En este grupo En todos

Grupo de Filosofía del ser y ciencia del ente



Las tres preguntas fundamentales de la metafísica.

Ramon J.
Experto: organización sectorial de ven...
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 15/07/2010
  1. ¿Qué es ser?
  2. ¿Qué es lo que hay?
  3. ¿Por qué hay algo, y no más bien nada?

    Sería interesante un intercambio de ideas, pensamientos, conocimiento.

Saludos cordiales.

Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 17/07/2010

Hola querido capi, buen debate, felicitaciones, pero vamos a lo nuestro.

El Ser es el Ser, y la razón de ser del Ser es el mismo Ser; El Ser es lo Divinal, la chispa inmortal de todo ser humano, sin principio ni fin, terriblemente divino.

L correlato de este Conocimiento es la intimidad infinita de la persona, el Ser.

La razón de ser del Ser es el mismo Ser. Sólo el Ser puede conocerse a sí mismo.

El Ser, por lo tanto, se auto conoce en la Gnosis.

El Ser, revaluándose y conociéndose a sí mismo, es la Auto-Gnosis. Indubitablemente, ésta última, en sí misma, es la Gnosis.

El auto-conocimiento de Ser es un movimiento Supra-racional que depende de Él, que nada tiene que ver con el intelectualismo.

El abismo que existe entre el Ser y el Yo es infranqueable y, por esto, el Neuma, el Espíritu, se reconoce y este reconocerse es un acto autónomo para el que la razón subjetiva del mamífero intelectual resulta ineficaz, insuficiente, terriblemente pobre.

Auto-Conocimiento, Auto-Gnosis, implica la aniquilación del Yo como trabajo previo, urgente, impostergable.

El Yo, el Ego, está compuesto por sumas y restas de elementos subjetivos, inhumanos, bestiales, que incuestionablemente tienen un principio y un fin.

La Esencia, la Conciencia, embutida, embotellada, enfrascada entre los diversos elementos que constituyen el mí mismo, el Ego, desafortunadamente se procesa dolorosamente en virtud de su propio condicionamiento.

Disolviendo al Yo, la Esencia, la Conciencia, despierta, se ilumina, se libera, entonces deviene como consecuencia o corolario el Auto-Conocimiento, la Auto-Gnosis.

Indubitablemente, la revelación legítima tiene sus basamentos irrefutables, irrebatibles, en la Auto-Gnosis.

Besitos y miles de abrazo de oso.

Cuíadate Gris


Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: organización sectorial de ven...
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 19/07/2010

Saludos a todos.

¡Gricelda valiente!

¿Quién le pone el cascabel al gato? Por cierto estoy de acuerdo con lo que expones que requiere meditación y profundización, pero me voy a permitir agregar lo que entiendo o comparto y lo voy hacer en forma simple y buscando también una confirmación.


¿Qué es el ser?


El objeto de estudio de la Metafísica es el ser, por lo tanto tener claro el sentido de la palabra es fundamental. Sabemos que hay varias definiciones pero me inclino en pensar que el ser es lo que es y por lo tanto hablamos de la esencia de las cosas; Ser o esencia. No podemos determinar las cosas sino le damos consistencia y el ser hace que las cosas sean lo que son. Pero preferiría que habláramos de esencia porque a las cosas se le pueden quitar sus propiedades pero no su esencia.


Me pregunto y pregunto ¿No podríamos decir simplemente que el ser es lo que existe, el principio de las cosas?


Saludos cordiales.

Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 20/07/2010

Querido capi, debes recordar que el inmanifiesto es lo primero, que se hace manifiesto en la creación, así comparto lo tuyo.

Besitos

Abrazo de oso

Cuídate yaaaaaaaaaaa.........

Gris

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: organización sectorial de ven...
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 21/07/2010

Entiendo que el llamado "inmanifiesto" (Dios, el Todo) está en todas las cosas y sobre todas las cosas. ¿Ha esto te refieres?

Abrazos de oso con salvavidas.

Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 21/07/2010

El TODO. Es espíritu. Más ¿Qué es espíritu? Pregunta que no se puede ser contestada, puesto que definirla sería prácticamente definir al TODO, el cual no puede explicarse. El espíritu es simplemente el nombre que los hombres les dan a la más elevada concepción de la INFINITA MENTE VIVIENTE.

Besitos

Abrazo de osi

Saludos

Gris

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: organización sectorial de ven...
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 22/07/2010

Contrario a lo que piensas y simplificando me permito describir lo que entiendo:


Espíritu: Lo opuesto de la materia; Principio de vida y por consiguiente alma individual; Parte inmortal y trascendental del ser; Esencia del ser...


Espíritu Santo es el espíritu de Dios.


Un abrazo de oso con salvavidas.

