En este grupo En todos

Grupo de Mundo solidario



La contaminacion ambiental y su cuantificacion.

Carlos Alberto
Ciencias fisicas universidade de taubaté
Escrito por Carlos Alberto T. L.
el 06/02/2011

Estimados compañeros de este foro, a continuacion les dejo el link del tema que estoy escriibiendo referente a la contaminacion ambiental. Mi intencion al escribir este tema es tener una idea clara de la situacion en que nos encontramos y por lo tanto saber cual sera nuestras actuaciones en forma inmediata y mediata.
Agradecere de antemano el aporte de valores numericos que puedan aportar los que me seran de gran ayuda, puesto que es con estos datos podre evaluar y aproximarme a la situacion actual.
Se que el tema es demasiado extenso, pero por lo menos intentare esclarecer algunas dudas.
https://kilowatito56.lacoctelera.net/post/2011/01/01/la-contaminacion-ambiental-y-su-cuantificacion
Carlos Alberto - Brasil

Silvana
Escrito por Silvana
el 09/02/2011

Hola Carlos, te saludo desde Lima, te comento que este debate resultaría mejor en otros grupos a continuación te los mencionaré:

https://grupos.emagister.com/foro_medio_ambiente/7213

https://grupos.emagister.com/gestion_medioambiental/1092

Así mismo comentarte que en el siguiente grupo podrás compartir documentos y ver documenteos de los demás sobre temas del medio ambiente:


https://grupos.emagister.com/desarrollo_y_formacion_online_intecform/33644


Que te vaya muy bien, saludos cordiales.


Carlos Alberto T. L.
Ciencias fisicas universidade de taubaté
Escrito por Carlos Alberto T. L.
el 09/02/2011

Silvana.
Tomare encuenta tu sugerencia, muchas gracias.
Saludos a mis compatriotas peruanos , especialmente al rico Chiclayo... " Ciudad de la amistad".
Carlos Alberto - Brasil

Silvana
Escrito por Silvana
el 09/02/2011

Espero que te vaya muy bien! Exitos! Saludos desde Lima.

Esteban Salas Navarro
Diseñop web san francisco de asis
Escrito por Esteban Salas Navarro
el 24/02/2011

Hola Carlos ,hermano la contaminacion ambiental es un tema muy serio y muy importantes que todos debemos tomar consiencia ,como dia a dia destruimos nuestros planeta con todas las contaminaciones que producimos los hombres.
Me parece gran iniciativa la tuya ,estate aqui tu debate resultara para eso todos estamos unidos este bello grupo como lo es mundo solidario.
Disculpo la participacion de activa de nuestra administradora ,como lo es tambien su usuario destacado ,ellas estan en una tarea muy importante de su vida ,pero en cuanto llegen estan opinando del tema eso tenlo por seguro.

Esteban Salas Navarro
Diseñop web san francisco de asis
Escrito por Esteban Salas Navarro
el 25/02/2011

Efectos sobre el consumo de energía

La cantidad de energía necesaria para calentar y enfriar los edificios depende de sus características termofísicas, de los hábitos de sus ocupantes y del clima local. Modificando el clima local, los técnicos forestales urbanos pueden aumentar o disminuir el consumo de energía en los edificios (Heisler, 1986). Por lo general, la reducción de energía debida a la vegetación en torno a los edificios, medida (Meier, 1991) y simulada (Huang et al . , 1987; McPherson, Herrington y Heisler, 1988), oscila entre S y 15 por ciento para calentar el edificio y S y 50 por ciento para enfriarlo. Los efectos totales de la vegetación sobre la temperatura del aire y la velocidad del viento son tan importantes como los de la proyección de sombra, más localizados (Huang et al . , 1987; Heisler, 1990).

Datos obtenidos a partir de simulaciones en computadora indican que la existencia de 100 millones de árboles en las ciudades estadounidenses (tres árboles por cada dos hogares) podría reducir el consumo anual de energía en 30 000 millones de kWh (25 800 millones de kcal), lo que supondría un ahorro de 2 000 millones de dólares en los costos energéticos (Huang et al . , 1987). Ese ahorro podría aumentar considerablemente si se añade el derivado de las inversiones no realizadas en nuevas centrales eléctricas y de una reducción de 9 millones de toneladas (8165 millones de kg) anuales de las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas existentes. Aun teniendo en cuenta los costos de plantar, regar y mantener los árboles, la plantación de árboles es una estrategia de conservación de la energía y reducción del CO2 más rentable que muchas otras medidas de ahorro de combustible.

