En este grupo En todos

Grupo de Mundo médico



La Buena Nutriciòn

DR.
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 01/12/2010

Esto debes de saberlo:

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 01/12/2010

Comer gran cantidad de vegetales naranjas y verdes, como las zanahorias, las batatas y las arvejas, reduciría el riesgo de enfermedad y prolongaría la vida.

Esta vez, no se trata del betacaroteno vegetal, sino de su primo: el alfacaroteno. Ambos integran la familia de antioxidantes carotenoides, a la que los científicos les atribuyen la capacidad de promover la salud al contrarrestar el daño del ADN asociado con el oxígeno.

El consumo de frutas y verduras reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer y las cardiopatías, señaló Chaoyang Li, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Pero se desconoce qué sustancia induce esos efectos ni por qué mecanismo.

Para conocer mejor los méritos del olvidado alfacaroteno, el equipo de Li analizó información de más de 15. 000 participantes de la tercera edición de un estudio nacional de salud (Third National Health and Nutrition Examination Survey Follow-up Study). A todos se les habían extraído muestras de sangre al inicio del estudio; ellos habían proporcionado otra información médica y del estilo de vida.

A los 14 años del estudio, casi 4. 000 participantes habían muerto. Y los participantes con más alfacaroteno en sangre al inicio del estudio, menos riesgo tenían de tener alguna enfermedad o de morir.

Por ejemplo, a diferencia de los participantes con restos de alfacaroteno en sangre, aquellos con los niveles más altos tenían hasta un 39 por ciento menos riesgo de morir, publicó el equipo en Archives of Internal Medicine.

Aun así, los autores advierten que la relación no prueba que todo el mérito sea del alfacaroteno.

"Sería por lo menos parcialmente responsable de la reducción del riesgo. No pudimos identificar la posible influencia de otros antioxidantes o elementos de las verduras y las frutas en la reducción del riesgo de morir", dijo Li.

El alfacaroteno, "tiene una gran cantidad de propiedades químicas superpuestas con el betacaroteno y sus mismos mecanismos de acción percibidos", agregó Howard Sesso, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston, que revisó los resultados para Reuters Health.

"De hecho, es difícil desagregarlos; tienden a moverse juntos", manifestó el experto. Las zanahorias son la fuente clave de ambos.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 01/12/2010

Saltearse el desayuno no modificaría la cantidad de comida que un niño consumirá el resto del día, pero hacerlo tiene sus consecuencias, advierten los autores de un nuevo estudio realizado en Estados Unidos.

Existen evidencias de que el hábito cada vez más común de saltearse el desayuno puede hacer que los niños coman de más en otras comidas y engorden.

Aun así, pocos estudios lo pusieron a prueba, precisó la autora principal Tanja Kral, de la Escuela de Medicina de la University of Pennsylvania, en Filadelfia.

El equipo de Kral evaluó el efecto de saltearse el desayuno en el apetito y la cantidad total de calorías consumidas el resto del día en 21 niños de 8 a 10 años; la mayoría desayunaba.

Cada niño concurrió al laboratorio de pruebas dos veces. En una, se les sirvió un desayuno con cereal, leche, banana y jugo de naranja; en la otra, nada. Ambas veces, los niños recibieron después un almuerzo, en el que podían elegir entre una gran variedad de alimentos, como pastas, brócoli, puré de manzanas y galletas, y se les pidió que comieran cuanto quisieran durante 20 minutos.

Luego, los niños se fueron del laboratorio y los padres informaron qué comieron el resto del día. Los niños sintieron más hambre el resto del día cuando no habían desayunado. Pero eso no se tradujo en almuerzos más copiosos, según publica el equipo en The American Journal of Clinical Nutrition.

"A pesar de las diferencias en las sensaciones de hambre y saciedad, los niños que desayunaban regularmente no compensaron las calorías perdidas de un desayuno con las comidas del resto del día", dijo Kral.

Los niños que desayunaron terminaron ingiriendo más calorías en general y más de las necesarias para mantener su peso. Un niño promedio consumió 362 calorías más los días que desayunaba, es decir un 20 por ciento por encima de las necesidades energéticas diarias, según el peso, la altura, el sexo y el nivel de actividad física.

El equipo opina que otros factores explicarían la desconexión entre los niveles de hambre de cada niño, sus necesidades de energía física y la cantidad de comida consumida.

"La comida que consume un niño depende de factores ambientales, como la cantidad y el tipo de alimentos disponibles. Por lo tanto, esos factores pueden modificar la sensación de hambre y de saciedad", explicó Kral.

La autora señaló que el estudio de niños con distintos pesos y edades o que regularmente saltean el desayuno habría proporcionado diferentes resultados. Advirtió también que estos resultados no respaldan el hábito de saltearse el desayuno.

"El desayuno es una parte importante de la alimentación saludable. Un desayuno saludable aporta nutrientes importantes para el crecimiento y el desarrollo infantil. Los niños que lo saltean no compensarían esa falta de nutrientes con otras comidas", dijo Kral.

El productor de cereales General Mills financió el estudio y proporcionó los cereales para el desayuno utilizados en las pruebas.

Analia
Escrito por Analia
el 01/12/2010

Hola Jorge. Gracias por la información que nos brindas a todos.
cariños
Paola

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 01/12/2010

Hola mi guapa Amiga Paola, un placer compartir contigo.
Un Abrazo.

Analia
Escrito por Analia
el 01/12/2010

Bendiciones mi querido Amigo Jorge.
Muy interesante tus debates. Sigue adelante..!
Asi nos enriquecemos todos los miembros del grupo.
muchas gracias

Pao

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 02/12/2010

Los consumidores de gran cantidad de omega 3, que son los ácidos que contienen principalmente los pescados grasos, tendrían bajo riesgo de desarrollar enfermedad de las encías.

Aun así, los autores de un nuevo estudio reciente, se niegan a atribuirles toda la responsabilidad a los omega 3, ya que podrían influir otros factores.

La enfermedad de las encías avanzada, llamada periodontitis, es una inflamación crónica que aparece por la acumulación de bacterias en las encías. Puede provocar la pérdida de hueso y dientes.

