En este grupo En todos

Grupo de Filosofía

Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 04/10/2015
Escrito por Nauzet Negrin Armas
A las 22:10
Escrito por Nauzet Negrin Armas
A las 22:10

Espíritu: Entidad no material dotada de conciencia y voluntad. Los escolásticos distinguieron entre realidades inmateriales activas (el espíritu) y realidades inmateriales no activas (p. Ej. Los números), y entre el espíritu puro (Dios, que no depende de la materia) y espíritus no puros ( las almas humanas).

En el idealismo* alemán, el término Geist también ha sido traducido como <<espíritu>> (vendría a significar la conciencia humana, si bien en su dimensión histórica).

*Idealismo: Doctrina filosófica que concibe la realidad-y prentende explicarla- como una idea.

El idealismo reduce la realidad al pensamiento o considera que el conocimiento de la realidad parte del pensamiento. También hace del pensamiento la culminación de la realidad. En todos los idealismos, el yo-la conciencia-es el objeto central de reflexión filosófica. Suele calificarse de idealismo la teoría de las ideas de Platón, así como toda la tradición platónica (en especial la cristiana, pues el cristianismo destaca en la reflexión filosófica y teológica el tema de la persona), pero con mayor propiedad se aplica especialmente a algunas filosofías de la época moderna (el idealismo trascendental de Kant, el idealismo absoluto de Hegel).


Idealismo aemán: Doctrina filosófica que desarrolló y corrigió algunos aspectos del pensamiento kantiano. En el idealismo alemán, los contenidos de la conciencia eran ideas-categorías en las que culminaba la realidad: en Fichte era el yo como acción libre, en Schelling el espíritu culminaba la naturaleza (aunque había continuidad entre ambos).

Fuente: Diccionario de Filosofía LAROUSSE, SPES EDITORIAL, S.L. , 2003
Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 05/10/2015

Existe el azar ontológico? Puede darse la aleatoriedad como parte del ser ? Pueden tener existencia procesos que sean irreductiblemente aleatorios, completamente independientes del conocimiento que tengamos del propio sistema, de tal manera que no podríamos aducir causas deterministas ?.

En la ciencia tradicional, al menos desde aquella desarrollada en el período de la Ilustración, hasta los primeros años del siglo XX, se consideraba que todo azar era de tipo epistemológico , es decir, se presentaba por el desconocimiento, bien sea por ignorancia o por incapacidad, para analizar sistemas complejos que, en principio, pueden responder a causas complejas . La concepción del azar epistemológico era compartida por los naturalistas (aquellos que sostenían que cualquier fenómeno podía ser reducido a sus causas naturales , así dichas causas fuesen desconocidas ya que la naturaleza estaba compuesta únicamente de materia y, por tanto, sujeta a las propias leyes físicas y a una causalidad de la misma entidad) y por los dualistas (aquellos que sostenían que en la naturaleza, además de la materia , existían otros fenómenos de índole metafísica, en particular, espirituales, por llamarlos de esta forma).

Si se asume como posible el azar ontológico, dicha postura haría imposible la aceptación de Dios, como Ser Omnisciente. Así que si “ El Espíritu es el Todo, en ¡TODO! ” – como afirma Andrés – tendremos que preguntarnos si ese «Todo» metafísico puede tener alguna relación con el azar .

Pierre Simon de Laplace , luego de estudiar el cálculo de probabilidades, negó la existencia del azar ontológico y consideró que la naturaleza era inexorablemente determinista. Propuso la idea de que si pudiera existir un ser con capacidades sobrehumanas pero no sobrenaturales, con capacidades superiores a las de cualquier persona que habitara sobre la Tierra, capacidades que no violaran ninguna ley fundamental de la Naturaleza, dicho ser sería capaz de predecir, con total y completa exactitud, el comportamiento del sistema en cualquier tiempo futuro. Este ser hipotético es conocido como el demonio de Laplace . De esta manera, argumentó que mientras el mundo obedeciera las leyes newtonianas, sería completamente determinista y, en tal estado, ese ser hipotético sería capaz de conocer la posición y velocidad de todas las partículas que se encuentran en el Universo, en cualquier tiempo dado. Dicho ser hipotético – entonces – estaría en capacidad de conocer el devenir de todo lo que existe, en cualquier momento.

Así, este azar , en el sentido laplaciano del término, correspondería a aquel azar que hemos dado en denominar epistemológico . Durante mucho tiempo, hasta los primeros albores del siglo XX, la ciencia consideraba que todo fenómeno obedecía a una causa determinista y que la estadística era una forma que tenía el hombre para llenar aquellos espacios vacíos que le eran completamente desconocidos por no saber analizar y calcular fenómenos excesivamente complejos. Pero todo cambió con el advenimiento de la mecánica cuántica , que defiende que los resultados de algunos experimentos no pueden predecirse con exactitud, ya que son sólo probabilidades , ya no producto del desconocimiento sino surgidas de características propias de la misma Naturaleza.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 07/10/2015

Tito Lucrecio Caro , más conocido como Lucrecio , filósofo y poeta romano, hizo referencia a algo que Bergson denominó « capricho de átomo ». Como epicúreo y materialista, Lucrecio propone que los átomos tienen una cierta inclinación, una espontánea desviación en su trayectoria, que rompe la cadena causal determinista de su movimiento. Este postulado ontológico es el clinamen , que permite la libertad y el escape del determinismo ciego e inexorable, abriendo nuevas perspectivas ontológicas y metafísicas. La energía propia de los átomos, que espontáneamente se desvían de su trayectoria, hace posible el rompimiento con una causalidad necesariamente mecánica y permite el surgimiento de la libertad y, con ella, del libre albedrío .

Hoy día, la ciencia conoce que, en la mecánica cuántica, en un experimento controlado hasta en sus más mínimos detalles, siempre se presentará un cierto grado de aleatoriedad en el resultado. Es la denominada interpretación de Copenhague de la mecánica cuántica . Según esta interpretación, podría haber muchos procesos físicos de carácter cuántico que tenderían a ser irreductiblemente aleatorios, como por ejemplo las leyes de la desintegración atómica, que pueden predecir el número de núcleos de un cuerpo radiactivo que se desintegrarán en un período de tiempo determinado, pero no pueden establecer cuándo lo hará cada uno de los núcleos concretos.

