En este grupo En todos

Grupo de Solidaridad por el rescate de la Etnia y Cultura Mapuche

Poeta
Escrito por Poeta
el 27/01/2011

"Andres San Martin Arrizaga escribió:

Estimado David.

Mencionas muchos puntos importantes, pero debo aclarar. Respecto de la Expansión de la industria forestal, de celulosa, hidroeléctricas, mineras, compra de las aguas etc, ninguno de esos conflictos se dan en la región de la araucanía. Si conoces bien de la realidad de la zona donde vivi, la pobreza es inmensa, precísamente porque no hay ningun tipo de inversión industrial.

así que nada de conflictos de aguas, celulosa, y lo más ridículo, en la zona mapuche JAMÁS han existido mineras....

saludos

andrés

"

Estimado Andres , segun tus dichos dudo mucho que realmente vivas en la region de la Araucania, dado que es caso conocido los grandes conflictos que surgen de las situaciones y casos que has nombrado.

Hidroeléctricas en territorio mapuche-pewenche
Opinión del Colegio de Antropólogos de Chile.

Considerando los últimos acontecimientos relacionados con el pueblo mapuche en Chile, y en particular los dramáticos sucesos en Alto Bio-Bio, en los que se han manifestado posturas y perspectivas contrapuestas, en nuestra calidad de ciudadanos y de representantes del Colegio de Antropólogos de Chile, manifestamos lo siguiente:

El contexto actual

Las relaciones entre el Estado chileno y las sociedades indígenas, son una dimensión social y política de difícil resolución. Desde la última Ley Indígena en 1993 hasta inicios de 1997, el movimiento indígena mayoritariamente respaldó las políticas del Estado chileno, pero las discrepancias se hicieron evidentes cuando se han privilegiado los objetivos de lucro del empresariado que orientan el modelo económico imperante.

Así es como ha alcanzado un relativo éxito la estrategia compartida por el Banco Mundial, el gobierno chileno y los grandes empresarios nacionales (y transnacionalizados), para manejar a su favor las relaciones conflictivas con el pueblo mapuche. Tal estrategia se ha basado en el propósito de llegar a un acuerdo negociado, en no tratar a los mapuche como un pueblo organizado estableciendo caso a caso los términos de negociación, proponiendo compensaciones materiales a los afectados e intentando cooptar a los opositores de los proyectos. Si no dan el resultado esperado, se busca los medios de descalificar y deslegitimar las demandas, ya sea calificándolas como atentatorias a la legalidad vigente -criminalizando a los opositores- , o bien relacionándolas a propósitos ajenos a los pueblos indígenas.

RALCO: alta tensión entre empresariado y pueblo pewenche

Ralco ha sido emblemático para todos los sectores involucrados, al representar las contradicciones de un modelo de sociedad, de un sistema socioeconómico y de una perspectiva político-social. Los que se han deslumbrado por el mercado, al pretender convertir todo lo que circula en mercancía, están encandilados por el brillo de las inversiones y la luminosidad del lucro que la energía eléctrica puede generar.

La continuidad y ampliación del sistema de vida mapuche-pewenche, se ve amenazado por la acción de ENDESA, empresa que ha inscrito los derechos de agua de la cuenca hidrográfica del Bío Bío, sin considerar los derechos consuetudinarios de los pewenche. La pérdida de suelo en la zona de inundación es irreversible, afectando directamente a los habitantes y sus sistemas productivos, arriesgándose la seguridad alimentaria de los pewenche. La presencia del embalse generará un mercado de las tierras ribereñas, contraviniendo abiertamente la protección legal de las tierras indígenas.

El proyecto inunda el 40% de las invernadas de Quepuca Ralco y el 80 % de las de Ralco Lepoy, constituyendo estas parte del hábitat pewenche donde se encuentra la casa habitación, los corrales, los terrenos de cultivos y los suelos más propicios para las actividades agrícolas. Se elimina así un espacio ecológico único, no existiendo más invernadas disponibles en el Alto Bío Bío. La Relocalización forzada afecta la identidad, costumbres y creencias, vulnerabilidad social y calidad de vida de los pewenche. Se ha generado un proceso de conversión de la producción agropecuaria a la asalariada, con el consecuente desarraigo y riesgo de cesantía.

Las consecuencias socioambientales y culturales destacadas, han sido cuidadosamente minimizadas por quienes impulsan el complejo hidroeléctrico. Los Planes de Manejo, Seguimiento, Gestión Ambiental y Relocalización propuestos, se caracterizan por su externalidad y etnocentrismo.

A pesar de la vigencia de dos Leyes de protección - la Indígena y la Ambiental-, para el proceso de discusión y aprobación del proyecto Ralco, los sectores que se han opuesto han sido absorvidos o neutralizados por la estrategia de los empresarios y del gobierno. El movimiento mapuche, a pesar de los diversos esfuerzos realizados, no ha conseguido crear condiciones de apoyo suficientes para obtener lo que hasta ahora parece imposible: la desnaturalización de los proyectos desarrollistas, que responden a una lógica estrecha de crecimiento económico, hasta ahora compartida por los gobiernos y los empresarios.

Posibles escenarios

Los dirigentes mapuche demandan mayoritariamente Reconocimiento, Autonomía y Territorio, manifestando una cuestión política central que pone en jaque las reglas establecidas, y que obliga a pensar profundo acerca de los cimientos desde los cuales se ha construido el Estado, a saber: la idea de que un Estado corresponde a una sola Nación, la protección de la propiedad privada, la legitimidad ético-moral y vigencia de la cristianización, y la homogenización de una identidad nacional.

La actitud que debería tomar el estado chileno, y en particular la "sociedad política" frente a las demandas mapuche, es facilitar los mecanismos políticos que permitan una amplia discusión participativa, proceso en el cual las organizaciones mapuche deberían ocupar un lugar central. Contribuiría mucho el que la sociedad chilena pueda replantearse como un Estado Plurinacional, reconociendo constitucionalmente la condición de pueblos a las sociedades originarias.

Los mapuche en particular, necesitan establecer según sus propias definiciones una modalidad de articulación política, y desde esa posición, proponer las condiciones de relación con los sectores de poder en la sociedad chilena. Lo anterior es posible, siempre y cuando el Estado chileno transforme su postura hacia los pueblos indígenas, es decir, los reconozca políticamente, permita el desarrollo de procesos de autodeterminación sin establecer condiciones previas.

