En este grupo En todos

Grupo de Tanatologia

Jesús Rafael González García
Quiromasajista. escuela de quiromasaje...
Escrito por Jesús Rafael González García
el 28/02/2011

la experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento. Es un nacimiento a otra existencia.

Morir significa simplemente mudarse a una casa más bella

La Dra. Elisabeth Kübler-Ross ("La muerte un amanecer"), que asiste a los enfermos en ese tramo de la vida, expresa así sus convicciones basadas en largos años de experiencias: "La muerte es sólo un paso más hacia una forma de vida en otra frecuencia.(... ) la experiencia de la muerte es casi idéntica a la del nacimiento. Es un nacimiento en otra existencia... La muerte no es más que el abandono del cuerpo físico, es el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viendo, oyendo, comprendiendo, riendo y en el que se tiene la posibilidad de continuar creciendo".

Luego del desprendimiento del cuerpo, el alma o espíritu atraviesa un período de "convalecencia", para recuperar sus fuerzas de espíritu libre de la materia. La lucidez de las ideas y la memoria de su vida retornan muy lentamente, de acuerdo con su grado de superioridad espiritual o elevación. En este momento de "despertar" al mundo o plano espiritual, el espíritu nunca se encuentra solo: es asistido o recibido por su Ángel Guardián o Espíritu Protector y espíritus familiares a los que unió en vida el amor, clara expresión del cumplimiento de la Ley de Solidaridad Universal entre ambos planos. Sea cual sea la condición del espíritu, siempre se hallará contenido por esos seres espirituales que se encuentran ocupados y preocupados por su proceso evolutivo.

En este nuevo mundo, siempre apoyado por otros espíritus más evolucionados que él, repasa su vida, analiza sus errores y sus aciertos, ve, oye y se comunica a través del pensamiento y del sentimiento en forma directa, trata de intuir y apoyar a aquellos seres que dejó en la materia, porque el amor y el afecto conquistado son vínculos que no se interrumpen o destruyen con la separación física. A este mundo espiritual podríamos definirlo como imponderable porque no es mensurable por lo humano o material y en él, el espíritu deberá aprender a desplazarse sin el peso del cuerpo o la atracción de la ley de gravedad.

La fe en Dios y en la misericordia de sus leyes que nos guían y protegen, aunque no siempre podamos razonarlas, nos darán más serenidad y entrega para saber que la muerte es sólo el comienzo de otra vida más plena, donde nos reencontraremos, en algún momento, con quienes luchamos, vivimos y amamos, para seguir aprendiendo y progresando.

la muerte un amanecer:

https://www.youtube.com/watch? V=abzwai3X6ls&feature=fvw

Juan Franco Cortes
Licenciado en teologia teologica
Escrito por Juan Franco Cortes
el 01/03/2011

Estoy de acuerdo que la muerte es una transicion. Talvez una puerta, entrar a otra dimencion de vida, no obstante de haber en el individuo una preparacion para esa etapa obligatoria en cada persona. Es cierto que con la muerte alcanzaremos un nivel mas alto de comprension de todo, un despertar de la conciencia a una realidad superior, un acercamiento a lo que realmente somos, seres superiores a toda la creacion. Todo mortal recibe la oportunidad en esta vida de prepararse para su nueva realidad, la cual es ineludible, la cual considero sera muy diferente unos de otros, es cierto la muerte es una inncognita pero el espiritu eterno nos prepara y nos guia en ese largo bregar.

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011

Gracia rafael excelente aporte

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011

Gracias Juan Franco por u participacion en este debate

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011

No llores si me amas. ¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo! ¡Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos! ¡Si por un instante pudieras contemplar como yo la belleza ante la cual las bellezas palidecen! ¿Me has amado en el país de las sombras y no te resignas a verme en el de las inmutables realidades? Créeme, cuando llegue el día que Dios ha fijado y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía, volverás a ver a aquel que siempre te ama y encontrarás su corazón con todas las ternuras purificadas, transfigurado, feliz, no esperando la muerte sino avanzando contigo en los senderos de la luz. Enjuga tu llanto y no me llores si me amas. San Agustín.

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011

LA MUERTE NO EXISTE.

“Sabemos tan poco acerca de la vida. ¿Cómo
podremos saber algo acerca de la muerte? ”

Confusio.