En un principio, eminentes hombres de ciencia, como Einstein y Schrödinger , señalaron que dichos efectos aleatorios podrían provenir del desconocimiento para tratar esos sistemas complejos y que, por tanto, había que esperar hasta completar la teoría para poder determinar, de manera exacta, los resultados. Esta interpretación del azar cuántico como desconocimiento de los sistemas complejos fue llamada “ de las variables ocultas ” pues se argumentaba que debían existir unas variables cuyo valor no podía conocerse dado el estado actual de la ciencia, pero que deberían estar predeterminadas, al igual que la forma en que opera el mundo físico clásico. En un artículo publicado en 1936, Einstein y dos de sus colaboradores, Podolsky y Rosen , proponían lo que se denominó « experimento EPR », en el que formulaban serios reparos a la interpretación de Copenhague .

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 08/10/2015

El experimento EPR – ideado por Einstein – consiste en dos partículas que interactúan, alcanzando un estado denominado como «entrelazado». Una vez dicho estado se ha hecho presente, dos observadores reciben cada una de las partículas, llamadas A y B. Si uno de dichos observadores mide, por ejemplo, el spin de la partícula A y el resultado es “arriba”, entonces sabrá cuál va a ser el spin de la partícula B, que será “abajo”. Ahora bien: el asunto cardinal es determinar si dichos valores existían con anterioridad al período de observación, o no existían antes. De esta manera, se podría establecer una clara diferenciación entre las dos teorías expuestas: para la teoría de la interpretación de Copenhague de la mecánica cuántica , los spin de las partículas A y B no deberían estar predeterminados antes de efectuarse la observación, estando ambos spin en una posición de “arriba” y “abajo”. Cuando se observa una de las posiciones, el sistema colapsa y, de manera aleatoria, cada uno de los spin alcanza uno de los dos posibles valores.

En la teoría propuesta por Einstein y sus colaboradores, el spin de cada partícula A y B, está predeterminado antes de efectuar la observación, adoptando la forma de una variable oculta cuyo valor desconocemos de antemano. Así, un spin está en “arriba” y el otro está en “abajo”. Al someter a observación una de las partículas simplemente estamos revelando su valor preexistente, lo que nos permite conocer el valor de la otra partícula.

La interpretación ofrecida por Einstein y sus colaboradores fue aceptada gracias a que coincidía con el sentido común. Luego, el experimento se complicó añadiendo el hecho de que las partículas A y B pueden separarse tanto como se desee pudiendo situar cada una en un extremo de nuestra galaxia. De esta forma, al observar una de ellas, de manera instantánea, la otra alcanzaría también su valor correspondiente. Cómo puede ser esto posible?. Acaso dicha información puede viajar a una velocidad mayor a la de la luz?. Las paradojas que se presentaban en estas « acciones a distancia » eran consideradas por Einstein como “cosas de duendes”, en el sentido amable de la expresión, pues algo que no necesita de la intervención del tiempo es algo que no debería estar dentro de la esfera de la física y, por consiguiente, debería ser estudiado desde la metafísica, a la que combatió Einstein con todas sus energías.

Durante cierto tiempo, el experimento EPR , propuesto por Einstein , fue un argumento supremamente convincente para degradar las tesis propuestas por Niels Bohr , el principal defensor de la interpretación de Copenhague , quienes sólo podían oponer sus estudios matemáticos contra el poderoso argumento esgrimido por Einstein . Por otra parte, llevar a la práctica el experimento ideado por Einstein era imposible hacerlo en dicha época, por lo que el sentido común apoyaba las conclusiones del científico alemán.

Los años fueron pasando, los adelantos de la ciencia fueron jalonando nuevos descubrimientos y conclusiones. De pronto, se concluyó que Einstein estaba equivocado.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 09/10/2015

Una muy corta digresión, pues el tema lo amerita. Acaba de aparecer la noticia que durante un experimento realizado con el Colisionador de Hadrones, un grupo de investigadores del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), en Ginebra, parece haber descubierto que el universo primitivo pudo haber sido líquido, idea que revolucionaría las teorías actuales.

Los investigadores del CERN trataban de recrear la llamada « sopa de partículas elementales » (plasma de quark-gluones) generada inmediatamente después de producirse el big bang . Para poder reproducir dicho estado de la materia, hicieron colisionar núcleos de plomo y protones para poder alcanzar una temperatura 250. 000 veces mayor que la que existe en el núcleo del Sol, condición necesaria para la existencia del plasma. Al analizar los resultados arrojados por el experimento, los investigadores vieron, con gran sorpresa, que el material resultante no se comportó como un gas sino como un líquido. El plasma creado estaba compuesto por diminutas gotas que son 100. 000 veces más pequeñas que un átomo de hidrógeno.

Este resultado sorprendente ha puesto a la comunidad científica en alerta. El universo primitivo pudo haberse parecido más a un líquido que a una nube de gas extremadamente caliente, que es la teoría que impera en la actualidad.

Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 12/10/2015

En este debate se pregunta cuánta improbabilidad tiene que haber para que el azar quede excluido como explicación. La pregunta inicial está mal formulada porque se refiere a la cantidad de improbabilidad que tiene que haber para que el azar quede excluido como explicación. Lo correcto hubiera sido hablar de probabilidad , cuánta probabilidad tiene que haber para excluir al azar como explicación.

Digamos, entonces, que un experimento es azaroso cuando el resultado no puede ser determinado a priori de un conjunto de resultados posibles. Por otro lado, cuando medimos, por comparación, un resultado azaroso con otro, entramos en el campo de la incertidumbre . Bajo esta premisa, podemos considerar la incertidumbre como la medida de qué tan azaroso es un experimento. Así, en el fondo, la incertidumbre refleja la ignorancia que tenemos sobre el experimento mismo y respecto a la acción del azar en la producción del resultado.

Tenemos – pues – que, en un primer esbozo, las características que definen un experimento como azaroso serían las siguientes:

· El experimento en sí mismo considerado

· El conjunto de eventos a priori , que se denomina « espacio de la muestra »

· El evento a posteriori

· La incertidumbre

En los juegos de azar, un jugador apuesta fundado en la premisa objetiva de que el número que eligió tiene la misma oportunidad de salir favorecido que cualquier otro, más allá de que subjetivamente guarde la esperanza de que el número elegido por él tenga una oportunidad superior de salir favorecido que lo motiva a seleccionarlo. Pues bien, esa oportunidad puede ser medida cuando incorporamos el concepto de probabilidad .

