En este grupo En todos

Grupo de Pequeñas y grandes cosas de la vida



Octubre 4 San Francisco de Asís, su Vida y su Legado

alejandra
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012


St Francis of Assisi w animals Héroe misterioso San Francisco de Asís


Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

El saludo “Paz y bien” lo proclamaba a gritos en el medio en que se desenvolvía y por el contrario no lo consideraban un loco ni excéntrico ya que el emanaba paz y amor. Su enseñanza y su conducta hizo, que Europa tuviera cambios no solo a nivel religioso sino en lo filosófico y en el arte. Su desprendimiento por lo material y el abandono de esto origino, que muchas personas hombres y mujeres quisieran seguirlo pero no en claustro y fue así que fundó la Orden de Seglares, porque todos querían ser franciscanos.

La fecha del 4 de Julio (día de su muerte), fue proclamada por la Organización Mundial de Protección de los animales como el Día Mundial de los Animales y así mismo, el Papa Juan Pablo II , lo declaro Patrono de los Animales y de los Ecologistas.

Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

Decretado como el santo patrón del medio ambiente, de la ecología y de los animales, San Francisco de Asis , fue un hombre que dedico parte de su vida al servicio de los seres más necesitados y abandonados y fue el más pobre entre los pobres.

Sin embargo su misterio está, en la comunicación que él tenía con la naturaleza y en especial con todos los animales.

San Francisco de Asis, tenía el don de la parazoogesis, facultad o don de hablar y dominar a los animales.


Su comunicación con ellos lo llevo a vivir en contacto con la naturaleza, a proclamar el respeto hacia todo ser vivo e incluso a llamarlos hermanos, porque consideraba que ellos eran iguales a él sus hermanos. Hizo un canto de alabanza al hermano sol y a la hermana luna antes de morir.

Cuenta los escritos que existen de la vida de este santo, que los animales le obedecían y escuchaban sus ordenes, en incluso llego a domesticar a un lobo salvaje que se comía a las ovejas y atacaba a los humanos que vivían cerca al lugar donde se encontraba San Francisco.

El consideraba que todos los seres vivos incluidos los animales y toda la naturaleza eran seres especiales creados por Dios. Hablaba con los pájaros y les decía que debían alabar al Dios creador y dar las gracias por lo recibido.

Fue un ser muy especial que llego a este planeta tierra y que vivió en la miseria pudiendo vivir en la abundancia económica y en el poder, pero su interés no estaba en esto. Su misión era otra, estar consigo mismo, ayudar a los demás, conectarse y servir a la naturaleza.

Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

Luis Pozo Mesias
Economia universidad central del ecuad...
Escrito por Luis Pozo Mesias
el 03/10/2012

PATRONO DE LA ECOLOGIA

EL HERMANO DE LAS TODAS LA CRIATURAS DEL UNIVERSO

LOS MOTIVOS DEL LOBO

(RUBEN DARIO)

El varón que tiene corazón de lis,

Alma de querube, lengua celestial,

El mínimo y dulce Francisco de Asís,

Está con un rudo y torvo animal,

Bestia temerosa, de sangre y de robo,

Las fauces de furia, los ojos de mal:

El lobo de Gubbia, el terrible lobo,

Rabioso, ha asolado los alrededores;

Cruel ha deshecho todos los rebaños;

Devoró corderos, devoró pastores,

Y son incontables sus muertes y daños.


Fuertes cazadores armados de hierros

Fueron destrozados. Los duros colmillos

Dieron cuenta de los más bravos perros,

Como de cabritos y de corderillos.


Francisco salió:

Al lobo buscó

En su madriguera.

Cerca de la cueva encontró a la fiera

Enorme, que al verle se lanzó feroz

Contra él. Francisco, con su dulce voz,

Alzando la mano,

Al lobo furioso dijo:? ¡Paz, hermano

Lobo! El animal

Contempló al varón de tosco sayal;

Dejó su aire arisco,

Cerró las abiertas fauces agresivas,

Y dijo:? ¡Está bien, hermano Francisco!

¡Cómo!? Exclamó el santo?. ¿Es ley que tú vivas

De horror y de muerte?

¿La sangre que vierte

Tu hocico diabólico, el duelo y espanto

Que esparces, el llanto

De los campesinos, el grito, el dolor

De tanta criatura de Nuestro Señor,

No han de contener tu encono infernal?

¿Vienes del infierno?

¿Te ha infundido acaso su rencor eterno

Luzbel o Belial?

Y el gran lobo, humilde:? ¡Es duro el invierno,

Y es horrible el hambre! En el bosque helado

No hallé qué comer; y busqué el ganado,

Y en veces comí ganado y pastor.

¿La sangre? Yo vi más de un cazador

Sobre su caballo, llevando el azor

Al puño; o correr tras el jabalí,

El oso o el ciervo; y a más de uno vi

Mancharse de sangre, herir, torturar,

De las roncas trompas al sordo clamor,

A los animales de Nuestro Señor.

Y no era por hambre, que iban a cazar.

Francisco responde:? En el hombre existe

Mala levadura.

Cuando nace viene con pecado. Es triste.

Mas el alma simple de la bestia es pura.

Tú vas a tener

Desde hoy qué comer.

Dejarás en paz

Rebaños y gente en este país.

¡Que Dios melifique tu ser montaraz!

? Está bien, hermano Francisco de Asís.

? Ante el Señor, que todo ata y desata,

En fe de promesa tiéndeme la pata.

El lobo tendió la pata al hermano

De Asís, que a su vez le alargó la mano.

