En este grupo En todos

Grupo de Lugares, cocina y tradiciones



Noticias + Novedades + Curiosidades

Maria Natal
Licenciatura em política social univer...
Escrito por Maria Natal Guerreiro
el 05/11/2012

Puedes postear sobre el tema del debate


- Noticias


- Novedades


- Curiosidades

Maria Natal Guerreiro
Licenciatura em política social univer...
Escrito por Maria Natal Guerreiro
el 05/11/2012


.
Los Mitos del Lago Titicaca

2 de octubre de 2012 Publicado por Malena








Hay dos apariciones en los mitos de los incas y preincas: una surgiendo de la Roca de los Orígenes (sagrada) durante la creación, y otra emergiendo de las aguas del lago en los tiempos del Purun Pacha (que significa el silencio después de la tempestad).

El dios Viracocha tiene un infinito poder y quienes tocan esta roca sagrada obtienen reciben grandes beneficios.

Otra leyenda explica la sacralidad y el poder mágico del lago. Antiguamente existió una gran ciudad, muy avanzada, fértil y de gran riqueza, igual a un paraíso. Sus habitantes solamente tenían prohibido subir a la cima de la cordillera donde se encontraba el fuego sagrado. Apus, el dios de las montañas había impuesto esa prohibición, satisfecho por la prosperidad reinante. Sin embargo el diablo, incómodo por el bienestar de la gente y deseoso de hacer el mal, intentó por todos los medios de convencer a los lugareños para que treparan las ricas laderas e intentaran alcanzar la cumbre sagrada.

Apus, el dios de las montañas, al ver que los pobladores se atrevieron a desobedecer su voluntad divina, decidió castigarlos, liberando a una gran cantidad de pumas para que los devorara.

Cuando Viracocha vio diezmada a la población, derramó lágrimas durante cuarenta días y cuarenta noches, provocando la destrucción de los canales de riego y el desborde de los ríos, hasta que las aguas inundaron la ciudad entera; y así fue como se formó el lago.

Quienes sobrevivieron a esto fueron los curanderos milenarios que dedicaban sus vidas a la búsqueda de plantas medicinales.

Pero también sobrevivieron otros que se salvaron del diluvio, los hijos del dios Viracocha surgidos de las espumas del lago, semidioses y fundadores de la civilización Inca.

Los habitantes de esa zona consideran al lago una deidad, con el poder de regular la naturaleza.

Existen muchos mitos sobre la existencia de posibles ciudades alrededor del lago y existe evidencia de construcciones debajo de las aguas, que algunos expertos creen que son los restos de un templo lacustre que representaba hace miles de años, lugar de encuentro de una peregrinación religiosa de importancia.

Pero para otros investigadores, estas tierras bajo el agua son la continuación de los muros del Templo del Sol; y para los chamanes, en el fondo del lago está el origen del universo aymara.

Una investigación argentina revela haber encontrado muros y recintos abiertos hacia el centro del lago y un camino de piedras parecido a los caminos del Inca que existen en distintos lugares de Perú.

También están los que creen que se trata de una ciudad perdida y que sus laberintos conectaban Cuzco con Machu Picchu.

Las exploraciones de Jean Cousteau hallaron vestigios de construcciones y otros utensilios de oro y cerámica pertenecientes a épocas muy arcaicas, lo que fortalece la hipótesis de que se trata de una ciudad perdida.



Fuente: “LNR”; Viajes, “Las aguas mágicas”; Federico Abuaf.


Fuente: https://filosofia.laguia2000.com/mitologia/los-mitos-del-lago-titicaca

Maria Natal Guerreiro
Licenciatura em política social univer...
Escrito por Maria Natal Guerreiro
el 29/04/2014

.

