En este grupo En todos

Grupo de Folklore

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 28/11/2011

LA DAMA TAPADA

Esta historia es parte de la creencia popular ecuatoriana, paso en guayaquil. Según la tradición, este ocurrió cerca del año 1700, y varias personas murieron a causa de la Dama.


Se dice que en Guayaquil, la Dama Tapada, se aparecía en horas cercanas a la media noche a personas que frecuentaban callejones no muy concurridos. Según las historias relatadas por muchas personas acerca de estos acontecimientos, una joven se les aparecía, vistiendo un elegante vestido de la época, con sombrilla, pero algo muy particular en ella era que llevaba su rostro tapado con un velo, el cual no permitía que las víctimas la reconocieran.



Despedía a su entorno una fragancia agradable, y casi todos los que la veían quedaban impactados al verla. Hacía señales para que la siguiesen y, en trance, las víctimas accedían a la causa pero ella no permitía que se les acercara lo suficiente.
Los alejaba del centro urbano y en lugares remotos empezaba a detenerse. Cuando las víctimas se le acercaban a descubrirle el rostro un olor nauseabundo contaminaba el ambiente, y al ver su rostro apreciaban un cadáver aún en proceso de putrefacción. Sus ojos parecían destellantes bolas de fuego.



La mayoría de las víctimas morían, algunos por el susto y otros por la pestilente fragancia que emanaba el espectro. Muy pocos sobrevivían y en la cultura popular los llamaban tunantes.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 28/11/2011




HOY PERMITO QUE MI LUZ BRILLE - PROSPERIDAD UNIVERSAL

HOY PERMITO QUE MI LUZ BRILLE, NO PERMITO QUE EL VIENTO SE LA LLEVE


Nadie puede apagar tu luz, ni siquiera tu.

Pero no va a pasar, porque dentro de ti aun quedan esperanzas de recobrar el brillo de esa llama, porque sigues queriendo recobrar su reflejo, su fuerza, pero para ello necesitas darle un motivo, y ese es tu propia FELICIDAD, TUS SUEÑOS sin esa luz no pueden cumplirse y si no hay sueños no hay vida.

Disponte a recobrar el brillo de esa llama.

Hoy permito que mi luz brille, no permito que mi luz se apague, no dejo que el viento apague mi llama.

Tampoco que nadie me la arrebate el reflejo que emana.

Hoy decido recobrar mi luz y que esa luz se vuelva cielo y forme parte del universo.

Aunque soplen vientos fuertes, la mantendré encendida, porque son mis sueños las que la avivan.

Hoy recobro la fe en Dios y en mí y mi luz resplandece a donde quiera que vaya.

Mi luz ilumina a todos cuantos me rodean.

Mi Luz se alimenta del amor que hay en mí que florece ahora y que ayudo también a que brille tu luz.

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 01/12/2011

El Árbol de Navidad Imprimir Correo electrónico

El árbol de la Navidad

Extraído del Diccionario de Mitos y Leyendas.

Con las dos noches de Navidad y de la Epifanía, con el Niño y con Los Reyes Magos, se hallan relacionadas toda una serie de tradiciones folklóricas.

Dicho complejo festivo, que se apoya a un tiempo en el nacimiento del Dios-Hombre en el solsticio invernal (debe recordarse que todas estas tradiciones son originarias del hemisferio norte) y el comienzo del nuevo año con arreglo al calendario Juliano- Gregoriano.

Y a la cabeza de las demás tradiciones convendría hablar en primera instancia del ARBOL DE NAVIDAD, dicho árbol en los últimos decenios se ha "laicizado" pasando a formar parte del conjunto de usos navideños, ligados al consumismo y como imitación del AMERICAN WAY OF LIFE. Sus orígenes son germánicos y tiene un significado DE RETORNO, está vinculado a la imagen de seguridad y opulencia de América vista a través de los ojos de los inmigrantes o a través de filmes ligeros, que USA vertió en kilómetros de celuloide sobre EUROPA, durante la post-guerra, junto con los paquetes-donativo del Plan Marshall (algo semejante a las cajas de PAN que hace unos años se repartieron en la Argentina; PAN: Plan de Asistencia Nacional). Incluso en la Plaza Roja de Moscú, durante el periodo Soviético, se adornaba con inocuos arboles de Navidad y nadie pensaba entonces que ello podría constituir propaganda "reaccionaria" del nacimiento del Sol-Niño, en la fría noche solsticial. Obviamente ahora con el capitalismo- consumismo se ha acentuado en la plaza que se sigue llamando igual (KRASNAIA significa Rojo o Hermoso).