Nuestro llamado

En lo referente al emblemático Ralco, exigimos del Presidente de la República de Chile, el Sr. Ricardo Lagos, de los Ministros de Estado, de las autoridades regionales y provinciales, de los miembros de las Fuerzas Armadas y de Orden, de las autoridades del poder Judicial, una actitud de consideración y profundo respeto por las personas y las legítimas demandas de las comunidades pewenche del Alto Bio-Bio. Actitud que se debería manifestar hoy en la decisión de suspender las obras de construcción de la Central Hidroeléctrica Ralco.

Así también, hacemos un llamado a los empresarios chilenos y extranjeros que han invertido en este proyecto, para que vean más allá de los resultados financieros de tales inversiones, y que de insistir en su materialización bajo las actuales condiciones, están provocando daños irreparables e irreversibles a un grupo de seres humanos y su entorno.

Exigimos de los Alcaldes y Concejales de las comunas respectivas, a los diputados y senadores, todos electos por sectores de la ciudadanía, que hagan un esfuerzo por salvaguardar los derechos fundamentales de los pewenche, y que están siendo hoy transgredidos y violentados.

Por último, convocamos a nuestros colegas antropólogos, cientistas sociales, profesionales, artistas, trabajadores, a los habitantes de este diverso Chile, a manifestarse respecto de lo que sucede en el Alto BioBio.

Fuente:Directorio Nacional del Colegio de Antropólogos de Chile
Abril 2 de 2002.

SALUDOS!

ATENTAMENTE

OSVALDO DE CHILE


Poeta
Escrito por Poeta
el 27/01/2011

DECLARACION PUBLICA DE LAS COMUNIDADES ANCESTRALES

Rechazo a las centrales hidroeléctricas en territorio mapuche

Pellaifanewen 2 de febrero de 2008

Relacionado:

Las comunidades ancestrales afectadas por los proyectos hidroeléctricos en Panguipulli, después de la reunión con los ejecutivos de SN Power en Carirriñe el 31 de enero del 2008, manifiestan lo siguiente:

1. La reunión se gestó producto del esfuerzo de muchas familias mapuche de nuestras comunidades, que autogestionadamente asistieron a la reunión para presentar su rechazo a la construcción de centrales hidroeléctricas de SN Power, empresa que ofreció escucharlas y detener el proyecto si escuchaba la oposición de las comunidades.
2. En esta reunión estaban presentes 14 lonkos de comunidades ancestrales y más de 500 Mapuche, que representan a unas 3. 000 personas de nuestras comunidades. Además, nos apoyaron el alcalde, el concejo municipal en pleno, empresarios turísticos, vecinos y organizaciones no mapuche.
3. Fue una reunión muy bien organizada por nuestras comunidades, donde expusimos con claridad nuestro rechazo y demostramos que no somos terroristas.
4. Aunque se nos aseguró por parte de la autoridad provincial que no habría militarización de la zona y se respetaría nuestros propios mecanismos de seguridad, igual carabineros entró a nuestro tuwe, hubo micros, fuerzas especiales y varias camionetas que circularon por el lugar.
5. Nuevamente, hemos sido víctimas del engaño de la empresa SN Power, quien continúa confundiéndonos y violando nuestros derechos colectivos y ancestrales y los tratados internacionales que dice respetar.
6. En efecto, en el encuentro se levantó un acta fiel a todo lo que se dijo en la reunión con el objetivo de tener un documento que respaldara lo dicho por Nils Huseby, ejecutivo de SN Power, y por nuestros representantes. Sin embargo, Huseby rechazó firmarla, en presencia de todos, desconociendo la reunión que sostuvo con nuestras comunidades. El acta fue firmada por los lonkos y por el alcalde del gobierno comunal, que nos ha apoyado en nuestro rechazo a las hidroeléctricas.
7. La violación a nuestros derechos por parte de SN Power, continuará con los estudios que pretende hacer la empresa en la zona: buscará entrar a nuestro territorio sin nuestro consentimiento, se aprovechará del desconocimiento y la necesidad de muchas familias, comprará sus conciencias y su conexión con la ñuke mapu, hipotecará la riqueza natural y ambiental de nuestro pueblo, provocará desavenencias y peleas entre las familias.
8. La empresa hoy tiene un trato discriminatorio con nuestras familias, al decir que la reunión del 31 de enero fue manejada políticamente, como si nuestras comunidades no tuvieran voluntad propia, y no quiere entender que no queremos su proyecto, porque sabemos que perderemos la poca riqueza que aún tenemos.
9. La empresa pretende robarnos el agua, las montañas, los bosques y no se lo permitiremos.
10. Nuestra manifestación y oposición es y será pacífica, aunque durante el encuentro un cona haya expresado su dolor diciendo que va a entregar su sangre para defender la ñuke mapu, no puede utilizarse la opinión de una persona para generalizar nuestro legítima defensa, como han intentado hacerlo los ejecutivos de la empresa por la prensa. La violencia ha nacido de la empresa, cuando nos impone una nueva usurpación.

Hacemos un llamado a la opinión pública a apoyar a nuestras comunidades. Nosotros estamos protegiendo el territorio Mapuche y también un patrimonio natural, cultural y espiritual del mundo, en tiempos en que la humanidad debe actuar para no continuar destruyendo la naturaleza, como pretende hacerlo esta empresa.

Hacemos un llamado al estado chileno que respete nuestros derechos ancestrales sobre nuestro territorio y sus recursos, que no continúe vendiéndonos como un piño de ovejas, y que de una vez por todas busquemos seriamente buenos caminos para el desarrollo económico de nuestras comunidades y del país. Sabemos que la crisis energética no es responsabilidad nuestra y no tenemos que pagar nosotros los costos de un modelo insostenible. ¿Qué mundo vamos a entregarles a nuestros nietos, si seguimos en esta carrera desquiciada de destruir nuestra ñuke mapu?

La empresa ha hecho su declaración: continuará los trabajos aunque las comunidades se opongan. Harán los estudios, aunque sea un proyecto inviable cultural y socialmente. Nosotros no queremos un conflicto con consecuencias devastadoras. La empresa sólo persigue un fin económico, no respeta a nuestro pueblo, no le importa que nosotros existamos, sólo le importa el dinero. Eso nos quedó muy claro en Carirriñe.

