En este grupo En todos

Grupo de Religión



porque cuando buscamos el desarrollo espiritual nadie lo aprueba?

maria
Titulo de enfermera general centro de ...
Escrito por Maria Myrna Peña Zuñiga
el 03/12/2007
Es necesario ver esto,en estos dias he visto eso en personas a mi alrededor,se molestan cuando alguien toma esa decision de desarrollarse espiritualmente, a veces es tanta la ignorancia que nop sabemos que es el desarrollo espiritual, para mi es ponerse verdaderamente en manos de dios. Gracias
Escrito por Manuel Fernandez De Moya Martin
el 03/12/2007

Pero Dios es incompatible con la corrupción generalizada en que vivimos, mejor dicho, chapoteamos en el barrizal en que hemos convertido el Mundo.

He dicho bien: hemos convertido, porque yo mismo me incluyo en el hemos, si hemos de ser sinceros.

Belkis Araujo
Diplomado en desarrollo de habilidades...
Escrito por Belkis Araujo
el 03/12/2007
El desarrollo espiritual en las personas, es reflexionar acerca de lo que hemos hecho en nuestra vida, en aceptar nuestros errores y cualidades y aceptarnos a nosotros mismos al tener esa confianza, podemos estar claros que todo lo podemos lograr con la ayuda de ese ser tan poderoso que es dios ,al cual le debemos tener una infinita fé, ya que con su ayuda podemos lograr lo que deseamos en nuestra vida.
Escrito por María Lilia Ruiz Narváez
el 03/12/2007
La verdad existe muchas diferencias y formas de creeer... Hay conflictos en las diferentes religiones.... Como todo ser humano necesitamos desarrollarnos espiritualmente, porque ese es la base, la respuesta a todas tus preguntas, la solución a tus problemas, es tu fortaleza, tu sentido de vida, es el amor verdadero... Al buscar a Dios tu vida cambia, claro no quiere decir q tdo vaya bien,,, Él nos da la esperanza, la fortaleza, para seguir adelante; nos recompensa y nos ama, y el q siempre no ayuda aunq no nos demos cuenta..... DIOS ES AMOR.
Escrito por María Lilia Ruiz Narváez
el 03/12/2007
AQUÍ NOS TIENE vivos todavía, aca estamos intercambiando opiniones y hablando de su gran misericordia.. No creen?
Escrito por Manuel Fernandez De Moya Martin
el 03/12/2007
Hoy estuve leyendo el cursillo de parasicología sobre los Rosacruz, y creo que explica bastante la difiultad de perseguir la espiritualidad y al mismo tiempo no renunciar a estar en el mundo. El Mundo hasta hace poco estuvo dominado por las Reliiones - no forzosamente espirituales- y luego se ha desplazado al poder del dinero, pero lo que resulta harto difícil es estar equilibrando la búsqueda del espíritu sin renunciar a los procesos materiales, que nos son imprescindibles como animales terraqueos que somos.
Saúl Montenegro Espinoza
Contador publico especialista en siste...
Escrito por Saúl Montenegro Espinoza
el 03/09/2008

Nadie acepta.. La espiritualidad porque se vuelven blandengues por no decir..
fuera de este mundo casi casi para el manicomio.

Asi que los muy espirituales creen en un DIOS que ni existe
fantasean se salen de la realidad.

Como quien dicen NO QUIEREN TRABAJAR
tienen ideas peregrinas... En fin... Lo hacen para
eludir su responsabilidad y le hacen al fakir

Nenaira Jimenez
Inglés básico cepal
Escrito por Nenaira Jimenez
el 04/01/2010

Cuando dicen desarrollo espiritual no lo aprueban porque no saben de que les hablas.
desarrollo espirutual es cambiar de actitud, nuestra forma de pensar para evolucionar espiritualmente, a medidas que cambiemos nuestros pensamientos negativos en positivos, en no desear mal a nadie, ni siquiera aquellos que nos hacen mal.
Tu vida cambiara.
Saludos

Mauricio Ortiz
Psicologia / musica. universidad de c...
Escrito por Mauricio Ortiz
el 04/01/2010

