En este grupo En todos

Grupo de Arqueología



LOS ÍDOLOS

Bernardo
Administración de empresas la laguna
Escrito por Bernardo García
el 21/06/2010

LOS IDOLOS.

Bellas esculturillas femeninas de barro cocido -terracota- semejantes a las Venus prehistóricas europes o las diosas-madres del Egeo y del Asia Anterior.

Entre ellas destaca la figura sedente con las piernas cruzadas y los brazos curvos, todos abultados en forma esteatopígica, cuello largo y cabeza pequeña e incompleta, las facciones apenas esbozadas con aire hierático, de un claro simbolismo religioso matriarcal. Se le conoce por ídolo de Tara , uno de los poblados indígenas de Telde (Gran Canaria).

La indefinición de los carácteres sexuales (sexo, pechos); es más, un abultamiento en el sexo de este ídolo. Me ha llevado a pensar, bajo mi punto de vista, que este es un ídolo andrógino (hermafrodita). Esta consideración la podemos encontrar representada en la religión cristiana, bajo el aspecto hermafrodita de Adán en la creación de Eva.

"La escisión del hombre, primordial en varón y mujer expresa un acto de surgimiento de consciencia; se produce una oposición, de la cual la posibilidad de consciencia es el resultado. Para la que presencia el milagro, María, la visión significa que se hace visible, es decir, se proyecta, un proceso inconsciente que ocurre en ella. La experiencia enseña que los procesos inconscientes son compensatorios de una determinada actitud consciente. El proceso de escisión que la visión presenta permite, entonces, suponer que viene a compensar un estado consciente de unidad. Tal "unidad" se refiere sin duda, ante todo, a la figura, entonces en el primer plano del interés religioso, del Hombre hecho Dios y Antrhropos . Es -para decirlo con Orígenes- el "vir unus" el "varón singular". La María de la visión está confrontada con esta figura. Supongamos que el receptor de la visión haya sido en realidad mujer - suposición que no carece de fundamento- ; entonces ha echado de menos en la masculinidad divinizada de Cristo la femineidad correspondiente. Por eso se le revela: "Soy ambas cosas: varón y mujer ". Este psicologema configura aún hoy la concepción católica de la androgínia de Cristo (...). La iconografía medieval conoce representaciones de Cristo con senos.

Los alquimistas hablan igualmente de un Adán que siempre lleva a su Eva con él. La coniunctio (conjunción) de ambos es un acto incestuoso, pero ya no entre padre e hija, sino, acorde con el cambio de los tiempos, entre hermano y hermana o entre madre e hijo, en correspondencia con el mitologema egipcio de Amón como Ka-mutef, que viene a significar "marido de su madre", o de Mut, que es "madre de su padre e hija de su hijo". La idea de la autogeneración reaparece a menudo en las cosmogonías: el Dios se divide, por ejemplo, en sus mitades masculina y femenina.

Amparo Climent
Administrativo/secretariado inst. soci...
Escrito por Amparo Climent
el 22/06/2010

Hola Bernardo, muchas gracias por invitarme a este interesante debate.


Siempre me ha llamado mucho la atención la representación en la prehistoria de temas relacionados con la naturaleza humana, la vida, la muerte, y la religión.

Nombras a las venus prehistóricas, y una de las más conocidas es la venus de Willendorf, labrada en piedra y que, como tú dices, se resalta el vientre y los senos. Casi todas estas estatuillas tienen los mismos rasgos y vienen a representar la vida, la reproducción. Son las antepasadas de todas las diosas del amor que vendrían posteriormente.

El hombre fue ampliando sus cultos y ritos en honor de la madre naturaleza, y de esa forma comenzó a germinar el pensamiento de las primeras religiones. Sería fantástico poder ahondar en toda esta sabiduría que se pierde en el tiempo.


Un abrazo.