En este grupo En todos

Foro de Historia



Para Rafa... y quien quiera participar

mercedes
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 14/10/2008

Rafa, te pregusto esto desde el foro de historia porque si lo hago desde el de lectura.. Me echan los perros.

Tras la crisis del 29, que negocios florecieron..? Dado que ahora es el momento del ciudadado, que salvo error y corrigeme si me equivoco, los bancos van a salir a flote con nuestro dinero, sera cuestion de saber lo que va a privar cuando la "crisis" ,que palabra mas mal usada, termine... E invertir ahora con vista al futuro...

Un abrazo

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 14/10/2008

Si te sirvo yo... Hablemos solo de Estados Unidos, que es donde se puso en práctica la más eficaz política contra la crisis (el New Deal, aunque habría mucho que hablar de su eficacia) y que prácticamentte se constituyó en modelo de nuestras modernas sociedades de economía mixta. Mira, la clave de todo está en la aplicación de la teoría keynesiana, recuerda que la crisis tiene su origen en la incapacidad del mercado para absorber toda la producción generando grandes stocks, caída de precios, imposibilidad de devolver créditos, cierres de empresa y paro (es bastante más complejo pero así nos entendemos). Es una especie de ciclo infernal que generó pánico en el sistema financiero y la retirada de los capitales en circulación.


Vamos a tu pregunta: la idea de Keynes consistía en la intervención del Estado en la economía buscando el crecimiento del consumo. En definitiva, como ahora, inyectar dinero, aumentar la inversión para crear puestos de trabajo, eliminar el paro, aumentar de nuevo la capacidad de consumo del mercado y reflotar las empresas. Para ello era imprescindible aumentar el déficit público y ayudar a las empresas expansivas. La respuesta es que las empresas, o como tú dices, los negocios que florecieron son los ligados a la creación de infraestructuras y de obras públicas, cuyo objetivo básico era erradicar el paro.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 15/10/2008
A mi es uno de los ismos que más me gusta pero temo que Imperfecto se refiere a eso que los franceses practican tan a menudo (y no estoy hablando de sexo): el chovinismo.
Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 15/10/2008

En realidad no pretendía comparar las dos crisis, apenas señalaba algún punto de contacto tratando de responder de la manera más ajustada posible a lo que planteaba Mercedes.

Respecto a lo que comentas haré algún apunte: cuando decía que el New Deal fue un éxito relativo me estaba refiriendo precisamente a que la economía norteamericana no se recuperó definitivamente hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo se debe reconocer que a la altura de 1937-38 los resultados ya eran apreciables.

Me confieso incapaz de saber cuáles son los negocios que medrarán a partir de los efectos de la actual crisis, me limitaba a explicar que para solucionar la crisis en los años 30 invirtió en infraestructuras y obras públicas. Lo que demostró esa crisis es que la confianza del viejo capitalismo decimonónico en las leyes del mercado, en la mano invisible smithiana, llevaba al desastre. Lo que demostró la aplicación de las políticas econónomicas que se engloban en los nombres de reaganomanía y thatcherismo es que la polarización social se acentúa de manera insostenible. Y lo digo porque tengo la sospecha de que esas famosas medidas que desde el grupo popular se reclaman para solucionar la actual crisis tienen mucho que ver con la desregulación del mercado de trabajo y cosas así. Hoy en día se habla de capitalismo y de apertura de mercados, pero en cuanto hay problemas o cuando te encuentras con un competidor más fuerte, en seguida desde los grandes agentes económicos del capitalismo se demanda a papá Estado que intervenga.

Mercedes Gomez Roura
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 16/10/2008

Yo no sé mucho, pero creo que las teorias de Keines son políticas para crisis de la DEMANDA, por lo que tengo oido estamos ante una crisis de la OFERTA. ¿Que sentido tiene  aplicar políticas para incentivar la demanda cuando en realidad estamos ante una crisis de la OFERTA?.

Ahora mismo estoy un pelin liada, en cuanto tenga un minuto os  argumento mi opinion... ,si quereis claro esta. 


Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 16/10/2008
"
"A mi es uno de los ismos que más me gusta pero temo que Imperfecto se refiere a eso que los franceses practican tan a menudo (y no estoy hablando de sexo): el chovinismo. "
por Tobías (Octubre 2008)


no me seais tocahuevos... Yo he dicho toa la vida chominismo i tothom s´ha enterat...

"

por Imperfecto (Octubre 2008)


¿Chuminismo has dicho?

A eso me apunto.
Perdón. Ha sido una broma relajada de un señor que esta noche se siente bastante superficial

(Este mensaje fue a parar al tema "nacionalismo" vaya Vd a saber por qué. Nadie habrá entendido nada. Ahora sí)


Mercedes Gomez Roura
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 22/10/2008

Imperfecto... Y para argumentar tu respuesta necesito tomarme mi tiempo.

Hasta entoces, lee esto, si quieres claro :

Leccion de economia capitulo 15 del libro de Groucho Marx titulado "Groucho y yo". El capitulo se titula : " de cómo fui protagonista de las locuras de 1929" :

La gente compraba todo tipo de acciones y todas subian y subian como la espuma. Un día en concreto el mercado empezó a vacilar. Los clientes cayeron presas del pánico, luego el pánico  alcanzó a los agentes de bolsa. 

El día del hundimiento final , el asesor financiero de Groucho le llamó y le hizo una afirmación que puede compararse a las mejores citas americanas , solo le dijo : -" Marx  la broma ha terminado y seguidamente colgo el telefono.

Portanto no hay que olvidar las crisis financieras, porque si olvidamos lo ocurrido en tiempos pasados se puede caer en errores monumentales.

La economía son ciclos mas o menos largos de bonanza, para luego pasar a periodos de crecimiento  nulo e inclusive en recesión

Crisis ha habido y seguira habiendo y acabaran superandose.

Principales crisis 

Año 2000 burbuja tecnologica

Año 92 a 94 crisis inmobiliaria

Año 1987 mayores perdidas en bolsa

Año 1982 crisis financiera por la creencia del manejo inapropiado  de la información confidencial



Mercedes Gomez Roura
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 23/10/2008

Crisis de oferta es la crisis económica producida por un desequilibrio del mercado que presenta un defecto de oferta .

Podría servir como ejemplo alguno de los factores de la crisis de 1973 , por otro lado muy compleja. En principio era una crisis energética provocada por la decisión de los Países árabes de la OPEP de no suministrar petróleo a los países industrializados aliados de Israel , en el contexto de la Guerra del Yom Kippur . La consecuencia inmediata, una subida de los precios del petróleo y de todos los productos en cuyo proceso productivo entraba el petróleo. Le siguieron cierres de empresas , detención del crecimiento o descenso del PIB en los países afectados y una elevación del paro a niveles no conocidos desde la crisis de 1929 , de causa muy diferente. La situación se denominó estanflacion, o sea: inflación con estancamiento económico, lo que parecía una contradicción de términos, pues el crecimiento de los precios suele ir parejo con el de la producción. CITA DE LA WIKIPEDIA QUE ME SIRVE PARA REFLEXIONAR O POR LO MENOS PLANTEARME LO SIGUIENTE

¿Consideras el mercado del dinero un mercado?

¿Consideras que existe un desequilibrio en el mismo?

¿Por qué lado se produce este desequilibrio por el de la demanda o por el de la oferta?