En Chicago, más del 75 por ciento de los hogares consume electricidad para enfriar el aire durante el verano. Las simulaciones en computadora indican que la existencia de tres árboles de 7,6 metros en torno a una casa nueva bien aislada permitiría reducir los costos anuales de calefacción y de aire acondicionado en un 8 por ciento (96 dólares), de la siguiente manera: reducción del consumo de energía durante el verano gracias a la sombra de los árboles (37 por ciento) y al descenso de la temperatura del aire por evapotranspiración (42 por ciento); y reducción del consumo de energía para calefacción en invierno debido a la disminución de la velocidad del viento (21 por ciento).

El Proyecto está utilizando además relaciones empíricas entre el clima bajo la cubierta de copas y los rasgos del paisaje para calcular los efectos que el mantenimiento, el aumento o la disminución de la cubierta arbórea actual puedan tener sobre el microclima de los edificios. Se utilizarán datos climáticos modificados y modelos de análisis energéticos de los edificios para determinar el emplazamiento mejor y las especies más adecuadas de los árboles con el fin de favorecer el ahorro de energía en calefacción y refrigeración.

Efectos sobre la calidad del aire

Los árboles de las zonas urbanas mejoran la calidad del aire al ofrecer una superficie extensa en la que pueden quedar atrapadas las partículas contaminantes. Los contaminantes sólidos pueden quedar fijados o ser disueltos, especialmente en condiciones de humedad, y los contaminantes gaseosos pueden quedar atrapados en los estomas de las hojas durante el proceso de intercambio gaseoso. Es muy poco lo que se conoce acerca del ritmo con el que se depositan diversos contaminantes en las superficies de las zonas urbanas, incluidos los árboles.

Además de absorber o interceptar directamente sustancias contaminantes, los árboles pueden influir también en la formación de un contaminante secundario, el ozono. Según un modelo basado en un día de junio, en Atlanta, Georgia (Estados Unidos), la disminución de la cubierta arbórea en un 20 por ciento incrementaría las concentraciones máximas de ozono de 123 ppb a 140 ppb, debido principalmente a un aumento de la temperatura de 2°C (Cardelino y Chameides, 1990). El Proyecto está investigando la cuantía de las emisiones vegetativas de componentes orgánicos volátiles (precursores del ozono) y la reducción de la temperatura del aire causada por los árboles y en qué forma estos factores influyen en la formación de ozono en la zona de Chicago.

Efectos sobre el dióxido de carbono atmosférico

Son muchos los que piensan que el aumento de los niveles de CO2 y de otros gases que producen el efecto invernadero están haciendo subir la temperatura de la atmósfera al atrapar en ella determinadas longitudes de ondas de calor. Este aumento del CO2 atmosférico, que es el principal causante del efecto invernadero, es consecuencia, en gran parte, de la combustión de combustibles sólidos y, en mucha menor medida, de la deforestación. A través de su proceso de crecimiento, los árboles sirven como sumidero del CO2 atmosférico. Por consiguiente, incrementando el número de árboles es posible reducir su acumulación en la atmósfera, siempre que los árboles estén sanos.

En relación con la reducción de los niveles de CO2 en la atmósfera, la existencia de árboles en las zonas urbanas ofrece una doble ventaja. Por una parte absorben directamente el CO2 y, por otra, al permitir el ahorro de energía reducen las emanaciones de las centrales eléctricas que utilizan combustibles fósiles. El Proyecto está cuantificando el alcance de ambos efectos en la zona de Chicago. Asimismo, se intenta determinar, en un barrio concreto, la cantidad de CO2 producida por los combustibles usados en el mantenimiento de la vegetación urbana y las ventajas que aporta la existencia de vegetación en relación con la acumulación de CO2.