Depende del desarrollo espiritual al que te refieras... Haste un argumento mejor para poder postear CON BIBLIA EN MANO

Jesús Rafael González García
Quiromasajista. escuela de quiromasaje...
Escrito por Jesús Rafael González García
el 20/10/2011

Estas hermosas, sabias, misericordiosas ,amorosas, serviciales, solidarias justas palabras de Baháulláh,, basadas en el amor y servicio a toda la humanidad marcan el camino de un estilo de vida espiritual, donde nuestros pensamientos y acciones, están en pensar antes en los demás que en nosotros mismos. 
"Ama a tu prójimo MÁS que a ti mismo"
"Aún el plan mejor elaborado, si no esta basado en lo espiritual, no dará buenos frutos, que beneficien a todos por igual, pues solo lo espiritual hace que pensemos antes en los demás que en nosotros mismos" "Hemos sido creados para llevar adelante una civilización en continuo progreso tanto material como espiritual"(Baháulláh 1817-1892)

"Sonríe que estamos en esta vida para hacernos felices, ayudarnos y servirnos los unos a los otros"
jesus1844@gmail. Com


Sé generoso en la prosperidad y agradecido en la adversidad. Sé digno de la confianza de tu prójimo, y mírale con rostro resplandeciente y amistoso. Sé para el pobre un tesoro, para el rico, un amonestador; sé uno que responde al llamado del menesteroso, y guarda la santidad de tu promesa. Sé recto en tu juicio y moderado en tu palabra. No seas injusto con nadie, y a todos muestra mansedumbre. Sé como una lámpara para quienes andan en tinieblas, una alegría para los entristecidos, un mar para los sedientos, un asilo para los afligidos, un sostenedor y defensor de la víctima de la opresión. Que la integridad y rectitud distingan todos tus actos. Sé un hogar para el forastero, un bálsamo para el que padece, un baluarte para el fugitivo. Sé ojos para el ciego y una luz de guía a los pies de los que yerran. Sé un ornamento del semblante de la verdad, una corona sobre la frente de la fidelidad, un pilar del templo de la rectitud, un hálito de vida para el cuerpo de la humanidad, una insignia de las huestes de la justicia, un lucero sobre el horizonte de la virtud, un rocío para la tierra del corazón humano, un arca en el océano del conocimiento, un sol en el cielo de la munificencia, una gema en la diadema de la sabiduría, una luz refulgente en el firmamento de tu generación, un fruto del árbol de la humildad.

In "Pasajes do los Escritos de Bahá'u'lláh" (CXXX)

Jesús Rafael González García
Quiromasajista. escuela de quiromasaje...
Escrito por Jesús Rafael González García
el 20/10/2011

La espiritualidad es el más grande de los dones que recibimos de Dios. La espiritualidad es el mayor don de Dios y "Vida Sempiterna" quiere decir "Volverse hacia Dios". (Abdul-bahá)


La espiritualidad no siempre ha sido entendida por todos de manera correcta. Ha sido confundida, a veces con otros aspectos de la experiencia humana que, si bien pueden tener su valor, no son el núcleo de la espiritualidad. La espiritualidad es entendida como la dimensión y el nivel incondicionado del ser humano, es experimentada como orden interno total, como ausencia de conflicto. La espiritualidad también es experimentada como amor universal y libertad incondicional. La espiritualidad no es personal. La espiritualidad no es un asunto de desarrollo personal porque la espiritualidad trasciende al ego en sí misma es universal. La espiritualidad no nos hace mas privado si no más universales, menos personales y egocéntricos, nos lleva a interesarnos en el bienestar de todos los seres, no solo en el propio bienestar personal nuestro.


La espiritualidad nos lleva a la percatación de que el conocimiento adecuado del universo que habitamos solo es posible si está relacionado con el propio autoconocimiento, que no es posible tener un conocimiento responsable del universo que habitamos si no nos conocemos a nosotros mismos, y a Dios, “ El orbe central del Universo, su esencia y fin último” pues somos parte, e igual que el universo creación de DIOS


Efectivamente como bien dice Abdul-Bahá:


El espíritu del hombre aparece y se manifiesta en la condición de embrión, llegando a tener un desarrollo sin límite en esta vida con su cuerpo material y después de dejar su cuerpo material, en otros mundos de Dios, en otros planos, su evolución es indefinida, el espíritu humano o el alma es eterno y siempre viviente.