Plutón Aragón
Música instrumental cee
Escrito por Plutón Aragón
el 24/07/2010

¡Ramón! No te andas con pequeñas preguntas ¿No? Si nos vamos a lo más simple, a lo más intuitivo, el ser es lo que existe. Pero si vamos más lejos y preguntamos por nuestro ser la cuestión cambia. Yo soy, pero ¿Yo soy? ¿Qué es el yo? Y de acuerdo a la respuesta que demos a esa pregunta tendremos diferentes respuestas. Desde Pitágoras, Platón, a Heidegel las respuestas han cambiado por sus diferentes puntos de vista. Yo tengo una impresión respecto a que somos.


Es una visión dispuesta a cambio, a diferentes reformulaciones. Somos información, normalmente escrita en un ordenador imponente que es nuestro cuerpo, pero no somos el ordenador. Si simplificamos la escena y comparamos al cuerpo mas bien con una carta, somos el mensaje, el significado de las letras, pero no las letras ni el papel. Para que el significado de las letras exista se necesita un lector, la conciencia, pero tampoco somos ella porque sino sabríamos que leemos y no encarnaríamos el significado. En ese sentido, el yo cobra realidad en un "plano de interpretación" de la conciencia que lee la carta.


Bajo este punto de vista (mío particular) el Ser, aquello que nos da existencia, es aquello que "lee" la carta, y el yo es una "constricto" (construcción mental o modelo) hecha por la síntesis de la información del cuerpo y los sentidos, su procesamiento, y su última lectura por la conciencia. En eso coincido con Gricelda, no se si ella coincide conmigo, que el Ser y el yo son cosas diferentes


No quiero meterme en las definiciones de alma, espíritu, y esas cosas, porque veo que utilizan parámetros diferentes y no quiero crear confusión.


¿Que es lo que hay? Todo aquello que ha de terminar siendo.


¿Porque hay algo envés de nada? No hay respuesta a esa pregunta, o simplemente afirmar que la nada no existe. O quizás exista esa respuesta. Pero yo no la sé. Aún queda mucho por aprender.


Saludos.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: organización sectorial de ven...
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 25/07/2010

Plutón valiente. Sí, estoy de acuerdo que el ser puede ser muchas cosas y dentro de esas muchas cosas está “existencia” porque el ser es lo que es y por lo tanto existe y existiendo es un ente y siendo un ente tiene esencia, presencia… y agrego: el ser es el principio de todo porque sin ser dejamos de ser para convertirnos en la nada. El no ser no existe y por lo tanto el ser es la primera manifestación de todo.


En el “yo” sometido, subordinado se encuentra los límites de nuestro mundo material y se ha situado la prueba de nuestra existencia. Recordemos la famosa frase de Descartes: “pienso luego existo” o sea, (yo) pienso luego (yo) existo.


¿Que es lo que hay? Aparentemente y como bien dices no hay una contestación y debiéramos llega a Dios, como un Todo. Tu contestación me parece inteligente y acertada cuando dices: “Todo aquello que tiene que terminar siendo” y siguiendo con la especulación diré que lo hay es conciencia de existencia, lo que hay es un principio de todo que es el ser inferior dentro del microcosmo y el Ser Superior dentro del Macrocosmo.


Estoy de acuerdo que la nada no existe.


Un fraternal saludo.

Escrito por Josué Ben José
el 26/07/2010















Estimado Ramos, Dios es santo porque es perfecto y porque es infinito, y sobre todo y ante todo porque Dios ES AMOR.... El espíritu santo que tu mencionas es algo que las iglesias y religiones han dejado muy difuso. Y si yo te hablara del espiritu santo, seguro no me creerías.




Estamos convencidos de que necesitamos demostrar la existencia de Dios



Todos los que nos “asomamos” a la posibilidad de la existencia de Dios, que no

me extrañaría que fuéramos todos los seres humanos, lo hacemos con mucha

incertidumbre, con cautela y temor al principio y buscamos en las religiones, y

en nuestra propia vida, en todo lo que podemos observar y comprender,

elementos de juicio que nos lleven a poder decir de una manera categórica que

Dios existe, y lo que todos ansiamos durante una etapa o puede que durante

toda nuestra vida es que alguien o algo nos demuestre su existencia, de manera

que no nos quepa ninguna duda.

Está claro que, para la especie humana, lo que proviene de la herramienta

“razón” le proporciona cierta comodidad y cierta tranquilidad. Por el contrario,

lo que proviene de la herramienta “fe” le produce incomodidad, recelo y duda

constante...

Quizá el hecho anterior haya que asumirlo como algo inherente a nuestra

“situación cósmica”, es decir, al hecho inevitable que procedemos de un

antecesor evolutivo que era un “animal” irracional, y cuando pensamos en la

evolución parece que sólo tenemos en cuenta los aspectos físicos, consideramos

la evolución como progreso biológico, y puede que nos sorprenda la

posibilidad de que físicamente o biológicamente el camino evolutivo vaya a un

ritmo, y tengamos que tener en cuenta que hay otro factor que evoluciona: la

espiritualidad; y resulte que el ritmo evolutivo espiritual sea diferente.

