, produciendo alteraciones orgánicas, como úlceras, problemas respiratorios y de alimentación y también adicciones .

La gente en general suele tragarse los enojos para evitar una pelea y se pone ansiosa cuando se siente presionada, sin embargo, no suele decir nada.

Las patologías más comunes que producen estas conductas, son los trastornos gastrointestinales, la presión alta, la artritis y el asma, entre muchas otras, porque cada persona se enferma de lo que puede, o sea de aquello para lo cual tiene una predisposición; y a veces estos estados disfuncionales pueden ser muy graves.

Básicamente se trata de la dificultad para entender los propios sentimientos y no encontrar las palabras para expresarlos, para intentar comunicarse y relacionarse con los demás.

Las personas que sufren de este trastorno, permanecen en un estado de confusión, insatisfacción y descontento, pero dispuestos a cuidar las apariencias, mientras la procesión va por dentro.

Generalmente consultan a algún profesional de la salud por problemas orgánicos o funcionales, cuando fracasa en sus relaciones o cuando no pueden disfrutar de la vida, pero no relacionan sus patologías con sus estados anímicos.

Los factores genéticos pueden influir en este modo de vivir las experiencias, pero los resultados de las investigaciones en este sentido, todavía no son concluyentes.

También existe la hipótesis de que es una cierta disfunción cerebral a nivel de la conexión entre ambos hemisferios la que lo provoca, aunque la influencia más sólida se refiere más a la educación que se ha recibido y a la cultura a la que se pertenece.

En estos casos, lo más importante es aprender a preguntarse el motivo de nuestros estados anímicos, tratando de conocer qué es lo que lo provocan.

Las personas con este trastorno suelen distinguirse por ser aplicadas y por hacer siempre lo correcto. Pueden ser introvertidas, solitarias y centradas más en las obligaciones que en las oportunidades de esparcimiento, les cuesta disfrutar del ocio y se ponen ansiosas si no hacen cosas que consideran de utilidad. Tienen un alto sentido de responsabilidad, son ordenadas, cumplidoras, puntuales y sobre adaptadas; y esto es lo que les impide tener posibilidad de apertura y limita su perspectiva, pero los hace sentir cómodos.

Sin embargo, pueden tener reacciones inusitadas cuando pierden el control, y ser capaces de actuar en forma violenta, tanto con los demás como con ellos mismos.

Pueden recurrir al alcohol o las drogas frente a situaciones de estrés y contar con una larga historia de problemas de salud, que tal vez no los maten pero que si le hagan la vida miserable.

Es probable que se automediquen con ansiolíticos, sin buscar la causa del conflicto que no pueden comprender.

La alexitimia puede ser un trastorno de la personalidad que acompaña a una persona toda la vida, pero también es una forma de enfrentar un trauma psicológico eventual cuyo dolor se ha reprimido para evitarlo.

En general, estas personas rechazan la psicoterapia porque no desean ahondar profundamente en sus conflictos internos y prefieren sepultarlos e ignorarlos.

Es una afección que se relaciona con la ansiedad , el estrés y la depresión.

Lo indicado es realizar un buen diagnóstico y luego realizar el consecuente abordaje clínico y psicológico.

El paciente deberá aprender a sentir, a identificar esos sentimientos y a expresarlos.

La Licenciada Mónica Bruder, psicopedagoga y doctora en psicología , propone el cuento terapéutico como un elemento ideal para proyectar a través de la escritura, situaciones críticas propias que los pueden ayudar a encontrarles un final feliz.

En los cuentos aparecen alternativas y recursos que no se tenían en cuenta para uno mismo pero que sí han podido imaginar en la ficción.

En algún nivel, la mayoría de las personas tiene dificultades para expresar sus emociones, porque es lo que nos enseña esta cultura, a disimular, a levantar barreras, a desconfiar, a controlarnos y no exponernos, para protegernos y evitar quedar vulnerable.

No saben que sólo la vulnerabilidad nos hace invencibles.

Fuente: “Cultura y Alexitimia”, Casullo-Páez, Ed. Paidós.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL CONTROL DE LA EMOCION Y LA ENFERMEDAD.


El control de las emociones y la enfermedad

Todos los seres humanos poseen sensibilidad y en mayor o menor medida tienen la capacidad de emocionarse.

Existen distintos tipos de emoción, algunas pueden beneficiar la salud y otras provocar serias enfermedades .

Emociones como el miedo , el odio, la preocupación, la tristeza, el resentimiento y el rencor, son perjudiciales para la salud y disminuyen la función del sistema inmunológico, haciéndolo más vulnerable a las enfermedades. En tanto que las emociones como el amor, la felicidad , el entusiasmo, la alegría y la esperanza, nos mantienen saludables.

Poner emociones en las cosas que hacemos, como entusiasmo y alegría nos hace bien; pero son las emociones que nos producen las cosas que no podemos controlar, las que nos hacen mal.

La aceptación y el equilibrio en las circunstancias difíciles es la actitud adecuada para superarlas y poder seguir viviendo sanamente, sin que dejen huellas en nuestro cuerpo.

La forma de reaccionar ante la adversidad es un patrón de comportamiento adquirido en la infancia que mantenemos toda la vida.

Louis Hay cuenta su triste historia infantil llena de infortunios difíciles de superar.

Sus padres se divorciaron cuando ella tenía un año de edad y su madre tuvo que salir a trabajar y dejarla a ella con una vecina. Tuvo un padrastro violento y fue violada por un vecino, quien fue sentenciado a quince años de prisión por ese delito. Sufrió toda clase de maltratos y privaciones y desde niña tuvo que trabajar muy duro.

Se llegó a convencer que no valía nada y que tampoco se merecía ser feliz algún día. Su modelo mental reflejaba su creencia y atraía toda clase de circunstancias desfavorables a su vida.

Su baja autoestima y su necesidad de afecto, la llevó a entregarse a quienes les demostraban algo de bondad y pronto quedó embarazada.
Tuvo una niña que dio en adopción a los cinco días de nacer y que no volvió a ver nunca más. Esta circunstancia aumentó el desprecio que tenía por si misma y confirmó su convicción de que era una víctima destinada a sufrir.

Sin embargo, una vez mayor, pudo comenzar a trabajar como modelo y a sentirse mejor consigo misma, atrayendo al mismo tiempo cosas positivas a su vida.

Llegó a ser modelo de alta costura y a casarse con un hombre de buena posición, quien lamentablemente, después de catorce años de casados, la abandonó.

Su vida se desmoronó, pero tuvo fuerzas para buscar ayuda en la Iglesia de una secta protestante de Nueva York.

Comenzó a interesarse en la metafísica y en los modos de sanación y luego de algunos años se convirtió en una de las sanadoras de la iglesia.

Realizó estudios orientales en la Universidad Internacional Maharishi y se inició en la Meditación Trascendental.

Un día le diagnosticaron un cáncer en la zona vaginal. Louise sabía que la curación mental funcionaba, de modo que esa era la oportunidad para demostrárselo a si misma.

