En este grupo En todos

Grupo de Poemas y versos de todo el mundo



Los Cuadernicolas Movimiento Poético Colombiano años 40

Rosselbery Arboleda ayudémonos siempre
Ceramista taller de artesanias de colo...

click to zoom

Aprendamos sobre este movimiento tan importante que hubo en Colombia




Rosselbery Arboleda Ayudémonos Siempre Con Gratuidad
Ceramista taller de artesanias de colo...

La imprecisamente llamada "generación de los cuadernícolas", esto es, la de los poetas colombianos que se dieron a conocer hacia los años cuarenta, que convivieron con los del grupo de "Piedra y Cielo" y continuaron sus propósitos renovadores, no ilumina con ese nombre de "cuadernícolas" la poética y menos aún el contenido de las obras de ese grupo. A diferencia de la designación b"generación del 98" o de la "generación del 27" , que indican una determinada actitud -queda de lado el problema mismo de la cabalidad del concepto de "generación"aplicado a estas dos tendencias-, la de "cuadernícolas" delata un clima social y una determinada relación del público con la literatura "moderna". Formada en analogía con la palabra "cavernícolas", que se usaba entonces en el vocabulario político para designar toda clase de tradicionalismo vacío y radical, la palabra "cuadernícolas" implicaba un rechazo arrogantemente burlón y evidentemente ignorante de los postulados y de las realizacionesde este grupo. Como toda designación de polémica

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 09/06/2010

Amiga gracias por la invitacion

Los "cuadernícolas" sufrieron el rechazo de la renovación que un representante de la sociedad pretendidamente "clásica", Juan Lozano y Lozano, había proferido con furia contra los antecesores del grupo, esto es, contra los hispanizantes de "Piedra y Cielo".

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 09/06/2010

. Por los años en que aparecieron los cuadernos de Cántico

-nombre significativo tomado indudablemente deJorge Guillén y que revela la voluntad de su director,Jaime Ibáñez, de continuar la renovación por el caminoque siguió Juan. Ramón Jiménez- la sociedad colombianase enfrentaba no a los problemas que había ocasionadola modernización del país por el primer gobierno deAlfonso López Pumarejo (1934-1938) -el país se enfrentaa los problemas cuando éstos lo han arrollado- sinouna vez más a las corrientes de pensamiento que representabanlos "tradicionalistas" y los "modernizan tes" ,por así decir. Era una disputa doctrinal principalmente que pasaba por alto la realidad social del país y se encendíacon el fuego que había hecho arder la segunda g,uerramundial. Como todo el mundo, Colombia participó emotivamente tanto en la guerra civil española como enla segunda guerra mundial. Pero esa participación se agotó en polémicas panfletarias, en las recomendacionesdel confesionario y del púlpito, por una parte, yenlas adhesiones verbales a la democracia en su lucha contrael totalitarismo.

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 09/06/2010

Eduardo Cote Lamus, hijo legítimo de los llamados "cuadernícolas" - es posible asegurar que tanto los "Piedracielistas" como los que public3ron en los Cuadernos de Cántico tuvieron conciencia, por paradójico que parezca, de que, en una sociedad que apreciaba los versos, podía corresponder a la poesía un papel transformador; de que modificar la manera de "cantar" podía modificar la manera de pensar y, con ello, de acercarse, de descubrir osadamente la realidad sofocada. Cierto es que con ello, los poetas de "Piedra y Cielo" no hacían otra cosa que asimilar, a través de Juan Ramón Jiménez, la pretensión de verdad que había reclamado para la poesía Rubén Darío, consciente de la situación de ésta en la sociedad moderna. Pero los caminos por los que estos poetas llegaron a esta convicción no la privan de su valor auténtico.