En el plano histórico, no se remonta a demasiado tiempo atrás, aunque la leyenda alemana quiera relacionarlo con Martín Lutero, quien regresando a Wittenberg, una silenciosa y fría noche de vigilia, quiso recrear, adornando con pequeñas velas un abeto domestico, la impresión fabulosa que tuvo al observar los arboles helados del bosque que resplandecían bajo la luz de las estrellas... Quizá haya sido un intento de la iglesia alemana reformada por conservar una costumbre pagana, viva en el pueblo, atribuyendole un carácter cristiano.

La costumbre se arraigo en Alemania y los paises escandinavos en los siglos XVI y XVII, de allí paso a Inglaterra: primero fueron los soberanos de la casa de Hannóver, Jorge III (y sobre todo su esposa Carlota), y más tarde el Principe Consorte Alberto de Sajonia-Coburgo, celebre marido de la reina Victoria. Cabe pensar que el abeto decorado en los hogares, podría considerarse, en cierto sentido, como una prueba de fidelidad monárquica.

En USA es mas antiguo, data de la época de la Guerra de la Independencia y se relaciona con los mercenarios asiáticos que militaban en las filas de los ingleses, pero el dato mas preciso lo tenemos con la existencia de la costumbre entre los colonos alemanes de Pensilvania. En general, con respecto al Arbol de Navidad se evoca un indiferenciado trasfondo dentrolatico europeo y en ello se pone de manifiesto que otras especies vegetales comparten el honor de ser consideradas de buen augurio: el abeto (siempre verde) es símbolo de inmortalidad, pero junto con este, se sigue usando el MUERDAGO, la antigua planta de los druidas y de la tradición nórdica y en las zonas rurales italianas se quema el "RAIGON" un tronco grueso, relacionado con la idea de consumirse el sol solsticial, pero cuya ceniza, conservada, se le atribuye virtudes arcanas (considerese que las cenizas son "fertilizantes") En Inglaterra abeto, muérdago, madreselva, o en su sustitución el laurel o el enebro.

Todo apunta a la sacralización de la vegetación por lo que debemos relacionar el Árbol de Navidad con los cultos paganos de adoración Arboreo-Vegetal y se presenta también sobre todo en Europa en otras épocas del año como por ejemplo al comienzo de la primavera, en Mayo, ha sido por otra parte la respuesta cristiano-tradicionalista a los ritos Jacobinos del Arbol de la Libertad, a su vez implantados a imitación del folklórico Arbol de Mayo.

Se puede plantear la pregunta hasta que punto el árbol del solsticio sea un símbolo puramente vegetal o también COSMICO: EL ARBOL DEL MUNDO, sobre todo en la forma que viene representado en el FRESNO YGGDRASIL, senda y escalera entre las tres regiones cósmicas del cielo, la tierra y la ultratumba, el fresno del cual estuvo suspendido ODIN durante sus nueve días iniciaticos y a través de su muerte y resurrección consiguió alcanzar la sabiduría contenida en la RUNAS mágicas.

En cuestión de arquetipos, nadie podría decirnos que sea casual, que un símbolo como el árbol se haya impuesto tan profundamente en el seno del cristianismo. En el GENESIS (BERESHIT) se menciona el ARBOL DE LA SABIDURIA situado en el centro de Edén, símbolo central del pacto entre Dios y el hombre; El Arbol de Acvattaha (c con cedilla) de los Hindues; el árbol paradisiaco HAOMA de los Persas; El árbol de las manzanas áureas de Jardín de la Hespérides; El árbol del Vellocino de Oro de Jason; en el Nuevo Testamento se da un correlativo del árbol del Edén y es el Arbol de la Cruz, según la medieval Legenda Crucis, esta habría sido hecha con la madera del primero. Desde un plano propiamente mitologico-religioso no puede decirse que sea un azar que un árbol sea el protagonista de la fiesta de Navidad.

En la Tradición de la Kabalá (esto es una redundancia necesaria, Kabalá en hebreo significa tradición) en el Arbol de los Shefirot residen los valores de la sabiduría y el poder (Tanto en la tradición Védica el árbol de Açvatta el árbol esta invertido, como en el del Purgatorio de Dante, lo que simboliza que en el Cielo esta su alimento).

Fuente: www.naya.org. Ar

Mirta Rosa Carceles
Perito mercantil colegio nacional tres...
Escrito por Mirta Rosa Carceles
el 04/12/2011

El árbol de Navidad
Historia del origen del árbol de Navidad

El bueno de San Francisco de Asís vivía la Navidad maravillosamente. Cantaba, danzaba, contagiando su felicidad. Si el día 25 caía en viernes, lo celebraba en grande. En fecha tan entrañable no se podía ayunar. -Si las paredes pudieran comer carne, hermano León, se la ofrecería para que también ellas pudieran celebrar el nacimiento del Niño Dios– les decía con ternura.