Fueron a la aldea. La gente veía

Y lo que miraba casi no creía.

Tras el religioso iba el lobo fiero,

Y, baja la testa, quieto le seguía

Como un can de casa, o como un cordero.


Francisco llamó la gente a la plaza

Y allí predicó.

Y dijo:? He aquí una amable caza.

El hermano lobo se viene conmigo;

Me juró no ser ya vuestro enemigo,

Y no repetir su ataque sangriento.

Vosotros, en cambio, daréis su alimento

A la pobre bestia de Dios.? ¡Así sea!,

Contestó la gente toda de la aldea.

Y luego, en señal

De contentamiento,

Movió testa y cola el buen animal,

Y entró con Francisco de Asís al convento.


*


Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo

En el santo asilo.

Sus bastas orejas los salmos oían

Y los claros ojos se le humedecían.

Aprendió mil gracias y hacía mil juegos

Cuando a la cocina iba con los legos.

Y cuando Francisco su oración hacía,

El lobo las pobres sandalias lamía.

Salía a la calle,

Iba por el monte, descendía al valle,

Entraba en las casas y le daban algo

De comer. Mirábanle como a un manso galgo.

Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo

Dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,

Desapareció, tornó a la montaña,

Y recomenzaron su aullido y su saña.

Otra vez sintióse el temor, la alarma,

Entre los vecinos y entre los pastores;

Colmaba el espanto los alrededores,

De nada servían el valor y el arma,

Pues la bestia fiera

No dio treguas a su furor jamás,

Como si tuviera

Fuegos de Moloch y de Satanás.


Cuando volvió al pueblo el divino santo,

Todos lo buscaron con quejas y llanto,

Y con mil querellas dieron testimonio

De lo que sufrían y perdían tanto

Por aquel infame lobo del demonio.


Francisco de Asís se puso severo.

Se fue a la montaña

A buscar al falso lobo carnicero.

Y junto a su cueva halló a la alimaña.

? En nombre del Padre del sacro universo,

Conjúrote? Dijo?, ¡Oh lobo perverso!,

A que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?

Contesta. Te escucho.

Como en sorda lucha, habló el animal,

La boca espumosa y el ojo fatal:

? Hermano Francisco, no te acerques mucho...

Yo estaba tranquilo allá en el convento;

Al pueblo salía,

Y si algo me daban estaba contento

Y manso comía.

Mas empecé a ver que en todas las casas

Estaban la Envidia, la Saña, la Ira,

Y en todos los rostros ardían las brasas

De odio, de lujuria, de infamia y mentira.

Hermanos a hermanos hacían la guerra,

Perdían los débiles, ganaban los malos,

Hembra y macho eran como perro y perra,

Y un buen día todos me dieron de palos.

Me vieron humilde, lamía las manos

Y los pies. Seguía tus sagradas leyes,

Todas las criaturas eran mis hermanos:

Los hermanos hombres, los hermanos bueyes,

Hermanas estrellas y hermanos gusanos.

Y así, me apalearon y me echaron fuera.

Y su risa fue como un agua hirviente,

Y entre mis entrañas revivió la fiera,

Y me sentí lobo malo de repente;

Mas siempre mejor que esa mala gente.

Y recomencé a luchar aquí,

A me defender y a me alimentar.

Como el oso hace, como el jabalí,

Que para vivir tienen que matar.

Déjame en el monte, déjame en el risco,

Déjame existir en mi libertad,

Vete a tu convento, hermano Francisco,

Sigue tu camino y tu santidad.


El santo de Asís no le dijo nada.

Le miró con una profunda mirada,

Y partió con lágrimas y con desconsuelos,

Y habló al Dios eterno con su corazón.

El viento del bosque llevó su oración,

Que era: Padre nuestro, que estás en los cielos...


Alejandra Canevari
Experto: docencia de educación primaria
Escrito por Alejandra Canevari
el 03/10/2012

1. El homenaje de un hombre simple (LM 1,1)

San Francisco nació en Asís el año 1182, de padres ricos y burgueses, comerciantes en telas, Pedro Bernardone y madonna Pica. En su juventud se crió en un ambiente de mundanidad y se dedicó, después de adquirir un cierto conocimiento de las letras, a los negocios lucrativos del comercio. Fue un joven alegre y aficionado a las fiestas, pero dentro de la corrección y la honestidad, y por más que se dedicara al lucro conviviendo entre avaros mercaderes, jamás puso su confianza en el dinero y en las riquezas. Dios había infundido en lo más íntimo del joven Francisco una cierta compasión generosa hacia los pobres, la cual, creciendo con él desde la infancia, llenó su corazón de tanta benignidad, que convertido ya en un oyente no sordo del Evangelio, se propuso dar limosna a todo el que se la pidiere, máxime si alegaba para ello el motivo del amor de Dios.

Además, la suavidad de su mansedumbre, unida a la elegancia de sus modales; su paciencia y afabilidad, fuera de serie; la largueza de su munificencia, superior a sus haberes -virtudes estas que mostraban claramente la buena índole de que estaba adornado el adolescente-, parecían ser como un preludio de bendiciones divinas que más adelante sobre él se derramarían a raudales.

De hecho, un hombre muy simple de Asís, inspirado, al parecer, por el mismo Dios, si alguna vez se encontraba con Francisco por la ciudad, se quitaba la capa y la extendía a sus pies, asegurando que éste era digno de toda reverencia, por cuanto en un futuro próximo realizaría grandes proezas y llegaría a ser honrado por todos los fieles.



Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 03/10/2012

Basílica de San Francisco de Asís


La Basílica Papal de San Francisco está situada en Asís , en la región italiana de Umbría , y es Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 . [ 1 ]

Lugar de la glorificación de San Francisco de Asís , se distinguen en ella dos partes fundamentales: la Basílica inferior, baja y oscura, y la Basílica superior, espaciosa y luminosa. Esta distribución se ha interpretado de manera simbólica : la primera representaría la vida de penitencia , mientras que la segunda simbolizaría la gloria . [ 2 ]

La basílica forma parte de todo un complejo monumental franciscano. Enfrente del atrio que precede el ingreso de la basílica inferior se encuentra el ex Oratorio de San Bernardino, construido para la Tercera orden de San Francisco por oficiales lombardos en torno a la mitad del siglo XV . Tras el portal, se entra en el Sacro Convento que, además de la comunidad de Frailes Menores Conventuales , encargados de la custodia de la basílica, actualmente aloja el Instituto Teológico de Asís (ITA), el Instituto de Ciencias Religiosas (ISSRA), un Centro de documentación y un importante fondo de documentos y libros especializados en temas franciscanos .

La basílica tiene gran importancia desde el punto de vista religioso, al ser sede de la Orden Franciscana y tratarse de una parada fundamental para muchos peregrinos durante su viaje a Roma , y desde el punto de vista artístico, al contar con obras como La vida de San Francisco en los frescos de Gio File:Assisi San Francesco BW 2.JPG


La construcción
Sacro Convento y Basílica de San Francisco.

Según la tradición, fue el propio Francisco quien indicó el lugar en el cual quería ser enterrado. Se trata de la colina inferior de la ciudad donde, habitualmente, eran enterrados los “sin ley” y los condenados por la justicia, quizás razón por la cual era llamada Collis inferni . Más adelante, el Papa Gregorio IX llamó a esta zona Collado del Paraíso . Este lugar, situado junto a la ciudad y a un bosque en su cara norte, y desde donde se divisa todo el valle de Espoleto, era ideal para la vida de los frailes.

En la época de la construcción, la fama del santo era ya universal. Para completar la basílica llegaron ofertas de gran parte del mundo. Todo el complejo arquitectónico fue completado en poco más de un siglo, para lo cual se llamó a maestros arquitectos, artesanos y pintores de entre los más grandes de aquellos años.

En marzo de 1228 Fray Elías , general del Orden Minorita y máximo responsable del proyecto, [ 3 ] recibió de Simone de Pucciarello, en nombre del Papa, un terreno al oeste de la ciudad. El 16 de julio de 1228 , sólo dos años después de su muerte, Francisco fue proclamado santo por Gregorio IX; el día siguiente, 17 de julio , el Papa y fray Elías pusieron las primeras piedras para la construcción de esta imponente basílica, que albergaría los restos mortales de Francisco y sería la sede del Orden que acababa de nacer.

La estructura que se quería dar era en un principio bastante simple, pero fue rápidamente modificada según líneas más majestuosas, inspirándose en parte en la arquitectura románica lombarda.

El complejo, formado por dos iglesias superpuestas e independientes de nave única con transepto saliente y ábside, se terminó en 1239 . Fue consagrado al culto en mayo de 1253 , año en el que también murió fray Elías, por el Papa Inocencio IV , quien ordenó que el conjunto se dignificara con trabajos de decoración. A finales del siglo XIII , la basílica inferior se enriqueció de capillas laterales, todas en estilo gótico.

Desde 1289 cuando Nicolás IV , primer Papa franciscano de la historia de la Iglesia , le concedió el estado de Iglesia papal, toda la basílica está sometida a la directa jurisdicción del pontífice. En 1754 el Papa Benedicto XIV le otorgó la categoría de Basílica Patriarcal y Capilla Papal. El 8 de agosto de 1969 Pablo VI determinó que la Basílica pasaría a estar regida por un Cardenal como Legado suyo. [ 4 ]

[ Editar ] Los restos mortales de San Francisco

El 25 de mayo de 1230 se habían transferido los restos mortales de Francisco desde la iglesia de San Jorge (futura iglesia de Santa Clara ) a la basílica construida en su honor. Enterrado bajo el altar mayor en un lugar inaccesible, durante siglos se perdió la memoria del punto exacto donde se encontraba su cuerpo. Tras el descubrimiento, con autorización de Pío VII , de la tumba del santo en diciembre de 1818 , se excavó la cripta, que fue realizada en estilo neoclásico bajo la dirección del arquitecto romano Pascual Belli . El estilo contrastaba demasiado con el resto de la basílica, por lo que entre 1925 y 1932 la cripta fue radicalmente modificada mediante un proyecto del arquitecto Hugo Tarchi según el estilo neorrománico .

[ Editar ] Daños provocados por el terremoto de 1997

El 26 de septiembre de 1997 , a las 02:33, un fuerte temblor de tierra afectó a las regiones italianas de Umbría y Las Marcas . Unas nueve horas más tarde, otro terremoto se repitió en la zona, provocando la muerte de dos frailes y dos técnicos que se hallaban supervisando los daños que el primero había provocado en la basílica superior. [ 5 ]

Ambos sismos causaron profundas grietas, con el derrumbe de la bóveda en dos puntos, e ingentes daños en el tímpano del transepto. Ciento treinta metros cuadrados de frescos medievales se redujeron a miles de fragmentos: el San Jerónimo, atribuido por algunos a Giotto joven, donde estaban representados los cuatro doctores de la iglesia; la figura de San Mateo , sobre la bóveda donde se representan los Cuatro Evangelistas de Cimabue ; y además, la bóveda estrellada, repintada en el siglo XIX . Desde el arco de la contrafachada y desde la nervadura, también derrumbados, cayeron a tierra ocho figuras de santos y otras decoraciones.

