En este grupo En todos

Grupo de Física cuántica



Lecciones sobre electromagnetismo

luis
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 25/06/2010

Te invito a que compartas con nosostros sobre el efecto del campo magnético en el ser humano. Te sugiero con toda la amabilidad y el respeto que te mereces que leas algunas líneas de la investigación que hice al respecto.

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 25/06/2010

Campo magnético

El campo magnético es una propiedad del espacio por la cual una carga eléctrica puntual de valor q que se desplaza a una velocidad , sufre los efectos de una fuerza perpendicular y proporcional a la velocidad, y a una propiedad del campo, llamada inducción magnética, en ese punto:

La existencia de un campo magnético se pone en evidencia por la propiedad localizada en el espacio de orientar un magnetómetro (laminilla de acero imantado que puede girar libremente). La aguja de una brújula , que pone en evidencia la existencia del campo magnético terrestre , puede ser considerada un magnetómetro.

Historia

Si bien algunos efectos magnéticos han sido conocidos desde la antigüedad, como por ejemplo el poder de atracción que sobre el hierro ejerce la magnetita, no fue sino hasta el siglo XIX cuando la relación entre la electricidad y el magnetismo quedó patente, pasando ambos campos de ser diferenciados a formar el cuerpo de lo que se conoce como electromagnetismo.

Antes de 1820, el único magnetismo conocido era el del hierro. Esto cambió con un profesor de ciencias poco conocido de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, Hans Christian Oersted . En 1820 Oersted preparó en su casa una demostración científica a sus amigos y estudiantes. Planeó demostrar el calentamiento de un hilo por un corriente eléctrica y también llevar a cabo demostraciones sobre el magnetismo, para lo cual dispuso de una aguja de compás montada sobre una peana de madera.

Mientras llevaba a cabo su demostración eléctrica, Oersted notó para su sorpresa que cada vez que se conectaba la corriente eléctrica, se movía la aguja del compás. Se calló y finalizó las demostraciones, pero en los meses siguientes trabajó duro intentando explicarse el nuevo fenómeno. ¡Pero no pudo! La aguja no era ni atraída ni repelida por ella. En vez de eso tendía a quedarse en ángulo recto. Hoy sabemos que esto es una prueba fehaciente de la relación intrínseca entre el campo magnético y el campo eléctrico plasmadas en la ecuaciones de Maxwell.

Como ejemplo para ver la naturaleza un poco distinta del campo magnético basta considerar el intento de separar el polo de un imán. Aunque rompamos un imán por la mitad éste "reproduce" sus dos polos. Si ahora partimos estos cachos otra vez en dos, nuevamente tendremos cada cachito con dos polos norte y sur diferenciados. En magnetismo no existen los monopolos magnéticos .

Determinación del campo de inducción magnética B

El campo magnético para cargas que se mueven a velocidades pequeñas comparadas con velocidad de la luz , puede representarse por un campo vectorial .

Considérese una carga eléctrica de prueba q 0 en un punto P de una región del espacio moviéndose a una cierta velocidad arbitraria v respecto a un cierto observador que no detecte campo eléctrico. Si el obsevador detecta una deflexión de la trayectoria de la partícula entonces en esa región existe un campo magnético. El valor o intensidad de dicho campo magnético puede medirse mediante el llamado vector de inducción magnética B, a veces llamado simplemente "campo magnético", que estará relacionado con la fuerza F y la velocidad v medida por dicho observador en el punto P: Si se varía la dirección de v por P, sin cambiar su magnitud, se encuentra, en general, que la magnitud de F varía, si bien se conserva perpendicular a v. A partir de la observación de una pequeña carga eléctrica de prueba puede determinarse la dirección y módulo de dicho vector del siguiente modo:

· La dirección del "campo magnético" se define operacionalmente del siguiente modo. Para una cierta dirección y sentido de v, la fuerza F se anula. Se define esta dirección como la de B.

· Una vez encontrada esta dirección el módulo del "campo magnético" puede encontrarse fácilmente ya que es posible orientar a v de tal manera que la carga de prueba se desplace perpendicularmente a B. Se encuentra, entonces, que la F es máxima y se define la magnitud de B determinando el valor de esa fuerza máxima:

En consecuencia : Si una carga de prueba positiva q 0 se dispara con una velocidad v por un punto P y si obra una fuerza lateral F sobre la carga que se mueve, hay una inducción magnética B en el punto P siendo B el vector que satisface la relación:

La magnitud de F, de acuerdo a las reglas del producto vectorial, está dada por la expresión:

Expresión en la que es el ángulo entre v y B.

La figura muestra las relaciones entre los vectores.

Se observa que: (a) la fuerza magnética se anula cuando , (b) la fuerza magnética se anula si v es paralela o antiparalela a la dirección de B (en estos casos o bien y ) y (c) si v es perpendicular a B ( ) la fuerza desviadora tiene su máximo valor dado por

El hecho de que la fuerza magnética sea siempre perpendicular a la dirección del movimiento implica que el trabajo realizado por la misma sobre la carga, es cero. En efecto, para un elemento de longitud de la trayectoria de la partícula, el trabajo es que vale cero por ser y perpendiculares. Así pues, un campo magnético estático no puede cambiar la energía cinética de una carga en movimiento.

Fuentes del campo magnético

Un campo magnético tiene dos fuentes que lo originan. Una de ellas es una corriente eléctrica de convección, que da lugar a un campo magnético estático. Por otro lado una corriente de desplazamiento origina un campo magnético variante en el tiempo, incluso aunque aquella sea estacionaria.

La relación entre el campo magnético y una corriente eléctrica está dada por la ley de Ampère . El caso más general, que incluye a la corriente de desplazamiento, lo da la ley de Ampère-Maxwell .

Diferencia entre B y H

El nombre campo magnético se ha usado informalmente para dos tipos de campos vectoriales diferentes, que se denotan normalmente como y . El primero es el que técnicamente se denominó "campo magnético", y a se le denominó con el término secundario de "inducción magnética". Sin embargo, modernamente se considera que la inducción magnética es una entidad más básica o fundamental y tiende a ser llamado "campo magnético", excepto en algunos contextos donde es importante distinguir entre ambos [1] .

La diferencia física entre y aparece sólo en presencia de materia.

El campo magnético generado por una única carga en movimiento (no por una corriente eléctrica) se calcula a partir de la siguiente expresión:

Donde . Esta última expresión define un campo vectorial solenoidal , para distribuciones de cargas en movimiento la expresión es diferente, pero puede probarse que el campo magnético sigue siendo un campo solenoidal.

Propiedades del campo magnético La inexistencia de cargas magnéticas lleva a que el campo magnético es un campo solenoidal lo que lleva a que localmente puede ser derivado de un potencial vector , es decir:

A su vez este potencial vector puede ser relacionado con el vector densidad de corriente mediante la relación:

Inexistencia de cargas magnéticas

Cabe destacar que, a diferencia del campo eléctrico , en el campo magnético no existen monopolos magnéticos , sólo dipolos magnéticos , lo que significa que las líneas de campo magnético son cerradas, esto es, el número neto de líneas de campo que entran en una superficie es igual al número de líneas de campo que salen de la misma superficie. Un claro ejemplo de esta propiedad viene representado por las líneas de campo de un imán , donde se puede ver que el mismo número de líneas de campo que salen del polo norte vuelve a entrar por el polo sur, desde donde vuelven por el interior del imán hasta el norte.