"Las bacterias necesitarían de la inflamación para crecer. De hecho, el tratamiento antiinflamatorio con omega 3 resolvió la periodontitis en ensayos con conejos. Quisimos probarlo en seres humanos", explicó el autor principal, doctor Kenneth J. Mukamal, de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston.

El equipo de Mukamal estudió a más de 9. 000 adultos, que entre 1999 y el 2004 habían participado de la encuesta nacional conocida como National Health and Nutrition Examination Survey. El 8 por ciento tenía enfermedad periodontal, publicó el equipo en Journal of the American Dietetic Association.

Según la alimentación en las 24 horas previas que habían recordado los participantes, el equipo halló que los que consumían niveles moderados o altos de uno de los principales ácidos grasos omega 3 derivado del pescado, el DHA, eran menos propensos a tener la enfermedad.

Tras considerar factores como la edad, el sexo y las calorías consumidas, el tercio superior de los pacientes en la escala de consumo de DHA tenía un 22 por ciento menos posibilidad de desarrollar enfermedad periodontal que el tercio inferior de esa escala.

Los autores hallaron tambin una menor frecuencia de enfermedad de las encías en el grupo con niveles relativamente bajos de proteína C reactiva en sangre, que es un signo de inflamación.

Aun así, Mukamal advirtió que los resultados todavía no confirman que los omega 3 tengan un efecto protector real sobre las encías. Por ejemplo: la pérdida de dientes podría haber alterado la alimentación de los participantes y no viceversa.

El equipo tampoco obtuvo información suficiente como para identificar la mejor "dosis" de omega 3 para prevenir la periodontitis, si se demuestra su capacidad protectora.

Mukamal destacó la recomendación de la Asociación Estadounidense del Corazón de consumir pescados grasos (como salmón, caballa, arenque o atún) dos veces por semana y consideró que esa cantidad "sería bastante razonable".

"Los omega 3 tienen una gran cantidad de efectos beneficiosos para muchos órganos. Las encías serían uno más que hasta ahora se desconocía", dijo Mukamal.

Para prevenir la enfermedad periodontal, recomendó también ir al dentista para realizar limpiezas regulares y, si así se recomienda, consultar a un especialista en encías para tomar antibióticos o realizar una limpieza más agresiva.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 02/12/2010

Un nuevo estudio revela que las adultas mayores que comen más chocolate son menos propensas a desarrollar problemas cardíacos.

Los autores hallaron que las mujeres mayores de 70 años que comían chocolate por lo menos una vez por semana eran un 35 por ciento menos propensas a ser hospitalizadas o morir por enfermedad cardíaca durante el estudio que duró casi una década.

Asimismo, esas mujeres eran casi un 60 por ciento menos propensas a ser hospitalizadas o morir por insuficiencia cardíaca.

Lo bueno, dijo el doctor Joshua Lewis, es que las mujeres no tuvieron que comer una tonelada de chocolate para ver los beneficios. "Nuestro estudio respalda su consumo moderado, no frecuente", dijo el autor, del Hospital Sir Charles Gairdner de Australia.

Pero aún es demasiado pronto como para recomendar consumir más chocolate, opinó el doctor Brian Buijsse, del Instituto Alemán de Nutrición Humana, que no participó del estudio. Y aunque estudios más grandes confirmen sus beneficios, sostuvo que los médicos no los indicarían.

"El peligro es que muchos comerían más de lo necesario, sin reducir calorías de otros snacks, lo que los haría engordar y contrarrestar cualquier beneficio del chocolate", dijo Buijsse.

Este no es el primer estudio sobre los beneficios potenciales del chocolate.

En el 2008, un equipo de Italia había hallado que el consumo regular de chocolate negro reduce la inflamación asociada con la enfermedad cardiovascular.

Y un año antes, otro estudio había revelado que los alimentos ricos en flavonoides (antioxidantes), como el chocolate negro, las manzanas y el vino tinto, protegen a las mujeres de la enfermedad coronaria, cardiovascular y el accidente cerebrovascular (ACV).

Los flavonoides reducen el riesgo cardiovascular al aumentar el nivel de óxido nítrico, lo que mejora el funcionamiento vascular y reduce la presión.

El equipo de Lewis revisó datos de 1. 216 adultas mayores sobre la frecuencia y la cantidad de su consumo de chocolate. Una porción era equivalente al cacao para una taza de leche chocolatada caliente. Los autores siguieron a las mujeres durante casi una década.

Casi la mitad dijo que comía menos de una porción por semana. Casi 90 de las mujeres que comían chocolate rara vez fueron hospitalizadas o murieron por enfermedad cardíaca durante el estudio, comparado con 65 mujeres que comían chocolate con más frecuencia.

Otras 35 de las que consumían chocolate rara vez desarrollaron insuficiencia cardíaca y sólo 18 de las que lo comían por lo menos una vez por semana fueron hospitalizadas o murieron por esa enfermedad, publicó el equipo en Archives of Internal Medicine.

Tras analizar los resultados en los grupos que consumían chocolate a diario o semanalmente, el equipo observó que a ambos les iba igualmente bien. Esto sugiere que una sola porción por semana sería suficiente como para obtener los beneficios cardíacos.

La naturaleza del estudio impidió probar la relación causa-efecto. El próximo paso, indicó Lewis, sería realizar un ensayo clínico grande para poner a prueba los beneficios del chocolate.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 03/12/2010

¿Padece hipertensión? Científicos australianos tendrían una nueva solución, pero que podría ahuyentar a los amigos.

El arma secreta es el ajo, según un estudio publicado el la revista científica Maturitas.

En un ensayo de 12 semanas de duración que incluyó a 50 pacientes, Karen Reid y colegas de la University of Adelaide descubrieron que aquellos que tomaban cuatro cápsulas diarias de un suplemento de extracto de ajo tenían la presión arterial 10 mmHg por debajo del grupo que recibió placebo.

Reid señaló que el ajo no tendría el mismo efecto en otras formas: ni crudo, ni fresco, ni en forma de polvo.

