En este grupo En todos

Grupo de La Tierra, el lar de la familia

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

NUESTRA MADRE TIERRA.

Y entonces muchos enfermos y tullidos fueron a Jesús, preguntándole: "Si todo lo sabes, dinos ¿Por qué sufrimos estas penosas plagas? ¿Por qué no estamos enteros como los demás hombres? Maestro, cúranos, para que nos hagamos fuertes y no tengamos que vivir por más tiempo en nuestro sufrimiento. Sabemos que en tu poder está curar todo tipo de enfermedad. Líbranos de Satán y de todos sus grandes males. Maestro, ten compasión de nosotros".

Y Jesús respondió: "Felices vosotros que tenéis hambre de la verdad, pues os satisfaré con el pan de la sabiduría. Felices vosotros que llamáis, pues os abriré la puerta de la vida. Felices vosotros que rechazáis el poder de Satán, pues os conduciré al reino de los ángeles de nuestra Madre, donde el poder de Satán no puede penetrar.

Y ellos le preguntaron con desconcierto: " ¿Quién es nuestra Madre y cuáles son sus ángeles? ¿Y dónde se halla su reino?"

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

Vuestra Madre está en vosotros; y vosotros en ella. Ella os alumbró y ella os da vida. Fue ella quien dio vuestro cuerpo, y a ella se lo devolveréis de nuevo algún día. Felices vosotros cuando lleguéis a conocerla, así como a su reino; si recibís a los ángeles de vuestra Madre y cumplís sus leyes. En verdad os digo que quien haga esto nunca conocerá la enfermedad. Pues el poder de nuestra Madre está por encima de todo. Y destruye a Satán y su reino, y tiene gobierno sobre todos vuestros cuerpos y sobre todas las cosas vivas.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

"La sangre que en nosotros corre ha nacido de la sangre de nuestra Madre Terrenal. Su sangre cae de las nubes, brota del seno de la tierra, murmura en los arroyos de las montañas, fluye espaciosamente en los ríos de las llanuras, duerme en los lagos y se enfurece poderosa en los mares tempestuosos.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

"El aire que respiramos ha nacido del aliento de nuestra Madre Terrenal. Su respiración es azul celeste en las alturas de los cielos, silba en las cumbres de las montañas, susurra entre las hojas del bosque, ondea sobre los trigales, dormita en los valles profundos y abrasa en el desierto.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

"La dureza de nuestros huesos ha nacido de los huesos de nuestra Madre Terrenal, de las rocas y de las piedras. Se yerguen desnudas a los cielos en lo alto de las montañas, son como gigantes que yacen dormidos en las faldas de las montañas, como ídolos levantados en el desierto, y están ocultos en las profundidades de la tierra.

"La delicadeza de nuestra carne ha nacido de la carne de nuestra Madre Terrenal; carne que madura amarilla y roja en los frutos de los árboles, y nos alimenta en los surcos de los campos.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

"La luz de nuestros ojos y el oír de nuestros oídos nacen ambos de los colores y de los sonidos de nuestra Madre Terrenal, que nos envuelve como las olas del mar al pez, o como el aire arremolinado al ave.

"En verdad os digo que el Hombre es Hijo de la Madre Terrenal, y de ella recibió el Hijo del Hombre todo su cuerpo, del mismo modo que el cuerpo recién nacido nace del seno de su madre. En verdad os digo que sois uno con la Madre Terrenal; ella está en vosotros v vosotros en ella. De ella nacisteis, en ella vivís y a ella de nuevo retornaréis. Guardad por tanto Sus leves, pues nadie puede vivir mucho ni ser feliz sino aquel que honra a su Madre Terrenal y cumple Sus leyes. Pues vuestra respiración es Su respiración, vuestra sangre Su sangre, vuestros huesos Sus huesos; vuestra carne Su carne; vuestros intestinos Sus intestinos; vuestros ojos y vuestros oídos son Sus ojos y Sus oídos.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

El peor pecado contra las demás criaturas
no es el odio, sino la indiferencia: esa es la esencia de la inhumanidad."


George Bernard Shaw

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

imagen

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

MADRE TIERRA

Hoy clamo por ti
¡Madre Tierra!
por los seres que te habitan
y que sufren inclinando la cabeza.

