En este grupo En todos

Grupo de Filosofía alemana



Nietzsche: un antes y un después en la historia de la filosofía

Benedicto
Pedagogía y licenciatura en educación ...
Escrito por Benedicto Palma
el 10/11/2009

Estimados amigos:
me parece a mi que F. Nietzsche, no es un personaje con el que haya que mirar a la ligera. Leerlo descuidadamente. Existen citas como el de la Gaya ciencia que están extrapoladas de manera incorrecta. Propongo un debate con altura de mira. Gracias

Benedicto Palma
Pedagogía y licenciatura en educación ...
Escrito por Benedicto Palma
el 11/11/2009

Quizá debieramos decirlo mejor: un antes y un después en las historiografía de Occidente.
los intelectuales, filósofos, sociólogos, etc. , Nietzsche es refrente indispensable, al igual que otros muhcos alemanes.

Lubel Eros
Licenciatura en filosofía universidad ...
Escrito por Lubel Eros
el 12/01/2010

Hola, Benedicto: ¿Cuál sería la pregunta que vehicula el sentido del debate? ¿Te refieres a la interpretación fascista de Nietzsche, tal vez? ¿O a qué exactamente?


Un cordial saludo.

Lubel

Lubel Eros
Licenciatura en filosofía universidad ...
Escrito por Lubel Eros
el 12/01/2010

Para mí Nietzsche representa un antes y un después, entre otras cosas, por la ruptura que supone en la noción continuista o lineal de la historia. ¿Pordría encaminarse por ahí el debate?


Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 15/01/2010

Como, de momento, no se ha dicho nada importante, no me "mojaré" demasiado.

Sostengo otros debates sobre este filósofo en otros sitios de la Red. (en el Foro de Filosofía inicié un tópic titulado "El Emperador Friedrich en el Palacio del Quirinale"). Pero ahí va mi primera ráfaga en este debate.

Lubel escribió:

Para mí Nietzsche representa un antes y un después, entre otras cosas, por la ruptura que supone en la noción continuista o lineal de la historia. ¿Pordría encaminarse por ahí el debate?

Lo primero que me viene a la memoria es la noción postmoderna de Fukuyama del "fin de la Historia". Y, si es cierto eso de que la Filosofía es el arte de relacionar cosas, dejo esa idea como posiblemente iniciadora de un debate sobre linealidad o discontinuidad del devenir histórico

Ese "fin de la Historia", aplicado a Nietzsche podría empezar, más que por "La Gaya ciencia", por "El Anticristo", dadas las connotaciones de postrimerías apacalípticas. Pero, aún en ese "alegre saber" pueden encontrarse suficientes pistas para lo que sigue.

Lubel ha apuntado algo sobre las interpretaciónes fascistas de Nietzsche (y, por supuesto, a buen seguro que no puede decirse que no las haya habido, y aquí salta, como primera idea el Estado totalitario nazi como subjectum, como Dasein colectivo, de Heidegger) Lo que sí afirmo es que Nietzsche, no su interpretación, sino su propio pensamiento es, en su conjunto, una descripción minuciosa y clarividente de lo que sería la psicología del fascismo, como desideratum y fatalidad, como ideal que niega el idealismo igualitario-cristiano, ya manifiesto en su crítica a la civilización y a la religión.


Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 15/01/2010

Antes que nada quiero aclarar que no estoy posibilitando un Nietzsche: es que Nietzsche dijo lo que dijo, no la interpretación hermenéuitica CONTRE LUI. Nietzsche dijo lo que dijo y cada uno puede decir que dijo lo contrario, pero eso sería lo contrario de lo que dijo: nada más.

Suele apuntarse que la palabra "nietzscheana", el "pensamiento nietzscheano", desborda incluso todo tipo de palabra, arremete un lenguaje "especial" que asienta en la nada, en el sentido de "nada previo", como un re-crear, un re-significar, un posibilitar una voluntad de poder que agencie una nueva valoración, un nuevo sentido del lenguaje.