Sabía la importancia del resentimiento y de la rabia para el desarrollo del cáncer, emociones de las cuales ella aún no se había liberado; y que para curarse y evitar que volviera, debía modificar su modelo mental. Porque cuando el cáncer vuelve es porque el paciente no ha cambiado de mentalidad.

Los médicos le concedieron unos meses de tiempo antes de operarla, para que ella intentara su curación.

Realizó una psicoterapia profunda, desintoxicó su cuerpo y su mente de todo vestigio del pasado y cambió su patrón mental de comportamiento y seis meses después del primer diagnóstico, le confirmaron que el cáncer había desaparecido.

Su experiencia personal le demostró que su enfermedad se pudo curar al cambiar de forma de pensar, creer y actuar.

Fuente: “Usted puede sanar su vida”, Louis Hay.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

PROBLEMAS GASTROINTESTINALES.




problemas gastrointestinales

Los trastornos estomacales e intestinales se relacionan con la forma de vivir los contratiempos y las dificultades de la vida diaria; porque el aparato digestivo está íntimamente ligado al sistema nervioso.

Desde el punto de vista biológico el aparato digestivo deriva del sistema nervioso.

Los intestinos poseen una gran cantidad de nervios del sistema nervioso autónomo que se regulan automáticamente, así como también algunas hormonas, cuya función aún no se conoce con exactitud.
Esta estrecha relación entre el sistema nervioso y el aparato digestivo hace que la mayoría de los trastornos digestivos sean de índole psicosomática.

La forma de asimilar las experiencias emocionales se puede manifestar a nivel digestivo y provocar afecciones como úlceras , colon irritable , colitis, etc.

Para intentar revertir estos procesos lo primero que hay que tener en cuenta es la vida emocional del paciente.

Los síntomas pueden aliviarse con medicamentos y siguiendo una dieta , pero es común que vuelvan a aparecer al poco tiempo, tornarse crónicos y durar toda la vida.

En el caso de las úlceras, la acción de los jugos gástricos se altera seriamente con las emociones, provocando la formación de una lesión difícil de curar que es la úlcera péptica.

Este proceso ocurre generalmente en situaciones de estrés y se suele presentar en individuos con una personalidad predispuesta a desarrollar una úlcera.

Se trata de sujetos irritables, irascibles, nerviosos, hiperactivos, obstinados, emotivos, intolerantes y aprensivos. Es común que además fumen o beban en exceso y que tengan malos hábitos de alimentación.

Así como ellos suelen gastar sus energías trabajando sin límites, lo mismo hace su aparato digestivo.

Las úlceras pueden ser hereditarias y también puede influir tener factor de sangre tipo O, aunque aún no se sabe por qué esta condición puede generarla.

Lo grave de las úlceras es que se pueden perforar cuando llegan a afectar la capa estomacal poniendo en riesgo la vida del paciente.

Las personas que sufren de úlcera deben cuidar su dieta y evitar el alcohol, el café y el cigarrillo, aunque éstas no sean condiciones suficientes para prevenir una perforación porque puede ser inevitable.

Además, estos cuidados resultan muy difíciles para las personas predispuestas a desarrollar úlceras, ya que el alcohol y el cigarrillo les calman la ansiedad, y el eliminarlos, le genera tensión, anulando así los efectos benéficos de la abstinencia.

Las úlceras se pueden desarrollar en personas que debido a su personalidad tienen predisposición, durante una situación de estrés prolongada, aún cuando sea muy cuidadosa en otros aspectos.

El colon irritable es la afección más común y más difícil de tratar. Los pacientes se quejan de dolores en la parte baja del abdomen, constipación o colitis en forma recurrente.

El estrés que produce la ansiedad y la preocupación y algunos rasgos de personalidad neurótica son las características de estos pacientes.

No se sabe todavía con exactitud si los síntomas son los que le provocan estrés y la alteración emocional o si son los trastornos afectivos los que producen los problemas orgánicos.

Sin embargo estos síntomas suelen desaparecer cuando se soluciona el problema emocional más que controlándolos físicamente.

Los estados emocionales alterados perturban las funciones del organismo, porque cuerpo y mente son uno.

Fuente: “Cómo crear salud”, Deepak Chopra, Ed. Grijalbo, Argentina, 1992

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL CEREBRO Y LA PERCEPCION.


el cerebro y la percepción

En general, los seres humanos solemos adoptar los mismos gestos de pesar o alegría que tiene la persona con la cual nos relacionamos en un momento dado.

Si a esa persona le está pasando algo malo, nos identificamos con su dolor y lo expresamos en la expresión de nuestro rostro, si en cambio está contenta es probable que sonriamos; y las mujeres son las que en mayor medida captan las emociones de los demás.

Así lo demuestran investigaciones realizadas por un equipo de científicos de la Universidad de Leiden y de la Universidad Radboud de Nimega; que evidenciaron que efectivamente las mujeres, cuando durante la prueba podían expresarse libremente, podían distinguir más rápido que los hombres, si los rostros de fotografías que les mostraban reflejaban emociones negativas o positivas. En cambio, si se les impedía gesticular, tanto hombres como mujeres respondían con la misma velocidad.

Los resultado de esta investigación coinciden con el registro de imágenes cerebrales que hacen suponer a los científicos que el cerebro cuenta con un camino alternativo para interpretar las expresiones emotivas; y que las mujeres pueden utilizarlo más que los varones.

En la Universidad de California, en Berkeley, Dacher Keltner, dedicado al estudio de la emotividad, considera importante este experimento porque confirma otras investigaciones que muestran que las mujeres tienen un grado mayor de empatía que los hombres y una mayor capacidad de correspondencia entre sus emociones y las de los demás.

Los científicos se preguntan cómo hace el cerebro para identificar con facilidad a personas o cosas al transformar una imagen plana en otra de tres dimensiones.

Una nueva investigación ha demostrado que existen neuronas que se encuentran conectadas para poder captar imágenes tridimensionales.

En la Universidad Johns Hopkins, un equipo dedicado a este tema, pudo localizar algunas neuronas capaces de distinguir específicas configuraciones tridimensionales, que respaldan la teoría clásica que sostiene que el cerebro tiene la capacidad de captar objetos complejos con partes tridimensionales, en lugar de sólo aprender a reconocerlos, y el poder de operar en dos dimensiones cuando las circunstancias lo obligan a realizar un reconocimiento más veloz.

Según un estudio realizado por investigadores de las Universidades de Princeton y Harvard, pensar rápido mejora el estado anímico, favorece la creatividad y proporciona mayor energía y vigor.

La directora de esta investigación infiere que tareas como por ejemplo, resolver un crucigrama fácil pensando velozmente, puede incrementar la energía y mejorar el humor, siempre que las personas no padezcan trastornos mentales, ya que en estos casos pensar rápido podría tener consecuencias negativas.