En una fría noche de invierno, se le ocurrió la genial idea de avivar el recuerdo de momento tan augusto. Y representó con figuras humanas, de carne y hueso, la escena de el Nacimiento. Lleno de emoción cantaba con sus frailes: -Si el rey fuera mi amigo, le pediría sembrar de trigo todas las calles durante la Navidad, para que hicieran también fiesta los hermanos pájaros... Porque Cristo ha nacido . Y así, entre cantos y danza, entre algazara e ilusión, el buen fraile ponía en escena junto a la Familia Sagrada a Adán y a Eva, al diablo, al ángel del Paraíso con su espada flamante y al árbol del fruto prohibido: ¿Un manzano?

Es verdad que la Biblia no indica la especie. Lo cierto es que la tradición se ha continuado por los siglos. Y hoy adornan nuestras casas abetos y pinos. ¿Cuál es la legendaria historia de nuestro árbol de Navidad? ¿Por qué le colgamos tantas luces y dulces y adornos?

Los antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el "divino Idrasil" o el "dios Odín". A este dios se le rendía culto cada año, durante el solsticio de invierno, cuando para ellos, se renovaba la vida. La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol bailaban y cantaban adorando a su divinidad.

Cuentan que San Bonifacio, evangelizador de Alemania, derribó el árbol que representaba al dios Odín y en el mismo lugar plantó un pino o abeto, símbolo del amor perenne de Dios. Lo adornó con manzanas y velas, dándole un simbolismo cristiano. Era curioso ver abetos "cargados" de manzanas. De esta manera tan pintoresca, los cristianos de la Edad Media pintaban de sentido cristiano sus celebraciones familiares.

Las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador.

Desde el siglo XVII, junto a las manzanas cada familia cuelga una oblea. ¿Por qué? A la manzana, que ha sumergido al hombre en este valle de lágrimas, se contrapone la oblea, que representa el pan de vida. Y poco a poco, con el correr de los siglos y de la imaginación, se le han añadido dulces y golosinas, luces y colores, esferas y figuras.

El antiguo y legendario árbol del primer pecado reconquista un nuevo verdor. El árbol de Navidad vuelve a ser el árbol de la vida. Los mismos cantos recuerdan ecos lejanos: "Hoy nos vuelve a abrir la puerta del Paraíso. El querubín ya no la defiende. Al Dios Omnipotente alabanza, honor y gloria".

Esta costumbre alemana se difundió por toda Europa en la Edad Media. Por medio de la Conquista española y las migraciones, la tradición llegó a América. Poco a poco fue evolucionando: se cambiaron las manzanas por esferas y las velas, por focos que representan la alegría y la luz que Jesucristo trajo al mundo.

Las esferas, han cambiado su simbolismo del pecado y ahora se les atribuye ser el símbolo de las oraciones que hacemos durante el periodo de Adviento, teniendo sus colores también un significado simbólico:
  • azules, oraciones de arrepentimiento
  • plateadas, de agradecimiento
  • doradas, de alabanza
  • rojas, de petición

    Se acostumbra poner una estrella en la punta del pino que representa la fe que debe guiar nuestras vidas.

    También se suelen poner adornos de diversas figuras en el árbol de Navidad. Éstos representan las buenas acciones y sacrificios: los "regalos" que le daremos a Jesús en la Navidad.

    Esa es la historia del árbol y de la Navidad. Muchos deberíamos ver en el árbol de Navidad más que una simple tradición de otros tiempos o una mera decoración ambiental. ¿Por qué no dejarnos iluminar por el significado más profundo de las esferas, de las frutas o de las obleas? ¡Navidad!

    Hay que cantar, danzar y celebrarlo en grande, porque al lado del árbol vuelve a nacer un bebé-Dios.

    Para aprovechar la tradición:
    Se sugiere adornar el árbol de Navidad a lo largo de todo el Adviento, explicando a los niños su profundo simbolismo cristiano. Los niños elaborarán sus propias esferas (24 a 28, dependiendo de los días que tenga el Adviento) con una oración o un propósito en cada una. Conforme pasen los días, las irán colgando en el árbol de Navidad, hasta el día del Nacimiento de Jesús.
  • Francisco Marcelino
    Ciencias agricolas y desarrollo rural ...
    Escrito por Francisco Marcelino
    el 04/03/2012

    MIRTA,quiere hacerte llegar algunas informaciones sobre mi pais,27 de FEBRERO INDEPENDENCIA NACIONAL,26 de Enero nacimientos de JUAN PABLO DUARTE,25 DE Febrero nacimiento de MATIAS RAMON MELLA,9 de Marzo nacimiento de FRANCISCO DEL ROSARIO SANCHEZ,estos grandes hombres son nuestros padres de la Patria. ,continuaremos.,