La evolución biológica de cada individuo viene muy condicionada por su carga

genética, y el ritmo de modificaciones es más bien lento. Sin embargo la

evolución espiritual, aunque pueda estar parcialmente condicionada por

nuestro cuerpo, puede ser muy rápida, de manera que en la corta vida de un

individuo puede darse el ciclo evolutivo en su totalidad, recordemos para ello

la experiencia en la carne de Jesús.

Es evidente: la evolución biológica depende de la transmisión genética y ésta, al

menos de momento, es automática y en cierto modo independiente de nuestra

voluntad. Sin embargo la evolución espiritual sí que depende

fundamentalmente de nuestra voluntad.

En nuestra evolución espiritual podemos destacar unos hitos a lograr:

El hecho de poseer decisiones autónomas y por nuestra propia voluntad,

independientes de la tendencia instintiva,

La autoconciencia del “yo” y de los otros “yo” y la elaboración de las

conductas que van a primar en las relaciones del “yo” con los demás y

con las cosas.

La autoconciencia del “yo espiritual”, la trascendencia a la muerte, la

aparición del concepto “Deidad”, la elaboración de las conductas que

sostendrán las relaciones con el mundo espiritual y, si conviniera, la

adaptación de las anteriores relaciones a la existencia del mundo

espiritual.


La aceptación de Dios Padre como padre universal de todo y todos los

seres creados. Por consiguiente nuestra filiación con Él y nuestra

situación de hermanos, con el mismo status todos los hombres.

Por estas fases pasamos, tanto de manera individual como conjuntamente como

especie. Y está claro también que el progreso en esas etapas es muy dispar

individuo a individuo; desde luego como especie estamos lejos de alcanzar el

cuarto hito.

Especie Individuo Logro espiritual personal

(hito)

Herramienta disponible

Antecesores del

hombre

Unos 3 años Conciencia del yo que prima

sobre todos y todo

Instinto natural

Conciencia del Yo, ajuste de

su situación por los valores.

Instinto natural +

Capacidad de razonar +

Capacidad de amar.

Lo anterior +

Conciencia de la deidad

Hombre Lo anterior + Fe

primitivo hasta

nuestros días

Desde la infancia

hasta la edad

adulta

Lo anterior +

Conciencia de Dios como

Padre

Lo anterior + Fe

La razón es muy anterior a la fe, por lo que no es de extrañar que confiemos

más en ella (aunque somos conscientes de que muchas veces está equivocada)

que en la fe, de la que curiosamente no tenemos experiencia de que falle,

porque lo que a veces necesita revisión es nuestra creencia, no la fe.

Por lo que con respecto a Dios pasamos toda una vida, y como mucho creo que

llegaremos al convencimiento, de su existencia, pero es un convencimiento

personal, que podremos mostrar a los demás pero nunca demostrar a nadie.

Lo más sagrado: nuestro libre albedrío

Al margen de creencias y de espiritualidad, si nos preguntamos qué es lo que

más apreciamos como personas, creo que lo que nos sitúa por encima de los

demás seres es precisamente el disponer del libre albedrío, que yo lo entiendo

como la capacidad soberana del individuo para decidir sobre su estatus

presente o futuro. Así, nuestra mayor satisfacción y sentimiento de realización

personal pasa por el hecho de sentir que las decisiones más trascendentes en

nuestra vida las tomamos libre y conscientemente.

¿Qué es lo más trascendente para nosotros?

Cada individuo ha de dar respuesta por sí mismo a esta pregunta. Nuestro

libre albedrío es incondicional, incluso nos permite decidir sobre esa cuestión.

Durante las primeras etapas de nuestra vida nos vamos tornando conscientes

cada vez más de que somos seres que poseemos capacidad de elección. Al

margen de que las opciones sean más o menos variadas, a veces sólo podemos

optar entre dos posibilidades. Otras veces las opciones son más numerosas,

pero aunque a primera vista nos parece que si hay más opciones tenemos más

libre albedrío, que tenemos más donde elegir, bien es cierto que esas

situaciones a menudo no nos ayudan sino a dudar aún más, a tener más

incertidumbres; pero creo que queda claro que, con que haya dos opciones, es

más que suficiente para ejercer el derecho al libre albedrío.

Los acontecimientos en nuestra vida van siendo recurrentes y lo que nos van

enseñando es que normalmente, más que pensar en que la elección que

realizamos no fue la más oportuna, hemos de notar el hecho de que la elección

trae consecuencias, de manera que mucho de lo que nos ocurrirá en el futuro se

debe a elecciones propias del pasado, y la vida se ocupa de hacernos

conscientes de ello de una manera muy repetitiva.

Nuestra inteligencia nos proporciona herramientas (la razón) para poder

“calcular” las consecuencias de nuestros actos.

