En este grupo En todos

Grupo de Escultura



Poder sanador del contacto con el barro, desde el arte.

Julieta Auxiliadora
Estudios de filosofía y teología unive...
Escrito por Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
el 31/03/2009 | Nivel Avanzado

Hola Amigas y Amigos del Grupo de Escultura

Soy escultora desde hace más o menos 12 años. Trabajo con piezas de grandes formatos, fundamentalmente figuras humanas.

Por una experiencia extrema con una pieza, particularmente querida por mí, tuve la oportunidad de hacer un acercamiento al barro, la arcilla (el material que uso para el modelado), desde una perspectiva distinta. Descubrí, en primera persona, sus propiedades de sanación... En espacios vitales insospechados.

Encontré que no es sólo modelar, siguiendo un boceto previamente diseñado, sino adentrarse en el universo de comprender las formas y los contornos de nuestro interior, mientras se intenta reproducir una imagen humana. La ductilidad de este material tan accesible y tan a la mano, las innumerables posibilidades que ofrece y la belleza innata de esa masa aparentemente informe, trae consigo muchos conectores implícitos. Un poco de concentración y una actitud abierta ante la silenciosa intención del material, permite que la exploración sea más genuina y profundamente liberadora.

En todo caso, quisiera saber qué tipo de experiencias han tenido algunos de ustedes modelando. Me encantaría saber si han podido percibir ese momento mágico en el que la pieza se independiza de su "hacedor" y adquiere vida propia; llegando a terminarse por sí misma, con tan sólo el ligero roce de quien la pensó desde el principio.

Tengo escrita la historia de la pieza que mencioné al inicio. No sabría cómo ofrecérselas... Buscaré la manera de colgarla en algún lado. Sería muy agradable y enriquecedor saber qué tanto han vivido ustedes de esa "extraña" propiedad del barro.

Saludos a todos

Julieta Egui VENEZUELA

Hugo Daniel Lafranconi
S/título santa fe- santa fe
Escrito por Hugo Daniel Lafranconi
el 21/05/2009 | Nivel Avanzado

Julieta: cada uno de mis dedos, sus curvas, los perfiles, se adentran perfectamente en la figura humana. A veces como caricia, otras como consuelo y algunas como una desordenada y placentera experiencia sexual...

DIOS nos modeló en arcilla (barro, polvo) y nos hizo a su imagen y semejanza. Imperfectos por el pecado original, experimentamos su placer cuando modelamos la persona humana.

Algunos, solo algunos, se acercaron a EL por eternos centímetros: Fídias, Miguel Ángel, Rodín...

También las manos de la alfarera que realizó cacharros, que desde su humildad, girando con el torno, acarició la piel y la carne de toda la humanidad.

Marta Altesor Serna
Abogacia facultad de derecho
Escrito por Marta Altesor Serna
el 07/06/2009 | Nivel Avanzado

Hola Julieta:
Hermoso lo que expresas. Yo no soy escultora, me queda grande el titulo pero amo hacer cosas con las manos, el barro me brindo esa posibilidad que no encontraba de una forma acabada con otros materiales. Tambien me sucedio con un busto que me encargaron, solo tenia dos fotos del modelo, una de frente tomada a los 45 años y otra de perfil donde tendria unos 70 años. Acepte el desafio que representaba el modelar con tan pocas posibilidades. Me encanto la experiencia, no conoci a la persona que modele ni a su familia, pero me lleno de placer cuando supe que lo habia logrado representar correctamente. Al ir cumpliendo los pasos del modelado, pude concentrarme tanto en cada rasgo que hasta ne daba la sensacion de comunicarme con el (es fallecido). El barro es muy noble y a veces parece que las manos con su contacto, hacen cosas que tu mente no indica pero que reconoces son las necesarias para lograr el detalle que esta faltando.
Cuentame mas de tus experiencias.
No te aburro con mi charla.
Gracias por haber leido hasta aca!
Mis saludos
Marta Altesor

Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
Estudios de filosofía y teología unive...
Escrito por Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
el 08/06/2009 | Nivel Avanzado

Hola Marta

Te agradezco mucho tu intervención. Es muy difícil que me abrurra leyendo intervenciones como estas. Fue un reto muy interesante el que asumiste y al mismo tiempo envolvente. Los cambios de un rostro entre los 45 y 70 años, están marcados por numerosas experiencias donde la piel registra parte de esa historia. La magia de escultor (a) es tratar de congelar en el volumen parte de esos rasgos.

En cuanto a mi trabajo escultórico, he hecho varias piezas tamaño natural y unas series de formatos pequeños. Normalmente me dejo llevar por temáticas que refresquen la figura humana, no en cuanto a su anatomía (que también tomo en cuenta) sino en función de su interacción con lo que le rodea.