Vale, si hasta aquí estamos de acuerdo que existe un desequilibrio en la oferta de dinero, sigamos razonando

COnsideremos que

¿Quién demanda el dinero y quie lo efrece

Mercedes Gomez Roura
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 23/10/2008
" Mercedes creo que mezclas, con todo el cariño, churras con merinas... El mercado del dinero lo formamos todos, todos somos parte de la oferta y todos somos parte, también, de la demanda. Es decir, la reserva moneraria de un pais está compuesta por el liquido en manos de cada uno de nosotros más los depósitos ingresados en entidades bancarias, ese mercado lo regula el banco central, y es este quién, en base al análisis de las diferentes situaciones económicas, determina el tipo de interés, o sea, el precio de ese producto, la diferencia con el mecanismo que regula el mercado comercial o productivo es que mientras en este el excedente o escasez de un bien, sea por problemas en la producción o por elevaciones bruscas en la demanda, son las causa directas del valor que habrá de pagar por él quién finalmente desea adquirirlo, el monetario se articula de manera más compleja, teniendo además en cuenta que la oferta es siempre la misma  pero pudiera no estar en manos de quienes tienen la capacidad de distribuirlo, los bancos. 
 
Podemos hablar de crisis de oferta? Creo que no, crisis del sistema, sistema que permite que una importantisima parte de esa oferta monetaria vaya a manos de especuladores, gestores de nuestro más importante método de transacción y valoración de nuestros bienes, que no tienen ni los escrupulos, ni la regulación, por parte de los gobiernos, necesaria para que no lo hagan reventar.
 
¿Porqué revienta? , pues porque aprovechando unos años de bonanza, con la inflación controlada y con el precio del dinero barato se dedicaron a prestar ingentes cantidades de dinero a "cualquiera", vendiendo luego esos paquetes hipotecarios a otros, igualmente especuladores, que creyeron estar adquiriendo un chollo, entre otras cosas porque preveian las subidas de interés puesto que es una de las pocas herramientas que los bancos centrales tienen para intentar frenar esa inflacion que empezaba a repuntar cómo consecuencia lógica del brutal aumento de la demanda comercial, así cómo el vertiginoso ascenso del precio del crudo (otros que intentaban aprovechar la situación de bonanza, así cómo los estados permitiendolo, ya que sus impuestos sobre el petroleo no se fijan con varemos absolutos, si no porcentuales, a más precio más impuesto)...
 
que ocurre con esos paquetes hipotecarios cuando una buena parte de los que compraron dinero para devolverlo a plazos no pueden pagar esos plazos?... Evidente, falta de liquidez del sistema financiero y problema en cascada ya que se prestan dinero entre ellos... ¿Donde está el dinero?... Donde siempre, en paraisos fiscales donde grandes promotores ingresaron su brutales beneficios al inflarse artificialmente el precio de los inmuebles en todo el mundo, en manos de los directivos de esas entidades financieras, en definitiva distribuido en un buen número de nuevos ricos en todo el mundo... Y en las nuestras... Ya que para más inri, el pánico creado hace que dejemos de consumir y por tanto paralizando aun más la economía...
 
qué están haciendo los gobiernos o podrían hacer?...
 
señores! , el dinero de sus impuestos que forma también parte de la oferta monetaria hemos de traspasarlos a los bancos para que estos puedan gestionar liquido y volver a prestarles a ustedes dinero para que puedan seguir moviendo el cotarro, en lugar de utilizarlo en hacer colegios, hospitales o carreteras...
 
y en el peor de los casos... Meter billetes nuevos salidos de la fabrica de moneda y timbre por orden del gobierno... Pero Elisabet igual nos puede explicar los riesgos que ello conlleva...
 
no sé si me he exlicado, pero así es cómo yo lo veo...
"

por Imperfecto (Octubre 2008)

Muy bueno tu razonamiento y en algunos temas coincido plenamente contigo, pero... Te lo voy a rebatir.. O al menos lo voy a intentar en lo que no estoy de acuerdo contigo,se trata de eso no? De dar nuestra opinion.. Es evidente que yo no soy economista,aunque la economia tiene mucho que ver con la sociologia ( es mi carrera)   jamas me ha gustado soy de letras , por lo que mi opinion esta fundamentada por lo que leo  ,veo , escucho, asi que  es gratificante tener opiniones de personas que sí que se dedican a  los temas finanacieros...

Mercedes Gomez Roura
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 23/10/2008

Querido amigo... Y solo por curiosidad... Donde estan vuestras queridas amigas...? Mutis por el foro...?



Mercedes Gomez Roura
Cou instituto vilasar de dalt
Escrito por Mercedes Gomez Roura
el 23/10/2008
N o recibo nada de ella... Y mira que escribir escribe....
Escrito por Xavi69 Perez
el 02/11/2008

Veo que sabeis creo que mas que yo del terma. Me parece ninguna crisis comparable, cada una tiene su caracteristica propia. Por ejemplo la crisis del petroleo la que se lio, en cambio en un año ha subido de 50$ a 146$ y se podia soportar "no mucho", pero en realidad lo que estamos opinando y se opnia es de lo que paso, esta crisis es totalmente diferente.
primero globalización, segundo la informacion al instante tercero, estancamiento y cansancio del mundo capitalista, cuarto y el peor FALTA DE CONFIANZA, sobre todo de los bancos aqui radica segun creo yo el problema principal, el mundo financiero era un buff, os lo explico, y esto los financieros lo copiaron de Jesucristo en el desierto con los panes y los peces: un banco/ o caja, da una hipoteca, la tituliza y la vende en trozos y recupera dinero para hacer otra hipoteca y asi una y otra vez, un efecto multiplicador que hacia que las entidades ganaban un diferencial entre una cosa y otra y tenian dinero, pero al saltar las famosas hipotecas basuras sabidas hace mas de dos años los compradores de esas cedulas hipotecarias, fondos de pensiones e inversion se rompio la cadena. Lo mismo que los prestamos a entidades locales ayuntamientos los bancos dejaban grandes cantidades de dinero y luego vendian ese préstamo a otros bancos especializados en inversión y extranjeros. Ese es parte del tema pero no el unico, la falta de confianza entre bancos no viene de hace poco sino los bancos? Importantes tienen listas internas de entidades para trabajar o no, este punto tambien es clave, me explico ya que no funciona el sector inmboliario, de cohes queda la industria que problema se encuentr ahora y no hece mucho la confianza entre banco no solo se basa en el interbancario hay otros productos como mercado de futuros o el exterior. Hace poco tuve la ocasión de comprobarlo, mundo exterior y que el gobierno se esta olvidando, cuando una empresa por ejemplo española vende a cualquier pais del mundo el sistema de cobro habitual es el credito documentario de exportación irrevocable, lo envia tu cliente por su banco al nuestro con el pedido(garantizando el cobro en base a documentacion facturas etc), tu banco lo acepta hasta ahora no hay riesgo pero con ese credito D, vas a tu banco el que recibicio la garantía, le pides un anticipo para fabricar ya que tiene el cobro asegurado TU BANCO no se fia del otro banco SE PARA TODO, no fabricas no vendes. Hasta ahora los gobiernos ayudan a bancos-cajas, financieras de coches y el mundo exterior que porque NO dan garantías pera que no se pare la industria. El Paro es la consecuancia del parón, total y absoluto, bares-restaurantes más de 30% de menos producción, % morosidad en bancos cajas año 2009 sobre 10%, bajaran los beneficios de los bancos "miedo", comercio y consumo reducciones brutales, más paro será una cadena y lo que no se como quedará el sistema actual, pues el mercado libre que bien se decia se regula ahora el mñas liberal EEUU ha nacionalizado bancos, regulandolos pero al final del final será un negocio a años vista para los gobiernos estan comprado cosas a precios bajos. Y por ultimo antes un pais se podia debaluar con su moneda ahora es impensable pero y la bolsa si baja como ha bajado y esta gran parte del PIB en ella con sus empresas no es una forma de debaluación del pais.? Pregunto chao