Artemisa Arevalo
Diseño grafico fiis - u.n.i
Escrito por Artemisa Arevalo
el 09/06/2010

A mediados de los años cuarenta los cuadernos de Cántico anunciaron la aparición en el panorama literario nacional de una serie de poetas posteriores a Piedra y Cielo, revelando una forma coloquial y crítica de apreciar la sensibilidad de un país sumergido en distintos cambios políticos y sociales, que demandaban una gran observancia y análisis.
Algunos de estos poetas fueron denominados
CUADERNICOLAS por distintos de sus contemporáneos, debido a que dichos autores eran identificados con las publicaciones sueltas o los cuadernos que se editaban a mitad de siglo.
La revista
Mito se constituyó en uno de los hitos más representativos de la cultura colombiana, al introducir a nuestra literatura algunas corrientes del pensamiento universal y estudios de los problemas contemporáneos junto a las creaciones de diferentes escritores del país. Bajo la tutela de Jorge Gaitán Durán, prosistas y poetas nacionales se enfrentaron a su propia historia y divulgaron a través de sus páginas las distintas vanguardias que surgían en el mundo, en una de las más arriesgadas aventuras literarias de Colombia, aventura que abrió una ventana a finales de los años cincuenta, a la altura de su tiempo.

Interesante la historia Colombiana.

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 09/06/2010

Amiga gracias por ayudarnos a conocer nuestros poetas regionales,, te felicito porque no perteneciendo al país investigas y das un comentario importante, gracias

María Cristina Vidal
Psicología el salvador
Escrito por María Cristina Vidal
el 10/06/2010

Gracias amiga no sabía nada del tema, muchas gracias muy bueno

Rubby Martinez Fernandez
Sociología,psicología. gerencia públic...
Escrito por Rubby Martinez Fernandez
el 10/06/2010

Ross: Gracias por invitarme a participar. Felicitaciones por tan interesante debate.

El lenguaje crítico manifiesto en los poetas del este movimiento literario , plasman desde lo poético, un profundo análisis del quehacer de un país con profundos cambios en lo social y en lo político. De Carlos Castro Saavedra 1924-1989

No muere el hombre
cuando su corazón se marchita
y se desprende como una hoja silenciosa.

No muere el hombre
cuando queda inmóvil en la sábana
y su fuerza profunda se avapora.

No muere el hombre
cuando la tierra cubre su estatura
y la hierba le nace entre la boca

No muere el hombre
cuando la nieve terca de sus huesos
debajo de la piedra se disipa

No muere el hombre
cuado es polvo, en el polvo de los siglos,
sombra del polvo, sombra de las sombras.

No muere le hombre
sólo cuando se niega a creer en el hombre,
en el amor, en la verdad, en el futuro.

Entonces muere tanto,
que se pudre de pie su cadáver sonriente
a pleno sol en meio de las calles

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

MARIO RIVERO (Envigado, Antioquia, 1935 - Bogotá, 2009). Antes de dedicarse a escribir y de que su obra lo consagrara como uno de los más importantes poetas de las últimas generaciones del siglo en Colmbia, probó muchas cosas y tuvo múltiples experiencias: voluntario en la guerra de Corea, cantante de tangos, actor de teatro, vendedor de libros y de arte; vivió su juventud en constante movimiento, deambulando por Centro y Suramérica, con incursiones a Europa, en calidad de expositor y guía de seminarios y excursiones artísticas. Contertulio de los cafés de intelectuales y artistas bogotanos, especialmente de El Automático, allí perfiló su definitivo destino poético, al lado de los "cuadernicolas" y sumándose a la naciente corriente de poesía urbana, que él llegó a imponer representativamente.


Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

Photobucket


Director y fundador desde 1972 de la revista Golpe de Dados (según la Historia de la Poesía Colombiana publicada por la Casa de Poesía Silva en 1991, dio nombre a la generación de sus contemporáneos). Crítico permanente de artes plásticas, en revistas y periódicos. Su obra ha merecido numerosas e importantes distinciones, entre ellas: Premio Nacional de Poesía "Eduardo Cote Lamus" en 1972, mención internacional en La Habana, en 1973, por su libro Y vivo todavía. Condecoración en el Festival de Proartes en 1983. El grupo Ulrika de Bogotá le rindió homenaje en 1993. Premio Nacional de Poesía "José Asunción Silva" en 2001.

