En este grupo En todos

Grupo de Seguridad Social



LA SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD - COLOMBIA

JAIRO
Derecho unicauca
Escrito por Jairo Castelblanco
el 11/12/2009

Los desastres de la salud

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, diciembre 7 de 2009

----------------------------------------------------------------------------------------------

Son las dos de la mañana y ya la cola de usuarios del Sisben parece interminable en las inmediaciones del Hospital Universitario Hernando Moncaleano. Las historias que se transmiten de boca en boca son como para partir el alma, de alguna manera uno de los retratos de la iniquidad que existe actualmente en el país se refleja en ese lugar. La última noticia se refiere al hijo de 3 años de una joven pareja que en cuatro oportunidades llevó a su bebe para que lo atendieran en un centro hospitalario porque andaba prendido en fiebre y con notorios piquetes rojizos en su cuerpo; le diagnosticaron dengue clásico sin ningún examen y siempre lo devolvieron con acetaminofén. Resultó ser dengue hemorrágico y cuando lo confirmaron era demasiado tarde, el niño murió. La explicación a sotto voce del cuerpo médico es que tienen limitado el envío a exámenes de laboratorio y la remisión a especialistas so pena de cancelar sus contratos de trabajo.

En medio del patético cuadro se encuentra Ana Silvia, una madre trabajadora que todos los días sin falta se instala frente a la máquina de coser con la que elabora hermosas prendas de vestir; la “morena” como cariñosamente la llama su marido sufre de un serio problema de tiroides que ha trastornado toda su vida, ahora debe mensualmente pararse de madrugada en la fila con la ilusión de ganarse una de las boletas que le autorice la cita con el médico y la droga que requiere permanentemente para controlar su desequilibrio hormonal. Es increíble, todos los meses debe certificar una patología que se sabe no la abandonará el resto de su vida. Como por milagro le ordenaron unos exámenes y ahora lleva tres meses tratando de obtener la cita con el endocrinólogo para que se los lea, ¿Qué esperanzas de mejorar puede tener un paciente con este tipo de servicio?

Parece de locos pero aún algunos atribuyen sus sufrimientos a un castigo divino, el que será compensado con una mejor vida en el más allá; con resignación aceptan, entre otros, los abusos del sistema de salud, lejos están de comprender que la razón de su tragedia yace en la tierra y que tiene que ver con la aprobación de la ley 100 de 1993 que regula en el país todo lo concerniente a la prestación de los servicios de salud y protección social. Lo primero que hizo la ley fue discriminar a unos colombianos al considerarlos de segunda categoría, merecedores de una atención parcial, los inscritos en el régimen subsidiado o Sisben, sobra decir que allí está más del 80% de la población lo que refleja la enorme pobreza de los colombianos que no pueden pagarse un servicio de salud. También están los del POS que pagan el régimen contributivo, dicho conjunto de normas estableció como propósito del sistema la rentabilidad de los prestadores del servicio, llámese EPS o IPS y relegó a un segundo plano la preservación de la buena salud de los colombianos. Esto explica porque la calidad del servicio riñe con las utilidades del negocio, pues hacer las cosas bien cuesta y representa mayores costos que afectan el balance de los inversionistas. Si la ley 100 no se elimina lo único que continuará sano serán las utilidades de las EPS.

Así que por muchas plegarias que elevemos al se&nti

Eliphas Harkonnen
Bolívar, Colombia
Escrito por Eliphas Harkonnen
el 09/06/2010

La Ley 100 de 1993, estableció que uno de los principios de prestación del servicio público de seguridad social es la eficiencia, esto es, la mejor utilización social y económica de los recursos administrativos técnicos y financieros disponibles para la prestación adecuada, oportuna y suficiente del mismo; al hacer lo anterior el Legislador obligo a los prestadores del mismo, a garantizar la calidad de los servicios del sistema, empero también abrió sin querer la tronera jurídica para malsanas practicas de contratación de personal a las que se están viendo sometidos los profesionales de la salud tales como:

VINCULACION A TRAVES DE EMPRESAS DE SERVICIOS TEMPORALES:

Forma contractual que si bien es cierto ésta regulada por los artículos 71 y s.s. De la Ley 50 de 1990, y se considera la única forma de intermediación laboral, que le da a las Empresas de Servicios Temporales la calidad de verdaderos empleadores.

Por la especial calidad de trabajo realizado y por la especial calidad de las empresa usuarias de esta forma de contratación, no son de recibo para la vinculación de profesionales de la salud, toda vez que, la prestación de servicios con trabajadores en misión se da para colaborar temporalmente en distintas labores de la actividad empresarial de la empresa usuaria. La Ley colombiana establece los casos para los cuales se puede hacer uso de esta forma de contratación. Los principios fundamentales de este tipo de contratación están dados por la temporalidad, que se contrate al trabajador en misión para que se desempeñe en labores distintas a las del giro ordinario de la usuaria y para atender aumentos en la producción.

En efecto, la finalidad de la Ley 50 de 1990 es la protección de los derechos de los trabajadores, y no la creación de una tronera jurídica que permita que campee la intermediación laboral, como bien lo determino nuestra Honorable Corte Constitucional en Sent. C-330, jul. 27/95.M.P. Jorge Arango Mejía, en la cual manifestó:

De los profesionales de la salud y sus relaciones laborales en Colombia

"Para la Corte es claro que la finalidad de la norma es la protección de los trabajadores, para que las empresas no abusen de la posibilidad de contratar trabajadores temporales, haciendo a un lado los permanentes. Esa finalidad resulta evidente al examinar sus tres numerales.

