En este grupo En todos

Grupo de Diagnóstico y tratamiento en psicología



Perdida

Beatriz
Barcelona, España
Escrito por Beatriz Medrán Mancebón
el 27/11/2006
No tengo ningún recuerdo especialmente doloroso o triste de mi infancia, creo que se puede decir que era una niña alegre y feliz, querida por su familia y amigos. Estuve cinco años viviendo en Sant Feliu del Llobregat, pero iba a la escuela en L’Hospitalet, ya que mis abuelos vivían allí, y después nos trasladamos a vivir a Pubilla Cases, al lado del Hospital de la Cruz Roja. No hay mucha cosa destacable de esta época, sólo que ya por entonces se veía que era una niña más madura de lo normal, la que prefería leer o ayudar a mi padre como pinche de electricista que jugar con muñecas... Y a los once años mis padres me hicieron hermana mayor, con lo cual se me sumaron unas cuantas responsabilidades más.

Mi adolescencia fue un poco más penosa de llevar, tenía sobrepeso y un acné muy rebelde, y ya sabemos cómo son los adolescentes de crueles... A parte, soy bastante vergonzosa y un pelín tímida, con lo que me escondía detrás de mis amigas y cuando éramos un corrillo de gente generalmente no hablaba, sólo con las de mi confianza, y menos con chicos. Todo esto cambió ligeramente al ir a la universidad.

Cuando tuve que decidir qué estudiar lo tuve un poco complicado, me interesaban temas tan variados como la biología, química, periodismo, derecho, criminología, arqueología e historia. Pero tuve una mala influencia para decidirme; mi madre, ella no había podido estudiar enfermería y estaba empeñada en que tenía que hacer algo de provecho. Es administrativa de la Generalitat para un Instituto de F.P. Y claro, al ser funcionaria tiene otra perspectiva de lo que es el trabajo fijo para toda la vida. Bueno, total, que quería que yo estudiase algo que me colocara  para siempre, y cuando le comentaba mis expectativas siempre acababa diciéndome lo mismo “ ¿Para qué vas a estudiar eso, para acabar dando clases? ”, ella ya sabía que a mi la docencia no me gusta nada, así que era una manera muy efectiva de desmotivarme. Y cuando le dije que me gustaba hacer masajes me dijo que hiciera fisioterapia, pero ya pensando en hacer las oposiciones para la sanidad pública. La carrera tenía que durar 3 años, y debido a problemas varios duró 5, con el consiguiente hastío y aburrimiento. Por eso no trabajo de fisio, me harté... Me preparé las opos para no escuchar más a mi madre y las suspendí, así que ahora estoy currando de grabadora de datos, en lo que ya he trabajado al menos en 6 empresas diferentes.

Mi vida sentimental fue bastante tranquila (léase nula) hasta los 22 años, siempre enamorada platónicamente de mis compañeros de clase sin atreverme a decir nada por timidez y por los complejos. Después, en la universidad, tuve un rollete que duró 6 meses, y que me dejó agotada mentalmente... Y después conocí a un chico en el Corte Inglés, con el que he estado saliendo desde el 2001, pero las cosas no fueron como yo esperaba, bueno, hace un tiempo que nos separamos...