[ Editar ] Restauración
La bóveda de Cimabue tras el derrumbe.

El conjunto de tareas de restauración se denominó El taller de la Utopía (en italiano, Il cantiere dell’utopia ). [ 6 ]

Las primeras intervenciones tras el terremoto se dirigieron sobre todo a la puesta en seguridad del edificio y a la recuperación de los fragmentos esparcidos entre los escombros. Las muestras de solidaridad no se hicieron esperar; así, se recibió la ayuda de técnicos de la Superintendencia y restauradores del Instituto Central para la Restauración de Roma (ICR). También trabajaron muchos voluntarios de toda Italia, principalmente estudiantes de los Cursos de Conservación y de Historia del Arte de Viterbo y Roma , pero también historiadores del arte, fotógrafos, arquitectos, informáticos, físicos, químicos, biólogos y bomberos, entre otros. [ 7 ]

La basílica permaneció cerrada hasta el 29 de noviembre de 1999 , debido a trabajos de conservación y restauración. Dos de los ocho santos contiguos a la contrafachada, San Rufino y San Victorino, fueron repuestos en la bóveda. Se recogieron, en condiciones difícilísimas a causa de los continuos golpes de asentamiento, más de trescientos mil fragmentos procedentes del arco de los santos y de las cercanas bóvedas de San Jerónimo, estrellada y de San Mateo. Tras esta primera fase, siguió otra que consistió en un trabajo de selección y clasificación de los fragmentos con base en los matices, el color y la técnica de ejecución. Sucesivamente, se pasó al reconocimiento fotográfico, seguido de tentativas de localización, acorde a los puntos de fractura, de los posibles puntos de juntura. Resultó indispensable el auxilio de las fotografías en color realizadas antes del sismo y su impresión a tamaño natural, sobre las cuales se pudieron efectuar las pruebas de correspondencia de los fragmentos.

El 26 de septiembre de 2001 se recolocaron los ocho santos (Rufino, Victorino, Benito , Antonio de Padua , Francisco , Clara , Domingo y Pedro Mártir).

Un año después, el 26 de septiembre de 2002 se recolocó también la cúpula de San Jerónimo, tras trabajar quince expertos del ICR con unos 50. 000 pequeños fragmentos sobre una superficie de ochenta metros cuadrados. Esta parte de la reconstrucción fue subvencionada por el Gobierno italiano con 2,5 millones de euros, y por el Fondo Europeo con 250. 000 euros. Se recuperó el 70% del fresco original. [ 8 ]

El 5 de abril de 2006 se desarrolló la inauguración de las bóvedas de San Mateo y del cielo estrellado. Por desgracia, no se logró recuperar todo el material. Antes del derrumbe, las condiciones del fresco de San Mateo no eran buenas por la oxidación de esta obra de Cimabue. Sólo el 20% de los 120. 000 fragmentos en que se convirtió pudieron recolocarse. Ocupó a decenas de restauradores,

Origen
Portal de entrada a la basílica inferior.

El edificio original, terminado en 1230 , cuando fue trasladado el cuerpo del Santo y depositado en un sarcófago bajo el altar mayor, corresponde a las arcadas segunda, tercera y cuarta de la actual iglesia. Era probablemente un aula rectangular con la simplicidad propia del modelo franciscano. Iba a ser en principio una cripta sepulcral para el santo, pero debido a su gran tamaño siempre se le denominó como basílica inferior.

[ Editar ] Entrada
Rosetón de la Basílica.

Debido a la pendiente de la colina, la entrada fue trasladada al lado izquierdo de la nave. El ingreso tiene lugar a través de un elegante portal gótico de la segunda mitad del siglo XIII, sobrepasado por un rosetón definido por el historiador Adolfo Venturi como «el rosetón más bello del mundo» , [ 10 ] y precedido por un atrio renacentista obra del escultor Francisco di Bartolomeo da Pietrasanta . Está compuesto por un arco sustentado por dos columnas con ático decorado por un friso con dos festones. Los mosaicos y mayólicas coloreadas de la parte superior, del siglo XIII, se encuentran hoy casi desaparecidos por completo. El portal, concluido antes de 1271 , tiene dos puertas de madera realizadas por artistas de Umbría del siglo XVI .

[ Editar ] Interior
Altar mayor de la basílica inferior.

El interior de la basílica inferior tiene planta con forma de Tau , símbolo franciscano. A finales del siglo XIII se modificó la estructura románica inicial, una única nave con cuatro arcadas, y se añadieron capillas a lo largo de las paredes laterales y del atrio de entrada. La introducción de las capillas obligó al cierre de las ventanas a lo largo de la nave, creando una sugestiva penumbra que induce al recogimiento, e implicó también que se perdieran algunos fragmentos del ciclo pictórico original que representa las Historias de la Pasión de Cristo .

Se entra por el brazo transversal, decorado con pinturas de Cesare Sermei , Giacomo Giorgetti y Girolamo Martelli , artistas de Umbría del siglo XVII , y que también trabajaron en la bóveda del presbiterio. Esta parte de la basílica inferior está hoy destinada al culto eucarístico y a las celebraciones ordinarias de la Misa . Recorriendo la nave se llega al presbiterio que tiene en el centro el solemne altar papal de estilo gótico, situado justo en correspondencia con la tumba de Francisco.