En mi opinión no puede rebatirse la afirmación de que "Nietzsche es nietzscheano". Deleuze, por ejemplo, no lo es, sino deleuziano. Y hacer un Nietzsche Deleuziano es falsificar a Nietzsche. Una falsificación puede ser brillante y cautivadora, pero no es un original.
Cuando he afirmado en otras ocasiones que Nietzsche es el mayor de los resentidos, y se me piden explicaciones, recuerdo el resentimiento de Zaratustra, mientras se lame las heridas de la incomprensión y quejándose de la estulticia del mundo, que no comprende al genio, el "fuerte "y el "sano" profeta del superhombre. ¿Fuerte? ¿Sano? ¿Qué hay de "fuerte y sano" en la autocompasión de Zaratustra, el que dialoga consigo mismo? Si eso no es autocompasión ¿Que es? Nietzsche, que vivió una vida de progresiva automarginación y aislamiento, de locura progresiva y soledad de una sordidez que hace estremecer es un resentido que roe su desprecio por lo que él considera mediocridad y décadence . Es un resentido que quiere el Quirinale: es la profecía de quien, desde la barbarie aria (uso la palabra "aria" porque esa fue la locura que generó la hecatombe europea surgida del espíritu nacional del militarismo alemán, como podría haber sido la barbarie imperialista japonesa o el fascio italiano, ya que no se trata de razas, sino de clases) quiere llevar su poder a someter a la autoridad socrático-platónica y judeo-cristiana del palacio símbolo del poder eclesiástico y por extensión, de la cultura occidental. "Por derecho de conquista", de superioridad de fuerza, de jerarquización y estructuración como "pueblo" bárbaro, esto es, como ejército y jerarquía en función de la capacidad para el crimen, la fuerza y la depredación, porque éso es la "salud, incluso fisiológica ": Nietzsche es un protofascista.
La Razón de Justicia y la Razón ética ya no estarán fundidas en un presente voraz, inoculado por un Dios eterno, sino que por un Dios efímero dispuesto a reconocer las mil batallas que le han sobrevenido y que lo asientan en un espacio determinado. Es la consecuencia a la que llega Heiddeger, "sólo un Dios puede salvarnos". Es decir "sólo un Führer".

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 15/01/2010

Nietzsche es un desesperado grito de pose teatral trágica antes de su hundimiento final. Paradigma del fatum ario. Ario como metáfora de "bestia rubia" que no necesariamente, como he dicho y repetido antes y en otras ocasiones, tiene que ser físicamente rubia, alemana, pues dicha fuerza no corresponde al pueblo en general sino a una minoria de aristos kratos , una casta de dominadores, al resultado de una crianza , (concepto que ya está en la filosofía política de Platón y también en el hindú Código de Manu y llega a través de Nietzsche, hasta el,- en palabras de Habermas-, filonazi Sloterdijk). Pero, a pesar de ese determinismo desde la clase, Nietzsche es pasión inútil si hacemos abstracción de la ebriedad del héroe de la tragedia ática: aunque impulsivamnete dionisíaco-trágica, fatalmente heróica, entregado a su tarea inevitable, la pasión nietzscheana es nihilista, es la negación de "la verdad" como paradigma político, y esa es la conexión que demuestra a un Nietzsche pre-existencialista disfrazado de vitalista y de ahí lo contradictorio: Falsedad o contradicción en cuanto a vida-obra, en cuanto vida-ideas. Monomanía egótica que necesita la destrucción para imponerse, etc.

