En este grupo En todos

Foro de Poesía



necesito una poesia de la guerra de la independencia UrGente!

julika
Segovia, España
Escrito por Julika
el 02/05/2008

Hola , no se si me podrias ayudar, pero necesito para antes del domingo una poesia sobre la guerra dela independencia, escrita mas o menos con palabras coloquiales, no muy raras (tengo 15 años, para que no se den cuenta),de mas o menos 20 versos con 4,5 o 6 lineas cada verso.

Me podrias ayudar? Es para un concurso de poesia de micolegio que el premio son 800€ para ayudar a pagar el coche de mi madre...

Por favor, ayúdame!

Gracias de antemano

Castigado Sin Motivo
Badajoz, España
Escrito por Castigado Sin Motivo
el 02/05/2008

Https://www.1808-1814.org/poesia/cancion. Html

En esta web hay poesías del tema que buscas, sino, poniendo "poesias de la guerra de independencia" en el google puede que encuentres alguna más, suerte.

Escrito por Choco
el 26/10/2008

Oye tu , nesesito una poesias de la independencia de mexico sobres


Escrito por Choco
el 11/03/2009

Vete a la chingada

Escrito por Anita
el 13/03/2009

Hola este mensaje te lo mando para que se pas como te quiero

Escrito por Ivon
el 13/04/2009

HoLa EsTe mEnSaJe Te Lo mAnDo pArA QuE sEpaS cOmO Te qUiErO Kiss

Escrito por Marlene
el 06/05/2009

Hola!

Necesito poema x el dia de la independencia en paraguay!

Escrito por Susy
el 25/08/2009
"https://www.1808-1814.org/poesia/cancion. Html
en esta web hay poesías del tema que buscas, sino, poniendo "poesias de la guerra de independencia" en el google puede que encuentres alguna más, suerte.
"

por castigado (Mayo 2008)

EL GRITO DE DOLORES

Tres siglos coloniales de triste remembranza,
tres siglos en que México sus fastos enlutó,
porque los conquistadores creían sin esperanza
eternas sus cadenas, eterno su baldón.

Mas Dios quiso en sus favores
que un sacerdote bendito,
lanzara de guerra un grito
en el pueblo de Dolores.

Grito fue que por ventura,
épico recuerdo encierra;
porque retembló la tierra
con el grito de aquel cura.

Grito que escuchó la gloria
ebria de placer profundo;
grito que se oye en el mundo
repetido por la historia.

Dios del suelo mexicano
retirar quiso el azote,
que al grito del sacerdote
palideció el castellano.

Fue aquel grito, no os asombre,
de resultado inaudito,
que al escuchar aquel grito
volvió el esclavo a ser hombre.

El que antes, pobre villano,
los ojos alzara apenas,
trituró con las cadenas,
la frente de su tirano.

Y tranquilo, porque encono
no cabe en pechos valientes,
con un grupo de insurgentes,
desafió el párroco al trono.

El trono aprestó legiones
con rencorosa bravura,
y la mitra lanzó al cura
tremendas excomuniones.

Realistas e independientes,
por intereses extraños,
lucharon años tras años,
y corrió sangre a torrentes.

Fosas y fosas llenaban
las huestes del rey odiosas,
y del centro de las fosas
nuevos soldados brotaban.

Y lleno de Fe sencilla
en mil combates librados,
batió el cura a los soldados
intrépidos de Castilla.

Y armado de buen derecho,
entre las sangrientas olas,
opuso siempre su pecho
a las balas españolas.

Pero Hidalgo, en su delirio,
halló abrojos y no flores;
que Dios da a los redentores
la corona del martirio.

Y cual Moisés, que la vida
al perder sin pesadumbre,
vio brillar desde la cumbre
del Phasga, la prometida
tierra, así aquel cura egrégico,
la independencia de México.

Hoy, con júbilo profundo,
conmemora el mexicano
el grito de aquel anciano,
que fue redentor de un mundo,
de su gloria en el vestíbulo
vio brillar desde el patíbulo.

E Hidalgo desde la gloria
tiene aquí sus ojos fijos,
porque nosotros, sus hijos,
bendecimos su memoria.

por José Hdez. Delgadillo, en la ciudad de México
Hoy mi labio a nadie inculpa,
ni vengo a encender rencores,
porque de aquellos horrores
tuvo la época la culpa.

Por mi parte, sin violencia
y sin temor lo confieso;
la Conquista fue un progreso,
un deber la Independencia.

Hoy benditas afecciones
han substituido a la saña;
porque México y España
son dos hidalgas naciones.

Y a todo español diremos:
"Aquellos hechos pasaron;
si nuestros padres se odiaron,
nosotros nos amaremos".

Porque, creedme, señores,
siendo grandes y benignos,
podremos hacernos dignos
del párroco de Dolores.

III

Anciano venerable, quizá en el cielo penas
mirando de tu Patria el porvenir fatal;
de tu Patria que tiene escrita en sus cadenas
la irónica palabra de santa libertad.