Y aquí viene cuando las cosas se tuercen de verdad... Estuve cinco años y medio haciendo de madre, amiga, amante y soportando gritos y malas caras, eso sólo en el último período, cuando vivíamos juntos. Debido a que su madre se suicidó se peleó con su padre y con su hermana, vendieron el piso y él cobró una herencia... Lo que hizo que sus ansías de tener una vida bohemia y diferente de los demás fueran más y más grandes. Yo trabajaba para poder aportar lo que me tocaba en el alquiler y demás gastos, mientras que él lleva sin currar desde el 2004, viviendo de rentas... Todo perfecto si no fuera porque encima me tocaba limpiar y demás... Si, a veces me preparaba la comida, es cierto, pero también había muchas noches que no dormíamos juntos, porque él salía por la noche y llegaba cuando yo ya me había ido a trabajar o se quedaba toda la noche en el ordenador conectado a internet... Y llegaron los insultos, el no me gustas, mis lloros, las broncas cuando yo salía con mi amiga... Y llegó este marzo, dónde por una pequeña discusión por un parking, en realidad fue porque yo le dije a la persona que alquilaba el parking que me lo quedaba sin preguntarle a él, que estando delante en la conversación no fue capaz de abrir la boca para decirme que no le gustaba el parking... Total, que esa misma noche se puso tan mal a gritarme que lo dejara en paz y que me fuera de casa, que me tiró el despertador al suelo y yo no aguanté más y me fuí a casa de mis padres... Me fuí y no tendría que haber vuelto, pero volví... Y en un mes y medio nada cambio, bueno, una cosa sí, gracias al Lycos conocí a un chico con el que hablaba y le explicaba mis cosas, alguien en quien parecía que se podía confiar... Tomé la decisión de dejar a mi ex definitivamente el 20/06/06, lo recogí todo y me fui. Pero la cosa no acabó ahí... Mientras, yo seguía hablando con este chico, y quedamos varias veces. La primera ya nos enrollamos, la segunda para ir al cine, la tercera para acostarnos... Y después nada.... Me dejó de hablar, no volvimos a quedar y se fué a Ibiza de vacaciones sin despedirse... Y todo por? Por que había conocido a otra chica por internet, de la que se confesaba enamorado, pero para su fatalidad no era otra que una amiga de mi ex, que lo estaba engatusando para que no volviera a verme, y tan bien le salió la jugada que ese chico no me volvió a ver... Todo era una patraña para que yo no consiguiera nada con él. Yo ya sabía que no iba a conseguir nada, pero me jodió mucho más que mi ex montara todo esto para demostrarme que esa persona me estaba engañando... Me enfadé muchísimo.... Pero desde entonces continué viendo a mi ex... Como amigos, como compañeros, como amantes... Era todo aventura y riesgo, nos fuimos a Calella, nos fuimos a St. Feliu de Guixols, pasamos findes juntos... Todo bien, como si comenzáramos de nuevo... Desde julio no he vuelto a ver a nadie, me refiero en este sentido de buscar nada, sólo a mi ex... Desde julio que me ha estado repitiendo cómo me quiere y que quiere estar conmigo... Pero desde hace un mes que me habló de una chica con la que se encontraba muy a gusto, una del Lycos, que se podía hablar con ella de todo y que no la atraía sexualmente, que sólo era una amiga. Comenzó a ponerse pesado con las Navidades, que no quería pasarlas solo, que su familia no le ha dicho nada y que soy la única con la que querría estar.... Y yo pensando en pasar algunos días con él.... Me insistía, se peleaba conmigo otra vez.... Pero esta semana no nos hemos visto, porque esta chica está en Barcelona, ella es de Cantabria, y han quedado todos los días desde el miércoles... Y yo que me pregunto ¿Estarán enrollados? No, no lo están, pero le conozco, y él está enamorado de ella, aunque hace sólo una semana que me lo decía a mi, hoy ya me ha dicho que tal como estoy yo y en la situación en la que estoy, que no me aclaro y que no cambio, que no puede volver conmigo, es más, que ahora no querría volver conmigo. Yo sigo pensando en él, pero ahora resulta que sólo quiere ser mi amigo.... ¿Y qué hago yo con todo lo que siento, con todo lo que me ha hecho sentir desde julio? ¿Me tengo que olvidar? Y no puedo dejar de pensar que por mucha gente que conozca no voy a poder fiarme de nadie, lo noto, porque toda la gente que he conocido por internet se han intentado aprovechar de mi, para muestra lo siguiente, quedé con un chico que conocí también en el Lycos, un fan del cine, con el que había hablado varias veces por internet para decirle que no quería nada de tipo sexual, que yo quería alguien para poder hablar, ir al cine y demás... Pues este chico la primera y única vez que quedamos, ya me dió un pico al despedirnos, no algo casual, algo con carga erótica incluída, no lo volví a ver, fue una falta de respeto total y absoluta después que yo le dijera que no me iba eso.... Cómo los que primero te dicen si tienes cam o si quieres verlos ligeros de ropa... Y ahora estoy cansada, estresada y hecha polvo, porque no puedo dejar de pensar en mi ex, que está siguiendo terapia y está superando todos sus miedos y frustraciones con respecto a su familia, pero eso no quita que se olvide de mí ahora, después de todo lo que hemos vuelto a pasar juntos desde julio... Podría decirse que estoy celosa, pero no es sólo eso, noto que me está mareando, que en cuánto esa chica se vuelva a Cantabria, lo que pasara esta semana, volverá a llamarme para quedar porque estará otra vez solo... Y no sé si voy a soportar esta situación otra vez.... ¿Algún consejo para darme? Gracias por escuchar.