En este grupo En todos

Grupo de Filosofía

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 02/04/2016

"... No sólo en el mundo físico sino también en el social"

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 02/04/2016

"El esfuerzo filosófico nace precisamente para contrarrestar el dominio perturbador que los temores del más allá infligen a los más crédulos."

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 02/04/2016

Por supuesto que habrá autores como Onfray y otros que quieran apartarse diametralmente de esta concepción. Su postura es legítima y no merece ningún reparo. Pero lo importante es que todavía, al día de hoy, subsiste una corriente de la filosofía que se obliga a pensar sobre la trascendencia del ser humano. Al fin de cuentas, eso es lo que importa."


Todo lo contrario, Onfray distingue la función estrictamente filosófica de "los usos teológicos de la filosofía", de los que habla Savater.

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 02/04/2016

La cuna de la filosofía es la cultura griega desarrollada en Jonia: Ello dice de la " función estrictamente filosófica".

Si quiere Mejoraré la letra para que me entienda, compañero Jaime


Grupo Niche - Un alto en el camino - YouTube
https://www.youtube.com/watch? V=a3n16j8G8k
Chus Garcia
Experto: producción de eventos y espec...
Escrito por Chus Garcia
el 02/04/2016

Buenos días,

Por favor, intentemos evitar en los siguientes mensajes el calificar peyorativamente los argumentos contrarios a los nuestros.

Si bien hemos mejorado todos en cuanto a eliminar los insultos al individuo, siguen apareciendo juicios de valor negativos (e incluso llegando a la falta) sobre corrientes de pensamiento.

Corrijamos esto.

Saludos,

___________
Chus García
CM Grupos Emagister

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 04/04/2016

Hola, a todos: Nietzsche afirmó, en alguna ocasión, que vivir por completo en el presente, sin recuerdo del pasado, significa vivir a-históricamente . Señaló que el hombre recuerda el pasado y no puede escapar de él; de ahí que el hombre vive históricamente .

Para Nietzsche , el hombre no podría ser considerado como tal sin una memoria del pasado. Por eso, sólo desarrollando su sentido histórico y por virtud de su poder de poner el pasado al servicio del presente, el hombre se eleva por encima de otros animales y llega a ser considerado como lo que es: un hombre. Por tanto, el problema que enfrenta el hombre consiste en encontrar el equilibrio entre recordar y olvidar que mejor conduzca a su vida de hombre. El grado y los límites de la memoria humana del pasado deben quedar fijados por el grado en que el hombre puede incorporar o absorber su pasado. Un organismo sano es aquel que instintivamente asimila sólo aquella parte del pasado que puede digerir; el resto, simplemente, no lo ve. La línea divisoria entre lo histórico y lo a-histórico es el horizonte del organismo. Nietzsche afirmó: “ Ésta es una ley universal: un ser vivo sólo puede ser sano, fuerte y productivo dentro de cierto horizonte… ” (ensayo “ Uso y abuso de la historia ”).

De esta manera, Nietzsche afirma que el horizonte del hombre está constituido por su fundamental conjunto de suposiciones acerca de todas las cosas, por lo cual considera la verdad absoluta de la que no puede dudar. Su conocimiento histórico debe estar rodeado por una atmósfera a-histórica de tinieblas que limita el sentido histórico del hombre.

Nietzsche afirmó que el horizonte de un hombre es su mito más general, horizonte que le permite vivir porque lo considera la verdad . Afirma que si la vida del hombre sólo puede estar contenida dentro de un cierto horizonte que dicho hombre cree que es la verdad absoluta, pero que en realidad es uno de muchos horizontes posibles, entonces la vida necesita ilusiones y la verdad que expone el horizonte , como simple horizonte , es mortífera. Tenemos, pues, que se presenta un conflicto entre la verdad y la vida , o entre la vida y la sabiduría . Ante semejante conflicto, dice Nietzsche , debemos elegir el bando de la vida , ya que puede haber vida sin sabiduría , pero no lo contrario.

Pero, dice Nietzsche , es imposible aceptar las ilusiones que la vida exige si sabemos que son ilusiones . Tampoco podemos aceptar los mitos pues estos sólo son útiles cuando se les confunde con la verdad . De ahí que la aceptación continua de un horizonte desacreditado haría caer al hombre en un degradante autoengaño , circunstancia que Nietzsche no considera feliz, interesado como está en el ennoblecimiento del hombre. Así que concluye que al parecer se ha llegado a un callejón sin salida pues de aceptarse que hay una tensión entre la sabiduría y la vida , dicha tensión no puede ser resuelta prefiriendo la vida .

Cada persona, cada forista que interviene o lee lo que en este debate se escribe, tiene su propio horizonte . Tendrá una serie de suposiciones que tomará como verdades absolutas con las cuales construirá su mito personal que lo mueve y estimula a vivir . De ahí que tan válido es el horizonte del creyente , como el horizonte del ateo . Ambos parten de suposiciones que toman como verdades absolutas y que les permiten construir su historia en el mundo.


Todo lo que afirma Inés tiene raíz nitzscheana . Hablar de la moral del esclavo , del débil , de la moral del rebaño , de la libertad , etc. Sólo retoma las características más sobresalientes de la doctrina de este filósofo. Sin embargo, debemos decir que hay quienes consideran que el ateísmo de Nietzsche es un ateísmo histórico . Tal vez Inés no ha caído en cuenta que cuando Nietzsche proclama que “ Dios ha muerto” , dicha frase implica, de entrada, que Dios existió alguna vez, pues para morir se tiene primero que existir, que hubo, alguna vez, un Dios histórico. Así que dicho Dios histórico, creación del hombre, según Nietzsche , existió mientras los hombres pudieron creer en él. Para Nietzsche , Dios ha muerto porque creer en Dios se ha vuelto imposible. Si este es el horizonte de Inés , en el que quiere creer, está bien. Pero de ahí a que sea el verdadero hay mucho trecho. Cada hombre, como ya manifestamos, tiene su propio horizonte y el creyente ha construido su realidad fundado en su suposición sobre la existencia de Dios, trascendente a la propia existencia humana. Su postura histórica, al menos, es tan válida como la del ateo , siguiendo los mismos postulados nitzscheanos que acabamos de formular.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 04/04/2016

Me encontré en un portal de internet que visito con frecuencia esta entrevista que puede ser de interés para el tema que se debate.