Como se puede ver en el dibujo, independientemente de que la carga en movimiento sea positiva o negativa, en el punto A nunca aparece campo magnético; sin embargo, en los puntos B y C el campo magnético invierte su sentido dependiendo de si la carga es positiva o negativa. El sentido del campo magnético viene dado por la regla de la mano derecha, siendo las pautas a seguir las siguientes:

· En primer lugar se imagina un vector qv, en la misma dirección de la trayectoria de la carga en movimiento. El sentido de este vector depende del signo de la carga, esto es, si la carga es positiva y se mueve hacia la derecha, el vector +qv estará orientado hacia la derecha. No obstante, si la carga es negativa y se mueve hacia la derecha, el vector es -qv va hacia la izquierda.

· En segundo lugar, se imagina un vector Ur que va orientado desde la carga hasta el punto en el que se quiere calcular el campo magnético.

· A continuación, vamos señalando con los cuatro dedos de la mano derecha (índice, medio, anular y meñique), desde el primer vector qv hasta el segundo vector Ur, por el camino más corto o, lo que es lo mismo, el camino que forme el ángulo menor entre los dos vectores. El pulgar extendido indicará en ese punto el sentido del campo magnético.

APLICACIÓN DE CAMPOS MAGNÉTICOS EN LA AGRICULTURA

En las plantas de cultivo son muchos los factores a considerar que se ven condicionados por la presencia de un campo magnético. El proceso puede abordarse desde una triple perspectiva: desde el punto de vista de la acción directa sobre el ser vivo, la acción sobre el agua y la acción sobre el suelo.

Acción directa sobre el ser vivo

En primer lugar, se hicieron estudios sobre la acción de campos magnéticos estáticos directos en la propia planta, y se concluyó que estos campos influían de forma positiva en la germinación y desarrollo de las semillas. Se puede decir que la aplicación de un estímulo externo, previo ala siembra, produce un aumento de germinación; en otros ensayos, aunque el porcentaje de germinación era el mismo, aumentaba la velocidad de germinación. En el caso de la acción de campos magnéticos variables los efectos producidos dependen de la frecuencia, intensidad, forma de la onda y otras propiedades del campo.

Al estudiar la influencia de la orientación de las semillas durante el tratamiento magnético, se ha advertido un mayor crecimiento si el eje longitudinal de las semillas se halla orientado en la dirección norte-sur. Por otro lado, se ha observado que bajo la influencia del polo Norte las plantas crecen altas y delgadas, mientras que bajo la influencia del polo Sur crecen más cortas y gruesas. Por ejemplo, los plátanos regados con agua imantada con energía del polo Sur se hacen más gruesos y dulces, mientras que los regados con agua imantada con el polo Norte son más delgados y verdes.

Acción de los campos magnéticos sobre el agua

El tratamiento magnético del agua esta basado en el principio de inducción electromagnética o de Faraday, que evita que se forme incrustaciones calcáreas y paulatinamente elimina las ya existentes. Es conocido que la magnetización inducida en el agua, además de tener una permanencia de unas 24 horas, modifica sus propiedades físico-químicas trascendentales a sus propiedades biológicas pero tiene otras características que mejoran su comportamiento como solvente y medio para procesos físico-químicos.

Debido a la naturaleza polar del agua, a su paso por un campo electromagnético se produce una ordenación en sus moléculas y ciertos cambios estructurales que se traducen en la variación de algunas de sus propiedades. Se pueden observar variaciones en los valores del pH y de la conductividad eléctrica, que son ligeramente mayores, disminución de la tensión superficial y viscosidad, así como el incremento de la solubilidad de distintas sales, principalmente de carbonato cálcico.

También se han realizado estudios sobre la influencia del tratamiento magnético del agua a nivel biológico, especialmente en la producción agrícola. Según investigaciones llevadas a cabo en Cuba, las semillas regadas con agua sometida a tratamiento magnético germinan más rápido y se favorece el porcentaje de germinación. También se afirma que el tratamiento magnético del agua de riego produce variados efectos en el crecimiento y desarrollo de las plantas y acelera el crecimiento vegetal, en dependencia de la caracterización y especificación del grado de tratamiento aplicado al agua. En el mismo trabajo, se ha evidenciado que el sistema radicular crece más, lo cual puede explicar que haya mayor aprovechamiento de los fertilizantes aplicados y asimilación de parte de las reservas del suelo. En este sentido, algunos trabajos apuntan al aumento de los contenidos de nutrientes, nitrógeno, fósforo y potasio en plantas mediante tratamiento magnético del agua de riego y aumentos de materia seca con dosis menores de fertilizantes nitrogenados, así como un incremento del nitrógeno fácilmente hidrolizable del suelo.

Si se mantiene el polo norte de un imán sumergido durante unos minutos en un vaso de agua y acto seguido se mide su pH, se puede observar que éste es alcalino; en cambio, si se sumerge el polo Sur hará que el agua se vuelva ligeramente ácida. Es decir, los efectos del campo magnético varían en función de la polaridad aplicada. El pH del agua puede cambiar de 7 a 9. 2 mediante su exposición a un campo magnético de 7000 gauss, además de modificar la temperatura, tensión superficial, viscosidad y la conductividad eléctrica. Por otro lado, el agua magnetizada con el polo Sur tiene una tensión superficial menor que el agua magnetizada con el polo Norte. Para todo ello, no es necesario que el imán esté en contacto con el agua que se pretende imantar, puede colocarse en el exterior de un recipiente (nunca de un material que se magnetice).

Acción de los campos magnéticos sobre el suelo

Respecto a las propiedades del suelo, el tratamiento magnético del agua ejerce influencia sobre la agregación de las partículas. Se puede concluir que la aplicación de campos magnéticos de 1500-3500 gauss durante 15-30 minutos produce un aumento del grado de agregación del suelo en función de sus componentes paramagnéticos y ferromagnéticos, favoreciéndose el desarrollo de la planta.

Campos magnéticos otra vez sospechosos de causar cáncer Por Gustavo Capdevila

GINEBRA (IPS) La Organización Mundial de la Salud (OMS) tomó nota de una evaluación científica que señaló los campos eléctricos y magnéticos de teléfonos celulares, tendidos de energía y radares como posibles causantes de cáncer en el hombre, pero pidieron más investigaciones.

La OMS recomendó que la identificación de los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia en extremo baja (ELF) como cancerígenos sea sometida a investigaciones minuciosas y específicas que arrojen informaciones concluyentes.

Algunos de esos estudios se encuentran en marcha por lo menos desde 1979 y se espera que los resultados estén listos en los próximos dos o tres años.

Mientras, la OMS recordó su disposición a ayudar a las autoridades de los países para que evalúen los potenciales riesgos sanitarios de los sistemas de generación y distribución de electricidad, entre otras fuentes de ELF.

Las principales preocupaciones del público se relacionan con la inocuidad de los teléfonos celulares móviles, los tendidos eléctricos y los dispositivos de control de la velocidad por radar utilizados por la policía.

Informes científicos han sugerido que la exposición a los campos electromagnéticos emitidos por esos aparatos podría tener efectos perjudiciales para la salud, tales como cáncer, reducción de la fecundidad, pérdida de memoria y cambios negativos en el comportamiento y el desarrollo de los niños.