En cambio, los pensamientos reiterativos y rápidos, pueden producir ansiedad y llevar a elaborar ideas depresivas.

En cuanto a los pensamientos variados y calmos, llevan a experimentar una feliz y tranquila mansedumbre, como por ejemplo en la meditación.

En la Universidad de Miami, un equipo de investigadores descubró que las personas que han sufrido una ruptura de su relación con otra, tienen una mayor facilidad para discriminar entre sonrisas falsas y auténticas.

La sinceridad de la expresión se refleja como una emoción espontánea, imposible de fingir con fidelidad porque no es consciente y tiene la intención de ayudar, mientras que la manifestación falsa es una actuación controlada por la conciencia y fácil de distinguir.

El funcionamiento del cerebro guarda muchos misterios que aún no han podido ser revelados del todo y su conocimiento podría conducirnos a una realidad digna de ciencia ficción.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL CONTROL EMOCIONAL.


el control emocional

La emoción es la capacidad de sentirse afectado; es la movilización del estado de ánimo que producen los afectos y las pasiones; desequilibrio causado por el miedo y la preocupación.

La emoción es la respuesta afectiva ante una situación que produce inestabilidad y perturbación.

Las emociones pueden aparecer en forma abrupta, frente a un estímulo intenso determinado y ser de breve duración, o permanecer cierto período de tiempo impidiendo cualquier otra acción , aún después de desaparecer el estímulo que la provocó.

Las emociones producen reacciones fisiológicas tendientes a alcanzar lo que se cree que es bueno o rechazar lo que se considera que es malo.

Las personas responden a las emociones de distintas maneras; algunas son más sensibles y se sienten más afectadas que otras.

Si una persona se deja dominar por sus emociones, de nada vale su inteligencia, porque puede actuar en forma impulsiva sin reflexionar ni poder discernir.

Las emociones como la ira, el odio, la tristeza, la euforia, el temor, la confusión, la irritabilidad, la excitación, el entusiasmo, etc. , producen gran actividad orgánica y moldean la conducta.

La capacidad de sentir emociones es innata pero el modo de reaccionar a ellas es aprendido y depende de muchos factores como por ejemplo, la cosmovisión, las expectativas, la evaluación de las circunstancias, o los valores.

El control de las emociones puede modificar el resultado de todas las actividades humanas, como el rendimiento en el trabajo , en el estudio, en las ocupaciones cotidianas, en el manejo de un vehículo, en situaciones límites y hasta en el deporte .

Para poder manejar las emociones es necesario reconocer los propios sentimientos y también distinguir los ajenos utilizando la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional consiste en el conocimiento de las aptitudes personales y sociales, como la empatía y la habilidad social; el auto-conocimiento, la capacidad de autocontrol y la motivación, que se pueden mejorar para lograr un mayor auto-dominio.

Las emociones influyen en la actividad motora y el funcionamiento orgánico, principalmente a nivel neurovegetativo; y afectan cualquier rendimiento.

A nivel fisiológico, cambia el ritmo de la respiración, la frecuencia cardiaca y la presión arterial. A nivel mental, genera pensamientos relacionados; y a nivel de comportamiento, altera los movimientos del cuerpo.

Cuando la exigencia externa aumenta, es acompañada de una consecuente exigencia psicológica que requiere de un gran dominio emocional para cumplir los objetivos.

Las emociones afectan la capacidad de concentración, la toma de decisión y produce fallas en la actividad en general.

Las personas que logran permanecer calmos y equilibrados en situaciones de gran estrés tienen en general una estructura de personalidad firme y sólida, son seguras de si mismas, saben lo que quieren y hacia donde desean ir.

El rendimiento óptimo se obtiene con el auto-control emocional, permaneciendo frío y relajado para favorecer el funcionamiento del cuerpo y de la mente y mantener el equilibrio; dándose cuenta de cuál es el sentimiento que pretende dominarnos.

La serenidad se logra desprendiéndose de esos sentimientos negativos, lo que da lugar al uso de la razón y la creatividad y permite utilizar todos los recursos disponibles hacia el logro de los objetivos. Pero también son necesarios el compromiso , la motivación, la iniciativa y el optimismo.

No se trata de reprimir las emociones sino de identificarlas, reconocerlas y transformarlas en energía positiva para nuestro beneficio.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL DOMINIO DEL CUERPO.


el dominio del cuerpo

Un cuerpo humano sin conciencia es como un animal salvaje, tiene las mismas apetencias y la misma necesidad imperiosa de satisfacerlas.

La conciencia es la que controla al cuerpo y no solo dirige el comportamiento y le brinda la capacidad de postergar sus deseos en virtud de aspiraciones más altas, sino que también influye en las funciones de los órganos.

Cuando el estado anímico está perturbado o el estrés altera la tranquilidad que el cuerpo necesita para funcionar correctamente, la conciencia puede restablecer el equilibrio y la armonía, fortalecer las defensas y evitar así enfermedades .

Casi todas las especies desarrollan instintivamente la capacidad de organizarse en grupos o colonias, donde cada individuo tiene su rol y lo cumple naturalmente sin pretender la función de otro ni rebelarse contra sus líderes dominantes.

Los animales viven en un mundo cerrado atados a sus instintos, pero el hombre es un ser libre que casi ha olvidado sus instintos.

Un cuerpo humano sin conciencia, razón o capacidad de juicio es como una hoja al viento, actúa y se desplaza por la vida en forma anárquica y sin ningún objetivo .

Se encuentra en una posición aún peor que la de cualquier animal, porque queda separado de su comunidad y aislado.

Para un ser libre, su conciencia debe ser el líder de su cuerpo; y si ésta desempeña correctamente su liderazgo será un persona en armonía con un cuerpo que funcionará correctamente en equilibrio con su ambiente.

El cuerpo sin conciencia tiende a actuar intentando satisfacer no sólo sus necesidades primarias sino también sus inquietudes secundarias adquiridas en su experiencia; y si no consigue aliviar sus impulsos rápidamente, de la misma forma que cualquier animal depredador, se vuelve agresivo e intenta conseguirlo con la violencia.

La conciencia es la única instancia que posee el hombre que lo puede hacer reflexionar y ayudar a postergar sus ambiciones inmediatas.

Solamente los seres conscientes de si mismos, que actúan respetando y obedeciendo a sus conciencias poseen dignidad humana.

La conciencia está en cada uno de nosotros, en algunos a flor de piel y en otros en la más profunda oscuridad de sus corazones; es el observador, el si mismo y el cuerpo debe estar a su servicio.

Hay que permitir que la conciencia aflore y ejerza su liderazgo sobre el cuerpo con seguridad y firmeza; y de esta manera podrá obtener lo mejor de su persona.

El cuerpo se siente mejor y funciona correctamente cuando lo dirige la conciencia; puede recuperar sus funciones normales, si las ha perdido, restablecer la salud de los órganos dañados y equilibrar cualquier desorden.

Así como el cuerpo es capaz de grandes hazañas y proezas cuando su conciencia lo obliga, así también puede normalizar su funcionamiento cuando está alterado.

