En este grupo En todos

Grupo de Servicios universitarios academia de formación



La Sidone o Sábana Santa de Turín

Ares
Ingeniería de calidad ads quality
Escrito por Ares Van Jaag
el 10/09/2010

La Sábana Santa de Turín no puede ser una falsificación medieval, afirma Mark Guscin, licenciado en Lenguas clásicas y Master en Latín Medieval por la Victoria University de Manchester, miembro del EDICES (Equipo de Investigación del Centro Español de Sindonología).

El sábado tres de mayo, durante la primera convención del Centro Español de Sindonología, dió una ponencia sobre los últimos hallazgos de una investigación realizada por él en el Monte Athos, que establecerían que la Síndone sería la Imagen de Edesa, conocida desde antes del siglo X, y por tanto, nunca hubiera podido tratarse de una falsificación medieval del siglo XIV.

--Usted ha realizado una investigación para el Centro Español de Sindonología en el Monte Athos relacionado con la Sábana Santa. ¿Puede explicar exactamente en qué ha consistido?

--Mark Guscin: La historia de la Síndone (prefiero este nombre al de Sábana Santa, porque no es una sábana y llamarla "santa" es un juicio que no comparte todo el mundo, mientras que la Síndone existe como objeto independientemente de cualquier creencia o juicio) es una historia muy polémica. La única teoría sostenible de la historia temprana del lienzo es que antes del saqueo de la capital bizantina en 1204, por parte de la cuarta cruzada, estuvo en Constantinopla y antes del año 945 en la ciudad de Edesa (hoy Sanli Urfa en Turquía), conocida bajo el nombre de la Imagen de Edesa, o Imagen no Hecha por Manos Humanas. La Imagen de Edesa se conocía en principio como una imagen del rostro de Jesús, pero están saliendo a la luz textos que afirman que de hecho era la imagen de un cuerpo crucificado. Mi misión en Athos fue la de buscar más textos que pudieran relacionar la Síndone con la Imagen de Edesa. Encontré manuscritos y textos desconocidos, sin publicar, que afirman que la Imagen de Edesa era la imagen de un cuerpo entero crucificado, con manchas de sangre, identificándola con la Síndone.

--Ese hallazgo (la vinculación del lienzo de Edesa con la Sindone de Turín), ¿Puede considerarse como «el eslabón perdido» que faltaba en la investigación sobre la autenticidad de la Sábana Santa?

--Mark Guscin: Es un hallazgo sin duda importante, pero científicamente no autentifica la Síndone. Lo que sí hace es establecer que el lienzo existe desde hace dos mil años, un paso muy importante pero no definitivo. Si históricamente no se puede demostrar que la Síndone puede tener dos mil años, las otras pruebas no sirven para mucho.

-- ¿Puede considerarse definitivamente, con los resultados aportados, que la famosa datación con carbono 14 que situaba la Sindone como una creación de la Edad Media es errónea?

--Mark Guscin: La datación fue errónea desde el día en que se llevó cabo, aunque los resultados hubieran dado una edad de dos mil años. Los fallos científicos en la datación fueron clamorosos y han sido bien descritos en muchas publicaciones. Un dato que apenas se sabe en España es que el científico americano que inventó el método utilizado para la datación (AMS), Harry Gove, y quien juró en su momento que la Síndone era medieval, ha dicho públicamente en un documental («In Pursuit of the Shroud», 1998) que la datación y el resultado no valen, debido a los descubrimientos que se han hecho desde 1988. No afirma que la Síndone es auténtica, simplemente que el resultado del C14 no es fiable.

-- ¿Por qué cree que la Síndone, el Sudario de Oviedo, etc. Atraen tanto la atención de la opinión pública, y de manera tan controvertida?

