En este grupo En todos

Grupo de El rinconcito de la mujer



la mujer tiene valor, no precio.

marizza
Enfermería 3 curso universidad nacion...
Escrito por Marizza Paredes
el 05/03/2011

En mi corta vida, en muchas situaciones en que algunas veces me he cuestionado del porqué naci mujer, no solo en lo fisico, sino tambien en lo emocional, laboral y en muchas circunstancias.

Puedo decir que no slo como experincia propia y creo que cada mujer alguna vez en su vida se ha hecho esta pregunta.

He visto que la sociedad ha confundio el valor de la mujer con el precio, incluso las propias mujeres. En las campañas publicitarias por sobre todo

Luchemos para que esto no siga y que cada mujer se valorice mas aun su condicion no permitamos esa confusion

Solo asi una mujer sentiria orgullo, plena y feliz

Celia M. Loyola Zayas
B a en trabajo social pontificia unive...
Escrito por Celia M. Loyola Zayas
el 06/03/2011

Esto se ve mucho en los anuncios. Utilizan a la mujer para hacer ventas. En los trabajos, haciendo lo mismo, al hombre le pagan mas que a la mujer. Aunque se esta tratando de cambiar esta vision de la mujer, dandole puestos claves en el gobierno, pienso que todavia falta mucho por cambiar.

Silvia Beatriz
Fotografía-audio visual moron/ballester
Escrito por Silvia Beatriz
el 30/06/2011

Hola Marizza, te felicito por el debate, te cuento que estoy estudiando psicología y uno de los temas qu mas llamo mi atención es justamente el descubrir que 8 de cada mujeres se preguntaron lo mismo... ¿Por qué no nací hombre? , y te cuento que eso viene a raíz de que cuando hemos sido consevidas en la mente de nuestros padres ya sea conciente o inconcientemente deseaban un varón ¿Por qué? Porque asi nos educa la sociedad y aunque hoy en día la mujer ha ganado mucho terreno aún falta mucho por recorrer, aprender, luchar y plantar bandera, ya que estamos exactamente a la misma altura del hombre, ni más ni menos ya que somos complemento uno del otro.

La mujer de hoy tiene múltiples retos por delante y, aunque ya se han alcanzado muchos en el pasado, el tema de hoy en día es cómo balancear la vida personal y la profesional.

Tenemos muchas mujeres con ganas de crecer profesionalmente, pero con la responsabilidad de los hijos y el hogar. De unos años para acá esto se volvió un conflicto, casi insoportable para la mujer trabajadora. Los niños perdieron a la mamá en casa, esta a su vez se siente culpable y el esposo se siente desatendido y a veces ejerciendo funciones que antes eran de la mujer.

La mujer pasó de depender a la independencia y la libertad y los principios ganados han amenazado el núcleo más precioso de la sociedad: la familia.
A las mujeres les dio por acabar con todo ese machismo montado por el poder que ejercían los hombres. Con ello vino la competencia entre hombres y mujeres, que no trajo nada bueno sino más problemas para la familia.

Pasó, además, algo grave: el hombre ante esta nueva mujer se volvió inseguro. Los hombres al sentirse inseguros se vuelven más agresivos o se deprimen. Esto lleva a replantear los retos de la mujer y madre de hoy: ¿Cómo lograr el bienestar, sin acabar con los hombres y la familia?

Primero que todo tendríamos que tener como propósito educar a los hijos para que no sean machistas, para que se sientan más seguros de ellos mismos, para que acepten como complemento a una mujer y la hagan feliz.

En segundo plano están los hombres adultos, a los cuales no debemos volver inseguros. No se trata de una competencia para ver quién es mejor, sino de lograr una armonía entre las fortalezas del uno y del otro. En este caso habría que definir muy claramente el rol de cada uno.

En cuanto a la crianza, se pueden complementar muy bien para ser una pareja que saque adelante a un niño. La mujer debe empezar a ver más al hombre como un coequipero que ayuda y es tolerante y fuerte ante las diferencias.
Un mundo utópico no es el que planteo, sino uno posible, donde cada quien tiene que poner de su parte.

Saludos, Soraya.