Muchos temen a su propio cuerpo y sufren pensando en que puede enfermarse, pero la conciencia es el líder del cuerpo y si está empeñada en lograr su salud lo conseguirá.

Tanto los desequilibrios como el mismo equilibrio del cuerpo dependen de la conciencia, de su discernimiento, de su modo de asimilar las experiencias, de sus ganas de vivir, de sus valores y de sus proyectos.

Toda conciencia equilibrada, racional y calma es dueña de un cuerpo que funciona en forma correcta y organizada.

Como un animal salvaje, el cuerpo necesita una conciencia firme y segura que le de tranquilidad y que lo domine, para que ambos, cuerpo y conciencia, permanezcan unidos y alcancen la dignidad humana.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

MINDFULNESS.


mindfulness

Mindfulness es una práctica que se utiliza como complemento en la llamada Medicina Integrativa; que consiste en aprender a vivir en el presente, evitando los juicios de valor relacionados con lo que se está experimentando.

Esta forma de actuar, ayuda a atravesar circunstancias adversas y enfermedades, con mayores recursos; y además permite ser más conscientes de cada momento de la existencia.

Se trata de no bucear en el pasado ni imaginar el futuro en cada situación, como la mayoría lo hace habitualmente, sino de sentir y percibir lo nuevo como único y distinto sin referirlo a experiencias anteriores y sin preocupaciones futuras, evitando conductas automáticas y desprendiéndose de los hábitos arraigados.

Todos tenemos la habilidad de registrar cada momento, sólo que la hemos olvidado y preferimos actuar mecánicamente.

Mindfulness consiste en aceptar los hechos de la vida sin otorgarle calificativos, sin juzgarlos ni valorarlos según nuestras experiencias previas.

Se aprende a vivir así, como un observador imparcial, y esto no significa ser indiferentes, porque nos sirve para enfrentar las situaciones que ocurren cuando ocurren y tomar la decisión más correcta.

La realidad nos obliga a vivir hechos inesperados, no siempre felices, porque no todos los hechos se pueden controlar, pero existe la posibilidad de elegir la forma de enfrentarlos; porque si solamente reaccionamos frente a esos hechos, de la misma manera que hacemos siempre, estamos utilizando recursos viejos para resolver problemas nuevos.

Vivir el presente exige estar atentos y evitar actuar en forma automática, porque si somos capaces de estar plenamente en el presente podremos actuar con calma frente a cualquier situación y hacer la conducta más apropiada, neutralizando nuestro viejo sistema de condicionamientos y hábitos.

Esta forma de vivir mejora la regulación del cerebro e influye en nuestro bienestar psicofísico.

Es una técnica para aplicar tanto en la vida cotidiana como en el trabajo y en todas las circunstancias de nuestra vida de relación.

Mindfulness es un aporte más a la Medicina que hoy se denomina Integrativa, que interpreta que la enfermedad del cuerpo es también el desequilibrio de la mente y del espíritu.

Propone una nueva forma de ser y de vivir sumando beneficios a la existencia.

Es útil para las personas que sufren de ansiedad, de fobias y de ataques de pánico; ayuda a disminuir el estrés de todo tipo, a los que padecen de enfermedades y dolores crónicos, reduce el insomnio, la fatiga crónica, las jaquecas y la presión arterial mejorando la calidad de vida.

Vivir en el presente, sin referencias al pasado, puede mejorar las relaciones familiares en forma efectiva, porque el pasado puede ser una fuente amarga de resentimientos y culpas.

El estrés se produce cuando no podemos controlar las situaciones que creemos que son nuestra responsabilidad, como supuestamente lo hacíamos en el pasado, muchas veces para defender la imagen que tenemos de nosotros mismos y a la que no queremos renunciar.

Si nos concentramos en el presente ahora, y no creamos más imágenes, nos podremos liberar de todas las imágenes del pasado, porque somos personas nuevas con la oportunidad de vivir una nueva vida, sin dejar de responsables de nuestros actos.

Mindfulness aumenta la energía que se gasta pensando en el pasado y preocupándose por el futuro y permite enfrentar los nuevos desafíos del aquí y ahora en su justa medida.

Fuente: Lic. Susi Reich, Directora de la Diplomatura Universitaria en Medicina Integrativa de la Universidad de Belgrano y Lic. Marina Lisenberg, a cargo de Entrenamiento de la mente.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

LA ALEGRIA.


la alegría

La alegría es el estado de regocijo interior que nos hace sentir vivos y equilibrados; es una excitación que produce placer y felicidad y es un sentimiento grato que nos obliga a ver el lado risueño y gracioso de las cosas. Es una emoción expansiva que se necesita expresar y compartir con los demás.

En estos tiempos, encontrar una persona alegre por nada, dispuesta a sonreír a la gente, a esparcir buena onda y a sembrar optimismo, no es cosa fácil, en un mundo donde proliferan las caras largas de tanta gente depresiva y amargada que se complace en quejarse de todo y que se pasa gran parte de la vida presagiando fracasos y catástrofes.

Sin embargo, puede ocurrir que entre esa masa doliente que no es capaz de ver el lado bueno que tienen todas las cosas, aparezca alguien como surgido de otra dimensión, que se atreva a ser optimista y positivo aún en los peores momentos.

Es en ese instante en que podemos reconciliarnos con la vida y comenzar a respirar el aire fresco de la esperanza, que es la que nos permite vislumbrar el horizonte impidiéndonos bajar los brazos .

La alegría se contagia y le devuelve a la gente el entusiasmo y las ganas de vivir, pero todavía hay tan pocos referentes que logran desplazar a los que nada esperan y que solo se quejan, que sigue venciendo la mala onda de la gente que vive aferrada al instinto de muerte.

Son demasiadas las cosas que hacen que la mayoría esté de mal humor, pero desde que el mundo existe han habido calamidades, principalmente por la conducta de los seres humanos; sin embargo también el hombre tiene la capacidad para estar alegres aún cuando sus circunstancias no sean las mejores; porque la alegría es una actitud, una predisposición a aceptar la realidad como es y entregarse a ella sin ponerse a la defensiva y necesariamente intentar cambiarla.

La queja no es privativa de los menesterosos, más bien predomina entre los que más tienen, que nunca están conformes y necesitan más cosas, creyendo erróneamente que teniéndolo todo podrán ser más felices.

La realidad se puede ver desde distintos ángulos y cada uno de ellos nos mostrará una cosa distinta. Si pudiéramos enfocar el aspecto verdadero que tienen todas las cosas, podríamos reírnos más seguido, principalmente de nosotros mismos cuando pretendemos aferrarnos a puras ilusiones que nos impiden pasarla bien y divertirnos.

La alegría no se agota aunque se malgaste, al contrario se convierte en una inagotable fuente de buen humor que contribuye a hacernos más felices, y en el mejor de los casos hasta puede llegar a convertirse en un hábito.