Desde el siglo XVII, dicha probabilidad fue expresada en términos matemáticos afirmando que “ dado un conjunto de n resultados posibles, con igual oportunidad, la probabilidad de acontecer para cada uno de ellos es 1/n ”. De aquí que se afirme que los sucesos se dicen equiprobables cuando tienen igual probabilidad. La expresión matemática que consigna este enunciado es la siguiente: p(Ai)=1/n

Debe notarse que la suma de la probabilidad de todos los resultados posibles es n veces 1/n , que es 1 . Esta es una de las propiedades fundamentales de las probabilidades ya que la suma de las probabilidades de todos los resultados posibles debe ser la unidad.

Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 04/03/2016

La pregunta solo está hecha utilizando el termino probabilidad de forma negativa.

Puede haber tanto improbabilidad como probabilidad pues se puede decir que algo puede suceder o no puede suceder.

Si algo puede suceder se dice que es probable y si no puede suceder se dice que es improbable.

Se puede preguntar tanto por la cantidad de probabilidad como por la cantidad de improbabilidad.

La forma de la pregunta nos lleva al mismo dilema.

Cuanta más probabilidad de que algo suceda haya menos azar hay cuanta menos probabilidad más.

Cuanta más improbabilidad hay de que algo suceda más azar existe.

La relación entre improbabilidad y azar es positiva mientras que la relación entre probabilidad y azar es inversamente proporcional.

Pero las conclusiones son las mismas. Lo que difiere son las relaciones entre los dos elementos.



Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 04/03/2016

Hola, Nauzet: Habíamos dejado truncado nuestro diálogo en torno a este debate sobre la improbabilidad del azar en la conformación de un suceso. El punto nodal del asunto está en saber si la naturaleza es o no determinista . Si lo es, no habría azar y, por consiguiente, todo suceso que se produzca en el mundo ya está determinado de antemano. Si el azar concurre en la formación del suceso, no estaríamos en presencia de un modelo determinista y cabría, entonces, dentro del campo humano, el concepto de libertad .

La ciencia , desde Newton , asumió un criterio eminentemente determinista ya que entendió el azar desde el punto de vista puramente epistemológico al afirmar que no puede existir el azar ontológico . Bajo esta premisa, para el cientificismo clásico , un suceso es aparentemente aleatorio cuando no puede saberse o controlarse su causa .

Con la formulación de la física cuántica , al igual que las observaciones realizadas sobre sistemas caóticos o turbulentos , muchos hombres de ciencia comenzaron a reconsiderar la validez del azar en la física. Así, tal como sabemos por la física cuántica , el principio de indeterminación de Heisenberg , ya verificado de manera experimental, nos señala que al multiplicar los errores de medida de dos magnitudes complementarias el resultado es una constante . Por ejemplo, si reducimos a cero el error de velocidad tendremos que el error de posición se hace infinito y la partícula que se analiza podría estar en cualquier lugar del Universo. Otra paradoja sería la de que una partícula virtual que se desintegra en un tiempo muy pequeño, que tendría una masa enorme.

En consecuencia, se afirma, hoy día, que muchos procesos físicos de carácter cuántico podrían ser irreductiblemente aleatorios . Existe también la paradoja de que ciertos eventos que permiten cierta predictibilidad a nivel macro, cuando son analizados a pequeña escala se vuelven impredecibles , como es el caso de los sistemas turbulentos cuya evolución, a corto plazo, no es predecible, debido a que cualquier variación infinitesimal que se presente en sus condiciones origina cambios exponenciales. Por eso, en estos casos, se subraya que aleatoriedad y predictibilidad no son términos equivalentes.

Y que pasa en el campo humano?. Si toda la naturaleza es determinista , el hombre no puede sustraerse a esta constante, que impregna todas las cosas que existen en el mundo, de tal manera que incluso nuestras acciones también tendrían el sello determinista y lo que pasa es que todavía no comprendemos cómo sucede esto. Bajo esta hipótesis, no habría libertad ni libre albedrío .

Mahawakya Locus Loci
Lenguas modernas universidad de caldas...
Escrito por Mahawakya Locus Loci
el 04/03/2016

Buena tarde, noche o buen dìa segùn represente el momento en que aparezca este post ante sus ojos.

Es curioso ver como todo lo que acontece a nuestro alrededor y nuestras propias acciones llevan en sì mismas un grado intensionado en el hecho, nada podrìa estar fundamentado en algo fuera de la intensiòn. Sin embargo, la intensiòn, aquello que precede al hecho està motivado por una causa y esta causa para no llegar a un problema sin soluciòn, se considerará origen.

Así, el azar no se puede contemplar como una variable del entorno ajena al funcionamiento del universo, cosa muy diferente es que el ser humano no sea capaz de comprender todas las variables que intervienen en un suceso o fenòmeno dado. El hecho de que no se conozcan todas las variables para un fenómeno dado, es lo que hace que el concepto azar surja, pero eso entendido como azar, es solo el desconocimiento y la imposibilidad de llegar a conocer esas variables dentro de un fenómeno.

De otro modo, aquello denotado como azar, està solo contemplado desde la intensión, si he de comprar un boleto de loterìa, soy yo quien está intensionando el azar, es decir llevo una posibilidad de ganar, estoy introducido como variable en el fenómeno a suceder, al igual que en la ruleta rusa, interviene el factor de fuerza, peso, posiciòn de la bala al arrancar el giro, y si sólo fuera que el tambor girara hasta el final sin obstrucción alguna, podríamos llegar a tener una certeza repetida sobre la posición final de la bala. Hasta aquí son pocas las variables a manejar. Sin embargo, se gira el tambor, pasa un tiempo, se ajusta el tampor al arma en un "tiempo" no definido, se vuelve a girar el tambor, etc, etc, aquí lo que se hace es aumentar las variables y con ello la imposiblidad de predicción. No obstante nada de eso sucedería si yo no intencionara el hecho de jugar, tanto como al lanzar los dados.

En la naturaleza, un terremoto, una erupción volcánica no se pueden determinar porque se desconocen las variables por falta de instrumentos, sin embargo, se sabe que una erupción volcánica es liberación de presión por aumento de la temperatura del planeta, y que los terremotos se suceden por el desplazamiento de placas, fenómeno dado desde el mismo movimiento de rotración del planeta, pero se deconoce cuanto se calienta la tierra en su movimiento, que otros factores externos intervienen en el aumento de temperatura, se desconocen el numero de erupciones volcánicas submarinas y la cantidad de presión que se libera, así como el desplazamiento de las placas, su dirección, la insidencia de la velocidad y la fuerza de rotación del núcleo terrestre para con las placas, etc. Eso que se llama azar es desconocimiento, eso que se llama azar es la intencionalidad sobre un hehco sin conocer ni poder manejar e interpretar las variables.