El espíritu debe ayudar al cuerpo en ciertas circunstancias, porque por sí mismo, el cuerpo no resiste la presión de ciertas penalidades. En la medida que el cuerpo humano es débil , el espíritu del hombre es fuerte, posee una fuerza sobrenatural que trasciende todo lo contingente, tiene vida inmortal que nada puede destruir o pervertir... ¡Cuán poderoso es el espíritu del hombre en comparación con su débil cuerpo! (Addul-Bahá).


Está muy bien ser espiritual, además creo que tenemos que serlo pero debemos ser espirituales prácticos.


Ser prácticos es usar todos nuestros recursos humanos y aunque estamos formados por un cuerpo, y un espíritu, la realidad del ser humano no es su cuerpo si no su alma- espíritu, Si no aceptamos las posibilidades desconocidas, espirituales que hay en nosotros no podremos establecer más que relaciones superficiales con otros seres humanos y no seremos capaces de ayudarles a desarrollar su potencial ni nosotros el nuestro.


Puesto que las potencialidades que hay en su ser humano son una parte extremadamente importante de su realidad, de hecho la base de su crecimiento futuro, deben ser aceptadas por los demás y ocupar su lugar en las relaciones humanas para que puedan sentirse aceptados plenamente.


Hay que utilizarlos inteligentemente y ser prácticos, y con moderación, no solo se debe rendir culto al cuerpo, a las cosas materiales, y como está de moda en nuestra cultura , pues se caería, y se cae en la frivolidad y superficialidad de las cosas


Que no tienen mayor transcendencia, y de ahí la falta de valores, de espiritualidad, de sálvese quien pueda, de tanto tienes material mente tanto vales, a lo que me recuerda una frase que dice eres tan pobre que solo tienes dinero.


Tampoco se puede, se debe trabajar solo el espíritu, si no la mente el intelecto, para adquirir conocimientos, tantos intelectuales como espirituales para ponerlos al servicio de los demás.


Estudiad las ciencias, adquirid cada vez más conocimiento. ¡Ciertamente debemos aprender hasta el fin de la vida! Emplead vuestro conocimiento siempre en beneficio de los demás;(Ahí entra la espiritualidad) de tal modo que la guerra sea borrada de la superficie de esta hermosa tierra, y sea erigido un glorioso edificio de paz y concordia. Esforzaos para que vuestros elevados ideales se lleven a cabo en el Reino de Dios en la tierra, así como se realizarán en el Cielo. (Abdul-Bahá).


Las perfecciones espirituales, son un derecho de nacimiento de la persona y sólo a ella pertenecen entre todos los seres creados. El ser humano es, en realidad, un ser espiritual, y solamente cuando vive en espíritu es, en verdad, feliz.


El conocimiento, si no va acompañado de sentimiento y espiritualidad, difícilmente pueda ser utilizado para el bien común y progreso de la humanidad, hasta el plan económico-social, mejor elaborado, si no está basado en una espiritualidad, no dará frutos buenos, pues solo lo espiritual, hace que pensemos antes en el bienestar de los demás, que en nosotros mismos. Ama a tu prójimo más que a ti mismo(Baháulláh).


El espíritu humano


Es una realidad eterna, indestructible, que pertenece a la Divinidad, al Reino sobrenatural, una realidad con la que se ilumina al mundo y se concede al hombre vida eterna, esta realidad espiritual , es aquella que descubre los acontecimientos pasados y que contempla las perspectivas del futuro, es el rayo del sol de la verdad. El espíritu humano o el alma racional gozan de un mundo que no tiene comienzo y que no tendrá fin.


Desde su infancia, el niño debe ser amamantado del pecho del amor de Dios y nutrido en el abrazo de su conocimiento, para que pueda irradiar luz, crecer en espiritualidad, colmarse de sabiduría y erudición, y adquirir las características de la hueste angelical. (Abdulbahá)


Es verdad que la espiritualidad derrotará al materialismo, que lo celestial subyugará a lo humano, y que por medio de la educación divina, las masas de la humanidad en su generalidad darán grandes pasos en todos los grados de la vida, a excepción de aquellos que están ciegos y sordos y mudos y muertos.