Hoy mi ruego es
por los que viven espacios limitados
culpados por invadir
lo que para mi he tomado.
Mi súplica es por ti
¡Madre Tierra!
se han entibiado tus aguas
volviéndose violentas.

Por los cielos azules
lo verde, lo que vuela
la extinción sin piedad
hoy clamo por ti
¡Madre tierra!.

Y por los metros trazados
con líneas imaginarias
que limitan el andar con vida
entre tus bosques y selvas.

¡Oh generoso planeta
que sufres ahogado silencio!
entre heridas y combates
ahora tu te revelas.

¿Cómo poder decirte
que te amo como eres?
¿Cómo poder sanarte?
¿Enjugarte entre mi pecho
y que otra vez sonrieras?

¡Hoy clamo por ti,!
¡Madre Tierra!
por los azules unidos
y por todo lo vivo
que aún te rodea.

Nunca admitiré
no contemplar el amanecer
ni escuchar los cantos
que hasta hoy te despiertan.

No me resignaré
a no verte adornada
ni a saber que en tus aguas
la vida ya no se mueva.

Quiero regar mi llanto
y que en tu amor florezca
¡Hoy clamo por ti!
¡Madre Tierra!

Rosa María Baeza Miranda

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 06/11/2011

"El Alma de Nuestra Madre Tierra" Poema de Elisabvetta Errani Emaldi



Traducciòn de Ana Balderas

El alma de nuestra Madre Tierra

El amor no triunfa cuando
la estupidez del hombre, cerrada en el cofre
del egoísmo, no respeta nuestra Madre Tierra

La humanidad sofoca, despacio,
despacio, en una total indiferencia.

Nuestra Madre Tierra, la gran ánima viviente
nos calienta sobre su corazón y
nos nutre, pero nosotros enredados por la ignorancia
estamos ciegos y sordos a su llamada.

¿Estamos, tal vez, esperando que los frutos enfermos de nuestra
Madre Tierra, nos envenenen?

No nos dejemos sofocar con ella, cuidemos nuestra
Madre Tierra con devoción, porque ella
nos nutre de amor y energía.

Siento mi espíritu temblar,
mientras su gran alma enferma y sufrida
se desespera porque sus hijos son ingratos,
no tienen respeto por ella y ni siquiera por sí mismos.

Mientra muere lentamente
yo oigo sus lamentos, su sufrimiento y sus lágrimas
que caen sobre mi corazón angustiado.

El amor triunfa solo cuando
respetamos a nosotros mismos y nuestra Madre Tierra.
La vida continuará solo si se despiertan del sueño
de la indiferencia.

Yo siento su respiración sufrida, la lluvia ácida
que cae sobre mi y me
consuma los miembros, mientras nos implora
escuchar su eco de dolor que vuela
a nuestros oidos sordos y a nuestras mentes
lejanas del corazón.




L'anima di nostra Madre Terra

L'amore non trionfa quando
la stupidità dell'uomo racchiusa nella sua ignoranza
non rispetta la nostra Madre Terra.

L'umanità soffoca, piano,
piano, nella sua totale indifferenza.

Nostra Madre Terra, la grande anima vivente
ci riscalda sul suo cuore e
ci nutre, ma noi avviluppati dall'ignoranza
siamo cechi e sordi al suo richiamo.

Stiamo, forse, aspettando che i frutti malati della nostra
Madre Terra, ci avvelenino?

Non lasciamoci soffocare con lei, curiamo nostra
Madre Terra con devozione, perché lei
ci nutre d'amore ed energia.

Sento il mio spirito tremare,
mentre la sua grande anima malata e sofferente
si dispera perché i suoi figli sono ingrati,
non hanno rispetto per se stessi e nemmeno per lei.
Mentre nuore lentamente e in silenzio
io sento i suoi lamenti, la sua sofferenza e le sue lacrime
che cadono sul mio cuore angosciato.
L'amore trionfa solo quando
rispettiamo noi stessi e nostra Madre Terra.
La vita continuerà solo se ci sveglieremo dal sonno
dell'indifferenza.
Io sento i suoi respiri sofferti, la pioggia acida
che cade su di me e mi
consuma le membra, mentre ci implora
di ascoltare il suo eco di dolore che vola
alle nostre orecchie sorde e alle nostre menti
lontane dal cuore.


Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

Poema La Tierra de Pablo Neruda


LA tierra verde se ha entregado

A todo lo amarillo, oro, cosechas,

Terrones, hojas, grano,

Pero cuando el otoño se levanta

Con su estandarte extenso

Eres tú la que veo,

Es para mi tu cabellera

La que reparte las espigas.


Veo los monumentos

De antigua piedra rota,

Pero si toco

La cicatriz de piedra

Tu cuerpo me responde,

Mis dedos reconocen

De pronto, estremecidos,

Tu caliente dulzura.


Entre los héroes paso

Recién condecorados

Por la tierra y la pólvora

Y detrás de ellos, muda,

Con tus pequenos pasos,

Eres o no eres?


Ayer, cuando sacaron

De raíz, para verlo,

El viejo árbol enano,

Te vi salir mirándorne

Desde las torturadas

Y sedientas raíces.


Y cuando viene el sueño

A extenderme y llevarme

A mi propio silencio

Hay un gran viento blanco

Que derriba mi sueño

Y caen de él las hojas,

Caen como cuchillos

Sobre mí desangrándome.


Y cada herida tiene

La forma de tu boca.


Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

ESTA TIERRA ES MI TIERRA

Estoy completo de naturaleza,
en plena tarde de aurea madurez,
alto viento en el verde traspasado.
Rico fruto recóndito, contengo
lo grande elemental en mí (la tierra,
el fuego, el agua, el aire), el infinito.

La tierra es lugar en el que vivimos mientras viajamos por el espacio. Es la "madre" para los que no perdieron contacto con ella. La madre tierra nos alimenta, nos cuida y nos protege en ese viaje entre las estrellas.

Cuando contemplamos la naturaleza nos alimentamos de ella.. No sólo recogemos energía de lo que comemos o gustamos sino también de lo que vemos, escuchamos, olemos y tocamos. Cuando caminamos por el campo, el bosque o la montaña, además de recoger la energía de los cuatro elementos, captamos los colores de las piedras, plantas, árboles y animales y con ello nos cargamos de energía y vitalidad.

El ser humano necesita darle menos vueltas a su cabeza y recoger las sensaciones que le llegan del mundo que le rodea, necesita bajar a los sentidos. Por los sentidos entra toda la energía de la madre naturaleza, al contemplarla nos nutrimos de ella.
El aroma de la tierra o de lo que crece sobre ella: flores, plantas y árboles también nos "alimenta" y ayuda a mejorar la salud. Además, el olfato es el sentido que más nos transporta en los recuerdos, el aroma de ciertos lugares despierta en nosotros viejos recuerdos. Los viejos recuerdos, si son agradables, nos sostienen.
Todos los grandes místicos de occidente y oriente han manifestado su predilección por la contemplación de la naturaleza, de la tierra como ser vivo que nos mantiene, sostiene, protege y nutre. Para ellos, el contacto con la naturaleza es de lo más "natural"

La justicia es la bella distribución de la luz, el calor, la fuerza y los dones que tan generosamente nos da la naturaleza. (Peter Deunov)

TIERRA ERES.......

Los pensamientos de la tierra son mis pensamientos.
La voz de la tierra es mi voz.
Todo lo que pertenece a la tierra me pertenece.
Todo lo que rodea a la tierra me rodea.
Qué hermosa es, qué hermosa es.

Canto de los Indios Navajos

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

Poema La Tierra y la Mujer de Gabriela Mistral


Mientras tiene luz el mundo
y despierto está mi niño,
por encima de su cara,
todo es un hacerse guiños.

Guiños le hace la alameda
con sus dedos amarillos,
y tras de ella vienen nubes
en piruetas de cabritos...

La cigarra, al mediodía,
con el frote le hace guiño,
y la maña de la brisa
guiña con su pañalito.

Al venir la noche hace
guiño socarrón el grillo,
y en saliendo las estrellas,
me le harán sus santos guiños...

Yo le digo a la otra Madre,
a la llena de caminos:
" ¡Haz que duerma tu pequeño
para que se duerma el mío!".