En el ser humano es un poco diferente, sólo un poco. La condiciones externas motivan en el ser humano y también en cualquier otro ser viviente, un tipo de reacción, en el ambito animal, hay dos opciones ante el peligro, por ejemplo, correr o enfrentar, segun si eres depredador o presa. También, obligatoriamente, al menos entre mamíferos, si hay varios machos adultos y te quieres reproducir, tienes que ganarte el "derecho". El ser humano para esto es un poco màs impredecible, aunque se mantienen las mismas dos opciones ante el peligro, correr o enfrentar, pero ademas, puede enfrentar siendo debil. Sacando fuerzas de todo aquello que valora y no quiere perder, pues darìa igual perder la vida que perder lo que valora. El ser humano irremediablemente se encuentra abocado a elegir, no es libre de no elegir, y ese libre albedrío, ilusión de libertad, sólo opera para decidir entre las opciones que se presetnan ante él.

La vida es azarosa

Carpe Diem et Memento Mori

Alejandro Serrato Luevanos
Filosofía seminario mayor diocesano de...
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
el 05/03/2016

Me perdí en el argumento poliedrico de Mahawaky. Me cautivó el inicio porque me pareció ingenioso el apelar al entorno psicológico para demostrar en el terreno ontològico. Al estarlo leyendo pensaba en que terminaría fundamentando la causalidad en la libertad y la libertad en la intencionalidad. Me parecía evidente y cautivador. Lo celebré. Pero no dejaba de percibir anticipadamente que se exponía al riesgo de la negación de la libertad partiendo de la ilusoria sensación de ser libre. Eso mismo sucedió cuando se rebatió el argumento psciológico montado para demostrar la libertad a partir del compromiso (intención). Pero luego me fuí para atras cuando Mahawaky hace explícita la fragilidad que yo estaba anticipando (ilusión de libertad). Desde mi esquema mental, al negar la libertad se derruba la fortaleza de la intencionalidad llevadas ambas al terreno de la ilusión. Y al negar la intención se negaría la causalidad (al menos en la percepción válida humana) y con ello se llegaría necesariamente al fortalecimiento de el azar. Así termina el comunicado de Mahawaky y hay en ello congruencia; pero lo que hizo perderme es que durante todo el desarrollo argumentativo aparece la fuerte e irrebatible propuesta de un determinismo no alcanzado a cubrir y aceptado como libertad (moderada) en virtud de todos los factores deterministas ignorados. El último fraseo es definitivo para comprender mi confusión; dice así: "El ser humano irremediablemente se encuentra abocado a elegir, no es libre de no elegir, y ese libre albedrío, ilusión de libertad, sólo opera para decidir entre las opciones que se presetnan ante él" Si el hombre esta obligado a elegir, si no es libre de no elegir, entonces, está encasillado en el determinismo y (de carambola) en la causalidad; pero el mismo fraseo se complica porque ese sometimiento a la elección es rebatido al calificarlo de ilusorio, y con ello se fundamentaría el azar; pero no es rebatido porque en la misma frase se afirma que la ilusión en la que se fundamenta la intención solamente opera para decidir entre las opciones visibles, y al decirlo así me parece que se vuelve a fundamentar el determinismo causal; pero parece que nó es así porque el cierre es deteminante: "La vida es azar".

Ante este panorama, ya no supe, Mahawaky, cuál de las dos propuestas es la que domina en tu intencionalidad.

Quizá en esta "no definición" se esté dando ese aspecto agudo e irónicamente genial que siempre dejas entrever. Mahawaky; me pusiste a trabajar en un alarde hermenéutico que ni siquiera sé si en verdad surge de mi falta de comprensión. Sin duda, necesito ayuda, porque quizá mis consecuentes no son correctos en cada etapa del desarrollo.

Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 05/03/2016

"La elección es una ilusión creada entre los que tienen poder y los que no lo tienen". Personaje de Merovingio (Matrix Reloaded).


Jaime Alfonso Celi Múnera
Derecho y ciencias políticas universid...
Escrito por Jaime Alfonso Celi Múnera
el 05/03/2016

Hola, a todos: Mahawakya Locus Loci , que para efectos de simplicidad acortaré, de aquí en adelante a MLL , señala que el azar sólo tiene cabida en el hombre como producto del desconocimiento y de la imposibilidad de conocer todas y cada una de las variables que intervienen en la producción de un suceso. En este sentido, está hablando de la existencia del azar epistemológico . Como quiera que el hombre no conoce todas las variables, a aquello que desconoce lo denomina azar . Ya hice referencia, en post anteriores, en este mismo debate, al demonio de Laplace . Si imagináramos una criatura con un poder tal que pudiera conocer la forma como operan – con exactitud – las leyes de la física y fuera capaz de calcular, sin equivocación alguna, la manera como interactúan estas leyes físicas con los datos que posee sobre el presente, estaríamos sin duda ante una inteligencia que podría predecir cualquier evento que ocurra en cualquier instante del futuro. Esta inteligencia estaría en condiciones de observar ante sí el pasado, el presente y el futuro del universo, incluyendo, por supuesto, las acciones de la raza humana. Podría conocer el movimiento de cualquier cosa que se halle presente en el universo, desde el movimiento que afecta a los cuerpos más grandes hasta aquel que se produce en los más pequeños. Para esta inteligencia, la voluntad humana, la intención humana, no tendría ninguna importancia pues ya la habría conocido de antemano. El proceso sicológico del hombre se convertiría, de esta manera, en un proceso físico, mecanicista, donde dada una causa inexorablemente se producirá un determinado efecto. Por supuesto, bajo esta concepción, el universo, la naturaleza, el hombre mismo, tendrían una concepción determinista .

El argumento final de MLL no deja de ser extraño. Su post termina afirmando que puesto que el hombre está irremediablemente abocado a elegir , no tiene libertad para hacerlo o no hacerlo, puesto que “ no es libre de no elegir, y ese libre albedrío, ilusión de libertad, sólo opera para decidir entre las opciones que se presentan ante él ”. En último término, el argumento es contradictorio puesto que si como hombre estoy inexorablemente abocado a elegir, no hay “ opciones ”, en plural, sino una única y determinante elección, cual es la de siempre elegir . En otras palabras, parecería que MLL considera que el hombre no puede elegir la abstención de elegir . Por esta vía, entonces, también se llega a una concepción determinista del accionar humano.