"Cuando uno cocina el ajo fresco, el ingrediente que es responsable de la reducción de la presión desaparece", señaló la experta.

"Creo que el punto realmente importante es que el extracto de ajo añejado como suplemento es un arma secreta para (controlar) la presión arterial", agregó Reid.

Desde hace mucho tiempo se considera que el ajo es bueno para el corazón y la medicina tradicional india -o medicina Ayurveda- ha promovido los beneficios del ajo como método de prevención de la hipertensión por siglos.

"El ajo se ha usado como tratamiento para disminuir la presión sanguínea en la medicina Ayurveda por miles de años", dijo a Reuters Sundari Ganesh, practicante de la medicina tradicional india.

Pero Reid dijo que su investigación fue la primera en evaluar el impacto del extracto de ajo añejado.

La hipertensión es uno de los mayores factores de riesgo de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca, enfermedad vascular periférica e insuficiencia renal. El riesgo de enfermedad aumenta a medida que el nivel de presión arterial se incrementa.

Alrededor de 1. 000 millones de personas sufren hipertensión en todo el mundo.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 03/12/2010

Los amantes de las carnes rojas tendrían más posibilidad de desarrollar ciertos cánceres de garganta y estómago que quienes comen menos bifes y hamburguesas.

Un equipo halló entre casi 500. 000 adultos mayores de Estados Unidos, estudiados durante una década, que una pequeña cantidad desarrolló tumores en el esófago o el estómago. Pero los riesgos eran relativamente más altos en los que consumían más carnes rojas o ciertos compuestos de la cocción.

Los participantes del 20 por ciento que más carnes rojas consumía eran un 79 por ciento más propensos que los del 20 por ciento que menos carne consumía a desarrollar carcinoma estomacal de células escamosas, un cáncer que ataca el tejido de la parte superior del esófago.

En tanto, el riesgo de desarrollar un tipo de cáncer en la parte superior del estómago cerca del esófago (cardias gástrico) aumentó en los hombres y las mujeres con el mayor consumo de una forma de aminos heterocíclicos (HCA, por sus siglas en inglés).

Los HCA son sustancias que se forman durante la cocción de la carne a altas temperaturas, como en un grill o a llama abierta; causaron tumores en animales de laboratorio.

Los resultados, publicados en American Journal of Gastroenterology, no prueban que la carne roja promueva ambos cánceres. Pero se suman a una cantidad de pruebas inciertas sobre la relación entre su consumo y la aparición de cánceres de esófago y estómago.

Una revisión del 2007 realizada por el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer y del Instituto Estadounidense de Investigación del Cáncer, dos instituciones sin fines de lucro, concluyeron que las carnes rojas y procesadas estuvieron asociadas con "un aumento limitado y sugestivo del riesgo" de desarrollar cáncer esofágico.

El informe revela también un mismo nivel de evidencias de la relación entre las carnes procesadas y el cáncer estomacal, y datos insuficientes sobre la relación entre su consumo y el cáncer.

Con todo, la mayoría de los estudios revisados eran caso-control. Este tipo de estudios proporcionan sólo evidencias limitadas si una determinada exposición, como la carne roja en la dieta, está asociada con el riesgo de desarrollar alguna enfermedad, explicó la doctora Amanda J. Cross, del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Los estudios prospectivos, que siguen a personas sanas en el tiempo, aportan pruebas más sólidas.

Además, la mayoría de los estudios previos no analizaron el consumo de carne y los distintos subtipos de cánceres esofágicos y estomacales. Eso, dijo Cross a Reuters Health, es importante porque esos subtipos tendrían distintos factores de riesgo.

De modo que para el estudio, el equipo de Cross siguió prospectivamente a 494. 979 adultos de Estados Unidos de entre 50 y 71 años durante una década.

Al inicio, los participantes respondieron cuestionarios detallados sobre su alimentación, incluidos los métodos utilizados para cocinar la carne y el nivel de cocción preferido, además de factores del estilo de vida.

En esa década, 215 participantes desarrollaron carcinoma esofágico de células escamosas: 28 casos en el 20 por ciento que menos carne consumía y 69 casos en el 20 por ciento que más consumía.

A otros 454 hombres y mujeres se les diagnosticó cáncer del cardias gástrico: 57 casos entre los que menos carne consumían y 113 en el grupo que más consumía.

Tras considerar otros factores (edad, peso, tabaquismo y ejercicio), los participantes que más carne comían eran un 79 por ciento más propensos que los que menos consumían a desarrollar carcinoma esofágico de células escamosas.

La carne roja no estuvo asociada con la aparición del cáncer del cardias gástrico, pero para un tipo de HCA (DiMelQx) los participantes del 20 por ciento que más carne consumía tenían un 44 por ciento más riesgo de desarrollar ese cáncer que el grupo del 20 por ciento que menos carne comía.

La carne roja tampoco estuvo claramente asociada con el adenocarcinoma de esófago, que aparece en las células glandulares del esófago bajo y es la forma más común en Estados Unidos, o con cánceres en otras partes del estómago (no cardias gástrico).

La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que en el 2010 se diagnosticarán 21. 000 casos de cáncer estomacal y 16. 640 casos de cáncer esofágico

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 04/12/2010

Ingerir proteínas después de hacer ejercicio ayudaría a reforzar la maquinaria de producción muscular en hombres jóvenes y adultos.

Los autores de un estudio sobre 48 hombres (la mitad de 20 a 30 años y la otra mitad de 70 a 80) hallaron que en ambos grupos etarios el consumo de una bebida proteica después del ejercicio proporcionaba un mayor aumento de la proteína muscular que cuando la bebida se consumía después de un período de descanso.

Es más: la proteína muscular aumentó casi a la misma velocidad en jóvenes y en adultos mayores, publicó el equipo en American Journal of Clinical Nutrition.

Eso sugiere que la edad no modificaría la forma en la que el cuerpo digiere y absorbe la proteína de la comida, según el equipo del doctor Luc JC van Loon, del Centro Médico de la Universidad de Maastricht, en Holanda.