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011
La muerte no existe

Que es la vida, un frenesí. Qué es la vida, una ilusión;
Una sombra, una ficción. Que el mayor bien es pequeño,
Que toda la vida es sueño. Y los sueños, sueños son”
(Calderón de la Barca)

Un hermoso bebé robusto ha fallecido en su cuna. Se ahogó mientras dormía con su propio vómito. Una anciana fenece dulcemente en su casa a una edad avanzada, y con una dulce sonrisa, mientras sus parientes agolpados a su alrededor contemplan su último suspiro. Un joven regresa de su fiesta de graduación la cual ha disfrutado enormemente al lado de sus compañeros, y la moto en que viaja se sale de la carretera al evitar a un camión que irresponsablemente trataba de adelantar a otro en una curva. Su muerte fue producto de los golpes, violento y rápido. En un hotel, un alto ejecutivo que se encontraba solo en la ciudad para un asunto de negocios, sufre de un repentino infarto, que lo deja sin vida después de breves minutos de un desgarrador dolor en el pecho. Una joven adolescente expira luego de una larga y penosa enfermedad que la había postrado en cama, consumiendo lentamente la mayor parte de su corta existencia. Un hombre deja una breve nota sobre su escritorio, y toma entre sus manos un arma adquirida por razones de seguridad, tiempo antes. Apuntando hacia su boca, jala el gatillo y se suicida luego de una imprevista quiebra financiera. Una hermosa joven mujer abandona el consultorio de su médico con una gran sonrisa, sabe que está esperando un bebé. Camina envuelta en sus pensamientos, que la trasladan hacia su esposo, que la ama, y que la verá más tarde ni bien llegue de la oficina; pero esto se ve interrumpido cuando ella muere asesinada en el estacionamiento por una bala disparada por un delincuente.

En la vorágine de acontecimientos que se dan en nuestra vida y alrededor de ella, hay veces que percibimos sutilmente la existencia de un Plan que lo tiene todo previsto. Y sin embargo, en otras ocasiones, pareciera que estamos sometidos a las inclemencias de la casualidad; a la acción desordenada de fuerzas que juegan con nosotros como un humilde pedazo de madera arrastrado por las poderosas corrientes de un río caudaloso contra el cual no podemos oponernos.

Sin embargo, ciertamente que hay un destino, una programación o acuerdo previo antes de nacer, en el que se nos compromete o nos comprometemos voluntariamente a hacer tal o cual cosa en la vida material; a lograr tal o cual objetivo o meta. O por lo menos intentarlo.

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011

Todo cuanto se le asigna al individuo o se permite que le ocurra, aún lo más violento, está dispuesto para ayudarlo en su superación. Precisamente dependiendo de cómo enfrente la vida y las dificultades, ó como haga uso de las facilidades que se le presenten dependerá su avance y crecimiento espiritual. En éste sentido la Muerte es sinónimo de cambio en un universo dinámico de transformación continua. La muerte no existe realmente como el final último de la vida, porque es simplemente un paso más, un cambio de traje, una iniciación a manera de investidura.

El ser humano en la vida es como un actor en una obra teatral, una vez que finaliza, el actor marca la distancia entre el personaje que le tocó vivenciar, y su individualidad como actor. No podemos identificarnos demasiado con el personaje, porque es meramente útil y transitorio. Y a un papel, le sigue otro y otro. En otro ejemplo la Muerte es como el examen final del curso escolar. Si uno ha estudiado, será algo fácil, sencillo, y nada complicado; tendrá unas lindas vacaciones y estará mejor preparado para el próximo año. Pero si uno no estudió durante el periodo que correspondía, saldrá desaprobado y tendrá que repetir el grado.

Ante la pregunta ¿Por qué hay que morir? Primero tendríamos que preguntarnos: ¿Por qué y para qué vivimos? Y si todo es aprendizaje ¿Un aprendizaje de qué y hacia qué? ¿Por qué al concebir nuestros padres fuimos nosotros los que llegamos y no otro? ¿Elegimos o fuimos elegidos? ¿Somos el producto del azar o de un destino predeterminado? ¿Cuál es el propósito de la vida más allá de la supervivencia de la especie? Buscando respuestas, tendríamos que hacer una inmersión dentro de cada uno donde esta toda la sabiduría acumulada.

Por lo mismo que somos creados, tenemos la capacidad de crear. Si uno no tuviese la oportunidad de llegar a conocer la esencia divina que hay dentro de cada cual, no podríamos llegar a conocer a Dios y sería un inútil camino sin regreso a casa. Por ello, hemos venido a conocer y a ser conocidos, que es lo mismo que decir que hay que recordar.