Por otro lado, Nauzet cita una frase del personaje Merovingio , en el filme “ Matrix Recargado ”. Es la elección una ilusión creada por otros hombres, que tienen tal poder que son capaces de crearla y engañar a sus semejantes?. Aquí, en este caso, ya no hablamos del determinismo de la naturaleza sino del poder que acumulan algunos hombres, que son capaces de generar la ilusión sobre la elección humana; sin embargo, por esta vía, al ser el objeto de nuestro análisis el poder que tienen algunos hombres, nos apartamos del objeto preciso de este debate si entráramos, en este momento, a analizar dicha afirmación. Sin embargo, sería interesante que Nauzet , que es quien lo propuso, desarrollara el hilo de esta aseveración.

Si la Naturaleza es determinista , si el azar únicamente existe en la medida en que el hombre desconoce algunas de las variables que componen las leyes físicas que componen y gobiernan el universo, es evidente que el hombre y sus acciones también caen bajo el determinismo y su voluntad , su intencionalidad , su libertad , en suma , sólo son el resultado de una ilusión debida a que no conocemos aquellas variables que determinan su obrar inexorable y determinado. En Derecho Penal, los abogados conocemos una máxima latina que afirma: “ Non agit, sed agitur ”, es decir, “ no actúa , lo actúan ”. De ahí que el hombre tendría la ilusión de poder actuar libremente, de creer que con su voluntad es capaz de causar una mutación en el mundo exterior, de creer que su discernimiento lo lleva a la posibilidad de optar entre varias posibilidades, cuando en el fondo ya está determinado por las leyes de la naturaleza, cuando sus actos ya son predecibles , cuando no le queda sino la opción de obrar según dictan las leyes de la naturaleza que, siendo deterministas , gobiernan el mundo y todas las cosas que se encuentran dentro de él, incluyendo el hombre.

Por eso el estudio de los resultados arrojados por la física cuántica y su implicación respecto a la libertad humana . Si muchos procesos físicos de carácter cuántico son irreductiblemente aleatorios , no podemos hablar del carácter determinista de la naturaleza, abriendo campo a la libertad humana, a la intencionalidad , y a la libertad de elegir aquello que el hombre considere más conveniente para el cumplimiento de sus fines.

Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 05/03/2016

Jaime, yo contesto a tú afirmación sobre que la pregunta esté mal planteada y digo que la pregunta no parece estár mal planteada, que en vez de plantearse de una forma afirmativa se plantea de una forma negativa pero que eso da igual, porque al final la relación entre la probabilidad y el azar es lógicamente y para mi la misma cambiase o no la forma en que se usa el concepto de probabilidad para hacer la pregunta.

Digo, el azar crece unido al conocimiento o decrece.

La probabilidad crece unida al conocimiento o decrece.

Cuanto más conocimiento más probabilidad y menos azar.

Cuanto menos conocimiento menos probabilidad y más azar.

Probabilidad vs improbabilidad, azar vs certidumbre, conocimiento vs ignorancia.

¿No somos libres de dejar de ser libres no parece así a priori algo determinista?




Alejandro Serrato Luevanos
Filosofía seminario mayor diocesano de...
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
el 05/03/2016
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
A las 20:46

Se aportan "paulatim, pedetentim" (poco a poco y pasito a pasito) los ladrillos que van completando la construcción.

Cuando hice mi comentario para Mahawakya, de ninguna manera intenté ser capcioso sino abrir la puerta a todas las posibilidades que dejaba entrever el escrito de Maha. Dije que "quizá aquella persistente contradicción (negando y afirmando simul) respecto a la libertad, pudiera ser una irónica genialidad de Maha", y lo dije así porque siempre he reconocido esa ironía que tiene para no decantarse cuando hay la inseguridad. Concretamente, en este caso, hay un reclamo a la doctrina estoica, que muy agudamente rescató el compromiso humano sin deteriorar la causalidad. "La obra ya está montada y definidos los papeles, pero toca al hombre la libertad de si representa o no su papel en dicha obra; y yendo más a fondo, toca al hombre el definir el nivel de calidad en que lo representa". Luego ya lo tocaron de una manera o de otra en las aportaciones siguientes.

Lo que me parece pertinente para mi aportación es hacer patente que "hemos estado hablando sin delimitar los entornos en los que se puede hablar de "azar o determinismo". Ya sea en el sentido ético (que atañe solamente al hombre) o en el sentido cósmico (que atañe al devenir), en cualquier caso, lo que está a la base es LA LIBERTAD y con ella se viene anexa la causalidad. Y si la física se vió en la necesidad de establecer dos criterios diferentes para operar en el entorno llamado "clásico" y/o en el entorno llamado "cuántico", resulta evidente que esa necesidad le sobrevino porque en el entorno inmediato se detecta facilmente la causalidad que puede ser condicionada mientras que en el entorno mediato la causalidad permanece más oculta que patente.

Dicho de otra manera (y en ello vuelve a aparecer la posibilidad de "irónica genialidad" de Maha): La causa destruye la libertad pero también la habilita, según se tome para sometimiento absoluto o para remoción.

Nada facil el texto de Maha. , y en mi forma de tomarlo quise reconocerle.

Ahora quiero yo hablar de la libertad:

Es propio de la filosofía el abrir los temas a su aspecto más general. Esto es lo que la hace distinta de las ciencias particulares. Es propio de la filosofía buscar la causa más remota del tema ya generalizado. Así pues, estando en un contexto de "debate filosófico" no nos es permitido reducir la libertad al aspecto ético, por más que reconozcamos (junto con el helenismo) que "el hombre es el universo en pequeño".

Leibniz,al fin filósofo, se comporta fiel a la exigencia de la filosofía y llega a negar la libertad de "creación": Dado el concepto de "perfección divina" concluye necesariamente que Dios no podría haber optado no solo en crear o no crear el universo sino que, ni siquiera, podria haber tenido libertad para elegir el tipo de universo que crearía, ya que su perfección le llevaría a volcarse en algo no perfecto para comunciarle algo de su perfeccion, pero que necesariamente sería lo mejor posible dentro de lo no perfecto. Así pues Leibniz concluye dos cosas: "Dios opera en riguroso determinismo" y "este universo es el mejor posible". No posibilidad de cambiar la causa (determinismo). Y sin embargo la teoría humanista de Leibniz (Nuevo ensayo sobre el entendimiento humano) destinado a ironizar a Locke (Ensayo sobre el entendimiento humano) exalta de manera óptima la responsabilidad basada en la libertad y el conocimiento plenos.

