En este grupo En todos

Grupo de SGC en cadena de tiendas



MI NEGOCIO MI FUTURO

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 04/08/2010

Hola Didiet

Si no tienes inconveniente, en este debate se puede resumir, los dos tuyos

Al menos creo que me conoces , pero para quién no, me llamo Delia

En este momento no voy a hablar de mi grupo, quiero pedirte consejo para un proyecto que tengo en mente

He trabajado de comercial, y he tenido un negocio propio

Actualmente trabajo como auxiliar de enfermería en geriatría, pero ya sabemos como está el tema en contratación y demás.

Grandes cadenas de super mercados han comenzado en su momento con una tiendecita de barrio, por eso creo que hay que animar a los autónomos a crear sus propios negocios, ser sus únicos jefes, y como es algo te duele sólo a tí ya buscarás la forma de que funcione

Que quiero un negocio es seguro, pero lo que no está tan seguro es si optar por una franquicia

1 el mayor problema....................... La inversión ecónomica

2 estudio del mercado y demanda

3 articulos de primera necesidad, que el cliente no tenga más remedio que consumir

4 otro punto a considerar sería temas de hocio, esté como esté el panorama a la gente le gusta relajarse y divertirse

5 intentar que en lo que vaya a invertir sea escaso o nulo en donde pienso montarlo


Estas son las dudas o preocupaciones, que no dejo de darle vueltas, seguramente habrá muchas más, por eso te pediría que me las comentaras


Estaría muy bien , al menos por mi parte, si pudieras crear un curso sobre marketing

Ya tuve que tocarlo por el tema de ser comercial, pero me gustaría algo más concreto y profesional.


Espero que puedas ayudarme y asesorarme

Toda ayuda y conocimientos me vendrán muy bien

Gracias y felicidades por tu grupo

Delia

Didiet González Sánchez
Ingeniería industrial uho oscar lucero...
Escrito por Didiet González Sánchez
el 04/08/2010

Hola Delia, muchas gracias, es un enorme placer poder intercambiar contigo. Antes que todo te diré que no soy especialista en “Gestión Comercial”, soy gestor de Calidad en una Cadena de tiendas, Pero bueno, el grupo también va de esto, porque tengo que inmiscuirme también en los temas de comercial y marketing para poder lograr el trabajo en equipo en mi organización y poder llegar a diseñar el Sistema de Gestión de Calidad, o sea que alguna que otra cosa de forma general he podido ir captando de los verdaderos especialistas.


Creo que Los cinco elementos que mencionas, o que te preocupan para tenerlos en cuenta en tu proyecto, son pero que muy importantes, muchos de ellos esenciales. Viéndolos puntualmente:


1 el mayor problema....................... La inversión económica: Sin el capital para iniciar la inversión, ni pensarlo.

2 Estudio del mercado y demanda: Este es fundamentalísimo, es el que te va a decir, primeramente, si realmente cuentas con un mercado objetivo: quienes serán tus cliente; sus necesidades y demandas fundamentales; su real poder adquisitivo, es decir las entradas económicas con que cuentan tus futuros potenciales clientes, para poder pagarte los servicios y productos que les ofertarás…Además la competencia, quien está en lo mismo que tu piensas hacer y los proveedores

3 artículos de primera necesidad, que el cliente no tenga más remedio que consumir: Los productos estrellas son muy importantes para el primer impulso, pero puedes valorar, según el estudio del mercado realizado, si cuentas con clientes con altos poderes adquisitivos y tal vez con otras necesidades más puntuales, entonces puedes considerar incorporar algunos productos más exclusivos con mayores precios de ventas al módulo comercial de tu negocio.

Seguramente que no vas a producir tu propia mercancía, así que, aquí creo que debes tener en cuenta los potenciales proveedores, si realmente tienen la capacidad de suministrarte los productos apropiados y a precios razonables, para que puedas obtener un buen margen comercial, es decir utilidades, ganancias.

Con todos estos elementos: el Capital para la Inversión, Estudio del mercado, diseño de tu módulo comercial, proveedores con capacidad, precios de costo rozonables de la mercancía que te oferta el proveedor, precios de ventas razonables o de acuerdo a las legislaciones vigentes si los establecen, competencia… entonces creo que así estás en condiciones de estimar niveles de ventas periódicos (diarios, semanas, mensual, etc)y cálculo estimado de en que tiempo tendrás el retorno de la inversión, es decir en que tiempo el negocio te va a pagar todo lo que invertiste inicialmente, y entonces sabrás aproximadamente si es viable o no tu proyecto.

4 otro punto a considerar sería temas de ocio, esté como esté el panorama a la gente le gusta relajarse y divertirse: Seguro, te lo van a agradecer

5 intentar que en lo que vaya a invertir sea escaso o nulo en donde pienso montarlo: Bueno si es así mejor, pero en caso de que ya existan servicios similares con buena representatividad en el lugar, si tienen un buen auge, intégrate a la competencia, trata de distinguirte en algo aunque ofertes lo mismo, esta distinción puede ser en atención, precios, imagen…y si se sigue buscando se encuentran mas opciones.

Por último yo agregaría; que seguramente como comercial que fuiste lo manejarías muy bien; es conocer lo mejor posible lo que se vende.

Bueno Delia, Espero que te hayan servido mis comentarios.