Finalmente, rechazamos a SN Power y hacemos un llamado al pueblo noruego, al pueblo Samer, a controlar a esta empresa que está actuando como el peor de los colonizadores, haciendo sufrir a nuestro pueblo mapuche una vez más.

Comunidad Ancestral José Calfuluán
Comunidad Ancestral Juan Antiqueo
Comunidad Ancestral Vicente Piutrillan
Comunidad Ancestral José Neculfilo
Comunidad Ancestral Vicente Reinahual
Comunidad Ancestral Juan Painepe
Comunidad Ancestral Juan Calfuñanco
Comunidad Ancestral Cachim Palituhue
Comunidad Ancestral Juan Quintuman
Comunidad Ancestral Valeriano Cayicul
Comunidad Ancestral Carlos Antimilla

Poeta
Escrito por Poeta
el 27/01/2011

La Transnacional de origen estatal Noruego Sn Power, la Transnacional ENDESA y el Grupo chileno Matte a través de su empresa Colbún, son los principales grupos económicos que intentan instalar sus mega proyectos hidroeléctricos bajo el amparo del estado chileno en Territorio Mapuche. Miles de hectáreas inundadas e impactadas, graves impactos a las economías locales, daños culturales, sociales, son algunas de sus consecuencias. Algunas ya vienen ocasionándose. La resistencia sigue.

I. Presentación

El siguiente texto es una revisión general de diversos megaproyecto hidroeléctricos que están emplazados o en proyecto de ejecución, en territorios que constituyen propiedad ancestralmente mapuche. En este presentaremos fundamentalmente los casos emblemáticos que hay entre la región de Los Ríos y la región del Bío Bío en Chile. Realizamos un detalle de cómo estos megaproyectos afectarían o afectan a la población mapuche y de cómo esto se refleja en la vulneración o el riesgo de vulneración de derechos de los pueblos indígenas y disposiciones administrativas establecidas en la ley o la constitución.

Para la construcción de este documento se ha recurrido a diversas fuentes: prensa escrita y web, en algunos casos conocimiento directo, y el particular el documento “Preinforme Proyecto Aguas: Hidroeléctricas en el sur de Chile” elaborado por el Observatorio Ciudadano desde donde se recoge principalmente la información sobre centrales hidroeléctricas en territorio mapuche y antecedentes sobre las empresas y tipos de hidroeléctricas. Antes de pasar a presentar los casos emblemáticos, se hace necesario además presentar algunos antecedentes que den cuenta del contexto en el que se desarrolla la situación de los megaproyecto hidroeléctricos en particular en términos del contexto administrativo y legal que permite se den la tramitación de estos proyectos con características de uso o explotación de los recursos naturales.

II. Antecedentes de Contexto

A) Los “propietarios” del Agua. Primero que todo en relación a los derechos sobre el agua, se trata del “Código General de Aguas (1981)” promulgado en pleno Gobierno Militar, y redactado por un gabinete dispuesto para estos fines, el cuerpo legal que lo regula. Este permitió que el elemento vital pasara de ser un bien común con una función social, propiedad de los habitantes de los territorios, que utilizaban las aguas de ríos y esteros de forma tradicional por ejemplo para la ganadería y la agricultura, a ser una mercancía propiedad de quienes contando con recursos (técnicos, información, económicos, políticos) accedieron de este modo a su apropiación con la inscripción de los caudales de los ríos de todo el país.

La imagen a la izquierda (2) muestra a los principales usuarios de los recursos hídricos encabezan la lista corporaciones nacionales y transnacionales como ENDESA, Colbún, AEG Gener y CGE. Junto a esto en los últimos años medios de comunicación y operarios políticos influenciados por los grupos económicos (Matte, Luksic, Angelini) han promovido la idea de una suerte “Crisis Energética”, precisamente estos grupos económicos son los que a través de su influencia durante la dictadura promovieron la creación de este “Código General de Aguas” de acuerdo con sus intereses en relación a este bien común, lo que se refleja en la creación de los derechos de agua “no consuntivos” especialmente pensados para la generación de hidroelectricidad y que constituyen un 78% del total.

B) Empresas y tipos de hidroeléctricas. A nivel nacional son 26 empresas que compiten por la generación eléctrica. En el ámbito de la hidroelectricidad son principalmente 3 grandes empresas: Endesa, Colbún, AES Gener. Además hay empresas de inversiones a menor escala que son Trayenko S.A. (SN Power), Pacific Hydro Chile S.A. , Hidroeléctrica Pilmaiquén, Hydrosur, Hidroaustral, Energía Austral, Empresa Eléctrica Pullinque, y varias otras.

Se distinguen principalmente dos tipos de hidroeléctricas: las centrales de embalse y las centrales de pasada. Además las centrales pueden clasificarse en cuatro tipos según su capacidad: 1) Grandes centrales, con una potencia superior a los 5MW; 2) Pequeñas centrales, que poseen una potencia mayor a 1MW pero inferior a los 5MW; 3) Minicentrales con potencia superior a los 100 KW pero menor a 1MW; 4) Microcentrales son las que tienen una potencia mayor a 1,5 KW e inferior a los 100 KW. De estos los que se instalarían en territorio mapuche son Grandes Centrales con Embalse.

C) Ley 19. 300 de Bases de Medio Ambiente. Particular relevancia reviste en relación al derecho de consulta la existencia de esta ley, en su texto contempla tras el ingreso de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), un periodo legal de 90 días para la participación ciudadana en donde organizaciones con personalidad jurídica y personas naturales pueden presentar sus observaciones a los proyectos ingresados al SEIA. En la práctica este mecanismo resulta engorroso, pues la ciudadanía debe estar en condiciones de analizar de forma crítica y constructiva el proyecto presentado, en muchos casos sin contar con las experticias técnicas y el tiempo necesario. Estas observaciones que no son vinculantes y que se diluyen en medio de la estructura de decisiones donde en definitiva son los organismos públicos relacionados los deciden sobre el proyecto en la instancia de Consejo Regional de Medio Ambiente (COREMA) presidido por el Intendente Regional.