El estudio posee varias limitaciones. Además de ser pequeño, no analizó los cambios de la masa muscular en el tiempo. De modo que se desconocen los beneficios que los adultos mayores o los jóvenes podrían obtener al consumir proteína después de hacer ejercicio.

Aun así, los resultados sugieren que hacer ejercicio antes de consumir proteína ayuda al cuerpo a asignarle a esos nutrientes un mejor uso muscular.

Y para los adultos mayores, escribió el equipo, el ejercicio debería considerarse "claramente" una forma de aumentar la acumulación de proteína como respuesta a la comida y, por extensión, de asegurar un envejecimiento saludable.

El estudio incluyó a 24 hombres de alrededor de 74 años y a 24 varones de unos 21 años; ninguno hacía actividad física regular.

Al azar, el equipo dividió a los hombres en dos grupos: uno descansó durante 90 minutos, seguidos de 30 minutos de ejercicio (bicicleta fija y entrenamiento liviano de fuerza), mientras que el otro grupo pasó esos 30 minutos adicionales haciendo relajación.

Luego, ambos grupos consumieron una bebida con 20 gramos de proteína y se les determinaron varias veces los niveles en sangre de varios aminoácidos (los ladrillos de las proteínas).

Se les extrajo también una pequeña muestra de tejido del músculo del muslo antes de consumir la bebida proteica y a las seis horas, para medir la variación del nivel de proteína en el músculo.

El equipo halló un mayor aumento de la proteína muscular en el grupo que había ejercitado que en la cohorte sedentaria, y tanto jóvenes como adultos mayores obtuvieron el mismo beneficio.

La masa muscular tiende a disminuir con el envejecimiento y algunos científicos sostienen que un motivo sería que la producción de proteína muscular en el cuerpo de las personas mayores responde de manera menos eficiente a la proteína de los alimentos y al ejercicio.

No obstante, los resultados sugieren que este no sería el caso.

"Se necesitan enfoques alimentarios efectivos para prevenir y/o atenuar la pérdida de masa muscular asociada con la edad", escribió el equipo de Van Loon.

Según los resultados, concluyeron los autores, es posible que el consumo de proteína después de hacer ejercicio mejore el aprovechamiento de la proteína derivada de los alimentos para la producción muscular, tanto en jóvenes como en adultos mayores.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 04/12/2010

Amigo Ismael por si no lo sabe, en la red nadie es dueño de nada, ni siquiera los de Medline, dado que su informaciòn son de las diferentes revistas de salud por sì no lo ha visto, cada una de las informaciones trae la fuente de donde se sacò como en el caso del post anterior que dice textual:

"Es más: la proteína muscular aumentó casi a la misma velocidad en jóvenes y en adultos mayores, publicó el equipo en American Journal of Clinical Nutrition"

Màs atràs en otro post se escribiò asì:

"Los resultados, publicados en American Journal of Gastroenterology, no prueban que la carne roja promueva ambos cánceres"

Como ve nadie es dueño y todos a la vez de la informaciòn que se da en la red, si deseaba hacer una critica destructiva a este debate , no creo que lo logre , porquè Emagister es precisamente para aprender y enseñar, cada uno de los escritos trae el dato de donde se sacò, asi que le deseo se quede y lo invito a que ponga informaciòn que sea de el interès comùn.

Muchas Gracias. Dr. Peñafiel

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 04/12/2010

Ah y no importa si la informaciòn es de Medline, de Wikipedia, de Salud Integral, de Medicinas Alternativas o revistas de Nutriciòn que hay muchas en la red, si hay algo de importancia para usted lo serà para todos los que queremos saber màs del tema y no importa de donde venga, estamos aprendiendo juntos, si se da a la tarea de hacerlo, lo voy a felicitar.
Un Abrazo.

Dr. Peñafiel
Médico cirujano universidad autonoma d...
Escrito por Dr. Peñafiel
el 04/12/2010

Las mujeres chinas que comen una dieta tradicional rica en arroz blanco y otros alimentos con almidón, que estimulan un aumento del azúcar en sangre, no parecen tener un mayor riesgo de sufrir cáncer de colon, según indica un nuevo estudio.

Los resultados, publicados en American Journal of Clinical Nutrition, se agregan a las contradictorias evidencias que analizan si las comidas con un alto "índice glucémico" están relacionadas con un riesgo más elevado de la enfermedad.

El índice glucémico, o IG, se refiere a la velocidad con la cual un carbohidrato causa un alza del azúcar en sangre. Los alimentos con un IG alto, como el pan blanco, el arroz blanco y la papa, tienden a hacer subir rápidamente el nivel de glucosa, o azúcar en sangre.

Con comidas con un bajo IG, como las lentejas, las habas de soja, el yogur y muchos granos fibrosos, el azúcar en sangre también sube, pero no tan rápido ni tanto.

Un concepto relacionado, llamado carga glucémica, se refiere tanto al IG como a la cantidad de carbohidratos que aporta cierto alimento: un pedazo de frutas con pocas calorías, por ejemplo, puede tener un IG relativamente alto, pero sólo brinda una pequeña carga glucémica.

La idea de que una dieta con una alta carga glucémica puede contribuir a causar cáncer de colon está basada en la fisiología humana: los altos niveles de azúcar en sangre provocan una liberación de la insulina que, junto a una hormona relacionada llamada factor de crecimiento insulínico tipo 1, pueden estimular el crecimiento y la propagación de células cancerígenas.

En línea con eso, un número de estudios ha revelado que los pacientes con diabetes tipo 2, que presentan niveles de azúcar en sangre y de insulina anormalmente altos, sufren cáncer de colon más a menudo que las personas sin diabetes.

Por eso, en teoría, una dieta con alto contenido de IG podría ser un factor de riesgo del cáncer. Pero los estudios sobre el tema hasta ahora han ofrecido conclusiones contradictorias.

Para el nuevo trabajo, el equipo siguió a 73. 000 mujeres chinas de mediana edad o más durante una década, buscando una asociación entre los hábitos nutricionales reportados y el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Las pacientes, que no sufrían cáncer y tenían entre 40 y 70 años al comienzo del estudio, completaron detallados cuestionarios que permitieron a los investigadores estimar la carga glucémica total de sus dietas.