Cordialmente

Didiet

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 05/08/2010

Didiet

Muchas gracias por tu orientación

Hasta que no veo las cosas claras soy muy pesada, disculpa se estoy metiendo en algo que no tiene nada que ver contigo

Pero si voy a hacer alusión a tu profesión " GESTOR DE CALIDAD EN CADENAS DE TIENDAS"

No has especificado si son tiendas de artículos concretos, ropa, deporte, juguetes,. Ect o de todo en general a modo de hipermercado


Sea del modo que sea, exactamente cual es tu labor, dirías............ Pués eso GESTOR DE CALIDAD.........................

PERO CALIDAD EN QUE?

PARA SU CONSUMO

EN SU COMPOSICIÓN

EN SU APLICACIÓN

EN SU USO

EN SU INOCUIDAD

EN SU FECHA DE CADUCIDAD ( SI PROCEDE DEL PRODUCTO).........................


En la comunidad económica europea los artículos, tienen un símbolo, que acredita es apto


A lo que vengo a referirme con todo esto,, es que una de mis ideas de negocio, son los productos cosmeticos y de higiene personal TOTALMENTE NEUTROS, HECHOS DIGAMOS A LA ANTIGUA USANZA , TODO EL MUNDO SE DUCHA Y MANTIENE SU HIGIENE PERSONAL ( UNOS MÁS QUE OTROS, HAY MUCHO GUARRILLO, JEJE), ADEMÁS SERÍAN PRODUCTOS MUY RECOMENDADOS, COMO ANTISEPTICO EN LAS HERIDAS, PARA LA PIEL DE NIÑOS. DE ANCIANOS Y DE PERSONAS ENCAMADAS O MINUSVALIDAS


Una persona con tu profesión se encargaría del control de calidad de esos productos?


Y SI REALMENTE SE LLEVA EL CONTROL DE CALIDAD COMO ES QUE SE PRESENTAN

ESTOS CASOS:


El hecho de lavarse la cara o el pelo, maquillarse, aplicarse un desodorante o teñirse el pelo, se puede convertir en un atentado contra la salud si no se eligen los productos adecuados, así que averigua bien antes de comprar.


Buena parte de la industria cosmética utiliza aún como ingredientes de sus geles, jabones, perfumes, champús, maquillajes, desodorantes, productos para bebes, dentífricos, espumas de afeitar, etc. , sustancias tóxicas capaces de provocar un sínfin de trastornos más o menos graves, cáncer incluido.


La normativa española sobre productos cosméticos -Real Decreto 1599/1997 de 17 de octubre y la Directiva Comunitaria 2003/15/EC de 27 de febrero, traspuesta a ley nacional el 11 de septiembre de 2004- los define como “toda sustancia o preparado destinado a ser puesto en contacto con las diversas partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y mucosas bucales con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto y/o corregir los olores corporales y/o protegerlos y mantenerlos en buen estado”.


La lista de productos que se pueden considerar cosméticos es pues amplísima y pasa por cremas, emulsiones, lociones, geles, aceites para la piel, máscaras de belleza, maquillajes, jabones, aguas de colonia y perfumes, champús, depilatorios, desodorantes y antitranspirantes, productos capilares, para el afeitado, para desmaquillar, para los labios, para el cuidado bucal y dental, para las uñas, para los bebés, para el cuidado íntimo externo, para la protección solar o para el bronceado sin sol…


Pero, ¿De qué están compuestos los cosméticos convencionales que utilizamos a diario?


La Ley dice claramente que no pueden contener sustancias clasificadas como carcinógenas, mutágenas o tóxicas pero un simple vistazo a las etiquetas -incluso de marcas internacionales conocidas y de prestigio- demuestra que las leyes no se respetan.


Y son cada vez más los expertos que entienden que muchos cosméticos son auténticos venenos. Por legales que sean.


Porque aunque la excusa sea que no son peligrosos ya que los tóxicos que contienen están en pequeñas cantidades hablamos de productos que en muchos casos se utilizan a diario y, por tanto, la cantidad de sustancias perjudiciales que termina entrando en nuestro organismo es al final elevada.


La cantidad “aceptable” de sustancias químicas tóxicas en los cosméticos debieran ser cero. Lo apoya el hecho incontestable de que hoy está científicamente demostrada la gran contaminación que sufrimos todos ( más detalles


“Estamos todos altamente contaminados ). Y luego no se entiende por qué el número de casos de cáncer aumenta en todo el mundo año tras año…


Según la Agencia para la Protección de la Salud del Reino Unido cada mes aparecen más de 600 sustancias químicas nuevas que se añaden a la lista de las 80. 000 ya existentes.


Y, sin embargo, sólo se ha constatado los efectos que provocan en humanos ¡En menos del 10% de los casos! Es decir, hay “controladas” menos de las 80. 000 sustancias y de ellas están permitidas para su uso en cosmética algo más de 6000.


Permitidas… sin que entendamos además la raón ya que está constatado que muchas causan alergias, problemas de pigmentación, irritación de la piel, trastornos hormonales e, incluso, cancér y daños genéticos a futuros bebés, como veremos a continuación.


Y es que, contra lo que algunos pretenden que creamos, las sustancias de los productos cosméticos no se quedan en la capa más superficial de la piel sino que se absorben y pasan a la sangre pudiendo provocar dolencias de todo tipo.


¿Y cúales de esos componentes pueden ser tóxicos? Al menos los que se detallan mas adelante.


Eso sí, por razones de espacio no se citan todas las “sustancias peligrosas” de peligrosidad que utiliza la cosmética convencional, sólo los más comunes.


Sustancias que, afortunadamente, no se usan en la cosmética natural en la que más del 90% de sus componentes son materias primas naturales de origen no animal.