Enrique Centelles
Arquitectura etsav
Escrito por Enrique Centelles
el 05/11/2008


Xavi estimat,
Después de decir que cada crisis es diferente, demuestras que todas las crisis tienen unos rasgos comunos, entre otros, los que tú has señalado.
Las crisis que Mercedes denomina de demanda son producto de lo q Galbraith denomina "euforia financiera" y en el ciclo alcista se produce mucho más de lo que se necesita porque en esa euforia los precios no paran de subir, se va creando una "burbuja" que, como dices, Xavi, estalla a la mínima falta de confianza (o Mercedes: Marx, la broma ha terminado) pues echa por tierrra la irracional creencia de que determinado producto crecerá indefinidamente.
Me parece muy aguda la pregunta de Mercedes ¿Es el mercado de dinero un mercado?. Pues sí pero evidentemente va a contracorriente de los demas. Por tanto, no se puede tomar como referencia para saber si estamos en una crisis de demanda o de oferta. Todas las crisis que alude Mercedes son de demanda y, con todo respeto, le hago la observación que le falta el canto de un duro para anudar su afirmación de que es peligroso olvidar lo que ha pasado con la de los ciclos de bonanza: los ciclos no son más que el tiempo que transcurre en que una generación olvide -y lo hace con una facilidad pasmosa- porqué se produjo la crisis anterior.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 08/11/2008

La pérdida de la capacidad de admiración es el mayor signo de decrepitud en cualquier ser humano.
Gracias NoSincrom por devolvérmela.
No he visto mayor capu llo en mi vida.

Escrito por Tobías Montesinos Martínez
el 09/11/2008

Me voy a meter en un charco del que voy a salir lleno de fango pero me parece impropio, desafortunado y poco inteligente que califiques de esa manera a alguien que acaba de hacer un análisis que, como mínimo, es para tener muy en cuenta.

El sistema que ha generado la crisis y que de una forma más o menos acertada hemos explicado aquí, funciona tal y como el señor dado a una vida desenfrenada que explica Nosincrón. Tú mismo colgaste un video en el que se comentaban las circunstancias con tanto humor como dramático realismo. Que no hay una crisis de la oferta en el mundo postindustrial, consumista e hiperdesarrollado es una evidencia palpable. ¿Qué oculta esta explicación, y no estoy achacando nada a Mercedes, que quede bien claro? ¿A quién se pretende culpar una vez más con esto? ¿A los que van a seguir soportando sobre sus espaldas el mayor peso de la crisis? En el mismo vídeo que, insisto, tú mismo nos ofreciste se ironizaba sobre los eufemismos utilizados por quienes mueven el cotarro para explicar la crisis: errores y desastres provocados por esos mismos agentes económicos que ahora el señor González (Felipe) dice que hay que salvar (los bancos) son presentados como efectos colaterales del funcionamiento del sistema. Y será el bolsillo de los trabajadores el que devuelva a sus explotadores la capacidad para seguir enriqueciéndose en pro del "único sistema económico que genera riqueza". ¿Qué es sino saqueo lo que han hecho, y en mi ciudad hay pruebas más que suficientes, los grandes constructores inmobiliarios que se han llenado los bolsillos mientras los trabajadores engrosan ahora las listas del paro?

Marx, Groucho, un bufón en la más noble acepción de la palabra, explicó en un breve y genial texto la crisis del 29. Hoy ni siquiera eso es posible, estamos imbecilizados por una ciega confianza en que esto, al fin y al cabo, acabará superándose. El capitalismo siempre se regenera, unos pocos saldrán ganando y muchos pagaremos las consecuencias.


De verdad Rafa, no caigas en los errores que tú mismo has tratado de corregir.

Enrique Centelles
Arquitectura etsav
Escrito por Enrique Centelles
el 09/11/2008

Si sumamos lo que se está diciendo en este Tema a otros Temas de este mismo Foro de Historia, creo que estamos llegando demasiado lejos y me gustaría deshacer posibles (a lo mejor no los hay) malentendidos.
1. En primer lugar la cita de Hoffer traída por Imperfecto me parece magnífica y nos debe hacer reflexionar a todos pues ahí radica en buena parte que no se vuelvan a repetir desmanes pasados. Utilizar esta extraordinaria cita como arma arrojadiza creo que es lo contrario de lo que Hoffer pretendía. No se si Imperfecto la usaba contra mí pero si he sido yo quién la arrojado por primera vez, pido disculpas.
2. Creo recordar que alguien me provocaba para que me definiera ideológicamente y últimamente lo ha pedido NoSincron. Tanto la provocación como la petición me resultabanfuera de lugar por dos razones fundamentales. En primer lugar porque nadie lo había hecho hasta ese momento y, en segundo lugar, porque cuando uno se define ideológicamente se le encasilla en una ficha con una cantidad importante de prejuicios la mayor parte de las veces injustificados e injustos. Como a estas alturas ya he expuesto bastante de mi ideología y el riesgo de encasillamiento ha disminuido ostensiblemente sobre todo para aquellos que me leen con la mente abierta (aunque, evidentemente, no comparten mis puntos de vista) y me contestan profusamente o, al menos, intensamente y agudamente, no me importa confesaros que me considero un liberal moderado, toda vez que Tobías no ha tenido ningún empacho en reconocerse marxista. Me defino liberal porque entiendo que el estado debe inmiscuirse lo mínimo en la vida social y me defino moderado porque sí que estoy a favor de una cierta redistribución de la riqueza sobre todo si ésta se destina a educación y sanidad.
3. Uds. Los foreros son libres de creerse o no lo que acabo de decir y continuar con sus insidias, algunas de las cuales me parecen de poca importancia pero otras me parecen relevantes. Éstas últimas, aunque ya las he denunciado y es mera repetición de lo que he dicho en otros posts, me parecen graves porque son maniqueas y reducen mi ideología a la cómoda y simplista categoría de "el otro", "no es de los nuestros". Alguien habló de pensamiento único y ese es el pensamiento maniqueo al que se cae por la derecha, por la izquierda y por el centro. "Si no es de los nuestros, está contra nosotros"Si no piensa en blanco es que piensa en negro" y otras formulaciones semejantes. Por eso creo llegado el momento de afirmar con total rotundidad que NO SOY FRANQUISTA, soy profundamente democrático y, por lo visto, más que algunos de uds. Trabajo en la teoría y en la práctica en profundizar en la democracia, en erradicar actitudes antidemocráticas y en desmontar la muy arraigada teoría que estamos en una democracia de alto nivel con escasos déficits democráticos. No es verdad.
4. Y si pienso que estamos en una democracia de baja calidad pueden colegir fácilmente que pienso que la 2ª República apenas se la podía llamar democracia y, desde luego, estaba totalmente podrida en 1936. Pero denunciar ésto no es, en absoluto, aprobar el régimen de Franco, que para que no quede ninguna duda, lo repruebo de principio a fin. Ahora bien, sí que justifico el Alzamiento puesto que con el régimen republicano imperante la convivencia era imposible. En este sentido, es importante matizar que a Franco NO se le llamó para imponer una dictadura. De hecho, en los primeros meses en sus filas se gritaba ¡Viva la República! ¡Viva España!. Lamentablemente duró pocos meses y esa intención inicial de restablecer el orden se corrompió con el regusto que los militares le cogen al poder. Con todo, es interesante leer las recién publicadas Memorias de Queipo de Llano en las que se ve las duras críticas que éste general le lanzó a Franco durante toda la guerra y la posguerra. Insisto, el Alzamiento fue originariamente contra una concepción totalitaria del Estado que devino en una confrontación entre una concepción autoritaria contra otra totalitaria. En ésta última había personas de honda convicción democrática, como por ejemplo Besteiro y no puedo citar a ninguno de derechas porque fueron introducidos en la cárcel modelo de Madrid donde fueron cayendo con cuenta gotas a manos de presos comunes hasta la matanza final a manos de anarquistas y el episodio de Paracuellos que todos conocemos. Entiendo que denunciar que a estos HECHOS se les de la relevancia que merecen no me convierte en franquista y ser objeto de insidias tales como que no tengo redaños de levantar el brazo (Imperfecto), que diga abiertamente que sí lo soy xq hoy vale todo (NoSincron) o el aprecio que le tengo a "ciertos intelectuales" que defienden teorías racistas, antisemitas, antidemocraticas o antisociales y que hago todo lo posible por justificar aberraciones (Tobías).
5. Le pido por favor a xemenerge que se exprese más claramente porque, por lo que veo, no soy el único que no la entiende y diga valientemente a quién se refiere con la persona que, por las ingaciones que ha hecho en varios Temas, sufre trastorno bipolar o le falta un tornillo. Xemenerge, si te refiere a mi, dilo y lo debatimos "sin acritud". Aprovecho para comunicaros que por esta supuesta alusión, voy a publicar este post en todos los Temas en los que participo.