Hanna Arendt, la eterna "amiga"de Heidegger en lo personal, la "enemiga" eterna en lo ideológico, definiría muy bien esa obsesión platónica de la arkhé, la fuerza primordial nazi de Heidegger. Utilizaré arkhé en ese sentido: como el principio de la exacerbación del archos , es decir, la fuerza primigenia de la autoridad o del poder, el ánima de dicho poder, que olvida que lo importante no es esa búsqueda paranoica de un dios que nos salve, sino que somos humanos que estamos entre humanos, que es desde la interrelación de igual a igual (de ahí su opción consejista frente a quien nunca se rebajó a una retractatio, por otro lado tantas veces solicitada desde tantos ámbitos) y no desde la sumisión a la tiranía al líder lo que hace humano al hombre. En Nietzsche hay una condena de lo humano, de lo "demasiado humano" , es decir, una pretensión deificadora de lo inhumano, de lo suprahumano entendido como jerarquía, que no otra cosa es el superhombre. Lo dionisíaco, lo trágico de Nietzsche no es apolítico: eso sólo es el mito de su "inocencia", de su "apoliticidad". Teseo o Edipo pertenecen a una "patria", no son cosmopolitas... Si Nietzsche no fuera profundamente fatalista, ¿Podría haber inspirado la exacerbación de la autoridad? ¿Es que no está la arkhé inevitablemente unida a lo fatal ? , El fatum del principio,- lo primigenio o elemental-de la autoridad.? El razonamiento nihilista de "primero destruyamos y después ya veremos" no casa con dicho principio o arkhé. .. Pero es que, además, esa destrucción, esas batallas por el puro poder, es contraria y destrutiva para gente inocente, valiosa y digna de respeto y amor, aunque sean chandalas , desarrapados, hambrientos, enfermos: "Toda esa canaille". Pero esa canaille que es ajena a Nietzsche es el triunfo de las ideas de libertad, igualdad y fraternidad. Es su enemigo, porque es el triunfo de la razón platónico-judeocristiana, es decir, la bête noire para la psicología totalitaria del nazismo. Hegel, a pesar de ser uno de los filósofos más admirados por el nazismo (el primero era, sin duda, Schopenhauer), es una de las bestias negras de Nietzsche.

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 15/01/2010

He ahí por lo que considero absurdo utilizar a Nietzsche en función de una pretendida "inocencia". Nietzsche es lo contrario de "inocente", ya lo dijo Freud. (2)

Bakunin, Kropotkin o Marx no pueden nietzschizarse ,: quien no cree en dioses no puede apropiarse de Nietzsche, hacerlo suyo en función del sacrificio de los esclavos , de los "inferiores". Llámanse dioses, los nuevos dioses, los superhombres a cuyo servicio está el estado, es decir, el estado sólo en función del servicio al superhombre, aquel estado que sólo es "justificable", con sentido para Nietzsche, si está formado por los esclavos que sirven, que deben ser sacrificados al superhombre, el cual está más allá del estado, por encima de él. Un "Nietzsche bakunizado" o "marxista" es una inconsecuencia, un absurdo: el de hacer parecer veraz lo que es un imposible. Nietzsche odiaba el anarquismo y el socialismo (para él, la canaille , heredera del judeocristianismo, de la aberración platónica), así que es imposible un Nietzsche anarquista o socialista. Por el contrario Nietzsche es absolutamente jerárquico, el apologeta del hombre bélico, esto es , del militar, del soldado heróico, para quien la autoridad y la jerarquia son sagradas. Y esto es así, al margen de interpretaciones contra natura conceptual, contre Nietzsche. El superhombre es el que"sabe hablar y saber callar", el que manda y el que obedece en función de la autoridad, del culto a la autoridad: la arkhé del superhombre es opuesta a la an-arkhé socialista o anarquista. Nietzsche considera dicha an-arkhé, ( como negación del archos, an-archos) ausencia de principio rector, como producto del resentimiento, pero, aún así, la arkhé es fatalista e irracional, mientras que lo que significa dicha an-arkhé ( an-archos ) va mucho más allá de la venganza, pues la libertad y la solidaridad pueden ser entendidas como aspiración platónico-ilustrada, pero también, y sobre todo, como un instinto libertador (libertario). Nietzsche puede hablar del "instinto de decadencia", pero esa "venganza", ese resentimientio es inevitable, puesto que hay razones de peso para ella.