Aclarado este punto se recoge un listado de las sustancias consideradas más peligrosas. Por precaución, hay que evitarlas en la medida de lo posible. Son éstas:


Aceites minerales


Se trata de sustancias derivadas del petróleo que la industria cosmética utiliza como agentes antibacterianos y para mejorar la textura de la cremas de tal forma que resulte agradable ponerlas sobre la piel.


También son uno de los ingredientes principales de los productos para el cabello, las lociones para después del afeitado, los desodorantes, los enjuagues bucales, los aceites para bebé, las pastas de dientes, etc.


Su uso industrial resulta muy rentable ya que son aceites que cuesta muy poco obtener, algo que para algunos prima sobre el hecho de que sean altamente cancerígenos.


Además estas sustancias cubren la piel como si fueran una envoltura de plástico de tal forma que tapan los poros, bloquean la respiración de las células, extraen la humedad de la piel y la sacan a la epidermis de manera que ésta aparece brillante e hidratada.


Pero sólo aparentemente, porque, en realidad, a causa de esta capa plástica que la recubre la piel queda incapacitada para cumplir con sus funciones de defensa.


Entre otras cosas, impide eliminar toxinas a través de la piel y, como consecuencia, aparecen acné, irritaciones, rojeces y otros desórdenes además de hacer que envejezca prematuramente.


De ahí que cuando se dejan de usar estas cremas con aceites minerales la piel aparezca aún más seca que cuando se empezaron a usar.


En las etiquetas estas sustancias pueden aparecer en su denominación latina o castellanizada. Las más habituales son aceite mineral, paraffinum, paraffinum liquidum, petroleum, etc.


También son derivados del petróleo sustancias como el metilsilanol, la cera microcristalina, el ozokerite, el ceresin y la vaselina.


Pero de entre estos derivados destaca especialmente el glicol propileno.


Se trata de un líquido incoloro que forma parte de la composición de multitud de productos cosméticos… ¡Y también de pinturas, detergentes para ropas, ceras para suelos, anticongelantes y líquidos de frenos de los coches!


De esta sustancia se pregona que ayuda a retener la humedad de la piel y que hace que ésta se perciba al tacto suave y sedosa… pero lo que no se dice es que numerosos estudios relacional el glicol propileno con la dermatitis de contacto y con algunos trastornos del riñón o del hígado, que puede inhibir el crecimiento de las células epidérmicas e irritarlas (de hecho se le considera el principal irritante de la piel, incluso en concentraciones muy bajas) y que puede también irritar los ojos, causar trastornos gastrointestinales, náuseas, dolor de cabeza y vómitos además de afectar al sistema nervioso central.

Ftalatos


Los ftalatos son sustancias disolventes y suavizantes que se pueden encontrar con excesiva facilidad en cremas, esmaltes de uñas, perfumes, lacas de pelo y desodorantes.


Y eso que el Parlamento Europeo prohibió su uso -a partir del 1 de enero del 2005- en la fabricación de juguetes que puedan meterse en la boca y en artículos de puericultura ya que se les relaciona con daños en los sistemas reproductor y endocrino así como con un aumento de riesgo de padecer asma y cáncer.


Así al menos consta en algunos estudios; por ejemplo, en el realizado por la Universidad de Rochester (Usa) que señala que la exposición a estas sustancias está también ligada a un elevado riesgo de anomalías genitales en bebés varones.


Pues bien, hay seis tipos de Ftalatos que no se pueden usar ya ni en la fabricación de juguetes por razones de seguridad pero puede encontrárselos en diversos cosméticos.


Revise las etiquetas y evítelos, especialmente los tres primeros que mencionamos.


Hablo del dietilhexiloftalato (DEHP), el dibutilftalato (DBP), el butilbenzilftalato (BBP), el diisononilftalato (DINP), el diisodeciloftalato (DIDP) y el dinoctilftalato (DNOP).


Fenol y Fenil


El fenol y el fenil son sustancias que se utilizan como desinfectantes en el ámbito de la medicina y como conservantes en la industria de la cosmética.


En el caso del fenol, por ejemplo, es conveniente saber que se trata de un alcohol que se produce mediante la oxidación parcial del benceno lo cual lo convierte en un ingrediente tóxico que puede afectar al sistema nervioso central, al corazón, al hígado, al riñón y a la piel.


Nitropheno, phenolphthalein o chlorophenol son sólo algunas de las denominaciones bajo las que puede aparecer.


En cuanto al fenil -que se incluye muy a menudo en los cosméticos con el nombre de phenylenediamine sulfate- penetra por la piel, accede al torrente sanguíneo y puede causar problemas hepáticos.


Estos alcoholes son incorporados en productos de todo tipo pero especialmente en los enjuagues bucales.


De hecho, algunos contienen más alcohol que la cerveza, el vino y otros licores ( por ejemplo el conocido Listerine contiene un 21. 6% de alcohol y por ello en el recipiente figura una etiqueta de advertencia).


Etiqueta que, sin embargo, no aparece en las lacas para el pelo, en muchas de las cuales el 95% de su composición la suele constituir el alcohol etílico.

Pues bien, debe saber que cuando se enjuaga la boca con ellos el alcohol actúa como solvente y hace a los tejidos más vulnerables a padecer distintas dolencias, incluido el cancér.


Al menos así lo demuestran algunos estudios realizados al respecto.


Los datos no dejan lugar a dudas: los varones que normalmente utilizan enjuagues que contienen un 25% de alcohol tienen un 60% más de posibilidades de padecer cancér de boca o de garganta que quienes no lo usan. En el caso de las mujeres ese peligro llega ¡Al 90!.