Cimabue: Virgen en majestad con Niño, cuatro ángeles y San Francisco .

La decoración fue encomendada a grandes firmas de la pintura italiana: Cimabue, Giotto y su taller, Simone Martini y el senés Pietro Lorenzetti , que la llevará a término en la segunda década del siglo XIV con escenas de la Pasión de Cristo . En lo alto, al centro del presbiterio, en el cruce entre la nave y el transepto, están representadas la Apoteosis de San Francisco de Asís y la Alegoría de los tres votos: obediencia, pobreza y castidad (1315-1320), obra de un pintor muy cercano a Giotto llamado Maestro delle Vele . Las paredes del presbiterio están recubiertas por una rica decoración pictórica, ciclo que se inicia con las Historias de la infancia y de la pasión de Cristo para acabar con la Glorificación del Santo , ambas obras de Giotto. Tienen particular interés, en la pared izquierda la Crucifixión , atribuida directamente a Giotto, y en la derecha, el fresco de Cimabue Virgen en majestad con Niño, cuatro ángeles y San Francisco .

Los escaños de madera del coro son obra de artistas del área umbro-toscana y están datados en el año 1471 .

A la izquierda de la tercera arcada se encuentra la Tribuna de San Estanislao, proclamado santo en Asís en 1253 por el Papa Inocencio IV

Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 03/10/2012
La vida de San Francisco en los frescos de Giotto
20: Muerte y funerales de Francisco.

La parte inferior de la nave de la basílica superior está ocupada por el ciclo de frescos sobre la Vida de San Francisco . Se trata de veintiocho escenas sacadas de la Leyenda Mayor de San Buenaventura que, a finales del siglo XIII, constituía la biografía oficial del santo. [ 12 ]

Giorgio Vasari cita que los frescos fueron terminados por Giotto , llamado a Asís tras el año 1296 por Juan de Murlo, general del Orden. La paternidad a Giotto de todo el ciclo es puesta en duda por muchos estudiosos. Está comprobado que la ejecución del primer fresco y de los últimos tres se atribuyen a un alumno, el llamado Maestro de Santa Cecilia . Otros estudiosos sostienen que Giotto intervino en la mayor parte de las escenas y justifican las variaciones estilísticas con la maduración formal del propio autor unida a la ayuda de numerosos alumnos de su taller. En cambio, es unánime la atribución a una sola mente de la estructura general y de los dibujos preparatorios.

Las historias, cada una con su título abajo, están ambientadas en el mundo medieval de finales del siglo XIII. Los personajes se mueven dentro de espléndidos paisajes ciudadanos y rurales con un formidable sentido realista. Los episodios, además, encerrados en el interior de un falso pórtico, transmiten el efecto ilusionista de un espacio que sobrepasa las paredes de la iglesia. Las historias del “Poverello” no inician desde el nacimiento, sino desde la juventud; la secuencia narrativa avanza desde la primera escena de la nave derecha y termina con la vigesimoctava de la nave izquierda. Según los estudios más recientes, el ciclo de Asís parece estar subdividido en tres grupos distintos: el primero y el último, de siete cuadros cada uno; el intermedio, de siete parejas, catorce en total. Los primeros siete episodios representan desde la conversión de San Francisco hasta la aprobación de la regla. El grupo central, considerado evidentemente el principal, muestra todo el desarrollo del Orden hasta la muerte de San Francisco. Los últimos siete son las exequias y la canonización del santo, incluidos los milagros post mortem necesarios para ésta. En el primer grupo San Francisco está sin el Orden, en el segundo está junto a él, y en el tercero es el Orden el que continúa su obra.

La secuencia narrativa de la Vida de San Francisco [ 13 ] [ocultar]
7: El Papa aprueba la Regla.
10: Expulsión de los demonios de Arezzo.
23: El dolor de Clara y de las hermanas de San Damián.
  1. Un hombre simple extiende su capa a los pies de Francisco [ 14 ] (Leyenda Mayor, I,1 [ 15 ] )
  2. Francisco regala su capa a un caballero pobre (Leyenda Mayor, I,2). El color blanco del caballo y de las columnas se ha convertido en negro por efecto de la oxidación del color debida a la humedad.
  3. El sueño de las armas (Leyenda Mayor, I,3)
  4. Francisco escucha al crucifijo de San Damián (Leyenda Mayor, II,1)
  5. Francisco renuncia a la herencia paterna (Leyenda Mayor, II,1). Las personas están divididas en dos grupos bien definidos, representando el pasado y el futuro de Francisco. El joven está retratado con las manos alzadas hacia la mano de Dios, que aparece en lo alto.
  6. El sueño del papa Inocencio III en Letrán (Leyenda Mayor, III,10). Durante un sueño, el Papa vio al humilde Francisco dirigiendo la Basílica de San Juan de Letrán.
  7. El Papa aprueba la Regla (Leyenda Mayor, III,10)
  8. Francisco, como un nuevo Elías, aparece sobre un carro de fuego (Leyenda Mayor, IV,4)
  9. Un ángel muestra a fray Pacífico el trono preparado para san Francisco (Leyenda Mayor, VI,6)
  10. Expulsión de los demonios de Arezzo (Leyenda Mayor, VI,9)
  11. Francisco ante el Sultán de Egipto (Leyenda Mayor, IX,8). Francisco se expone a la prueba de fuego; delante de él los preciosos regalos entregados por el sultán Melek el Kamel que, sin embargo, el fraile rechaza.
  12. Éxtasis de Francisco (Leyenda Mayor, X,4)
  13. La noche de Navidad en Greccio (Leyenda Mayor, X,7). Aunque las fuentes indican que el hecho sucedió en Greccio, la ambientación recuerda la basílica inferior de Asís.
  14. El milagro de la fuente (Leyenda Mayor, VII,12)
  15. El sermón a las aves (Leyenda Mayor, XII,3)
  16. Francisco predice la muerte del caballero de Celano (Leyenda Mayor, XI,4)
  17. Francisco predica delante del papa Honorio III (Leyenda Mayor, XII,7)
  18. Aparición de Francisco durante el Capítulo de Arlés (Leyenda Mayor, IV,10)
  19. Francisco recibe los estigmas (Leyenda Mayor, XIII,3)
  20. Muerte y funerales de Francisco (Leyenda Mayor, XIV,6)
  21. Visión del hermano Agustín y del Obispo de Asís. (Leyenda Mayor, XIV,6)
  22. El caballero Jerónimo verifica los estigmas (Leyenda Mayor, XV,4)
  23. El dolor de Clara y de las hermanas de San Damián (Leyenda Mayor, XV,5)
  24. La canonización de san Francisco (Leyenda Mayor, XV,7; julio de 1228, bula papal “Mira circa nos”)
  25. Francisco se aparece al papa Gregorio IX (Leyenda Mayor, Mir. II,1)
  26. Curación de un hombre llamado Juan (Leyenda Mayor, Mir. I,5)
  27. La mujer que resucita para confesarse (Leyenda Mayor, Mir. II,1)
  28. Pedro de Alife recobra la libertad (Leyenda Mayor, Mir. V,4)

