En este grupo En todos

Grupo de Escuela de padres



Los padres como primeros educadores quiero educarl@s con el ejemplo ¿Me ayudas a EDUCAR a mis Hij@s con el ejemplo?

rosa
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011

poesías con bienvenidos





LOS PADRES COMO PRIMEROS EDUCADORES QUIERO EDUCARL@S CON EL EJEMPLO


¿ME AYUDAS A EDUCAR A MIS HIJ@S CON EL EJEMPLO?

¿QUIERES COMPARTIR CON NOSOTROS?


Los padres como primeros educadores (II): Educar con el ejemplo

Por Marcela García Frausto
Colaboradora de Mujer Nueva


Todos tenemos en nuestra memoria grandes recuerdos sobre las enseñanzas que nuestros padres nos dieron cuando éramos niños y también cuando ya no éramos tan niños. Cuando las recordamos nos damos cuenta que muchas de esas lecciones no se limitaron a “buenas palabras”, sino que sobre todo fueron lecciones que nos transmitieron por medio del ejemplo.


Un hijo es como una esponja que absorbe todo lo que ve, lo que oye y lo que intuye de sus padres : la sinceridad, la entrega, el servicio o la desgana, el desinterés, etc. Por ejemplo, un padre puede enseñarle a su hijo cómo debe comportarse con la madre en la manera con la que él mismo se dirige hacia ella. Frases como: "la vecina es insoportable, ¡Vaya que existe gente desagradable! ", “si llama por teléfono la señora tal que me cae tan mal, dile que no estoy en casa…”, etc. Pueden influir en los criterios de los niños tanto o más que una lección de moral. Estos simples actos son tan efectivos como si los padres se preocuparan intensamente por enseñar ciertos comportamientos. No hay que olvidar que es “toda la persona” del papá o de la mamá la que educa a “toda la persona” del hijo: los modales, la limpieza, la forma de hablar, la conducta, el humor, los valores, las actitudes, etc.



Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011

La forma en que los hijos reaccionan ante las situaciones es, a menudo, un reflejo de la forma en que han visto actuar a sus padres en circunstancias parecidas. El comportamiento de los padres es una lección permanente para los hijos.


Muchas veces la educación no llega a calar más en los hijos porque los padres son los primeros que no vivimos lo que les estamos diciendo que se vive.


En definitiva, educar es ser ejemplo permanente de autenticidad, amor, sencillez y coherencia entre los padres que están de común acuerdo en unas normas claras y precisas, perfectamente conocidas por los hijos, a las que todos han atenerse en la familia. Un texto puede ilustrar lo que se está comentando:

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011


Cuando creías que yo no estaba viendo....
te escuché hacer una oración, y supe que hay un Dios al que siempre puedo acudir y aprendí a confiar en Él.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011

Cuando creías que yo no estaba viendo....
te sentí darme el beso de las buenas noches y me sentí amado y protegido.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011


Cuando creías que yo no estaba viendo....
te vi hacer mi postre favorito y aprendí que las cosas pequeñas son las que hacen la vida especial.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011

Cuando creías que yo no estaba viendo....
vi lágrimas salir de tus ojos y aprendí que algunas veces las cosas duelen, pero que está bien llorar.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011

Cuando creías que yo no estaba viendo....
te vi preparar un plato de comida y llevarlo a un amigo enfermo y aprendí que todos debemos cuidar unos de otros.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011

dibujos


Cuando creías que yo no estaba viendo....
te vi colgar mi primer dibujo en la heladera y supe que yo era importante para ti.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011


Cuando creías que yo no estaba viendo....
te vi dar de tu tiempo y de tu dinero para ayudar a la gente que no tenía nada, y aprendí que los que tienen deben de ayudar a los que no tienen.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 14/07/2011


  • Cuando creías que yo no estaba viendo....
    te vi cuidar nuestra casa y de nosotros y aprendí que debemos cuidar lo que dios nos ha dado.

    Rosa Rios
    Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
    Escrito por Rosa Rios
    el 14/07/2011

  • Cuando creías que yo no estaba viendo....
    aprendí de ti las lecciones de la vida que necesitaba: cómo ser una persona buena.

    Rosa Rios
    Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
    Escrito por Rosa Rios
    el 14/07/2011

    • Te miré y quise decirte:
      Gracias por todas las cosas que vi cuando creías que yo no te estaba viendo.



    Rosa Rios
    Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
    Escrito por Rosa Rios
    el 14/07/2011

  • Porque educar es, fundamentalmente, comunicar a través del ejemplo, trasmitir actitudes y comportamientos. No olvidemos nunca que ante los hijos somos sus modelos.