Ingredientes articiales o sintéticos


La lista de cosméticos que contienen ingredientes artificiales o sintéticos es prácticamente interminable: champús, dentífricos, jabones, geles, limpiadores faciales, lociones, acondicionadores para el pelo, mascarillas, etc.

Por un lado están los PEGs -abreviatura de glicol polietileno- que son sustancias emulgentes que se utilizan para cuajar agua y grasa o detergentes.


En sí mismas no son tóxicas pero contribuyen a eliminar el factor protector natural de la piel por lo que el sistema inmune queda más que expuesto y, por tanto , es más vulnerable.


Es decir, que la piel y, por extensión, el organismo se hacen más receptivos a otras sustancias, incluidas las tóxicas.


De ahí que no se permita usar más de cinco PEGs en un mismo producto. ¿Y cómo reconocerlas?


Pues suelen aparecer con las siglas PEG seguidas de un número que indica su peso molecular pero también se las reconoce por las letras eth al final como es el caso de steareth, ceteareth o -uno de los más empleados- sodium laureth sulfate.


Este último no debe confundirse con el sodium laurel sulfate, un detergente muy irritante utilizado en el 90% de los champús y dentríficos convencionales que se encuentran en el mercado.


Su efecto es tal que, por simple contacto con la piel, se absorbe y se almacena en los tejidos del corazón, del hígado, los pulmones, los ojos y hasta el cerebro.


Y su listado de efectos adversos no termina ahí ya que se sabe que afecta al sistema inmune, interactúa con otros ingredientes favoreciendo la aparición de cáncer y en cantidades suficientes puede modificar el material genético contenido en las células.


De hecho, en los laboratorios se utiliza para inducir mutaciones en bacterias. Además, de al menos en animales, causa problemas de pigmentación en la piel, corroe los folículos pilosos y retarda el crecimiento del pelo.


Otro químico extremadamente peligroso es la diethanolamine (DEA).


Y eso que se trata de una base detergente y espesante que figura en la etiqueta de más de 600 productos cosméticos y para el hogar.


Sobre esta sustancia el doctor Samuel Epstin, -profesor de salud ambiental de la Universidad de Illinois, Usa- afirma que aplicada en repetidas ocasiones sobre la piel de las ratas, hace aumentar exponencialmente la incidencia de cánceres de hígado y de riñón.


Afirmaciones sobre su peligrosidad que serían corroboradas por John Bally – supervisor de de la División de Cosméticos de la Food and Drugs Administration o FDA ( la “Agencia del medicamento” yanqui)- al reconocer que diversos estudios han establecido el riesgo que implica una exposición continua a ella, especialmente en el caso de los niños.


Colorantes


Sustancias que se emplean para darle el color deseado a cremas, geles de baño, maquillajes, tintes, etc.


Pues bien, muchos de ellos han demostrado -al menos en animales- ser altamente cancerígenos y alterar las moléculas de ADN.


Se les puede reconocer porque sus denominaciones incluyen las sílabas anilin o anilid – por ejemplo, el acetanilid- o por otras fórmulas más sencillas como HC (HC Orange 3), Acid (Acid Red 73) o Pigment ( Pigment Green 7 ).
Solventes


Muchos estudios relacionan los solventes con el aumento de la incidencia de cáncer. Algunos de ellos -como los que contienen el término isopropil- se usan también como solventes de pinturas y forman parte de la composición de los líquidos anticongelantes de los coches.


Es una sustancia derivada del pertróleo que, sin embargo, la industria cosmética convencional incluye en tintes de pelo, cremas de mano, exfoliadores, cremas y espumas de afeitar, colonias y otros muchos cosméticos.


Fragancias artificiales


Hablamos de fragancias muy baratas y de fácil producción que se añaden a perfumes, geles de ducha, jabones, desodorantes, productos para los bebés, champús, cremas de manos y corpolarales, etc.


Se las considera peligrosas porque son bioacumulativas y se sospecha que puedan producir trastornos en los sistemas reproductor y endocrino.


Además se ha observado que una vez sobre la piel pueden causar alergias, dolores de cabeza, mareos, tos, manchas oscuras en la piel, pérdidas de concentración y hasta cáncer.


Entre otras muchas, se esconden en denominaciones como acetil hexametil – que incide sobre el sistema nervioso- o bromocinnamal -que resulta irritante para la piel-. Una de las más utilizadas es el tonalide.


Liberadores de formaldehído

Se trata de uno de los conservantes más utilizados por ser un potente antimicótico. De ahí que se utilice en la fabricación de materiales de construcción y de muebles ya que previene y evita la aparición de moho y hongos.


Es altamente cancerígeno por inhalación. Además exponerse a él puede causar dolores articulares, de cabeza o de pecho así como alergia, irritación y envejecimiento prematuro de la piel, daño en las membranas celulares y malformaciones en los fetos.


Su uso está prohibido en cosmética pero como es un conservante muy barato y efectivo la industria se las ha ingeniado para crear sustancias que directamente no se pueden considerar formaldehídos pero que lo liberan. ¿Cómo reconocerlas?


De dos formas. Una es fijarse en los nombres que se acompañan de la palabra urea como diazolidinil urea o poliximetileno urea (no debe confundirse con la urea que se encuentra en la sangre y que es el resultado del metabolismo de las proteínas).


La otra forma de identificar estas sustancias es fijarse en que llevan las letras DM delante del nombre del conservante químico como es el caso de la DM hidantoina.