Un abrazo a todos, amigos. (Continuará)

Enrique Centelles
Arquitectura etsav
Escrito por Enrique Centelles
el 09/11/2008

"Tu respuesta si... ¿Y qué decir de tu referencia al gran "economista"?... Lo dicho amigo, no tienes ni idea... Reconocer alguna carencia te puede hacer, si cabe, más grande y erudito...

Salvo que ahora me sorprendas con una excelsa exposición sobre mecanismos macroeconómicos... Tienes toda la noche para documentarte...
"

por Imperfecto (Noviembre 2008)

Querido amigo: De "querer cambiar con gusto todo lo que sé por todo lo que ignoro" a "no tener ni idea" hay un trecho importante. No necesito toda la noche para documentarme sobre mecanismos macroeconómicos porque no pretendo sorprenderte. He estudiado Economía Política en dos de las carreras universitarias q tengo amén de los libros que he leído por mi cuenta y mis propias reflexiones sobre la cotidianeidad económica. La creación de pensamiento ha sido una de mis reivindicaciones NoSincron. En la vida hay que sacar conclusiones y, si éstas te llevan al escepticismo, es que has perdido las ganas de luchar: estás decrépito, muerto en vida, amigo NoSincron. Por cierto el sincron es un medicamento que licúa la sangre. NoSincron ¿Alude a la sangre espesa, al infarto cerebral?

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 10/11/2008

Mucho tiempo después de la invitación de Mercedes, acepto el reto y aporto mi opinión personal sobre la génesis, la magnitud y las consecuencias de la actual crisis económica.

No pretendo insultar a nadie al recordar conceptos de colegial; sino reconocer que esto es un foro de historia y que, salvo algunas personas cuya profesión es la economía o las finanzas, la gran mayoría son profanos de este tema. Tampoco pretendo dictar una clase magistral, sino aportar mi punto de vista, ciertamente heterodoxo.

Parto de de la base de que no me creo prácticamente nada de lo que leo ni de lo que les escucho a los técnicos o a los políticos. Yo “sigo el dinero”, nada más. Y lo que quiere el dinero, y lo que hace, y lo que rinde; tanto a los que lo aportan como a los que lo recogen para ser invertido o prestado. Nada más. Además, soy un convencido de que se nos oculta mucho más de lo que trasciende.

La línea más cercana que he encontrado a mi propio pensamiento, que me propongo explicar, es la de Forges, con su secuencia de chistes sobre la crisis. Y ese señor sabe mucho y sabe explicarlo. Os aseguro que por ahí van los tiros. Pero, en fin, trataré de ser medianamente profesional en la explicación de mi óptica sobre la crisis, que para mí es esencialmente una crisis (irrecuperable) de la ética y la moral profesional.

Sabemos que es pedante y estúpido a la vez comentar a toro pasado. Pero no es mi caso: cientos de miles de profanos sabían que el tema era insostenible; que no era posible que una vivienda valiera eso; que no era posible que el sector llevara doce años creciendo; que no era posible que la Bolsa tuviera subidas imparables desde 2002. Pero , claro, eran profanos y doctores tenía la Iglesia. Y callaban; callábamos. Uno de esos doctores, Luis Angel Rojo, artífice de la solidez que hasta ahora vienen probando nuestros Bancos, dijo hace unos días que se veía venir; pero que se había equivocado mucho en los plazos, porque él creía que se iba a producir mucho antes. Suscribo absolutamente sus palabras y trato de explicar por qué.

1.- LOS ELEMENTOS PROTAGONISTAS

Los ciclos económicos.

La Banque National de Paris (BNP) nos “desasnó” a una serie de “ingénieurs d´affaires” que en 1991 trabajábamos en su banco de inversión, sobre los ciclos económicos básicos. Ya sabéis cómo son los franceses: habían recogido datos minuciosos desde que existían estadísticas (+-1870), e hicieron con ellos unas curvitas pasmosas, terroríficas y maravillosas, probando la duración y la secuencia de cuatro ciclos básicos y cómo se heredaban unos a otros : el de la bolsa, el inmobiliario, el de las materias primas y el de los activos monetarios. Aquellas curvas entrelazadas, solapadas sólo muy parcialmente, casi tangencialmente, parecían puro ballet; un pas à quatre o, para ser más gráfico, componían un dibujo muy similar al de los aros olímpicos. Antes de empezar el declive de la bolsa, empezaba la subida de las materias primas, y así sucesivamente (no quiero dar datos sobre la secuencia histórica, porque sería caótico que alguien sacara conclusiones). Os puedo asegurar que impresionaba. Parecía que tenías la varita mágica.

Después nos hacían reflexionar, para terminar deduciendo que todo eso era consecuencia del ahorro.

El ahorro

Si nos fijamos bien, casi podría decirse que en economía, sin ahorro, no se mueve nada. Si tú gastas en necesidades básicas ancestrales de la humanidad (techo, alimentación y vestido) exactamente lo que tienes (hoy lo que ganas ; en la prehistoria tus propias habilidades ), no puedes adquirir algo no imprescindible (la nevera o la lavadora, aunque hoy nos parezca mentira) y mucho menos renovarlo. En definitiva lo único que haces es consumir lo que ganas , contribuyendo con ello, únicamente, al sostenimiento de todo lo creado para facilitar ese consumo (satisfacción de la demanda).

(Haré aquí una transgresión del hilo reflexivo, para decir que es enormemente discutible que lo que hoy llamamos consumo en los países del primer mundo, no sea en su ochenta por ciento “incineración” del ahorro en bienes no imprescindibles. Pero esta “incineración” al menos es voluntaria y propia.