D) Ausencia de mecanismos especiales de consulta para los pueblos indígenas. En relación al punto anterior si bien la Ley Indígena 19. 253 establece el derecho de consulta a las organizaciones indígenas, la Ley 19. 300 no contempla inicialmente un mecanismo especial de consulta para estas organizaciones. Junto a esto el caso para el pueblo mapuche que las organizaciones creadas en la Ley Indígena, la Comunidad Indígena no necesariamente constituyen instituciones propia representativas que den cuenta de la proyección y prioridades de su pueblo, como lo son las propias instituciones representativas del Lof Mapu o “comunidad ancestral”, los Longko como autoridad política en el territorio y sus emisarios los Werken quienes cumplen la función de vocería y relaciones exteriores, las disposiciones presentes en la ley no contemplan la consulta a estas instituciones del pueblo mapuche por lo que todo megaproyecto que ingresa al SIEA en principio vulneraría el artículo 6 del Convenio 169.

III. Proyectos hidroeléctricos y casos emblemáticos en el Territorio Ancestral Mapuche

1) Proyecto Central Hidroeléctrica Osorno, Empresa Pilmaiquén; Territorio Cordillera en el limite regiones de Los Lagos y Los Ríos.

Considera la construcción de una mega central hidroeléctrica de 58,2 MW de potencia, del tipo pie de presa, en el río Pilmaiquén. Las aguas serán embalsadas mediante una presa de 39,8 m de altura, la cual creará un embalse de 235,48 hectáreas aproximadamente (sin considerar la caja del río). Este embalse sería aproximadamente 18 km de largo (por el eje del río), y se extendería aproximadamente entre el estero Mencahue y el Este del puente Trafún. El proyecto actualmente está en calificación en SEIA, ya pasó plazo de participación ciudadana el 22 de noviembre 2007, el plazo del fin de evaluación en la CONAMA será el 17 octubre 2008 y entre otros organismos CONADI objetó el proyecto (3). La energía generada alimentaría al Sistema Interconectado Central (SIC) y se estima que su vida útil es 50 años.

Tras la construcción se inundarían los territorios de Maihue, El Roble y Carimallin y tendría un impacto negativo sobre los sitios de significación natural y espiritual Mapuche Williche del área. (4) En un comunicado público la Werken María Santibáñez de la Comuna de Río Bueno manifiesta “este proyecto hidroeléctrico afectara directamente terrenos y la forma de vida ancestral de familias Mapuche Williche ribereñas al río pilmaiquen, amenazando el Gen Mapu (espíritu dueño) Kintuantu (Buscador del Sol); lo que consideramos un atentado a la espiritualidad del pueblo Williche; ya que desde tiempos inmemorables los habitantes de estas comunidades invocan el espíritu del Gen Kintuantu para realizar el Lepun (5)”.

2) Proyecto Centrales Hidroeléctricas Neltume y Choshuenco, Empresa Endesa; Territorio Pikun Willi Mapu, Panguipulli, Región de Los Ríos.

El día 30 de agosto del año 2006 la empresa Endesa presentó la solicitud de la concesión eléctrica para realizar los estudios de ingeniería y medio ambiente, que le permitirá evaluar el desarrollo de un proyecto de dos centrales hidroeléctricas en las localidades de Neltume y Choshuenco, esto basado en los derechos de aprovechamiento de aguas con los que cuenta sobre los afluentes del lago Pirehueico y sobre las aguas del río Llanquihue.

Estas dos centrales estarían emplazadas en un tramo comprendido entre el lago Pirehueico y el lago Panguipulli. La central Neltume considera la intervención de las aguas del río Fui, el cual nace en el lago Pirehueico y además de poner en riesgo las aguas de Huilo-Huilo y río Fuy, la megacentral inundaría una porción de tierras en los alrededores del lago Neltume. La central Choshuenco estaría situada dentro de la misma cuenca hidrográfica, algunos kilómetros río abajo e intervendría las aguas del río Llanquihue, nombre que toma el río Fui al juntarse con las aguas del río Neltume, que nacen el lago del mismo nombre. La galería 200 mts 4 de alto 3 de ancho, descargaría en Pirihueico (lago Neltume) único Ngillatuwe de conexión con Neltume Comunidad Juan Kintuman forzando la relocalización de Sector Choshuenco.

El proyecto Neltume generaría 400 MW y Choshuenco generaría 134 MW ambos alimentarían al SIC. Estos proyectos forman parte del plan de obras de la Comisión Nacional de Energía (CNE) desde 2004, actualmente se encuentra en la fase de estudios de factibilidad, cuyo ejecutor es Ingendesa. Su ingreso al SEIA se planifica para julio del 2008.

Estos proyectos afectarían 7 Nguillatuwe/centros ceremoniales activos y 7 inactivos, 20 Eltuwe/ cementerios mapuche, y además el Kamarrikuwe/centro ceremonial del Lof Mapu Koz Koz del cual es Longko don Francisco Wichaman Tripayantu, quien forma parte del Consejo de Longko de Pikun Willi Mapu. Lo que se observa aquí es la poca o nula consideración que existe por parte de los privados Endesa y del mismo gobierno, entiéndase por la participación de la CNE, respecto de los sitios de significación cultural-ambiental y las autoridades propias de pueblo mapuche, en relación a proyectos de inversión que afectarán sus intereses, calidad de vida, cultura y medio ambiente.

3) Proyecto Centrales Hidroeléctricas Pellaifa, Liquiñe, Reyehueico y Maqueo, Filial Trayenko Empresa SN Power; Territorio Pikun Willi Mapu, Cordillera Región de Los Ríos.

Al extremo oriente en la región de Los Ríos la empresa SN Power proyecta la construcción de varias centrales hidroeléctricas, todos en territorios mapuche. La gestión es realizada a través de su filial Trayenko S.A. , tiene tres proyectos planeados en la comuna de Panguipulli y en el límite entre las comunas Futrono y Lago Ranco.

Promovidos por la empresa como “centrales de pasada” o centrales de “bajo impacto”, en realidad los tres proyectos contemplan la construcción de bocatomas y embalses de regulación para captar aguas, con áreas de inundación de hasta 42 hectáreas, con muros de hasta 37 metros de altura (proyecto Pellaifa) y generación eléctrica que supera los 20 MW, y por lo tanto no son categorizables como minicentreales o como Energía Renovable No Convencional, sino más bien vienen a ser centrales de gran impacto (6).