Respecto de estas dos sustancias destacan los estudios realizados en la prestigiosa Clínica Mayo (Usa) que demuestran que el imidazollidinil urea y el DM hidantoína irritan el aparato respiratorio y la piel y pueden producir palpitaciones.


Y los mencionados no son los únicos conservantes liberadores de formaldehído.


También lo hacen el dimetil oxazolidino, el armilacetato o el alkifenol.


Talco


Sustancia químicamente muy similar al asbesto o amianto, elemento conocido por provocar cáncer ( especialmente de pulmón ).


El talco forma parte de numerosos productos cosméticos, entre ellos los maquillajes y los polvos para los bebés.


Pero también se emplea para lubricar los condones. En este sentido, por ejemplo, ya en 1997, se publicó en la Revista Americana de Epimidemiología que a largo plazo usar talco en la zona genital hace que el riesgo de padecer cáncer de ovarios aumente hasta un 60%.


Además, se sabe que tapa los poros de la piel y que impide sus funciones normales.


Aluminio

Es otro elemento sobre el que también hay sospechas fundadas acerca de su toxicidad. De hecho, se han realizado numerosos estudios -algunos de ellos incluso por la Organización Mundial de la Salud- sobre la relación entre el aluminio y el Alzheimer.


Destacando el hecho de que en las autopsias realizadas a pacientes que padecían esa enfermedad se encontraba en sus cerebros grandes concentraciones de aluminio.


Además gracias a esas investigacioanes se sabe que el aluminio puede unirse al ADN y modificar su estructura así como alterar la acividad de los genes.


Y su absorción se produce también por la vía oral como a través de la piel.


De ahí que los cosméticos que lo contienen sean una fuente de contaminación que se debe de tener muy en cuenta.


Especialmente porque el aluminio -en sus distintas formas- puede encontrarse en cremas hidratantes, pintalabios, desodorantes, antitraspirantes,etc.


Un ejemplo de la utilización cosmética del aluminio es su presencia -en forma de clorhidrato de aluminio- en la mayoría de los antitranspirantes que se encuentran en el mercado.


Sólo que si bien su acción astringente consigue reducir o inhibir el flujo de sudor también puede causar cáncer de mama al provocar la mutación de las células.


Ello se debe al parecer a que al evitar la eliminación de toxinas a través de las axilas fuerza al cuerpo a depositarlas en las glándulas linfáticas que se encuentran bajo los brazos.


Y tal sería la razón de que la mayoría de los tumores cancerígenos de mama se encuentren precisamente donde se encuentran esas glándulas.


Cabe agregar que efectos similares a los del clorhidrato de aluminio los provocan los parabenos, sustancias bacteriostáticas y fungicidas utilizadas en multitud de productos de belleza.


Esas sustancias pueden imitar el comportamiento de los estrógenos y favorecen el crecimiento de tumores asociados a los niveles éstos como es el caso del cáncer de mama.


Lamentablemente los parabenos -en cualquiera de sus formas- se encuentran en más del 90% de los productos que permanecen en la piel y en más del 70% de los que se enjuagan.


Mercurio


El mercurio es un metal pesado de elevada toxicidad a pesar de lo cual a la industria cosmética se la permite utilizarlo como conservante en productos de maquillaje y desmaquillaje de los ojos siempre que su concentración máxima sea del 0. 007%.


En la etiqueta se puede encontrar bajo la nomenclatura tiosalicilato de etilmercurio.


Antioxidantes sintéticos


Cabe mencionar el butilhidroxitolueno o BHT ( también puede aparecer como E-321). Se trata de un antioxidante sintético que a pesar de no ser un agente mutagéno es capaz de modificar la acción de ciertas sustancias que pueden provocar cáncer.

Se ha constatado en ratas que a altas dosis afecta a la reproducción y al número y desarrollo de las crías.

OPTE POR LO NATURAL


Tras los expuesto, es obvio: hay que optar por los productos naturales.


Para que un cosmético pueda considerarse natural ha de estar compuesto en más del 90% por materias primas naturales de origen no animal y carente de sustancias irritantes, tóxicas o peligrosas.


Tienen además la ventaja de que las sustancias en se utilizan en su fabricación proceden mayoritariamente de plantas por lo que en muchos casos fortalecen y mejoran las funciones dérmicas.


Eso sí, no existe una cosmética 100% natural ya que la mayoría de los productos lleva algún conservante -aunque sea suave- para garantizar su durabilidad y un emulgente que permita mezclar y cuajar las sustancias obtenidas de las plantas y el agua.


En todo caso, la cantidad de dustancias químicas o sintéticas que se añaden, por pura necesidad, es menor de un 10% de la composición final del producto.


Esto explica,entre otras cosas, su elevado precio, superior a de los productos que para los mismo fines ofrece la industria cosmética convencional.


Claro que cuando está en juego la salud no debería haber ninguna duda a la hora de elegir.


Cómo entender la etiqueta

A veces puede resultar complicado entender qué estamos poniendo sobre nuestra piel, cabello o dientes.


Sobre todo porque, más allá de necesitar unas mínimas nociones de química, hemos de desentrañar las ingeniosas denominaciones bajo las cuales algunos fabricantes ocultan las sustancias más “sospechosas”.


De ahí que a principios de la década de 1980 la Food and Drug Administration ( FDA) estadounidense estableciera las reglas según las cuales han de figurar los ingredientes en las etiquetas de los cosméticos.