Existe un diablo oculto en la imagen, se oculta : entre las nubes azules de la parte derecha, debajo del ala del ángel que esta al lado derecho de San Francisco de Asís, incluso, dicho angel lo está mirando

Gladys Rodriguez
Bachiller,administracióny gestión,inst...
Escrito por Gladys Rodriguez
el 03/10/2012


Amor de Francisco por todas las criaturas Francisco nada tenía, pero en Dios creía tenerlo todo. Por su origen común llamaba "hermanas" a todas las criaturas, incluso las más pequeñas, pero se inclinaba más por aquellas que mejor reflejaban los destellos de Dios o la compasiva mansedumbre de Cristo, o alguna característica de la Orden, y aparecían como tales en las Escrituras. Y, por un misterioso influjo, ellas se plegaban a sus deseos y respondían con afecto a su amor por ellas. Era como si ya hubiese recuperado el estado de inocencia original.

En casi todas las criaturas encontraba algún motivo de profunda alegría. Además del sol y el fuego, amaba el agua, símbolo de penitencia y contrición, que lava la culpa en el baño bautismo; por eso se lavaba las manos donde el agua caída no pudiera ser pisada. Caminaba sobre las piedras con temor y respeto, en recuerdo de Cristo, la "piedra angular". También amaba a los gusanos, pues había leído que se dice del Salvador: "Soy un gusano, no un hombre"; y los apartaba del camino, para que nadie los pisara. A las abejas, en invierno, les hacía servir vino o miel, para que no murieran de frío. Las hormigas le gustaban menos, por su afán de acumular; prefería a los pájaros, que no guardan para el día siguiente, pero reconocía que ellas nos enseñan a no estar ociosos. Si un hermano iba a cortar leña al bosque, le recomendaba no cortar todo el árbol, para que siguiera viviendo.

A los frailes hortelanos de la Porciúncula les pedía dejar inculto parte del terreno, para que brotaran hierbas silvestres y las hermanas flores; y pidió que tuvieran junto al huerto un hermoso jardín de plantas aromáticas, para que invitaran a quienes las vieran a alabar al Señor. La hermosura de las flores y el olor de sus perfumes le hacía volar la mente a Cristo, la "flor radiante" brotada de la raíz de Jesé para vivificar con su fragancia a miles de muertos. Predicaba a los prados floridos como si tuvieran uso de razón, y a las piedras, los bosques, las mieses y las viñas, al agua de las fuentes y a los huertos frondosos, a la belleza de los campos, a la tierra, al aire, al fuego, al viento, invitando a todos, con ingenua pureza, al amor de Dios y a ser fieles al Creador, como quien ha ha alcanzado la libertad de los hijos de Dios; y a veces se le iba el día en ello. Francisco fue declarado por Pablo VI

Patrón de los ecologistas , pero no fue un ecologista en el sentido moderno. En su tiempo, el medio ambiente no estaba en peligro, como hoy, pero sí la fe en Dios Creador. Mientras la herejía cátara de su tiempo, infiltrada de maniqueísmo dualista, predicaba que todas las cosas creadas son obra del demonio, el Santo de Asís, fiel a la fe católica y a la revelación de la Escritura, proclamaba públicamente que todas las cosas son obra de Dios, que todas son buenas y que, en cierto modo, llevan de él "significación". Tanto es así, que el mismo Hijo de Dios no tuvo reparos en asumir nuestra carne mortal, naciendo de María.


Hermano, sobre todo, de la humanidad Si Francisco se sentía hermano de las criaturas, mucho más se sentía de aquellos que son imagen y semejanza del Creador y han sido redimidos por su Hijo. Y no se sentía amigo de Cristo si no se comprometía en favor de los hombres y mujeres salvados por él. Ponía la salvación de las almas por encima de todo, pues el Hijo de Dios dio su vida por todos en la cruz. Y todo su esfuerzo en la oración, sus correrías apostólicas y su interés por el buen ejemplo no tenía otra finalidad que esta.