La investigación sobre el poder cancerígeno de los campos eléctricos y magnéticos ELF fue efectuada por una agencia dependiente de la OMS, el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (CIIC), con sede en Lyon, Francia.

Un grupo del CIIC examinó en junio los estudios realizados sobre el poder cancerígeno de los campos eléctricos y magnéticos ELF y estáticos.

Los expertos, mediante el empleo de la clasificación estándar del CIIC que evalúa pruebas en humanos, animales y laboratorio, ubicó a los campos magnéticos ELF en la categoría de "posibles cancerígenos para el hombre".

La clasificación de "posible cancerígeno para humanos" se aplica a los agentes sobre los cuales existen indicios limitados de efecto cancerígeno en humanos e indicios insuficientes de efecto cancerígeno en animales de laboratorio.

El grupo se basó, para establecer esa clasificación, en estudios epidemiológicos realizados sobre la leucemia en la infancia.

En cambio, los expertos determinaron que, debido a la insuficiencia o a las contradicciones de la información científica, consideraban "no clasificables" otros tipos de cáncer en niños y en adultos.

Por las mismas razones tampoco clasificaron a los resultados de otras clases de exposiciones, como los campos estáticos y los campos eléctricos ELF.

La categoría de "posible cancerígeno para humanos" es la más débil de las tres que utiliza el CIIC para clasificar, con base en pruebas científicas publicadas, los factores que pueden provocar el cáncer.

En esa clasificación, además de los campos magnéticos ELF, se incluyen el café, el estireno (un hidrocarburo que se encuentra en el alquitrán), los gases de escape de los motores de gasolina y los gases de soldaduras.

La segunda clasificación comprende a factores "probablemente cancerígenos para el hombre", que se identifican por las pruebas sólidas de que causan cáncer en los animales.

La categoría intermedia abarca a los gases de escape de motores Diesel, las lámparas solares, los rayos ultravioletas y los formaldehídos (gas empleado para fabricar colorantes, resinas sintéticas, textiles, papeles y otros productos).

La más severa de las categorías se refiere a los "cancerígenos para humanos", sobre los cuales existen pruebas sólidas de sus efectos en el hombre.

La tercera clasificación comprende el amianto (también llamado asbesto), iperita o gas mostaza (un arma química), aspiración de humo de tabaco, tanto en fumadores activos como pasivos, y rayos gamma.

La OMS , que divulgó esta semana las conclusiones del CIIC, recordó que los campos ELF son conocidos porque actúan sobre los tejidos por medio de campos y corrientes eléctricos.

Sin embargo, las corrientes eléctricas inducidas por los campos ELF que se encuentran por lo común en el ambiente humano son normalmente más débiles que las corrientes más poderosas que circulan naturalmente por el organismo, como las que controlan los latidos del corazón.

Los primeros estudios epidemiológicos que comenzaron a crear dudas sobre los campos magnéticos cercanos a las líneas eléctricas se remontan a 1979.

Desde entonces se han efectuado numerosas investigaciones para determinar si la exposición a la ELF puede ocasionar cáncer, en especial la leucemia en los niños.

La OMS observó que hasta ahora no se ha podido establecer de manera consecuente que los campos ELF presentes en el ambiente humano dañen directamente las moléculas biológicas, incluido el ADN.

Como parece improbable que los campos ELF puedan iniciar el cáncer, la mayoría de las investigaciones se ha orientado a determinar si la exposición a los campos ELF puede tener influencia en la promoción o en colaborar para la promoción del cáncer.

Los resultados de estudios realizados en animales sugieren hasta ahora que los campos ELF no contribuyen a iniciar ni a promover el cáncer, refirió la OMS.

Sin embargo, análisis efectuados por el CIIC sugieren que en una población expuesta a campos magnéticos medianos, el número de niños que pueden contraer leucemia duplica al de una población sometida a campos más débiles.

Los estudios del CIIC encaran la cuestión del eventual poder cancerígeno de los campos de frecuencia extremadamente baja.

En la próxima etapa se concentrarán en estimar la probabilidad del cáncer en la población en general debido a las exposiciones habituales y también a examinar las pruebas sobre otras enfermedades, no tumorales.

La OMC recomienda la adopción de ciertas medidas de precaución, en particular por los gobiernos y las industrias, que deberán actualizarse sobre los últimos descubrimientos científicos y suministrar al público información equilibrada, clara y exhaustiva.

Con respecto al público, la OMS recomienda optar por una disminución de su exposición a los campos electromagnéticos mediante la reducción del uso de ciertos aparatos eléctricos o por el aumento de la distancia de las fuentes que producen campos elevados.

La institución sanitaria propone también que la instalación de nuevas líneas eléctricas se realice en consulta con las autoridades locales, la industria y el público.

Campos electromagnéticos

Las ondas electromagnéticas transmiten pequeños paquetes de energía denominados fotones. Las radiofrecuencias ocupan el rango entre 10 MHz y 300 GHz de frecuencia. Las antenas de telefonía móvil lanzan ondas electromagnéticas con una frecuencia de 900 MHz para el sistema analógico (GSM) y de 1800 MHz para el digital (DCS), pulsadas en muy bajas frecuencias, generalmente conocidas como microondas (300 MHz-300 GHz), con bastante similitud al espectro de los radares. Las microondas llevan la información sonora por medio de ráfagas o pulsos de corta duración con pequeñas modulaciones de su frecuencia, que se transfieren entre los teléfonos móviles y las estaciones base. Las estaciones base emiten microondas continuamente aunque nadie esté utilizando el teléfono móvil (Haumann et al. , 2002).

Los campos electromagnéticos intrínsecos a las estructuras biológicas están caracterizados por determinadas frecuencias específicas, que pueden verse interferidas por la radiación electromagnética incidente, provocando una inducción y modificando su respuesta (Hyland, 2000). La radiación recibida depende principalmente de la distancia y de la visión directa (sin obstáculos entre la emisora y el receptor), pero intervienen además otros factores como el tipo de antena, su localización, la distancia vertical entre emisor y receptor etc. En la literatura científica se ha publicado mucha evidencia experimental sobre efectos no térmicos de las microondas en los seres vivos durante los últimos 30 años (Haumann et al. , 2002).

Plantas y campos electromagnéticos

En ensayos de germinación realizados en laboratorio, sometiendo semillas de varias plantas a un campo magnético estático, se ha comprobado que aumenta su velocidad de germinación y el porcentaje de semillas germinadas; mientras en experimentos de crecimiento, se ha visto que las plántulas expuestas desarrollan mayor longitud y peso (Martínez et al. , 2003). En un estudio realizado bajo una línea de alta tensión que discurre entre Austria y la República Checa, se evaluó su efecto sobre cultivos de trigo y maíz. Los resultados indicaron una reducción media de la producción de trigo de un 7% en los campos más próximos a la línea eléctrica durante los 5 años que duró la investigación (Soja et al. , 2003). En general suele corroborarse un efecto estimulante del crecimiento y desarrollo de plantas sometidas a la acción de campos magnéticos estáticos, pero inhibitorio en el caso de campos variables (Martínez et al. , 2003).