Si uno no muriese, si no tuviéramos un plazo, no valoraríamos la oportunidad que nos concede la vida para llegar a darle su justo valor a las cosas. Y es que todo tiene un tiempo y un margen para ser realizado. Cada plazo, como cada vida, es una oportunidad de realizarlo de tal o cual manera; experimentando y perfeccionamiento. Es un juego cósmico de alternativas, en dónde vamos ensayando diversas formas. Una aventura de crecimiento.

¿Pero somos acaso el juguete de alguien? …De ninguna manera, nadie está jugando con nosotros. Somos el producto de un acto de amor, no sólo de nuestros padres, sino de la vida misma. Nadie quiere nuestro sufrimiento, ni hemos nacido para sufrir, sino para aprender y crecer en conciencia. Es cada uno el que tiene que aprender a jugar sin trampas, disponiendo adecuadamente su propio juego, jugarlo y disfrutarlo

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 28/03/2011
Decidiendo sobre nuestra vida.

¿Hemos tenido alguna participación en la decisión sobre nuestros nacimientos y sobre lo que será nuestra vida? …El orden de la energía en el universo apunta hacia la existencia y la perfección por la experimentación continua a través de las formas. A mayor conciencia mayor injerencia en la organización de nuestra aventura de vida y muerte, de nacimiento y renacimiento. Al principio uno no tiene la capacidad ni la posibilidad de decidir, porque es como el niño que es enviado por sus padres al colegio. Lo envían, considerando que es lo mejor para él, sin siquiera haberle consultado su parecer, por cuanto ellos saben que esa educación le permitirá algún día tener la capacidad de optar por sí mismo, el cómo enfrentara las siguientes etapas. Así cuando éste niño crece, y llega a la adolescencia y a la juventud, se le debe ir dando un margen cada vez mayor como para que pueda decidir por el mismo su futuro.

Los “Señores del Karma” ó “Guardianes del Destino” (que son unas entidades espirituales que rigen los nacimientos y encarnaciones), son los que asumen la condición de nuestros padres espirituales, dictaminando las circunstancias en las que vendremos a la vida, hasta que nuestro avance evolutivo nos permita negociar o decidir las condiciones de cada existencia.

A mayor avance evolutivos mayores serán nuestras posibilidades de intervenir en la programación de nuestras existencias.

La vida es una experimentación. Si uno sale reprobado en tal o cual aspecto o curso -por así decirlo-, deberá repetirlo hasta que lo supere. Pero no es un castigo, sino una nueva oportunidad.

Es cierto que existe una Ley de Causa-efecto, que hace que uno viva en carne propia las consecuencias de sus actuaciones buenas o desacertadas; pero el propósito no es hacer sufrir a nadie sino el crecer en conciencia.

Todos tenemos que pasar por todas las experiencias humanas, de tal manera que en una vida seremos hombres y en otra mujeres (porque el espíritu no tiene sexo); en alguna seremos pobres y en otras ricos; en alguna sanos y en otra enfermos; y así todas las posibilidades para que aprendamos a ser solidarios unos con otros.