El primero contempla las labores ocasionales, accidentales o transitorias a que se refiere el artículo 6º del Código Sustantivo del Trabajo. Esta última norma define el trabajo ocasional, accidental o transitorio como el de corta duración, y no mayor de un mes, que se refiere a labores distintas de las actividades normales del patrono. En consecuencia, es lógico que en este caso pueda el usuario de la empresa de servicios temporales contratar con ella, especialmente porque sus necesidades no van más allá de las que puedan atenderse con el trabajo ocasional.

VINCULACION A TRAVES DE COOPERATIVAS DE TRABAJO ASOCIADO

El artículo 4º de la Ley 79 de 1988 [1] define a la Cooperativa de Trabajo asociado la empresa asociativa sin ánimo de lucro; en la cual los trabajadores o los usuarios, según el caso, son simultáneamente los aportantes y los gestores de la empresa, creada con el objeto de producir o distribuir conjunta y eficientemente bienes o servicios para satisfacer las necesidades de sus asociados y de la comunidad en general, lo que en buen romance indica que se trata de una forma de empresa, en el que un grupo de personas se asocia para formar una empresa que ellos mismos gestionan, de la cual son dueños y a la vez trabajadores, y la cual se encargará de la prestación de determinados bienes y servicios ( esto es, no se crean con la finalidad de suministrar personal a otras empresas, ni con la finalidad de administrar puestos de trabajo, sino con la finalidad de crear empleo y riqueza, y distribuir la misma equitativamente entre los asociados con base en la cantidad de trabajo aportado).

La mayoría (léase todas) las cooperativas de trabajo asociado tienen dentro de su objeto social, actividades propias de una empresa de servicios temporales y no las propias de una cooperativa de trabajo asociado, lo cual hace peor, la ya gravosa situación de indefensión en la que se coloca a los profesionales de la salud; pues durante la permanencia de la relación laboral, no se respetan los limites señalados el artículo 77 de la Ley 50 de 1990.

El artículo 17 del Decreto 4588 de 2006, determinó que las Cooperativas y Precooperativas de trabajo asociado no podrán actuar como empresas de intermediación laboral, ni disponer del trabajo de los asociados para suministrar mano de obra temporal a usuarios o a terceros beneficiarios del servicio o permitir que respecto a los asociados se generen relaciones de subordinación o dependencia con terceros contratantes; y que en caso de que se configuren prácticas de intermediación laboral o actividades propias de las empresas de servicios temporales, el tercero contratante, la Cooperativa y Precooperativa de Trabajo Asociado y sus directivos, serán solidariamente responsables por las obligaciones económicas que se causen a favor del trabajador asociado.

Esto es, nacen a la vida jurídica relaciones laborales , cuando entidades de éste tipo que se supone son entidades sin animo de lucro cuyo objeto social debe ser plenamente determinado y encaminado a la generación y/o mantenimiento de opciones de trabajo para los asociados con completa autonomía y autodeterminación; entran a cumplir labores de intermediación laboral, suministrando mano de obra temporal a empresas prestadoras del servicio de salud

VINCULACION PARA HACER EL SERVICIO SOCIAL OBLIGATORIO A TRAVES DE CONTRATOS DE PRESTACION DE SERVICIOS (ESTA SI ES LA TAPA DE LA OLLA)

Desde la entrada en vigencia de la Ley 50 de 1981( Por la cual se crea el Servicio Social Obligatorio en todo el territorio nacional), se ha hecho claro énfasis, en que Las tasas remunerativas y el régimen prestacional al cual serán sometidos los profesionales que presten el Servicio Social Obligatorio serán los propios de la institución a la cual se vinculen, esto es, si se vinculan a las empresas sociales del estado, lo harán bajo el régimen de empleados públicos, y si son vinculados a instituciones de salud del sector privado, lo harán bajo la modalidad de un contrato de trabajo, a fin de garantizarles a éstos sus mínimos derechos laborales y prestacionales.

En los Contratos de Prestación de Servicios, no es posible admitir confusión alguna con otras formas contractuales y mucho menos con los elementos configurativos de la relación laboral, razón por la cual no es procedente en aquellos eventos en que se produce el reconocimiento de los derechos derivados de la subordinación y del contrato de trabajo en general, pues es claro que si se acredita la existencia de las características esenciales de éste, quedará desvirtuada la presunción establecida para los contratos de prestación de servicios profesionales y surgirá entonces el derecho al pago de las prestaciones sociales en favor del contratista, en aplicación del principio de la primacía de la realidad sobre las formas en las relaciones de trabajo.

Ya que gracias a Dios para tranquilidad de nuestros amigos profesionales de la salud, la Constitución Política en su artículo 53 [2] , señalo el principio de la primacía de la realidad como un principio mínimo fundamental en los siguientes términos: "Hay primacía de la realidad sobre las formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales " , recomiendo: tomar atenta nota del presente artículo, continuar con sus empleos y tener a la mano el número de su abogado de confianza en caso de despidos.

[1] Ley que se creó con el propósito de dotar al sector cooperativo de un marco propicio para su desarrollo como parte fundamental de la economía nacional; y no para buscar la forma de burlar los derechos fundamentales de los trabajadores.

[2] La Constitución Política al amparo de su artículo 4 es norma de normas. En todo caso de incompatibilidad entre la Constitución y la Ley u otra norma jurídica, se aplicarán las disposiciones constitucionales.