Mirando a nuestro alrededor nos quejamos o, cuando menos, nos

sorprendemos de que con frecuencia haya personas que logran una vida

envidiable por sus logros económicos, sociales, culturales, o en cualquiera de

las facetas de la vida en la que nos fijemos y, sin embargo, parecen prescindir

absolutamente de cualquier consideración de tipo espiritual.

Es decir, la conclusión que sí parece demostrada es que podemos vivir (hay

personas que lo hacen) una vida plena y feliz, al menos hasta el límite de sus

propias exigencias, al margen de que, para ellos, Dios exista o no.

Su conclusión es clara: puesto que no lo necesitan y, como nadie puede

demostrarme su existencia, no debe de existir... O al menos “yo” no lo necesito.

Precisamente que esto sea posible es el no va más, la demostración de que el

Padre Universal nos ha dotado realmente de libre albedrío, frente a la cuestión

más importante y relevante para nuestro futuro, que no es otra que la decisión

de sobrevivir.

No nacemos Hijos de Dios. Somos nosotros los que, particularmente por la Fe,

decidimos aceptar la filiación con Dios, y desde ese momento esa filiación se

torna real. Será esa filiación, que depende sólo de cada uno de nosotros, la que

en el futuro permitirá la supervivencia de nuestro alma evolutiva mortal.

Y en su justicia divina y respeto por el libre albedrío de cada criatura, el Padre

no vincula los logros en la vida material en la carne a la supervivencia de la

criatura, sino que permite que sean cosas absolutamente independientes, por lo

que me ratifico en que la existencia de las circunstancias que a veces nos

resultan sorprendentemente incómodas de aceptar o de comprender, no es sino

una prueba más de que el Padre Universal no coarta la elección más importante

del ser humano, y es la de aceptar la filiación con Dios.

Si la existencia de Dios fuera demostrable....

Podemos optar por dos posibilidades: o es conclusión inequívoca de la razón, o

bien ha de proceder de la revelación y quedar completamente demostrada.

Problemas que se plantean si fuera demostrable: para evitar agravios

comparativos, la evidencia debería ser tal que para los primeros seres humanos

debería ser igual de evidente que para nosotros.

Si está demostrada la existencia de Dios, al libre albedrío de la criatura material

mortal sólo le queda la opción de aceptar o no su plan, puesto que no podemos

dudar de su existencia, hemos de establecer las relaciones con la Deidad de

alguna manera o bien recibir de la Deidad las normas que regularán esas

relaciones y poco tardaríamos en dejar entrever que quizá no tantos lo

admitirían si hubiéramos sido libres para hacerlo.

Somos producto de la evolución, la perfección del plan de imperfección

consiste en que, pudiendo haber partido del preconocimiento de Dios, lo

hacemos desde el desconocimiento, y sólo una leve insinuación está presente

en nosotros. Es tan leve que podemos libremente optar por ignorarla, y vivir

una vida completa con éxitos sociales, culturales, etc.

La perfección de la idea de la evolución del Padre Universal hace inherente el

hecho de que su existencia sea indemostrable para garantizar el máximo libre

albedrío de las criaturas mortales. Por otro lado precisamente esta

indemostrabilidad no deja de ser una evidencia más de su existencia.

La decisión de “contar con Él” no viene impuesta por la demostración

inequívoca de su existencia. A efectos prácticos sólo existe para la criatura que

Quiere que exista, y con la intensidad que esa criatura decida.


UN SALUDO.

Josue.

Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 26/07/2010

La pregunta por el ser:


Esta pregunta sirve de fundamento a la metafísica en sus dos modalidades:

a. Referida al ser en general. De su solución se ocupa la Ontología

b. Referida al ser suprasensible. De su solución se ocupa la Teología o Teodicea.

Determinar qué es el ser.

2. Determinar cuántos seres o sustancias existen. Aquí la metafísica ha distinguido tres tipos de sustancias:

- Física: Es lo que comúnmente llamamos mundo o realidad. Sobre la realidad se ha dicho que:

A. Existe con independencia del sujeto que la conoce. Es la posición que se mantiene desde los griegos hasta Kant

B. La realidad es producción subjetiva. Es la postura defendida por Kant y que se mantiene vigente en nuestros días.

- Mental: Es lo que se ha venido llamando sujeto, yo, alma, conciencia o pensamiento.

La distinción entre lo físico y lo mental ha planteado dos problemas metafísicos: el de la relación

Entre lo físico y lo mental (relaciones alma-cuerpo o problema de la comunicación de las

Sustancias, especialmente relevante en Descartes) y el de la inmortalidad del alma (recogido ya

Por Platón).

- Transfísica o susprasensible: Es lo que llamamos Dios. La admisión de Dios como sustancia infinita plantea el problema de la demostración de su existencia y sobre esta cuestión se han presentado diferentes pruebas:

* Desde la idea. - Argumento ontológico de San Anselmo.

* Desde el mundo. - 5 vías tomistas.