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

Photobucket

Libros: Poemas urbanos (1966); Noticiario 67 (1967); Y vivo todavía (1972); Baladas sobre ciertas cosas que no se deben nombrar (1973); Baladas -antología- (1980); Los poemas del invierno (1984); Mis asuntos (1986); Vuelvo a las calles (1989); Del amor y su huella (1992); Mis asuntos -antología- (1995); Los poemas de invierno (1996). Flor de pensa (1998), Porque soy un poeta -entrevista- (2000), Balada de la gran señora (2004)


Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

Photobucket

MADAME
Siéntese frente al fuego
y hable madame
leyendo hacia adentro
en la pizarra donde la vida escribe.

Tal vez a mi pueda contarme
que alguien un día
llevó su mano -como un clavel
por una calle solitaria-.

Del libro "Balada de la gran señora", 2004



Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

Endecha
Estábamos perdidos
cuando nos encontramos
en aquel retraso de aeropuerto.

Yo estaba lleno de noche y de frío,
aunque había pasado tres días
en el "San Francisco",
con una muchacha de nalgas redondas.

Tu creíste que yo era un camionero.
Admiraste la vulgaridad de mi estilo
y me amaste por ello.
-No lo era.-

Yo creí que tú eras una princesa,
que arrastraba hasta mí su aburrimiento.
-Y es verdad.-

Como es verdad que seguimos estando perdidos.
Yo, por no poder soportar la realeza,
tú, por no saber nunca lo que estás haciendo.

Mario Rivero

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010


La balada de los pájaros
(Fragmento)

En busca de La Historia contempló
aquellas nubes por donde viajaban
todavía
los negros confetis del fuego
espantando el ganado
asando las flores
apagando las luciérnagas
contra un cielo de cobre rojo crepitante
como una parrilla
a la altura de "Las palmas"
sobre las verdes colinas de "Santa Helena";

(Y eran todavía los tiempos serenos
Los Pájaros" -en su papel de Parcas-
-Los Infantes del Viento-
a miles de leguas -se creía- entonces
de los sueños)

Y vió la Casa Liberal extinguirse
oficialmente
Y a un pueblo entero temblando en la noche
Los chamuscados pastizales
del viejo y benigno don Saúl
y luego
luego
(obligándose a recordar)
soplados por El Viento los restos...
No el viento primeramente conocido
-el que sopla los perfumes penetrantes
de las hierbas-
El otro viento que lo aventaría todo
de aquí para allá
El que batió con inasible melancolía
contra los harapos
de los que quedaron rodando por los campos
como las banderas de la casa en ruinas
El que ululó -como en una cueva submarina-
hasta sofocar la antigua pastoral
de mujeres de vientre henchido
con el "que-hubo-pues" y el "ave-maría-pues"
en la boca matinal
al lado de hombres que han ganado aquel suelo
desyemado aquél suelo
de muchas tempestades y montañas y truenos
desde la selva virgen
Una tierra mítica en donde abundan las orquídeas

Los que ennoblecerían las montañas estirpe
por el trabajo que prepara la esperanza
-cuando un arma no pesaba jamás sobre una
espalda-
De sol a sol
de colina a colina
desde los limpios amaneceres de geranio-rosa
hasta lentos ocasos de mandarina

(Como empañando ésta imagen de un mundo
anegando -en llanto-
una medida de belleza
los pájaros de fuego se ciernen
sobre las florestas del sueño)
Después
Después
cuando aquel mar de humo se disipó
y los cielos fueron de nuevo de un azul
de estameña
cuervos patrullaron sobre cenizas
-a la hora primera-
mientras las bandadas de los otros
pájaros
-los que no batían alas-
-su inocencia la testificaba la carencia
de alas-
volaban como ejecutores encargados
y mensajeros
Sus vuelos mórbidos se desplegaron
sobre Envigado
Ituango Urrao Dabeiba
una dos y tres veces
Los invasores engulléndose la tierra

Mario Rivero

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010


La calle

Esta calle mi calle
se parece a todas las calles del mundo
uno no se explica por qué
suceden tantas cosas en un minuto
en una hora en doce horas
desde que el sol preña la tierra

Tiene puertas como bocas sin dientes
Las mujeres se asoman a las ventanas
y miran tan lejanamente...