    Fuente: www.mujernueva.org

    Rosa Rios
    Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
    Escrito por Rosa Rios
    el 14/07/2011

    gif con gracias

    Lucy Lezcano
    Química universidad nacional de panama
    Escrito por Lucy Lezcano
    el 14/07/2011
    Los animales, en cierto sentido, tienen su destino marcado en su código genético: un perro no puede plantearse cómo ser mejor perro, una abeja no puede decidir hacer la colmena de otra forma, ni una hormiga tiene libertad para trabajar o ser floja, para quedarse tranquila en el hormiguero, mientras las demás salen a buscar la comida. En cambio, los seres humanos somos libres para decidir lo que queremos ser.

    Podemos hacer de la vida una rutina aburrida de días sin sentido, dejándonos vivir por la superficialidad y la vanidad, o hacer de ella una semilla de vida, una fuente de cariño y de paz.. Podemos elegir vivir amargados para amargar a los demás, o vivir felices para hacer felices a los demás. Podemos elegir ser portadores de violencia, destrucción y muerte, o ser constructores y dadores de vida.

    Uno puede en su familia ser un tirano, un manipulador, un mandón, o un creador de alegría y cariño; puede ser distante con los vecinos o puede ser cercano y servicial; puede despreciar a los que son de otra raza, condición social o pensamiento político, o puede tratarlos con especial respeto y amabilidad. Puede, en definitiva, vivir su vida para defender la vida, para dar vida, o vivir para aportar destrucción y muerte.

    Esta es la grandeza y el riesgo de la libertad humana: por eso, los seres humanos hemos sido capaces de inventar los aparatos de tortura, los campos de concentración, las armas de exterminio…, pero también hemos inventando las medicinas, los aparatos musicales, los poemas, los templos. En la historia han convivido y conviven los santos con los asesinos, los héroes con los villanos, los que utilizan su poder e inteligencia para servirse de ellos y aplastar o dominar a los demás y los que los utilizan para servir a los demás.

    Hoy se ha puesto de moda la planificación estratégica. Empresas e instituciones de todo tipo exhiben su misión y su visión, y se esfuerzan por definir sus objetivos estratégicos y operativos. Pero muy pocas personas se plantean hacer la planificación estratégica de sí mismos, elaborar su proyecto de vida, determinar con claridad cuál es su misión y su visión, sus metas, sus valores no negociables, sus posibilidades, cualidades y defectos, a qué dedican sus esfuerzos y energías, qué quieren hacer con su vida, cómo se imaginan realizados y felices y qué van a hacer para ello.

    Si educar es enseñar a vivir, a convivir y a dar vida, es evidente que esta debe ser la tarea esencial de los padres si en verdad quieren que sus hijos encuentren su plenitud y vivan felices. Sin embargo, hoy la mayoría de los padres han renunciado a su papel de primeros y principales educadores de sus hijos, y delegan en la escuela sus responsabilidades educativas. Tenemos así la terrible contradicción de padres que no saben cómo educar a uno, dos o tres hijos y esperan que un maestro eduque a cuarenta.
    IRMA
    Escrito por IRMA
    el 14/07/2011

    Debemos preparar a nuestros hijos para el mundo del futuro, no el mundo de nuestros padres ni el nuestro. En este mundo actual lo determinante para triunfar será el carácter, no exactamente el conocimiento, como muchos pudiéramos creer. Tener temple, salir de fracasos adecuadamente, hacer de los fracasos un desafío y no una tragedia. Eso será lo que buscarán los seleccionadores de personal. Para los trabajadores independientes será un auto requisito.

    Un hijo forjará su carácter si percibe claramente la autoridad de los padres. Con presencia de autoridad los niños y jóvenes a su vez actuarán con autoridad para resolver sus problemas. Actuarán con determinaciones. Sin esencia de autoridad nuestros hijos serán débiles de carácter y actuarán por impulsos con los consecuentes problemas de adaptación.

    IRMA
    Escrito por IRMA
    el 14/07/2011

    IRMA
    Escrito por IRMA
    el 14/07/2011

    ¿Exceso de autoridad? Siempre será mejor exceso que falta de autoridad. El límite de autoridad lo pone la siguiente regla: “La autoridad no debe humillar”.

    Básicamente lo que es el niño o el joven hoy, será el adulto del mañana. De vez en cuando hay que mirar al hijo como un adulto potencial.

    ¿Queremos que nuestros hijos no sufran? Entonces hay que prepararlos para sufrir. No podemos estarle evitando todo el tiempo todo posible sufrimiento. Si no, ¿Cuándo aprenderá?

    IRMA
    Escrito por IRMA
    el 14/07/2011

    IRMA
    Escrito por IRMA
    el 14/07/2011

    Debe comprender la muerte, los problemas de la vida, los problemas en el trato de sus congéneres. No debemos resolverles todos los problemas, hay que ayudarlos a que poco a poco los resuelvan ellos mismos. Nadie logra metas exitosas y duraderas sin un poco de sufrimiento. ¿Alguien imagina a un campeón de atletismo que no sufra para lograr sus marcas? Eso se aplica a todo tipo de campeón y a todo tipo de actividad. Siempre hay que pensar que, en parte, no queremos que ellos sufran para no sufrir nosotros, pero les hacemos un daño con miras al futuro.