    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 04/03/2012

    Francisco Marcelino
    Ciencias agricolas y desarrollo rural ...
    Escrito por Francisco Marcelino
    el 04/03/2012

    MIRTA es importante ir conociendos nuestras costumbre,hechos historico,tiene 5 estrella por tu gran aporte CONTIGO SIEMPRE,te quierooo

    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 04/03/2012

    Click here to see a large version

    Francisco Marcelino
    Ciencias agricolas y desarrollo rural ...
    Escrito por Francisco Marcelino
    el 06/03/2012

    MIRTA,la historia de nuestros pueblo tiene muchas similitud,cada hombre y mujer hace un maravilloso aporte a la generaciones nuevas,

    Mirta Rosa Carceles
    Perito mercantil colegio nacional tres...
    Escrito por Mirta Rosa Carceles
    el 03/10/2012

    Los Mitos del Lago Titicaca

    2 de octubre de 2012 Publicado por Malena

    Las profundidades del lago Titicaca, situado a orillas de la ciudad Copacabana en Bolivia, oculta secretos aún no develados.

    En 1968, Jacques Costeau, después de incursionar por tercera vez en él para realizar una exploración arqueológica bajo agua, confesó que, tanto las 36 islas como el fondo del lago guardaban una gran cantidad de enigmas relacionados con el misticismo chamánico.

    Una de esas leyendas se refiere al dios Viracocha, dios del Sol, creador del mundo y de los hombres, de gran importancia para los primeros pueblos de la Isla del Sol, la tierra de la civilización Inca.

    Actualmente, las creencias incaicas milenarias subsisten, mezcladas con los rituales de la fe cristiana impuesta por los colonizadores españoles.

    Titicaca significa “lago de los pumas de piedra”, denominación posiblemente inspirada en la topografía del lugar; aunque otros aseguran que lleva el mismo nombre de la isla del Sol.

    Hay dos apariciones en los mitos de los incas y preincas: una surgiendo de la Roca de los Orígenes (sagrada) durante la creación , y otra emergiendo de las aguas del lago en los tiempos del Purun Pacha (que significa el silencio después de la tempestad).

    El dios Viracocha tiene un infinito poder y quienes tocan esta roca sagrada obtienen reciben grandes beneficios.

    Otra leyenda explica la sacralidad y el poder mágico del lago. Antiguamente existió una gran ciudad, muy avanzada, fértil y de gran riqueza, igual a un paraíso. Sus habitantes solamente tenían prohibido subir a la cima de la cordillera donde se encontraba el fuego sagrado. Apus, el dios de las montañas había impuesto esa prohibición, satisfecho por la prosperidad reinante. Sin embargo el diablo, incómodo por el bienestar de la gente y deseoso de hacer el mal, intentó por todos los medios de convencer a los lugareños para que treparan las ricas laderas e intentaran alcanzar la cumbre sagrada.

    Apus, el dios de las montañas, al ver que los pobladores se atrevieron a desobedecer su voluntad divina, decidió castigarlos, liberando a una gran cantidad de pumas para que los devorara.

    Cuando Viracocha vio diezmada a la población, derramó lágrimas durante cuarenta días y cuarenta noches, provocando la destrucción de los canales de riego y el desborde de los ríos, hasta que las aguas inundaron la ciudad entera; y así fue como se formó el lago.

    Quienes sobrevivieron a esto fueron los curanderos milenarios que dedicaban sus vidas a la búsqueda de plantas medicinales.

    Pero también sobrevivieron otros que se salvaron del diluvio, los hijos del dios Viracocha surgidos de las espumas del lago, semidioses y fundadores de la civilización Inca.

    Los habitantes de esa zona consideran al lago una deidad, con el poder de regular la naturaleza.

    Existen muchos mitos sobre la existencia de posibles ciudades alrededor del lago y existe evidencia de construcciones debajo de las aguas, que algunos expertos creen que son los restos de un templo lacustre que representaba hace miles de años, lugar de encuentro de una peregrinación religiosa de importancia.

    Pero para otros investigadores, estas tierras bajo el agua son la continuación de los muros del Templo del Sol; y para los chamanes, en el fondo del lago está el origen del universo aymara.

    Una investigación argentina revela haber encontrado muros y recintos abiertos hacia el centro del lago y un camino de piedras parecido a los caminos del Inca que existen en distintos lugares de Perú.

    También están los que creen que se trata de una ciudad perdida y que sus laberintos conectaban Cuzco con Machu Picchu.

    Las exploraciones de Jean Cousteau hallaron vestigios de construcciones y otros utensilios de oro y cerámica pertenecientes a épocas muy arcaicas, lo que fortalece la hipótesis de que se trata de una ciudad perdida.

    Fuente: “LNR”; Viajes, “Las aguas mágicas”; Federico Abuaf.