En células meristemáticas de la raíz del guisante sometidas a campos magnéticos se observaron efectos en el balance de calcio (Belyavskaya, 2001). Otro estudio realizado con microondas también comprobó un descenso a largo plazo de los niveles de calcio y azufre en las hojas de las hayas (Fagus sylvatica), directamente relacionado con la potencia de la radiación emitida (Schmutz et al. , 1996). En células animales se ha comprobado algo parecido, las microondas pueden afectar a la comunicación intercelular y al funcionamiento de los canales de calcio (Dutta et al. , 1989).

Hace 30 años dos investigadores canadienses observaron un deterioro que resultó impredecible sobre las plantas sometidas a microondas (Tanner y Romero-Sierra, 1974). Marino et al. (1983) demostraron que los campos electromagnéticos pueden afectar a las plantas por mecanismos no térmicos diferentes a la ionización del aire y concluyeron que su fisiología puede ser alterada incluso por campos débiles. Más recientemente, otros autores han notificado aberraciones cromosómicas (micronúcleos, puentes intercromosómicos y fragmentos cromosómicos) en el trigo sometido a una fuente de microondas, concluyendo asimismo que se trata de efectos no térmicos (Pavel et al. , 1998). Un investigador ucraniano también ha observado alteraciones en la distribución de la cromatina de células meristemáticas sometidas a campos magnéticos (Belyavskaya, 2001).

Efectos sobre los árboles

En la zona que recibió directamente la radiación de? Skrunda Radio Location Station? (Letonia), los pinos (Pinus sylvestris) experimentaron un menor crecimiento radial. Esto no ocurrió más allá del área de incidencia de las ondas electromagnéticas. Se comprobó además una correlación negativa estadísticamente significativa entre el incremento del crecimiento de los árboles y la intensidad del campo electromagnético, y se confirmó que el comienzo de esta disminución del crecimiento coincidía en el tiempo con el inicio de las emisiones del radar. Se evaluaron otros posibles factores ambientales que pudieran haber intervenido, pero ninguno tuvo efectos perceptibles (Balodis et al. , 1996). En otro estudio que investigó la ultraestructura celular de las acículas de los pinos irradiados por el mismo radar, se observó un incremento de la producción de resina, y se interpretó como un efecto del stress provocado por la radiación, que explicaría el envejecimiento y el descenso del crecimiento y de la viabilidad de los árboles sometidos a las microondas pulsadas. Además se comprobó una germinación decreciente de las semillas de los pinos más expuestos (Selga & Selga, 1996).). Los efectos del radar letón se dejaron sentir también sobre las plantas acuáticas. Cultivos de la lenteja de agua Spirodela polyrrhiza expuestos a una densidad de potencia entre 0,1 y 1,8 microvatios/ cm 2 tuvieron una menor longevidad, problemas en la reproducción y anormalidades morfológicas y del desarrollo comparadas con un grupo control que creció lejos del radar (Magone, 1996).

Los árboles cercanos a una gran antena de comunicaciones situada en un bosque de Michigan han crecido inusualmente rápido desde que se instaló en 1986. Investigadores forestales atribuyen este crecimiento? Extra? A los campos electromagnéticos que rodean la antena. Al parecer las distintas especies reaccionan de manera diferente: A los robles (Quercus rubra) y abedules (Betula papyrifera) no parece afectarles, pero los pinos que crecen cerca de la antena alcanzan mayor altura que los más alejados, y los álamos (Populus tremuloides) y arces (Acer rubrum) próximos, crecen más delgados que los alejados de la instalación. Estas observaciones sugieren que los campos electromagnéticos tienen una sutil influencia en el bosque (Kiernan, 1995).

En Ouruhia (Nueva Zelanda), en los lugares que recibían el haz principal de ondas de una potente antena de radio (FM), los árboles murieron. Al parecer se mostraban más vulnerables cuando tenían sus raíces metidas en el agua o estaban cerca del río. En los puntos con niveles de radiación electromagnética más elevados los árboles parecían afectados o estaban muertos.

Durante la guerra fría, en la frontera entre las dos Alemanias, estuvieron funcionando numerosos radares con misión de espionaje. Las zonas con el bosque dañado casi siempre coincidían con la superficie barrida por las microondas pulsantes. Inmediatamente después de desmontar las instalaciones, que habían funcionado durante 2 ó 3 décadas, se produjo una visible regeneración y recuperación de los bosques. En estas zonas no existía contaminación ambiental convencional. En Canadá también se produjeron efectos devastadores en los bosques cercanos a instalaciones de radar (Volkrodt, 1991).

En Schwarzenburg (Suiza) los árboles situados cerca de un gran transmisor crecieron de forma que parecían huir de la dirección de procedencia de las ondas (Hans-U. Jakob. , datos no publicados), curiosa observación que también describió Hertel (1991).

Es importante señalar aquí, que las radiaciones que se investigaron en estos estudios eran pulsadas y de alta frecuencia (microondas), de características muy similares a las de los sistemas de comunicación modernos (telefonía sin cables: GSM, DCS y UMTS).

Posibles explicaciones

Los árboles son particularmente sensibles y reaccionan frente a los cambios ambientales (Balodis, 1996). Algunos científicos europeos están convencidos de que la deforestación, que ha devastado grandes áreas en Alemania, Suiza y Austria, no es debida exclusivamente a la lluvia ácida como se pensaba, sino a la intervención de varios factores, entre ellos las radiaciones electromagnéticos de microondas. La humanidad conoce las ondas electromagnéticas desde hace un siglo, pero no fue hasta la segunda guerra mundial cuando se empezaron a utilizar masivamente en aplicaciones técnicas. En los últimos 30 años las densidades de transmisión se han doblado cada cuatro años, con lo que la contaminación electromagnética se ha multiplicado por 100 veces. Además, hemos entrado de lleno en la era de la utilización de ondas de minúsculas dimensiones (Volkrodt, 1988). Nuestro medio ambiente está contaminado con muchos desperdicios en forma de peligrosas radiaciones electromagnéticas (Volkrodt, 1991). En la actualidad los árboles y otros sistemas biológicos están siendo sometidos a una peligrosa radiación de microondas, miles de veces más alta que la de origen natural, que interfieren con sus sistemas de información y causa efectos, lentos pero implacables, sobre la materia viva

En algunas regiones con el aire limpio, el suelo, bajo los árboles, permanece ácido a pesar de la ausencia de precipitación química. ¿Existe algún otro proceso que pueda provocar cambios en el balance de iones?. La respuesta es afirmativa, por ejemplo la electrolisis. Durante muchos años Wolfgang Volkrodt investigó los daños provocados por los radares sobre los bosques alemanes, y comprobó que las áreas con alta exposición a las microondas exhibían graves daños forestales.? Las microondas son, con certeza, uno de los factores dañinos, pero no conocemos su alcance? Provocan la resonancia de las membranas celulares e interrumpen la circulación del agua, además el balance de partículas cargadas se distorsiona? Las ondas cortas son las que más dañan a los árboles? (Volkrodt, 1988). Según su teoría las microondas son recibidas por los árboles y finalmente convertidas en corriente eléctrica que fluye hacia el suelo.