Los hunos: el origen de una leyenda

María del Mar Solís Fresco

“Todos tienen cuerpo corto, miembros robustos y cabeza gruesa, dando a su conformación algo de sobrenatural su prodigioso desarrollo en anchura. Antes parecen animales bípedos que seres humanos, o esas extrañas figuras que el capricho del arte coloca en relieve sobre las cornisas de algún puente”.

Res Gestae, Amiano Marcelino (siglo IV n.e.).

Sólo mencionar a los hunos, nos trae a la mente la imagen de hordas de salvajes , sucios, vestidos con pieles y montados a caballo, devastando todo cuanto hay a su paso. Parte de esta imagen nos ha llegado de la mano de los autores antiguos , que los describieron como feroces y de aspecto temible, enviados por el Dios cristiano como castigo por los pecados.

La problemática sobre el origen de los hunos parece todavía lejos de resolverse . Apenas mencionados en los anales, los autores antiguos lo sitúan más allá de la Palus Meótida (actual Mar de Azov, entre Rusia y Ucrania) y hasta hace recientemente poco se les consideraban descendientes de los xiongnu [1] . Sin embargo, las pruebas arqueológicas y los estudios antropológicos muestran que los hunos eran una etnia mixta de elementos europoides-mongoles.

Su paso por la historia occidental fue efímero, menos de 90 años, pero nefasto para muchos de los pueblos con los que entraron en contacto . Su entrada en Europa se produjo hacia la segunda mitad del siglo IV n.e. , empujando hacia occidente a los pueblos germanos, en un periodo en el que el Imperio Romano de Occidente se encontraba en una situación inestable. Con un ataque constante al Imperio Romano Oriental, entablaron durante cierto tiempo buenas relaciones con el Imperio Romano de Occidente; amistad que se rompió con Atila en el siglo V y que produjo continuos saqueos hasta su muerte en el 453.

Probablemente, debido al momento histórico en que los hunos llegaron a occidente, éstos sufrieron una “demonización” sin igual en la historia . En una época en la que la controversia religiosa era uno de los aspectos más importantes del desarrollo cultural, hay autores que teorizaron sobre la ida a Jerusalén del pueblo huno para hacerse con las reliquias cristianas. Asimismo, hubo quienes especularon sobre la relación entre el pueblo bíblico Magog [2] y los hunos, adaptándose al relato bíblico, dado su llegada desde el oeste y sus características físicas especiales, en las que se hace hincapié su fealdad.

Descritos con cuerpo corto, cabeza gruesa, miembros robustos, ojos no visibles y nariz plana, se asemejan a las características mongoloides actuales, aunque en época de Atila probablemente predominara el mestizaje. Debido a su feroz aspecto —aumentado por la práctica de surcar las mejillas con hierro para hacer desaparecer el bello, además de la deformidad a propósito de sus cráneos— los autores antiguos hablan del temor del ejército romano al verlos, incrementado por su forma de luchar en batalla . Los rápidos movimientos de los hunos confundían a las tropas romanas. Atacaban desde lejos con flechas, montados a caballo, sin aviso y a gran velocidad. Hoy en día hay investigadores que defienden el consumo de un alucinógeno extraído de la Amanita muscaria , el cual les hacía incrementar la agresividad y la seguridad en sí mismos.

Ya no solo por su físico sino por sus extrañas costumbres serán identificados como bestias. Según los historiadores antiguos, los hunos comían carne cruda -la cual era puesta muchas veces entre los muslos- y raíces silvestres. Ello se debe a que los primeros hunos que entraron en contacto con los romanos fueron exploradores que vivían de la recolección de frutos silvestres, como otros pueblos nómadas, y llevaban consigo su comida. La gran cantidad de calderos de bronce hallados en yacimientos, desmienten en gran parte la teoría de la ingesta de carne cruda, y parece ser que la usaban muchas veces como prevención de heridas al colocarlas en la silla de montar y en la espalda del caballo.