Sea como fuere, lo que nos sobra después del consumo se llama ahorro. Y empieza el drama: porque todos queremos que crezca y entonces invertimos . ¡Ay, como se acordará alguno hoy del bendito colchón de la abuela!

La inversión

Una cosa es la inversión del ahorro para lucrarnos cada vez más y otra muy distinta, la inversión para sostener y actualizar nuestras empresas, negocios y status familiar.

Es muy importante la distinción porque en el primer caso se pretende agrandar algo improductivo “per se” , (colchón de la abuela) solo para salvar y, de paso avanzar, en el poder adquisitivo actual de ese ahorro.

En el segundo caso, se trata de mantener y actualizar la estructura propia para seguir produciendo en condiciones de competencia de cualquier tipo y, si se puede, crecer.

Por otra parte, la distinción afecta a la jerga común de los mortales, porque sólo se invierte lo que te sobra, o sea, el ahorro propio; sin embargo, en el segundo caso, se puede invertir con dinero ajeno; o sea pidiendo créditos para inversión a las entidades financieras.

El crédito. La Banca.

De toda la vida, mucho más allá de lo que la historia registra, existe el préstamo y, de aceptar que el que presta es banquero, existe la banca.

En sus orígenes se prestaba a terceros los bienes propios (excedentes) del que prestaba y con ello se hacía negocio, exigiendo la devolución con ganancias y asumiendo el riesgo.

Pero ya desde los asirios y, sobre todo, desde los fenicios, los “banqueros” se hacían con unos depósitos de gente que quería que le custodiaran ciertos bienes. Casi desde el primer momento, esos depósitos se consideraron “fungibles”, si se trataba de bienes que podían ser devueltos a sus depositarios en bienes equivalentes, pero no necesariamente los mismos que habían depositado.

De esta forma, los prestamistas empiezan a prestar bienes que no son suyos, sino que tienen en depósito.

Este es exactamente el concepto de “banco”. Prestar lo que depositan otros, sin arriesgar en principio patrimonio propio. Aparte de eso, diferentes regulaciones modernas exigen, por un lado, que el patrimonio propio de un banco esté a buen recaudo, invertido en bienes de una seguridad prácticamente total (al principio esos bienes eran edificios y activos bien tangibles); por otro, que no se pueda prestar la totalidad de los bienes depositados , sino sólo parte de ellos, para poder responder siempre a una exigencia de devolución por parte de los depositantes, en una proporción razonable.

Por otro lado, la banca termina dividiéndose en dos grandes bloques: la llamada banca comercial que se nutre de los depósitos de millones de depositantes, la enorme mayoría de las veces pequeños (hay bancos españoles que tienen a gala captar los ahorros de viejecitos de pueblo, que sólo exigen custodia y seguridad) y la llamada banca de inversión que se nutre de grandes fondos de inversión , que a su vez captan los auténticos y enormes excedentes de ahorro (planes de pensiones; jubilaciones; seguros; fondos de seguridad social; etc.)

La banca comercial, por regla general y, sobre todo hasta hace unos años, prestaba los depósitos de todos nosotros (cuentas corrientes; a plazo; etc. ) a empresas verdaderamente productivas, para ayudarlas a desarrollar su día a día . Es decir, les cubría mediante préstamos sus necesidades de tesorería (de dinero) cuando, por ejemplo, primero se paga y luego se cobra (cosa que ocurre en millones de empresas); es decir, les adelantaban el dinero para que pagaran a sus proveedores y lo recuperaban cuando las empresas cobraban de sus clientes (siempre pensando que las empresas cobran más de lo que pagan, o sea, venden más que compran, porque se supone que hay un beneficio). Además, también da préstamos “personales” a personas físicas, como nosotros, con el mismo concepto. El rey de esos préstamos “personales” no se llama “personal”, sino “hipotecario” para la compra de tu propia vivienda.

Por el contrario, la banca de inversión presta a lo bestia, o emplea esos enormes fondos de inversión que ella misma crea, en proyectos monumentales, de una cuantía sideral. Además, no es ya que preste , sino que directamente invierte como socio en esos proyectos. Por ejemplo, en la creación o en el desarrollo a lo bestia de una empresa de internet ( ¿Os acordáis de las monstruosidades del Sr. Villalonga con Terra y compañeros mártires?). Por tanto, os sonarán términos como “capital riesgo”, “capital desarrollo”, etc. A título anecdótico os comentaré que hay alguna “ley de oro de la banca de inversión” que dice que de cada diez inversiones en capital riesgo fracasan nueve; pero con la que triunfa se pagan los nueve fracasos.

La globalización

Hace 30 o 40 años tanto el ahorro como la custodia del mismo y su aplicación a inversiones personales y empresariales, se solían reducir a territorios propios o nacionales. Eran excepcionales los transvases hacia otros países y otras monedas, y casi todo el mundo era reacio a incursionar en productos desconocidos cuyo control cercano se escapaba.

Esa mentalidad comenzó a modificarse a través de las primeras multinacionales y en sectores muy específicos, como el petrolífero, el de las grandes “traidings” cerealeras, las multinacionales de la distribución, etc.

La valoración de las expectativas

Hace el mismo tiempo, prácticamente todas las legislaciones mercantiles exigían una valoración de las empresas basada en su valor patrimonial estricto (sus fondos propios) y, como mucho, admitían ciertas plusvalías basadas en el valor de mercado de sus activos más tangibles (edificios, terrenos, naves, etc.).

Una vez más fue Francia la que más resistió el célebre invento americano de la valoración de la rentabilidad futura del negocio , al principio tan sólo basada en un prudentísimo valor actual de los rendimientos esperados y posteriormente desmadrada por miles de inventos diferentes, entre los que el EVA (economic value added o valor económico) se lleva la palma.

Tras ello, llegaron los célebres “derivados” donde ya todo valía para conceder valores de futuro, al alza o a la baja, hasta a unas vulgares bragas o calzoncillos. La única condición era que alguien se tragara el valor y apostara por él.

La valoración de la gestión

Uno de los elementos más modernos de entre todos los enumerados anteriormente es la valoración de la gestión y de los conocimientos profesionales.

Desde las “subastas” de “números uno” de promociones de estudiantes en las grandes universidades, pasando por selecciones basadas en los “head hunters”, que tienen auténticas cuadras de caballos, y terminando por el establecimiento de bonus mareantes y de “stock options” que pueden multiplicar por diez de golpe un sueldo anual, ya suficientemente engordado. No importa qué tipo de profesional seas: si estás en la “cuadra” de un head hunter de prestigio, terminas mandando aunque seas el mayor inepto de la historia.

2. - EL COCKTAIL MOLOTOF

Todos los elementos enumerados, no tienen nada de malo vistos individualmente.

¿Cuándo se convierten en perversos una serie de elementos que analizados individualmente son buenos “per se”?

Para empezar, habría que decir que esta crisis tan sólo es diferente de otras muchísimas que ha tenido la historia de la humanidad desde su origen, por su volumen y por sus consecuencias. Como pretendo mostrar, es el vivo ejemplo de que la avaricia rompe el saco, con una particularidad: jamás hubo un saco tan grande; jamás hubo sólo un saco; y jamás hubo tanta avaricia y tanta inmoralidad, aparte de la mayor incompetencia profesional que conoce la historia. Eso es lo que considero que no va a cambiar.