En 1987 el renombrado biólogo forestal profesor Hüttermann (1987) hizo las siguientes afirmaciones:? No cabe ninguna duda de que las ondas electromagnéticas son recibidas por los árboles y de que sus hojas interaccionan con ellas. Aunque no son buenas conductoras, se puede demostrar experimentalmente de forma sencilla que las hojas absorben por resonancia las ondas y que este proceso provoca la inducción de un flujo de partículas cargadas eléctricamente en ellas?. Según la teoría de Volkrodt (1991) las partículas cargadas migran finalmente hasta el suelo. La corriente eléctrica procedente de la raíz causa un tipo de electrolisis que provoca un cambio en el balance iónico, modifica las propiedades minerales de los árboles afectados y retarda la actividad de los organismos edáficos. Sin embargo la comprensión científica de estos procesos requiere estudios a largo plazo ya que la investigación fragmentaria es insuficiente. Según este autor, las elevadas compensaciones de los daños a las personas y propiedades forestales, dañadas por la influencia de las microondas, evitaron que se siguiera investigando (Volkrodt, 1991).

Para el investigador suizo Ulrich Hertel, existen pruebas perfectamente establecidas de una cadena causal (contaminación electromagnética malformaciones daño del suelo muerte de los árboles) que, sistemáticamente, ignora la ciencia oficial.? La contaminación de nuestro medio ambiente con venenos tecnológicos, como las radiaciones, es especialmente perniciosa, ya que se les somete a una exposición continua a una frecuencia considerablemente alta y peligrosa. Es un lento proceso de muerte? Hay siempre ciertos árboles que, debido a su localización o por su constitución, están menos expuestos a influencias dañinas o tienen más resistencia que otros. En los bosques cercanos a estas instalaciones, los árboles que crecen sobre las lomas están condenados, generalmente son endebles o puntisecos. Los sectores del bosque más protegidos de la radiación tienen los árboles todavía intactos?. Las microondas actúan sobre el suelo, las plantas y el agua lentamente. Bajo su influencia la estructura de los componentes orgánicos se desintegra? Hoy, todos los ciclos de vida en la naturaleza han sido dañados por la radiación tecnológica. La destrucción interna del suelo interfiere con el crecimiento del bosque joven. Los pelos absorbentes radiculares se pierden, las plantas están embebidas en agua pero mueren de sed. La alteración de la diferencia de potencial eléctrico en el agua y en el árbol reduce la capilaridad, y por lo tanto la circulación que lleva el agua hasta las partes más altas. Por esta razón el flujo de savia es más lento y gradualmente cesa por completo. El árbol comienza a marchitarse de arriba abajo. Las ramas pierden sus hojas y se secan. Los árboles crecen transparentes, su color cambia también?. Las relaciones entre los campos electromagnéticos naturales forman la base de todos los ciclos en la naturaleza. La construcción y preservación de estas relaciones es sólo posible con la energía natural y su destrucción por la energía no natural? (Hertel, 1991).

Algunas observaciones inquietantes

Desde hace algunos años hemos observado un deterioro paulatino y progresivo del arbolado próximo a antenas de telefonía, especialmente en los núcleos habitados. Aunque se trata de observaciones no sistemáticas, algunos árboles situados en el interior del lóbulo principal de los haces de ondas, muestran un aspecto triste y enfermizo, posibles retrasos en el crecimiento y probablemente una mayor susceptibilidad a plagas y enfermedades. En algunos lugares, en los que hemos medido niveles elevados de Intensidad de Campo Eléctrico (superior a 1 Voltio/metro) de forma continua, los árboles muestran un deterioro más palpable.

Necesidad de prevención, seguimiento y control

Hace 15 años Wolfgang Volkrodt escribía, con algo de candidez, que en el siglo XXI se instalaría la fibra óptica, por lo que se dejaría de dañar el medio ambiente con peligrosas radiaciones electromagnéticas de microondas, al mismo tiempo que hacía un llamamiento sobre la urgencia de abandonar el uso de esta tecnología (Volkrodt, 1988). Sus previsiones, aunque bien intencionadas, no pudieron ser más equivocadas. Paralelamente a la fibra óptica la expansión de las comunicaciones sin cable? Wireless? (GSM, DCS, UMTS, WLAN, WIFI, DECT, BLUE TOOTH? ), en los últimos años, ha sido explosiva De forma bastante menos inocente, ya advertía entonces el mismo autor, sobre los poderosos intereses de la industria y de sus intentos para evitar a toda costa que se investigase (Volkrodt, 1991). Otras veces la industria financió los estudios para después impedir su publicación (Hans-U. Jakob. Datos no publicados).

En la actualidad las legislaciones son tan diferentes entre países que para una antena con una potencia de transmisión superior a 80 vatios la distancia de seguridad es de 10 metros en España y de 100 metros en Suiza (Baldauf et al. , 2002). Las diferentes normativas entre países, con niveles de protección bastante alejados, demuestran esta afirmación de un modo bastante contundente: Para el sistema GSM (900 MHz. ), España admite hasta 450 μw/cm 2 ; Hungría, Bulgaria, Polonia e Italia hasta 10. China hasta 6,6. Rusia, Suiza, Luxemburgo y Valonia (Bélgica) hasta 2,4. Salzburgo (Austria) hasta 0,1 y Nueva Gales del Sur (Nueva Zelanda) hasta 0,001.

Por otra parte es importante aclarar que con niveles de 0,000.000.1 μw/cm 2 se consigue oficialmente una comunicación exitosa, apta para los requerimientos de cobertura del sistema (Haumann et al. , 2002). Los limites permitidos por el ICNIRP y asumidos por la legislación española (450 μW/cm 2 ) tienen en cuenta sólo los efectos térmicos sobre los seres vivos, ignorando los efectos no térmicos de estas ondas, actualmente admitidos por una amplia mayoría de investigadores independientes. Esto quiere decir que con niveles de densidad de potencia 4. 500 millones de veces más bajos que los autorizados en la actualidad existe suficiente cobertura para que la telefonía móvil funcione.

Por encima de 0,1 μw/cm 2 se han sugerido efectos biológicos no térmicos. La densidad de potencia supera ampliamente este valor en las zonas situadas a menos de 300 metros de las antenas (Haumann et al. , 2002). Además, existe también el problema de la exposición crónica a bajos niveles, que algunos autores consideran acumulativa (Adey, 1996). Puesto que las emisiones llegan a más de 30 Km. De la antena, es necesaria la implementación de medidas que minimicen los niveles de exposición de los seres vivos de un modo preventivo

La bibliografía revisada en este artículo resulta inquietante. El estado actual del conocimiento científico dispone de bastante información sobre los efectos de estas ondas en los seres vivos, aunque todavía se desconocen en profundidad los mecanismos biológicos subyacentes a los mismos. La contaminación electromagnética ha aumentado en varios órdenes de magnitud con la generalización de la telefonía inalámbrica. La lógica nos indica que habría que haber tenido en cuenta los efectos conocidos y que se debería haber investigado mucho más, antes del despliegue masivo de esta nueva tecnología. Los campos electromagnéticos están alterando nuestro mundo en vías que no comprendemos bien todavía. Los seguimientos de la evolución de las masas arbóreas precisan una especial atención. Considerando lo que sabemos hoy, cualquier proyecto de instalación en el campo o cerca de parques y jardines, debería valorar previamente el impacto de las microondas sobre las masas vegetales próximas. Teniendo en cuenta los efectos encontrados sobre el cerebro (Kramarenko, 2003), sobre la salud de las personas (Firstenberg, 1997; Hutter et al. , 2002; Navarro et al. , 2003; Santini et al. , 2003) y sobre la fauna (Beasond & Semm, 2002; Salford et al. , 2003; Balmori, 2003; Firstenberg, 2004), estas ondas aparentan ser menos inocuas de lo que la industria y los grandes intereses económicos que la rodean, sin aval científico y, por tanto, de un modo falaz pregonan.