Valentin Spindler
Bioética autodidacta
Escrito por Valentin Spindler
el 06/04/2011
Ad "A donde va el alma de las personas que se suicidan?" (y -perdóname - SIN leer todas las aportaciones - ) una explicación en la 'gran' literatura: Dante y la Edad Media {Dante, 1265-1321} En la Edad Media, el suicidio estaba más allá de la literatura. Era un pecado mortal, un horror, objeto de una repulsión moral tan completa que los ultrajes al cadáver del suicida se llevaban a cabo no sólo con la debida solemnidad eclesiástica y legal sino también con agradecimiento. Cualquier brutalidad se justificaba con tal de décourager les autres. Puede que para la iglesia medieval el acto fuera anatema por las mismas razones ambiguas por las que el fan¬tasma de Trotsky obsesionaba a la Rusia estalinista: porque era una figura demasiado poderosa, agitadora y presente en la estruc¬tura que ahora lo rechazaba. Así como Trotsky había creado el Ejército Rojo, la iglesia se había afianzado en el glorioso ejército de los mártires. De modo inevitable, un acto que en un tiempo fuera deseado con ferocidad acabó siendo ferozmente odiado. Dante, sin duda, nunca cuestionó el juicio ortodoxo de la fal¬ta. Antes bien lo apoyó dedicando a los suicidas uno de los cantos más tenebrosos del Infierno. En el séptimo círculo, por debajo de los herejes en llamas y los asesinos que se cuecen en un río de sangre hirviente, hay un bosque oscuro y sin sendas donde las almas de los suicidas crecen eternamente en forma de hirsutos espinos venenosos. En esos árboles atrofiados, pico¬teándoles las hojas, anidan las arpías de grandes alas y vientre emplumado, de garras rapaces y rostro humano. El bosque rezu¬ma lamentos. Cuando azorado y temeroso Dante quiebra una ramita, el tronco se oscurece de sangre y clama: a¿Por qué me desgarras? » El momento y la imagen son poderosísimos, ame¬nazadores:p. 156 Come d'un stizzo verde ch'arso sia dall'un de'capi, che dall'altro geme e cigola per vento che va vía, si della scheggia rotta usciva inseme parole e sangue; ond'io lascíai la cima cadere, e stetti come 1'uom che teme.# «Como una astilla verde que, ardorosa,/ por un extremo humo echa y chi¬rría / por el otro, si el viento al fuego acosa, / así a la vez de aquella otra salía / palabra y sangre; y yo, sobrecogido, / dejé caer lo que tronchado había. » (Traducción de Ángel Crespo. Seix Barral, Barcelona, 1973.) En el árbol reside el alma de Piero delle Vigne, protonotario y consejero principal del emperador Federico II. Acusado de traición, caído públicamente en desgracia, cegado y encarcelado, dieciséis años antes de que Dante naciera, Piero se había partido la cabeza contra la pared de la celda. Le explica al poeta que cuan¬do el alma se arranca violentamente del cuerpo, Minos la arroja descuidadamente a ese bosque espantoso, donde germina como un grano de trigo y después crece como espino. Después, las ar¬pías anidan en sus ramas y le comen las hojas, repitiendo inaca¬bablemente la violencia que el alma se infligió a sí misma. El Día del juicio, cuando cuerpos y almas se reúnan, los cuerpos de los suicidas colgarán de las ramas de esos árboles pues la justicia divi¬na no concederá de nuevo a sus propietarios los cuerpos que recha¬zaron por voluntad propia. Los comentaristas han señalado que en el Canto III se apre¬cia a Dante inusualmente implicado. No se trata simplemente del sombrío poder de la poesía para crear un paisaje de la desespera¬ción. También está -como en otras partes- la insistencia del poeta-narrador en sus reacciones: miedo, piedad, horror. Frente a la mayoría de los demás pecadores se muestra más o menos distante, a veces macabramente satisfecho con las torturas. En cambio, la desesperación de los suicidas parece tocarlo de cerca, como si, aun no aprobándolo, comprendiese bien la calidad del acto.p. 157 Tal vez por eso describa el infierno de los suicidas con la mis¬maimagen con que empieza la gran obra. Nel mezzo del cammin di nostra cita mi ritrovai per una selva oscura che la diritta vía era smarrita. Ah quanto a dir qual era é cosa dura esta selva selvaggia e aspra eforte che riel pensier rinoua la paura! Tant'é amara che poco é piu morte...~ «A mitad del camino de la vida / yo me encontraba en una selva oscura, / con la senda derecha ya perdida. / ¡Ah, pues decir cuál era es cosa dura / esta selva salvaje, áspera y fuerte / que en el pensar renueva la pavura! / Es tan amarga que algo más es muerte... » (Traducción de Ángel Crespo.) Es una imagen en modo alguno fortuita; tradicionalmente, el camino a las puertas del infierno pasaba por el más negro e impenetrable bosque primigenio. También sabemos que Dante empezó a escribir la Divina comedia en un período negro, des¬pués de que lo desterraran de Florencia a los treinta y siete años. Pero el psicoanalista Elliott Jaques también ha interpretado los versos como una descripción clásica de lo que llama «crisis de la mitad de la vida» [Д ‘Death and the Mid-Life Crisis’, en International Journal of Psycho-Analysis,Vol. 46,1965,p. 502-514], ese largo período de escepticismo y confu¬sión, especie de menopausia masculina, que a menudo se da a fines de la tercera década o comienzos de la cuarta y marca la transición de la juventud a la madurez. Es una crisis en torno a la muerte y al instinto de muerte y, según el profesor Jaques, sobreviene en el momento en que, con los hijos ya crecidos y los padres muertos, de golpe uno se encuentra de primero en la fila. Tiene que entendérselas con la realidad de que también uno morirá. Al mismo tiempo empieza a reconocer penosamente que debe compartir la fuerza destructiva que lleva dentro. Es demasiado pronto para el optimismo juvenil y demasiado tarde para la aceptación. 