Zaratustra no es un bufón del orgullo proletario , sino el polo opuesto, el del aristos kratos cuando exclama su ira contra la humanidad, la de un megalómano. Nietzsche hace una condena total de dicho resentimiento, porque su propio resentimiento, disfrazado de prepotencia y desdén, es desde un delirante aristocratismo, ese aristos kratos del superhombre que es sólo un desideratum, una pretensión no sólo intelectual, "el gobierno de los mejores". "Los mejores", quienes son la única razón de la existencia del estado, de su utilidad, que debe estar exclavizado al servicio del "genio creador".

Una golondrina no hace verano, una frase fuera de contexto puede indicar lo contrario del mismo, y hay que poner el texto necesario para dar sentido a una idea, y no una frase aislada que cambia el sentido de lo que dice Nietzsche, para quien la sumisión al líder, al superhombre, es conditio sine qua non si se quiere seguir con vida y, más aún aspirar al superhombre.


Hegel, a pesar de ser uno de los filósofos más admirados por el nazismo (el otro era, sin duda, Schopenhauer), es una de las bestias negras de Nietzsche, pero por su idealismo, no por su dialéctica.

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 15/01/2010

Nietzsche dijo lo que dijo y la instrumentalización, aunque a primera vista sea una estrategia como otra, tiene las patas muy cortas, no va muy lejos, como toda tergiversación: Nietzsche no es un enemigo del estado, sino del estado moderno, democrático liberal del s- XIX, surgido de la Revolución Francesa, el producto de la Ilustración. Hay que dejar bien claro que su odio al estado es en función de la arkhé como fuerza primordial, no como pretenden sus tergiversadores en función de la an-arkhé , la negación de dicho principio del archos, sino su exacerbación .

He ahí por lo que considero absurdo utilizar a Nietzsche en función de una pretendida "inocencia". Nietzsche es lo contrario de "inocente", ya lo dijo Freud. (2)

Juegos de manos aparte, prefiero la sinceridad y decir que Bakunin o Marx dijeron lo que dijeron y Nietzsche escribió lo que escribió: posturas irreconciliables. Un Hidalgo ("hijo de algo", de alguien que "hizo algo") lo es sólo si hace honor a sus convicciones y a la coherencia en su discurso:"Nobleza obliga ", a riesgo de ser juzgado como platónico. Si tengo que ser juzgado como idealista no me importa, eso no cuenta. Lo importante es no hacer una lectura que implica una mentira, por muy loable que sea la finalidad de dicha lectura, de esa falsificación. Pero, incluso desde una postura insurreccionalista es problemático un Nietzsche anarquista. Ni el C haos como nihilismo, como punto de partida y sin ninguna perspectiva, ni la arhké del archos , columna vertebral de Nietzsche pueden ser tomados como su contrario, el an-archos : la voluntad de poder es la arkhé, la naturaleza primigenia del archos , que niega toda verdad ajena a la impuesta por el aristos kratos . Puedo entender (aunque sólo hasta cierto punto) que se haga una lectura de Nietzsche desde su aspecto destructivo (insurreccionalista), pero no desde su arkhé , de su archos , de su principio de "poder sobre", "gobierno de los mejores"... Sobre los esclavos, desde el Quirinale, por ejemplo. La pasión destructiva de Nietzsche es también una búsqueda de poder y jerarquía, es nueva jerarquía, orden y dogma, bajo nuevas verdades, las de "los que crean, imponen y son la verdad". Un anhelo y una nostalgia reaccionarios de Esparta o del feudalismo criminal, sangriento, de los Borgia, una llamada al orden militar y despótico napoleónico, la justificación de todo cesarismo.

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 15/01/2010

(1)No sólo razón ilustrada, sino razón, logos , discurso sereno que parte del pensamietnto ético socrático-platónico y cristiano. Nietzsche no rechaza a Hegel por dialéctico, sino por idealista, el heredero de la décadence socrático-platónica de la cultura occidental.