Tratando de resumir muchísimo la secuencia gestora de la crisis, sería más o menos así:

1. Excedentes enormes de dinero (ahorro masivo) buscan rentabilidades cada vez más alta.

2. Se crean fondos y productos financieros que ofrecen esa rentabilidad

3. Esos grandes fondos tienen por fuerza que invertirse o prestarse de forma que se obtenga una rentabilidad aun superior, para, tras quedarse con un alto beneficio, poder retribuir el ahorro que nutre esos fondos y productos.

4. “A un panal de rica miel”…. Quiere decirse que la golosina era de tal naturaleza, que muchas otras fuentes de captación de ahorro tradicional (los depósitos de bancos comerciales), terminaron invertidas en esos préstamos y productos espurios, en vez de aplicados a préstamos ordinarios para la evolución de las empresas y los particulares.

5. El pastel crece y crece y crece hasta que la bola se hace incontrolable. En Argentina hay un concepto financiero, el de la bicicleta, demostrativo de que cuando se entra en esa espiral, la única forma de no caerse es seguir pedaleando en el mismo sentido.

6. Tenemos, a todo ello, un nuevo componente: la necesidad de “engorde” permanente de toda esa falacia para que los gestores de todo ello cobren sustanciosos bonus y stocks options (“ande yo caliente”….). La inmoralidad es de tal naturaleza que hasta sistemas de valoración de empresas sacados de la nada (el concepto de “valor económico”, por ejemplo, que tiene muchas variantes, pero cuyo rey es el EVA), declaran olímpicamente que son los más idóneos para valorar la gestión .

7. Un buen día, alguien lo suficientemente estúpido como para tener algo de ética y ocupar un altísimo cargo federal en EEUU, decide que hay que dejar caer la bicicleta, “caiga quien caiga”, y sin saber (o sabiendo) la dimensión de lo que va a ser “incinerado”, tirado directamente a la basura, por no valer absolutamente nada. Tampoco se sabe (o también se sabe) qué naturaleza tienen los propietarios finales de todo ese dinero que va a ir a la hoguera.

3. - LAS CONSECUENCIAS

Cuando se toma la decisión (porque no tengáis la menor duda de que es mucho más lo que ignoramos que lo que sabemos; pero eso lo decide alguien y se tienen previstas las consecuencias), ya habían ocurrido cosas significativas:

Los listos y “la gilada

Alrededor del verano de 2007, tanto el mercado inmobiliario como la bolsa habían dado ya señales evidentes de agotamiento del ciclo “natural” y los expertos empezaban a tomar posiciones masivamente en otros “componentes de los ciclos”; básicamente materias primas (donde se incluyen los cereales, los metales preciosos y el petróleo) y los activos monetarios (apostando a favor del dólar contra otras monedas y muy particularmente contra el euro). Se iniciaban otros ciclos ascendentes, sustitutivos de los descendentes.

Cuando esto pasa, ocurren indefectiblemente las siguientes cosas:

1. Los más listos venden (o se pasan a los nuevos “valores de ciclo”) bastante antes de que haya señales de alarma. Se llama “dejar que el último duro lo ganen otros”.

2. Los menos listos de los listos, esperan las señales claras de alarma (la bolsa bajó un 10% entre marzo y abril de 2007 y ya nadie se acuerda) y cuando están seguros inician una maniobra de salida que yo personalmente llevaría al código penal: como ya han perdido algo y tienen dificultades para salirse, impulsan la bolsa al alza con la única intención de que “la gilada” entre masivamente comprando (a ellos claro, los otros ya se fueron).

3. La “gilada” compra masivamente y la bolsa sigue subiendo (julio-diciembre de 2007). Los menos listos de los listos consiguieron “transvasar el marrón” y salir de rositas.

4. Llega enero, todo cae, y la “gilada” se queda agarrada de la brocha mientras otros se llevan la escalera. (Esto ocurre también en el 90% de las salidas a Bolsa de nuevas empresas, auténticas estafas legales, donde los aseguradores de la salida, hacen exactamente lo mismo con el pequeño inversor, tan pronto vence el plazo obligatorio de tener que quedarse).

¿Qué es la “gilada”? Todos nosotros. Todos los hombres de la calle. Todos los profanos. El término es argentino y su traducción al castellano vendría a ser “los idiotas” o “gil y p ollas” (la separación entre gil y po llas es intencional. Soy un convencido de que los “giles” es un invento castellano que cayó en desuso cuando, rizando el rizo, le añadimos el “apósito” final).

Esto de la gilada viene a cuento de una anécdota personal mía, que me ocurrió en Buenos Aires. El banco donde yo trabajaba tenía tomada una posición muy fuerte, muy delicada, en unos valores determinados (vamos como aquello de lo hablamos) y llamé a un agente de bolsa muy amigo para pedirle consejo sobre qué hacer. Tendré grabada su frase toda mi vida, por múltiples razones, dicha en porteño puro: “vendé porque recién la gilada entró en la Bolsa”. Quiso decir que vendiera, porque todos los pequeños ahorristas inexpertos, al olorcillo de las subidas, estaba “tomando” la Bolsa, mientras los demás nos íbamos, dejándolos colgados.

Lo irrecuperable

Acabamos de hablar de un cambio de ciclo, y del hecho de que multitud de expertos evadieron el problema reconociendo los síntomas del cambio de ciclo.

Pero en esta ocasión el tema no era tan simple:

1. Jamás un ciclo alcista había sido tan largo (casi diez años) ni había coincidido con otro ciclo casi todo el tiempo (ciclos inmobiliario y de Bolsa, juntos).

2. Jamás había habido un pastel (ahorro masivo) de tal magnitud.

3. Jamás se había ofrecido una rentabilidad tan alta y tan fácil de obtener, al punto de hacer picar y salirse de sus verdaderas funciones a la mayor parte de la banca comercial.

4. Jamás había ocurrido que nadie supiera dónde estaba realmente su dinero (globalización)

5. Jamás había habido profesionales tan ineptos, tan avariciosos y tan inmorales.

Por tanto, ocurrió que la avaricia rompió el saco, siendo este saco único y enorme.

Quiere decir, básicamente dos cosas: que muchísimos expertos no consiguieron deshacer a tiempo sus inversiones (entre otras cosas porque los “in vertidos” no pagaban); y que quienes lo consiguieron cambiándose de “valores de ciclo” tuvieron que deshacer sus nuevas inversiones porque tenían otras muchas exigencias que atender con ese dinero (de ahí la estrepitosa caída del petróleo y de los cereales. Lo único que sigue fuerte, y creo saber por qué, son los metales preciosos y el dólar).

En suma, lo perdido es irrecuperable y lo recuperado tiene por narices que aplicarse en tapar agujeros. Resultado = todo perdido.

¿Quiénes pierden?

He leído miles de cosas en este tema forero. Conociendo bien las ideologías imperantes, parece que sólo perderán los que no tienen nada, los inmigrantes, los parados, etc.

Ya anticipo que, efectivamente, pagarán en gran parte un pato que no les corresponde. Pero tengo, por primera vez, la enorme ilusión de que la gran parte de todos los avariciosos que buscaban una rentabilidad exorbitada por sus inversiones, las cuales fueron aplicadas por otros avariciosos, ineptos e inmorales, a operaciones imposibles, hayan perdido realmente una muy buena parte de sus ahorros. Lamentablemente, hay que incluir ahí a la “gilada”, aunque, con el tiempo (mucho tiempo) recuperará gran parte de lo perdido.