En total, 475 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de colon o recto durante el período de estudio. Cuando el equipo dividió a las participantes en cinco grupos en base a su carga glucémica, no hallaron evidencias de que su riesgo de contraer la enfermedad aumentara a la par del indicador.

Dado que el arroz era lejos el principal contribuyente en la carga glucémica de las mujeres, los investigadores también analizaron la relación entre el número de porciones de arroz que comía cada una por día y el riesgo de cáncer colorrectal.

Nuevamente, no se halló una relación, de acuerdo al equipo liderado por el doctor Hong-Lan Li, del Instituto de Cáncer de Shanghái, en China.

Algunos de los riesgos establecidos del cáncer colorrectal son la edad (la mayoría de los casos surgen luego de los 50 años), tener parientes cercanos que hayan desarrollado la enfermedad y antecedentes personales de colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.

Otros estudios también han vinculado consistentemente al cigarrillo, la obesidad y las dietas con un alto contenido de carnes rojas y procesadas con un mayor riesgo de sufrir este tipo de cáncer

Analia
Escrito por Analia
el 04/12/2010
Bruselas veta los animales clonados para la alimentación

La Comisión Europea prohibió hoy en el espacio comunitario por al menos cinco años la clonación de animales para la industria alimentaria.

Se trata de una especie de moratoria, que equivale a suspender de forma temporal la clonación animal que tenga como objetivo la industria alimentaria, apuntan fuentes del ejecutivo comunitario.

Dentro de ese marco se incluyen, entre otros, el comercio de carnes, leche, quesos, yogures y derivados cuyo origen sea ganado nacido mediante sistemas de clonado. Excluye en cambio los productos de los descendientes de animales clonados.

Por otro lado, Bruselas también permite la importación de semen y embriones de animales clonados, aunque bajo estricto control, se asegura.

De momento se trata de una propuesta que debe ser estudiada a fondo por los expertos veterinarios de la UE. Además tiene que ser aprobada por los estados miembro y el Parlamento Europeo, que está a favor de una prohibición total.
https://www.dw-world.de/dw/article/0,,6128488,00. Html

Analia
Escrito por Analia
el 04/12/2010
Descubren en Suecia cultivo ilegal de la papa transgénica Amadea
Tras el descubrimiento en Suecia de un cultivo ilegal de papas transgénicas Amadea, Greenpeace exige que todos los sembradíos de papas genéticamente manipuladas sean destruidos, incluyendo los de la variedad Amflora.

La presión de la opinión pública sobre la empresa alemana de biotecnología BASF crece desde que la organización ambientalista Greenpeace anunciara el descubrimiento de cultivos de papas genéticamente modificadas en los que la variedad Amflora, aprobada para su cultivo en la Unión Europea (UE), había sido sembrada junto con la variedad "ilegal" Amadea. Los campos suecos en donde se hallaron las papas transgénicas Amadea son administrados por una subsidiaria de BASF.

El experto en ingeniería genética de la sede bruselense de Greenpeace, Marco Contiero, se mostró preocupado porque un incidente como éste haya tenido lugar en el primer año del cultivo de Amflora en suelo europeo, con todo y que la superficie de prueba era relativamente pequeña y debía ser supervisada de manera rigurosa. Fue apenas en marzo cuando la Comisión Europea puso fin al período de doce años en el que estuvo prohibido sembrar semillas de plantas modificadas genéticamente en los países comunitarios.

BASF: “Error humano”

Gerentes de alto rango de BASF se vieron obligados a explicar lo ocurrido a los funcionarios de la Comisión Europea este jueves (9.9.2010): aunque no lograron dar respuesta a todas las preguntas, aseguraron que un “error humano” fue identificado como “la causa más probable de la contaminación”. Bruselas quiere conocer la magnitud exacta del problema y saber si se han presentado casos similares en otros países de la UE; para ello enviará a un equipo de expertos a Plant Science, una subsidiaria de BASF, la próxima semana.

Bildunterschrift: Brüderle y dos directivos de BASF siembran papas transgénicas en Zepkow en agosto de 2010. A la reunión de Bruselas asistieron representantes de los tres países que cultivan la papa Amflora: Suecia, en donde esta variedad del tubérculo no está destinada al consumo, sino a la producción de papel y pegamento; Alemania y la República Checa, en donde se le usa solamente en el ámbito de la investigación científica. A principios de esta semana se interrumpió la venta de papas transgénicas en Mecklemburgo-Pomerania Occidental, el único de los 16 Estados federados alemanes en donde se sembró la papa Amflora.

Greenpeace: destruir todos los cultivos

BASF había comenzado a sembrar este tubérculo en quince hectáreas de la municipalidad de Zepkow apenas una semana antes. De hecho, el ministro alemán de Economía y Tecnología, Rainer Brüderle, quien promueve la aplicación de ingeniería genética en la agricultura, le dio un espaldarazo simbólico a la empresa viajando a Zepkow para inaugurar los cultivos con la pala en la mano; registrado por los medios germanos, este gesto promete intensificar el debate político alrededor del cultivo de plantas transgénicas, uno de los tópicos más polémicos en la UE.

Todas las semillas de Amadea fueron retiradas de los campos contaminados en Suecia; los inspectores de BASF las detectaron de inmediato porque la variedad Amadea tiene flores blancas y la Amflora, flores violetas. Pero, a juicio de Contiero, esta medida es insuficiente para eliminar el peligro de la contaminación transgénica: Greenpeace ha exigido que todos los cultivos y cosechas de Amflora sean destruidos este año. Si este caso ocurre en la UE, donde las autoridades parecen tener la voluntad política y los recursos para vigilar que se cumplan las normas que protegen a la agricultura regional, ¿Qué quedará para los países que no los tienen?