"ENTREVISTA A MANUEL FRAIJÓ

Si filosofía es una palabra que puede impresionar a quienes no la frecuentan demasiado, agárrense; esto va de teología. Pero también va de desmontar tópicos y eslóganes y acercarse al mundo de la concreción, la actualidad, la letra menuda. Elegimos a Manuel Fraijó: filósofo, teólogo, pero también una voz clara para tratar desde el suelo, en el fango, los temas (supuestamente) más elevados. Su discurso revela que no están tan distantes. Es más, tienen mucho que ver.


Hablando en grueso, Manuel Fraijó sostiene lo que Unamuno en Del sentimiento trágico de la vida: que filosofía y religión son enemigas. Enemigas íntimas, pues se necesitan para alimentarse, diferenciarse, para vivir al fin. A sus relaciones Fraijó ha dedicado todo su trabajo, gran parte de su vida, sin dejar de lado otros temas como la esperanza o el sufrimiento. En la introducción de su compilación Filosofía de la religión, por ejemplo, se mencionaban las tragedias del momento: la antigua Yugoslavia, Somalia… También la pregunta por la posibilidad de la filosofía en tiempo de dolor. Sobran las consideraciones sobre si es posible o no. Es necesaria. Sea.


1. ¿Qué fue antes: el ser humano o el sentido religioso?

En sentido estricto, solo el ser humano posee religión. El sentido religioso irrumpe en el universo con la aparición del ser humano. A no ser que atribuyamos sentido religioso a los animales; algunos muestran una especie de duelo cuando los suyos enferman o mueren. Pero técnicamente no llamaríamos religión a estos sentimientos. Ningún animal se pregunta por el sentido de la vida ni se encara con los retos del futuro; tampoco hay animales “kantianos” que se pregunten qué pueden saber, qué deben hacer, o qué les cabe esperar; no indagan sobre su propia identidad, son incapaces de decir “yo”. El sentido religioso es característico del ser humano. Solo él se siente sobrecogido, para aludir de nuevo a Kant, por el cielo estrellado que le cobija y por la ley moral que percibe dentro de sí. Solo él invoca y da gracias a un Ser Superior, al que primero denominó “Misterio” y más tarde “Dios”. Dios ha llegado tarde a la historia de las religiones. En cambio, el sentido religioso parece haber despertado pronto. Los historiadores de las religiones están de acuerdo en que “hasta el mísero hombre de Neanderthal”(E.O. James) contaba ya con una creencia genuinamente religiosa: una vida más allá de la tumba. Y la imaginaban como quería Unamuno: lo más parecida posible a la vida terrena. De ahí que equipase a sus difuntos con el alimento y los enseres que aquí habían necesitado en esta.


2. A la vista de los conflictos que históricamente y hasta hoy han provocado las religiones, ¿Viviríamos mejor sin ellas?

No sé qué problemas de los muchos que nos agobian se solucionarían con la desaparición de las religiones. Le doy vueltas cada vez que me encuentro con críticas exacerbadas, muchas veces justificadas, de las religiones. Es posible que desapareciera la violencia generada por motivos religiosos, pero ni siquiera de ello estoy seguro, dado que la violencia raramente es hija de un solo padre. Desaparecido el factor religioso, permanecería el económico, político, territorial, ideológico, etc. Nos quedaríamos sin religión, pero nos seguiría acompañando la violencia. Y es que la violencia es un triste privilegio humano; no se da en la etología, sino en la antropología. Los animales poseen agresividad, pero no ejercen actos de violencia; limitan su agresividad a buscarse el sustento y a establecer una jerarquización para el apareamiento. Los humanos, en cambio, somos capaces de practicar la violencia sin límite. El ser humano, escribió Aranguren, “es lobo para el hombre, lo que no es el lobo para el lobo”. Nuestra dilatada historia lo muestra ampliamente. Hasta lo sagrado se convirtió en fuente de violencia. El Dios judeo-cristiano es “el Dios de los ejércitos”, proclive a la ira y a la cólera. Pero las religiones se habrían extinguido hace mucho si su fuerte fuese solamente el provocar conflictos. Si existen unas diez mil religiones, a las que pertenece el 90% por ciento de la humanidad, es, creo, porque en ellas abunda más lo positivo que lo negativo. Decía R. Otto que ninguna religión debería desaparecer antes de haber dado lo mejor de sí misma. Y en ello estamos: ninguna religión ha dado aún lo mejor de sí misma (nos ocurre igual a las personas, a las culturas, a los pueblos). De ahí que el filósofo E. Bloch repitiera una y otra vez que “lo que existe no es aún verdadero”. Quería decir que le falta lo que será en el futuro, las latencias y potencias ocultas que un día desplegará. Evocaba al homo absconditus, al ser humano escondido, en camino hacia horizontes nuevos, utópicos.

Las religiones son comunidades narrativas de acogida que ayudan a vivir y morir digna y esperanzadamente a sus miembros. Son proyectos de sentido en un mundo en el que estos escasean. Las grandes religiones, las milenarias, han llegado a formar un todo con las culturas en las que se encarnan. La India, por ejemplo, no sería la India sin el budismo y el hinduismo. De ahí que hayan fracasado los intentos de suprimir las religiones.


3. Usted ha conocido y conoce a los más importante teólogos del mundo. ¿Qué rumbo cree que tomará la teología en un futuro no muy lejano?

