En este grupo En todos

Grupo de Géneros narrativos

Beverly Guevara
Organización empresarial colegio unive...
Escrito por Beverly Guevara
el 20/07/2009 | Nivel Avanzado

Hola Edu! Qué bonita leyenda!

Hola Eli! Dónde está tu leyenda? Está publicada aquí en Emagister? Me gustaría leerla, estoy segura que te quedó muy bonita.

Un abrazo fuerte para ustedes,
Beverly

Edu Quiroga
Experto: consciencia de las relaciones
Escrito por Edu Quiroga
el 20/07/2009 | Nivel Avanzado

Gracias chicas!


Eli, dinos dónde está tu leyenda asíu la leemos!


Besos


Edu

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 03/08/2009 | Nivel Avanzado

No, la tuya es infinitamente mejor. Te hice otra, para tí, por ser muy curioso, pero en lo bueno, claro sólo tome una de tus características, más no tu forma de ser, ya ni sé lo que digo, jejeje.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 03/08/2009 | Nivel Avanzado

La tortuga (Leyenda Zapoteca)

_ Abuelito, ¿Por qué no nos dejas nadar más allá? , somos buenos nadadores.
_ No hijo, allá hay fuertes corrientes, está prohibido nadar en esa zona. Naden aquí, en el remanso hay mucho espacio,
_ ¡Ay! Abuelito siempre con tus temores, déjanos por favor. En la escuela nos enseñaron salvamento y natación.
_ Lo sé. Pero aún así es muy peligroso. Siéntense les contaré una historia, sé que les gustará.

Hace mucho tiempo, tanto que en el olvido quedó la fecha exacta. Las tortugas eran diferentes a como son en la actualidad. Ellas tenían un hermoso caparazón, muy liso, con una cubierta parecida a la más fina porcelana; pero una de ellas dio origen a una nueva especie.


Era muy curiosa, y no temía aventurarse, aun sabiendo de los peligros a los que se exponía.


Una tarde estaba muy aburrida, miró al cielo y observó el vuelo del águila, quedó maravillada y como nunca sintió un gran deseo de volar; así que ni tarda ni perezosa se acercó al águila y le pidió que la ayudara a volar. El águila observó a la tortuga más no se le apeteció por el momento, el caparazón no la hacía muy atractiva y le dijo a la curiosa tortuga que no tenía tiempo.


Así pasó el tiempo y la tortuga siguió insistiendo y llegó el día que el águila estaba muy hambrienta y no encontraba alimento, así que le dijo a la tortuga que la elevaría hasta lo más alto del cielo. La regordeta amiga estaba muy feliz, así que la astuta ave la tomó en sus garras y la llevó a un peñasco y dejo caer a la tortuga para romper el caparazón y así poder comérsela.


La tortuga al escuchar la risa del águila se dio cuenta de las intenciones y logró ocultarse tras unas rocas, avergonzada esperó que su cazador se marchara. Miró para todos lados y se acercó a recoger los pedazos de caparazón y se los llevó a su hogar, y con hilo y aguja cosió y armó su caparazón. Desde entonces las tortugas no tienen un caparazón liso.

_ Abuelito, tú conoces mejor el río que nosotros, tienes razón.
¡Miren amigos! ¿Quién mejora mi marca de pararse de manos dentro del agua?

Elizabeth Larrañaga.

Beverly Guevara
Organización empresarial colegio unive...
Escrito por Beverly Guevara
el 03/08/2009 | Nivel Avanzado

Hola Eli! Qué linda leyenda! Me encantó. Ya sé por qué las tortugas tienen así su caparazón! Es que se la fabrican en Patchwork!

Gracias Eli,
Un abrazo.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 05/08/2009 | Nivel Avanzado

Jajajaja, mi Campanita, cuando regrese voy a escribir de otra cultura, ¡Sabías que una tortuga sostiene nuestro planeta?

¡Qué ocurrente eres! Ojalá nuestros amigos participaran, como decía una bella paisana mía, "todos tenemos algo importante que decir" es una frase hecha, pero muy cierta.

Bueno nos vemos muy pronto, ¡Cuida nuestro changarro! Un gran abrazo.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 24/10/2009 | Nivel Avanzado

¡Por qué no escriben leyendas? Son hermosas.

Bueno, creo debo la de la tortuga, en otra ocasión la escribo.

Les traje una que hice para un ejercicio, espero les gustees muy sencilla, no existe aclaro,

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 24/10/2009 | Nivel Avanzado

Esther. La leyenda.