158 En el caso de un artista, el proceso añade otro elemento, un tono nuevo a la obra. Algunos salen de la crisis pactando. El pro¬fesor jaques señala que Mozart, Rafael, Chopin, Rimbaud, Pur¬cell, Schubert y Watteau murieron antes de cumplir cuarenta años. Es como si la intensidad de su energía creativa hubiera sido tal que vivieron una vida entera en la mitad del lapso normal. Otros caen en el silencio, como Sibelius o Rossini, que después de los cua¬renta no escribió ninguna ópera hasta los setenta y cuatro, y lue¬go murió. Algunos, como Wordsworth, rumian y rumian inten¬tando vanamente recuperar la inspiración juvenil. Otros sólo empiezan en la madurez, como Gauguin, que abandonó familia y trabajo para pintar, o Corvad, que de contramaestre se convir¬tió en maestro de novelistas. Pero para algunos de los artistas supremos-Dante, Shakespeare, Bach, Dickens, Donatello, Bee¬thoven- la crisis de la mitad de la vida es el camino a las obras más excelsas, más profundas, trágicas, reflexivas y al cabo más serenas que hayan escrito. Según el profesor jaques, la necesidad de enfrentarse con la certeza de la muerte, de que su semilla ya está germinando, pro¬voca un período largo y acerbo de depresión durante el cual cam¬bian lenta y dolorosamente todos los valores. El idealismo opti¬mista de la juventud se derrumba ante un sentido más sombrío, menos esperanzado del mundo tal como es, irredimible, lleno de malestar, despiadado. Y en el cerco de esta depresión toda la obra pasada se antoja trivial o prescindible, y los recursos inte¬riores lamentablemente inadecuados para la áspera tarea de abrir¬se paso en una dirección nueva, no probada. Es una desespera¬ción no muy lejana del suicidio. Que Dante diera a los suicidas el mismo paisaje con que había abierto el gran poema me hace sospechar que al menos comprendía algo de su angustia, y que en su momento acaso la había experi¬mentado. Pero también hay signos de que la rechazaba inequí¬vocamente. Por cierto, se aparta de su camino para realzar lo espan¬toso del acto presentando a Piero como una figura por lo demás muy virtuosa, derribada simplemente por la envidia ajena, sin que mediaran faltas suyas.p. 159 John Sinclair señala: «Tal como se la rela¬ta aquí, la historia es en efecto una vindicación de la memoria de Piero frente a los cargos de que había padecido y que un siglo des¬pués sepultaban aún su nombre. »2 De modo que Dante está lim¬piando la reputación de Piero y, al mismo tiempo, condenándo¬lo a una eternidad de tormento. Es una actitud raramente ambigua, como si el artista y el cristiano tiraran en direcciones diferentes. Aunque el tono y los ecos de los versos no condonen en absolu¬to el pecado, al menos lo hacen comprensible; e implícitamente lo vinculan a una desesperación más calificada que al parecer Dan¬te ha conocido. Mientras, el creyente ortodoxo rechaza el acto, tajante y horrorizado. Inevitablemente, la última palabra la tiene el cristiano. Una vez Piero ha dicho sus palabras y se han recogido del bosque los restos del cuerpo -cuyo despilfarro lo convierte en asesino de sus propios bienes terrenales- habla otro suicida. Es un floren¬tino anónimo que se ha matado por alguna razón tan menor que Dante no se cuida de mencionarla: Io fei giubbetto ame delle mie case. [ «Yo levanté en mi casa mi cadalso. » ] En otras palabras, ha envilecido todas sus propiedades y sus valores: nombre, hogar, familia, ciudad natal y religión. Para Dan¬te, cuya lealtad a Florencia florecía hasta en el Paraíso, tal gesto de bajeza premeditada está más allá del desprecio o la disculpa y sin duda más allá de la redención. Con ese verso termina el canto, como para cauterizar cualquier rastro de simpatía que el tratamiento de Piero haya sugerido por suicidios más nobles y aparentemente justificables. En definitiva, un pecado mortal es un pecado mortal. Lo que la iglesia condena no hay poesía que pueda exonerarlo. _________________________________________________________________________________________________ ©Dsalv = ‘El dios salvaje. El duro oficio de vivir ’, Al Alvarez , emecé editores, Brc 2003 / Trad. : M. Cohen / pág. 155-159 Título original: ‘The Savage God. A Study of Suicide’ , 1971(?) __________________________________________________________________________________________________
Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 10/04/2011