Esa regla se llama INCI -Nomenclatura internacional de ingredientes de cosmética- y establece que los nombres de las sustancias aparecerán en su forma latina y enumerados según su cantidad en forma descendente.

Es decir, que la sustancia más cuantiosa se nombra en primer lugar y la menos cuantiosa el último.


Esta declaración de ingredientes debe ser completa y exhaustiva de tal forma que en ella estén incluídos todos, desde los emulgente a los conservantes.


Se pretendía con ello que el consumidor tuviera así una mínima orientación ya que cuantas más sustancias naturales están enumeradas en los primeros lugares más natural será el producto.


UN saludo

Dalia

Didiet González Sánchez
Ingeniería industrial uho oscar lucero...
Escrito por Didiet González Sánchez
el 05/08/2010

Hola Delia ¿O Dalia?. Pues mira, aunque no soy especialista en comercial, el tema si tiene bastante que ver conmigo, porque gestiono la calidad en una organización en la que “el plato fuerte” es la actividad comercial, así que no tengas ningún reparo en comentarme sobre temas de este tipo, pues yo para poder hablar en un mismo idioma con mis colegas estoy obligado a aprender y así tu me ayudas a aprender…



Las tiendas son de todo eso que mencionas, incluso más: Calzado, peletería, tejidos, cosméticos, electrodomésticos, muebles, ferretería, materiales de construcción, alimentos preempacados y preenvasados, bebidas y licores, tabacos…algunas se especializan en líneas o familias de productos, pero la mayorías son mas o menos como dices “hipermercados”

La gestión de la “Calidad” observa todo eso que mencionas, pero además de los requisitos del producto también los del servicio. Quiere decir que yo como especialista debo asesorar y dar seguimiento para que los productos que se le ofertan al cliente externo en el servicio de las tiendas, cumplan con los requisitos de sus especificaciones, que son las que abarcan esto que tu dices: SU COMPOSICIÓN, APLICACIÓN, SU USO, SU INOCUIDAD, FECHA DE CADUCIDAD, ETC, Pero además debo darle seguimiento a la medición periódica que se hace de la satisfacción del cliente, que informa de su percepción del cumplimiento de los requisitos del producto, y además de su percepción del servicio, es decir creen que los vendedores están siendo profesionales, amables, si el ambiente en que reciben el servicio es agradable en cuanto a temperatura, iluminación, imagen entre otras… debo darle seguimiento a las quejas y reclamaciones que efectúan y el tratamiento que a estas se les da, y debo informar a la alta gerencia sobre todos estos aspectos para que se tomen las medidas y soluciones pertinentes, por “arribita” te puedo decir, Delia, que todo lo que potencialmente afecte la calidad en el servicio en una tienda de mi Cadena, tiene que ver con mi gestión. Ahora estamos diseñando la documentación para certificar según las normas ISO, que ya ahí se complica la cosa, porque los requisitos entonces son muchos más, porque no solamente se debe medir la actividad de tiendas como tal, sino que cada una de las actividades de la empresa, debe cumplir con requisitos, y todos los empleados nos convertimos en clientes unos de otros, y debes imaginar que en una empresa de tal envergadura eso es un “rollo” , (JEJE, espero que me hayas podido seguir el hilo), te darás cuenta que encontrarme a alguien en la comunidad que esté metido en algo parecido, para mi es como un naufrago encontrarse con una tabla flotando en medio del océano….



En cuanto a si yo controlo la calidad de los productos…Mira, como tú dices, ya el producto vendría como “apto” según el símbolo, pues seguramente fue producido por una empresa acreditada con sus laboratorios de prueba y ensayos, supongamos que yo sea tu gestor de calidad en tu punto de venta, yo debo asesorarte y luego controlarte: que tu obtengas del proveedor las especificaciones y certificados de calidad del producto; que lo conserves y almacenes bajo las condiciones que dice el proveedor; que cumplas con las normativas, si las hay, que existen a nivel de país respecto al tipo de producto que vendes; debo muestrear periódicamente los productos que tienes almacenados y expuestos a la venta y compararlos con sus especificaciones; velar por que prestes un servicio de excelencia: orientando, informando, siendo amable, es decir tratando de fidelizar al cliente; que obtengas retroalimentación de la percepción que tiene el cliente de la calidad del producto que se le vendió y el servicio que se le prestó; y debo elaborar cuantas instrucciones y documentación sean necesarias para que te orienten como vendedor o gerente de la tienda, como cumplir con todo esto de forma estandarizada, es decir que este documento sirva de forma similar en cada una de las tiendas y partir de ellos ejercer el control de la calidad, y finalmente debo registrar tanto cualitativamente y cuantitativamente el comportamiento de todo eso y establecer bases de datos estadísticas para que sirvan a la alta gerencia para la toma de decisiones, suena un poco burocrático en algunas partes…pero bueno tu en tu puesto de venta no necesitas a alguien como yo, pues es un solo establecimiento y creo que sola te las ingeniarías como gerente, comercial, vendedora, controladora de la calidad…