No soy optimista. Me explico: en distintas universidades de Austria y Alemania escuché y conocí a algunos de los grandes teólogos católicos (K. Rahner, J.B. Metz, W. Kasper, H. Küng) y protestantes como W. Pannenberg (sobre quien hice la tesis doctoral), J. Moltmann, E. Käsemann o E. Jüngel. Sucedían a grandes maestros: K. Barth, P. Tillich, R. Bultmann. Pero a ellos, todos ya jubilados y algunos fallecidos, no les han sucedido grandes figuras. Hay, por supuesto, profesores de teología, pero no grandes teólogos. El dato es importante. A su vuelta de un viaje por Latinoamérica, el teólogo W. Pannenberg elogió el compromiso social de los cristianos que había conocido. Y añadió: “Pero, si se les pregunta qué es el cristianismo, enmudecen”. La teología es la encargada de que no se produzcan esos silencios. Está llamada a seguir explicando qué es el cristianismo, a que el desgaste del tiempo transcurrido no desdibuje la esencia de la fe cristiana. Desde el principio hubo teólogos, doctores, en el cristianismo. No olvidemos que la fe cristiana no irrumpió solicitando para Jesús de Nazaret una hornacina junto a los dioses del panteón grecorromano del momento. Se atrevió, más bien, a proclamar que Jesús era el “Logos”, la Palabra, el Sentido. De esta forma quedaba establecida una relación con la filosofía y con la teología que desde entonces se ha continuado.

En casi todas las épocas le salieron al cristianismo grandes teólogos y filósofos. Sería grave que la generalizada flojera intelectual hiciera mella en la teología. Y se trata de algo que, en mi opinión, ya está ocurriendo.

Una última precisión: a veces he escuchado a cristianos bien intencionados decir que Ignacio Ellacuría y sus compañeros asesinados en El Salvador “murieron por la teología de la liberación”. No es correcto. No murieron por la teología de la liberación, sino por la liberación a secas. Ninguna teología merece que alguien muera por ella; todas las teologías, en cuanto articulaciones históricas de la fe en una determinada época, son cambiantes y perecederas. Lo importante no es quedarse sin una determinada teología, sino quedarse sin ninguna teología.


4. Usted fue sacerdote, dejó de serlo… En su vida personal, ¿Qué le ha enseñado la religión? ¿Para qué le ha servido?

Sí, fui sacerdote jesuita. El haber pertenecido a una gran orden religiosa siempre deja huella. En mi caso, creo que nunca he dejado “por completo” a la Compañía de Jesús. Pasé en ella años decisivos de mi vida en los que recibí la espiritualidad ignaciana y una formación intelectual que, independientemente de lo que yo asimilara, era sólida y bastante cosmopolita. Se facilitaba el acceso a una “fe ilustrada” como la que, por ejemplo, transmitía en sus clases, en la universidad de Münster, el jesuita K. Rahner, uno de los maestros que más profunda huella me dejaron. En España tuve el privilegio de ser discípulo y amigo de José Gómez Caffarena, jesuita también y filósofo de la religión, siempre a la búsqueda de una fe pensada y sentida al mismo tiempo. Tal vez fue él quien despertó mi vocación hacia la filosofía de la religión, a la que he dedicado mi investigación y docencia en la UNED.

A la pregunta sobre lo que me ha enseñado la religión y para qué me ha servido... No lo sé exactamente. Algunos de mis amigos y antiguos compañeros no se consideran ya “de religión cristiana”, sino de “cultura cristiana”. Yo no creo haber dado ese paso. Mi apego a la religión cristiana es grande. Eso sí: me considero más “técnico” que “testigo” de la fe cristiana. Entiendo por “técnico” el investigador, el conocedor (en la pobre medida en que este conocimiento es posible). “Testigo”, en cambio, es el implicado personalmente, el practicante, el medularmente concernido. A eso no llego. Suelo decir que me considero un “técnico cercano y afectuoso” del cristianismo. En cierta ocasión comenté con K. Rahner la distinción entre “técnico” y “testigo”. “A lo mejor también yo soy solo un técnico”, me dijo. En su caso no era cierto. A su muerte, algunos teólogos lo llamaron “el mayor testigo de la fe cristiana del siglo XX”.


5. ¿Cuál es el mejor lugar para enseñar religión: la casa, la escuela, la universidad, los templos?

En la escuela y en la universidad se debería enseñar, creo, la “religión pensada”, es decir, las bases históricas y teóricas de las principales religiones, no solo del cristianismo.M. Müller ha dicho que “quien conoce solo una religión no conoce ninguna”. No es cierto. Como también se ha dicho (A.v. Harnack) que “quien conoce el cristianismo conoce todas las religiones”. Se mofaba Giordano Bruno de los que creen “que no vuelan por el aire más pájaros que los que ha visto pasar desde su pequeña ventana”. No es que el cristianismo sea una ventana pequeña, pero es solo eso, una ventana, y hay muchas más. La casa y los templos son tal vez los lugares más apropiados para una aproximación cordial a la “religión sentida”, a la fe expresada en cultos y símbolos. La casa y los templos son lugares catequéticos.


6. ¿En qué se diferencia la esperanza de los no creyentes de la de los creyentes? ¿O es básicamente la misma?

La esperanza parece haber acompañado siempre a los seres humanos. La humanidad ha dado muestras suficientes de que, como quería Spinoza, está dispuesta a “durar”, a no rendirse nunca ante las catástrofes. Adorno escribió que “el secreto de la filosofía de Kant es la imposibilidad de pensar la desesperación”. Huyendo de la desesperación, creó Kant sus tres hermosos postulados: libertad, Dios, inmortalidad. Y en la primera página de su monumental El principio esperanza, escribió Bloch: “Lo importante es aprender a esperar”. En días como los nuestros, cuando se contempla, por ejemplo, el terrible drama de los refugiados, hasta la reflexión sobre la esperanza se vuelve desesperanzada. Causa asombro que los seres humanos, tan limitados en todo, tengamos que sufrir sin límite. Uno se acuerda de la desalentadora frase de Camus: “Lo importante es pensar con claridad y abandonar toda esperanza”. Parece estar de acuerdo con los antiguos griegos, que se ponían en guardia cuando oían hablar de esperanza. Platón pensaba que se trataba de un don ambiguo y peligroso. Temía que la esperanza nos orientase hacia el futuro en detrimento del cuidado del presente. La esperanza es, pues, una dimensión esencial de los seres humanos, sean estos creyentes o increyentes. La diferencia vendría dada por el hecho de que los creyentes no limitan su esperanza al aquí y ahora, sino que esperan que tras la muerte, habrá nuevos escenarios.


7. ¿Se puede vivir sin esperanza? ¿Cuál es la suya?