Profesionales dedicados al estudio de la salud emocional se reunieron en Helsinki (Finlandia) y en Buenos Aires , para debatir este tema en función a sus investigaciones, y llegaron a la conclusión de que cuanta más alegría se gasta más rápidamente aumenta el caudal de buenas ondas que repercute en los demás.

Este fenómeno se produce aún en contextos muy diferentes con condiciones culturales y económicas muy disímiles.

Estos resultados fueron sorprendentes porque cada equipo de trabajo investigó por su cuenta sin conocer el trabajo que hacía el otro.

Es importante distinguir entre la falsa alegría, que es la grotesca y del mal gusto, y la genuina, que es la espontánea, que es la que surge desde adentro con el solo propósito del buen vivir.

La alegría es como un puente fácil de atravesar, porque hasta el que se encuentra más deprimido puede cruzarlo y contagiarse y decidir en un solo instante cambiar su estado de ánimo y elegir ser una persona alegre para siempre.

La alegría libera para hacer cualquier cosa, nos permite volar con la imaginación e inventar cosas nuevas, atrae a la gente, abre puertas, disuelve rencores y resentimientos, permite olvidar las penas y minimizar las adversidades.

Hay poca alegría porque nadie se atreve a cultivarla y porque no tiene tanto prestigio como los dramas , porque los asuntos serios parecen ser en este mundo lo más importante.

Sin embargo, la alegría acelera los procesos de curación, cicatriza más rápido las heridas, mejora las relaciones, favorece los vínculos, nos hace felices y nos permite ver el lado bueno que tienen todas las cosas.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

LA PAZ INTERIOR Y LOS MILAGROS.


La Paz Interior y los Milagros

Helen Schucman y William Thetford, integrantes de la cátedra de Psicología Médica de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad de Columbia de New York, eran dos personas materialistas que mantenían una relación de trabajo difícil, ambos aferrados a su reputación y prestigio profesional.

Ella era psicóloga y docente, con una postura filosófica atea, hasta que un día ocurrió algo inesperado que desencadenó una serie de acontecimientos en su vida que jamás imaginó y que la transformaron.

Su jefe, Bill, cansado de las actitudes agresivas mutuas propuso un cambio y ambos estuvieron de acuerdo.

Bill le sugirió a Helen que anotara los extraños sueños de gran contenido simbólico que estaba teniendo, y las imágenes que la perseguían.

Ella le hizo caso y se sorprendió cuando le surgió desde adentro el título “Este es un Curso de Milagros”. Luego, no tuvo más remedio que seguir a su voz interior, que parecía dictarle cada una de las palabras de su trabajo.

Decidió tomarlo como una misión, que por alguna razón tenía que cumplir, de modo que mientras ella escribía, Bill luego lo leía y lo pasaba a máquina.

Les llevó siete años terminar la obra, la cual consta de un texto, un Libro de Ejercicios y un Manual para Maestros, con el objetivo de ofrecer un camino para encontrar al maestro interior.

El libro le da mayor valor a la práctica y a la experiencia que a la teoría o ideología. En este caso tiene un enfoque cristiano pero su carácter es universal.

Las ideas que refleja el libro de ejercicios resultan difíciles de creer, pero no se necesita creerlas ni aceptarlas y hasta se puede estar en contra; sólo hay que usarlas, ya que su uso servirá para revelar su veracidad.

El Manual del Maestro responde a posibles interrogantes y aclara algunos términos.

Este Curso de Milagros tiene amplio alcance pero es sólo el principio para aprender a escuchar la voz interior que es la que guiará posteriormente a la mente hacia su natural desarrollo personal.

Los postulados básicos establecen, como Platón , la diferencia entre lo que es real y verdadero, que es el conocimiento y lo que no lo es, o sea el producto de la percepción sensible.

Solamente existe lo que Es real, o sea el conocimiento, que nunca puede ser amenazado; porque lo irreal, o sea todo lo que percibimos es ilusorio y no existe.

La percepción es el mundo del cambio, del paso del tiempo, de los principios y los finales. No es la realidad, es la interpretación de la realidad basada en las creencias, en el miedo a la pérdida o a la escasez y en el temor a la muerte.

Es algo que hemos aprendido, que hemos seleccionado de todas las posibilidades, que es inestable e inexacto, que se basa en la existencia de los opuestos relacionados con los deseos de quienes perciben y que permanecen siempre a la defensiva.

La voz interior nos rescata para corregir los errores y cambiar nuestra manera de pensar, y el perdón es el más importante recurso que tiene este aprendizaje para poder cambiar.

El cuerpo sólo hace lo que la mente le indica. Si la mente lo usa para agredir, se enferma, se deteriora y envejece; si en cambio acepta el propósito interior se torna invulnerable. El estado del cuerpo, por lo tanto, lo elige la mente.

La voz interior, que es clara y cercana, nos permite ver desde otro punto de vista, abandonar la postura defensiva y el error, deshacernos de enfermedades, darnos cuenta que el otro es parte de nosotros mismos, poder perdonarlo y perdonarnos y liberarnos de la culpa.

Cuando logramos la paz interior y tenemos como centro de referencia nuestra voz interior, y no el ego, nos liberamos de toda amenaza y la vida se torna milagrosa.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL LENGUAJE DEL CUERPO.

el lenguaje del cuerpo

Nuestro cuerpo refleja nuestros pensamientos y expresa nuestras creencias; porque cuando pensamos lo hacemos con todo el cuerpo y con todas nuestras células.

Existen estructuras mentales que crean enfermedades y otras que crean salud, de manera que la diferencia entre estar sano o enfermo está en nuestra manera de pensar.

La cabeza representa cómo nos sentimos con nosotros mismos. Tener dolor de cabeza significa ira reprimida por no respetarse a uno mismo.

El pelo es la fuerza que se ha perdido debido al estrés, que señala debilidad y puede afectar el cuero cabelludo.

Los problemas de oídos se relacionan con lo que no queremos escuchar o no queremos saber porque nos produce enojo.

Las dificultades visuales nos están revelando que hay cosas que no queremos ver del pasado, presente o futuro.

Las irritaciones nasales significan sentirse sofocado o irritado por alguien próximo, y el dolor de cuello señala falta de flexibilidad con nosotros mismos y con los demás, obstinación y dificultad para ver otro punto de vista.

El dolor de garganta, la tos y el mal funcionamiento de la glándula tiroides indican resistencia al cambio, creatividad frustrada y enojo por no hacerse valer.

Los brazos simbolizan las aptitudes y los antebrazos las habilidades.

En las articulaciones se concentran las emociones antiguas y los codos representan el grado de flexibilidad para cambiar de rumbo.

Las manos son las que expresan cómo nos manejamos con las personas y con las cosas; si nos aferramos, si las rechazamos o si les tenemos miedo.

Los dedos tienen significados diferentes, el índice es el yo y sus miedos, el pulgar es la mente y las preocupaciones, el del medio se relaciona con el sexo y la ira, el anular representa la unión y el sufrimiento y el meñique la familia y las mentiras.