(2)La "inocencia" nietzscheana, uno de los topika de este autor, es una de las formas más manipuladoras de la actitud de quien pretende separar la filosofía de su contenido político. Nietzsche, a quien no se considera un pensador político es, por el contrario,- ya desde joven en su participación en la actividad política junto a Wagner- un pensador profundamente politizado. De hecho su obra, en la que utiliza continuamente el término "psicología"o "fisiología" -como terapia- es, en realidad una obra con profundas implicaciones políticas. Que su antisemitismo derivase a un antisemitismo en lo cultural no le libra de una valoración en cuanto a radicalidad ideológico-política. Nietzsche, a quien tantas veces se ha llamado individualista, no lo es, porque sus ideas, la realización del superhombre, no pueden ser posible sin la gesta monstruosa de la irracionalidad bélica, de lo colectivo-pulsional de la violencia.

Benedicto Palma
Pedagogía y licenciatura en educación ...
Escrito por Benedicto Palma
el 17/01/2010

Hola amigos:

Quirero agradecer sinceramente sus aportes sobre nuestro personaje en cuestión. Sin duda Nietzsche apasiona, a mi que inquieta. Conversando con una amigo geideggeriano de la Universidad Católica, le decia que no podia ingresar a Geidegger si no terminaba a Nietzche, y otro profesor al lado me dijo: por lo menos Geidegger sustenta la familia.

En relación a interpretaciones, hace algunos años atras me encontre con un libro biografico de Nietzsche, de la decada del '50, y se le culpaba por las muertes de la 2da Guerra Mundial.

Nietzsche, como todos es hijo de su tiempo, lo lee, lo critica, lo revoluciona.
desde mi parecer Nietszshe es un paradigma del hombre moderno y probablemente represente a la sociedad occidental actual.

podriamos profundizar a Nietzsche y el término de la Metafísica y la vinvulación del Dasein geideggeriano y podriamos agregar El pensamiento debil de Vattimo

un saludo cordial y afectuoso a todos
benedicto

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 19/01/2010

Nietzsche, como todos es hijo de su tiempo, lo lee, lo critica, lo revoluciona.
desde mi parecer Nietszshe es un paradigma del hombre moderno y probablemente represente a la sociedad occidental actual.



Eso es absolutamente falso y lo más contrario a su pensamiento. La sociedad actual, cuyo paradigma es el capitalismo de las democracias burguesas representativas es lo contrario al pensamiento caudillista, clasista y reaccionario de Nietzsche. Un aristócrata pur sang odia la mediocrité bourgeoise. y la canaille tanto religiosa como asalariada. Y, aún más los movimientos socialistas y anarquistas.



podriamos profundizar a Nietzsche y el término de la Metafísica y la vinvulación del Dasein geideggeriano y podriamos agregar El pensamiento debil de Vattimo



Tres cuartos de lo mismo ocurre en el caso de intentar conectar la lógica nietzscheana con il pensiero debole de Vattimo. Nietzsche no quiere débiles, el pueblo , la canaille , sino grandes hommes al estilo de Napoleón o Alejandro. De pensamiento débil , nada. La Kuturkriti k de Nietzsche no es específicamente la crítica de la cultura actual sino de aquella que hunde sus raices en Sócrates y el judeocristianismo, es decir, la ética socrática y la cultura y psicología hebreas, por mucho que Vattimo se empeñe. Ya Habermas había dejado claro que no hay una teoría del conocimiento en Nietzsche y de ahí su rechazo de toda metafísica e idealismos herederos del platonismo. Y los movimientos subterráneos, anarcoides o alternativos son absolutamente desacreditados y aborrecidos en Nietzsche, como también aborrecía la incipiente corriente feminisita, con la que los comparaba ("Las feministas son las anarquistas de la sociedad", refiriéndose a la frustración y al fracaso). La filosofía de la crueldad es aristocrática y virilista en el sentido más arcaico del término, es decir, la del militar de pur sang. Una "pura sangre" que tiene mucho de caballo desbocado borracho de deseo de mando, jerarquía y voluntad de poder. En Nietzsche todo es arkhé, lo primigenio del impulso natural, ananké y fatum.

