En este grupo En todos

Foro de Ecología



La viruela en el distrito de Oyolo,

Eduardo Maximiliano
Ingeniero zootecnista universidad naci...
Escrito por Eduardo Maximiliano Narrea Huamaní
el 12/09/2010

La viruela en el distrito de Oyolo, provincia del Paucar del Sarasara, Departamento de Ayacucho- Perú.

1. 00 Dedicatoria: A l SEÑOR DE LA EXALTACION Patrón de Villa Oyolo. En el aniversario de su fiesta patronal , “Señor, bendice la devoción de tus hijos y de todos sus descendientes donde quiera se localicen”
1. 10 A Máximo Narrea Alfaro (QEPD).A Luisa Alfaro San Miguel (QEPD), mi padre y abuela con gratitud y afecto.
2. 00 Autor: Eduardo Maximiliano Narrea Huamaní, nombre de pluma: “Chifú El Cacique de los Andes”, Terminado de escribir: September 12, 2010. Escribe desde Houston, Texas, USA "The Energy Capital of the worl" " La Capital Mundial de la Energia".

3. 00 Preámbulo :

En los años 1933-1934 y años anteriores, no se vacunaron a los niños contra el flagelo de la viruela negra, gran miopía y error del Ministerio de Salud y del gobierno central, los pueblos alto andinos siempre estuvieron desamparados desde las épocas del colonialismo y la republica, todo Parinacochas por falta de decisión política estuvo a merced de esa pandemia infectocontagiosa que mermo la población del sur del Perú, hubo una gran mortalidad en los niños y se creó un vacio generacional en el pueblo de Oyolo y pueblos vecinos, al quedarse sin juventudes , muchas familias emigraron del campo a la ciudad donde si habían servicios médicos y vacunas.

4. 00 Antecedentes mundiales de la viruela:

La viruela es la más mortífera enfermedad que ha enfrentado la humanidad. Esta enfermedad viral infectocontagiosa llego a América en una de las embarcaciones de Cristóbal Colon (1942) en su segunda visita al nuevo mundo. Pero no fueron los españoles ni los negros quienes trajeron la enfermedad, fueron los ocho indígenas que Colon llevo a España para enseñarles el idioma, ellos se contagiaron de regreso en Cádiz, donde había una epidemia de viruela, luego desembarcaron en tierras caribeñas en donde la enfermedad por contagio arraso a la población indígena. Antes de 1,942. En América conocían la tuberculosis, la sífilis, pero nunca América estuvo expuesta a una pléyade de enfermedades que afecto por milenios a europeos, africanos y asiáticos, estas eran: Sarampión, La peste, el cólera, fiebre tifoidea, la difteria, la escarlatina, la malaria, la fiebre amarilla y la viruela. Las crónicas de Cristóbal Colon ya describían varios contagios colectivos de viruela en 1507 en las islas recién descubiertas y posteriormente en Haití en 1517, ocho años más tarde la viruela también hacía estragos entre los Incas que ahora es Perú y Ecuador, este contagio posiblemente fue llevado por los comerciantes de aquel inimaginable mundo, no se ha podido demostrar que el contagio salió del mundo azteca o si lo llevo Francisco Pizarro, algunas crónicas confiables indican que por el año 1525 cuando el conquistador hacia su primera exploración de aquellas tierras, las hipótesis apuntan que la enfermedad ya se había extendido desde TENOCHTITLAN antes de la llegada de los conquistadores al mundo Inca, las cartas de los cronistas desde 1520 a 1525 indican que las epidemias casi acabaron con los Mayas al sur de México y de Guatemala, lo que indico un desplazamiento de la enfermedad hacia el sur del continente. Esta enfermedad fue muy cruenta y devasto a los indígenas que no tenían anticuerpos contra esos virus nuevos, en México de cerca de 15 millones de habitantes anteriores a la conquista a menos de 2 millones a comienzos del siglo XVII en la misma época también la población Inca del Perú disminuyo cerca de 10 millones de habitantes a medio millón. La viruela fue el principal villano de la colonia, aunque no el único ya que los españoles introdujeron la papera, el sarampión y otros. En los indígenas de norte América sucedió algo parecido, los Ingleses regalaban frazadas y mantas infestadas con virus de viruelas para acabar con ellos siendo este acto, un acto de barbarie, y uno de los más grandes genocidios que poco se comenta en los libros de historia, fue un crimen de lesa humanidad, aun mas fuerte que la matanza de Hitler contra los Judíos. Para reemplazar como trabajadores a la gran cantidad de indígenas muertos durante el siglo XVI, a partir del siglo XVII los europeos capturaron 60 millones de africanos al sur del Sahara, de los cuales 12 millones llegaron vivos a América en donde fueron reducidos a la esclavitud.

5. 00 La viruela en el distrito de Oyolo, Ayacucho -Perú.

El distrito de Oyolo, es un paisaje ecológico y está asentado en una hollada entre los macizos rocosos de los Andes, este pueblo conquisto frontera agrícola en base al empuje de sus hombres, desde las épocas pre-incas cultivaron las laderas de los cerros, en jardines colgantes hechos por ellos mismos en trabajos comunales y lo llamaron andenes. Estas crónicas inéditas nacidas en el mismo terruño no lo relato como una leyenda, al nombrar a algunos personajes reales es historia pura, sabia y mensajera, está escrita por el autor según los dictados de los mismos mártires que padecieron esta patología viral cruenta y sanguinaria. Con mucho júbilo al recordar a mi padre y abuela y a la vez con mucha congoja por la muerte de muchos niños y niñas del pueblo de mis ancestros, estas cronologías las he tomado de las páginas olvidadas de la historia y me fueron relatadas por mi madre Doña Catalina Huamaní Alata y mi padre Don Máximo Narrea Alfaro al recordar lo que habían visto, escuchado y palpado por esos años en el viejo pueblo, estas crónicas son como aquel vellón de lana que estuvo perdido por muchos años en un rincón postrero de la casa antigua de uno de sus hijos predilectos, este vellón de lana al hilarse para convertirse en madeja tuvo que ser lavado, secado y esponjado, de esta forma, utilizando manos y dedos hábiles Doña Catalina al girarlo en la rueca olvidada de la historia lo transformó en un hilo de lana que formara parte de la gran madeja que es la historia del pueblo de Oyolo.