¿ Qué ocurre cuando nos exponemos a campos electromagnéticos?

La exposición a campos electromagnéticos no es un fenómeno nuevo. Sin embargo, en el siglo XX la exposición ambiental ha aumentado de forma continua conforme la creciente demanda de electricidad, el constante avance de las tecnologías y los cambios en los hábitos sociales han generado más y más fuentes artificiales de campos electromagnéticos. Todos estamos expuestos a una combinación compleja de campos eléctricos y magnéticos débiles, tanto en el hogar como en el trabajo, desde los que producen la generación y transmisión de electricidad, los electrodomésticos y los equipos industriales, a los producidos por las telecomunicaciones y la difusión de radio y televisión.

En el organismo se producen corrientes eléctricas minúsculas debidas a las reacciones químicas de las funciones corporales normales, incluso en ausencia de campos eléctricos externos. Por ejemplo, los nervios emiten señales mediante la transmisión de impulsos eléctricos. En la mayoría de las reacciones bioquímicas, desde la digestión a las actividades cerebrales, se produce una reorganización de partículas cargadas. Incluso el corazón presenta actividad eléctrica, que los médicos pueden detectar mediante los electrocardiogramas.

Los campos eléctricos de frecuencia baja influyen en el organismo, como en cualquier otro material formado por partículas cargadas. Cuando los campos eléctricos actúan sobre materiales conductores, afectan a la distribución de las cargas eléctricas en la superficie. Provocan una corriente que atraviesa el organismo hasta el suelo.

Los campos magnéticos de frecuencia baja inducen corrientes circulantes en el organismo. La intensidad de estas corrientes depende de la intensidad del campo magnético exterior. Si es suficientemente intenso, las corrientes podrían estimular los nervios y músculos o afectar a otros procesos biológicos.

Tanto los campos eléctricos como los magnéticos inducen tensiones eléctricas y corrientes en el organismo, pero incluso justo debajo de una línea de transmisión de electricidad de alta tensión las corrientes inducidas son muy pequeñas comparadas con los umbrales para la producción de sacudidas eléctricas u otros efectos eléctricos.

El principal efecto biológico de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia es el calentamiento. Este fenómeno se utiliza en los hornos de microondas para calentar alimentos. Los niveles de campos de radiofrecuencia a los que normalmente están expuestas las personas son mucho menores que los necesarios para producir un calentamiento significativo. Las directrices actuales se basan en el efecto calefactor de las ondas de radio. Los científicos están investigando también la posibilidad de que existan efectos debidos a la exposición a largo plazo a niveles inferiores al umbral para el calentamiento del organismo. Hasta la fecha, no se han confirmado efectos adversos para la salud debidos a la exposición a largo plazo a campos de baja intensidad de frecuencia de radio o de frecuencia de red, pero los científicos continúan investigando activamente en este terreno.

¿Efectos biológicos o efectos sobre la salud? ¿Qué es un peligro para la salud?

Los efectos biológicos son respuestas mensurables a un estímulo o cambio en el medio. Estos cambios no son necesariamente perjudiciales para la salud. Por ejemplo, escuchar música, leer un libro, comer una manzana o jugar al tenis son actividades que producen diversos efectos biológicos. No obstante, no esperamos que ninguna de estas actividades produzca efectos sobre la salud. El organismo dispone de mecanismos complejos que le permiten ajustarse a las numerosas y variadas influencias del medio en el que vivimos. El cambio continuo es forma parte de nuestra vida normal, pero, desde luego, el organismo no posee mecanismos adecuados para compensar todos los efectos biológicos. Los cambios irreversibles y que fuerzan el sistema durante períodos largos pueden suponer un peligro para la salud.

Un efecto perjudicial para la salud es el que ocasiona una disfunción detectable de la salud de las personas expuestas o de sus descendientes; por el contrario, un efecto biológico puede o no producir un efecto perjudicial para la salud.

No se pone en cuestión que por encima de determinados umbrales los campos electromagnéticos puedan desencadenar efectos biológicos. Según experimentos realizados con voluntarios sanos, la exposición a corto plazo a los niveles presentes en el medio ambiente o en el hogar no producen ningún efecto perjudicial manifiesto. La exposición a niveles más altos, que podrían ser perjudiciales, está limitada por directrices nacionales e internacionales. La controversia que se plantea actualmente se centra en si bajos niveles de exposición a largo plazo pueden o no provocar respuestas biológicas e influir en el bienestar de las personas.

Preocupación de la sociedad por los efectos sobre la salud

Un vistazo a los titulares de las noticias de los últimos años permite hacerse una idea de los diversos aspectos que preocupan a la sociedad. En el transcurso de la última década, se han planteado dudas relativas a los efectos sobre la salud de numerosas fuentes de campos electromagnéticos, como las líneas de conducción eléctrica, los hornos de microondas, las pantallas de computadora y de televisión, los dispositivos de seguridad, los radares y, más recientemente, los teléfonos móviles y sus estaciones base.

El Proyecto Internacional CEM

El Proyecto internacional CEM. En respuesta a la creciente preocupación de la sociedad por los posibles efectos sobre la salud de la exposición a un número y variedad creciente de fuentes de campos electromagnéticos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició en 1996 un gran proyecto de investigación multidisciplinar. El Proyecto Internacional sobre campos electromagnéticos o «Proyecto Internacional CEM» reúne los conocimientos y recursos disponibles actuales de organismos e instituciones científicas clave internacionales y nacionales.

Un estudio universitario de 30 días en Polonia
muestra la diferencia en el crecimiento de plantas
alimentadas sin agua "magnetizada"
y con el agua tratada.

El sector agrícola es el principal consumidor de agua en el mundo. El desarrollo de sistemas de riego que propicien el ahorro de agua y energía e incrementen la eficiencia de los actuales son objetivos de máxima prioridad en la búsqueda de un consumo sostenible. En muchas zonas, el agua es insuficiente para desarrollar adecuadamente los cultivos y aunque se realizan esfuerzos para disminuir la evaporación y transpiración en las plantas, la mayoría de esas medidas han demostrado ser poco prácticas

Tecnologías basadas en el uso de los campos magnéticos en la agricultura han mostrado resultados prometedores en el desarrollo de cultivos y aumento de la producción. Esto se atribuye a la disminución de la evapotranspiración. Diversos estudios muestran variaciones en las propiedades físicas y químicas del agua expuesta a campos magnéticos: la densidad, el pH, la tensión superficial, la solubilidad de sales, la conductividad eléctrica, la sedimentación de los cristales y la velocidad de las reacciones químicas. Sin embargo en algunos casos se han encontrado variaciones no significativas.

Las experiencias con agua tratada magnéticamente disminuyen el consumo de agua de riego. Estos resultados plantean las hipótesis de una mejor utilización de la humedad por las plantas, un incremento en la absorción de los nutrientes y una disminución de la evapotranspiración en los cultivos.