Para ilustrar el efecto potencial de las superficies arboladas urbanas sobre el CO2 atmosférico se formuló un modelo para un período de 50 años acerca del efecto de plantar entre 1991 y el año 2000 10 millones de árboles de 3,0 cm de diámetro cada año en el conjunto del territorio urbano de los Estados Unidos (Figura 2). Se partía del supuesto de que esos 100 millones de árboles serían plantados en lugares adecuados en torno a los edificios para conservar la energía.

En el año 2040 esos árboles habrían acumulado 85 millones de toneladas y habrían evitado la producción de 315 millones de toneladas de CO2, siendo pues de 4 a 1 la relación entre el CO2 evitado y el acumulado. La cifra total de 400 millones de toneladas del dióxido de carbono acumulado y evitado es una estimación generosa, ya que se dio por supuesto que los 100 millones de árboles sobrevivirían durante los 50 años y no se calculó la cantidad de CO2 emitido a la atmósfera en el caso en que los árboles tuvieran que ser quitados. De cualquier manera, la cifra estimada supone menos del 1 por ciento de las emisiones totales de CO2 previstas en los Estados Unidos durante ese período de 50 años (Nowak, en prensa).

Aunque el impacto relativo de los árboles de las zonas urbanas sobre el volumen creciente de CO2 atmosférico es escaso, lo cierto es que éste es tan sólo uno de los numerosos efectos benéficos que pueden producir.

Ventajas y costos de la vegetación urbana

Las zonas verdes urbanas ofrecen numerosos servicios ambientales y sociales que contribuyen a aumentar la calidad de la vida en las ciudades. Sin embargo, los criterios económicos utilizados para estimar el valor de los servicios de las zonas verdes tienen una utilidad limitada para los responsables de las políticas, los planificadores y gestores, porque los valores fundamentales que estiman sólo reflejan de forma indirecta los costos y beneficios. Los beneficios que reportan los árboles son factores ambientales externos porque no se reflejan en los precios al consumidor (no pagamos los árboles que dan sombra a nuestras casas pero sí pagamos la energía necesaria para que funcione el aire acondicionado en nuestros hogares). 1 os criterios utilizados para estimar el valor de los beneficios ambientales externos que reportan los árboles son la estimación directa y la valoración implícita (McPherson, 1992). Las simulaciones en computadora de los efectos de los árboles sobre la utilización de energía en los edificios permiten estimar directamente los beneficios. La valoración implícita se basa en los costos del control ambiental para estimar el beneficio que pueda reportar a la sociedad la reducción de agentes externos tales como la contaminación del aire, la escorrentía o el ruido de las autopistas. Por ejemplo, si una sociedad está dispuesta a pagar una cantidad determinada (por ejemplo, 5 dólares por kg) para reducir la contaminación del aire, un árbol que intercepta o absorbe un kilo de contaminantes debería tener también un valor de 5 dólares.

En un programa de plantación de 500 000 árboles en Tucson, Arizona, se aplicó un criterio de contabilidad en relación con las zonas verdes. Se asignaron precios a cada uno de los costos (plantación, poda, riego, arrancado, etc. ) y se calcularon los beneficios (ahorro de energía para enfriar el aire, intercepción de partículas contaminantes, reducción de la escorrentía) mediante métodos de estimación directa y valoración implícita. Según las proyecciones, los árboles reportarían un beneficio neto de 236,5 millones de dólares a lo largo de un período de 40 años (McPherson, 1992). Los árboles plantados en los parques tendrían el índice beneficio-costo más elevado (2,7), mientras que el más bajo (2,2) correspondería a los árboles plantados en calles residenciales.