* Desde el sentimiento. - La mística.

* Desde la libertad. - Kant: Dios es el fundamento de la moralidad

PROPUESTAS METAFÍSICAS ACTUALES:


1. La filosofía existencialista: Se plantea que la existencia es un sinsentido y que estamos condenados a ser libres. (SARTRE, CAMUS).

2. La filosofía hermenéutica: La metafísica tiene como misión ofrecer unas claves interpretativas (hermenéuticas) con las que dotar de sentido al quehacer humano (GADAMER).

3. La propuesta de Hans Jonas: La metafísica tiene como misión concienciar al ser humano de la responsabilidad que tiene contraída con el mundo que habita.

4. La propuesta de Jürgen Habermas: La función de la filosofía es facilitar el diálogo que nos lleve al consenso.




Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 26/07/2010

2. La pregunta por el sentido de la existencia:


Ante esta pregunta sólo caben tres tipos de respuesta:

1. La existencia carece de sentido: Es la posición defendida por la filosofía existencialista. (SARTRE Y CAMUS).

2. La existencia tiene un sentido inmanente vinculado a la vida más allá de la cual no hay sentido. La muerte marca el límite al sentido de la vida. Es la posición del raciovitalismo y del humanismo marxista.

3. El sentido de la existencia es transcendente. Esta respuesta es común a todas las religiones. El sentido de la vida se halla tras la muerte. Los defensores de esta postura establecen que la vida vale por sí misma pero sólo en la medida en que se proyecta más allá de la vida terrena.


3. La pregunta por la muerte :


La muerte puede ser entendida en términos biológicos y de este modo es contemplada como el final de la vida. Pero a los filósofos les interesa la muerte en otro sentido: como fenómeno exclusivamente humano en cuanto que el hombre es el único ser de la creación que sabe que va a morir. La filosofía se ha preguntado también por el sentido de la muerte. Podemos clasificar las respuestas a esta cuestión en dos grupos:


A. Las posiciones monistas: (Monismo es la doctrina que afirma la existencia de una única realidad). La muerte es disolución de la individualidad (o de la materia) en la universalidad (o materia-energía). La muerte es el límite absoluto de la existencia. Con la muerte se vuelve al origen. Esta posición es defendida, entre otros por el epicureísmo (EPICURO) y el materialismo (HERÁCLITO, MARX).


B. Las posiciones dualistas: La muerte es la separación del cuerpo y del alma. Sobre el sentido de la misma hay diferentes respuestas:

- que el alma vuelva a su lugar de origen. PLATÓN

- que de paso a una nueva forma de vida. DESCARTES Y LOS TEÓLOGOS.

- que acabe la vida


4. La pregunta por el mal:


Esta pregunta sólo tiene sentido si se admite la existencia de Dios, pero antes de establecer cómo se formula, debemos distinguir tres tipos de mal:

- Físico: Se asocia con el funcionamiento de las leyes naturales: catástrofes, dolor…

- Metafísico: Se identifica con la finitud (todo acaba): Impotencia, desconocimiento, muerte…

- Moral: Se fundamenta en la libertad humana que nos permite elegir cómo actuar. Este tipo de mal es el que más le ha interesado a la filosofía. Este problema se concreta en la pregunta qué es el mal.


Los creyentes lo definen como ausencia de bien y lo asocian al pecado: es el resultado del pecado. Pecado es desobedecer a Dios.


Los no creyentes lo identifican con alguna forma de injusticia de la que culpan a Dios pero incurren en una paradoja: Si Dios no existe para ellos, no puede ser el causante del mal ¿No?. El problema está en hacer coexistir a Dios, que es bueno por definición, con el mal, que sería el resultado de la libertad humana que decide desobedecer las leyes tanto naturales (al alterar la naturaleza o yendo en contra de la misma) como divinas (al pecar). Puesto que parece que el mal existe (hemos visto que eliminar a Dios no permite eliminar el mal), la nueva cuestión que se debe plantear el filósofo es qué hacer para evitarlo.


Las corrientes humanistas proponen realizar actos que nos humanicen.


5. La pregunta por el conocimiento teórico:


Al preguntar por el conocimiento se pueden hacer tres tipos de preguntas:

1. Pregunta por el conocimiento en general.

2. Pregunta por el conocimiento científico en particular.

3. Pregunta por la verdad.


Cuando se pregunta por el conocimiento en general al filósofo le surgen tres preguntas fundamentales:


1. ¿Qué es conocer? En este apartado, junto con la definición y los problemas que ésta genera al filósofo le interesa determinar cuáles son los grados del conocimiento y cuáles son los intereses del conocimiento.


2. ¿Qué puedo conocer? A esta pregunta se le han dado tres tipos de respuesta:

- Sólo lo que me aportan los sentidos. Es la posición del empirismo. (Berkeley, Locke, Hume)

- Sólo las ideas de mi razón al margen de la experiencia. Es la posición de los racionalistas. (Descartes, Spinoza, Leibniz).