Métodos de magnetización de agua

El tratamiento magnético del agua se realizó en un equipo formado por una tubería de polietileno con diámetro interno de 19 milímetros y longitud de 30 metros formando un circuito cerrado, en el que se instalaron 6 baterías magnéticas, conformadas por dos imanes unidos que enfrentan sus polos norte. El agua fue movida por una bomba centrífuga accionada eléctricamente. Las soluciones de cloruro de sodio usadas correspondieron a aguas salinas de calidad intermedia para el riego. Como patrón se usó ácido sulfúrico diluido, que permite alcanzar valores de humedad relativa del 98%.

Se realizaron ensayos para cada una de las fracciones de suelo o sales seleccionados. En cada ensayo, una cantidad de sustrato se repartía en los distintos desecadores, expuesto a la humedad de una solución diferente. Diariamente se pesaba la variación de la humedad de los sustratos de los desecadores y se registraba la temperatura interna de los mismos. Los ensayos finalizaban al alcanzar el equilibrio entre la humedad adquirida por el sustrato y la humedad relativa del desecador testigo, el cual contenía la solución de ácido sulfúrico. La variación de la humedad de los sustratos se determinó gravimétricamente, por diferencia entre los pesos de las muestra húmeda y seca El porcentaje de humedad se determinó por la expresión:

En el experimento una las soluciones de evaporación fueron: cloruro de sodio (4M; 0,1M; 0,01M), ácido sulfúrico al 3,3% en volumen (0,61M) y cloruro de sodio sólido del 99% de pureza. En el experimento dos las soluciones de evaporación fueron: agua destilada tratada magnéticamente (0 y 60 minutos), solución de cloruro de sodio (0,1M; 4M), solución de ácido sulfúrico al 3,3% en volumen.

Conclusiones

Los resultado

James Benires Ch
Electricidad industrial senati
Escrito por James Benires Ch
el 28/06/2010

Interesante

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 06/07/2010

El electromagnetismo es un fenómeno que se encuentra enmarcado entre las fuerzas que rigen la materia. Estas ondas pueden surgir de aparatos que las generan en frecuencias ultraaltas. Los científicos dicen no es peligroso. Hace unos años decían que no era peligroso que si liberaramos C02 a la atmósfera en cantidades demostrables. Pero cuando esto se convirtió en problema global , los cient´ficios afirmaron que era dañino , pero no lograron la aprovación de las superpotencias. Ahora es tarde. La alata peligrosidad del el electromagnetismo de los celulares y otros aparatos es su vibración parecida a la quirabilidad de las enzimas. Hablamos entonces de una inactivación enzimática. Pues si y no sólo de inactivación diría de daños severos a la secuencia polipéptida de proteínas enzima y recpetores de membrana como aquellos que salvaguardan los canales iónicos

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 05/09/2010

Y mis estimados usuarios si leís el documento podéis daros cuenta de algo interesante : que hasta la fecha se sigue afirmando que las ondas electromagnéticas no dañan nuestro cerebro , pues os digo que si puede ser afectado debido a que nuestro cerebro actúan como un poderoso electroimán que emite ondas electro-químicas de cierta intensidad y que conlleva a la polarización y depolarización de membranas. Os explico un poco : nuestro cerebro es como una poderosa tormenta eléctrica con magnitud definida y que puede ser afectada por turbulencias eléctricas externas como un imán se ve afecatado por otro imán y más aún , si el último es más poderoso y sobre todo dañino.

Jose Ruiz
Nuevo León, México
Escrito por Jose Ruiz
el 21/09/2010

Que tal Luis, desde hace algunos meses me a intrigado el efecto curativo de los EMP de baja frecuencia en el cuerpo humano, tendras mas bibliografia o informacion sobre esto?

Erick Moreno
El Salvador, El Salv...
Escrito por Erick Moreno
el 04/10/2010

Saludos cordiales,

Me podrias dar informacion de instalaciones electricas recidenciales y industriales,?

Carlos Rodriguez Parra
Ing. electricidad especializacion pote...
Escrito por Carlos Rodriguez Parra
el 13/01/2011

Muy interesante este tema de los campos magneticos

Elien Ortega
... academia privada
Escrito por Elien Ortega
el 09/02/2011

La bioenergia o aura es afectada por los campos magneticos externos, y por los internos los que se generan en nuestro cerebro!

La radiaciones cosmoteluricas afectan al organismo! , hasta un simple objeto colocado de manera desarmonica en tu casa, afecta tu campo magnetico, para ello existe el fen shui!

Querido Luis muchas gracias por la invitacion, interesante debate!

Un Abrazo.

Diego German Rietz
Licenciatura en sistemas uba-facultad ...
Escrito por Diego German Rietz
el 15/02/2011

Muy Interesante el debate, es notable que todas las fuerzas magneticas influyen en nuestro organismo, en mas que fueran beningnas o malignas dependera de la intensidad, magnitud, y los demas factores externos e internos a nuestro orgenismo. Por ejemplo la utilización de impulsos electricos para reactivar determinadas zonas afectadas del cerebro ya sea por enfermedades, accidentes u otro tipo de afecciones de nacimiento, Visto de ese punto de vista los resultados podrian ser benignos. Pero es cierto que ademas de eso existen muchas otras fuentes magneticas que pueden generar fallas en nuestro organismo.

Hace un par de años se instalaron lineas de alta tensión que atravesaban una zona boscosa, luego de eso se podia ver como las aves al llegar a esa zona se veian desorientadas, eso podria ser por cauza de los campos generados por las lineas de alta tensión.

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 20/02/2011

Interesante tu ponencia Diego. Si estas en lo cierto , la exposición a la radiación elecrtromagnética no es dañina hasta que se excede el nivel permitido. Sin embargo , hay tanta radiación de fondo que paenas si conocemos que nos pueda ser dañina o no. Siempre se han hecho estudios pero las megaempresas que manejan los millones pueden amañarlas para dar un preconcepto de que no son dañinas. Pues os aseguro de que si lo son y las investigaciones sobre ellas dejan mucho que decir.

Diego German Rietz
Licenciatura en sistemas uba-facultad ...
Escrito por Diego German Rietz
el 21/02/2011

Sin Dudas, en ese sentido estamos de acuerdo. Es cierto que en este planeta existen "Otros Tipos de Fuerzas" que deciden que es bueno y que no.

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 01/03/2011

Sin embargo , en este debate estamos debatiendo las cuatro fuerzas que dominan la materia. Son leyes instauradas por Dios para que se cumplan. De no ser así no exisiría el Universo como le conocemos.

Ana Julia Olave Nuñez
Medicina pontificia universidad católi...
Escrito por Ana Julia Olave Nuñez
el 16/03/2011

Extremandamente interesante este articulo, pero a la vez muy complejo para una compresion inmediata, requiere que lo lea una o varias veces. Gracias por tu investigacion.

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 07/04/2011

Alarma geomagnética.