Los problemas en la parte superior de la espalda expresan falta de apoyo emocional; la parte media simboliza la culpa y el pasado y el sector lumbar indica agotamiento y cansancio.

Los pulmones señalan la capacidad de dar y de recibir y las enfermedades pulmonares significan sentimientos de indignidad.

Los trastornos en los pechos revelan que se está exagerando el rol de madres y sofocando a los hijos; y el cáncer de pecho indica resentimiento, culpa y miedo.

El corazón es el órgano del amor y la sangre es la alegría. El amor hace que la alegría circule, y si no hay amor ni alegría el corazón se marchita, se enferma y muere.

Los problemas digestivos se relacionan con la capacidad de asimilar las experiencias que nos atemorizan; y las úlceras representan baja autoestima y miedo a no poder contentar a los demás porque uno no se acepta como es.

Los genitales nos molestan cuando no nos hacen sentir cómodos nuestra condición ya sea de hombre o de mujer y cuando rechazamos el cuerpo por creer que sus apetencias son sucias o pecaminosas.

Las enfermedades de la vejiga se vinculan con la irritación con la pareja y las de próstata con el miedo a la impotencia.

La frigidez tiene su origen en la creencia de que no está bien disfrutar del cuerpo y del auto rechazo.

El síndrome pre menstrual tiene que ver con los hábitos de limpieza y el hecho de no aceptar la menstruación.

El colon es el símbolo de la capacidad de desprenderse de lo viejo que ya no sirve y los dolores de piernas indican miedo a avanzar en cierta dirección.

Las várices son expresión de falta de alegría y de sentirse atrapado en un ambiente que enferma.

Las rodillas, cuando duelen, demuestran falta de flexibilidad, orgullo y obstinación; y la artritis una permanente actitud crítica debido a la necesidad de perfeccionismo.

La piel es la individualidad y los trastornos significan sentirse amenazado por el poder de otro.

Los accidentes, desde esta perspectiva, son deliberados, nosotros los creamos cuando sentimos ira, rebeldía o frustración.

Cualquier dolor es culpa que necesita ser castigada y un dolor crónico es culpa crónica.

Cada uno de nosotros es totalmente responsable de lo que le pasa a su cuerpo.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL EFECTO PLACEBO.



el efecto placebo

El placebo es la sustancia que carece de acción terapéutica conocida pero que tiene el poder de producir un efecto curativo en la persona que padece una dolencia física; si ésta cree que esta sustancia posee esa propiedad.

El experimento contra placebo consiste en comparar la acción de un medicamento con la de una sustancia neutra, administrándoselas a los enfermos sin que sepan que un grupo tomará el medicamento y que otro tomará placebos.

Luego se comparan los resultados, y si el medicamento produce significativos mejores resultados que el placebo se considerará que es eficaz, mientras que si los efectos son parecidos a los del placebo, se juzgará ineficaz.

La inteligencia interna del cuerpo tiene poder organizador para coordinar cada aspecto del sistema físico.

El estrés altera el funcionamiento de los órganos y disminuye las defensas del cuerpo.

Si somos capaces de crear un cuerpo enfermo con nuestro comportamiento y nuestra forma de pensar, también deberíamos ser capaces de crear un cuerpo sano, aún en el peor de los casos.

Si esto es realmente posible, estaríamos en condiciones de afirmar que la realidad es sólo conciencia.

En el siglo XVIII, Franz Antón Mesmer (1734-1815), médico vienés, fue expulsado por pretender curar mediante el método del magnetismo animal y la imposición de manos.

Radicado en París, las autoridades científicas procedieron a estudiar con rigor científico estos procedimientos curativos.

La comisión encargada de la investigación, entre los que se encontraban Lavoisier, Franklin y Guillotin, realizaron las pruebas; y posteriormente publicaron sus resultados, dando explicaciones psicológicas y sociológicas a estos fenómenos.

Según estas experiencias, quedaba demostrado que las reacciones de las personas sometidas a las pruebas eran producto de la imaginación y no de la acción magnética del supuesto curador.

Esto provocó que la Academia de Medicina prohibiera la práctica del mesmerismo.

Otros experimentos sobre las virtudes curativas de distintas prácticas terapéuticas, evidenciaron lo mucho que influye la imaginación en el cuerpo y en la salud.

Las mismas pruebas se realizaron contra la homeopatía, sistema fundado por Samuel Hahnemann (1755-1843), no obstante de partir de estrictos principios para el ensayo de esos remedios y de contar con numerosas tablas con los resultados de las experiencias.

Los médicos alópatas realizaron en el siglo XIX, pruebas en hospitales sobre los efectos de la medicación homeopática, sosteniendo la hipótesis de que estos efectos se debían a la imaginación del enfermo.

El Dr. Armand Trousseau (1801-1867), después de realizar varios ensayos llegó a la conclusión que los remedios homeopáticos producían los mismos resultados que un placebo debido a la imaginación.

El ensayo con placebos evitaba el fraude con los medicamentos, de modo que continuó siendo usado también en las innovaciones de la medicina alopática tradicional.

Esta práctica comparada se fue generalizando y pronto se volvió en contra de quienes la empleaban, ya que afectaba también los tratamientos más reconocidos de la medicina oficial.

Esta circunstancia abre un interrogante sobre el poder de la imaginación o efecto placebo que hasta ahora no ha sido suficientemente investigado.

¿En qué medida se puede utilizar este poder del mismo enfermo para curarse a si mismo?

El efecto placebo es un fenómeno que no se ha sido científicamente estudiado porque no se puede explicar aún con el nivel de conocimientos alcanzados, sin embargo podría tener gran valor terapéutico.

Ha sido utilizado y sigue siendo utilizado como evidencia de la ineficacia de nuevos medicamentos, y por algunos médicos con enfermos psicosomáticos para evitar atiborrarlos con tantos medicamentos, pero no como la posibilidad concreta del eventual aprovechamiento de los recursos naturales de la mente humana; como el valor de la meditación, del pensamiento positivo y de las afirmaciones conscientes que tienen el poder de hacer desaparecer los síntomas.

Fuente: Revista Mente y Cerebro – Investigación y Ciencia, Ed. Prensa Científica, Barcelona, Mayo/junio 2009.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

LA MEDITACION CONTRA LA DROGADICCION.


meditacion-contra-la-drogadiccion

La obra del padre Gabriel Mejía, cura colombiano, ha logrado la recuperación de miles de adictos a las drogas, a lo largo de 25 años, en los Hogares Claret que fundó en 1984.

Desde hace diez años, en esa comunidad terapéutica fue incorporada la meditación trascendental, logrando que un 76,9% de los recuperados no vuelva a consumir droga.

Este valioso recurso fue difundido por Maharishi, maestro indio que logró notoriedad por haber sido guía espiritual de muchos personajes famosos, entre ellos los Beatles.