Heidegger , que le debe mucho a Nietzsche, conecta el Dasein con el ser como conceptum de Estado totalitario, cuando tergiversa el lenguaje con una estrategia consistente en apropiarse de ciertas palabras nazis callejeras como Kampf (lucha), Arbeit (trabajo), Gemeinschaft (comunidad), Volk (pueblo), etc. Para redefinirlas y transformarlas en su significado, y desplazarlas del contexto nazi al de su filosofía. Así, por arte de birlibilrroque, Volk, por ejemplo es el eufemismo para decir Nationalsozialismus Staat.


En relación a interpretaciones, hace algunos años atras me encontre con un libro biografico de Nietzsche, de la decada del '50, y se le culpaba por las muertes de la 2da Guerra Mundial.

No conozco esa biografía pero le aseguro que en cuestión de interpretaciones y descoyuntamientos de la verdad el market filosófico está bien servido.

Pablo Abal
Instituto argentino de artes gráficas ...
Escrito por Pablo Abal
el 10/09/2011

Es sorprendente la capacidad de los egipticidas
para momificar, no solo sus pensamientos, sino tambien los pensamientos ajenos.
Estos idólatras de las ideas solo son capaces de cargar cadáveres.

Escrito por Paulino Iñigo Sánchez
el 06/10/2011

¿Es que hay algo interesante que se pueda decir de Nietzsche, esa aberración de lo natural?

Pablo Abal
Instituto argentino de artes gráficas ...
Escrito por Pablo Abal
el 28/10/2011

Podríamos, por ejemplo, hacerlo hablar al propio loco federico:

"sobre el árbol de la ciencia",- Verosimilitud pero no verdad; apariencia de libertad pero no libertad. Gracias a estos dos frutos, el árbol de la ciencia no corre el peligro de que lo confundan con el árbol de la vida".

o tambien esto otro:

....... Las cosas más inmediatas como los alimentos, la vivienda, el vestido, las relaciones sociales,,,, no pasan a ser materia de reflexion y de reforma constante, libre de prejuicios y general, sino que por ser consideradas inferiores, se las excluye de toda seriedad intelectual y artística: hasta el punto de que el hábito y la frivolidad se imponen en el terreno no considerado, como le sucede a la juventud sin experiencia, por ejemplo : mientras que, por otra parte nuestras constantes trangresiones de las leyes más simples del cuerpo y del espíritu nos conducen a todos, jóvenes y viejos, a una esclavitud y una dependencia, en el fondo superflua, de médicos maestros y curanderos de almas que ejercen su presión, incluso hoy, sobre toda la sociedad"

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 22/12/2011

Nietzsche, filosofo inmenso prohibido para hombres pequeños.

Nietzsche, filósofo calumniador de mujeres intelectuales, bachilleras y marisabidillas, científicas, feministas o con pretensiones de igualdades de derechos políticos, es decir, según él con tendencias viriles, caricaturas de hombres ( según él mismo dice, pues para él la mujer no es verdad, sino apariencia de verdad, su encanto está en su feria de las vanidades, debe ser solo el descanso del guerrero, todo lo demás es insensatez, etc).

Por ejemplo, "Monsieur" George Sand.

Inés, ¿Sigues siendo mi amiga como prometiste, o ya te olvidaste de lo que dijiste? Si por "grandes hombres" te refieres a Julio César, César Borgia o Napoleón, no me consideres un "gran hombre". Si por "gran hombre" te refieres a Jesús, considera que es mi modelo a seguir, aunque yo a su lado sea un enano insignificante. Ejemplos de grandes hombres son, desde mi punto de vista, San Francisco de Asís o San Juan de la Cruz.