Proyecto Reyehueico: pretende capturar las aguas del río Reyehueico, dejando un área de inundación de 19 hectáreas en territorio de dos comunidades mapuche. Otras dos comunidades río abajo se verían afectadas por la fuerte reducción del caudal a un promedio 5 m3/s (de un promedio natural de 16 m3/s).

Proyecto Pellaifa: contempla un reservorio en el Río Llancahue y uno en el Río Quilaleufu en terrenos de particulares, desviando gran parte de los caudales por vía subterránea hacia el Lago Pellaifa. De un promedio natural de 16 m3/s quedarían según la estimación de la empresa, tan solo un caudal de 6 m3/s. Varias comunidades indígenas río abajo se verían afectadas por la sequía de los cauces.

Proyecto Liquiñe: según información publicada a comienzos del 2008, contempla captar aguas de los ríos Carranco, Rañintuleufu, Lizan y Changlil, devolviéndolas al río Liquiñe antes de entrar a la Aldea Liquiñe. El tranque del Río Lizán inundaría 42 has, en tierras de pequeños agricultores de Rañintuleufu. La inundación que resultaría de la captura de aguas en los restantes ríos aún no está definida (7).

La organización ancestral del Lofmapu Liquiñe a principios de 2007 expulso a la empresa contratista de SN Power a principio de 2007 en base a los procedimientos del Az Mapu. Por petición expresa de la Werken María Eugenia Kalfuñanko queremos denunciar aquí las practicas de división que ha utilizado SN Power generando la Mesa Territorial Reyehuico-Liquiñe en donde convocan personas ajenas a los Lofmapu del territorio y de otros lugares para conformar una opinión a favor de la empresa, ninguno de los Longko del territorio reconoce esta instancia.

Proyecto Maqueo, se ubicaría en las comunas de Futrono y Lago Ranco, Provincia de Valdivia. Contempla la captación de aguas de los ríos Pillanleufu, Curringue, Huenteleufu, Hueinahue, Rupumeica y Maihue desde las alturas, retornando luego las aguas al Lago Maihue. El proyecto Maqueo se emplazaría en un centro medicinal ancestral donde se encuentran diversos lawen/plantas medicinales, además afectaría sitios de significación cultural como el Tren Tren, Ngillatuwe y Eltuwe en Rupumeika.

La organización Jacinto Carillo, Comunidad Julia Santibañez Llanquel en Folilko, Comunidad Kiñewen Kurriñe Chabranko, ha manifestado su oposición por estar sus socios siendo directamente afectados por el proyecto y además en el territorio el Longko José Panguilef de los Lofmapu Maiwe y Rupumeika ha hecho presente su oposición como autoridad política mapuche denunciando trabajos no autorizados en el Territorio (8). Frente a esto la empresa ha presentado desmentidos en donde desconocen las denuncias y el cargo de las autoridades mapuche, aun cuando existen títulos sobre los territorios intervenidos y la ley indígena reconoce a los Longko Williche.

4) Proyecto Central Hidroeléctrica Angostura, Empresa Colbún; Territorio Pewenmapu, Cordillera ríos Bío Bío y Huequecura, Región de Del Bio Bio.

Este proyecto sería instalado en el territorio de confluencia de los ríos Huequecura y Bío Bío, en el sector de Los Notros y Lo Nieve, en el limite entre las comunas de Santa Bárbara y Quilaco a la altura del puente Piulo. Su ubicación a 18 Km. De Santa Bárbara y afectaría en 18 Km. El cauces del río Bío Bío y 6 Km. El del Huequecura. Tendría una potencia de 309 MW, la altura neta de la represa sería de 50 metros y la energía generada alimentaria al Sistema Interconectado Central (SIC). La ejecución de este proyecto implicaría la relocalización de 43 familias y de una escuela de 40 niños; reconstrucción de infraestructura vial (caminos, puente, otros); cambio de los ríos a condición de lago; corta de 137 hectáreas de bosque nativo y la inundación de 197 hectáreas de suelos agrícolas; además sería destruido el principal espacio de veraneo y de biodiversidad única de peces y avifauna en el río Huequecura Sector Los Nieve Santa Bárbara.

Este proyecto amenaza nuevamente sitios de significación cultural mapuche pewenche, como el recién descubierto Ad Kuel (Lit: Que sostiene la Creación), “pirámide” reconocida como monumento por Conadi y el Consejo de Monumentos Nacionales. Además 5 familias pewenche anteriormente relocalizadas al Sector Los Notros, lo serían nuevamente por el proyecto Angostura. Estos impactos en la biodiversidad y en la cultura mapuche han sido denunciados por los representantes mapuche del Lofche Newen Mapu, apoyados por la Comunidad Indígenas Kudawfeche, las “Peticionarías Pewenche” y por agrupaciones ambientalistas.

5) El Caso emblemático del Alto Bío Bío Centrales Hidroeléctricas Ralco y Pangue, Empresa ENDESA España; Territorio Pewenmapu, Región de Del Bio Bio (9).

La central Ralco se localiza en la zona centro sur a unos 120 km de la ciudad de Los Ángeles y a 30 km aguas arriba de otra gran central hidroeléctrica la central Pangue. La Central Ralco consta de un embalse de 1. 222 Hm3 e impacta a unas 3. 460 hectáreas de los valles con bosques nativos de alta biodiversidad. La obra principal de la central se basa en una pared de hormigón rodillado de 155 metros de altura con una longitud de 370 metros, que modifica el curso del río Bío-Bío. La turbina tiene una potencia de 570 Mw.

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de Ralco inicialmente fue rechazado por unanimidad por CONAMA. Tras esto la Secretaría General de la Presidencia, Ministerio del que depende la CONAMA, permite a ENDESA presentar un Addendum a su EIA, constatándose declaraciones de presiones políticas para la aprobación del proyecto de altos cargos de este ministerio. CONAMA aprueba el EIA en 1997, supeditado a una serie de medidas ambientales y al cumplimiento de la legislación indígena.