El padre Mujica conoció a Deepak Chopra, quien fue su inspiración y lo impulsó a aprender esta técnica espiritual, que lo obligó a vencer todos sus prejuicios, principalmente por su formación católica.

Pudo experimentar por si mismo los beneficios de este método y a pesar de los obstáculos que tuvo, incluso con su congregación, logró implementarlo en la recuperación de adultos.

Mujica fue ordenado sacerdote en la Congregación de los Misioneros Claretianos y tuvo una larga y provechosa trayectoria, habiendo sido nominado al Premio Nobel de la Paz y recibiendo importantes premios por su labor.

En Colombia , país conflictivo que está asolado por el consumo de drogas, por la prostitución y la guerrilla; ha logrado con su fundación liberar a 45000 chicos del flagelo de los estupefacientes, de la violencia y del abuso.

Este sacerdote está convencido de que los niños no son un problema sino que son personas dotadas de n infinito potencial y que deben tener la oportunidad de educarse para la vida con amor, porque considera que el amor es el mejor remedio para las enfermedades y para erradicar la violencia.

La meditación trascendental permite el desarrollo de la conciencia y el descubrimiento del potencial que tiene cada uno y logra la paz interior sin necesidad de recurrir a medicamentos.

Mejía afirma que los individuos de las sociedades modernas, con el modo de vida acelerado y el estrés, han desarrollado personalidades adictivas a todo nivel.

No sólo existen adictos a las drogas sino también al alcohol, al sexo, al consumo, al juego o a la comida, en una sociedad que está enferma y donde los valores se han perdido o son contradictorios, discriminando al adicto por un lado y por otro creándolos.

El padre Mejía ya ha fundado en Colombia 54 centros terapéuticos donse se encuentran en recuperación actualmente 3500 chicos.

Su fundación fue iniciada con la importante ayuda de los vecinos que aportaron más entusiasmo que dinero, para sacar de la calle a los chicos en estado de abandono que todas las noches se drogaban y dormían en el umbral del edificio donde él vivía.

Este sacerdote sabía que estaba encarando una obra de bien que podía solucionar los problemas de muchos niños; y que como toda obra de buena fe, confiaba en que iba a contar con la ayuda de Dios.

Deepak Chopra dice, que la abundancia es nuestro estado natural y que todo lo que deseamos está en el campo de las posibilidades; y que cuando nos alineamos con las fuerzas del cosmos y hacemos lo que tenemos que hacer, el Universo se ocupa de los detalles. Ese es el momento en que comienzan a ocurrir los milagros.


Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

EL PODER INTERIOR.


el-poder-interior

Deepak Chopra, médico endocrinólogo nacido en la India y radicado desde hace muchos años en Estados Unidos, nos dice que hay un mago dentro de nosotros con el poder de transformarnos y de hacer realidad todos nuestros deseos.

Desde niño, estaba acostumbrado a frecuentar consejeros espirituales que emanaban paz y alegría interior y que parecía que ningún acontecimiento los pudiera afectar.

En ese país, a esas personas con gran sabiduría espiritual se los llama gurú, maestros que enseñan a liberarse del miedo, el odio y la ignorancia para convertirse en seres humanos capaces de amar y de realizarse plenamente.

Chopra afirma que en el hombre existe desde siempre la semilla de lo místico y ha intentado, a través de la alquimia lograr el poder de la transformación.

La búsqueda espiritual es para este pensador el sendero del mago, porque hay un mago dentro de nosotros que lo sabe todo y debemos aprender a escucharlo.

¿Por qué existe tanta gente que siente una gran opresión que lo impulsa a querer gritar? Porque se equivocan de objetivo atrapado por los condicionamientos y no se atreven a salir de ese encierro.

El mago interior nos enseña a encontrarnos a nosotros mismos, tal cual somos, seres con poderes ilimitados.

El mago está más allá de los opuestos y del mundo material, jamás reposa, siempre está despierto y tiene el secreto de la vida eterna.

La mente lineal que piensa racionalmente no se opone a la espiritualidad, sino que forma parte de ella, así como la imaginación, el amor, la creatividad y la esperanza; y cuando todo esto está unido, se abre el camino de la transformación interior.

El mago interior sabe que para cambiar al mundo es necesario cambiar nuestra actitud hacia él.

Cierta vez, se encontraba Einstein recostado en un sofá con los ojos cerrados, cuando imprevistamente se le presentó una imagen en su mente de un hombre viajando a la velocidad de la luz. Esa experiencia lo llevó a realizar experimentos mentales que posteriormente se podrían confirmar en la naturaleza, demostrando que el poder del pensamiento es ilimitado.

La alquimia es la búsqueda de la transformación de la materia en oro, sustancia incorrumptible, y simbólicamente desde el punto de vista humano, representa liberarse de las limitaciones y de los temores y tomar conciencia del poder del espíritu interior.

Es la búsqueda de lo permanente de la vida que hace posible la genuina felicidad, el amor verdadero y la realización auténtica.

Es la aventura de un viaje que permitirá salir del dominio del ego para entrar a una vida nueva donde los milagros existen.

El mago interior acepta el mundo como es y no reacciona de ninguna forma, sin embargo no es pasivo, porque considera que el mundo es él mismo; y al aceptarlo como es, también se está aceptando a sí mismo y puede experimentar el verdadero amor.

Porque al rechazar y seleccionar, el ego se pone en primer lugar para defenderse, según hayan sido sus experiencias.

Sin embargo, funcionando de esta manera, la mente aún no ha logrado hacernos felices, tener paz, ni tampoco nos ha ayudado a realizarnos auténticamente.

El mago no piensa, sólo observa y esa es la clave de los milagros, porque todo lo que el mago vea en el mundo interior se manifestará en el exterior.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

COMO CAMBIAR.


como-cambiar

Básicamente cualquier cambio de conducta puede cambiar a una persona y también brindarle la posibilidad de cambiar su vida, porque después de todo la conducta es casi siempre puro hábito.

¿Por qué es tan difícil cambiar? La mayoría teme perder su personalidad con los cambios y se esfuerza en mantener una imagen aunque esa imagen tenga un alto costo tanto para su salud como para su felicidad.

Sin embargo, cambiar es posible, porque se pueden desaprender conductas que enferman para aprender otras más saludables.

El dominio de uno mismo es fundamental, ya que ninguno puede lograr ser la persona que es si antes no aprende a conquistarse a si mismo, renunciando a las dependencias y a las necesidades de todo tipo.

Pero todo cambio en un aspecto de la personalidad puede repercutir negativamente en otro. Por ejemplo, si una persona comienza a cambiar hábitos alimenticios para regularizar su peso, puede cambiar también su carácter y ponerse agresivo o malhumorado.

Este proceso es normal y significa que se está transitando la senda correcta para el logro de los objetivos.

No siempre el malhumor o la agresividad tienen que ser mal entendidos, porque puede indicar que además de alimentarse mal, esa persona no estaba todo lo cómoda que se imaginaba con sus relaciones y disimulaba sus emociones en lugar de enfrentar los problemas.