Gracias valentin por los aportes

Bienvenido a este debate


Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 10/04/2011

Creo que me lei, que para los musullmanes, las personas que se suicidan van al cielo

Valentin Spindler
Bioética autodidacta
Escrito por Valentin Spindler
el 12/04/2011


POR FAVOR - no simplifiquemos - y menos en relación con otras religiones y sus adeptos - peligro de tópicos y de racismo! Así una pequeña aclaración - tampoco he profundizado más en este contexto - y no he comprobado de todo la fuente... - pero es para reflexionar -antes de 'escribir'.:

https://answering-islam. Org/Index/S/suicide. Html

SUICIDE

God is our creator, he is the giver of life, and he alone has the right to end it. Suicide is forbidden in Islam; this sin is listed among the "enormities" in Reliance of the Traveller , a manual of Sharia in the tradition of Imam Shafi'i.

Those who committed suicide...

  • to be roasted in a fire,

Do not kill yourselves, for Allah is compassionate towards you. Whoever does so, in transgression and wrongfully, We shall roast in a fire, and that is an easy matter for Allah. ( an-Nisaa 4:29-30 )

  • forbidden Paradise,

Narrated Thabit bin Ad-Dahhak:
The Prophet said, "Whoever intentionally swears falsely by a religion other than Islam, then he is what he has said, (e.g. If he says, 'If such thing is not true then I am a Jew,' he is really a Jew). And whoever commits suicide with piece of iron will be punished with the same piece of iron in the Hell Fire. " Narrated Jundab the Prophet said, "A man was inflicted with wounds and he committed suicide, and so Allah said: My slave has caused death on himself hurriedly, so I forbid Paradise for him."
(
Sahih Bukhari 2. 445 )

  • will be punished in hell by whatever used for suicide,

Narrated Abu Huraira:
The Prophet said, "He who commits suicide by throttling shall keep on throttling himself in the Hell Fire (forever) and he who commits suicide by stabbing himself shall keep on stabbing himself in the Hell-Fire. " (
Sahih Bukhari 2. 446 , 2. 445 )

On the other hand, " SUICIDE BOMBERS " are celebrated as martyrs.

Further Reading:

Muhammad's Suicide Attempts
Muhammad's Donkey, Ya'foor, committed suicide

_____________________________________________________________________________________________________



https://answering-islam. Org/Index/S/suicide_bomber. Html

SUICIDE BOMBER

Some claim that "suicide bombers" are against Islam, since SUICIDE is forbidden in Islam, even one of the major sins. Why then do these attacks happen on such a regular basis? Why are those people celebrated as martyrs?

The puzzle is solved by recognizing that "suicide bomber" is simply a false terminology.

The purpose of these people is not to kill themselves. They wish to kill the enemies of Islam, and in their view the most effective way to kill as many of their enemies as possible is to do it in this particular way. Their own death is accepted as a necessary sacrifice.

Any suicide bomber whose belt blows off before he reaches the enemy, who is killed without doing damage to others will be considered an utter failure. They and many other Muslims believe that they are not rewarded for simply dying, but for dying as a means for killing . They are martyrs because they died in the fight against the infidels and enemies of Islam .

For this reason the term "suicide bomber" is an utter misnomer. People who commit suicide want to kill only themselves , not others. Most people who commit suicide do so because they see no more purpose in life, because they lost all hope and often their faith in God.

These people, on the other hand, have a very definite goal in their life and death: To establish the rule of Islam. Their action is outgrowth of their strong faith in Islam, their confidence and conviction that this is what pleases God, and will be rewarded by him.

The action of these Muslims has nothing to do with suicide, but with homicide , and the goal is to kill and to instill terror in the hearts of the enemy.

Suicide is committed mostly out of personal despair by persons feeling utterly lonely , nobody seems to understand them... The Muslim terrorists who blow up bombs strapped to their bodies in school busses, drive cars full of explosives into police stations, or fly planes into buildings act from within a tight community. Their action is well-planned by a group of like-minded people, and they are meticulously trained for their killer operation. It is one element in a larger concept of what they consider to be a military operation, even though they are mostly aimed at "soft targets" and most victims are civilians.

Many Muslim jurists have justified this course of action as an acceptable means of fighting in Islam. There is nothing unislamic about it.

Recommended Reading:

________________________________________

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 03/05/2011

Gracias por todos amigos , por razones personales y de tiempo, me doy de baja en emagisterMuchas bendiciones para ustedes

Colombia Linda Linda
Psicopedagogia barranquilla
Escrito por Colombia Linda Linda
el 03/05/2011

Muchas gracias