En este grupo En todos

Grupo de La Tierra, el lar de la familia

Gladys
Escrito por Gladys
el 12/07/2012

Como dice la madre Tereza de Calcuta:
"La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz."
Sigamos adelante hermanos, sembrando la paz en el mundo.

Gladys
Escrito por Gladys
el 12/07/2012

Gracias Edgar por invitarme a tu bello debate.

La revolución por la paz mundial empieza en nosotros y nuestras ganas de cambiar nuestra sociedad, y este medio, el Internet, es el nuevo camino para llegar a las personas y hacer sonar este grito desesperando por la paz, por erradicar las guerras, y mantener una vida agradable para todos los seres humanos.

Que más daríamos por darle a la gente pobre el dinero que necesita, por eliminar esa semilla de odio y conquista entre los que dirigen el mundo, pero todo es un proceso y esta es la etapa en la era del Internet en que nosotros podemos hacerlo.

Somos millones de personas que podemos difundir un granito de paz, expandirla por todo el mundo.

Velemos por la paz, que empieza en uno, apliquemos nuestros buenos deseos entre los que nos rodean y seamos llamas de luz en medio del caos.

El mundo está cambiando y no podemos quedarnos con las manos cruzadas.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 30/07/2012

Globo terraqueo 3.gif

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 30/07/2012

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 12/10/2012

CUENTO DE LA PAZ
Un día la madre Naturaleza se encontraba sentada alrededor de una mesa comiendo con sus cinco hijos: la Fe, la Belleza, la Pureza, el Amor y la Paz, la pequeña. La Naturaleza estaba enfadada porque la Fe, la Belleza, la Pureza y el Amor no querían a la Paz. La Paz estaba sola. La madre Naturaleza quería que todos fueran una gran familia y se quisieran por igual, por eso las llevo de viaje a la Tierra, donde tendrían todo lo que quisieran siempre y cuando aceptaran a la Paz en la familia. Cuando llegaron a la Tierra, la Fe, la Pureza, El Amor, La Belleza y la Paz estaban muy a gusto, ya que su madre les daba todo lo que necesitaban. Pero para la Belleza, La Pureza, el Amor y la Fe no era suficiente. Querían más. La madre Naturaleza, que era muy generosa, bendijo a sus hijas con otro regalo. Al Amor, le regalo la Inocencia; a la Pureza, le regalo la Unión; a la Belleza, le regalo la Inteligencia; a La Fe, le regaló la Seguridad; a la Paz, la Felicidad. Pero les puso una condición a todos, la Humildad. La Humildad era algo que ninguno de ellos soportaba, excepto la Paz que era la más pequeña e inexperta. Los cinco hermanos seguían queriendo más, querían el Infinito.
Pero como su madre, la Naturaleza, no podía dárselo, ya que ni siquiera lo conocía, decidió regalarles la Fertilidad, que era su bien más preciado.
La única forma en que podía regalarle la Fertilidad a sus hijos era separándoles.
Separó al Amor y la Inocencia; a la Pureza y la Unión; a la belleza y la Inteligencia; a la Fe y la Seguridad; a la Paz y la Felicidad.
Les condeno, sin darse cuenta, a buscarse eternamente. La madre Naturaleza, no pudo superar nunca el haber condenado a sus hijas a vagar eternamente en busca de su mitad, decidió morir por ellas y entregarles la Vida.
Sus hijos, no se dieron cuenta del sacrificio tan grande que había hecho su madre por ellas. No lo entendieron. Empezaron a buscar a su madre por todos lados. La Belleza creyó encontrarla en el Dinero, La Fe en la Violencia, El amor en el Sexo, La Pureza en el Poder y la Paz en el Silencio.
Pero todos se sentían vacíos, ninguno la encontró. Entre todos, crearon el Tiempo, y creyeron que Él aliviaría su Dolor. Después, se repartieron todo lo que les había dejado su madre. El Amor, se quedó con la primavera y el fuego; la Fe, con el verano y el sol; la Belleza con el otoño y las flores; la Pureza con el invierno y el frío; y la Paz, que se quedó con el mar y la tierra.
La Paz se encontraba sola en el extenso mar y decidió salir en busca de la Felicidad. Al salir, se asustó con lo que vio, los cuatro hermanos estaban en guerra los unos contra los otros, todos querían la tierra. La Paz intentó detenerlos, pero los cuatro hermanos se unieron y la asesinaron en silencio.
Desde entonces, la Tierra le pertenece a la Fe, La Belleza, La Pureza y el Amor.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 24/12/2012

FELIZ NAVIDAD