Dichosos los que perdonan por amor de Dios (Primavera-verano, 1225). Mientras Francisco yacía grave en San Damián, sucedió que el obispo Guido II excomulgó al Podestá de Asís y éste, mediante público pregón, prohibió comprar, vencer o hacer tratos con el prelado, lo que contribuyó a aumentar el rencor mutuo." ¡Qué vergüenza para nosotros -exclamó el santo al saberlo-, que nadie se preocupe por restablecer la paz y la concordia entre ambos! " Entonces se le ocurrió añadir una nueva estrofa al Cántico recién compuesto, convocó al pueblo, al podestá y al obispo a ir el obispado, y encargó a dos hermanos que les cantaran el Cántico, para que el Señor les ablandara los corazones.


Cuando el podestá oyó cantar: "Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor, y soportan enfermedad y tribulación... ", rompió a llorar y públicamente perdonó y pidió perdón al obispo, "a quien debería reconocer como a mi señor", y se arrojó a sus pies, prometiendo reparar el daño y las ofensas. El obispo, a su vez, reconoció su mal carácter y su falta de humildad, mientras ambos se fundían en un abrazo. Aquella reconciliación les pareció a todos un verdadero milagro.

Las causas de la discordia no eran puramente personales. El Podestá, en rebeldía contra el Papa, había reanudado la alianza con los nobles perusinos y ya empezaba a tomar medidas para un conflicto armado que se veía venir. Por eso recayó sobre él la excomunión del obispo. La intervención de Francisco, por tanto, evitó una nueva guerra contra la ciudad vecina. Este es sólo un botón de muestra de la labor pacificadora que Francisco y sus hermanos realizaron en aquella Italia revuelta y enfrentada en dos facciones, la de los güelfos contra


Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 04/10/2012

El legado Ecologista de San Francisco La ecología, tan tristemente célebre en nuestros días, tuvo a su primer y más fiel defensor en San Francisco de Asís. Precursor de la ecología, nos enseñó cuán importante es el respeto a la vida que ha venido de Dios mismo. “Si tienes hombres que excluirían a cualquiera de las criaturas de Dios del refugio de la compasión y la piedad, tendrás hombres quienes se comportarán de la misma forma con sus compañaros. ” San Francisco de Asís HÉROE DE LA FÉ:

Es comúnmente sabido que San Francisco de Asís era amante tanto de la creación como de su Creador, su rol como iniciador del medioambientalismo es sorprendentemente ignorado en el epítome biográfico de su vida, la cual se centra principalmente en su viaje profundo de fé.

Decretado como el santo patrón del medioambiente/ ecología y de los animales, los últimos años de la vida de San Francisco de Asís no sólo fueron un intachable modelo de devoción religiosa, sino un ejemplar dechado de una harmoniosa existencia en la Tierra. Él era amigo del hombre y de la bestia, admirador del sol y la naturaleza y un pacifista en todo el sentido de la palabra.

Él estaba profundamente comprometido con el bienestar del medioambiente y de toda la creación, a manera de un iniciante pionero nunca antes visto.

Recomendaba encarecidamente a la humanidad mostrar respeto, humildad y amor hacia los demás miembros seres vivos del planeta y sus alrededores, y de igual manera, él esperaba lo mismo de la Creación.

San Francisco de Asís nació con el nombre de Giovanni di Bernardone, llamado así por su madre en consideración de Juan El Bautista el 4 de octubre de 1181 en Umbría, Italia.

San Francisco de Asís murió en 4 de octubre de 1226 a la edad de 44 años y fue canonizado (convertido en santo) el 16 de julio de 1228 por el Papa Gregorio IX. “Empiecen por hacer lo que sea necesario; luego hagan lo que sea posible; y repentinamente estarás haciendo lo imposible. ” San Francisco de Asís.

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 04/10/2012

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 04/10/2012
CATÓLICOS COMPROMETIDOS CON LA NATURALEZA


Si estudiamos las aportaciones de significados científicos al quehacer investigativo sobre nuestra biodiversidad, nos encontraremos con un dato singular que se debe apreciar, especialmente por su significación comprometida, no muy suficientemente valorada: Me refiero a algunos sacerdotes de la Iglesia Católica que han sabido testimoniar un amor por la naturaleza en línea con sus creencias, ejemplarizando con su actividad en este mundo…

En el siglo XVII un famoso Padre Jesuita francés, Charles Plumier, primer conocedor científico de nuestra flora.

En el XVIII le sigue otro Jesuita francés: Luis Feulliée muy dedicado al estudio del oeste de La Hispaniola y en el siglo XX otro sacerdote muy familiar para nosotros y muy estimado por mi persona por ser paisano de mi tierra aragonesa: Padre Miguel Fuertes, asentado en Barahona que también trabajo por Paraíso, al que entre otras cosas debemos el descubrimiento de la piedra larimar.

Más contemporáneo, estoy pensando en el Padre Jesuita y biólogo mejicano contemporáneo Julio Cicero Mac-Kinney, que ha sido encargado de los laboratorios de biología del Instituto Politécnico de San Cristóbal, Profesor de zoología de la UASD, asesor científico del Jardín Botanico Nocional, etc. A él se deben publicaciones muy interesantes como el estudio sobre el Duende Blanco introducido en Barahona, y Flórula de la isla Beata y Alto Velo por citar especímenes que nos son muy próximos.