Esta enfermedad fue conocida como “Moco Onccoy” en quechua y su agente etiológico es un poxvirus, altamente virulento, se conocen dos tipos: la viruela mayor y la viruela menor con 30% y 10% de mortalidad, otros la conocían como viruela negra y viruela blanca, Corrían los años de 1933-1934, y la muerte caminaba lentamente con su azadón llevándose a muchos niños nacidos en el pueblo de Oyolo, muchos se salvaron al viajar con sus padres a otros pueblos produciéndose una migración obligada de familias enteras.

Uno de los muchos casos fue la muerte del hijo primogénito del arriero Don Víctor Huamaní, llamado Evaristo Huamaní, fue el más querido de la familia por llevar el nombre de su abuelo, y muere a los doce años a causa de la viruela. - fue muy dolida la muerte del pequeño niño. – además era primogénito, en la cultura del machismo le dicen “hari” en quechua. La campana María Angola de la Iglesia San Juan Bautista de Oyolo - que tiene aleaciones de plata y oro en su metalurgia- tuvo mucho trabajo en esa época, el sacristán de la iglesia anunciaba la muerte de los hijos del pueblo, gran pena y dolor en los corazones de los pobladores porque ella no dejaba de sonar todos los días y se tocaba cada hora por toda la noche mientras que eran velado por sus familiares. Muchos niños y niñas murieron por esa maldita pandemia infectocontagiosa y muchas abnegadas madres amarraban las manos de sus hijos con fiebre hacia atrás para que no se rasquen la cara y no les quede marcada el rostro al reventárseles las pústulas malignas, que dejaban una cicatriz muy fea, fue una manera muy inteligente de protegerle la cara a los niños. Mi abuela Luisa Alfaro San Miguel amarro las manos al niño Máximo Narrea Alfaro (mi padre) y las pústula se secaron en su cara no siendo tan espectacular las cicatrices que lo marcaron para siempre, pero en su brazo izquierdo entre los músculos bíceps y tríceps se le hizo una herida muy grande al rascarse por la terrible picazón que le ocasionaba el prurito de la viruela. Por ese motivo su brazo izquierdo era más corto que el otro, le había afectado al hueso humero que estaba en crecimiento, y cuando adulto esa cicatriz parecía herida de bala, y como era contratista de pintura, de cariño sus parientes y yo le decíamos: -“el pintor bracito”-. Muchas personas que sobrevivieron a la enfermedad quedaron con las secuelas de esa enfermedad para siempre, los granos eruptivos en todo el cuerpo les quedaba marcado y la cara quedaba desfigurada, les decían los “borrados” y en quechua por los múltiples hoyuelos les decían los khaskhas (despostillados). Algunas madres por ignorancia daban las pústulas en el pan a sus hijos, -diciendo para de una vez pasen por la enfermedad- , este es el caso de una señora llamada Feliciana (95) que vivía en Matalla, y posiblemente por un error, antes que venga la cosecha de sus parcelas les dio a sus hijos esa pócima en el pan a cuatro de los seis niños, tenía 5 hijas y un varón , a dos de sus hijas que no les dio esa pócima no se contagiaron con la enfermedad, como consecuencia murieron dos de sus hijos (un niño y una niña) y una de sus hijas se mato porque había quedado desfigurada, la terrible enfermedad le había afectado los ojos y la había deformada, ellos murieron porque el virus inoculado en grandes cantidades se hacía más virulento. El abuelo Víctor decía:- no hay que ir al pueblo porque hay una peste- y con sus niñas se refugiaron por seis meses en el valle sagrado de Chuspini hasta que paso la enfermedad, después de ese largo periodo la niña Catalina regreso al pueblo de Oyolo de visita con sus padres y busco a los niños del pueblo para jugar – y no pudo encontrarlos- todos se habían muerto o se habían ido lejos para nunca más volver, era un pueblo de adultos, solamente se salvaron los niños que vivían en el campo y en las punas. Por ese motivo, al pueblo de Oyolo por algunos años lo llamaron “el pueblo de los niños fantasma”.

6. 00 CONCLUSIONES: QUE ESTAS CRONICAS DE LA VIDA REAL NO VUELVAN A SUCEDER EN LOS PUEBLOS ALTO ANDINOS, QUE POR FALTA DE ATENCION MEDICA MUCHAS PERSONAS FALLESCAN, LOS GOBIERNOS DE TURNO DEBEN APOSTAR MAS POR LA SEGURIDAD SOCIAL DE LOS PUEBLOS.

Sinceramente,
Ing. Zootecnista Eduardo Maximiliano Narrea Huamaní. Escribe con el seudónimo de “Chifú, El Cacique de los Andes” para CRONICAS AYACUCHANAS Y E-MAGISTER DE ESPAÑA. Es autor en wikipedía sobre el distrito de Oyolo, y ha aportado con www. Oyoloquerido , Chuspini Valle sagrado de Oyolo.
Derechos de Autor: eduardonarrea@hotmail. Com