Sin esperanza no sería posible la vida; no se habría inventado ni la bicicleta. A pesar de sus repetidos fracasos, mueve el mundo. Según Bloch, lo grande de la esperanza es que sabe de frustraciones, las conoce, las soporta y las vence. A pesar de ellas, siempre nos dirigimos “a casa”, según Bloch, hacia una casa laica de la esperanza, hacia una “patria de la identidad” humanista, acogedora y cálida. ¿Cuál es mi esperanza? No creo que se diferencie de la de quien me hace la pregunta. Hegel escribió que “la historia no es el terreno para la felicidad”. La llegó a definir como un “matadero”. Me gustaría que la historia desmintiera a Hegel, pero desgraciadamente parece darle la razón, al menos a grandes trechos. Ni siquiera nos hemos enterado aún de que “el estómago es la primera lámpara que reclama su aceite” (Bloch). El hambre, especialmente la de los niños, es el principal y más urgente problema filosófico-teológico que conozco. El sufrimiento de los que solo con su llanto saben decir que sufren, de los niños, fue siempre mi principal obstáculo para creer en la bondad de Dios. Dada la magnitud de las causas perdidas, me gustaría, como a Kant, que fuesen posibles escenarios futuros en los que se equilibrase la balanza, en los que a la gente buena no le fuese tan mal, en los que coincidiesen virtud y felicidad.


8. Tiene palabras muy emocionantes para sus amigos Quintín Racionero, José G. Caffarena, Hans Küng… ¿Qué significa la amistad para usted?

Yo diría que me ha ido muy bien con la amistad. Tengo muchos y grandes amigos y amigas. A algunos de ellos apenas los veo, pero sé que están ahí, que me quieren y que los quiero. Eso sí: si me preguntáis qué es para mí la amistad, apenas sabría responder. Son amigos aquellos con los que me siento bien y a los que acudo en los buenos y malos momentos; los que me aceptan como soy, mostrando comprensión hacia mis puntos débiles. Con frecuencia he experimentado que casi todas las personas son mejores que su fama. Tal vez un buen indicador del lugar de los amigos en mi trayectoria personal sea que la última parte de mi libro A vueltas con la religión lleva por título “En favor de los amigos”. Allí trazo las semblanzas vitales e intelectuales de A. Fierro, W. Pannenberg, H. Küng, J. Gómez Caffarena y J.L. López Aranguren. En repetidas ocasiones he colaborado en volúmenes de homenaje a amigos o he despedido en la prensa a otros que ya se fueron, como Quintín Racionero.


9. “En el tema del mal nunca hice progresos; he ido de espanto en espanto”, decía en 2005. ¿Sigue así, sin progresos?

Sí, sin progresos, de espanto en espanto. Dado que el mal en el mundo no ha disminuido, tampoco mi espanto ha experimentado variación. La concatenación entre Dios y el mal es bien paradójica. En un primer momento, el mal se convierte en la gran objeción contra su existencia. Pensadores de todos los tiempos consideraron la existencia de un Dios bueno y omnipotente incompatible con un mundo en el que el mal es excesivo. Algo de mal –se concede– tal vez sea inevitable, pero “tanto... ”. La queja inolvidable de Camus.

En un segundo momento, perplejos e impotentes ante tanto mal, postulamos, como Kant, otro escenario futuro que ajuste cuentas con este. Apelamos, como algunos padres de la Iglesia, a una venidera “finitud sanada” que compense tanta injusticia sufrida. El mal se convierte así, casi al mismo tiempo, en la gran objeción contra Dios y en la condición de su existencia. De otra forma: parece imposible, a la vista de tanto mal, que exista Dios; y sería terrible, a la vista de tanto sufrimiento, que no existiera. Continúo, pues, a vueltas con el mal.


10. Heráclito decía: “A los hombres, tras la muerte, les aguardan cosas que ni esperan ni imaginan”. ¿Qué espera usted?

Espero, esperaría, como Kant y la tradición cristiana en la que me muevo, un nuevo escenario en el que fuese posible la sanación de tantas heridas como esta vida deja abiertas. No sé qué querría expresar Heráclito. La filosofía habla de la inmortalidad del alma; el cristianismo; de la resurrección; el budismo, del nirvana… Común a algunas filosofías y a casi todas las grandes religiones es la esperanza de un nuevo futuro, libre de las congojas del presente. Los primeros cristianos creían que solo los mártires, es decir, aquellos a los que la vida más duramente había tratado, resucitarían. Paulatinamente, la resurrección pasó a ser objeto de esperanza universal, tal vez porque aquellos primeros cristianos se dieron cuenta de que, en algún sentido, la vida –y la muerte– se encargan de que a todos se nos pueda aplicar la condición de mártires."

Pilar Gómez Rodríguez


Mahawakya Locus Loci
Lenguas modernas universidad de caldas...
Escrito por Mahawakya Locus Loci
el 04/04/2016

Jajajjjajajaj y sigue con lo mismo, rechazando los argumentos "absolutistas" y ponen de relieve "absolutismos", de otra manera.

- la verdad es absoluta

- no hay verdad absoluta

No hay hechos, sólo interpretaciones. Pero contradictoriamente, sólo válidas son las interpretaciones de quién dice que sólo hay interpretaciones.
La ignorancia es atrevida, el hecho de que un fenómeno no se pueda conocer en su totalidad, no le quita su valor real de facto y maliciosamente por sostener un argumento en el que no opere la dualidad causa-efecto, se lleva al ideraio argumentativo de la "interpretación". Tamaña hazaña, y me llaman facilista!

El más noble propósito puede tornarse en el más orrendo crimen. La interpretación es lo mismo que la intención, no valen de nada, lo que vale es el hecho, ese si da cuenta de un valor de verdad. A nadie lo condenan por pensar en matar, así como al niño que se muere de hambre no le sirven las buenas intenciones de los que no tienen nada que dar.

Por favor, si van a hablar de ateismo, que no sea haciendo alusión a la contradictoria enseñanza religiosa como argumento, así es muy fácil, pero no están argumentando el ateísmo, sino la antirreliogiosidad!

Claro que el relativismo argumental les da "derecho" a hablar toda la mierda que quieran y contra eso no hay argumento que valga, hasta la lógica se pierde. Por ejemplo, no entiendo los punticos rojos y los punticos verdes, a veces veces miel, a veces hiel.