Lamento decirte que la línea de cosméticos que mayormente comercializamos es la económica, es decir, la convencional que mencionas, con todos sus inconvenientes tóxicos e ingredientes nocivos con nombres enmascarados en sus especificaciones, espero que no te decepciones tanto, pero ya eso se me va de las manos, porque la decisión de lo que se va vender en nuestras tiendas, está pero que muy fuera de mi alcance, lo que me toca a mí, es velar que lo que se vende, se venda tratando de satisfacer lo mejor posible a nuestros clientes, que son en su mayoría, personas humildes y corrientes, unas mas o menos conscientes del veneno que les aplican a sus anatomías y otras que ni siquiera se los imaginan, y de casi todas tengo la certeza de que con un discreto poder adquisitivo, con el que ni por asomo se les ocurriría visitar tu punto de venta para comprar tus caras y naturales cremas, pues el dinerito, les tiene que alcanzar para las cremitas convencionales, la ropita económica, la meriendita del nene y tal vez algo para un domingo de ocio. Te diré que hasta yo he sido victima de las reacciones adversas por los químicos de estos productos, pues los desodorantes que antes usaba que contenían alcohol me provocaron una que otra vez dermatitis en las axilas, hace tiempo que los cambié por los que no tienen alcohol. Se nos han dado muy raros casos de reclamaciones de clientes por alergias a algunos tipos de champú, (claro que hay probabilidades de haber daños a largo plazo según los años de uso y sensibilidad de cada persona), el tratamiento a seguir por nosotros en estos caso es bien simple: llevar a destrucción el frasco usado si el cliente va a devolverlo, devolverle su dinero, pedirle disculpas, recomendarle la prescripción médica y ofertarle según lo que diga el facultativo alguno de los champú medicinales que tenemos, parecidos a los de la línea natural que piensas lanzar.


Los incovenientes tóxicos y nocivos no solo están dentro de los cosméticos, están los confesos y declarados tabacos, que los vendemos tambíen "y hay de nosotros " si se los quitamos de las vidrieras a nuestros clientes fumadores empedernidos y están en muchos de los alimentos preenpacados, enlatados, etc, que de eso si que estarías hablando un mes, según tu perfil, tal vez lo podamos debatir luego también.


Te felicito, por tu amplia investigación sobre el tema y porque al menos tú puedes decidir por lo que quieres vender, creo que si puedes hacerlo de esa forma, seleccionando productos cosméticos con las bondades que explicas, no debes vacilar…yo haría lo mismo si fuera autónomo. Como dices, se violan flagrante e impunemente estas legislaciones, si es que son internacionales, sobre declarar detalladamente en la etiqueta los nombres y propiedades exactas de los ingrediente de cada producto, pues nunca me he enterado de sanciones o contravenciones impuestas en consecuencia.

Saludos cordiales

Didiet

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 28/08/2010

Hola Didiet

He encontrado un hueco, y he venido a " verte", tu me entiendes, jje

Si es verdad que los productos económicos son los más vendidos al ser los más asequibles, el presupuesto familiar hay que repartirlo, también es cierto que aunque sepamos de los incovenientes de los productos, ya sea cosméticos , alimentos, o de limpieza de hogar, tenemos que atenernos a nuestras posibilidades.

Hay que pensar que relacionamos lo caro con lo excelente, y siempre no es así, porque la mayoría de las veces se paga una marca, se entiende que una marca es sinónimo de calidad, pero hay otros productos muy similares igual de buenos, que ofrecen la misma confianza y resultados, y no tenemos que pagar más porque se llamen de otra forma

Aquí suelen hacer la venta masiva por excedencias del producto, por ejemplo , un detergente para lavar la ropa muy conocido en España y con muy buenos resultados y CARÍSIMO, cuando tienen exceso del producto, lo empaquetan y venden con otro nombre pero a menos de la mitad de su precio original, la marca no la conoce ni la madre que lo parió, pero si consumes uno y otro te das cuenta que el resultado es el mismo.

Lo que comentabas de tu alergia al desodorante, me ocurrió a mí con un champú, y no era muy barato que digamos, tardé tiempo en asociar lo me pasaba. Cuando salía de la ducha al poco rato, comenzaba a encontrarme mal, pero no tenía ronchas ni rojeces que me indicaran alguna alergia. El champú en apariencia no tenía nada raro en su composición al menos visible, pero tenía ácidos frutales. Yo soy diabética y por el cuero cabelludo absorbia los azúcares de la fruta, lo que me pasaba es que me daban subidas de glucosa.

La glucosa o el azúcar está presente tanto en la cosmética como en la alimentación, al ser un conservante............... Un paquete de salchichas contiene azúcar, conservas, tomate frito, embutido............. Azúcar, ¿Que pasa? Que sabiendo esto estoy poniendo en riesgo mi salud que ya está pocha de por si, por lo que no me da otra opción de buscar artículos y productos que no lleven azúcar, que mira que casualidad son los más caros.

Después continuo, se me hace un poco tarde, bueno si te parece interesante mi comentario, claro

Delia

DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 28/08/2010

Aquí decimos que no hay un roto para un descosido, lo que quiere decir que siempre habrá alguien en el sentido que sea que te necesite.

Si Dios quiere y me lo planteo bien, los productos que yo pueda vender no tienen por qué ser caros, no más que los específicos que puedes encontrar en una farmacia, Siempre habrá alguien como en mi caso que tenga que utilizar un tipo de producto en especial por algún problema, de piel, heridas, incluso los ceriacos ( alérgicos al gluten), los productos del baño hechos con avena , o trigo, les perjudica en su enfermedad. Existe un jabón de glicerina especial para niños y ancianos................. Multitud de productos en demanda que antes no se podían adquirir bien por su alto coste o bien porque no existían. Si hoy en día el mercado te hace la vida más fácil, por qué no beneficiarnos, hay que asumirlo como algo de primera necesidad, que si realmente lo necesitas, lo puedes quitar de algún capricho.