--Mark Guscin: Son polémicos simplemente porque pueden tener que ver con Jesús de Nazaret y por lo tanto exigen una respuesta. Si uno considera que son reliquias genuinas, auténticas, entonces estamos físicamente delante de la sangre derramada de Cristo, las telas que cubrieron su cadáver tras la crucifixión. Esto por un lado. Por otro, menos espiritual pero igualmente fascinante, nadie ha podido explicar cómo se formó la imagen de la Síndone, por lo tanto el misterio científico (creencias aparte) es muy profundo. En España e Italia, la Síndone suele atraer a la gente creyente, pero curiosamente en el Reino Unido y en EEUU, hay muchos agnósticos, ateos y judíos muy involucrados en el trabajo de investigación. No pretendo decir con esto que en España los investigadores creen en la autenticidad porque sí. Cuando trabaja el Equipo de Investigación del CES, lo primero que hacemos es dejar las creencias en la puerta. Si no fuera así, los resultados no serían científicos, y puedo asegurar que los estudios son muy serios.

--El Simposio del CES en Valencia, según sus organizadores, ha levantado gran expectación, y lo que iba a ser una celebración de su quince aniversario ha pasado a ser un simposio de mayor envergadura, ¿A qué cree que se debe?

--Mark Guscin: El interés en el misterio tanto cristiano como científico explicado brevemente en las otras respuestas. Es un tema muy serio y la gente quiere saber más... Https://www.svafor.es. Tl

Rosa Martinez
Educación musical upel.barquisimeto
Escrito por Rosa Martinez
el 10/09/2010

¡¡¡¡¡Hola Ares Gracias por invitarme ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Creo que mas que un debate es una excelente informaciòn la que proporcionas.
Este manto es famoso en todo el mundo, sè que aun siguen haciendo pruebas para verificar su autenticidad, esto a juicio de mucho incredulos.

Abrazos y todo el èxito del mundo en tu debate.

ROSA

María Del Carmen ---
Lda en geografía e historia, archivera...
Escrito por María Del Carmen ---
el 10/09/2010

Https://www.youtube.com/watch? V=zGKIbS95ogM

Saludos. MCarmen

Ana Bella Nixania Barragán Moreno
Bachillerato en artes y humanidades ce...
Escrito por Ana Bella Nixania Barragán Moreno
el 10/09/2010

Hola Ares, gracias por invitarme a este debate. Estoy de a cuerdo con Rosa, la información que proporcionas es excelente, sobre todo porque para mi realmente lo que importa es la existencia no de Jesús como Cristo, o como hombre, lo que realmente me parece fascinante es el poder tener pruebas científicas de la existencia del ejemplo de vida, de pensamiento y acción con el que existía y coexistía un hombre, esa es la gran enseñanza, esto por una parte y de opinión muy personal, por otra parte, es fascinante saber del estudio de reliquias, sean las creencias que sean, lo fascinante es la vida que han tenido entre generaciones durante siglos, pensar que si reliquias como esta pudieran dar testimonio de su paso por el tiempo tendríamos, y tenemos, un tesoro de historia y conocimiento de la humanidad.

Ah gracias a María Del Carmen por el link al video sobre la Síndone o Sabana Santa, muy bueno.

Saludos

Maria Pilar Lázaro
Cou mater salvatoris
Escrito por Maria Pilar Lázaro
el 11/09/2010

Hola Ares ,,muy interesante la información sobre la Síndrone ,pero dejando a un lado el si representa ,o no a Jesús ,lo realmente importante es que llevemos mil años discutiendo sobre ello sin saber a ciencia cierta ,y con los medios que tenemos ahora ,cómo se logro la imagen ,cómo consiguió llegar a nosotros a través de tantos acontecimientos históricos y qué mente privilegiada lo hizo posible. Gracias.

Maria Estela Ramirez
Lic, en administracion de empresas de ...
Escrito por Maria Estela Ramirez
el 12/09/2010

Hola Are. Gracias por invitarme y compartirme esta interesante informacion.
Saludos a todos

Celiano Geovanny Torosine Pionce
Doctor en medicina y cirugía escuela d...
Escrito por Celiano Geovanny Torosine Pionce
el 14/09/2010

La Síndone sigue trayendo controversia y lo seguirá haciendo porque se juegan un sinnúmero de conceptos, tanto desde el punto de vista materialista, como desde el punto de vista idealista, no se diga de las diferentes religiones que caerían por obra y gracia del Espíritu Santo.