Hace años llegó Esther a Costa Bella, acompañada de tres personas, al parecer familiares, bajaron de una camioneta gris, a media tarde. Al anochecer se marcharon los acompañantes y Esther estuvo contemplando el lugar por algunos minutos.

Los pobladores no dejaban de verla, mas al voltear ella bajaban la vista. Era hermosa, esbelta, rubia como el sol pero parecía triste.
Al pasar el tiempo los pobladores se adaptaron a tan extraña presencia. Esther platicaba con los niños, les narraba historias y cantaba alegremente; pero no mantenía larga conversaciones con los mayores. Recibía la visita ocasional de Roberto, él deseaba estar con ella, pero era rechazado por la joven. Nadie sabía la razón, pero al irse el caballero Esther lloraba y se aislaba.

En las noches de luna llena, sin ropa recorría la playa y parecía hablar con el distante astro. Danzaba, reía y lloraba hasta el amanecer. Los pescadores bajaban la vista y las señoras la observaban temiendo le pasara algo malo. No entendían, pero aceptaron tan raros hechos.

Enseñaba leer a los niños, a crear hermosas artesanías con conchas y escamas. Era amada por los pobladores y ella se sentía feliz.
Cada mes volvía la camioneta gris y todos temían que se la llevaran, pero ella estaba allí siempre, despidiendo a sus familiares pero con la mirada y sonrisa para los amigos, los costeños.
Pepe, el niño más travieso, se acercó para investigar, pero nada comprendió, y a todos les dijo:
_P´os no sé. No entendí, dijeron la señito tiene algo así como “erizotrenia”, yo creo por comer erizos.
_ Calla_ dijo la mamá_ los erizos no enferman.

Cómo todo principio tiene fin, llegó el temido día y no la volvieron a ver.
La llevaron a la metrópoli, donde falleció.
Pasaron los años, los costeños no la olvidaron, y narran que la han visto, recorriendo las playas, presagiando una pesca exitosa.
La misma persona en sitios diferentes, en la metrópoli : Esther la pobre enferma y en Costa Bella: La leyenda.


Fin.

Elizabeth Larrañaga.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 06/12/2009 | Nivel Avanzado

Bueno creo que no me salen bien las leyendas je je je. Les traje mejor una publicada, en algunas ocaciones he participado en el fomento del turismo de mi estado, a algùn compañero lo invitè a partcipar con un poema y me llegan boletines a mi correo, no dice el nombre del autor sòlo nos piden algùn comentario. Les dej el texto completo, con imàgenes espero que salgan.


LA LEYENDA DE LA MULATA DE CÓRDOBA

Cuentan que hace muchos años, en los tiempos de la Inquisición y el Santo oficio, en la Villa de Córdoba existía una mujer, reconocida por su belleza, aunque curiosamente, nadie sabía sobre su procedencia. No tenía padre ni madre y le llamaron Soledad.
Por la condición de su raza, ella vivía aislada del trato social común, pues los negros y los indios no eran bien vistos, por lo que el color de piel de esta mujer era prueba fehaciente de la unión entre blancos y negros. A pesar de esto, cuando se dejaba ver, su presencia era considerada como un escándalo, su belleza la hacía blanco de habladurías, por lo que se volvió huraña.

Además de ser bella, la mulata empezó a ser famosa por la región pues usaba las hierbas que conocía para realizar curaciones que parecían maravillosas; pero no sólo eso, se decía que también llegó a conjurar tormentas y que incluso, podría predecir los temblores y eclipses.
Los rumores empezaron a correr y las mujeres decían que ella sabía de embrujos y encantamientos. Incluso afirmaban algunos que por las noches, de su choza se veían luces extrañas e intensas y cierta música misteriosa.

Tales hazañas y habilidades empezaron a inquietar a los supersticiosos, quienes empezaron a correr rumores que la hermosa mulata tenía un pacto con el diablo, por lo que las autoridades y los vecinos empezaron a espiarla, sin embargo, la mulata seguía yendo a misa, por lo que calmaba un poco los rumores.
El alcalde de córdoba era Don Martín de Ocaña, un hombre de edad que ardía de pasión por la Mulata. El confesó sus intenciones y ofreció regalos a la sin igual mujer, pero ella no regalaba ni una sonrisa.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 06/12/2009 | Nivel Avanzado