La religión debería unir a todos los corazones y hacer que las guerras y las disputas se desvanecieran de la faz de la tierra, dando nacimiento a la espiritualidad, confiriendo vida y luz a cada corazón.


Cómo alcanzar la espiritualidad es, efectivamente, una cuestión a la que cada joven, ya sea hombre o mujer, tendrá, tarde o temprano, que buscar una respuesta satisfactoria. Es precisamente debido a que no se ha dado ni se ha hallado tal respuesta satisfactoria por lo que la juventud moderna se encuentra perpleja y, en consecuencia, se ve arrastrada por las fuerzas del materialismo, que con tanta fuerza están socavando las bases de la vida moral y espiritual del hombre.


En efecto, la razón principal de los males que actualmente son endémicos en la sociedad es la falta de espiritualidad. La civilización materialista de nuestra época ha absorbido la energía y el interés de la humanidad de tal manera que la gente en general ya no siente la necesidad de elevarse por encima de las fuerzas y condiciones de su existencia material diaria. No existe la suficiente demanda de aquellas cosas que debiéramos calificar de espirituales como para diferenciarlas de las necesidades y exigencias de nuestra existencia física.


Las causas de la crisis universal que aflige a la humanidad son, por lo tanto, fundamentalmente espirituales. El espíritu de la época, en general, es irreligioso. La actitud del hombre hacia la vida es demasiado grosera y materialista como para permitirle elevarse hacia los reinos más altos del espíritu.


Es esta situación tan tristemente morbosa en que ha caído la sociedad la que la religión trata de mejorar y transformar; pues el núcleo de la fe religiosa es aquel sentimiento místico que une al hombre con Dios. Este estado de comunión espiritual puede darse y preservarse mediante la meditación y la oración. Ésta es la razón por la cual Bahá'u'lláh ha hecho tanto hincapié en la importancia de la adoración. No basta con que el creyente simplemente acepte y observe las enseñanzas. Debe, además, cultivar el sentido de la espiritualidad, que puede conseguir principalmente mediante la oración. La Fe Bahá'í, como todas las demás Religiones divinas, es de índole esencialmente mística. Su objetivo principal es el desarrollo de la persona y de la sociedad, mediante la adquisición de virtudes y poderes espirituales. El alma del hombre es lo que ha de alimentarse en primer lugar. Y lo que mejor puede proporcionarle este alimento espiritual es la oración. Las leyes y las instituciones, según las concibe Bahá'u'lláh, sólo pueden llegar a ser realmente efectivas cuando nuestra vida espiritual interior haya sido perfeccionada y transformada. De otro modo, la religión degenerará, se convertirá en una simple organización y pasará a ser algo muerto.


Los creyentes, especialmente los jóvenes, deberían darse cuenta perfectamente de la necesidad de la oración. Pues la oración es absolutamente indispensable para su desarrollo espiritual interior, y esto, como ya se ha dicho, es la propia base y el propósito de la Religión de Dios.


El desarrollo, según el punto de vista bahá'í, es un proceso orgánico en el que "lo espiritual se expresa y se realiza en lo material". El desarrollo significativo requiere que el proceso aparentemente antitético


Del progreso individual y avance social, de globalización y descentralización, y de promover las pautas universales y fomentar la diversidad cultural, se armonicen.


Ejercitamos nuestra espiritualidad cuando:


— Somos disciplinados y, por supuesto, amamos. En nuestra vida la espiritualidad tiene el mismo efecto que el agua para con una planta.


— Somos disciplinados. Ser disciplinado significa perseverar en sostener pensamientos nobles y elevados; y en orientar nuestras energías mentales y espirituales hacia el Espíritu.


— Amamos. El amor es el lenguaje más importante; es a través de las oraciones diarias que nos conectamos con la Fuente de Todo Amor, Dios, nuestro Bien amado.