Figura 2 Cantidad de CO2 evitado y acumulado plantando diez millones de árboles todos los años entre 1991 y el año 2000, asumiendo que no se produce mortalidad alguna de árboles

La imposibilidad de valorar beneficios más intangibles (por ejemplo la mejora de la salud mental y las mejoras estéticas), así como la falta de información pormenorizada acerca de las tasas de crecimiento y mortalidad de los árboles urbanos, la superficie foliar, la intercepción de lluvia, la tasa de absorción de contaminantes y los costos de gestión limitan la utilidad de este enfoque beneficio-costo. A pesar de estas carencias, el criterio de contabilidad de las zonas verdes se aplicará en Chicago pues constituye un procedimiento relativamente avanzado de evaluar algunas de las consecuencias económicas y ambientales de los esfuerzos que puedan hacerse en la silvicultura urbana. Se determinará el número de árboles, su ubicación y las especies que se plantarán en Chicago durante los cinco próximos años gracias a datos de agencias y contratistas. Se asignará un precio a cada uno de los costos beneficios, y los resultados expresarán el valor presente neto de los beneficios y el flujo anual de beneficios y costos a lo largo de un período de 30 años. Se harán recomendaciones sobre aspectos tales como la rentabilidad de las plantaciones en diferentes emplazamientos con diferentes especies, los períodos de rotación más adecuados, los ciclos de poda y el tamaño de las plantaciones iniciales, así como sobre los beneficios netos de las inversiones en bosques urbanos en comparación con otras tecnologías de control ambiental.

Conclusión

Los árboles de las zonas urbanas pueden influir de forma importante en el medio ambiente urbano, aunque todavía no se ha investigado suficientemente sobre la cuantificación de sus efectos. Aparte del Proyecto descrito en este artículo, se está investigando también la climatología urbana (Oke, Taesler y Olsson, 1991). Los métodos y modelos de ambos proyectos se transferirán a los planificadores de otras ciudades.

Se espera que la aplicación del presente proyecto permita obtener una gran cantidad de informaciones, pero será necesario realizar una labor investigadora mucho más intensa para cuantificar y expresar mejor en términos monetarios los beneficios ambientales que producen los ecosistemas forestales urbanos. Un conocimiento mejor de la forma y la medida en que los árboles de las zonas urbanas influyen sobre el medio permitirá ordenar mejor la cubierta arbórea urbana, conseguir un importante ahorro económico para los residentes y disponer de un medio más agradable y saludable.

Esteban Salas Navarro
Diseñop web san francisco de asis
Escrito por Esteban Salas Navarro
el 25/02/2011

Características del daño ambiental

Incertidumbre

La incertidumbre es inherente a los problemas ambientales. Los efectos sobre la salud y el medio ambiente causado por las alteraciones realizadas por el Ser humano son generalmente desconocidos y en algunas ocasiones imposibles de conocer. Al respecto la Declaración de Alcalá afirma lo siguiente "la controversia es la norma cuando del reconocimiento de los efectos ambientales se derivan consecuencias económicas importantes y posibles efectos para la salud". Es aquí donde encuentra asidero el principio precautorio del derecho ambiental contenido en la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo del año 1992, el cual establece, que cuando exista peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del ambiente. De esta forma, se rompe con una de los elementos característicos del derecho de daños, por el cual, el mismo debe ser siempre cierto y no puramente eventual o hipotético, pues, tratándose del daño ambiental, es necesario únicamente la probabilidad futura en grado de verosimilitud para determinar su existencia y tomar las medidas necesarias con el fin de impedir sus efectos nocivos. Así lo ha entendido la jurisprudencia Argentina la cual mediante el fallo de 1995 Almada contra Copco S.A. Consideró suficiente la certeza y actualidad de los riesgos que se ciernen sobre la salud de los vecinos, aunque no estén probadas lesiones actuales a su integridad psicofísica, para que la tutela de la salud se haga efectiva, sin juzgar la producción de lesiones, tratándose de esta forma de evitar, que el daño temido se transforme en daño cierto, efectivo o irreparable.

Relevancia y alcances del daño ambiental

El daño ambiental jurídicamente relevante es aquel que entra en la categoría de intolerable, por lo tanto, no es cualquier daño el que le interesa al derecho ambiental, sino únicamente aquel cuya magnitud, importancia o relevancia es tal, que viene a afectar necesariamente su objeto de tutela sea la vida, la salud y el equilibrio ecológico.

El daño ambiental debe abarcar por tanto, no solo los producidos sobre los elementos constitutivos del ambiente, sino también, aquellos sufridos por los sujetos que ven menoscabados sus derechos fundamentales a la vida y la salud, sin dejar de lado los derechos subjetivos privados de los mismos.

