En este grupo En todos

Grupo de Medicinas alternativas y terapias complementarias



La traumatología (continuación de el problema de las supuraciónes)

delfina
Escrito por delfina
el 21/10/2012

Contiunación, de el problema de las supuraciones, cromoterapia.

delfina
Escrito por delfina
el 21/10/2012

No se porque se va sin la información.

delfina
Escrito por delfina
el 21/10/2012

La traumatología (continuación del problema de las supuraciones).


La traumatología es ciertamente el dominio patológico que reacciona de manera más espectacular a la cromoterapia. Nuestra medicina contemporánea es totalmente impotente para tratar los traumatismos, sean antiguos o recientes. Todos los deportistas conocen muy bien el empleo del hielo para limitar la importancia de un hematoma. El principio es interesante, ya que el hielo aplicado largo tiempo sobre la piel, en el sitio del golpe, provoca una demanda de energía calor que hará evacuar la sangre estancada. Se trata ya de una medicina energética.

Los traumatismos craneales antiguos dejan con frecuencia secuelas que no pueden ser objetivadas mediante exámenes. La radiografía craneal el electroencefalograma. Los distintos exámenes neurológicos, son a menudo normales a pesar de que persisten trastornos diversos: estado depresivo, angustia, alteraciones de la personalidad, dificultades en el trabajo intelectual, jaquecas, vértigos, etc. Los médicos consideran que los trastornos se deben a una circulación cerebral insuficiente, y recetan medicamentos tales como vasodilatadores y oxigenadores cerebrales. Los resultados suelen ser de hecho, mediocres, y persisten numerosos trastornos de origen traumático.

La teoría de la cromoterapia considera que el traumatismo ha creado un fenómeno de bloqueo energético que origina frío. El tratamiento por el color consistirá en crear localmente calor proyectando los colores rojo y verde.

Los resultados positivos que se han obtenido en el caso de trastornos crónicos de diez años, hacen que la cromoterapia ocupe un lugar de primer orden en traumatología. La mejora sintomática se produce a los 20 minutos de aplicación del tratamiento. La vida de esos pacientes se transforma completamente en solo 2 o 3 sesiones. Algunos niños, con antiguos traumatismos craneales, que presentaban diversos grados de retraso escolar, han podido de esta manera ser tratados con éxito. Han podido reemprender una actividad escolar normal.

El mismo resultado favorable se ha conseguido en artrosis postraumáticas o en secuelas patológicas articulares. La cuestión que sigue planteada es la siguiente: ¿Por qué las radiaciones de color tienen una acción circulatoria y metabólica más importante que los vasodilatadores y los oxigenadores en los trastornos post-traumáticos?

Era preciso dar todos estos ejemplos clínicos para tomar conciencia del interés capital del color en el tratamiento medico del cuerpo. Los resultados están ahí; ningún médico podrá negarlos si acepta, con toda objetividad, experimentar esta técnica que, como la acupuntura y la homeopatía, recluta siempre sus detractores entre los que no la conocen.