CONADI rechazo el Proyecto Ralco en base a la Ley Nº 19. 253 catalogando como “etnocidio" los impactos que generaría, por ejemplo la aceleración de la pérdida o transformación de su cultura tradicional y probablemente del idioma. El informe presentado por CONADI en el proceso de estudios de impacto, señalaban: "La construcción de la presa Ralco significa la ruptura del frágil ecosistema que sustenta la existencia ancestral del pueblo pehuenche que vive del tránsito estacional de la invernada y veranada; los daños son inmitigables cuando está en juego parte del patrimonio de la humanidad". En esto fueron destituidos los dos Directores Nacionales, Mauricio Huenchulaf Cayuqueo y Domingo Numuncura, y sustituidos por un funcionario de la Secretaría General de la Presidencia.

Junto a lo anterior, los informes de la CONADI y de la “Federación Internacional de las Ligas de Derechos Humanos” se relatan las técnicas seguidas por ENDESA y por las administraciones chilenas para "persuadir" a las dos Comunidades pehuenches a dejar sus tierras, la táctica consistía en negociar familia por familia, rompiendo la unidad de las Comunidades. La administración pública se inhabilito para participar como garante, motivo por el cual la negociación tuvo lugar en un piso desigual: técnicos y abogados de ENDESA frente a familias pehuenches, en muchos casos analfabetas.

Los mayores impacto del proyecto Ralco lo constituye primero la relocalización de la población pewenche, el propio estudio EIA desarrollado por ENDESA catalogaba este impacto como un "impacto negativo, de alta significancia, cierto, de acción directa, permanente e irreversible pero compensable". El segundo impacto considerable lo constituye la división generada en la comunidad pewenche por los supuestos beneficios que presentaría la construcción del megaproyecto, que muy por el contrario profundizó la desintegración cultural, esta situación resultaría posteriormente en la muerte de los hermanos Agustina y Mauricio Huenupe en un confuso incidente de conflicto interno, el cual hasta el momento no ha sido resuelto por los tribunales de justicia (10).

Junto a los anteriores un tercer impacto cultural y espiritual negativo de enorme gravedad lo constituye la inundación de su cementerio ancestral en Quepuca Ralco ocurrido en mayo del 2004. El cementerio guarda los restos de 56 personas, identificadas con nombres y apellidos por sus familiares. Estas personas fueron sepultadas a mediados del siglo pasado, de acuerdo a documentos y resoluciones de la CONADI, Monumentos Nacionales y las familias pewenche.

Si bien, a raíz de la denuncia que se hizo contra el Estado de Chile por la Central Hidroeléctrica Ralco de la transnacional ENDESA ante el sistema interamericano de justicia, donde se llegó a convenir entre las denunciantes y el Estado de Chile un Acuerdo Definitivo de Solución Amistosa entre las partes, los efectos e implicancias son irreversibles. En la actualidad las familias continúan en gestiones para recuperar los restos de deudos, en esto son legalmente representados por Maria Curriao Presidenta de la Comunidad Indígena Aukin Wall Mapu de Quepuca Ralco.

IV. Principales derechos vulnerados o amenazados por los megaproyectos hidroeléctricos.

Como es posible observar son múltiples las megaproyectos hidroeléctricos que de alguna manera afectan los intereses del pueblo originario mapuche, ya sea en relación a las prioridades de desarrollo o en cuanto al uso y administración de los territorios que ancestralmente habitan. Este análisis que realizaremos será en relación del Az Mapu, Derecho Propio Mapuche (11) , considerando la situación de conservación parcial de sus propias instituciones y el proceso de reconstrucción por el que atraviesan, luego este análisis será realizado de forma técnica en base los instrumentos de derechos disponibles para el pueblo mapuche en este tema la Ley indígena 19. 253, el Convenio Nº 169, el “Acuerdo de Solución Amistosa” y la Declaración de las Naciones Unidas sobre derechos de los pueblos indígenas.

Para comenzar el análisis desde el Az Mapu, mensionaremos que el artículo 61 de la Ley Indígena que reconoce a la forma organizativa propia mapuche con el siguiente texto “se reconoce en esta etnia el sistema tradicional de cacicados y su ámbito territorial”. Sin embargo, este reconocimiento de la ley es restrictivo para los Mapuche Williche, por tratarse de “disposiciones particulares”. Las mismas Autoridades Mapuche del Consejo de Longko del Pikun Willimapu, reconocidos así por esta ley, señalan que consideran se trata de un reconocimiento que discrimina a las demás identidades territoriales mapuche wentenche, Lafkenche, nagche, pewenche, entre otras, y que debería ser ampliado en este sentido.

Lo mencionado en el párrafo anterior es significativo cuando vemos que a la hora de implementar los derechos (criterios, disposiciones y mecanismos) del Convenio 169 se establece apropiadamente la consideración de las propias instituciones representativas de estos pueblos, lo que solo son reconocidas en Chile en el caso de los Mapuche Williche, en desmedro del resto. El mismo artículo 61 de la ley señala además que “las autoridades del Estado establecerán relaciones adecuadas con los caciques y sus representantes para todos aquellos asuntos que se establecen en el Párrafo 2º del Título III y en el Párrafo 1º del Título V”.

Lo que venimos señalando se refleja bien en el artículo 34 (12) que señala “Los servicios de la administración del Estado y las organizaciones de carácter territorial, cuando traten materias que tengan injerencia o relación con cuestiones indígenas, deberán escuchar y considerar la opinión de las organizaciones indígenas que reconoce esta ley”. Así, si bien las organizaciones Comunidad Indígena, creadas por la Ley, y la organización ancestral Williche, están reconocidas en cuanto a su derecho de consulta, no lo están las demás autoridades y organizaciones ancestrales mapuche. Esto no solo compromete en cuanto a la tramitación de megaproyectos hidroeléctricos, sino que también en cualquier otro caso, por tanto en relación a la administración de los recursos naturales en los territorios colonizados.

Por tanto el derecho a consulta establecido en el artículo 6.a. Del Convenio 169, no se encuentra garantizado por la ley indígena. Además al tratarse esta de una vulneración por omisión no se puede constatar por medio de pruebas tangibles, no obstante es posible observar que no existe un procedimiento de consulta especial para instituciones mapuche representativas en el marco legislativo de Chile, tan solo en el marco de la “Participación Ciudadana” de la Ley de Bases de Medio Ambiente (19. 300), la que no es vinculante y como hemos señalado no se adecua al Convenio 169.