- Lo que me proporciona la experiencia, que es una síntesis entre sensaciones y conceptos o ideas. Es la posición defendida por el criticismo (KANT y la filosofía posterior).

- Absolutamente nada. Es la posición del escepticismo (PIRRÓN, los SOFISTAS).


3. ¿Es posible obtener conocimientos ciertos? Aquí la certeza es entendida como un grado de conocimiento, pero la pregunta se hace en términos metodológicos, es decir, se trata de intentar encontrar un método que me proporcione conocimientos ciertos.


La pregunta por la verdad ha intentado responderse mediante una serie de teorías que tratan determinar qué es la verdad:


- La verdad es adecuación mente-realidad. Aristóteles. Santo Tomás, positivismo lógico.

- La verdad es correspondencia entre la realidad, mi pensamiento y el lenguaje. Positivismo y neopositivismo

- La verdad es coherencia o ausencia de contradicción. HEGEL, AYER

- La verdad es utilidad: algo es verdadero si funciona. Utilitarismo, pragmatismo y funcionalismo.

- La verdad es consenso: Acuerdo al que se llega mediante un diálogo entre iguales. HABERMAS.


La filosofía se cuestiona también qué correspondencia hay entre lenguaje, pensamiento y realidad. Aquí entrarían cuestiones tales como la inteligencia artificial, si es o no posible generar robots inteligentes, la semántica computacional, etc.

Al preguntar por el conocimiento científico en particular la filosofía se cuestiona la posibilidad de la ciencia y se hace preguntas tales como:


- ¿Es posible un conocimiento científico de la realidad? Aquí cobra especial importancia el problema de la inducción (básicamente consiste en establecer que no estamos autorizados ni lógica ni empíricamente a pasar de lo particular a lo general pues lo que resulta de ese salto entra en el ámbito de lo desconocido) cuyo primer formulador fue David Hume.


- ¿Es objetivo y cierto el conocimiento científico? Aquí se enfrentan el verificacionismo con el falsacionismo y surge el probabilismo. Otras preguntas relacionadas con la ciencia tienen que ver con el alcance y los límites de la investigación científico-tecnológica, pero estas preguntas escapan a los límites del conocimiento teórico y tienen más que ver con la moralidad.


Las anteriores preguntas forman parte del contenido teórico de la filosofía, pero hay preguntas que tienen que ver con su dimensión práctica, es decir, con el quehacer humano y con las normas que deben regularlo. Estas preguntas nos ponen en contacto con la moralidad.


Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 26/07/2010

6. La pregunta sobre el quehacer humano particular


El estudio de la moralidad ha planeado a los filósofos los siguientes problemas:


1. Problemas relacionados con la esencia de la moralidad. Se trataría, en primer lugar, de determinar cuál es el fundamento de la moralidad. Sobre esta cuestión podemos distinguir dos posiciones bien diferenciadas.

A. La moralidad es una cuestión de opinión, emoción o sentimiento. Esta tesis ya fue defendida por PLATÓN. También lo ha sido por SCHOPENHAUER, NIETZSCHE, AYER, MACKIE.

B. La moralidad se fundamenta sobre un conjunto verdaderamente objetivo de principios con los que, en el fondo, están de acuerdo todos los humanos. Esta tesis es defendida sobre todo por los deontologistas: KANT, RAWLS, entre otros.


2. Problemas relacionados con la motivación ética. Se pueden sintetizar en la pregunta ¿Qué lleva a los hombres a actuar como lo hacen? Esta pregunta ha generado dos respuestas muy diferenciadas:

A. El egoísmo, que basa la moralidad en el propio interés. Su máximo exponente lo encontramos en HOBBES. Esta posición ha generado cuatro teorías filosóficas diferentes:


a. El cinismo, que sostiene que hay un egoísmo escondido detrás de cada acción humana: DIÓGENES, HOBBES, o que toda persona actúa secretamente motivada por una búsqueda del placer: EPICURO.

b. El verbalismo, que firma que toda angustia, deseo o preocupación por uno mismo o por los demás es siempre expresión del deseo, la angustia o la preocupación por uno mismo: SCHOPENHAUER.

c. La teoría de la racionalidad, que sostiene que las acciones por motivadas por interés son más racionales que las motivadas por altruismo. Posición defendida por los UTILITARISTAS, LOS PRAGMATISTAS y los FUNCIONALISTAS.

d. La teoría nietzschiana, que sostiene que aunque la moralidad no está generalmente basada en el propio interés, sería mejor si lo estuviera: NIETZSCHE.