Los argumentos más contundentes en pro del determinismo se dan en el ámbito cósmogónico, pero, paradójicamente, también en el ambito cosmogónico se dan los arguementos más contundentes en pro del azar. Todo depende de si se acepta o no la causalidad y su condición de ser susceptible a la inhibición. Y no debemos dejar pasar de lado la reflexión de que "el ámbito cosmogónico es el reino de las consideraciones cuánticas". Aquí se hace evidente que "un rango probabilístico tan amplio que no puede ser cubierto por la mente humana" nos orilla a hablar de azar; pero a quienes tienen un concepto deformado de "causa" les puede orillar a hablar de determinismo extremo.

Los argumentos en pro de la libertad, pero ahora en el ámbito ético, se han dado a tres niveles:

A) Metafísico: La causa no es causa sino hasta después del efecto y solamente respecto al efecto. Esto es de capital importancia, y, desgraciadamente, casi nadie lo toma en cuenta: El padre y la madre son padres solamente por el hecho del hijo y solamente respecto al hijo. No es parte de la naturaleza de los integrantes de la pareja el ser padres; el ser padres les sobreviene por una relación tardía: la procreación. No es parte de la naturaleza del origen cosmogónico el ser causa del cosmos, esa condición le sobreviene con el advenimiento del efecto cósmico. En esto radica el error de Leibniz. , sí. , pero también en esto radica el error de la común negación de la causalidad. Casi todos la quieren ver antes de que se produzca el efecto. , eso es absurdo. De un error tal se sigue que: "aquí tenemos al producto luego debemos concluir que la causa debió producirlo necesariamente"; pero también resulta que: "no alcanzamos a (o no queremos alcanzar a) percibir la causa, y, entonces, debemos concluir el azar.

B) Psicológico: El hombre hace compromisos, (promesas, contratos, juramentos) luego. , el hombre tiene la intuición inmediata de ser libre; tan valiosa como la intuición inmediata de ser distinto y enfrentado a lo otro.

C) Social (legal, le llaman algunos): Las sociedades establecen leyes que comprometen definitivamente el sometimiento, luego. , el hombre tiene, en su calidad de especie, la condición de regular su libertad ante la libertad de otro igual a sí mismo.

Estos dos últimos ("b" y "c") han sido combatidos desde el argumento de "la ilusión" : "El hombre cree ser libre y por eso promete; el hombre cree ser libre y levanta leyes de protección colectiva sin notar que protege a la comunidad solamente porque en ello le va su propia protección".

Por mi parte, y como trabajo propio, he añadido a estas consideraciones una más de tipo metafísico: "Hay dos maneras de negar la verdad: negando lo verdadero o proponiendo que todo es verdad". De hecho estas dos formas las vemos (con dolor) vigentes en el cuerpo de la ciencia institucionalizada: No hay verdad, todo es verdadero.

Si lo aplicamos a la libertad, resulta algo muy digno de tenerse en cuenta: quienes luchan apasionadamente por una libertad onmímoda caen de lleno en el terreno de negar la libertad, pues ninguna libertad hay cuando se elige entre cosas que resultan indistintas en una determinada condición y en un deteminado momento.

Estimado Jaime. , te debo la continuidad allá en el otro debate. , no lo he olvidado, solo que me apasionó la manera sutilmente ambígua de Mahawakya; ese hombre es agudo intencionalmente; pero te aseguro (apelando a la libertad) que iré para allá


Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 05/03/2016
Escrito por Nauzet Negrin Armas
A las 22:04

A mi ese Dios de Leibniz me recuerda al Demiurgo de Platón.

Y sigo con "The Matrix", no es que quiera hacer publicidad al film, solo representar una idea a mi manera.

matrix_reloaded_neovarchitect_600.gif

Arquitecto:
Hola Neo.


Neo:
¿Quién es usted?


Arquitecto:
Yo soy el arquitecto. Soy el creador de matrix. Te estaba esperando. Tienes muchas preguntas y aunque el proceso ha alterado tu conciencia, sigues siendo indefectiblemente humano, ergo, habrá respuestas que comprendas y habrá otras que no.

De igual modo, aunque tu primera pregunta tal vez sea la más pertinente, es posible que seas consciente de que también es la más irrelevante.

Neo:
¿Por qué estoy aquí?

Arquitecto:
Tu vida sólo es la suma del resto de una ecuación no balanceada inherente a la programación de matrix. Eres el producto eventual de una anomalía, que a pesar de mis denodados esfuerzos no he sido capaz de suprimir de esta… armonía de precisión matemática.

Aunque sigue siendo una incomodidad que evito con frecuencia, es previsible y no escapa a unas medidas de control que te han conducido inexorablemente… hasta aquí.

Neo:
No ha respondido mi pregunta.


Arquitecto:
Muy Cierto.

Interesante, eres más rápido que los otros.


Neos en los monitores:
¿Otros? ¿Qué otros? ¡Quiero salir! ¡Quiero salir! ¿Otros?


Arquitecto:
Matrix es más antiguo de lo que crees. Yo prefiero datarlo desde que aparece una anomalía integral hasta que surge la siguiente. En cuyo caso esta sería la SEXTA versión.

Neos en los monitores:
Cinco. ¡Eso son bobadas! Tres. Una. Dos. Cuatro.


Neo:
Sólo hay dos posibles explicaciones.

O nadie me lo dijo, -La cámara se introduce en uno de los monitores- o es que nadie lo sabe.

Arquitecto:
Exacto.

Como sin duda estarás deduciéndolo, la anomalía es sistémica, y por eso crea fluctuaciones hasta en las ecuaciones más simplistas.

Neos en los monitores:
¡¡Estás muerto! ¡No puedes obligarme a nada! ¡Voy a hacerte pedazos! ¡AAAAH! ¡¡No pueden controlarme! ¡Que te jodan! ¡Dios ha muerto! ¡Hago lo que me pase por los cojones! ¡¡No puedes controlarme! ¡Viejo capullo! –La cámara se introduce en uno de los monitores-


Neo:
Elección.
El problema es la elección.

-Aquí se introduce la secuencia de Trinity luchando con el agente-

Arquitecto:
El primer matrix que diseñé era casi perfecto, una obra de arte. Preciso. Sublime. Un éxito solo equiparable a su monumental… fallo.

Su ineruptable fracaso se me antoja ahora como una consecuencia de la imperfección inherente a todos los humanos. Por eso lo rediseñé, y lo basé en vuestra historia, para reflejar con exactitud las extravagancias de vuestra naturaleza.