— Dejamos de pensar en nosotros mismos para pensar en nuestro prójimo, en sus necesidades, en sus anhelos y en cómo podemos ayudarlos en su búsqueda de la felicidad.


SERVICIO la verdadera espiritualidad con sentido común


Las enseñanzas de Bahá’u’lláh resaltan el aspecto social de la vida moral. Los bahá’ís son exhortados a trabajar en pos del progreso de la civilización. El desarrollo moral no puede estar asilado del compromiso con el bienestar común.


La verdadera espiritualidad no es la de sálvanos nosotros particularmente si no una salvación universal, para ello, deberemos de trabajar, por toda la humanidad, amarla, tratar de servidla, trabajando por la paz, la justicia, la unidad en diversidad y fraternidad universal. El sentido completo de nuestras vidas está entrelazado con las vidas de todos los seres humanos: no es una salvación personal lo que buscamos, sino una universal. No se espera de nosotros que nos fijemos en nosotros mismos y digamos "Ahora ocúpate de salvar tu alma y reservarte un lugar confortable en el Otro Mundo" No, se nos exhorta a ocuparnos de traer el Cielo a este Planeta


Quien sirve alcanzará la vida eterna. ‘Abdu ‘l-Bahá


Siempre que los ángeles aparecen en el horizonte de nuestra historia están al servicio de Dios; y, como dice la tradición, los ángeles están dotados de alas para atender la voluntad divina con la máxima eficiencia y rapidez.


El servicio eleva al hombre y lo hace alcanzar la proximidad de Dios. El Báb asevera que “Todos somos sus siervos y todos nos atenemos a su mandato. ”


En cada minuto de nuestra vida podemos servir. Esto está dentro de las alternativas que pueden observarse cuando utilizamos nuestro libre albedrío.


Ejercemos el servicio cuando:


— Ofrecemos ayuda al prójimo antes que éste nos haya suplicado auxilio.


— Prestamos algún servicio a los demás sin esperar ningún tipo de reconocimiento o recompensa material.


— Apoyamos las iniciativas comunitarias dirigidas hacia el logro de una mejor calidad de vida para las personas necesitadas y al dedicarles parte de nuestro tiempo.


Un brillante ejemplo de servicio producido a mediados del siglo XIX y XX es ‘Abdu’l-Bahá, quien había nacido con el nombre de Abbas Effendi en 1844, adoptó como nombre y modelo de vida el título de ‘Abdu’l-Bahá, es decir, Siervo de Dios. Amaba especialmente a los dolientes de esta tierra, su amor abarcaba a todos y, hasta 1921, cuando falleció, fue como un cirio que se consumía, gota a gota, mientras derramaba luz por dondequiera que pasaba. Describiéndose a sí mismo dijo:


“Mi nombre es ‘Abdu’l-Bahá.. (Siervo de Dios. Y de la humanidad Mi realidad es ‘Abdu’l-Bahá. No tengo ni jamás tendré otro nombre, título, mención o elogio más que el de ‘Abdu’l-Bahá. Este es mi deseo. Este es mi mayor anhelo. Esa es mi vida eterna. Mi eterna gloria. ”


Obviamente, la espiritualidad es una de las principales señales y una característica de los seres angelicales. Es un puente que está establecido entre este mundo y el mundo del más allá; entre esta vida y la vida eterna. Cultivando esa espiritualidad descubriremos el sentido de nuestra vida y comulgaremos con el Todopoderoso.


La espiritualidad es un ejercicio del alma y por eso, necesariamente, deberán rezar, suplicar y meditar; pues ‘cuando el hombre ora está ante la presencia de Dios’. (Fe, Religión Bahái)

Richar Isrrael Llanos Vaca
Licenciado en adm. universidad nur
Escrito por Richar Isrrael Llanos Vaca
el 03/11/2011

Olvidate de los demas por ahora, no te preocupes. Siempre sera asi porque el desarrollo espiritual es individual, es intimo, mejor si nadie mas que tu lo sabe. Ademas asi podras trabajar mejor, asi ni el supuesto diablo lo sabra y no osara tentarte. Hazlo en secreto y en infinita comunion con el dios que amas.