Carácter difuso y expansivo

El daño ambiental es difuso no solo por la dificultad que entraña identificar a los agentes que causan el daño, sino también por la determinación de los sujetos que se encuentran legitimados para establecer la denuncia ante el órgano administrativo o judicial, y aquellos a los que puede alcanzar una posible indemnización.

Por otro parte, el daño ambiental es expansivo por el hecho que el hecho generador del daño crea efectos y en ocasiones estos efectos negativos para el ambiente se llegan a convertir en nuevas causas generadoras de daños, ocasionándose por tanto, una cadena que a la postre podría llegar a ser interminable.

Esteban Salas Navarro
Diseñop web san francisco de asis
Escrito por Esteban Salas Navarro
el 25/02/2011

CONCLUSIÓN

En materia ambiental debemos prevenir la producción de los daños y no estar detrás de los mismos, porque aunque los alcanzáramos, lo más probable sería que nunca pudiéramos arreglar el desastre producido con o sin intención.

No debemos olvidarnos que existen daños que suelen ser irreversibles y de los que nadie debiera liberarse abonando una suma de dinero ; que tienen que impedirse y producidos, desmantelarse, reintegrándose las cosas a la situación anterior en la medida factible.

Cada persona sabe que tiene el deber individual de no dañar, y el deber social de no producir daños, concepto este caro a una forma de vida, en la que los valores de la solidaridad y el desarrollo sostenible deberán reemplazar a aquellas variables que llevaron al Planeta a un estado terminal, del que debemos rescatarlo con unidad de criterio y asumiendo como compromiso - tácito y/o expreso - de seguridad y resultado el deber de no causar daños ambientales

El futuro próximo hace suponer que el proceso de elaboración de criterios respecto de la configuración y cuantificación del daño ambiental continuara respecto de los típicos casos de contaminación a que nos hemos referido. A nuestro juicio, al campo tradicional del daño por contaminación ambiental se añadirán cuestiones novedosas, tales como:

La manipulación genética

La contaminación por campos eléctricos y electromagnéticos8.

Daños ocurridos a raíz de exposición crónica a nuevos potenciales agentes o actividades contaminantes, tales como la incineración de residuos o los rellenos sanitarios.

Esteban Salas Navarro
Diseñop web san francisco de asis
Escrito por Esteban Salas Navarro
el 25/02/2011

Es tan extenso y muy importante este tema.

Carlos Alberto T. L.
Ciencias fisicas universidade de taubaté
Escrito por Carlos Alberto T. L.
el 25/02/2011

Esteban,
Te garadesco infinitamente por la informacion dada, esta me sera muy util en el fortalecimiento de mi tema, puesto que has tocado puntos que los considero de gran importancia.
De igual manera agardecere a todos los compañeros que puedan ayudarme a enriquecer con informacion el tema escrito que es " La contaminacion ambiental y su cuantificacion"
Carlos Alberto - Brasil

Esteban Salas Navarro
Diseñop web san francisco de asis
Escrito por Esteban Salas Navarro
el 26/02/2011

Seguimos hermano esto todavia empieza.

Soraya
Escrito por Soraya
el 26/02/2011

Carlos ,tomaste a relucir un tema muy candente en nuestra vida comun ,vivimos en un mundo que cada dia nos contaminamos mas y mas ,nuestro aire que respiramos ya no es puro ,quien sabe si el dia de mañana nuestros hijos respiraran aire puro ,ojala tomemos consiencia para evitar la destrucion de nuestro suelo.

Soraya
Escrito por Soraya
el 26/02/2011

El calentamiento global es otro tema que esta acabando con nuestras vidas.

Rosa Rios
Licenciatura ateneo de lengua y cultur...
Escrito por Rosa Rios
el 28/02/2011

Gracias Luna por invitarme a este interesante debate y a Carlos por crearla.

Todos debemos preocuparnos y ocuparnos de contribuir con nuestro medio ambiente para la no contaminación evitar utilizar todo aquello que lo daña y enseñar a nuestros hijos para tener un ambiente más saludable.

Un saludo

Bendiciones