Por otro lado hay que reconocer que la Carmen de Bizet, siendo una hembra de armas tomar, una femme fatale pur sang no tiene nada de intelectual. Pero Carmen no se parece en nada a Lou A. Salomé, casi (y digo "casi") puede decirse que es su antítesis. Ni siquiera se parece al "quiero y no puedo" de Fritz, a su más dolorosa frustración: Ariadna, es decir, Cósima Wagner, otra antítesis de Carmen.


Inés, espero que esto no te enfurezca como un "bello gato" entre la leña, ni te enfades conmigo, solo son observaciones mordaces, tómalo como juego intranscendente, bagatela, pequeña vanidad.


Un saludo cariñoso. Y feliz Navidad.

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 22/12/2011

Las cosas más inmediatas como los alimentos, la vivienda, el vestido, las relaciones sociales...

Hostales misérrimos, huevos crudos y una modesta pensión del Estado, soledad cada vez más aplastante y sórdida... No puede decirse que Nietzsche fuera un bon vivant , sino un pequeño burgués con ínfulas de aristócrata. Un aspirante al lujo y a la mundanidad, pero con mala suerte...

Cuanta miseria... Incluso fisiológica. La peor miopía es la de la huida de la realidad, la aspiracion a Emperador de Europa con residencia en el Palacio del Quirinale, nada menos. Pero ¿Quien podrá decir que Nietzsche era un hombre práctico y menos aún realista ?

" sobre el árbol de la ciencia",- Verosimilitud pero no verdad; apariencia de libertad pero no libertad. Gracias a estos dos frutos, el árbol de la ciencia no corre el peligro de que lo confundan con el árbol de la vida".

De la vida trágica, por supuesto .

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 23/12/2011

Paul Deussen describe en sus memorias la soledad y la profunda marginación de Nietzsche cuando le visitó en 1887 en Sils-María, el lugar inspirador de Zarathustra :

"A la mañana siguiente me llevó a su casa, su madriguera, según sus propias palabras: una sencilla habitación en una casa de campo, situada a tres minutos de la carretera. Nietzsche la habia alquilado durante toda la temporada al precio de un franco diario. El mobiliario era de una parquedad extrema: sus libros, en su mayoría los mismos que antaño y que yo conocía tan bien, una rústica mesa sobre la que campaban en un abigarrado revoltillo una taza de café, cáscaras de huevo, manuscritos, objetos de tocador, y más allá un par de botas y la cama deshecha. Todo allí indicaba la negligencia indulgente del hombre que se conforma con cualquier cosa"

Pobre Fritz, el paladín de la soberbia y del desprecio, el "aristócrata pur sang ..." ¡Cuanto debió sufrir!

Paul Deussen concluye su visita:

"Al despedirnos, tenía los ojos llenos de lágrimas: era la primera vez que le veía llorar".

Pobre, pobre y desgraciado Fritz...

Pablo Abal
Instituto argentino de artes gráficas ...
Escrito por Pablo Abal
el 23/12/2011

"Para un gusano no hay nada más rico que un cadáver", y cuando más podrido mejor.
Hay supuestos intelectuales gusanos.
¿Llegarán alguna vez a ser "personas" inteligentes?

Una bella mesa hecha por un carpintero manco, jorobado y feo amerita la crítica de estos intelectuales, y dicen:
la mesa no es bella pues el carpintero es manco y ademas jorobado y feo.

Antifritzto
Escrito por Antifritzto
el 24/12/2011

una rústica mesa

No una "bella" mesa.

No puede ser de otra manera. Una mesa de y para un bruto, un esteta y un tirano.
Un esteta de la brutalidad y de la tiranía.

No hay ninguna nobleza en eso.

Y, créame usted, se lo ruego, ni soy intelectual ni soy inteligente, nunca he pretendido pasar por tal cosa. Sin embargo los que me conocen me consideran una buena persona. Estoy muy orgulloso de ser humano, incluso demasiado humano.

Lo de ser "sobrehumano" se lo dejo a usted, Pablo Abal.