Y la muy consentidora,
la rayada de caminos,
me contesta: « ¡Duerme al tuyo
para que se duerma el mío! ».

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

Cuando el último árbol sea cortado, cuando el último río sea envenenado, cuando el último pez sea apresado, el hombre se dara cuenta que el dinero no se puede comer... " 


Recostada a la sombra del gran árbol
dormida me quede y tuve un sueño.
Las plantas con sus ramas hacia el cielo,
me abrazaba y mecía tiernamente,
mientras oída que me decía con voz grave:
Escucha niña lo que tengo que pedirte
que todos tomen conciencia de la vida,
el planeta esta clamando por ayuda
todo el sistema ecológico peligra
la tierra , el mar, los ríos y los bosques
piden a gritos la salvación del mundo.
Con mis hermanos los árboles lloramos
por la tala de bosques sin sentido.
Contaminando están el aire que respiran
envenenando los ríos y los mares
asesinan muchas especies de animales
que nunca mas podrán reproducirse,
sin pensar que así condena al futuro
a una masiva y horrible destrucción.
¡Mira mis lágrimas y las de mis hermanos!
Estamos aquí en el planeta mucho antes
de que llegara a nacer el ser humano.
Crecemos hacia el sol hacia el danzamos
y nuestras raíces se nutren con la tierra
que siempre nos brindo todo su amor.
Vuelvan a oír nuevamente dentro suyo
el pulso de la vida día a día,
es necesario que habrán sus corazones
silenciando los ruidos que provocan.
Al despertar niña recuerda estas palabras:
Que el hombre al fin tome conciencia
debemos todos salvar a nuestro planeta.


Autor: Ynés Wibratt

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011


¿Que es lo que mas deseo para ti? Que creas en el
valor fundamental de la especie humana, y esta,
te incluye.

Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

Una gran parte de la Humanidad tiene la culpa de la situación lamentable por la que estamos pasando. Muchas de las catastrofes que se sufren son producto de la malévola influencia por la mala explotación de los Recursos Naturales.


Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

MADRE TIERRA


La tierra toma por espejo los ojos de un niño,

la tierra es ahora ojos de niño en rizos cortos,

la tierra es ropaje de niño queriendo dormir.



Se pierde,

se pierde,

juega entre rondas,

juega con la infinitud de un paisaje de mayo,

mientras sus ojitos de cristal,

se cierran por la suave brisa del viento,

y su carita de sol,

va pintando sonrisas bellas.



Toda la tierra se refleja en tus ojos puros,

el aire acaricia tus pulmones vírgenes,

llenándolos de vida,

pulcritud de colores pintando paisajes,

tierra esperando tus pasos de hombre sabio.



Caminos de sabiduría,

esperando ser encontrados,

esperando ha que crezcas.



Tiempo sumado al tiempo,

tierra esperando todo y nada,

tierra pariendo vida.



La tierra está dolida,

espera un secreto antiguo,

espera paciente,

que ese niño,

algún día sane sus heridas






Edgar Carrillo
Humanidades y educacion universidad de...
Escrito por Edgar Carrillo
el 07/11/2011

EL RABOL Y TU VENTANA

Veo a través de tu ventana,

el árbol iluminado la esperanza.

Déjalo así;

así deja el fogón encendido;

por la noche,

como un faro de esperanza y calor humano;

la abuela,

para aquél que baja de la montaña.


Un poco de café, un vaso, un jarro,

un guacal ¿Una taza?

una tortilla y si hay suerte, frijól.

Veo a través de tu ventana

el árbol iluminado.... La humanidad.

En esta selva, montaña, jungla;

una luz a lo lejos es un hogar,

no una simple casa con cuatro paredes, un techo.


Es el hogar donde vive alguien;

anciana, mujer, hermitaño, un hermano,

un fantasma; pero al final uno igual que yo.


Veo a través de la ventana

el árbol iluminado, tú.

Un recuerdo, una sonrisa, una enseñanza

y todo lo demás; Zeus, Marte, una flor.

Pero al final tú.


Veo a través de la ventana... El árbol iluminado.

Déjalo así:

así sabré que eres tú y que tú soy yo.