En cuanto a sus vestimentas, describen una indumentaria realizada con lino y pieles de marmota, de las que no se despojaban jamás, gorros redondos y unas botas blandas que entorpecían el andar; hecho que explica el modo de lucha huna siempre a caballo. Aunque en las descripciones contemporáneas no se mencionan la lana y el fieltro —lana compacta, cálida y menos permeable, haciéndola resistente al fuego—, la arqueología ha revelado que eran los materiales utilizados tanto en sus vestimentas como en las construcciones de sus yurts (hábitats circular con techos de cúpula). La suciedad de sus tiendas, que tanto mencionan las obras contemporáneas, se explicaba por el uso prolongado del fieltro en diferentes climas y por encender fuego dentro de sus hogares. Asimismo, al emplear el fieltro en sus calzados, explicaría el por qué se describían sus botas como informes y blandas.

Otro característica que no dejaron indiferentes a los historiadores, fue el hecho de que los hunos siempre iban a caballo, incluso para dormir o para realizar los quehaceres cotidianos. Parece ser que recién llegados a Occidente, los hunos no habían adoptado todavía el caballo romano, sino que seguían usando el caballo de las estepas, descritos por los historiadores como feos pero duros. Gradualmente tuvieron que reemplazarlos por los equi romanos —algo más grande y con más aguante para los trabajos duros— como consecuencia de las continuas luchas en la que perecieron muchos de estos ejemplares. El hecho de que fueran a caballo para todo, incluso en las transacciones comerciales con los romanos, puede deberse a la necesidad de una postura defensiva. Además, siendo poco numerosos y de menor estatura que los occidentales, podían aparentar cierta superioridad montados a caballo.

La descripción general que nos ha llegado sobre los hunos es la de un pueblo sin ley ni hogar fijo, que vagaban de un lugar a otro como fugitivos. Además, eran proclives a romper cualquier pacto, y se comportaban como bestias que no diferencia el bien del mal; descripción aplicada, con sus variantes, a otros pueblos por el Imperio Romano. Así, para los romanos, los partos sólo mantenían sus promesas cuando les convenían; los moros no eran partidarios de los juramentos y no tenían respeto a los hombres ni miedo a Dios; o los ávaros fueron considerados como los nómadas de menos fe. En general, la historiografía grecorromana trató a todos estos pueblos con los mismos calificativos : eran nómadas —no tenían ciudades—, comían carne cruda —no sabían cocinar—, y su indumentaria era de pieles porque no conocían el algodón.

Esta visión de pueblos malvados y crueles se sigue observando en películas y series televisivas . Un buen referente lo encontramos en la tribu dothraki de Juego de Tronos que, inspirados en las tribus mongólicas del siglo XIII, se les representan como un pueblo bárbaro, sin escrúpulos y nómada, que combaten contra otros pueblos para poder subsistir y donde montar a caballo es una honra. Otro ejemplo lo encontramos en el personaje de Shan-Yu en Mulan (1998). Basado en Atila, se muestra a un hombre despiadado que sólo tiene como único objetivo demostrar a toda China que son imparables.

La historia antigua ha mostrado tanta repulsión y desprecio contra un pueblo que, —con el objetivo de encontrar nuevas tierras, entraron en contacto con los romanos, más ricos que ellos y con un sistema menos frágil que el suyo, e intentaron mejorar su existencia por todos los medios a su disposición— probablemente muchos de los historiadores contemporáneos no conocieron. Ya fuese por su aspecto, belicosidad, sus extrañas costumbres o por los rumores de su crueldad, esta es la descripción de los hunos que ha llegado hasta nuestros días , pasando a la historia como un pueblo despreciable y temible.

Para acabar con esta visión, sería necesario realizar un nuevo enfoque , usando métodos antropológicos desarrollados en el último siglo, para encontrar respuestas a las cuestiones menos documentadas: el por qué de su “extraña” vida, sus motivaciones, su cultura… La suya era una vida extraña para todos los occidentales, incluyendo al resto de los pueblos bárbaros [3] , aunque quizás no tanto para otros pueblos nómadas.