Pero una vez más el tema no es tan simple. Entre todos esos excedentes de ahorro que se han incinerado (no nos engañemos, es una quema de dinero fiduciario, ¿Verdad Mercedes? , que “autoregula” el mercado; porque sigue siendo cierto que el dinero tiene que responder a valores “reales”; cosa que ocurre cada tanto con estas “depuraciones”), había millones en fondos de jubilación y pensiones, y vete a saber si la propia seguridad social de muchos países (léase, por ejemplo, Argentina, que cuando la ca ga, resuelve sus problemas expropiando directamente a los particulares).

Quiere decir que de entre esas inversiones bien quemadas, hay millones que tienen por narices que retribuirse, que devolverse, por ser sus propietarios millones de pequeños ahorristas durante toda su vida que se están jugando, por culpa de otros, sus jubilaciones y sus pensiones.

Por tanto, un auténtico problema de fondo cuya dimensión se desconoce, es la cantidad mundial que por narices tiene que “reaparecer” como sea.

Espero que se entienda: si el problema fuera que los ahorros excedentes de millones de ricos y de especuladores se han aplicado a operaciones imposibles que no valían nada, quizás una buena decisión hubiera sido dejar caer todo el tinglado, y muy bien caído. Yo personalmente no aplaudo la gil y pollez, ni la avaricia, ni la ineptitud, ni la inmoralidad. Pero es que el problema no es ese: es que, al olor de una rentabilidad ficticia, se han aplicado miles de millones de todo tipo de monedas cuyos propietarios finales era “pobre gente” (me encantaría que Imperfecto se preguntara por el destino de los fondos de la mutualidad de abogados; pareciéndome increíble incluir entre la “pobre gente” a los abogados). Eso es lo intolerable para las autoridades mundiales.

Como tiene que reaparecer y no aparece, lo primero que ocurre es que desaparece por completo el dinero de las entidades financieras que no estaba comprometido en esas operaciones, sino en las genuinas de préstamo y crédito a empresas y particulares. ¿Por qué? Tan simple que porque tiene que cubrir todos los agujeros que por narices se tienen que taponar. Prioridad absoluta.

Ese es exactamente el dinero que las autoridades de cualquier país tiene que ofrecer a la banca a través de los planes de salvamento (espero que cobrando todo lo que pueda, contra lo que piensa mucha gente). Y lo tiene que hacer por co jones, para intentar que la banca no tenga que utilizar para ello unos fondos destinados a mantener la actividad económica diaria.

Con todo y con eso, ya veremos; porque la avaricia no tiene fin, y ya veremos si todavía no utilizan ese dinero público en revertir situaciones patrimoniales propias, en vez de aplicarlo a la financiación de empresas y particulares.

En conclusión, es cierto que pagan el pato empresas, particulares y, en consecuencia, parados, inmigrantes, etc. Pero no por lo que se dice; sino porque desconocemos que la ca gada ha sido de tal naturaleza, que los bancos tienen que utilizar el dinero destinado a ellos a mantener unos fondos propiedad de jubilados y pensionistas (y miles de otros particulares que también están en Babia), y su rentabilidad, por haberlos quemado en la misma pira que los de millones de especuladores, y de gente muy rica sin más (que tampoco hay que hacer sangre).

¿Qué va a pasar?

Reconociendo el desastre y desconociendo la magnitud de todo (a mi juicio peor de lo que todos suponemos), mantengo mi esperanza en varias cosas:

1. Que salvo estos fondos que hay que reponer por narices, se van a quemar de verdad miles de millones de dinero que Mercedes llama fiduciario; y que está perfectamente quemado.

2. Que esta crisis termina definitivamente con la “era de las finanzas”, en la que el dinero ha cobrado valor por sí mismo con les resultados que están a la vista. No consigo entender cómo la gente es tan estúpida: lo que no vale nada, o lo que vale la mitad de lo que dicen, es cierto que no vale nada. La vivienda, por ejemplo, ha valido lo que ha valido, sin valerlo, por la simple razón de que cuando hay todo el plazo del mundo para pagar una hipoteca y un interés de risa, el precio se dispara. Eso es perverso. La única realidad del tema (utópica, ya lo sé) es que se tenga todo el plazo del mundo y el interés más bajo del mundo, y que el bien mantenga su valor real. Se me puede decir que miles de personas están diciendo “que me quiten lo bailado”; pero ese “listo” va a estar 30 años viendo cómo el precio de su vivienda no sube. Si es la suya, vale; si ha sido una “inversión”, dudo mucho del acierto de la misma.

3. Que la reacción oficial, en mi opinión, va a ser tremenda y muy buena. Creo que prohibirán cientos de productos financieros distorsionantes, obligando a las entidades financieras a aplicar los depósitos en actividades empresariales, profesionales y de particulares auténticamente productivas.

4. Que no nos engañemos. Han quemado un dinero que sobraba. En mi opinión, más o menos desde hace quince años, con el 20% del dinero quemado, que era lo que representaba el 100% del ahorro en esa fecha, se ha hecho el 100% del dinero que acaba de ser incinerado en esta crisis. En suma, se ha perdido muy lamentablemente un 10% del ahorro de 1993 (por aquello de que ese 20% de entonces es un 10% de hoy –estoy haciendo las cuentas del Gran Capitán-).

5. Que todo lo mal que lo están pasando las PYMES por la carencia de financiación, lo van a pasar bien a futuro, si no caen ahora. Ese es el auténtico problema: que a una PYME productiva que tiene que pagar a sus proveedores antes de cobrar de sus clientes, y que está poco capitalizada (o sea, el 90%), le falta el crédito un mes y quiebra. Pero soy un convencido de que estarán bien a futuro porque se descubrirá que no hay dinero mejor empleado que el que financia una actividad de PYME productiva y luchadora. No es de recibo que, en España, en el siglo XXI, no haya un solo producto financiero a largo plazo que impulse su desarrollo (y este sería un gran debate para un foro de finanzas). Además ¿Sabéis por qué muchas PYMES están aguantando? Porque están siendo financiadas por sus propios proveedores (extendiendo los plazos de pago) y financiando a sus clientes (aplazando sus cobros), mientras la banca brilla por su ausencia. De juzgado de guardia.

6. Creo que el préstamo hipotecario volverá en breve; pero no la actividad promocional, que creo que se ha muerto por muchos años (por Dios, sobran cientos de miles de viviendas propiedad de especuladores baratos). Y volverá, porque se fomentará adquirir un parque de viviendas excedentes propiedad de especuladores, como única forma de reflotar, muy a futuro, la actividad inmobiliaria.

7. En consecuencia, creo que la actividad constructora va a estar muchos, muchos años, “a ralentí”.

¿Se repetirá?

Si nos referimos a los ciclos económicos “normales” (lo que me ensañaron en la BNP), no dudo ni un instante que se repetirán durante toda la eternidad. Siempre habrá ahorro que se fije un objetivo de rentabilidad y, logrado, cambie a otros productos que mantengan e incrementen el valor de ese ahorro. Seguiremos saltando de la Bolsa a los pisos, de los pisos a los metales preciosos, de éstos a los activos financieros, etc.