Ya habiéndose señalado la falta de garantías sobre el derecho de consulta a los pueblos indígenas en relación a estos casos, no requiere mayor análisis para establecer la no garantía de los artículos 14, sobre protección efectiva del territorio, y 15, sobre administración de los recursos, del Convenio 169; no existiendo un adecuado reconocimiento a los sujetos de derecho es poco factible el ejercicio de los derechos.

Junto a lo anterior, en el caso de los megaproyecto hidroeléctricos en territorio mapuche, es importante mencionar el instrumento “Acuerdo definitivo de Solución Amistosa entre el Estado de Chile y las Familias Peticionarias Pewenche del Alto Bío Bío”, que en su numeral 3 letra d) señala el compromiso del Estado de: “Acordar mecanismos para todos los órganos del Estado que aseguren la no instalación de futuros megaproyectos, particularmente hidroeléctricos, en tierras indígenas del Alto Bío Bío”, estableciendo así una restricción a la instalación de megaproyectos hidroeléctricos en el territorio ancestral pewenche, sobre la base de este acuerdo adoptado ante la CIDH.

Similar a la reflexión anterior respecto del reconocimiento de las propias instituciones representativas cabe en este caso. Considerar que este punto Numeral 3 letra del “Acuerdo de Solución Amistosa”, se refiere solo a los territorios de Alto Bío Bío significaría una discriminación para los otros Futa Eln Mapu (territorios) y Lof Mapu, donde se pretende instalar estos megaproyectos que afectarían sus intereses en cuanto a la administración y uso del territorio y de sus prioridades de desarrollo.

Al revisar el desarrollo de esta disposición en el “acuerdo amistoso” se observar en su texto que su finalidad es la efectiva aplicación del artículo 34 de la Ley Indígena, y con esto “contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible”, no es entonces posible aducir que esta protección solo sea una “disposición particular” para la comunidad pewenche en Alto Bío Bío, sino que lo es para el Pueblo Mapuche en su conjunto.

Consideramos que de este modo la situación de amenaza de megaproyecto hidroeléctricos, vulnera el espíritu de la “Declaración de las Naciones Unidas sobre derechos de los pueblos indígenas” en que se expresa una voluntad explicita de, ahora en adelante, cambiar las relaciones de colonización que han afectado a estos pueblos, como es el caso del Pueblo Originario Mapuche que con la intervención de las empresas y de decisiones del Estado y sus organismo se ve empujado a un proceso de desintegración cultural. Así, lo que observamos es una vulneración del Derecho a la Autodeterminación del Pueblo Mapuche, que particularmente pone en riesgo su Integridad Cultural.

V. Consideraciones finales, apuntes para una política futura.

La construcción de las centrales Pangue y Ralco profundizo la división social en la comunidad mapuche pewenche, al pasar a llevar la autoridad política del Consejo de Autoridades Tradicionales (CAT) de Alto Bío Bío, institución mapunche liderado por el Longko Antolín Curriao que se opuso a estos megaproyectos, y que se disolvió tras el empoderamiento en las estructuras del Estado de dirigentes sociales como Félix Vita, actual Alcalde re-electo de la Comuna de Alto Bío Bío quien promovió la instalación del Municipio, y además al instalarse los organismos del Estado y las políticas destinadas a los indígenas, que exigen la creación de nuevas organizaciones, la Comunidad Indígena, sobre las existentes, instalando nuevos modos de acción y liderazgos, alejados de los conocimientos y practicas culturales que dominan las propias instituciones representativas del Pueblo Originario Mapuche.

El Pueblo Mapunche ha visto con tristeza las nefastas consecuencias de las represas Pangue y Ralco en Alto Bío Bío, y en los distintos territorios se ha preparado para hacer frente a estos y otros megaproyectos. Durante los últimos años ha generado además alianzas con el pueblo chileno a través de sus organizaciones no gubernamentales y ciudadanas, preocupadas y en acción frente a los conflictos socioambientales, es el caso por ejemplo de la Provincia del Bío Bío donde las organizaciones Aguas Libres de Quilaco y Huequecura Libre de Santa Bárbara junto a los Representantes Mapuche Pewenche de los Altos del río Bío Bío han conformado el “Frente de los Pueblos Ante el Proyecto Angostura de Colbún”, generando múltiples gestiones en conjunto.

En el caso de la Región de Los Ríos se encuentra activa la institución ancestral Consejo de Longko de Pikun Willi Mapu, que agrupa a veinte Lofmapu, comunidades ancestrales mapuche, a través de sus representantes Longko/Cabeza y Werken/Emisario. Entre ellos se cuentan por ejemplo el Longko Francisco Wichaman del Lofmapu Koz Koz (Panguipulli) y el Longko José Panguilef de Lofmapu Maiwe-Rupumeika (Futrono). También existe en la región el Consejo de Longko de Río Bueno, en la comuna del mismo nombre. A la fecha estos representantes Mapuche Williche, no han sido convocados a participar del diseño de políticas de uso de las aguas y tampoco han sido consultados o considerada de forma adecuada su opinión o determinaciones en relación a estos proyectos.

En el caso del Territorio Liquiñe la Werken María Eugenia Kalfuñanko, ha precisado que la organización de carácter ancestral a la cual ella pertenece y por la cual ha sido investida en su rol, se compone por 4 Lofmapu Carirriñe, Trafún, Reyehueico y Llanquen, todos estos con sus respectivos Autoridades Mapuche Longko, Werken y los demás roles de la estructura política ancestral mapuche, a través de la cual han organizado la defensa espiritual del territorio.

En el caso del Proyecto Angostura en el territorio de confluencia de los ríos Bío Bío y Huequecura, las Autoridades Mapuche del Lofche Newen Mapu, el Longko Martiriano Suárez y Werken Pedro Suárez, han hecho presente esta situación vulneración de derechos a los organismos públicos y a los ejecutivos de la empresa Colbún durante una visita técnica al territorio de afectación el 3 de octubre de 2008, exigiendo a la empresa y a Conama la generación de un mecanismo especial que les consulte su parecer como autoridades representativas mapuche (13).