La Patria que dormida al borde del abismo,
su estúpido letargo no quiere sacudir;
aquí la democracia es negro despotismo,
la estafa y el capricho las leyes son aquí.

Mas confórmate, cura, con tu brillante suerte,
que en libro misterioso por Dios escrito fue:
que de los grandes hombres sirva sólo su muerte
para que tengan vida los pequeños después.



Escrito por Ola
el 29/08/2009
"oye tu , nesesito una poesias de la independencia de mexico sobres

"

por CHOCO (Octubre 2008)


ps ola komo tas te konectasa bae

Escrito por Kaka
el 06/09/2009
"oye tu , nesesito una poesias de la independencia de mexico sobres

"

por CHOCO (Octubre 2008)



vete a la fregada

Bebecita
Oaxaca, México
Escrito por Bebecita
el 09/09/2009

En el clarooscuro de tu belleza mexicana, te conoci, y me........

Escrito por Nxfkubav
el 10/09/2009
"vete a la chingada

"

por Choco (Marzo 2009)



Escrito por Lol
el 15/09/2009

Muy corta y termina en tres puntos?

Escrito por El Dedotes
el 07/10/2009

Es que no tiene lo que busco no saben estan mensas o mensos Tongue out

Escrito por Karola
el 11/10/2009

0ola pu... Tas bien mensa idiota
marilu

Angela Cruz Bravo
A Coruña, España
Escrito por Angela Cruz Bravo
el 08/03/2010

Yo tambien necesito una poesia y no ando pidiendo la ayuda de otros para mis tareas, a que chamaca tan mas olgazana...


Escrito por Beddalia Gonzales Gonzales
el 12/03/2010

EL GRITO DE DOLORES

Tres siglos coloniales de triste remembranza,
tres siglos en que México sus fastos enlutó,
porque los conquistadores creían sin esperanza
eternas sus cadenas, eterno su baldón.

Mas Dios quiso en sus favores
que un sacerdote bendito,
lanzara de guerra un grito
en el pueblo de Dolores.

Grito fue que por ventura,
épico recuerdo encierra;
porque retembló la tierra
con el grito de aquel cura.

Grito que escuchó la gloria
ebria de placer profundo;
grito que se oye en el mundo
repetido por la historia.

Dios del suelo mexicano
retirar quiso el azote,
que al grito del sacerdote
palideció el castellano.

Fue aquel grito, no os asombre,
de resultado inaudito,
que al escuchar aquel grito
volvió el esclavo a ser hombre.

El que antes, pobre villano,
los ojos alzara apenas,
trituró con las cadenas,
la frente de su tirano.

Y tranquilo, porque encono
no cabe en pechos valientes,
con un grupo de insurgentes,
desafió el párroco al trono.

El trono aprestó legiones
con rencorosa bravura,
y la mitra lanzó al cura
tremendas excomuniones.

Realistas e independientes,
por intereses extraños,
lucharon años tras años,
y corrió sangre a torrentes.

Fosas y fosas llenaban
las huestes del rey odiosas,
y del centro de las fosas
nuevos soldados brotaban.

Y lleno de Fe sencilla
en mil combates librados,
batió el cura a los soldados
intrépidos de Castilla.

Y armado de buen derecho,
entre las sangrientas olas,
opuso siempre su pecho
a las balas españolas.

Pero Hidalgo, en su delirio,
halló abrojos y no flores;
que Dios da a los redentores
la corona del martirio.

Y cual Moisés, que la vida
al perder sin pesadumbre,
vio brillar desde la cumbre
del Phasga, la prometida
tierra, así aquel cura egrégico,
la independencia de México.

Hoy, con júbilo profundo,
conmemora el mexicano
el grito de aquel anciano,
que fue redentor de un mundo,
de su gloria en el vestíbulo
vio brillar desde el patíbulo.

E Hidalgo desde la gloria
tiene aquí sus ojos fijos,
porque nosotros, sus hijos,
bendecimos su memoria.

por José Hdez. Delgadillo, en la ciudad de México
Hoy mi labio a nadie inculpa,
ni vengo a encender rencores,
porque de aquellos horrores
tuvo la época la culpa.

Por mi parte, sin violencia
y sin temor lo confieso;
la Conquista fue un progreso,
un deber la Independencia.

Hoy benditas afecciones
han substituido a la saña;
porque México y España
son dos hidalgas naciones.

Y a todo español diremos:
"Aquellos hechos pasaron;
si nuestros padres se odiaron,
nosotros nos amaremos".

Porque, creedme, señores,
siendo grandes y benignos,
podremos hacernos dignos
del párroco de Dolores.

III

Anciano venerable, quizá en el cielo penas
mirando de tu Patria el porvenir fatal;
de tu Patria que tiene escrita en sus cadenas
la irónica palabra de santa libertad.

La Patria que dormida al borde del abismo,
su estúpido letargo no quiere sacudir;
aquí la democracia es negro despotismo,
la estafa y el capricho las leyes son aquí.

Mas confórmate, cura, con tu brillante suerte,
que en libro misterioso por Dios escrito fue:
que de los grandes hombres sirva sólo su muerte
para que tengan vida los pequeños después