Estoy de acuerdo con tu percepción del barro, es un material bastante noble y muy "diciente"... Registra lo que nuestras manos hacen en él, pero trae también un cúmulo de información de su procedencia... Es parte genuina de lo que somos en cuanto criaturas de la tierra... Recuerda parte de nuestra realidad ontológica.

Gracias por tu intervención.

Julieta

Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
Estudios de filosofía y teología unive...
Escrito por Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
el 08/06/2009 | Nivel Avanzado

Hola Huno

No sé si puedas creerme, pero hasta hoy es que he leído tu hermosa intervención. La apertura de tus palabras dicen tanto. Las acciones de modelar, esculpir, ensamblar... Trascienden -cuando así se quiere- el espacio de la mera elaboración de una pieza escultórica. Tu interpretación hace que se logre extender a actos vestidos de cotidianidad, pero impregnados de una profunda magestuosidad.

Creo que todos, con o sin formación técnica, en cierta manera modelamos. Tal vez el secreto está en la conciencia de lo que hacemos. Las habilidades artísticas siempre estarán vinculadas con la "orientación de nuestros sentidos"... La obra es simplemente una representación plástica de cómo percibimos la realidad y de la interpretación temporal que hacemos de ella y queremos compartir.

Esa bellísima metáfora de la caricia de la intervención de una alfarera capaz de rozar con su piel la carne de toda la humanidad, sugiere la universalidad del arte y su posibilidad de entrelazar las culturas y los tiempos. Esa conexión con el Hacedor, iniciando su creación con un material tan humilde como el barro, recuerda el maravilloso vínculo del ser humano con el espacio en el que habita: la tierra.

El que las manos humanas se adapten o se "adentren" tan bien con la figura humana, habla del valor de la reciprocidad y de cómo las caricias son capaces de modelar experiencias inolvidables que se mimetizan para siempre en una piel, que es la suma de esos eventos efímeros y eternos al mismo tiempo.

Jose Manuel Sdff
2 de bup los salasianos y intituto de ...
Escrito por Jose Manuel Sdff
el 09/08/2009 | Nivel Avanzado

Julieta , yo no fui a escuela de escultura pero al igual que la pintura , tenia una censacion , de modelar , de hacer algo en barro, cuando deslice mis mano por el barro senti una cenacion que no podria describir , empece a modelar como si mi vida estaba en ello, es algo que necesitaba ,mis mano recorrian el rostro de barro, y los sentido no te lo puedo espricar,

Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
Estudios de filosofía y teología unive...
Escrito por Julieta Auxiliadora Egui Sánchez
el 09/08/2009 | Nivel Avanzado

Hola José Manuel

Es grato seguirse encontrando con personas de gran sensibilidad artística. El contacto con el barro, la posibilidad de modelar, la experiencia de crear formas "dicientes" para uno y tal vez para otros... Ciertamente son realidades casi indescriptibles. Concuerdo contigo respecto a las sensaciones que se experimentan.

Veo que tienes habilidades con la soldadura, he ahí un campo extraordinario para trabajar el volumen. He coqueteado con el hierro en algunas de mis piezas mixtas con madera y con hierro. Allí se encuentran posibilidades muy buenas. Imagino que ya algunas cosas has hecho con ese material. No es dúctil para modelar, pero sí para cortar, ensamblar, fundir, combinar...

En todo caso, la experiencia del volumen involucra tanto al "hacedor" como a la materia que se trabaja, el resultado es producto de un interesante diálogo entre ambas realidades.

Ciceron C. Monroy
Modeleria particular
Escrito por Ciceron C. Monroy
el 04/11/2011 | Nivel Avanzado

Retomando nuevamente el tema es una verdad palpable el gran poder de la arcilla en el ser humano. En los talleres y cursos de escultura que he tenido que dictar he visto cambios sorprendentes en varios de los alumnos, especialmente en personas que sobrepasan los treinta y cinco años, una alumna pudo superar un problema emocional de la perdida de un hijo de catorce años, otra estudiante de personalidad huraña y marchita a cambiado por una personalidad juvenil y vivaz, un alumno de edad madura, con personalidad solitaria tambien a transformado su estado animico totalmente y como ellos tengo experiencia de una buena cantidad de participantes en la Red de Arte y en los talleres del ( M.P.P.C. ) Ministerio de la Cultura donde enseño Artes Plasticas en especial Escultura.

Realmente es una herramienta noble que sirve como valvula de escape para emociones retenidas en lo profundo de nuestros sentimientos. Es posible que manipular por varios años la arcilla en bocetos, me a servido a cultivar una personalidad calmada y llevarme a controlar posibles escapes de ira. Recomiendo aunque sea por distraccion el uso de la arcilla. Ciceron.