No hay nada más intolerante que un "ateo", no es capaz de comprender que fe y razón no tienen forma de debatir, el ateo no sabe de qué se habla, sólo ha oido hablar de Jesús, Mahoma, Buda, Alá, Visnú, Diablo, Quetzalcoatl, etc, algunos hombres, otros una representación alusiva a algo de manera relativa, tomándose muy a pecho cada interpretación pero cayendo en el error de la enseñanza sobre lo que es, lo que quiere y lo que se tiene que hacer.

Calma, calma ¿Qué daño puede haber sin son sólo interpretaciones? Apelen a las leyes para acabar con eso o erijan un régimen comunista, ah ¡Perdón, no les sirve porque es esclavista! Bueno, mientras tanto sigan haciendo lo mismo, discutir con la religión, mostrando sus faltas, levantando sotanas para mostrarle las vergüenzas a la curia, pero eso sí, haciendo todos lo mismo o no Enrique ¿Qué tal una frescura de diesciseis años bella y libidinosa? Lo siento Ines, te hubiera puesto en el ejemplo, pero no tienes diesciseis y dudo que conserves la frescura bella de la juventud, pero no te preocupes, yo no soy de los que cree que todo es interpretación, lo ùnico verdadero es lo facto y sólo tú sabes cuanto de prejuicio hay en lo que interpreto.

( “El perspectivismo nos es necesario". Se trataba de inventar irrealidades y hacerlas creíbles hasta el punto de lograr que, por la fe de los hombres, tomaran cuerpo: que se convirtieran en realidades .) Esto último es inperpretación del autor, dejaste, Ines, las comillas hasta donde no era, apelaste a la ignorancia de tus lectores y/o evidenciaste la tuya, y peor aún aludes a tu interlocutor en reiteradas ocasiones sobre esa misma falta, que para nosotros, estudiantes de la vida no va más allá de la ignorancia, pero para tí, toda una académica, es una falta imperdonable . Ah, se me olvida otra vez, para tí todo es interpretación. Así mismo y para terminar, haciendo apología al perspectivismo fue que Hitler hizo lo que hizo y su equipo de científicos experimentó con vivisecciones para determinar donde se alojaba la pulsación del amor, claro está, no sólo esto, sino en su totalidad de establecer un nuevo orden basado en la interpretación de su realidad. No hay nada más peligroso que alguien con poder y la licencia moral para hacer lo que le parezca. La licencia moral viene dada desde la argumentación.

Hasta que vuelva, saludos...

Carpe Diem et Memento Mori

Chus Garcia
Experto: producción de eventos y espec...
Escrito por Chus Garcia
el 05/04/2016

Buenas,

Por favor, dejad las rencillas personales. Los últimos mensajes estaban en muy fuera de lugar, lo siguiente no serán ediciones de moderación a los mensajes sino expulsiones.

Saludos,

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 05/04/2016

Hola, a todos: Debo comenzar diciendo, en primer lugar, que la interpretación de Nietzsche , en mi post anterior, es obra de Werner J. Dannhauser y aparece publicada en la obra “ Historia de la Filosofía Política ”, en el capítulo correspondiente a Friedrich Nietzsche , compilada por Leo Strauss y Joseph Cropsey , Fondo de Cultura Económica, novena reimpresión, México, 2014, páginas 779 a 798. Así que lo vertido en dicho post no es ninguna fotocopia ni invención mía. Por otro lado, debo manifestar que me importa poco la interpretación que Inés hace de su Nietzsche habiendo voces más autorizadas que la de ella, que también tienen su propia visión e interpretación de la doctrina nitzscheana y las cuales pueden leerse para extractar las propias conclusiones. Pareciera como si Inés diera por supuesto que la única que ha leído a Nietzsche es ella solamente y que sólo ella es poseedora de la interpretación correcta. Está equivocada. No faltaría más que en estos foros se diera el caso de una persona que cree poseer todo el conocimiento sobre algo o alguien y que no admite que puede haber interpretaciones diferentes a las que ella profesa. Así que debo decir algo obvio: Inés no es la depositaria de la sabiduría sobre este filósofo ni sobre ningún otro tema en especial y cualquiera puede basar sus opiniones en fuentes diferentes a las que ella acude. En estos debates sólo se expresan opiniones y son tan válidas las unas como las otras. Así que esa manía de Inés de descalificar las opiniones de los demás que no gusten a su particular cosmovisión, debe silenciarse.

Por otro lado, Inés ha hecho referencia a Baruch Spinoza y ha citado el comentario de un pastor protestante, K. Tuinman , que, entre otras cosas, dijo: “ Benedictus Spinoza, judío renegado, que combatió con saña al mismo Dios ”.

Dos célebres filósofos han expresado, en sendas sentencias, el destino ambiguo y enorme de Spinoza en la historia del pensamiento. El primero, Hegel , ha dicho que todo filósofo comienza un día siendo spinozista . El segundo, Bergson , afirma que todos tenemos dos filosofías, la de Spinoza y la propia nuestra. Cualquiera que haya leído a Spinoza sabrá, en el acto, que la cita que trae Inés a colación es completamente inexacta y errónea en tanto tiene que ver con su filosofía y el combate que entabla, con saña, con el mismo Dios.