[1] Pueblo de origen controvertido, controlaban la zona de la estepa mongólica y estuvieron en continua guerra con la China de los Han (206 a.n.e. Hasta el 220 n.e.).

[2] Pueblo de monstruos encerrados entre los montes del Cáucaso por Alejandro Magno (siglo IV a.n.e.).

[3] La palabra griega “bárbaro” significaba “extranjero”, pero irá modificándose con el paso del tiempo y adquiriendo connotaciones negativas: hombre del desorden, violento y salvaje.

Bibliografía

BOCK, S. Los hunos: tradición e historia. Antigüedad y cristianismo. Monografías históricas sobre la Antigüedad Tardía . IX . Universidad de Murcia. Compobell SL. Murcia. 1988.

LADERO QUESADA, M.A. Historia Universal: Edad Media. Vicens-Vives. Madrid. 1995.

Fuente:

https://tianxiatodobajoelcielo.blogspot.com. Es/2014/04/los-hunos-el-origen-de-una-leyenda. Html#more



Fuente: Amigos y romances (Grupo Google)


.

Maria Natal Guerreiro
Licenciatura em política social univer...
Escrito por Maria Natal Guerreiro
el 16/10/2014

.

PPS - PERU / Chan Chan the pre- columbian city nearby Trujillo

CHAN CHAN, Trujillo, Perú


Chan Chan (del quingnam Chan-Chan, "Sol resplandeciente") es una ciudad precolombina de adobe, construida en la costa norte del Perú por los chimúes. Es la ciudad construida en adobe más grande de América Latina[1] y la segunda en el mundo. Se ubica al noroeste del área metropolitana de Trujillo entre los distritos de Trujillo y Huanchaco. Fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986 e incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro en el mismo año.
Chan Chan está formado por nueve ciudadelas o pequeñas ciudades amuralladas. Todo el conjunto fue la capital del reino Chimor, organización estatal de la cultura Chimú.



Fue la capital política y administrativa del Reino Chimú. La extensión original fue de más de 20 Km2; actualmente cubre solo 14 Km2, siendo considerada como “La Ciudad de Barro más grande del mundo”. El 28 de noviembre de 1986, la UNESCO declaró a Chan Chan Patrimonio Cultural de la Humanidad.

EL NOMBRE
No se conoce el nombre original , ni tampoco si la denominación de Chan Chan abarcaba a toda la ciudad.
Los primeros cronistas no indican este nombre, sino que se refieren al lugar como “La Ciudad de Chimo” -nombre dado al valle- o Palacios del Gran Chimú.
En 1791, aparece recién el nombre Chan Chan, en la revista el Mercurio Peruano, como referencia a este sitio arqueológico.
El estudio de documentos antigüos indican que el nombre Chan Chan, correspondía a unas salitreras que se ubicaban cerca del camino a Huanchaco, localizado dentro de lo que ahora llamamos Chan Chan.
El significado de Chan Chan como derivado Muchic Jan Jan, Sol Sol, se debe a Ernst Middendorf (1892).
A opinión de Zevallos Quiñones el término no tiene relación con el área, pues se hablaba aquí el Quingñam. El nombre Chechengo (1679) pudo haber sido el antecedente mas remoto de la actual denominación.

POBLACIÓN
Se calcula entre 20 a 30 mil habitantes (Kent Day) y los habitantes de todo el territorio Chimú en 500 mil, de acuerdo a John Rowe.
Según Middendorf (1894) en Chan Chan vivieron 100 mil personas. En la época de abandono, la población habría sido de 5 a 10 mil habitantes (Kent Day).

ARQUITECTURA
Se han podido reconocer tres clases de arquitectura:
Arquitectura Monumental, referida a cercas rectangulares o ciudadelas que fueron residencia de la clase alta. Y también a las huacas o templos.
Arquitectura Intermedia, corresponde a construcciones de adobe donde vivieron los miembros de la baja nobleza y los curacas locales.
Arquitectura Popular, es la más simple, asociada a construcciones de caña y barro utilizada por los artesanos.