A pesar de ello tuve que afrontar otro fracaso. Entonces comprendí que la respuesta se me escapaba porque requería una mente inferior o por lo menos no tan limitada por los parámetros de la perfección. Quien dio con la respuesta de un modo fortuito, fue otro programa intuitivo que yo había creado, en principio, para investigar ciertos aspectos de la psique humana.

Si yo soy el padre de matrix; ella es sin duda alguna su madre.

Neo:
El Oráculo.


Arquitecto:
Por favor.

Como decía, descubrió una solución según la cual el 99% de los individuos aceptaba el programa mientras pudieran elegir aunque únicamente lo percibieran en un nivel casi inconsciente.

Aunque esta solución funcionó presentaba un importante defecto de base, con lo cual generaba una contradictoria anomalía sistémica que de no regularse podría poner en peligro el propio sistema. Ergo, si no se regulaba a aquellos que no aceptaban el programa, aunque fueran una minoría constituirían una creciente probabilidad de desastre.

Neo:
Se está refiriendo… a Zion.


Arquitecto:
Has venido aquí porque Zion está a punto de ser destruida. Todos sus habitantes serán exterminados y se erradicará toda señal de vida.

Neo:
Bobadas.

Neos en los monitores:
¡Bobadaaaas!

Arquitecto:
La negación es la respuesta humana más predecible. Pero estate tranquilo; con esta serán seis las ocasiones que la hemos destruido. Y nos hemos vuelto extremadamente eficientes en esa tarea.

-Escena de Trinity luchando con el agente.-

Tu función ahora como elegido es volver a la Fuente, para hacer una diseminación temporal del código que portas y reintroducirlo en el programa principal. Después se te pedirá que elijas en Matrix a los 23 individuos; 16 mujeres y 7 hombres que reconstruirán Zion.

Si no se completara este proceso, se produciría un error catastrófico en el sistema que aniquilaría a los que están conectados a Matrix, lo que unido a la exterminación de Zion nos llevaría en última instancia a la extinción de TODA la especie humana.

Neo:
No puede permitir que eso ocurra. Necesita a los humanos para vivir.

Arquitecto:
Hay niveles de supervivencia que estamos dispuestos a aceptar.

No obstante, lo relevante aquí es si estás dispuesto a asumir la responsabilidad de la muerte de los seres humanos de este mundo –Se activan los monitores con imágenes de humanos-

Es interesante ver tus reacciones.

Tus cinco predecesores poseían deliberadamente tus mismos principios, unas atribuciones destinadas a generar un estrecho vínculo con el resto de sus congéneres, lo que facilitaba la función del elegido. Mientras que los otros lo sentían de un modo muy general, tu estás experimentando una sensación mucho más… intima de… AMOR.

(aparecen imágenes en el monitor del sueño de Neo, en el que Trinity lucha con agentes)

Neo:
¡Trinity!

Arquitecto:
Por cierto, ha entrado en Matrix para salvar tu vida a costa de la suya.

Neo:
No...


Arquitecto:
Lo que nos lleva por fin al momento de la verdad, en el que se manifiesta ese fundamental defecto de base y se revela la anomalía al mismo tiempo como principio… y como fin.

Hay dos puertas. La que de la derecha te lleva a la Fuente y a la salvación de Zion. La de la izquierda te lleva a Matrix, a Trinity y a la extinción de tu especie.

Como bien has dicho, el problema es la elección. -Pequeña pausa- Pero ambos ya sabemos qué vas a hacer, ¿Verdad?

-Pequeña pausa-

Puedo notar ese proceso en cadena…

Esas reacciones químicas que provocan la aparición de una emoción, diseñada específicamente para escapar a toda lógica… una emoción que ya te está impidiendo ver la verdad más obvia y sencilla: Esa chica va a morir y tú no podrás hacer nada para impedirlo.

-Pausa para reflexión y Neo va hacia la puerta de su izquierda-

hjé! La Esperanza. La quintaesencia del engaño humano. Que es al tiempo la fuente de vuestro mayor poder y vuestra mayor debilidad.

Neo:
Yo que usted, esperaría no volver a vernos.


Arquitecto:
Y así será.

Alejandro Serrato Luevanos
Filosofía seminario mayor diocesano de...
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
el 05/03/2016

Desafortunadamente, Nauzet, los intentos de sintetizar las doctrinas (cualquiera que estas sean) para ponerlas digeribles a la masa, no pasan de ser eso: sintesis. Si observas detenidamente toda la trama de Matrix no es otra cosa que una repetición de las propuestas creacionistas y las implicaciones de posibles refutaciones entre dichas propuestas. La Matrix nunca alcanza el nivel de invalidar el acto creador (causa) sino que solamente toca a "cuestionar el nivel de autonomía ontológica" de lo creado.

Por lo que toca al demiurgo, sucede lo mismo. Identifica al creador con lo que quieras, pero al llamarle como quieras y con el desprecio que quieras, ya filtraste la causalidad y con ella una cierta finalidad en lo creado.

No estamos debatiendo la naturaleza de la causa sino su existencia y sus consecuencias ante la libertad.

Creo que en lugar de filtrar renglones erísticos debemos concretarnos a la posibilidad o imposibilidad de alterar la causalidad (y no solamente en el aspecto ético) porque en función de esto surgirá radiante la libertad o, en su defecto, el determinismo absoluto.

Al negar la causa no se hace favor alguno al azar, pues, como puse a consideración, se puede llegar en ello al determinismo extremo, y también, en otra consideración, al proponer un azar absoluto se llega a la negación del azar; de la misma manera que la verdad no falseable carece de sentido de verdad, y la libertad absoluta deja de ser libertad por la sencilla razón de que, en todos los casos, se trata de "valoraciones" (categorías, modos de ser), y al desaparecer los parámetros de comparación simplemente, desaparece la posibilidad de asignar la categoría.

Otro aspecto que ralentiza los debates es la abundancia de "ejemplos"; siempre creeré que la casuística es pertinente, inclusive útil, en el empirismo crudo pero pierde toda su posibilidad demostrativa cuando se trata de abstacciones de alcance universal sin el cuál no hay filosofía, y si somos rigoristas, ni siquiera ciencia.


Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 06/03/2016

Jaime.