A veces pasamos por alto muchas cosas que creemos que nos merecemos, porque nuestra autoestima está baja y nos acostumbramos a las definiciones y al mal trato; y una forma de defenderse es ocultárselo a uno mismo ignorándolo.

Toda esa acumulación de emociones se convierte en resentimiento que a la vez atrae más y más cosas negativas.

La única salida rápida y segura es el perdón a uno mismo y a los demás y la renuncia a la necesidad de las personas generadoras de esas emociones.

Renunciar a la necesidad no significa erradicarlas de nuestra vida, sino transformarlas en personas que no tienen más influencia sobre nosotros; porque la base de los problemas las creamos nosotros mismos con nuestra forma de pensar y de actuar.

Cambiar empieza con la intención, o sea, estando dispuesto a hacerlo. La intención es todo, porque es la que determina la conducta. No importa tanto saber qué es lo que tenemos que hacer, sino tener la intención de hacerlo.

La mente actúa según lo deseamos, porque no es ella la que nos controla sino que somos nosotros los que elegimos los pensamientos y nuestra manera de pensar.

Si prestamos atención nos podemos dar cuenta, en un momento dado, que si nos desprendemos de los viejos pensamientos y de las preocupaciones del futuro en ese preciso instante tendremos la oportunidad de experimentar la verdadera felicidad.

Podemos empezar en este mismo momento aflojando todo el cuerpo , relajándonos y renunciando a toda emoción negativa, para recuperar así la paz con nosotros mismos y con la vida, porque definitivamente sólo en el ahora estamos seguros y a salvo.

El presente es lo único que se puede cambiar, porque el pasado es inmodificable y el futuro una ilusión.

Disfrutemos hoy y despreocupémonos de todo lo viejo que nos ha llevado a adquirir hábitos que nos esclavizan.

Despojemos a los recuerdos de su carga afectiva, porque son solo recuerdos y no significan nada, porque aquí y ahora pueden suceder otras cosas diferentes.

El perdón soluciona casi todos los problemas y es el mejor modo de liberarse, porque disuelve el resentimiento y la necesidad de venganza.

Una técnica que ayuda a perdonar es visualizar, en estado de relajación, una escena en la que están las personas que alguna vez nos hicieron algún daño, sucediéndoles acontecimientos muy felices, cosas que deseaban que le ocurriesen y que eran importantes para ellas.

Luego visualícese usted mismo experimentando momentos felices que desea, proyectándose feliz y sonriendo.

Estos ejercicios nos liberan de las cargas emocionales, de la depresión, del sufrimiento, del temor, de la culpa, del odio y del resentimiento.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 09/09/2010

ENFERMEDAD Y CONDUCTA.

enfermedad-y-conducta

La Organización Mundial de la salud(OMS), considera que la salud es el estado de bienestar físico, psicológico y social, de manera que toda enfermedad produce un desequilibrio en la persona total que atenta contra su buen vivir.

Se puede observar con frecuencia que las enfermedades de las personas son una forma de expresión que reflejan necesidades, conflictos, frustraciones o miedos; que no se pueden resolver adecuadamente por medio de la conducta y que adoptan formas inadecuadas de canalización que se traducen como autocastigos.

Una de estas manifestaciones son las enfermedades recurrentes o los dolores migratorios, que en general no revisten gravedad pero dan las molestias necesarias como para perturbar la vida.

Por un lado, un malestar físico, indica un desequilibrio en un área del cuerpo que suele ser muy representativo del conflicto que está afectando al sujeto.

Por ejemplo, los problemas de columna se relacionan con la rigidez de pensamiento y el control; las dificultades digestivas tienen que ver con no poder asimilar las cosas como son y simbolizan el fracaso del intento de modificarlas para poder digerirlas; los trastornos coronarios se relacionan con la autoexigencia, con el espíritu competitivo y apasionado y con la hiperactividad; las dificultades del cuello y garganta representan los conflictos entre la mente y el cuerpo.

Por otro lado, una enfermedad mantiene ocupada a la mente en un nuevo objetivo, que es curarse, que se toma como proyecto en ausencia de un plan de vida como persona sana.

La gente ocupada, que está comprometida con su trabajo y le ve sentido a su vida, no tiene tiempo para enfermarse y por lo general suele mantenerse saludable.

Suele ocurrir que cuando una persona tiene problemas de colon irritable , por ejemplo, cuando contrae otra afección cualquiera, como un resfrío fuerte, se cura espontáneamente de su primer malestar.

Una enfermedad o malestar puede ser una buena excusa para no tomar una decisión que se está postergando desde hace mucho tiempo. Al mismo tiempo, hace que los familiares o amigos que rodean al enfermo, lo vean con otros ojos, que le brindan atenciones, que traten de no contradecirlo para que no se empeore, que lo acompañan y que le demuestran más el afecto.

Se dice que no hay enfermedades sino enfermos, porque en cada uno se manifiestan los síntomas de manera muy diferente.

Subjetivamente, pueden simbolizar distintas cosas, de modo que cada uno tendrá una forma personal de expresar una misma patología.

Científicamente está comprobado que el estrés puede ser causa de muchas enfermedades, porque produce una disminución de la inmunidad natural del organismo.

Estar desconforme, malhumorado, nervioso, ansioso, o demasiado apegado a las cosas y a las personas, produce estrés, y éste es un factor que contribuye a desencadenar trastornos de salud que a veces pueden ser serios.

Así como vive una persona su vida normal, esa misma actitud adoptará cuando está enfermo.

Si es una persona depresiva, negativa, quejosa y malhumorada, tenderá a estar de la misma manera o peor cuando caiga enfermo.

Si normalmente le cuesta tomar decisiones, demorará para ir al médico, se automedicará, se quejará, se preocupará, pero continuará dilatando la manera más rápida de encontrar una solución, que es por supuesto consultar con un facultativo.

En otros casos, desfilar por una gran cantidad de consultorios para lograr curar sus males puede cambiarle la vida a una persona frustrada o deprimida y cambiar esa condición.

Una enfermedad grave, que exija tratamientos complejos y difíciles de sobrellevar, puede representar simbólicamente el proyecto inconsciente de una persona para sentirse viva. Porque la posibilidad de la muerte próxima y la lucha por la supervivencia es una forma patológica de la búsqueda de sentido.

En el canal de televisión Encuentro, anoche se proyectó un documental sobre un lesionado cerebral de nacimiento que está en silla de ruedas, que gracias al apoyo y afecto de su familia, que priorizó su educación intelectual, entre otras cosas colabora en un programa en la radio FM 90.1.

A los dos años ya podía leer y por poca diferencia no llegó a ser considerado superdotado intelectualmente.

Con todas esas limitaciones se lo ve como una persona sumamente feliz, plenamente realizada, capaz de hacer cosas útiles y ayudar a los demás. Paradójicamente su limitación se conviertió en su posibilidad de trascendencia.