B. El altruismo, que basa la moralidad en el bien de los otros. Posición defendida mayoritariamente por las religiones.


3. Problemas relacionados con el valor moral de nuestras acciones. Lo que se cuestiona es dónde reside el valor moral de nuestras acciones. Las posiciones también se reducen a dos:


A. El consecuencialismo. Afirma que el valor moral de las acciones reside en los resultados que se siguen de las mismas. Entre sus variedades más significativas encontramos el utilitarismo: JEREMY BENTHAN, JOHN STUART MILL, JAMES MILL. Pero se incluyen aquí todas las teorías éticas habidas hasta Kant.

B. El deontologismo. Es anticonsecuencialista. Su introductor y máximo defensor fue KANT. Kant sostenía que el valor moral de las acciones reside en el deseo y determinación de hacer lo correcto y que aquellos que deseen por encima de todas las cosas hacer siempre lo correcto -los que tengan buena voluntad-, seguirán determinados principios de conducta.

Estos principios, según Kant son racionales y, por tanto, todos los seres racionales pueden y deberían seguirlos sin excepciones. Vinculadas al deontologismo surgen las teorías de la justicia, cuyo máximo representante lo encontramos en John RAWLS, quien establece las mínimas condiciones que debería reunir todo Estado que quisiera ser justo. Así nos adentramos en el conjunto de preguntas sobre la actividad que desarrolla el ser humano en cualquier sociedad.



Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 26/07/2010

7. La pregunta por el quehacer humano colectivo


Teniendo en cuenta que el hombre es un ser social, bien sea por naturaleza, bien sea forzadamente, a todos los hombres les ha interesado averiguar.


1. ¿Cuál es el fundamento de la sociabilidad humana? Las respuestas son dos:

A. El hombre es social por naturaleza, es decir, su condición biológica es tal que necesita vivir en sociedad: ARISTÓTELES.

B. El hombre es social por convención, es decir, como resultado de un pacto o acuerdo: HOBBES


2. ¿Cuál es el fundamento y origen del Estado? Aquí encontramos tres tipos de respuesta.

A. El Estado se fundamenta en la propia naturaleza humana: ARISTÓTELES.

B. El Estado surge para escapar de los horrores de la naturaleza humana, es decir, para preservar la

Paz: Thomas HOBBES.

C. El Estado surge para garantizar tanto la paz (HOBBES) como los derechos naturales del individuo (ARISTÓTELES). Esta es la doctrina postulada por John LOCKE y que hoy en día es comúnmente aceptada (al menos en las sociedades democráticas).


3. ¿Por qué hay que obedecer al Estado? Las respuestas generales a esta cuestión son:

a. Porque el Estado tiene autoridad, es decir, derecho a ser obedecido. Es la posición que defienden, entre otros, los filósofos ilustrados: ROUSSEAU

b. Elizabeth ANSCOMBE sostiene que el Estado tiene derecho a ser obedecido porque las misiones que realiza son importantes y reales.

c. Porque el Estado garantiza (o debería garantizar) la libertad y la igualdad de sus súbditos: RAWLS.

Los anarquistas –tanto de izquierdas como de derechas-sostienen que los humanos estaríamos mejor sin Estados: PROUDHON.


Gricelda Fuentes
Métodos filosóficos metafísicos ------
Escrito por Gricelda Fuentes
el 26/07/2010

8. La pregunta por la belleza


El ser humano siempre ha sentido el deseo de percibir, crear o expresar la belleza. Hasta SCHELLING la belleza es algo presente en la realidad natural, pero este autor establece que la belleza no se presenta en la realidad natural sino que se realiza en el arte. De este modo se vinculan lo artístico y lo estético como tradicionalmente se vinculaban lo ético y lo estético.


La Estética se plantea las siguientes cuestiones:

1. ¿Qué es la belleza? A lo largo de la historia del pensamiento se han presentado las siguientes respuestas:

a. La belleza es un bien (por el que nos sentimos eróticamente atraídos). PLATÓN.

b. La belleza es la manifestación sensible de la verdad. HEGEL y los románticos en general.

c. La belleza es simetría o proporción (conforme a un canon artístico).

PITÁGORS, ARIST´TOELES, SANTO TOMÁS.

d. La belleza es perfección del placer sensible. Esto puede entenderse de dos maneras:

i. La belleza es la representación sensible perfecta: BAUMGARTEN.

Ii. La belleza es el placer que acompaña a la representación sensible perfecta. HUME.

e. La belleza es lo sublime, es decir, el placer que resulta de la imitación o contemplación de una situación dolorosa. KANT


2. ¿Qué es el arte? Respuestas:

1. El arte es conocimiento.

i. Porque imita la naturaleza (al imitarla la muestra para que la conozcamos): ARISTÓTELES

Ii. Porque nos permite intuir la realidad abriendo nuestra mente a una comprensión global y profunda de la misma: BERGSON

2. El arte es una actividad práctica que nos permite liberarnos de prejuicios y convenciones sociales: NIETZSCHE. En este sentido algunos lo consideran como una terapia.


3. El arte es sensibilidad. Esta posición niega que el arte pueda proporcionar conocimiento y sostiene que lo que provoca es deleite: PLATÓN.


