En este grupo En todos

Grupo de Cultura alemana



La medicina alternativa en Alemania- Por : THOMAS BECK

Analia
Escrito por Analia
el 03/04/2010

Tras completar mis estudios universitarios en las universidades de Erlangen, Munich y Viena, trabajé en las áreas de la medicina física, la cardiología y la cirugía plástica remodeladora post-accidente. También fui ayudante del catedrático de Naturopatía de la Universidad Libre de Berlín . Comencé a interesarme por la medicina alternativa y complementaria (la MAC; véase el recuadro, debajo) porque, una y otra vez, me vi enfrentado a casos para los que mi formación “normal”, académica, no me proporcionaba respuesta alguna. Además, debo reconocer que el enfoque holista me resulta fascinante: el centro de atención no es un sólo síntoma de enfermedad – como en una máquina, que puede ser reparada sustituyendo una pieza por otra – sino el ser humano en su enteridad.

Obtuve la mayor parte de mis conocimientos actuales sobre la MAC en cursos y seminarios organizados en Freudenstadt por la Asociación de Médicos con Formación Especial en Naturopatía , la Asociación Internacional para la Terapia Neural y la Asociación Médica Alemana de Acupuntura . Adicionalmente, mis puestos y stages en hospitales de MAC y mis periodos de prácticas en la Universidad Libre de Berlín me ayudaron a mejorar en la puesta en acción de mis habilidades.


El otoño pasado abrí mi propia consulta en Munich. Con anterioridad, había creado y dirigido una sección clínica de MAC en un hospital pública. Esta sección fue integrada como área prioritaria dentro del departamento de medicina interna, junto con las especialidades de geriatría y cardiología. Este enfoque integrador fue útil, aunque, curiosamente, fueron los colegas de otras áreas clínicas, como la ortopedia y la ginecología, los que demostraron tener una actitud más abierta hacia la MAC que la mayoría de los internistas.


En mi consulta, el enfoque metodológico que utilizo es el de la terapia neural, aunque también echo mano a la acupuntura, la homeopatía y la fitoterapia. La terapia neural fue inventada por Ferdinand Huneke en la década de los veinte del siglo pasado. Las inyecciones de procaína 1% en determinadas zonas del cuerpo actuan como tratamientos locales para el dolor y estimulan el sistema nervioso vegetativo. Esto conlleva, como resultado, la revitalización y la mejora de las capacidades reguladoras del propio organismo a través del tejido conjuntivo o el “sistema de regulación básica”. La acupuntura es una especialidad de la medicina tradicional china ampliamente aceptada (aunque no entre todos los médicos), en particular para el tratamiento contra el dolor. Consiste básicamente en la inyección de agujas muy finas para equilibrar los flujos energéticos en los diversos meridianos. La fitoterapia, muy popular en Alemania, describe el uso de productos derivados de la flora, tales como el té o algunas plantas. La digitalis (digital / dedalera / calzones de zorra), por poner un ejemplo, es una hierba medicinal común.


Los dos principios básicos de la homeopatía fueron desarrollados por Samuel Hahnemann. El primero, “ simile similibus curentur ” o “curar síntomas echando mano a lo semejante” supone buscar substancias responsables de los síntomas del paciente en individuos sanos. En segundo lugar, los medicamentos se generan mediante la “potentización”, un proceso a través del cual la sustancia básica se diluye con lactosa o alcohol para crear una serie de dilución. El resultado es que las diluciones más profundas suelen actuar físicamente, mientras que las más altas lo hacen de forma más mental.



¿Qué hay detrás de un nombre?


El término "medicina alternativa" puede causar malentendidos ya que implica que esta forma de medicina es, en cierta manera, contraria a la medicina convencional, la dominante. Para evitar esta concepción errónea, el término "medicina complementaria" puede utilizarse en su acepción de suplemento de la medicina convencional ("Schulmedizin"). Mientras que la expresión "medicina alternativa y complementaria" (MAC) se ha popularizado en los Estados Unidos, los términos "Naturheilverfahren" (métodos naturales de tratamiento) o "ganzheitliche Medizin" (medicina holista) prevalecen en Alemania.


A pesar del alto grado de respeto y aceptación que goza la MAC entre el gran público (sondeos recientes indican que en torno a un 70% de los alemanes la aprueba), todavía está siendo investigada en laboratorios e institutos privados y en los laboratorios de científicos amateurs. Una razón por la cual las universidades han tardado lo suyo en subirse al carro de la investigación en torno a las MAC es su tradicional cerrazón ideológica. En la actualidad, existen algunos centros universitarios que han optado por ejecutar varios programas experimentales en este campo, pero, hoy por hoy, no se pude afirmar que exista una tendencia implantada que nos permita confirmar la existencia de nuevos enfoques médicos aceptados de forma generalizada en la comunidad científica.


Esta afirmación es triste, realmente, ya que desde la perspectiva del día a día, en la clínica, la MAC ha más que demostrado su calidad. Sin embargo, el éxito terapéutico suele dividir a los colegas del gremio en dos facciones. Por una parte están aquellos que están abiertos a métodos nuevos; profesionales interesados por el discurso heterodoxo de las diversas formas de medicina no tradicional, porque les resulta útil. La segunda facción comienza a operar entre bambalinas, e incluso en algunos casos de forma explícita, en contra de la MAC.


En conjunto, considero que es necesario que los practicantes de la MAC gocen de mayores cotas de libertad en sus decisiones terapéuticas. Esto se conseguirá o no en virtud del estatus que tengan los expertos de la MAC dentro de la jerarquía de sus respectivos centros hospitalarios. Si la administración del hospital se toma a la MAC en serio, necesita implementar estructuras que garanticen libertad de elección de tratamiento. Pero en los casos en los que la elección de tratamiento se cuestiona, lo que suele suceder es que los profesionales de la MAC acaben enfrentarse al resto del personal médico, lo que les obliga, para salir victoriosos, no sólo a estar equipados con toda una retahila de argumentos sino a tener una reputación ampliamente aceptada.


Para los interesados en comenzar a involucrarse en el campo de las MAC, les recomendaría que asistiesen a unos cuantos cursos en diferentes instituciones. Esta primera fase de orientación les ayudará a familiarizarse con el amplio repertorio de grupos que existen en la actualidad y con las áreas específicas de cada uno. Si le atrayese algún grupo – o algún método - en particular, el siguiente paso sería unirse a sus filas para formarse en conocimientos y destrezas. En mi opinión, la decisión clave no es la elección del método: cualquiera es bueno, y de cualquiera puede llegar a ser un experto, siempre y cuando le atraiga personalmente y se adecue a su carácter. Lo esencial es llegar a desarrollar el enfoque holista y la resonancia con sus pacientes.


Desde mi punto de vista, este citado enfoque holista y el amplio espectro de metodologías constituyen las principales ventajas de las MAC frente a los enfoques tradicionales. Es muy gratificante practicar un tipo de medicina que permite establecer correspondencias entre tratamientos y seres humanos y que proporciona un continuum de conocimientos adicionales para el doctor.

Libros y vínculos recomendados:


- T. Beck. “Zu den Grundlagen von Naturheilverfahren" Forschende Komplementärmedizin, Karger, 2001.

- “Praxisleitfaden Naturheilverfahren". Urban und Fischer Verlag, Munich.

- Datadiwan : base de datos sobre medicina holista y ciencia fronteriza.