En este grupo En todos

Grupo de El rinconcito de la mujer

María Cristina Aliaga Luna
Orientadora del hogar universidad de c...
Escrito por María Cristina Aliaga Luna
el 24/04/2011

GRACIAS POR ESTE DEBATE.

LA VIDA NOS LLEVA A ENVEJECER PERO SOLO LA CASCARA Y DEPENDE DE NOSOTROS COMO VIVAMOS LA VEJEZ. YO ESPERO ESTA BIEN EN TODO SENTIDO CUANDO LLEGUE MI SENILIDAD. POR EL MOMENTO VIVO EL DIA ,EL HOY, DE AYER NO SE NADA Y DE MAÑANA TAMPOCO, SOLO PIDO A JESUS QUE ME DESPIERTE CADA DIA.

Y RIO Y SOY ALEGRE, A PESAR DE LAS PENAS Y DOLORES. ES MEJOR VIVIR ASI Y CUANDIO LA VEJEZ- VEJEZ LLEGUE SEAMOS UNAS VIEJITAS LINDAS Y ALEGRES,CON EL PRESENTE.


Yazmin Monroy
Ingenieria en comunicaciones y electro...
Escrito por Yazmin Monroy
el 24/04/2011

Hola

Un par de palabras que definen felicidad, paz y vida, son cosas que pocas veces nos preocupamos, siempre vivimos en un mundo lleno de problemas que nos abruman y no nos percatamos de la sencillez y la necesidad de sonreir de alegrar nuestro corazon, eso es lo que realmente nos hace ser jovenes, alimentar nuestra alma con cosas que la embellezcan atravez del tiempo, y no lo superficial que todos ven.
Es un gusto que estemos en contacto

Un calido abrazo

liliana
Escrito por liliana
el 25/04/2011

Hola quiero decirte yasmin que tu proyecto esta muy bonito,mi madre ya esta muy viejita pero sigue paseando,escuchando musica,leyendo libros y aconsejando,su lucides es apreciada por todos porque a la hora de hacer alguna cuenta matematica ella da su respuesta la mayoria de las veces acertada. Y un día me dijo algo que leyo en un libro-"NO QUIERO TENER AÑOS,QUIERO TENER VIDA"- y luego agrego:estoy contenta por la vida que me ha tocado vivir.

Elisab
Escrito por Elisab
el 25/04/2011

Hola mi nueva amiga, muy bonito tú debate y excelente la información amiga soy mayor pero sabes esta es la etapa de mi vida donde más feliz estoy donde he sabido lo que es ser realmente mayor y el valor que uno tiene por eso, pero no me siento asi poruqe amo la vida, soy mayor pero mi corazón y mi espiritu son jovenes asi me siento, es una alegría intensa de serlo años atrás si tenía temor de envejecer pero para que tmer? Sies una ley d evida, y hay que aceptarla, entonces vivamos esa edad que tenemos con alegría con amor sintamonos jovenes yo me siento muy joven, porque la "edad" está en tú mente si decides sentirte vieja y acabada lo serás, si decides permanecer con juventud aún asi veas los signos en tú piel no tranquila sigue tú vida, disfrutala y más si tienes familia, tengo 3 nietas hermosas y me hacen sentir joven me llenan el alma, los hijos los amigos la preja todo eso complementa una etapa d ela vida y mientras más vives mejor te sient. ,Cada momento vivido es una experiencia adquirida y es sabiduría que tienes guardada. El tiempo pasa y la obra queda esoes lo que tenemos que ver lo que dejamos o dejaremos el bonito recuerdo d ehaber amdo mucho, y compartido y haber hecho felices a muchos , haber sido buena gente y buena persona esoes lo valioso de esta edad cuando tengas que dejarla. Un abrazo amiga.

Syl ----
---- .......
Escrito por Syl ----
el 30/04/2011

“Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos. ”
(George Christoph)

Syl ----
---- .......
Escrito por Syl ----
el 30/04/2011

Hola Yazmin un placer saludarte

Envejecer!

Se tiene miedo envejecer , pero el tiempo es enevitable todos vamos por el mismo camino, solo es aceptarlo y disfrutarlo...

Silvia Beatriz
Audiovisual moron / ballester
Escrito por Silvia Beatriz
el 30/05/2011

Hermosa y querida amiga Yaz, que bueno y que interesante tu proyecto, mis más cinceras felicitaciones!.

El miedo a envejecer nace de los mitos sobre la vejez y de una serie de actitudes equivocadas, tanto de la gente mayor como de la sociedad en la que vive.
La vejez es una etapa en la vida tan natural como la infancia. SIn embargo, la cultura de la juventud y lo nuevo, ha desplazado el respeto y admiración que antes se profesaba a las personas mayores y nos hemos embarcado en la carrera frenética tras la fuente de la eterna juventud para no sentirnos execrados. Uno de los grandes temores es a perder la independencia. En este mundo competitivo de gente exitosa, el tener que pedir ayuda pareciera ser un fracaso. Convertirse en una carga para los demás es poco menos que un castigo. Para colmo, ya ni siquiera mostramos admiración por el conocimiento que han logrado acumular con los años de experiencia. El desplazamiento de la sabiduría de la vejez por fórmulas rápidas de aprender o encontrar información se ha convertido en la nueva tendencia. Esta bien que aprovechemos las ventajas de la ciencia para alargar la juventud, pero seamos sinceros, a veces rayamos en lo ridículo cuando queremos aparentar lo que ya no somos y nos olvidamos de lo que hemos logrado ser. Quizás podemos ir tomando algunas medidas para disfrutar a plenitud los años dorados. Adaptarse a los cambios de ritmo, recuperar la autoestima, no quedarse estancado en el pasado, adoptar nuevos pasatiempos o recuperar los que dejamos atrás por falta de tiempo y sobre todo, disfrutar de la vida. Después de todo, hasta la vejez tiene sus ventajas. Hay cambios que no podremos evitar a pesar de los adelantos científicos, pero si nos deslastramos de las presiones externas, se nos pueden hacer más liviano el proceso.

Es labor de quienes aún no hemos llegado a la vejez, velar por que los mentores, los sabios de nuestra familia y de nuestro entorno, que se sientan cómodos, motivándolos y convencerlos que si son capaces y que sí vale la pena, tratando de sacarlos de su propio convencimiento “ no puedo o no vale la pena ” al hacerlo estamos preparándonos para que al llegar a la tercera edad, la gente menuda que aprendió por ejemplos, nos trate a nosotros sus padres durante la vejez, como nos vieron tratar a sus abuelos. Y algún día, cuando nuestros cabellos con las señales del tiempo, de los años vividos, cuando ya nuestros ojos cansados no nos den más permiso para leerles a nuestros nietos los cuentos de hadas que los hicieron soñar, podremos mecer nuestra vejez al arrullo de risas, alegrías, enseñanzas, ejemplos y el amor, que les hemos dejado por herencia, nos daremos cuenta que no hay razón para temerle a envejecer, después de todo, nadie nos prometió la juventud ni la vida eterna.


Abrazos, Soraya.