En este grupo En todos

Grupo de Patentes y marcas



Patentes: incentivo o mordaza para la innovación

Francisco José
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 16/04/2011



LA TECNOLOGIA NACE BUENA Y LOS SERES HUMANOS LA CORROMPEN



La semana pasada Google volvió a ser noticia en los medios financieros con un anunció que para muchos simplemente parece una movida bastante oportunista.

El gigante del internet pretende hacerse dueño de los activos restantes de Nortel Networks, una compañía canadiense que en su apogeo se consideró como uno de los más importantes jugadores de la industria de las telecomunicaciones y que terminó en la bancarrota, devastada por la estrepitosa caída del sector a mediados de la década pasada.

Resulta complejo entender por qué alguien que es mundialmente reconocido por su liderazgo en innovación tecnológica, estaría dispuesto a gastar miles de millones de dólares en un portafolio de más de 6. 000 patentes relativas a redes inalámbricas, telefonía móvil, redes de datos, ópticas, semiconductores e incluso redes sociales. Todo parece indicar que finalmente Google se ha dado cuenta de que muchos de sus competidores le están llevando la delantera en cuestión de propiedad intelectual registrada y que su escaso arsenal de 630 patentes puede convertirse en su talón de Aquiles frente al poderío de rivales como Apple,que tiene más de 3. 800 o Microsoft, con 18. 000.

La compañía ha recibido varios campanazos de alerta sobre el tema en los últimos meses a través de más de 40 demandas en su contra por violación de patentes y propiedad intelectual, fenómeno que se ha acelerado desde que Google introdujo Android, un sistema operativo para teléfonos móviles y Chrome, un navegador de internet. El listado de demandantes incluye íconos de la industria como Oracle, que afirma que Google viola flagrantemente sus patentes sobre la tecnología Java.

La estrategia de defensa de Google está centrada en enfrentar a sus competidores con un poco de su propia medicina, y a que muchos de ellos tendrán que sentarse a negociar los derechos de utilización de algunas de las patentes del portafolio que pretende comprar. Al final, ni siquiera importa que las patentes adquiridas tengan aplicación en los negocios actuales o futuros de la empresa, sino que sirvan como herramienta de presión para que otros competidores no intenten instaurar un recurso legal en contra de ella.

Es evidente que si bien en los inicios del proceso de desarrollo de las compañías de tecnología, la innovación y el ser primeros en el mercado, incluso haciendo uso de tecnologías existentes o de la propiedad intelectual de terceros, ha resultado ser una receta bastante efectiva para el éxito, a largo plazo la generación interna de conocimiento, su registroy la protección legal del mismo tiene un carácter estratégico.

El problema no solo concierne a Google. El mundo tecnológico en los últimos años ha sido testigo de una explosión impresionante en el número de litigios relacionados con patentes y derechos de propiedad intelectual. Cuando las compañías envueltas en el proceso legal fabrican productos, producen software u operan servicios, muchas de las demandas se negocian fuera de las cortes y terminan en acuerdos de licenciamiento mutuo donde se canjean los derechos de uso en la mayoría de los casos sin pago alguno.

Muchas compañías generan ingresos gracias al licenciamiento de sus portafolios de patentes. IBM, por ejemplo, reporta más de US$1. 000 millones anualmente por este rubro. Existen otras compañías que aprovechan el sistema y las leyes que regulan la propiedad intelectual y cuya única fuente de ingresos está sustentada en la explotación de regalías y derechos de utilización de patentes,sin haber hecho uso de las mismas para producir algún producto comercial. Un caso famoso es el de NTP, quien con 50 patentes en su bolsillo puso en jaque a la compañía RIM, que fabrica los famosos teléfonos Blackberry. Los defensores de este modelo de negocios piensan que la propiedad intelectual se asemeja a cualquier activo y por lo tanto es legítimo que existan compañías dedicadas a acumular patentes y a maximizar los ingresos que se puedan generar con su licenciamiento.
Existe una línea muy delgada que la legislación sobre propiedad intelectual debe respetar, de manera que se premie a quienes inventen cosa sútiles para la sociedad y se evite que las constantes demandas se vuelvan un obstáculo que frene la innovación.



Francisco José Rodríguez Valero
Ciencias contables y económicas autodi...
Escrito por Francisco José Rodríguez Valero
el 14/07/2011

Propiedad intelectual: Una herramienta para el desarrollo





Una inversión se considera novedosa cuando, respecto a ella, no existe anterioridad en el estado del arte o de la técnica. Entérese por qué la propiedad intelectual y las patentes son importantes para el desarrollo de la industria plástica. Vea en detalle