Bildunterschrift: ¿Puede usted diferenciar entre una papa que ha sido manipulada genéticamente y una que no lo ha sido? La papa en la era de la globalización

La socióloga y comunicadora social peruana Isabel Álvarez Novoa, cuyo restaurante –El señorío de Sulco, fundado en Lima en 1986– sirve de vehículo para divulgar los hallazgos de sus investigaciones en torno a la cocina popular de la región, ha participado en foros internacionales dedicados a la gastronomía como fenómeno cultural para advertir sobre los peligros de una globalización mal entendida, encarnada en la homogeneización de los cultivos y la expansión de los insumos genéticamente manipulados en los mercados mundiales.

“En Perú, por ejemplo, muy pocos conocen el peligro que corren las variedades nativas de la papa, el legado más notable que el suelo peruano le hizo a la humanidad”, señala Álvarez Novoa desde hace ya casi diez años, enfatizando siempre que, según los expertos, la geografía peruana concentra el 84 por ciento de la biodiversidad del planeta y es cuna de por lo menos setenta clases diferentes de papas.

Riesgos a escala mundial

“Están apareciendo papas traídas de Estados Unidos y Holanda para ser puestas en el mercado con miras a que el consumo de las variedades peruanas desaparezca, sólo porque quieren tener toneladas de un solo tipo de papa, como si todas tuvieran que ser iguales. Eso atenta contra la historia de la alimentación del Perú, contra una cultura de cuatro mil años cuyo valor está en la diversidad. Y eso que ocurre con la papa en Perú ocurre también con los frutos de las tierras de otros países de América Latina”, agregaba en una entrevista para la revista gastronómica venezolana Cocina y vino .

¿Cuántas variedades de papas transgénicas no se habrán apoderado de las tierras latinoamericanas en el transcurso de la última década? Eso está por verse. También está por confirmarse si las probabilidades de que las Amadeas hayan retoñado en suelo germano son tan pocas como dicen los representantes de BASF.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa / AFP
Editora: Emilia Rojas Sasse

https://www.dw-world.de/dw/article/0,,5993245,00. Html

Analia
Escrito por Analia
el 04/12/2010
¿Maíz transgénico tóxico?
Instituto científico vinculado al movimiento ecologista advierte sobre posible toxicidad de maíz transgénico autorizado en Europa. El maíz contiene un gen tóxico y otro que lo hace resistente a los antibióticos.

En un informe del Comité de Investigación e Información Independientes sobre la Ingeniería Genética (CRIIGEN), encargado por Greenpeace y Carrefour y basado en un estudio realizado por la propia Monsanto para la autorización de su maíz transgénico MON863, se concluye que los ratones alimentados con ese producto presentan “síntomas de intoxicación”.


MOB863 es un maíz manipulado genéticamente para que produzca un tóxico originalmente aislado del bacillus thuringensis . Ese tóxico a su vez transforma a las plantas en resistentes contra un gusano que ataca el maíz. MON863 contiene además un gen resistente a los antibióticos. El MON863 está autorizado en Europa como alimento, tanto para animales como para seres humanos.


Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Sede de Monsanto en St. Louis, Missouri, EE. UU.: ¿Evaluó todo correctamente? Los autores del informe, publicado hoy por la revista especializada “Archives of Environmental Contamination”, dicen que el consumo de maíz transgénico MON863 perturba diversos parámetros biológicos de los ratones utilizados en la experiencia, como el crecimiento y el peso del hígado. De ello deducen que no puede excluirse que también pueda ser dañino para el ser humano.


El responsable del informe, Gilles-Eric Séralini, dice que los efectos varían según el sexo de los ratones: en las hembras se observa “un aumento de las grasas y del azúcar en la sangre, un aumento del peso del cuerpo y del peso del hígado (... ) todo asociado a una mayor sensibilidad hepática”.


“ ¿Quién garantiza que no es peligroso para el ser humano? ”


Séralini agrega que “nadie puede garantizar que el maíz transgénico de Monsanto no sea peligroso para el ser humano” y advierte que el fabricante “parece haber olvidado'' analizar 'la diferencia significativa entre el peso de los ratones alimentados con el MON863 y los otros”, e incluso que “ha dejado de lado datos cruciales procedentes de las pruebas de orina”.


Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Greenpeace: protesta en medio de un campo de trigo transgénico en Alemania. El documento fue elaborado sobre la base de un estudio que hizo la propia empresa Monsanto durante 90 días con 400 ratones, 200 machos y 200 hembras, separados en diez grupos y alimentados unos con el maíz transgénico y otros con maíz convencional. El grupo en torno al científico francés dijo haber constatado “considerables déficits en la evaluación estadística del informe por parte de Monsanto”.


La empresa estadounidense había concluido con esos datos que las variaciones constatadas entre los animales alimentados con uno u otro maíz no respondían más que a la variación natural de los parámetros medidos, y que los productos transgénicos no podían considerarse patológicos.


Las conclusiones del CRIIGEN, un organismo presidido por la ex ministra de Ecología Corine Lepage, y en cuya dirección está también el eurodiputado ecologista Paul Lannoye, han sido contestados por otros científicos, como el toxicólogo Gérard Pascal, miembro de la

Comisión de Ingeniería Biomolecular de Francia.


Pascal ha puntualizado, por ejemplo, que en los análisis que él había encargado para tratar de explicar las variaciones de los parámetros renales de los ratones de la experimentación no se había encontrado “ninguna muestra de intoxicación”.


“Un caso que cuestiona todo el sistema”


Para Greenpeace, el caso está claro: el informe del CRIIGEN es el primero de una investigación independiente publicado en una revista que lo ha sometido a un comité de lectura en el que se prueba que un producto transgénico autorizado para el consumo humano “presenta signos de toxicidad”.


Por eso, la organización ecologista estima en un comunicado que este caso “cuestiona el conjunto del sistema de autorización de las OGM (Organismos Genéticamente Modificados) en Europa” y pide a la Unión que revise todos los análisis sanitarios de los transgénicos a los que ha dado luz verde para su comercialización.