Jose Luis Uceda Aragoneses
Fp ii, sastreria de caballero colegio ...
Escrito por Jose Luis Uceda Aragoneses
el 17/09/2010


Gracias Ares por tu invitacion al debate, ante todo dejo claro que mi conocimiento del tema es unicamente lo leido en la Wikipedia, y algunos videos.
Pero para un exceptico como yo, las razones de creer que no se trata de un sudario, estan claras en las investigaciones realizadas, por otra parte no le quita ningun merito a la tecnica realizada para su creacion, en una epoca medieval.
Lo que nos pone frente a la pregunta que conocimientos se han perdido, o estan guardados, y con que proposito.
Y porque para la iglesia oficial el tema es tan ambiguo, esta claro que si la iglesia tuviera la certeza de que la Síndone fuera el verdadero sudario de cristo, no estaria en turin, ni hubiera sido un bien monarquico de la familia Saboya, La iglesia coge las riendas del imperio romano, muchos siglos antes.
Hoy en Reliquias de cristo y coetaneos, tenemos desde la cruz, pasando por la corona, las tumbas de los tres reyes magos, varios apostoles, la lanza que le traspaso, el velo de la veronica y asi podriamos enumerar multitud mas.
Y que hay de verdad en todo ello, nada, todo se crea con el firme proposito de dar referentes emocionales y de devocion a los fieles.
No hay ni una liturgia propia, nacida de los que pudieran llevar el mensaje de jesus.
La iglesia nace como corriente judia, y de judios en la diaspora, estos helenizados en Alejandria, y acomodan en jesus los valores que daban al dios egipcio/heleno creado por Ptolomeo Horus, que mas tarde derivo en Serapis.
Por lo que coetaneos con jesus no fue ni su mensaje que se hizo años y muchos despues, ni su credo que es una oracion egipcia, la oracion del ciego asi como las buenaventuranzas, tambien egipcias.
Entonces nos preguntariamos en donde se sustento la iglesia, en el imperio romano, dejando atras las corrientes mas primitivas, que fueron exterminadas.
Siento de verdad, exponer esta opinion, y no lo hago con el animo de ofender, si no de aclarar y de ajustarme a la verdad.
Aqui os pongo un pasaje de la Wikipedia, copiado, y en mi opinion con la desaparecion del Temple por Enrique IV de francia y por la Iglesia, deseosa de tesoros, los cuales no obtuvieron se perdio muchas respuestas, y una nueva vision espiritual de la iglesia medieval. Un abrazo.





La historia documentada de la tela ahora guardada en Turín como tal empieza en 1357 , cuando la viuda del caballero francés Geoffroy de Charny la expuso en una iglesia en Lirey, Francia (diócesis de Troyes ). Los escudos de armas del caballero y su viuda pueden verse en el Museo Cluny de París, en un medallón peregrino que también muestra una imagen del sudario de Turín.

A lo largo del siglo XIV, el sudario fue expuesto públicamente a menudo, aunque no de forma continua, puesto que el obispo de Troyes (Henri de Poitiers) había prohibido venerar la imagen. A los treinta y dos años de este pronunciamiento, la imagen volvió a exponerse, y el rey Carlos VI de Francia ordenó que se llevará de Troyes, citando la impropiedad de la imagen. Los comisionados fueron incapaces de llevar a cabo la orden.

En 1389 , el obispo Pierre D'Arcis denunció en una carta al papa de Aviñón que la imagen era un fraude, indicando que ya había sido denunciada anteriormente por su predecesor Henri de Poitiers, al que le extrañaba que no fuera mencionada en las Sagradas Escrituras.

Según D'Arcis, «Un examen riguroso descubrió eventualmente cómo la imagen había sido astutamente pintada, siendo la verdad corroborada por el propio pintor, esto es, que fue producto de la mano del hombre y no fue forjada ni se formó milagrosamente». (En alemán: [2] . ) En la carta no se nombra al artista.

La carta de D'Arcis menciona también el esfuerzo del obispo Henri por eliminar la veneración, pero que la tela fue rápidamente escondida «unos 35 años», lo que concuerda con los detalles históricos antes mencionados. La carta ofrece una descripción precisa de la sábana:

«Tras dibujar con audaz maña la imagen a doble cara de un hombre, es decir, vista frontal y dorsal, declaró falsamente y pretendió que se trataba del sudario en el que nuestro salvador Jesucristo fue envuelto en el sepulcro, y sobre el que la figura completa de nuestro salvador ha permanecido por ello impresa junto a las heridas que portaba».