Con posterioridad, y al no recibir su solicitud un trato adecuado, los representantes mapuche pewenche a fines del mes de noviembre sostienen una audiencia con la Ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte quien señala no conocer las disposiciones del “Acuerdo de Solución Amistosa” del Conflicto Ralco. En La audiencia los representantes Mapuche Pewenche manifiestan su oposición al proyecto Angostura y le informa que ha presentado una nueva petición ante la CIDH en relación a este caso (14).

A vistas de los antecedentes, se evidencia la falta de disposición del Gobierno de Chile a considerar la opinión y determinaciones de las propias instituciones representativas del pueblo mapuche (Longko, Werken, Lof Mapu) en cuanto a planificar el desarrollo de acuerdo a sus propias prioridades y necesidades colectivas. Esto es solo una parte de las consecuencias del equivoco enfoque de políticas indigenístas del Estado, las que continúan siendo asimilacionistas no obstante los esfuerzos del Pueblo Mapuche por revertir o cambiar el rumbo, es de esperar que para una política futura las disposiciones del Convenio 169 sean adecuadamente interpretadas en base al Derecho Propio del Pueblo Mapuche por el Gobierno para conseguir avances efectivos en esta materia. www.ecoportal.net

Meli Newen es la Coordinadora de estudiantes secundarios mapuche. Ronny Alejandro Leiva, Psicologo, Integra el Grupo de Trabajo sobre Derechos Colectivos (G-TDC). Este documento fue redactado para ser entregado al Relator de Derechos Indígenas, James Anaya el día martes 7 de abril de 2009, durante la reunión con Autoridades y Dirigentes sociales Mapuche. Para la elaboración de este documento se recurrió a fuentes escritas y páginas e informativos web. Es necesario destacar que el lunes 6 de abril este documento fue presentado a algunos mapunche del “frente único ante la invasión y conflicto de SN Power en Territorio Mapuche por Proyectos hidroeléctricos”, quienes lo aprobaron y le agregaron algunos elementos sustanciales, y además el lunes 6 en la noche en conversación telefónica el Longko y Werken de Quilaco-Santa Bárbara, solicitaron expresamente la incorporación de dos puntos: la relocalización a que fueron sujetos por la construcción de Ralco y la situación que afecto a los hermanos Huenupe, que se señala en el documento. Así es este un documento que refleja el espíritu colectivo de ante esta grave situación que afecta y amenaza los territorios ancestrales. El trabajo fue publicado por Mapuexpress - Informativo Mapuche.

Notas:

(1) Ronny Alejandro Leiva, Psicologo, Integra el Grupo de Trabajo sobre Derechos Colectivos (G-TDC).

(2) En la web: Http://www.mapuexpress.net/? Act=publications&id=2049 , fuente de la Información periódico El Ciudadano, edición Noviembre del 2008.

(3) Carta de objeción CONADI: https://www.e-seia.cl/archivos/CONADI_621. PDF

(4) Artículo de prensa https://correosemanal.blogspot.com/(...)

(5) Fuente: Http://www.mapuexpress.net/? Act=news&id=2262 , Informativo Mapuexpress, 05 de diciembre de 2007.

(6) Es necesario señalar que si bien estos datos son provisorios, sujetos a cambios durante los estudios, la fuente de información son los proyectos presentados a comienzos del 2008 por Trayenko S.A. Por ejemplo: el proyecto original contemplaba unir los proyectos Liquiñe y Reyeheuico en una sola central, esto ha sido modificado por la empresa a mediados del 2007.

(7) El proyecto se encuentra en una fase muy preliminar y por lo tanto los datos correspondientes son muy vagos. Para mayor información consulte Documento de Trabajo N°7 del ODPI (en edición).

(8) Ver publicación en Mapuexpress: Empresa Sn Power intervienen sin autorización territorios mapuche de Rupumeika y Maiwe, 29 de marzo 2008, en la web Http://www.mapuexpress.net/(...)

(9) Fuente web: Http://www.mapuexpress.net/? Act=publications&id=145 , Informativo Mapuexpress 25 de Mayo de 2005.

(10) Ver entrevista a Werken Pedro Paine: https://argentina.indymedia.org/(...)

(11) Para una referencia y aproximación, ver en la web: Http://www.mapuexpress.net/(...)

(12) PARRAFO 1º TITULO V, articulos 34 al 37 Sobre participación indígena en la Ley 19. 253.

(13) Información publicada en el siguiente link: https://ecoterritorios.blogspot.com/(...)

(14) La petición presentada a CIDH cuenta con el apoyo del Consejo de Longko de Pikun Willi Mapu, quienes designan al Longko Martiriano Suárez y el Werken Pedro Suárez como “representantes del pueblo Mapuche Pewenche de las comunas de Santa Bárbara y Quilaco” y como “interlocutores validos” ante la empresa Colbún y las instancias respectivas del gobierno en este caso.

Poeta
Escrito por Poeta
el 27/01/2011

"Andres San Martin Arrizaga escribió:

Y no seamos ingenuos, todo este conflicto pasa por un solo factor: el dinero.

Saludos

Andres

"


""Y no seamos ingenuos, todo este conflicto pasa por un solo factor: el dinero. ""



en eso estamos de acuerdo mi estimado Andres si no crees preguntale a los que estan deras de todos esos mega proyectos


La Transnacional de origen estatal Noruego Sn Power, la Transnacional ENDESA y el Grupo chileno Matte a través de su empresa Colbún, son los principales grupos económicos que intentan instalar sus mega proyectos hidroeléctricos bajo el amparo del estado chileno en Territorio Mapuche

Andres San Martin Arrizaga
Teología facultad evangelica de teolo...
Escrito por Andres San Martin Arrizaga
el 27/01/2011

Bien señalas antecedentes reales, pero insisto, eso se da en la región del bio bio, en la 9º región de la araucanía no. Si existiesen tantas empresas, no existiría tanta cesantía. En la novena región no existen ni represas, ni industrias hidroelectricas, mineras, etc.

Y bien sabes que los que buscan esas reivindicaciones son un porcentage minúsculo de la población mapuche.. Conozco cerca del pueblo de Vilcún, una zona con campos y fundos que fueron entregados a estos activistas, y están en absoluto abandono, sin generar ningún tipo de producción.

Tal vez sería bueno que viajases a mi ciudad, temuco, y verás que la realidad es distinta a lo que tu nos muestras.

Andres