La psicología del cliente también es una parte clave, sobre eso no creo que te revele nada nuevo lo sabrás de sobra, pues eso ,el hacerlos sentir especiales, únicos, mimados, en un lugar que ellos han escogido en un momento puntual. La cosmética natural da mucho juego en muchos sentidos, por eso mismo abre algunos sentidos, los aromas, el tacto, visual envueltos de forma atrayente muy apropiados para un regalo para alguien querido, para enamorados ( aceites perfumados, lociones para masajes hechas de chocolate............. ) Infinidad de motivos que hacen entrar a las personas en un lugar especializado, en hacerlos sentirse especiales

Un Abrazo

Delia

Didiet González Sánchez
Ingeniería industrial uho oscar lucero...
Escrito por Didiet González Sánchez
el 29/08/2010

Hola Delia

! Que gusto volver a "verte" por aquí, mi desolado foro! , en otro hueco que encuentres sabrás de mi placer por volver a conversar contigo sobre este tema. Ya veo que son muy "hábiles" en tu país para salir de los excesos de inventarios, si conoces de otros tipos de estrategias no dudes en comentármelas que de todo se aprende...


! Vaya con el dulce champucito! Entonces siempre tienes que cerciorarte en las etiquetas del champú que vayas a comprar: "Cero ácidos frutales", en nombre de tu salud. Tanto me alegro de que tengas convicción de que tu proyecto de negocio pueda beneficiarte tanto a ti como a tus futuros clientes, y tienes una idea bastante clara de como quieren ser tratados. Todos, o casi todos, en algún momento de la vida somos cliente de alguien, y sabemos como queremos ser tratados, pero la mayoría lo vemos desde una posisción egoista, es decir: yo quiero... Yo siento... Yo... Yo.. Y yo, no todos tienen la capacidad de pensar: "si así es como yo quiero ser tratado, entonces los demás quieren que yo los trate así"... Creo que tu tienes un inteligencia natural para eso, a pesar de no conocerte personalmente, esa es la percepción que tengo, es que la "fibra" se conoce hasta en la manera de expresar las cosas a través de lo escrito, cuando lo escribe la persona correcta, quiero decir con esto, que si tus palabras, las escribe otra persona que no seas tu, no suenan auténticas. Exitos en tu Empresa, si la empiezas va a dar frutos, porque tengo la certeza de que eres de las personas que logra lo que quiere. Ten presente siempre un visión de ganancias: Utilidades= Ingresos-(costos+impuestos) y que el resultado de esta expresión matemática sea bastante mayor que cero, jeje, yo creo que esta fórmula es bastante parecida para todo el mundo.

Un Abrazo

Didiet


DELIA MINERVA
Escrito por DELIA MINERVA
el 29/08/2010

Si es verdad lo del egoísmo, pero recuerda que el cliente siempre lleva la razón, aunque den ganas de pisar el cuello a más de un@ debemos de mostrar la mejor de nuestras sonrisas.

Soy una vendedora nata, soy capaz de vender un helado a un esquimal, y convencerlo de que monte un puesto durante todo el año, total siempre hace frío allá, jeje que mala soy, pero lo referente y muy importante a las utilidades................. Ahí flaqueo un poco, esa parte no me gusta, pero es elemental, ¿Entraría dentro del llamado banlace o asiento? Como en mis tiempos cuando estudié en la escuela de comercio, lo mejor será dejarlo en manos de alguna gestoría ¿No crees?

Al referirte a las estrategias , he recordado que los grandes comercios como hipermercados, cada cierto tiempo en cada sección , envían a responsables de cada una como si fuesen clientes en busca de algún artículo. Y lo hacen de modo de cliente difícil que no sabe lo que quiere excepto tocar las narices

De esta forma evaluan la actitud, desenvoltura, capacidad, profesionalidad del dependiente los cuales no saben por supuesto que no es un cliente normal. Después de la evaluación, el que este por contrato renueva si es apto y el que no a la calle.

Todos los dependientes saben de esta estrategia, pero no saben quien es realmente el cliente y quién el jefe, ni tampoco cuando se va a realizar lo que les obliga a estar en todo momento al máximo de su capacidad


p. D he subido algunas imágenes y un documento ( este para nuestra moral), a ver que te parecen


Un abrazo

Delia

Didiet González Sánchez
Ingeniería industrial uho oscar lucero...
Escrito por Didiet González Sánchez
el 04/09/2010

Hola Delia,

Siempre de acuerdo contigo. Pues si, en el balance de las cuentas al cierre de un período se determina en que grado están tus finanzas, es decir si fuiste rentable, si además alcanzaste liquidez suficiente para obtener utilidades, etc…es cierto que es una tarea tediosa, pero como tu misma dices, importante y elemental, si puedes conseguir gestoría confiable para que se encargue de eso sería buenísimo pienso yo, pero fíjate que tendrías que emplear de tus fondos para pagar, si no pierdes creo que sería bueno.

La estrategia que me refieres la usamos aquí en mi organización una vez al año, a veces se nos hace un poco engorroso porque tenemos que cambiar a las comisiones, para que no se hagan conocidas por los vendedores, y además tienen que estar igual de preparadas y eso no siempre se consigue, de todas formas siempre es divertido, aunque no siempre de eficaz…

Las imágenes que subiste me parecen estupendas, muchas gracias, tienen un buen mensaje y enseñanza para tratar siempre de saber que percepción tienen los clientes de nuestro servicio, lo que en este caso que has compartido, se ha hecho de una manera muy ingeniosa e inesperada, me ha gustado mucho.

Un abrazo

Didiet