Si conseguimos que se ejecute nuestra iniciativa de AULA DE NATURALEZA, el Padre Fuertes, es un ejemplo de español comprometido en el amor por esta tierra, que sin duda va a merecer dedicar con su nombre este proyecto.

No han sido los únicos, ejemplos similares los hay por doquier, aun que a algunos parece que no les gusta reconocerlo. Francisco de Asís en su Coro de alabanza al Creador fue además de un amante ejemplar de la naturaleza, el primer poeta que uso el idioma escrito en italiano lo que mereció la consideración por Dante como una de las más grandes obras de la literatura italiana.

Fue proclamado como nuestro patrón por Juan Pablo II el día 29 de noviembre de 1979: con las siguientes palabras: “Entre los santos y los hombres ilustres que han tenido un singular culto por la naturaleza, como magnífico don hecho por Dios a la humanidad, se incluye justamente a San Francisco de Asís¨ .

No conocemos un Santo que se haya hecho tan popular entre católicos, protestantes e incluso no cristianos.

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 04/10/2012

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 04/10/2012

El legado Ecologista de San Francisco La ecología, tan célebre en nuestros días, tuvo a su primer y más fiel defensor en San Francisco de Asís. Precursor de esa rama de la ciencia, nos enseñó cuán importante es el respeto a la vida que ha venido de Dios mismo. “Si tienes hombres que excluirían a cualquiera de las criaturas de Dios del refugio de la compasión y la piedad, tendrás hombres quienes se comportarán de la misma forma con sus compañaros. ” San Francisco de Asís HÉROE DE LA FÉ:

Es comúnmente sabido que San Francisco de Asís era amante tanto de la creación como de su Creador, su rol como iniciador del medioambientalismo es sorprendentemente ignorado en el epítome biográfico de su vida, la cual se centra principalmente en su viaje profundo de fé.

Photobucket

Decretado como el santo patrón del medioambiente/ ecología y de los animales, los últimos años de la vida de San Francisco de Asís no sólo fueron un intachable modelo de devoción religiosa, sino un ejemplar dechado de una harmoniosa existencia en la Tierra. Él era amigo del hombre y de la bestia, admirador del sol y la naturaleza y un pacifista en todo el sentido de la palabra.

Él estaba profundamente comprometido con el bienestar del medioambiente y de toda la creación, a manera de un iniciante pionero nunca antes visto.

Recomendaba encarecidamente a la humanidad mostrar respeto, humildad y amor hacia los demás miembros seres vivos del planeta y sus alrededores, y de igual manera, él esperaba lo mismo de la Creación.

San Francisco de Asís nació con el nombre de Giovanni di Bernardone, llamado así por su madre en consideración de Juan El Bautista el 4 de octubre de 1181 en Umbría, Italia.

San Francisco de Asís murió en 4 de octubre de 1226 a la edad de 44 años y fue canonizado (convertido en santo) el 16 de julio de 1228 por el Papa Gregorio IX. “Empiecen por hacer lo que sea necesario; luego hagan lo que sea posible; y repentinamente estarás haciendo lo imposible. ” San Francisco de Asís.

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 04/10/2012

Yolma Lopez
cuarto año de derecho procesal univer...
Escrito por Yolma Lopez
el 04/10/2012

Muchas gracias


Se dice que Francisco de Asís aprendió a contemplar a los seres vivos y las cosas de una forma ingenua y sencilla. Discrepo de este punto de vista. Considero, por el contrario, que la visión de Francisco era tan amplia y abarcativa que su sentido de fraternidad iba más allá de los límites que los propios hombres hemos construido para definir lo humano. Pienso que la mirada de Francisco tiene una dosis de visión encantada del mundo y otra de profundo carácter emocional que reconoce en todos los seres la capacidad de amar, de sentirse partes de un todo, de un sistema armónico. Es posible que la Iglesia haya sido complaciente con su doctrina, precisamente por entenderla ingenua. Quizá no la hubiese tolerado de juzgarla intelectual, metafísica o hipermoral.


En los Andes y, particularmente, en los territorios del antiguo Tawantinsuyo, los seguidores de Francisco de Asís, realizaron a partir del siglo XVI una labor evangelizadora importante, quedando al parecer mucho por explicar acerca del extraordinario manejo simbólico e iconográfico al que apelaron para enculturar su prédica.

Considero que si hay que reconocer en Francisco su aporte a la construcción del concepto de fraternidad cósmica, tal crédito hay que reclamarlo también para el pensamiento de los andinos prehispánicos, en tanto y en cuanto éstos tuvieron entre sus líneas maestras de pensamiento: que el ser es colectivo, que existe un compromiso de reciprocidad entre el hombre y el cosmos y que hay una finalidad en la existencia como parte de un todo. Los principios de correspondencia y complementariedad de la racionalidad andina, según los cuales el ser humano no es una excepción dentro del orden intrínseco del universo (Alvizuri 2004: 49; Estermann 1998: 145-6), sintonizan a mi ver, de una manera íntima, con el convencimiento de que el hombre debe mostrar respeto por las criaturas vivientes y, en general, por toda la creación, ya que Dios está en todo el universo que es su obra.

Francisco de Asís cantó al hermano Sol, a los hermanos Luna, Viento, Agua, Fuego y a la madre o hermana Tierra y, como sabemos, para los andinos era cuestión de principio que los seres del universo estamos unidos por relaciones parentales Estela. Un hermoso debate Alejandra.