Spinoza , judío, afirmó, en su doctrina, un monismo panteísta (hay quien niega su panteísmo , como Vidal I. Peña García , quien afirma un materialismo crítico ) y antes que combatir “ con saña al mismo Dios ”, consideró que existe una substancia única que se identifica con la totalidad de lo real, siendo esta substancia infinita, Deus sive natura , es decir, identificando la Naturaleza con Dios. Spinoza interpreta la realidad como un sistema único en el que las partes remiten al todo y encuentran en él su justificación y fundamento. Este sistema único y total, esta substancia única, es denominada por Spinoza como Deus sive natura , de tal manera que no hay substancias creadas, no hay pluralidad de sustancias sino una única sustancia, Dios mismo o la Naturaleza, siendo el hombre una mera modalidad de dicha substancia . Así, para Spinoza , todo parte de Dios, su punto de partida es una afirmación incondicional de Dios, que existe como substancia infinita y perfecta. Dejemos que sea Fernando Savater quien explique a Inés la incorrección de la cita que trae a colación: “ …Si Descartes había afirmado que había dos sustancias, la pensante y la extensa, Spinoza encontraba que extensión y pensamiento eran sólo dos de los infinitos atributos de la única sustancia, que es Dios. De este modo, Dios se identificaba no sólo con lo espiritual sino también con lo espacial, es decir, con el Universo entero, con la propia Naturaleza. Esto, para los rabinos, no era más que panteísmo. La consecuencia fue que en 1656, cuando apenas tenía veinticuatro años, Baruch Spinoza fue solemnemente excomulgado. Se le aplicó el herem, que es una maldición eterna, que prohibía a cualquier miembro de la comunidad judía relacionarse con él, leer sus libros, dirigirle la palabra, acercarse físicamente a su persona o estar bajo el mismo techo. La hostilidad hacia Spinoza no cesó con la excomunión, e intentaron apuñalarlo en una calle de Amsterdam. Toda su vida guardó el manto que se rasgó durante el ataque. Como consecuencia de ese intento de asesinato, abandonó Amsterdam en 1660 y fue a residir a un pueblito cerca de Leyden y, tres años más tarde, a los alrededores de La Haya. El odio y el resentimiento lo siguieron hasta más allá de su fallecimiento. Al poco tiempo de haber muerto, una rencorosa mano anónima escribió sobre su lápida este siniestro exabrupto: «Escupe sobre esta tumba; aquí yace Spinoza. ¡Ojalá su doctrina quede aquí también sepultada y no se propague su pestilencia! » ” (“ La aventura del pensamiento ”, Editorial Sudamericana S.A. , Buenos Aires, 2010, páginas 120 y siguiente). Así que el odio hacia la persona de Spinoza provenía, muy seguramente, de su misma comunidad judía.

Decimos, pues, que la cita del pastor Tuinman , traída por Inés , es completamente errónea en cuanto afirma que Spinoza combatió con saña al mismo Dios. Para que no quede duda, sigamos con Savater : “… Para Spinoza lo que existe es un enorme cosmos sustancial, material, que es a la vez materia e idea. Continúa la cosmovisión cartesiana, pero esta vez no interpretándola como dos realidades separadas, sino como el anverso y el reverso de una misma unidad. La sustancia es la Naturaleza o eso que algunos llaman «Dios». Para Spinoza, Dios no es predicado en el sentido personal, sino que concibe un dios cósmico, que abarca lo existente, de modo que todo lo que hay son modulaciones de esa sustancia única a la cual pertenecemos. Así armado el sistema, todos nosotros tenemos nuestro destino racionalmente establecido. Es decir, las cosas que nos convienen y las que no nos convienen pertenecen a la misma realidad, y la luz de la razón en el caso de los humanos está destinada a buscar aquello que corresponde a nuestra naturaleza, a nuestro modo de pertenecer al gran todo divino… ” (obra citada, página 122 y siguiente).


Pero, qué entiende Spinoza , cómo define el concepto de «Dios»?. En su obra, “ Ética demostrada según el orden geométrico ”, Spinoza define a Dios como “… un ser absolutamente infinito, esto es, una substancia que consta de infinitos atributos, cada uno de los cuales expresa una esencia eterna e infinita ”. En la proposición XIV, señala que “ No puede darse ni concebirse substancia alguna excepto Dios ”; en la proposición XV dice: “ Todo cuanto es, es en Dios, y sin Dios nada puede ser ni concebirse ”; en el corolario III de la proposición XVI se lee: “ Se sigue… que Dios es absolutamente causa primera ”; en la proposición XVII leemos: “ Dios obra en virtud de las solas leyes de la naturaleza, y no forzado por nadie ”; en la proposición XVIII expresa que “ Dios es causa inmanente, pero no transitiva, de todas las cosas ”; en la proposición XIX sustenta que “ Dios es eterno, o sea, todos los atributos de Dios son eternos ”, y en la proposición XX concluye que “ La existencia de Dios y su esencia son uno y lo mismo ”. Así, antes que “ combatir con saña al mismo Dios ”, la tesis de Spinoza expresa que toda la Naturaleza puede asemejarse a un Dios cósmico. Puede que para algunos, la reducción de Dios a la Naturaleza sea una auténtica negación de la divinidad. Para quienes así piensan, Spinoza es ateo . Pero para otros, lo que niega Spinoza es la idea de la existencia de un dios moral, creador y trascendente. Pero no rebate la existencia de un Dios. Así que cualquiera de las dos interpretaciones es posible. Sin embargo, particularmente, me parece plausible la segunda interpretación. Si esto es “ combatir con saña al mismo Dios ”, que nos lo expliquen.

Mahawakya Locus Loci
Lenguas modernas universidad de caldas...
Escrito por Mahawakya Locus Loci
el 06/04/2016

Uy! ¿De qué me perdí?

Chus, por favor no elimine post ni expulse a nadie, cada quien tiene sus formas de liberar los demonios que lleva dentro. Algunos son externalistas y necesitan del regocijo de la exteriorización de sus pasiones internas para poder abordarlas, aún queriendo desconocer el conocimiento a partir de lo interno.

"Ah, no , de ninguna manera son válidas todas las opiniones...

No se debe opinar sobre lo que se desconoce.

Ni en Primer grado de la Primaria...

Luce muy estúpido, intentarlo siquiera..." By Inés.

Qué pesar de un niño queriendo aprender con una maestra de estas características, fundamentaría su pensamiento en una cuadrícula exacta al pensamiento de ella, no le permitiría explorar las posibilidades de interpretación y entendimiento del mundo a su manera. Y aún así se habla de libertad y antidogmatismo.

La academia tiende a volver a las personas muy soberbias, habría que preguntarle a Platón ¿Cómo aprendió el?

Primero está el conocimiento sensible, la academia se encarga de demeritarlo, restarle importancia y sobrevalorar el conocimiento demostrativo. ¿Cómo aprendió el primero?

Por si quieres escuchar, es apología al machismo y algo más... Aunque sé que te gusta la clásica para liberar tu stress.