Por; martín eduardo fuentes
esta alarma esta asociada, a la disminución brusca o gradual del campo magnético de la
tierra y el peor escenario, es aquél evento, donde los polos magnéticos se invierten. Además esta
establecida como alarma por la nasa, con un presupuesto propio, y monitoreado por la noaa, por
posibles daños en satélites o aviso en caso de “caminatas extra-vehiculares”
igualmente, la emisión por parte del sol, de partículas de alta energía en dirección a la
tierra, ocasiona sobrecargas en las líneas eléctricas de gran capacidad, auroras
(boreales/australes), en latitudes, no antes vistas, problemas en las comunicaciones aéreas, y por
último la perdida de algunos satélites geoestacionarios entre otros.
por otra parte, pero de forma relacionada, he podido observar, que del historial de
variaciones geomagnéticas ocurridas entre los últimos años 2008, 2009 y 2010, la magnitud en gauss
del campo ha disminuido, pero no así, con su frecuencia o pulsación diaria, es decir existe más
ruido, en las gráficas de variación magnética (ver www.intermagnetig.com)
ahora bien, ya establecidas de manera somera, las posibilidades de lo que una perturbación
solar-magnética brusca o gradual, pueden ocasionar a la tierra, veamos pues como podrían
afectar directa o indirectamente, también al clima.
para esto, pensar, que las variaciones climáticas en periodos cortos, también estan
asociadas al clima, esta precisamente en la comparación de las bases de datos de un año
completo, y no solo los cambios orbitales, precesionales o de inclinación terrestre, que son
capaces de establecer las grandes eras glaciales pero en periódos de cientos de miles de años.
la pregunta, ¿Que ocasiona estos cambios orbitales-precesionales y de inclinación? Y para
nuestro caso ¿Que ocasiona los cambios de polaridad magnética?.
en este caso se mostrarán los cambios de clima de periódo largo, que quizá son los más
difíciles de demostrar, por la cantidad de muestras en distintos lugares, así como la toma de
resultados que por tantos años, han hecho diversas personas e investigadores.
para esto tomemos pues, un extracto de las prospecciones de paleo-geomagnetismo hechas
por varios científicos, pero fue la de mcdougall, (paleomagnetism chapter 9 pág. 160) siendo la de
1979 la más reciente , que establece que
la actual polaridad, lleva por lo
menos 750,000 años, por lo que, al ser de
las más duración en la historia de la
tierra, es inminente su cambio.
refiriéndose a la línea de
cambios magnéticos de este autor
únicamente y en particular, solo nos
abocaremos a ver la correlación
entre el clima y el fenómeno
geomagnético y no la inminencia del
evento.
la diferencia de resultados de las
distintas mediciones son debidas, al
numero de muestras, así como a la
correlación de estas con el análisis de antigüedad de la capa encontrada. La incertidumbre se
da básicamente, en si, las muestras pertenecen no, a un intervalo geológico u otro. De cualquier
forma, y basados en estas mediciones, este fenómeno es más común, de lo se que había intuido.
ahora bien para explicar como la polaridad puede o no cambiar, existen dos teorías,
básicamente la primera parte de que el núcleo terrestre, es un gran imán permanente, el cual por
acción del calor generado internamente, provoca que las moléculas de este, se polaricen en un
sentido u en otro. Cabe aclarar, que esta teoría no explica el calentamiento interno del núcleo.
ya que la inercia de calor desde la creación del sistema solar, hace 4,600 millones de años, ya es
insostenible.
la segunda se basa, en la teoría del dinamo, el cual parte de que el núcleo, esta sometido a
fuerzas electromagnéticas, las cuales y al igual que un horno de inducción se calientan al
mismo tiempo que alinean las moléculas del núcleo, esta parece ser la más acertada. La
universidad de maryland y el jet propulsión laboratory, han creado modelos con esferas
divulgación técnico-informativa. Correlación geomagnética-climática septiembre 2010
metálicas con núcleos de sodio , demostrando así, la factibilidad de la inducción de un campo
magnético, así como el de un momento angular, en dicha esfera.
generándose así, otra discusión, que si, desde la formación del sistema solar, se ha
mantenido igualmente, la inercia rotatoria o momento angular, prevaleciendo estos, por estar
los planetas en el vacío, o si, es desde el sol, que mantiene el ímpetu, no impulso, de todos estos
planetas. En fin, en todo caso el objetivo de este escrito, se abocará a mostrar la correlación
clima-polaridad magnética, sea cual fuere la causa de la segunda.

Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 07/04/2011

Correlación clima-geomagnética.
ahora bien, para establecer la correlación entre el clima y el geomagnetismo, debemos
para esto, superponer las graficas de cambios climáticos y la correspondiente a la variación
magnética, para la misma escala de tiempo (grafica de mcdougall). Con lo anterior podemos
observar que existe una correspondencia directa y univoca con los cambios climáticos, como
consecuencia de aquel. Ya que se privilegia el fenómeno electromagnético al atmosféricoclimático.
no olvidemos, que la atmósfera esta sometida a la particularisima vibración molecular,
debido a la emisión electromagnética.

Jose Jairo Ramirez
Desarrollo cultural simón rodríguez-co...
Escrito por Jose Jairo Ramirez
el 22/04/2011

El tema planteado por Luis Arturo es bastante complejo y revestido de terminos técnicos, sin embargo, la manera como lo hilvana me enseña con claridad, como podemos apoyar en difusion y la practica para la racional explotacion agricola partiendo desde la magnetazacion del agua. Mi reconocimiento, lo seguire leyendo con mucho interes.


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 25/04/2011

GRACIAS JAIRO. Actualmente enseño esta materia en la escuela. Te digo que no es tan fácil pero me fascina la física y principalmente la de partículas. Espero los aportes de todos ustedes.


Luis Arturo Ayarza Aguirre
Lic en biologia, msc bioquimic univer...
Escrito por Luis Arturo Ayarza Aguirre
el 01/08/2011

De lo complejo a lo smple y de lo simple a lo complejo , estudia con nosotros somos LA GRANFAMILIA E MAGISTER, DONDE SE COMBINA : CIENCIA , TÉCNICA Y NUEVOS DESCUBRIMIENTOS.

Leonardo Herrera
Lic. enfermeria universidad latina
Escrito por Leonardo Herrera
el 01/08/2011

Pero tambien estn las características del Magnetismo:

Aunque hay una estrecha relación entre la electricidad y el magnetismo, ambas fuerzas son totalmente diferentes. Para que estas interactúen debe de haber un movimiento en alguna de ellas. Se sabe y se deduce que el elctrón tiene una carga electrostática que aplica una fuerza hacia el centro del elctrón, y también se sabe que los electrones tienen un campo magnético a su alrededor debido a su rotación orbital. En el momento en que se encuentren van a formar un campo electromagnético por ser perpendiculares entre sí.

Los únicos materiales magnéticos naturalmente son el Hierro, Níquel y Cobalto. Si los responsables del magnetismo son los electrones entonces nos preguntamos por qué no son todas las sustancias Magneticas entonces. Esto se debe a que en los átomos con electrones de spin opuesto tienden a formar parejas que anulan mutuamente su magnetismo.

Los materiales naturalmnte magneticos reciben el nombre de “ferromagnéticos” pues se comportan como el Hierro, en lo que se refiere al magnetismo. Estos materiales no siempre se comportan como imanes, esto se debe a que las moléculas están dispersas y sin alinear, por lo que cada una sigue una dirección al azar; cuando estas moléculas están alineadas las fuerzas magnéticas se suman, en este momento decimos que un material está “magnetizado”.

Todos los imanes tienen una polaridad en sus extremos, que reciben el nombre de “Norte” y “Sur”(N y S, respectivamente). El extremo Norte de un imán se determina suspendiendo un imán en un cordel para que apunte al Norte magnético. Esto se debe a que la tierra tiene un campo magnético pues tiene una rotación del mismo modo que los electrones.

Los imanes presentan atracción y repulsión del mismo modo que las cargas, donde polos opuestos se atraen y polos semejantes se repelen.