4. El arte es una mercancía que se compra y se vende.

Abrazo de oso

Saludos

Gris

<! -- google_ad_client = "pub-3443918307802676"; google_ad_output = "js"; google_feedback = "on"; google_max_num_ads = "4"; google_ad_width = 336; google_ad_height = 280; google_ad_format = "336x280_as"; google_image_size = "336x280"; google_ad_type = "text,flash,html"; google_ad_channel ="7770228814+1079678108+7401333398+8628229687"; var color_bg = 'f2e2c1'; var color_text = '000000'; var color_link = '5b211a'; var color_border = 'f2e2c1'; var color_url = '5b211a'; google_analytics_domain_name = "wordpress. Com"; //--> google_protectAndRun("ads_core. Google_render_ad", google_handleError, google_render_ad);


JOSE APARICIO
Escrito por JOSE APARICIO
el 27/07/2010

Hola Ramon... Vamos a ver
Segun Sartre: "El ser del hombre se distingue del ser de la cosa por ser consciente"

Segun Berkeley: "Solo existe aquello que percibimos"

La nada no existe, escapa a nuestro entender, confundimos la nada con lo que buscamos y no encontramos.

Un abrazo Ramon

Escrito por Marcela Mejía Pacheco
el 27/07/2010

Al inicio me permito recordar que la palabra metafísica es diversa de ontología, su étymo lo indica.
Cuando los libros fueron acomodados en la biblioteca de Alejandría (dicen los que saben), primero se encontraba el libro de la Física de Aristóteles y " DESPUÉS" los de Ontología, por lo que se dio por llamar a la Ontología meta (después) de los escritos de Física. Luego entonces, me parece un poco más acertado llamar a la Ciencia del Ser: Ontología.

Escrito por Marcela Mejía Pacheco
el 27/07/2010

Hola Jesé.
Por que algo no sea percibido por nuestra conciencia o Ser, ¿Será sufiente para que su Existencia no Sea?.
Tal vez comparto contigo, decir que algo que no sea percibido por mi Ser no exista, pero para mí, lo que escapa a decir que no exista fuera de mi conciencia, por tanto de mi Ser.

Escrito por Marcela Mejía Pacheco
el 27/07/2010

Ramón y Gricelda:

Para un pensador que aún no concibe la existencia de un Ser Trascendente, difícil será entender la parte de divinidad que otorgan al Ser. Iniciaron hablando del Ser y de pronto hablan de Teología. Tal vez convendrá distinguir el alcance de la filosofóa del Ser: Ontología y del Estudio del Ser creador de todo y creado por nadie," YO SOY EL QUE SOY" (Éxodo).
Centrémonos en el SER y si bien les parece hablemos después del Creador, Principio, Causa primera, Motor inmóvil que todo mueve y por nada es movido.

Ad maiorem gloriam hominem.

Saludos.

Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
Experto: organización sectorial de ven...
Escrito por Ramon J. Cluet (rcenelcamino)
el 27/07/2010

Estimado Josué, de acuerdo con mi entendimiento, Dios es la representación de todo lo más elevado y el Amor es la fuerza que lo une todo. No existe tal cosa como la demostración de la existencia de Dios porque no es demostrable, hablamos de espíritu, energía, esencia… La transcendencia es una experiencia íntima, personal.

Repito, razón y la fe son dos caminos distintos. La evolución del ser se entiende espiritual, no puede ser en otra forma y si queremos hablar de la evolución de las especies recurro a la teoría de Darwin.


Diferenciar la evolución entre genético y espiritual me parece interesante pero hay una sola condición, cambio, avance.
Dices que en el caso espiritual la evolución puede ser en una sola vida no así en el caso genético y teniendo en cueta la reencarnación esta idea es respetable, pero bajo mi punto de vista no existe tiempo, espacio todo es un presente.


La experiencia que expones de Jesús, me parece que no viene al caso por la simple razón de que nace por un acto Divino no fisiológico y de ahí la pureza de espíritu.


Lo que nos diferencia de otros animales es el razonamiento, nuestro libre albedrío, estamos de acuerdo y agrego, somos lo que pensamos.


Pienso que la evolución no depende de nuestra voluntad sino de nuestro entendimiento, comprensión. Hablas de “la autoconciencia del “yo” y de otros “yo”… Los yo es son producto del ambiente y la personalidad del ser exterior y la necesidad de aparentar lo que no somos. El ser interior, el alma, es conciencia, inteligencia, memoria, juez. El instinto es una cualidad innata del ser y es sabiduría.


Preguntas: “ ¿Qué es lo mas trascendente del individuo? " y me permito contestar el Ser. La conciencia del yo es el alma. El libre albedrío, como bien dices, nos diferencia de las otras especies y es en definitiva lo que nos permite crecer o decrecer en un sentido íntimo y total.


Son solo pensamientos, no pretendo tener la razón.


Saludos cordiales.