La verdad es que leyendo el primer parrafo de tu intervención con el que empiezas diciendo que habiamos dejado nuestro debate truncado me quedo un poco extrañado porque creo recordar, si mi memoria no me falla que hablabas en algún momento de la necesidad de la separación entre la naturaleza y el hombre cuando yo argumentaba algo así como que el hombre es naturaleza y ahora ¿Que ha cambiado para que se una el hombre a la naturaleza que antes no aceptabas?

¿Es el hombre naturaleza o no?





Alejandro Serrato Luevanos
Filosofía seminario mayor diocesano de...
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
el 06/03/2016
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
A las 03:57

Resultaría necio no estar de acuerdo con la propuesta inmediata anterior de Ines, pero resultaría irreflexivo adoptarla con todas las implicaciones que ella la presenta:

1. - "El hombre no es un producto de la abstracción".

Claro que no; de la misma manera que el Motherboard no es producto de una abstracción sino de la implantación de un microprocesador que contiene basicamente una unidad de control que turna las operaciones, una unidad aritmetico-lógica que faculta la progresión numérica en base a la unidad y (al mismo tiempo) la comparación de magnitudes espacio-temporales, la armonía química de los compuestos y la simetría de las formas. Si no fuera así resultaría mágico el que la máquina opere en el cálculo, en los laboratorios químicos y en la robótica industrial.

Pero no por esto dejan de existir los talleres especializados en reordenar o reemplazar componentes (o el mismo bios "conecciones con los puertos" si fuera conveniente), ni porque exista el microprocesador se puede concluir que no deberían existir los analistas de sistemas. Los componentes son susceptibles de deterioro y ulterior ajuste, al igual que la programación básica no solo acepta sino que invita a la creación de funciones específicas.

En vista de lo que acabo de decir me parece que no es licito (en una sana lógica) reclamar como antecedente la existencia del auxilio médico y de la educación, para luego inferir que el hombre no existe como una naturaleza, (nadie ha dicho nunca que el hombre sea producto de una abstaccion, se ha dicho que es una estructura lógica lograda sobre materia orgánica; el génesis dice: "tomó barro y le sopló infundiendole el aliento de vida", todas las culturas hablan de una construcción lógica sobre bases orgánicas; dejar sentado el precedente de una abstracción equivale a prepararse el terreno para luego facilmente anular la naturaleza humana). Cada tipo de ordenador lleva en el microprocesdor el sello de su "personalidad" sin que esto impida que ordenadores del mismo tipo y de la misma generación realicen con diferente eficiencia distintas funciones; todo depende de la programación de usuario. ¿ O. , No?

Así pues, considero inválidos el tercero y el cuarto fraseos.

Respecto a la segunda frase de Ines, donde ya empiezan a aparecer los calificativos, (dogmáticos, mal intencionados, discapacitados mentales, esclavos que aborrecen la libertad), solamente deseo recordar que Leibniz derrumba la pretención del empirismo crudo que llegó a proponer un ser humano que "absolutamente se consruye en la experiencia"; y la derrumbó diciendo: "Nada hay en el entendimiento que no haya estado antes en los sentidos? , nada, lo aceptamos, a no ser el entendimiento mismo". Con esto Leibniz se anticipó totalmente a la inteligencia llamada (impropiamente) artificial, pues podemos constatar que en el ordeador ningún dato allegado tendría efectos si no estuvieran ahí (de base) la unidad de control y la unidad aritmetico-lógica, y a partir de ahí nos percatamos de que ninguna ingerencia cultural o social tendría el efecto "espiral en crecimiento logico" si no hubiera sido puesta una base lógica en el proyecto humano. Y esto lo constatamos en las especies inferiores que por más que interactuan no inician la espiral lógica. Como apéndice valioso a mis consideraciones, les recuerdo que Leibniz es el pionero en las máquinas de cálculo. Espero que con el mismo respeto se estructure la respuesta a las impugnaciones técnicas y doctrinales que yo presento. Hice estas aclaraciones sin recurrir a denigrar a aquellos que no las consideran; simplemente presento las nuevas consideraciones para que sean valoradas en el mismo nivel de respeto.

Respecto al quinto fraseo, al igual que en muchas más propuestas de Inés, estamos totalmente de acuerdo simplemente porque dichas conceptuaciones han sido tomadas sin alteración de las doctrinas clásicas. "La libertad es la facultad de elegir, sin importar la naturaleza de lo elegido"; totalmente de acuerdo porque la libertad radica en la aplicación del juicio mas no en la naturaleza de la cosa juzgada.

Respecto a la extensión literaria que nos regala Inés, en aras del doctor en ciencia Jacques De Mahieu, deja de tener significación todo el desarrollo si se acepta y prospera la consideración que hago para validar el fenómeno de la espiral de crecimiento lógico que se da en el humano. El hombre crece en habilidades al reprogramarse como usuario (interacción social)

Así que, puedo pedir que se evite el impropio aprovechamiento de cada temática para mal dirigirla contra la fe. Creo que esto no ha facilitado para nada el trabajo mental de todos, y se considera impropia si tomamos en cuenta la cantidad enorme de hombres que han llevado la cultura a niveles inesperados sin dejar por ello de ser hombres de fe.

Nauzet Negrin Armas
Diplomatura en turismo ulpgc - univers...
Escrito por Nauzet Negrin Armas
el 06/03/2016

¿Usted puede utilizar ejemplos sobre tecnología y utilizar metáforas sobre circuitos, sistemas, lógicos matemáticos, placas bases y software y yo no puedo poner un ejemplo a manera de intuición y metafórico basado en un dialogo perteneciente a una construcción cultural y tecnológica como es la industria del cine?

Me parece injusto, la verdad.

Los hombres crean hombres de ficción para que otros hombres los imiten y de paso sacar beneficios.

Imitación, mito, mitificación......

Está puede ser una respuesta valida para Jaime cuando pregunta sobre la alusión al poder que el hombre ejerce sobre otros hombres cuando cité esa parte del dialogo del personaje Merovingio.

Los hombres crean personajes de ficción para que los hombres imiten y de paso sacan beneficios.

El poder del mito.



Alejandro Serrato Luevanos
Filosofía seminario mayor diocesano de...
Escrito por Alejandro Serrato Luevanos
el 06/03/2016

Pues es doloroso aceptarlo pero no hay más manera de sobrellevar esta relación que en el sometimiento. Solamente espero que "la ley" tan cantada y ponderada tenga ojos y criterio para poder valorar lo pasado en función del evidente presente. Así fué toda la historia de los debates en emagister donde haya participado Ines.

Para Tí Nauzet, solo puedo decirte que lamento profundamente no poder estar frente a tí para darme cuenta real de tu valor.