“Hay que aplicar más que nunca el principio de precaución y decretar una moratoria sobre los OGM”, insiste Arnaud Apoteker, de Greenpeace Francia, que recuerda que según un estudio de opinión que encargó el pasado mes de septiembre, un 86 por ciento de los franceses quieren una prohibición, temporal o definitiva de los transgénicos.

https://www.dw-world.de/dw/article/0,,2382860,00. Html

Analia
Escrito por Analia
el 04/12/2010
Alemania Comer sin transgénicos
Gracias a la guía de compras editada por Greenpeace, "Comer sin transgénicos", el consumidor decide sobre el futuro de la demanda de alimentos manipulados genéticamente.

Anticipándose a la "Semana Verde", la feria ecológica más importante de Alemania, Greenpeace presentó la guía de compras "Comer sin transgénicos", en la cual se indica si un producto alimenticio proviene de animales o vegetales manipulados genéticamente.

La guía cumple una función aclaratoria muy importante, ya que en la ley recién aprobada, que estará vigente a partir de abril de este año, no se estipula una declaración obligatoria de este tipo en los productos alimenticios. Dicha guía le permitirá al consumidor elegir por sí mismo si apoya o no la producción y aceptación en el mercado de alimentos transgénicos.

Corinna Hölzel, de la Red de Compras de Greenpeace, manifestó: "La técnica de cultivos manipulados genéticamente está en camino hacia los supermercados, y el gobierno no logra proteger a los consumidores. " Sin embargo, según la opinión de Hölzel, no existe la posibilidad de que dichos productos se establezcan en las costumbres del consumidor, ya que encuestas realizadas por la Red indicaron que tanto los comercios como los productores respetan el rechazo a los transgénicos de los adquisitores. Sólo quedaría convencer a unas pocas empresas de que los alimentos "de laboratorio" no tienen nada que hacer ni en la mesa ni en los sembradíos. La decisión de los consumidores es la que cuenta.

Multas de hasta 50. 000 Euros y hasta tres años de prisión

Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Renate Künast, Ministra de Agricultura y Medioambiente. Luego de que el proyecto de ley sobre los permisos para cultivar alimentos modificados genéticamente fuera aprobado hoy en Berlín por el ministerio de Agricultura y Protección al Consumidor, no sólo Greenpeace y las asociaciones de protección al consumidor alzaron su voz, sino también los campesinos y productores de alimentos. La ministra de medioambiente, Renate Künast manifestó que la señalización de productos que provengan de cultivos modificados genéticamente es condición esencial para la libertad de elección del consumidor. A partir de que se declare en el envase de dichos productos si se trata de un alimento transgénico, cada quien puede decidir a favor o en contra de su adquisición y consumo. Para asegurar dicha libertad de elección, se aplicará una multa de hasta 50. 000 Euros y penas de hasta tres años de prisión a quien no respeten la debida declaración en la etiqueta.

Campesinos afectados por la ley

Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: Activistas de Greenpeace. La manipulación genética en la agricultura es uno de los temas centrales en la "Semana Verde" en Berlín, que se realizará del 16 al 25 de enero. Según el presidente de la Unión de Granjeros Alemanes, Gerd Sonnleitner, el gobierno ignoró durante muchos años el desarrollo europeo y mundial en el cultivo de estos alimentos, y ahora debe dar marcha atrás, ya que, sin poseer experiencia en el tema, Alemania tendría que permitir el cultivo de vegetales modificados genéticamente, como consecuencia de la decisión tomada al respecto por la UE. Sonnleitner agregó que no es aceptable que el sector agricultor dedicado al cultivo de trangénicos deba cargar con estos problemas, y acabó por sugerir a los campesinos dejar de cultivarlos.

En Sajonia-Anhalt, grupos ecológicos y granjeros formaron la unión "No a los transgénicos en los campos de Sajonia-Anhalt". Su propósito es lograr detener el cultivo masivo de maíz manipulado genéticamente en ese estado federal. También el ministro de agricultura de Schwerin, Till Backhaus, acentuó que es importante actuar con responsabilidad en lo referente a la técnica de manipulación genética en la industria alimenticia.

Alimentos provenientes de soja transgénica

Greenpeace manifestó que el setenta por ciento de las empresas de producción alimenticia excluyen la utilización de transgénicos. La guía permite al usuario saber qué empresas cuidan de que su ganado sea alimentado con productos libres de manipulación genética. A través de ello se podrá diferenciar, por ejemplo, si la leche que se consume proviene de una vaca que ha recibido este tipo de engorde. En Alemania todavía se alimenta al ganado vacuno, porcino y a las aves con millones de toneladas de soja trasngénica. Es en este punto donde Greenpeace aborda la iniciativa de imponer la alimentación libre de este tipo de soja, junto con productores y asociaciones de granjeros como Schwäbisch Hall, Böseler y Zimbo, entre otros.

Según Christoph Then, experto en técnica transgénica de Greenpeace, hasta ahora los consumidores adquirían tales productos sin saberlo, ya que no existía la obligación de declarar el origen en su envase. La guía de compras llega en el momento indicado.

https://www.dw-world.de/dw/article/0,,1089405,00. Html

Analia
Escrito por Analia
el 04/12/2010
Alimentación sana y deporte contra enfermedades crónicas
Las enfermedades crónicas son la causa número uno de muerte en Alemania y el resto del mundo. La Organización Mundial de la Salud recomienda medidas simples que podrían salvar a millones de personas.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el tres de octubre, en su último informe, que las enfermedades crónicas son actualmente la causa principal de mortalidad. Esta organización prevé que "aproximadamente 17 millones de personas mueran prematuramente cada año a causa de esta epidemia mundial". Este estudio abarcó países como Brasil, Canadá, China, Rusia, India, Nigeria, Pakistán, Reino Unido y Tanzania.


Al contrario de lo que se cree, los países no industrializados se ven más afectados por esta "epidemia invisible" que los países industrializados. Es en los países no industrializados donde se produce el 80 % de las muertes por enfermedades crónicas. Al mismo tiempo, dicha organización caracteriza a estas enfermedades como las más costosas, y al mismo tiempo las más previsibles y fáciles de prevenir. Un mínimo cambio en la forma de vida y la alimentación pueden disminuir notablemente el porcentaje de enfermedades crónicas en la sociedad.



Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: comida sana previene enfermedades crónicas



Tres medidas simples contra enfermedades crónicas


Según la OMS las causas principales de enfermedades crónicas son una dieta malsana, la inactividad física y el consumo de tabaco. Al mismo tiempo existen grandes cambios en la producción de alimentos cada vez más elaborados, igualmente nocivos para la salud. Está probado que el consumo de alimentos con alto contenido graso y de azúcares, por ejemplo, genera enfermedades crónicas.


La OMS apunta que en todo el mundo hay "mil millones de personas con sobrepeso u obesidad" y que la cifra superará los 1500 millones para el 2015 si no se toman medidas. Esta organización reafirma también que la gran mayoría de los casos de enfermedades crónicas se pueden combatir con medidas simples a aplicar por el gobierno. El desarrollo técnico y el conocimiento médico están dados para poder disminuir el porcentaje de enfermos crónicos en el mundo.


Tres medidas simples ayudan a reducir el riesgo de adquirir una enfermedad crónica. Una alimentación baja en sal, especialmente en alimentos elaborados, la mejora de la alimentación escolar y el aumento a los impuestos al tabaco.



Objetivo mundial: toma de conciencia social


El objetivo de la OMS con este estudio es "reducir la tendencia prevista para la tasa de mortalidad por enfermedades crónicas en un dos porciento anual hasta 2015", pudiendo evitar así que 36 millones de personas mueran por esta causa en la próxima década, aproximadamente la mitad de ellas antes de los 70 años. Al mismo tiempo hace la OMS hincapié en que "para lograr este objetivo, todos los sectores del gobierno, la industria privada, la sociedad civil y las comunidades deberán trabajar juntos".


Analia
Escrito por Analia
el 04/12/2010
La dieta según los genes
Por medio de una dieta personalizada de acuerdo con los genes podrían prevenirse el sobrepeso y enfermedades. ¿El fin de las dietas sin sentido? DW-WORLD conversó con una experta.

El avance y desarrollo en materia genética permite hoy diferenciar la estructura molecular de cada individuo, lográndose una mayor comprensión del ser humano a partir de sus genes. Esto influye también en que la medicina se individualice cada vez más. En el terreno de la alimentación, la nutrigenómica o genómica nutricional va ganando terreno. Su ventaja consistiría en poder confeccionar un mapa alimentario hecho a medida de cada persona, respetando sus características genéticas individuales. Así podrían prevenirse enfermedades como la diabetes y las cardiovasculares, y sería al fin posible ganarle la batalla al sobrepeso.


En una época en que cada día aparece una nueva dieta y se cuestiona la eficacia de muchas otras, como por ejemplo, las de baja cantidad de grasas ( low fat ) o de carbohidratos ( low carb ), la nutrigenómica parecería traer consigo una especie de solución mágica a estos problemas. Pero, ¿Qué hay de cierto en todo esto?


Al principio fue el genoma


La decodificación del genoma humano abrió nuevas perspectivas para el tratamiento de enfermedades al poder dentificarse qué genes predisponen a desarrollar ciertos males como el cáncer y la arteriosclerosis. En un principio se elaboraron tratamientos médicos y fármacos hechos a la medida de una combinación genética determinada. La genómica se aboca ahora a la alimentación, ya que también se sabe que los genes responden de diferentes formas a los diversos nutrientes. Esta podría ser la razón por la cual para algunos es fácil bajar de peso y mantenerse, y, para otros, casi imposible.


Obesidad y genes


En cuanto al avance de las investigaciones en Alemania, la Dra. Gisela Olias, bióloga del Instituto Alemán de Investigación Nutricional Potsdam-Rehbrücke (DIE), de Berlín, refiere en

conversación con DW-WORLD, que “en Alemania la nutrigenómica se encuentra en la fase de identificación de los genes responsables de enfermedades como la obesidad y la diabetes del tipo II”. Para ello se realizan experimentos con ratones obesos de Nueva Zelanda, en los que se ha logrado localizar cuáles son los fragmentos de ADN que tienen un papel preponderante en el desarrollo de dichas enfermedades. La Dra. Olias comenta que “en enfermedades monogenéticas, es decir, en las que un gen es el responsable, como por ejemplo en la intolerancia a la lactosa, es más fácil determinar las causas. No así en las poligenéticas, como la obesidad y la diabetes, en las que influyen también factores socioambientales”.


Avance a nivel mundial


Estudios similares se llevan a cabo en EE. UU. (Universidad de California) y Holanda (Center for Society and Genomics), entre otros países. La Comunidad Europea ha destinado cerca de 18 millones de euros en investigaciones a NuGO (siglas en inglés de la Organización Nutrigenómica Europea). La Red de Nutrigenómica de Berlín es una plataforma que reúne a institutos de investigación nutricional y empresas de biotecnología para el desarrollo de terapias y prevención de enfermedades de origen alimentario.


Datos nutricionales en biochips


La evolución de las investigaciones se dirige a determinar qué tipo de alimentos son beneficiosos para un individuo con genes de ciertas características, pudiéndose aprovechar estos conocimientos para confeccionar un plan alimentario personal a fin de prevenir enfermedades. También se
. especula con la posibilidad de que en el futuro cada quien contaría con una tarjeta nutrigenética en la cual estarían archivados sus datos, conociendo él y sus médicos qué alimentos debería ingerir y cuáles debería evitar. De ser así, además de los aspectos éticos, dicha tarjeta implicaría también una toma de conciencia y de responsibilidad individual frente al consumo. Acerca de la creación de un biochip de este tipo, el director del DIE, Dr. Hans Georg Jost, opina que “un desarrollo tal no será posible en los próximos cinco años”. Por el momento, los datos genéticos son asunto entre médico y paciente. Pero esto no quita que gracias a la nutrigenómica puedan obtenerse conocimientos valiosos y que cada uno pueda aplicarlos para mantenerse sano.



Cristina Papaleo

https://www.dw-world.de/dw/article/0,,2256430,00. Html