Https://www.youtube.com/watch? V=R-b8UsuVbpA

Pero también podrías escuchar esta, muy bella por cierto... Https://www.youtube.com/watch? V=NUEE1vbVIvk

Saludos,

Carpe Diem et Memento Mori



Chus Garcia
Experto: producción de eventos y espec...
Escrito por Chus Garcia
el 06/04/2016

Buenos días Mahawakya Locus Loci

Realmente la opción de los cierres de debates, o las expulsiones, son las últimas que valoro y recurro a ellas en casos extremos. A mí me gusta que debatáis libremente, y también contemplo espacio para que los debates sean acalorados, pero no entra dentro de las normas de conducta de Grupos Emagister que se den insultos o faltas de respeto a individuos y/o colectivos.

Soy consciente que en el Grupo de Filosofía hay ímplicito un choque ideológico (o de creencias), muchas veces irreconciliables, pero, por favor, tratemos de automoderarnos y no caigamos en las palabras gruesas. Ya son varios avisos formales que doy y me dolería mucho tener que tomar medidas más extremas con algunos usuarios, que sobradamente han demostrado durante todos estos años que pueden generar contenido de muchísima calidad, desde el respeto al resto de usuarios.

Si he desbloqueado este Grupo es porque confío en vuestra automoderación, os pido que me ayudéis a no revertir o agravar mis acciones.

Saludos cordiales,

__________
Chus García
CM Grupos Emagister

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 06/04/2016

Hola, a todos: En un post anterior, Inés hizo referencia a Karl Jaspers y dejó flotando en el aire la ambigüedad de si podría clasificarse como ateo . Si ella deduce que Jaspers fue ateo , quizá deba leer lo que escribo a continuación.

El Jaspers que conozco no era ateo . Jaspers definió al hombre como “ el ser referido a Dios ”. Jaspers fue uno de los filósofos existencialistas que siguió sintiéndose a gusto con una amplia referencia a Dios. Este componente teológico de su filosofía encierra su particular compromiso con la trascendencia como elemento imprescindible de la transformación existencial e histórico-mundana. Su concepción de la trascendencia ha de ser entendida como su oposición al Dios de la metafísica pues exige que abandonemos todo significado racional singular respecto al Ser . Por idéntico motivo, Jaspers también rechaza el supuesto especulativo de que los hombres podamos asumir la visión de Dios en relación a la totalidad de la historia o de la racionalidad humana. Así las cosas, el interés de Jaspers se centra en que el concepto que expresa de trascendencia no se identifique con el concepto “ Dios ” de las religiones reveladas, pero no tiene intención alguna de negar la existencia de ese Dios, solamente discute que su concepto de trascendencia le lleva a rechazar cualquier intento que tienda a expresar una representación inmanente de Dios.

Así que Jaspers no rechaza la idea de Dios, sólo establece que la experiencia de trascendencia debe estar asociada a unos momentos inusuales, en los que los hombres se encuentran en los límites de la totalidad de su mundo, no conformándose ya con su inmanencia .

Jaspers afirma que el hombre auténtico es aquel que se funda en las posibilidades infinitas almacenadas dentro de lo Abarcador – la totalidad comprehensiva que supera cualquier horizonte dado -. Dicho esfuerzo requiere que el ser humano que aspire a dicha autenticidad se eleve con la apasionada creatividad que se expande a partir de un concepto de libertad pre-racional. Bajo esta premisa, Jaspers utiliza el término Existenz , con el que describe este ser potencial , el cual, cuando alcanza su autenticidad , llega a su culminación en la auto-conciencia agudizada y aguanta, de manera voluntaria, el horizonte de significado prevaleciente. Es este el momento en el que Jaspers afirma que entre estos dos polos de nuestra existencia finita, el hombre experimenta a Dios como la profundidad de un océano infinito, Dios elusivo e incognoscible, el Dios desconocido, pero tan real como el mundo en el que habita. Así que, dónde queda el Jaspers ateo que pregona Inés ?.

Quiero también agregar que Nietzsche , a los veinte años, compuso un poema titulado “ Al Dios desconocido ”, en el que escribió:

Yo te conocería, Desconocido,

Tú que te adhieres profundo a mi alma,

Deambulando por mi vida como una tormenta,

Inconcebible Tú, linaje mío!

Yo te conocería, y aún te serviría ”.


Interesante, verdad, que al menos indica que durante una parte de su vida, Nietzsche tenía otras convicciones. “ Y aún te serviría”, Nietzsche como esclavo…

Mahawakya Locus Loci
Lenguas modernas universidad de caldas...
Escrito por Mahawakya Locus Loci
el 06/04/2016

“Divine philosophy is a science, or rather the rudiments of a science, derivable from God by the light of nature, and the contemplation of his creatures; so that with regard to its object, it is truly divine; but with regard to its acquirement, natural. The bounds of this knowledge extend to the confutation of atheism, and the ascertaining the laws of nature, but not to the establishing of religion. And, therefore, God never wrought a miracle to convert an atheist, because the light of nature is sufficient to demonstrate a deity; but miracles were designed for the conversion of the idolatrous and superstitious, who acknowledged a God, but erred in the worship of him—the light of nature being unable to declare the will of God, or assign the just form of worshipping him. For as the power and skill of a workman are seen in his works, but not his person, so the works of God express the wisdom and omnipotence of the Creator, without the least representation of his image. And in this particular, the opinion of the heathens differed from the sacred verity, as supposing the world to be the image of God, and man a little image of the world. The Scripture never gives the world that honor, but calls it the work of his hands; making only man the image of God. And, therefore, the being of a God, that he governs the world, that he is all-powerful, wise, prescient, good, a just rewarder and punisher, and to be adored, may be shown and enforced from his works; and many other wonderful secrets, with regard to his attributes, and much more as to his dispensation and government over the universe, may also be solidly deduced, and made appear from the same. ” Tal vez así te quede fácil encontrarlo en la web y no guardes silencio al quedar con la duda de si es cierto o no y entonces mejor te quedas callada. Y peor aún escribir parafraseos baratos al español que sólo te envalentonará para, seguir con la diatriba del googleo y copy paste asegurando to supremacía intelectaul sobre la ignorancia de la "universidad de la vida"

Inés, no es mi intención y nunca lo ha sido discutir hasta el grado de la ofensa contigo, pero perdóname olvidé algo de sagrada importancia, así como fe y razón no discuten, las discusiones de cualquier índole entre hombre y mujer no tienen arreglo por cuanto ambos, hombre y mujer piensan diferente, desde pequeños su naturaleza difiere en conducta; niños y niñas pelean más entre sí que niños con niños. La mujer nunca va a aceptar las razones del hombre y en cuanto se le dé pie para entrar en la conceptualización de falocéntrico, hasta ahí llega todo sano dicernimiento, aunado a esto que surge del otro lado el feminismo, como si atacando al machismo desde el feminismo no se estuviera haciendo lo mismo, es decir, mostrando un error, cometiendo otro.