Pero lo que ha ocurrido en esta crisis excepcional (que sigo sosteniendo que es una pseudocrisis porque no ha tocado la actividad productiva salvo por la falta de financiación genuina para ella, producto de tener que taponar exigencias más prioritarias), creo que no se volverá a repetir jamás. Por una sencilla razón: Perón dijo una frase típica de dictador, que no le quita ni un átomo de razón: “todos los hombres son buenos; pero vigilados son mejores”. Tremenda ¿Verdad? Pues justo eso es lo que yo creo que va a ocurrir por parte de los Estados, sobre los productos financieros y los financieros a futuro. Y me parece de perlas. Para mí, gracias a los dioses, ha muerto la “era de las finanzas”.

¿Por qué es una pseudocrisis? (Dedicado a Mercedes)

Ya sé que un parado a consecuencia de esta crisis tiene derecho a matarme por decir que la crisis es ficticia. Me ataré los machos para explicarlo.

A Mercedes le han dado palos hasta en el cielo de la boca por decir dos cosas: hablar del dinero fiduciario y hablar de “crisis de oferta”.

Es cierto que la expresión “dinero fiduciario” es incorrecta (entrad en wikipedia y veréis que está proscrita, por impropia técnicamente hablando). También es cierto que técnicamente no existe la “crisis de oferta”. Pero Mercedes es una creativa; sé bien por dónde va; debe ser muy buena profesional; y entiendo perfectamente lo que quiere decir. Y tiene razón, a mi juicio.

Mercedes se refiere a que todo este gran follón, obedece esencialmente a dos causas: a las exigencias de un ahorro excedente enorme por su volumen, de ser retribuido proporcionalmente a su importancia por “los ávidos recaudadores de fondos” (exceso de oferta dineraria, maravillosamente quemada e incinerada); y al hecho de que toda esa enorme oferta esté compuesta en su mayor parte de un dinero “de valor no genuino”, valor generado por el propio dinero, sin responder a ningún soporte real, que Mercedes llama “fiduciario”.

No puedo estar más de acuerdo.

Y el lamentable hecho de la desaparición del crédito para financiar empresas, comerciantes, autónomos, profesionales y particulares, que provoca un crisis absolutamente real de parados, quiebras, etc. , no puede desvincularse de que la causa no tiene nada que ver con ello.

El dinero real existe. Está compuesto por todos nuestros depósitos en cuentas corrientes, en cualquier depósito o pequeña inversión que tengamos en un banco. Pero no se invierte en el quehacer diario de las empresas y particulares, porque tiene que ser aplicado a prioridades más graves, como la posible pérdida de fondos de jubilación y pensiones, a menos (cosa que está ocurriendo) que los Estados cubran ese compromiso, liberando el dinero que financia esa actividad diaria. Y aun así, habrá que ver lo que hacen los bancos con ese dinero; porque hay mil cosas que se nos ocultan.

¿Está bien la banca española?

Yo diría que, con excepciones de las cuales mejor no enterarse (y que taparán a tiempo), es cierto que la banca española está bien.

Tampoco me extrañaría que eso haya sido la auténtica razón y el baluarte para que Zapatero esté en la cumbre de Washington, y haya podido auténticamente exigir su presencia. Con razón.

Sinceramente creo que hemos acertado por todo lo malo que tenemos: por lo conservadores que somos; por lo pueblerinos que somos; por lo incrédulos que somos; por lo cerriles que somos.

Seguimos pensando que una empresa vale sus activos. La banca comercial no te da un pu to duro como no verifique tus ventas reales. Una PYME financia su desarrollo de largo plazo con vulgares descuentos bancarios, porque no hay otra cosa. El banco de España fastidia tanto a la banca, como ésta a los empresarios. Ciertos bancos muy conocidos siguen “robándole” a los viejecitos de pueblo a coste cero, para prestar ese dinero a intereses usureros. Como para no estar bien.

Seguimos sin saber inglés, ni falta que nos hace. Cosas como el valor de futuro sigue siendo una entelequia. No sabemos lo que es un derivado, ni falta que nos hace; etc.

Cierto que tenemos muchas “boutiques” financieras que son todo lo contrario y que habría que saber cómo les va en este fregado. Pero lo que realmente cuenta, esos BBVA, Santander, Popular, Caixa, de nuestras entretelas, esas telefónicas y Endesas, de nuestra alma; esos que nos han hecho la vida imposible a todos los españolitos, y que, gracias a los dioses, nos seguirán jo diendo la vida per in secula secolorum, esos están de p. Madre, para nuestra dicha actual, y desdicha futura.

Rafael Gómez Díaz
Derecho universidad complutense de mad...
Escrito por Rafael Gómez Díaz
el 11/11/2008

En primer lugar, comentar que me parece totalmente respetable tu argumentación, obviamente más ortodoxa que la mía, tal como previne.
Por otro lado, lamentaría que se entendiera que he dicho que la banca está hipotecada por sus obligaciones con los fondos de pensiones.
He distinguido, parsa empezar entre banca de inversión y comercial; y he dicho también que una y otra han perdido cantidades siderales en cantidad de productos financieros que no tienen nada que ver con los fondos de pensiones.
El problema que apunto es que, una vez "incinerado" un ahorro procedente de fuentes muy diversas en esos productos ("subprimes, etc. ), nos encontramos con que hay prioridades muy concretas para reponer gran parte de esas fuentes de ahorro (una de las cuales pueden ser fondos de pensiones; de los que se nutre en gran medida la banca de inversión). Y esas prioridades provocan que se deriven hacia esa reposición recursos que deberían ser aplicados a actividades más "dinámicas", como la financiación empresarial.

Enrique Centelles
Arquitectura etsav
Escrito por Enrique Centelles
el 11/11/2008
Ante todo, Rafa, gracias por prodigarte otra vez. Echaba de menos tus largas consideraciones (aunque creo q esta vez te has pasado)
No es que quiera comparar tu intervención a la mía que mereció el insulto de Imperfecto "no tienes ni pajolera idea" porque, evidentemente, has desarrollado muchos más puntos que yo y en los que hemos coincidido lo has hecho mejor. Con todo, no creo que tus reflexiones puedan clasificarse de heterodoxas pues son, en su mayor parte, las que desarrolla Galbraith (economista que no goza, al parecer, de las simpatías de Imperfecto).
Pequeños detalles de tiquismiquis: recurrir al avisado americano omnisciente y archimalvado al que siempre echar la culpa, en ese caso, del desencadenamiento de la crisis me parece no querer responsabilizar a cada uno de nosotros, esos gilis tan ambiciosos como muchos pero con menos dinero. La crisis siempre la provoca, como tú mismo señalas, el pánico desinversor; pero la causa desencadenante del pánico ha sido muy variada y, casi siempre, nimia.
No se si te entiendo bien con lo de la era de las finanzas, pero si lo hago no estoy de acuerdo con que haya llegado a su fin. Aunque nombras la palabra especulación no le das, desde mi punto de vista, el realce que se gana en cada uno de los ciclos y ostensiblemente en éste. Las finanzasharán su aparición una y otra vez con "inventos" aparentes (como los derivados) que no son sino nuevas formas cada vez más sofisticadas para que sean más opacas de un viejísimo invento: el apalancamiento. Y permíteme que matice tu diferenciación entre los dos tipos de inversión. Atendiendo a tus definiciones yo las llamaría inversión especulativa (no crea riqueza) e inversión de valor añadido.
Quisiera, Imperfecto, si crees en el valor añadido o en la creación de riqueza que sería su consecuencia, o piensas, por el contrario, que los negocios, vistos en su globalidad, suman cero. Gracias.