Si lo expuesto en esta declaración es cierto, sería coherente con la datación del carbono 14 del sudario (ver más abajo). Desde el punto de vista de los escépticos, ésta es una de las pruebas de que la sábana es una falsificación. Sin embargo, en esa época se hacían muchas copias de reliquias verdaderas, por lo que también es posible que la carta hable de alguna copia del sudario real. De hecho, si la declaración fuese verdad habría restos de pintura en el Sudario, cosa que no han podido encontrar las diferentes comisiones que lo han examinado.

Pese a las declaraciones del obispo D'Arcis, Clemente VII (primer antipapa del Gran Cisma de Occidente ) prescribió indulgencias a los que peregrinaran al sudario, por lo que la veneración continuó, aunque no se le permitió el título de «Verdadero Sudario». [

José Antonio Alias Garcia
Curso de inteligencia privada drakonx ...
Escrito por José Antonio Alias Garcia
el 25/03/2011

Las últimas investigaciones apuntan a que las pruebas del carbono 14 se hicieron en un extremo del lienzo que había sido reparado con algodón, lo que falseó la datación. Recordemos que el tejido original es integramente de lino.

Yo propongo varias preguntas para los excépticos:

¿Por qué en las pinturas medievales los clavos de Cristo aparecen en las palmas de las manos y en la imagen de la sindone aparece en las muñecas? Las pruebas forenses demostraron que un cuerpo no se sostiene clavado por las palmas de las manos, pues éstas se desgarran.

¿Por qué los pulgares aparecen retraidos? Esto ocurre cuando se clavan los clavos en las muñecas, así que no solo estamos ante un genio de la pintura sino, además, de anatomía.

¿Como es posible que un falsificador medieval consiga una imagen con información tridimensional y además con información radiológica? (En algunas zonas, como las manos, aparecen los huesos del cuerpo tal y como lo harían en una radiografía).

Las investigaciones científicas nunca han podido determinar la autenticidad de la sindone, pero cabe recordar que tampoco han podido determinar que no sea auténtica.


Saludos y felicitaciones a Ares por proponer debates tan interesantes.


Antonio Sánchez-gil
Telecomunicaciones escuela de ingenier...
Escrito por Antonio Sánchez-gil
el 25/03/2011

La Sindone es auténtica en el sentido de que no es un paño moderno y no ha sido pintada, no es auténtica en el sentido de que con ella haya sido envuelto el cuerpo de Cristo después del descendimiento de la cruz.

Ya en 1960 me explicó un cura que se había hecho el experimento de embadurnar un cadáver con los ungüentos y aceites que se consideraba que habían utilizado para embalsamar el cuerpo de Cristo acorde con la tradición judía y efectivamente después de tres días el cuerpo quedaba impreso en el sudario aunque de manera menos precisa que en la Sindone lo que se achacó a las diferencisa posibles de las sustancias utilizadas y se consideró, por tanto, que el secreto estaba en el efecto de emulsión fotográfica de estas sustancias.

En una investigación que hicieron unos supuestos científicos americanos llegaron a la conclusión de que la imagen se había logrado gracias a que el tejido estaba quemado supuestamente por unas radiaciones inexplicables que debían haber partido del cuerpo hacia afuera. Otros entendiron que se pudo quemar por reacción química.

Una investigadora italiana escribió un libro hace unos años en el cual expone que fué una realización de Leonardo da Vinci usando un pirógrafo inventado por él y que se trata de un autorretrato cuando ya era viejo. Expone que a lo largo del tiempo han circulado varias Sindones por Europa y Tierra Santa a partir de las Cruzadas.

Otra teoría circulante es que en realidad quien fué cubierto con la Sindone fué el Gran Maestre del Temple Jacques de Molay, cuando Felipe IV de Francia consiguió el permiso del Papa Clemente V para destruir la Orden Templaria, arrestó a Jacques de Molay y lo sometió a las torturas de Cristo siendo envuelto en un sudario semejante, pero este hecho no fue público y además sobrevivió.

Muchos pintores a partir del Renacimiento que conocían la Sindone pintaron a Cristo con una faz semejante a la que aparece en ella.