El hombre desairado y despechado, acusó a la Mulata de haberle hecho beber un brebaje que le provocó la pérdida de la razón…. El castigo era probablemente la hoguera, así se vengaría del desprecio… suya o de nadie.
La noche de la acusación, el alcalde, policías, amigos y sirvientes fueron hasta la choza de la Mulata, para que en nombre de la Santa Inquisición abriera su puerta, ella no lo hizo por miedo así que entraron a la fuerza a aprehenderla.
Fue llevada en una carreta custodiada por el Santo Oficio hasta las mazmorras de la Fortaleza de San Juan de Ulúa, aunque hay quienes dicen que fue en el Palacio de la Santa Inquisición, en la Plazuela de Santo Domingo, en México.
A la mulata la juzgaron y la encontraron culpable de sostener pactos con el maligno, por lo que fue sentenciada ser quemada con leña verde enfrente de los ciudadanos, como ejemplo de lo que no había que hacer.

Al estar en bajo vigilancia en la cárcel, ella se ganó la confianza de su custodio y le rogó que le consiguiera un pedazo de gis, el hombre sin poder resistirse, aceptó y lo consiguió hasta llevárselo a su celda.
La mulata prisionera comenzó a dibujar sobre las paredes una ligera nave, durante toda la noche, previa a su sentencia. El dibujo tenía velas desplegadas y que se mecían sobre las olas del mar. Para cuando el carcelero fue a buscarla, se quedó asombrado por la obra de arte que había delineado: los detalles estaban perfectamente delineados en una embarcación como si fuera a emprender una larga travesía.

Soledad le preguntó entonces al carcelero:


- ¿Qué es lo que crees que le hace falta al barco?
A lo que el carcelero le contestó:


- Andar…
Acto seguido, ella le dijo:


- Pues mira como anda…
Y sin esperar tanto, la mulata dio un salto, se “subió” en el barco diciendo adiós al asombrado guardián mientras la embarcación se perdía en el horizonte dibujado de la pared.


Después de contar su historia, nadie le creyó cuando contaba la misteriosa desaparición de la mulata de Córdoba….

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 25/12/2009 | Nivel Avanzado

La leyenda de los soles

1. Moteneua mitoa, ka yu nautlamantli mochiu nemilistli ipan iya makuili edad.


2. In yuki matia ueuetke inipan in se tochtli, ipan moman in tlali in iluikatl, iuan yukimatia inikuak omoman tlali in iluikatl oyu nautlamantli onoka in tlaka nautlamantlinemilistli, omochiu iniukimatia se sentetl in tonatiu katka, au kitouaya kanextli in kinchichiu inkinyokox inteu kitouaya itech kitlamiaya in Ketsalkoatl chikome eekatl itonal in kinchiu in kinyokox.


3. Inik se tonatiu on manka in itsiukkan 4 atl initonal mitoa atonatiu inipan in ye ikuak in mochiu in atoko ak in anenextiuak in tlakamichtiuak.


4. Inik ome tonatiu on manka 4 oselotl in itonalkatka moteneua oselotonatiu, ipan mochiu tlapachiu in iluikatl in tonatiu, inikuak amo otlatokaya kan nepantla tonatiu, mochiua niman tlayouaya in onotlayouak niman Tekualoya. Au ipan inin Kinametin nemia konitotiui in ueuetke in uetlapaloliskatka matimouetsiti ipampa in akin uetsin ik sen uetsin.



1. Se refería, se decía que así hubo ya antes cuatro vidas, y que ésta era la quinta edad.


2. Como lo sabían los viejos, en el año 1 Conejo se cimentó la tierra y el cielo. Y así lo sabían, que cuando se cimentó la tierra y el cielo, habían existido ya cuatro clases de hombres, cuatro clases de vidas. Sabían igualmente que cada una de ellas había existido en un Sol [una edad]. Y decían que a los primeros hombres su dios los hizo, los forjó de ceniza. Esto lo atribuían a Quetzalcóatl, cuyo signo es 7 Viento, él los hizo, él los inventó.


3. El primer Sol [edad] que fue cimentado, su signo fue 4 Agua, se llamó Sol de Agua. En él sucedió que todo se lo llevó el agua. Las gentes se convirtieron en peces.


4. Se cimentó luego el segundo Sol [edad]. Su signo era 4 Tigre. En él sucedió que se oprimió el cielo, el Sol no seguía su camino. Al llegar el Sol al mediodía, luego se hacía de noche y cuando ya se oscurecía, los tigres se comían a las gentes. Y en este Sol vivían los gigantes. Decían los viejos que los gigantes así saludaban: “no se caiga usted”, porque quien se caía, se caía para siempre.


Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 25/12/2009 | Nivel Avanzado

5. Inik ei tonatiu on manka 4 Kiauitl in itonal mitoa Kiyautonatiu, ipan in in mochiu inipan tlekiau in onoka ik tlatlake, iuan ipan xaltekiyau konitoua ikuak motepeu in Xaltetl intik itta iuan poposokak in tesontli, iuan iquak momaman in texkali chichichiliutikak


6. Inik 4 tonatiu, 4 ekatl intonal ekatonatiu, ipan in ekatokoak osomatiuak kuautla kin tepeuato in onoka tlakaosomatin.


7. Inik makuili tonatiu 4 olin in itonal mitoa olintonatiu ipampa molini in otlatoka au in yu konitotiui in ueuetke, ipan inin mochiuas tlalolinis mayanalos inik tipoliuiske.

8. In ipan in 13 akatl kilmachyeipan in tlakat in axkan onmantiu tonatiu, ye ikuak tlaues ye ikuak tlatuik in axkan onmantiu olin tonatiu. 4 olin in itonal, ik 5 inin tonatiu on mani ipan tlalolinis mayanalos.


4 Lluvia. Se decía Sol de Lluvia [de fuego]. Sucedió que durante él llovió fuego, los que en él vivían se quemaron. Y durante él llovió también arena. Y decían que en él llovieron las piedrezuelas que vemos, que hirvió la piedra tezontle y que entonces se enrojecieron los peñascos.



5. Se cimentó luego el tercer Sol. Su signo era 4 Lluvia. Se decía Sol de Lluvia [de fuego]. Sucedió que durante él llovió fuego, los que en él vivían se quemaron. Y durante él llovió también arena. Y decían que en él llovieron las piedrezuelas que vemos, que hirvió la piedra tezontle y que entonces se enrojecieron los peñascos.



6. Su signo era 4 Viento, se cimentó luego el cuarto Sol. Se decía Sol de Viento. Durante él todo fue llevado por el viento. Todos se volvieron monos. Por los montes se esparcieron, se fueron a vivir los hombres-monos.

7. El Quinto Sol: 4 Movimiento su signo. Se llama Sol de Movimiento, porque se mueve, sigue su camino. Y como andan diciendo los viejos, en él habrá movimientos de tierra, habrá hambre y así pereceremos.


8. En el año 13 Caña, se dice que vino a existir, nació el Sol que ahora existe. Entonces fue cuando iluminó, cuando amaneció, el Sol de Movimiento que ahora existe. 4 Movimiento es su signo. Es éste el quinto Sol que se cimentó, en él habrá movimiento de tierra, en él habrá hambres.


Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 25/12/2009 | Nivel Avanzado

Está escrito en Náhuatl, su origen es el códice Chimalpopoca, de los Anales de Cuauhtitlan, folio 2.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 26/02/2010 | Nivel Avanzado

Pedro:

Muchas gracias por aceptar mi invitación.

Ya te envié un mensaje a tu correo.

Me encantó la leyenda. Y estoy aprendiendo mucho de tus documentos. Ya vendrá Horacio a darte la bienvenida. Pero quise agradecerte.

Un gran abrazo.

Elizabeth

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 07/03/2010 | Nivel Avanzado

¡Que bonita enseñanza mi Pedro! Muchas gracias por compartir con nosotros. Ahora Eduardo Horacio Quiroga K. , está de vacaciones, cuando regrese seguramente agradecerá tu aporte.

Un abrazo amigo y en cuanto pueda descargo los videos y documento, es que mi internet está más lento que bueno.

Gracias

Un abrazo

Elizabeth.

Edu Quiroga
Experto: consciencia de las relaciones
Escrito por Edu Quiroga
el 08/04/2010 | Nivel Avanzado

.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 17/10/2010 | Nivel Avanzado

No te quedes callado profe, jejejej.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 17/10/2010 | Nivel Avanzado

Bueno traje una leyenda, esta en especial es el editado por la Secretarìa de Turismo de Veracruz, jejej donde quiera meto mi nariz ; pero se los traig con mucho cariño y espero compartan, enriquece.

Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 17/10/2010 | Nivel Avanzado
Leyenda de
La_Condesa
de Malibrán

Al ser uno de los puertos más antiguos de México, Veracruz ha recorrido una larga línea de tiempo en los sucesos tan importantes como la llegada de los españoles, pasando por la Colonia y más recientemente, en su paso hacia el siglo XXI, ha acumulado, no en vano una amplia colección de historias, que si bien, en su mayor parte tienen que ver con la memoria histórica del estado, también se han añadido aquellas que nacen en la informalidad de la ciudad y que ahora son parte del folklore de las variadas leyendas de Veracruz.