Sobre un alambre en el que los días
hacen equilibrio cuelgan a secar
medias camisas y pantalones rotos

Tres mujeres con cara de pocos amigos
esperan el bus. Son modistillas
que van a los talleres de la ciudad
a coser su miseria con una aguja de oro

La beata de enfrente
acaricia con uvas a un gato lustroso
y le dice "my darling"
mientras un estudiante regresa
a su cuarto de hotel
donde la cama en actitud de mujer pariendo
espera su saco de huesos
y colgado en la pared con una cinta
el retrato de la novia
que se ahorcó en sus trenzas
y ya tiene dos hijos parecidos
a su marido el boticario

Al final de la calle está la casa
del farolito rojo
a donde van prostitutas niñas
con pelo color de miel
y senos como dos monedas de centavo frías

Esta calle mi calle
se parece a todas las calles del mundo
se ven éstas cosas y otras cosas...

Mario Rivero

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

Photobucket



Cosas que pasan

Este hombre y esa mujer se conocieron cierto día
Sin duda el hombre sonrió a la mujer
sin duda le trajo flores
sin duda llegó a conocer su olor entre mil
y hasta olfatear su ropa interior
su brassière sus pantalones
tirados sobre la cama

Años después ella pasa con un gordo contoneo
envuelta en pieles emplumadas
Su perfume es el mismo barato y dulce
lo mismo ondula su grupa de sanguijuela encantadora
tiene en cambio los ojos turbios
como dos cuentas desteñidas de porcelana

El parece un hombre serio y sobrio
con su cuentica en el Banco y su "curriculumvitae"
no hay duda de que ha sabido ubicarse bien en el proceso
la mira la examina de una manera abstracta
como si examinara
una cosa vieja oxidada
a la brillante luz del sol
Parpadeando estúpidamente desde un lapso de olvido
y sombra y grasa...
Tiresias ciego adivino de mamas arrugadas
Todos somos él
-o algo parecido al menos-

Mario Rivero

Photobucket

Silvia Rodriguez
Criminalistica deempresa
Escrito por Silvia Rodriguez
el 10/06/2010

Kathys Comments


Motivos del día

Mario me llamo
soy mordisco al aire
soy un husmea-cosas
soy un cuenta-cosas

Todas las mañanas
siento la hoja de barba
y la caricia del agua
cuando en el piso de arriba
posiblemente
un hombre y una mujer
yacen abrazados

El la tiene en sus brazos
medio adormilada
mientras oriento mis paso
hacia el día

Digo mentiras inútiles
y verdades inútiles
Converso con los ancianos
que descansan en la hierba
o sobre los pedestales
de los héroes
Con el buhonero
que vende transistores
o lentes para que alguien se esconda

Con las nucas
que en los colectivos
se apoyan sobre el hombro
del vecino

Con los huéspedes de las buhardillas
y las de los cuartos
de las casas coloradas
con rendijas
que miran a los árboles

Llego hasta el apartado
esa ventanita al mundo
abro una carta
que tiene una estampilla
de los mares del sur
donde los pescadores
tiran varios días sus arpones
hasta dar caza al tiburón
entre espumas de sangre

Voy al parque
y violo una naranja
para no mirar a una colegiala
que hace su colección
de hojas de otoño

Soy bachiller en lentos
amaneceres en los puentes
Todos mis recuerdos
tienen el leve brillo
de una joya perdida
aunque hay momentos
que merecen repetirse

Soy un husmea-cosas
soy un cuenta-cosas
un cero grita bajo mis zapatos.

Mario Rivero

Edgar Hernandez Torres
Sociologia santiago de cali
Escrito por Edgar Hernandez Torres
el 13/06/2010

Con todo respeto mi apreciacion personal dejo en claro que no soy conocedor del tema pero mipunto de vista es que estas personas que hoy en dia llaman de cuadernicolas son los pioneros de un monton de aspirantes que quieren llegar alas alturas de tan ilustres personajes del poema , dejo en claro soy desconocedor del tema pero mi apreciacion la hago desde el punto de vista analitico , en el sentido que los de hoy quieren arrojar la basura a los del ayer no sabiendo que os del ayer colocaron las primeras semillas por eso que hoy un dia hay un jardin grande como es el poema gracias