En este grupo En todos

Grupo de Escuela de padres.



La crianza de los hijos... ¿Hoy es un reto o un paseo?

Fanny Vanessa
Ingeniería industrial universidad yaca...
Escrito por Fanny Vanessa Verano Hidalgo
el 04/09/2010




EDUCAR A LOS PROPIOS HIJOS ES UN DESAFÍO PARA LOS PADRES


Una brasileña fue condenada a nueve meses de prisión, en España, por expulsar de casa, por un día, a su hijo de 15 años. La sentencia recibió destaque en los principales periódicos y televisión española. Nuestra coterránea alego que actuó así, porque pretendía dar una lección más "dura" al hijo, que es problemático, desobediente y muy agresivo. Su intención era enseñarle reglas sociales y respeto a la madre.


Toda y cualquier violencia doméstica es trágica bajo cualquier análisis. Las relaciones entre hijos y padres deberían ser, por encima de todo, de orden ético. Más, se observa en esa relación un deterioro emocional profundo y una compleja red de desestabilización moral, que merece comentarios. En el clan familiar de tiempos más antiguos, sin duda, se encontraba un espacio de convivencia mayor entre sus miembros de la familia, sin embargo no se está discutiendo su "calidad".


En la actual agrupación familiar, por el contrario, y a pesar de las menores dificultades materiales, se encuentra un espacio menor de convivencia. La tecnología volátil, descartable, es responsable, casi directamente, por esa coyuntura, pues, muchos padres e hijos ocupan espacios importantes para jugar videojuegos, ver la televisión, oír música con el audífono en el oído, navegar en internet, y así en adelante. Cara a eso, somos instados a afirmar que el instituto familiar necesita de gran choque de modelo y, sobretodo, de mucho apoyo religioso para alcanzar su equilibrio moral,


Los padres deben ser el exponente divino de toda comprensión espiritual y de todos los sacrificios por la paz de la familia. La misión de los padres, principalmente de la madre, según Emmanuel se resume en dar siempre el amor de Dios, que puso en el corazón de las madres a la sagrada esencia de la vida. "En los hogares del mundo, existen aquellas [madres] que se dejan llevar por el egoísmo del ambiente particularista; con todo, es preciso despertar a tiempo, de forma a no viciar la fuente de ternura. La madre terrestre debe comprender, antes de todo, que sus hijos, primeramente, son hijos de Dios. "(1)

Los hijos, cuando niños, registran en su psiquismo todas las actitudes de los padres, tanto las buenas como las malas, manifestadas en la intimidad del hogar. Por esa razón, los padres deben estar siempre atentos e, incansablemente, buscar un dialogo franco con los hijos, sobretodo, amándolos, independientemente, de cómo se situen en la escala evolutiva. Debemos transmitir seguridad a los hijos a través del afecto y del cariño constante. Al final, todo ser humano necesita ser amado, querido, aun mismo teniendo conciencia de sus defectos, dificultades y de sus reales diferencias.