En esta ocasión, desempolvamos una de las favoritas de los habitantes del puerto: se trata de la leyenda de la Condesa de Malibrán.

Se cuenta que a principios de siglo XIX, el puerto recibió una visitante muy singular, que causó curiosidad y admiración por los locales; ella llegó acompañada de lujo, se sabía que era esposa de un Conde español que frecuentemente se ausentaba de casa por prolongados viajes de negocios; su casa era grande y lujosa y por la ubicación de la misma, fue conocida como la Condesa de Malibrán, pues se cree que los terrenos que ocupaba la casa eran parte de un rancho y un panteón con el nombre de Malibrán y que ahora son las calles de Lafragua y Malibrán.

Leyenda de la Condesa de Malibrán


Nadie sabía con exactitud de dónde venía esta mujer, que ciertamente llamaba la atención por su belleza singular, de cabellos negros azabache y de piel blanca, sin embargo, ella y su esposo no podían tener hijos y eso la tenía realmente afligida. Poco tiempo después de su llegada, se empezó a rumorear entre los locales que era una asidua visitante de una bruja que vivía cerca de esos terrenos.

A Veracruz llegaban continuamente embarcaciones de varias partes del mundo y atraída por esta oportunidad, la Condesa de Malibrán se dirigía hacia los muelles, para buscar a algún visitante que fuera de su agrado y así, invitarlo a su casa para departir con ella en alguna de las fiestas fastuosas que hacía en su mansión cuando su esposo se encontraba fuera. Se dice que las fiestas eran muy animadas, que se invitaba a muchas de las personalidades de la élite de Veracruz y que las fiestas duraban hasta el amanecer. Para este momento, la gente se retiraba a sus aposentos y así, la Condesa podía pasar un tiempo a solas con su acompañante en turno, sin embargo, esa era la última vez que se le volvía a ver al joven, pues pasados los días, no volvía a ser visto.

Mientras tanto, la Condesa seguía intentando tener hijos y visitaba a la bruja, pues creía que tenía un maleficio y deseaba que ella se lo quitara. Un día, por conducto de esas hechicerías, logro embarazarse, teniendo por resultado el nacimiento de un hijo del que se dice era deforme y al cual trató de ocultar, manteniendo su vida de fiestas exageradas y amores ocasionales que desaparecían sin dejar rastro alguno.

Pero como en toda historia, los secretos se saben tarde o temprano y fue cuando el esposo de la Condesa regresó un día, antes de lo previsto. Para asombro del español, se sorprendió cuando al abrir la puerta, el criado tenía en sus brazos al “niño”, así que el Conde corrió inmediatamente a la recámara de su esposa para encontrarse con otra sorpresa aun más abrupta: la Condesa estaba en la cama con su amante en turno, un joven que había elegido como tantos otros pero que esta vez moriría junto con la Condesa cuando el español, lleno de ira y despecho, clavó su espada en cada uno.

Momentos después, el español ordena al criado que eche los cuerpos del joven y la Condesa así como el del niño a un pozo lleno de lagartos, ubicado al fondo de la propiedad. El criado relata como él había sido testigo de todas las cosas que hacía la Condesa, de cómo mataba a sus amantes y de cómo los arrojaba al pozo con lagartos para no dejar huella. El Conde queda horrorizado y a la vez estupefacto por todas las cosas que oye, por lo que su vida nunca vuelve a ser normal.

Se dice que el buen Conde se volvió loco y que se le veía muy seguido por las calles del puerto gritando fuertemente "justicia, justicia, y que muera la Condesa de Malibrán".


Elizabeth Larrañaga
Ingeniería en acuicultura instituto te...
Escrito por Elizabeth Larrañaga
el 17/10/2010 | Nivel Avanzado

No pude subirla bien, perdonen. Quiero decirle que amì llegò la version de boca a boca desde muy pequeña pero esta es la oficial. Existen las edificaciones algunas en ruina. Pero se cuenta que era el sirviente quien mataba a los amantes de la condesa y traìa los cuerpos a tirarlos en Punta gorda, que es una playa que està al norte de la ciudad de Veracruz. Y parece ya lo de los tùneles dejo de tener sentido, decìan era para ocultarse, pero en muchas ciudades del mundo hay, al igual que tesoros escondidos y casi todos con el mismo fin. Cualquiera que sea la verdad, existen vestigios.
Elizabeth