LA MUERTE, EL PODER Y LA HERENCIA
Según Geoffrey Conrad, en Chan Chan se estableció una “herencia dual”. A la muerte del gobernante, su heredero sólo recibía el cargo político, mientras que las propiedades y rentas del difunto pasaban a un grupo de sus descendientes a manera de administradores, ya que el propietario seguía siendo el gobernante muerto. Por lo tanto, cada gobernante tenía que construir su propia ciudadela, para habitarla con sus parientes más cercanos y organizar su propia administración con nuevos funcionarios. Para obtener riquezas tenía que conquistar nuevos territorios.
Las ciudadelas eran entonces lugares sagrados de culto funerario, ocupadas por un grupo de personas que administraban las rentas del difunto. De acuerdo a los estudiosos esta modalidad debió iniciarse en la época expansiva Chimú, pues no hay indicios de esto en la etapa inicial. Posiblemente las primeras ciudadelas fueron ocupadas por más de un gobernante.

DECADENCIA Y ABANDONO
Cuando llegaron los españoles en 1534, la ciudad estaba abandonada y había perdido su importancia política. Estando Huayna Cápac en Quito, tuvo que contrarrestar un levantamiento Chimú en Chan Chan, el cual fue repelido duramente. Hay evidencias que parte de la ciudad fue incendiada, y la familia real, encabezada por Huamanchumo trasladada al pueblo de Mansiche.


CIUDADELA TSCHUDI O NIK AN

Es la única habilitada para las visitas turísticas. Entre 1964 y 1970 se realizaron trabajos de limpieza, consolidación y restauración que estuvieron dirigidos por el peruano Francisco Emilio Iriarte Brenner.
Asimismo, en 1972 como parte del Proyecto Chan Chan - Valle de Moche, dirigido por Michael E. Moseley y Carol J. Mackey de la Universidad de Harvard se efectuaron nuevas excavaciones y estudios.
El nombre de la ciudadela está dedicado a Johan Jacob Von Tschudi (Glaris, Suiza 1818 - St. Galler 1889), médico y diplomático; vivió en el Perú de 1838 a 1842. Durante estos años estudió Quechua, hizo investigaciones de las costumbres indígenas, coleccionó ejemplares de la flora y fauna y otros aspectos de interés científico.
La publicación más conocida fue el libro “Antigüedades Peruanas” que fue escrito junto al peruano Mariano Eduardo de Rivero (Arequipa 1798 - París 1857), editada en Viena, en idioma alemán (1851). Aquí aparecieron planos de la ciudadela que lleva su nombre.
El 14 de marzo del 2006 mediante Resolución Directoral del Instituto Nacional de Cultura se designaron nuevos nombres para las ciudadelas de Chan Chan tomando como base la lengua muchic o yunga. De acuerdo a esta norma, en adelante la ciudadela Tschudi llevará como nombre Nik An cuyo significado en yunga es "Casa del Centro" se le ha dado este nombre considerando que esta ciudadela se ubica entre dos ciudadelas (Chayhuac y Rivero).

RECORRIDO INTERIOR
El tour en la ciudadela es de una hora aproximadamente, y es indispensable hacerlo con un guía.

CIUDADELAS
La ciudad se compone de 9 ciudadelas o palacios que han sido designados con nombres nuevos, oficializados hacia 1945. Cada una tiene características formales similares como: su escala monumental, acceso muy restringido, la complejidad y elaboración de sus formas arquitectónicas.
Según la mayoría de investigadores las ciudadelas fueron palacios que tuvieron varias funciones entre ellas: residencias de la élite, áreas de administración y al final tumbas de los reyes Chimú.




Fuente: https://groups.google.com/group/amigos-navegando

--