Imposible no mostrarlo de otra manera, soy machista, no lo soy, en que grado, no lo sé, soy machista, pero te aseguro que barro, plancho, sé hacer de comer delicioso, tiendo la cama, bañaba a los niños, aunque por mi condición de hombre me afectaba sobremanera al principio bañar a mi hija, sobretodo asear bien su vagina, y eso creo que no lo puedas comprender si para ustedes mujeres todo es tan natural.

Disculpas ofrezco por los agravios, Ines. Y créeme que tu conflicto no es con Dios, es con la religión. ¿Quién te mencionó la idea de Dios y te mostró los argumentos que hoy utilizas como contraargumentos para cimentar tu ideología? Dios no necesita de milagros ni mostrarse para convencer, el sólo hecho de contemplar la naturaleza habla por sí misma, ni la ciencia demostrativa puede dar cimiento a esto. Y el cuento de que el hecho de que ahora no se tenga una respuesta no quiere decir que no se pueda saber, es sólo una excusa, creélo o no, la ciencia demostrativa está cimentada en un error, pero como es una obviedad no la pueden ver.

Tienes razón en cuanto a mi equivocación frente al superyo, inconcientemente intercambié y expuse mi apreciación sobre el concepto por superhombre, pero al analizarlo sin prejuicio alguno, ese superyo tranfigurado y desobedecido que simboliza la autodeterminación de una moral propia cimentada en el egoismo y la "voluntad de poder" para Nietzsche, "voluntad de vivir" para el viejo filósofo, es lo que en el pensamiento del viejo filósofo llega a conceptuarse como maldad.

En cuanto a lo de los Musulmanes, las primeras cruzadas se dieron para expulsar a los árabes de la península Ibérica, ello fue lo que dio la idea de cruzadas en sí, es lo que dió pie para recuperar Tierra Santa, que por lo demás, Enrique está en lo cierto, les dieron palo, pero al menos para la ideología cristiana, se pudo expulsar al Musulmán de la peninsula Ibérica, Reconquista. Aunque hoy día los Musulmanes estén haciendo bumm por doquier en Europa y lo seguirán haciendo, sin mencionar que no es sólo en Europa, ideología radical, el árabe es el idioma de Dios.

Discualpas Inés, y no te daré la razón, no porque la tengas, sino porque lo tomarías como un insulto!

La improbabilidad del azar en la conformación de un suceso es de 100 * 100 (azar es el desconocimiento y no manejo de todas las variables que intervienen en un evento, no una entidad)

Saludos,

Carpe Diem et Memento Mori

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 07/04/2016

"Inés, no es mi intención y nunca lo ha sido discutir hasta el grado de la ofensa contigo, pero perdóname olvidé algo de sagrada importancia, así como fe y razón no discuten, las discusiones de cualquier índole entre hombre y mujer...


Basta ya, disculpe mi intervención, su actitud es muy reprobable, sr, Haiawatta o como desee nombrarse....


Creo que la discriminación y la negación del otro no aportan nada al debate. Pretende disculparse y no abandona de ninguna manera su actitud de machista empedernido. Aquí no debió aparecer jamás la palabra "mujer".


Lamento decirle que su tercenmundismo me da pena.



.... Ambos, hombre y mujer piensan diferente, desde pequeños su naturaleza difiere en conducta; niños y niñas pelean más entre sí que niños con niños."


Hombre, de donde saca todo este disparate, como sabe que es natural o cultural. qué estudios leyó.




Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 07/04/2016

En cuanto a lo de los Musulmanes, las primeras cruzadas se dieron para expulsar a los árabes de la península Ibérica...


Otro dato más inexacto que el anterior. Caballero, investigue, por favor.


Las primeras luchas entre cristianos y musulmanes no tenían nada de cruzadas. Unos y otros se aliaban en su lucha contra el otro. Si se basa en el Mío Cid, déjeme decirle que se trata de propaganda tardía de unos tiempos muy diferentes de cómo ocurrieron los hechos.

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 07/04/2016

... Ello fue lo que dio la idea de cruzadas en sí, es lo que dió pie para recuperar Tierra Santa.


Ja... No me haga reir, vio, a ver quien empieza con las bufonadas

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 07/04/2016
Escrito por Enrique Enrique
A las 02:46

... Aunque hoy día los Musulmanes estén haciendo bumm por doquier en Europa y lo seguirán haciendo, sin mencionar que no es sólo en Europa...


Mi señor, ciertos fundamentalstas musulmanes están haciendo bumm por doquier por todo el mundo. Se resisten a la civlización, apremian a lo cultural, como ud también lo hace con su tercermundismo. Se trata de conflictos que se alimentan de la miseria y de la exclusión social de ciertas comunidades.


No queda de otra, hay que integrar. Su posición discrimiinadora y pequeñocultural no hace sino darle alas al diablo. Investigue, compañero, no cuesta, es gratis.


Si le gustan las asociaciones históricas creo que comparar estos hechos con el Bajo Imperio Romano le resultaría menos funesto y bufonesco..



Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 07/04/2016

Disculpas ofrezco por los agravios, Ines...



Lo primero que debe enmendar es su odioso sexismo.


"Cómo odio a estos chicos" INDIANA JONES

Enrique Enrique
Panamá, Panamá
Escrito por Enrique Enrique
el 07/04/2016

Inés se confiesa atea, yo agnóstico, todavá no entiendo qué tiene que ver todo esto con el sexo.

Es como si me dijera que ud se llama Angulo pero que no le gusta el pollo.... No le parece?